Opiniones

Reacciones familiares a la noticia del embarazo: abuela materna

abuela maternaEl día siguiente a la ecografía de las 12 semanas decidimos hacer una visita relámpago por la tarde a la abuela materna, mi madre para contarle la noticia. Debía ser algo fugaz ya que mi suegra la ayuda con mi abuela, enferma de Alzheimer, y no podía encontrarnos allí a su llegada, porque sospecharía al vernos y a ella queríamos decírselo al día siguiente, en su casa y rodeada de su familia. Al principio todo era un despropósito. Mi madre se pasó 20 minutos al teléfono hablando con mi cuñada del posible traslado de trabajo de mi hermano, de cómo está la niña, de cuándo van a venir que hace mucho tiempo que no los vemos… Mi marido ya estaba nervioso en el sofá porque los minutos transcurrían y aún no habíamos logrado nada. A esto que llaman al timbre y se presentan en escena mi tía y mi tío, que venían a traer una silla con ruedas para mover mejor a mi abuela por la casa. Mi tío desaparece pronto porque tiene el coche mal aparcado, y así decido amenazar a mi madre y decirle que o cuelga el teléfono o nos vamos porque teníamos que ir de compras o nos cerrarían las tiendas.

Mi madre cede al chantaje y ponemos en práctica el plan ideado para dar la noticia a la familia, en resumen, le entregamos una carta con el supuesto regalo que hemos pensado para mi suegra en el día de la madre y que no es más que una descripción de que en noviembre iremos todos de viaje al hospital más unas cuantas ecografías para que las tengan de recuerdo. Al empezar a leer la reacción es la esperada y lo primero que nos dice es:

– A mí no me vayáis a regalar ningún viaje que yo no voy a ir a ningún sitio.

Sigue leyendo y finalmente saca de otro sobre el supuesto itinerario del viaje (las ecografías). Mi tía pregunta todo el rato:

– ¿Dónde van a mandar a tu consuegra de viaje? ¿Dónde? ¿Cuándo van? ¿A dónde viaja?

Mi madre sigue concentrada en lo suyo y mi tía repite las mismas preguntas constantemente hasta que mi madre exclama:

– No es un regalo para ella.

– ¿Cómo que no? ¿No han dicho que es el regalo del día de la madre?

– Sí pero no es el regalo. Es una ecografía.

– ¿De quién? ¿De ellos? ¿Estás embarazada?

Y ya pues lo normal en estos casos, besos, abrazos, muchas risas, caras de sorpresas, mi tía que no se creía que la noticia le hubiese pillado allí en medio. También estaba un poco traumatizada porque voy con ella 3 veces a la semana al gimnasio a hacer aquagym y no me ha notado nada, porque sigo haciendo las clases igual que siempre… Así que la siguiente pregunta es:

–  ¿Y de cuánto estás?

– Pues de 3 meses y 3 días.

Entonces comienza la revolución porque me he quedado callada más de 3 meses y nadie me ha notado nada. Mi tía va a ser abuela por primera vez este año y su nieto y nuestro bebé sólo se llevarán 3 meses, así que las dos hermanas están encantadas de convertirse en abuelitas juntas. A todo esto, mi tío sigue mal aparcado esperando a que mi tía baje y claro, ella pide permiso para contarle la noticia, al menos para que no le regañe por la tardanza. Baja ella y en seguida sube mi tío para felicitarnos brevemente. Mi madre ya está como loca volviendo a llamar a mi cuñada para que se lo contemos. Cuando me pasa el teléfono, aún no le hemos dicho nada y ella ya está gritando como una loca (esto es muy raro en ella porque es muy comedida y prudente). Le pregunto que por qué grita y me dice que no lo sabe, que es porque tengo una noticia. Le confirmo lo que ya sospecha y sigue gritándole a mi sobrinita.

– ¡Un primo S. vas a tener un primo!

Me dice que ya tiene regalo preparado porque durante esta semana ha soñado varias veces con mi embarazo y un día se decidió a salir a comprar un detallito. Si llego a saber antes que tiene sueños premonitorios le hubiera consultado más cosas como el número de la lotería de navidad o cuándo saldrá España de la crisis. Pues todo estos gritos, emociones y datos en un tiempo récord de 40 minutos, para huir todos de la casa de mi madre antes de que mi suegra hiciese acto de presencia y nos encontrase a todos chismorreando y con risillas tontas de estar ocultándole algo. Eso sí, antes les dimos permiso a todos los que ya sabían la noticia para difundirlo entre sus hijos y conocidos, para que no tuviesen que sufrir conteniéndose y para ahorrarnos algo de trabajo y de visitas puerta a puerta.

La siguiente escala: mis suegros y cuñados en la comida familiar de cada sábado. De ellos esperamos reacciones más apasionadas porque son de emociones a flor de piel y viven como en una burbuja de Gran Hermano: lo magnifican todo. En el fondo ha sido una forma bastante sencilla de dar a conocer nuestro embarazo, sin grandes espectáculos ni una puesta en escena maravillosa pero al menos hemos tratado de mantener el misterio hasta el último momento y lograr que se sorprendieran de lo tenaces que hemos logrado ser ocultando nuestro estado durante tanto tiempo.

Esto te puede interesar

18 Comentarios

  • Responder
    Diana
    2 mayo, 2013 at 08:07

    Jajaja, por un momento he recordado el camarote de los hermanos Marx!! Que gracias con tu cuñada

    • Responder
      planeandoserpadres
      2 mayo, 2013 at 10:36

      La verdad es que ella nos sorprendió mucho por lo modosita que suele ser. Pero sí, un poco de malentendido hubo por todas partes. ¡Ay, ya pasó el momento de dar la noticia! Ahora, a vivir el segundo trimestre en familia.

  • Responder
    Luci
    2 mayo, 2013 at 08:27

    ¡Qué alegría ver las caras que pone la gente, ¿verdad?!. Es muy bonito y es como que tú aún no te lo terminas de creer, y los demás ya todos emocionados. Yo metí la pata y lo dije a la sexta semana (cuando dos días después vino lo peor que ya te comenté, menos mal que sólo lo contamos a los más cercanos y pedimos que no contaran nada). Así que para la próxima, ya tenemos pensado no contar nada hasta los tres meses. No sé cómo voy a aguantar, pero esa es la idea. Y bueno, tres meses pasan volando…Espero que pronto, pronto, tenga algo nuevo que contar 🙂

    Muchos besitos y a seguir así de contenta y de bien. Ya nos contarás qué tal la otra parte de la familia.
    Me ha hecho gracia leer no sé si aquí o en otro de los post, que tú no vas a decir nada en el curro hasta que no se te note el bombo. Yo soy de las tuyas; además trabajando de becaria en la Universidad…no sé, el ambiente laboral aquí es un poco ‘infantil’, por decir algo (entre los becarios) y sé que una noticia así, sería la bomba para ellos, que fliparían…Pero una ya tiene 30 años (31 en unos días) y oye, o ahora o nunca, jajaja. Así que a darle al tema para conseguir el deseado objetivo.

    • Responder
      planeandoserpadres
      2 mayo, 2013 at 10:39

      No te preocupes que en eso de que los 3 meses pasan volando tienes razón. A mí se me han pasado muy deprisa, aunque sé que el futuro papá no piensa lo mismo y para él fueron eternos. Lo del «secreto profesional» para no contar lo del embarazo en el trabajo de momento lo estoy cumpliendo a rajatabla. Sí lo de ser becaria embarazada queda como raro, pero lo peor es el temor a que cambien las condiciones laborales y el resto del embarazo se me haga muy cuesta arriba, así es que aprovechando el aspecto de embarazada de 6 meses que siempre me han dado mis kilos de más, voy a disimular que llevo un bebé dentro todo el tiempo que pueda.

  • Responder
    semeantojaunafiesta
    2 mayo, 2013 at 13:10

    Jo, se me cae la lagrimilla con tu post de hoy!! Es un momento super emocionante!! Un abrazo!

    • Responder
      planeandoserpadres
      2 mayo, 2013 at 16:31

      ¡Jajaja! Si las reacciones fueron muy normales… Ya veréis las de mi suegra y cuñado…

  • Responder
    Cuestión de madres
    2 mayo, 2013 at 13:14

    a medida que lo leía os iba imaginando y me ha entrado la risa floja… madre mía que momentazo y lo de tu tía… que si sueña con el número avísanos y así nos toca un poco a todos..jejejeje… feliz día

    • Responder
      planeandoserpadres
      2 mayo, 2013 at 16:31

      Sí, sí aquello acabó siendo un caos que a final salimos de casa sin saber bien si la gente se había enterado de lo que queríamos contar o si seguían en su mundo…

  • Responder
    FuturaMami
    2 mayo, 2013 at 21:04

    Ayysss!!Como me gusta leer el blog. Nosotros nos enteramos ayer de q estamos embarazados, y ando mas perdida q un pulpo en un garaje!! Hoy he llamado para q me den hora con la matrona, pero todavía no soy consciente de la q se nos viene encima y todo sin nadie a quien preguntarle mis dudas!!
    Sigue así, me encanta leerte! Un saludo

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 mayo, 2013 at 06:44

      ¡Enhorabuena por tu embarazo! Al principio todos estamos igual: pensando en que serán muchas citas médicas, muchas cosas que controlar, pero al final te das cuenta de que no es para tanto y todo suele transcurrir con mucha normalidad.

  • Responder
    yarasguay
    2 mayo, 2013 at 22:31

    Jajjaja… Me parto. Que guay, que buen rollo… Que bien que lo hayas escrito, así nunca lo olvidarás… Y una vez más me parto de risa con tu post!!! Felicidades chicos!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 mayo, 2013 at 06:45

      Lo que se nos olvidó fue grabarlo ¡y mira que nos lo habían aconsejado! Pero bueno, mientras nos dure la memoria tendremos el recuerdo.

  • Responder
    padresfrikerizos (@padresfrikerizo)
    2 mayo, 2013 at 22:38

    Que emoción el anuncio, es de las cosas más bonitas que recuerdo, desde luego muy buena forma de anunciarlo, ya estoy deseando leer la siguiente 🙂

  • Responder
    los Ángeles de la Sierra
    6 mayo, 2013 at 13:34

    Esta reacción me ha.gustado.más!!!! Que bien que tu madre.y tu tía van a ser abuelas.a la vez!!!!!! Lo bien que se lo van a pasar!!!!!

  • Responder
    María F. P.
    5 mayo, 2015 at 22:03

    Me ha encantado como lo contasteis y además la idea súper original!! Para haber grabado la situación jejeje
    Nosotros estábamos de tratamiento asique en cuanto lo supimos se lo contamos a nuestros padres y hermanos. Mandamos un mensaje con la foto del test y escribimos «adivina, adivinanza, que tiene Maria en la panza??». Mis padres que estaban haciendo la compra, les pillo en la pollería y se echaron a llorar allí mismo jejeje. Me habría encantado decírselo en persona, pero es lo que tiene vivir en distintas ciudades…
    Besos!

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 mayo, 2015 at 14:06

      Claro es que si toda la familia sabe que estáis buscando al bichillo, poco se puede ocultar. ¡Pobres tus padres! Qué ilusión les hizo. Yo ando maquinando futuras formas de sorprender cuando haya una nueva preñez. La verdad es que este embarazo, al ser el primero, fue un bombazo, y creo que el segundo no será igual, pero por probar y divertirnos un rato…

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.