Primer trimestre de embarazo

Mi panza tiene 3 pelos… y otros daños colaterales del embarazo

panza 3 pelos¡Igualito que lo que le pasaba al hombre de la cancioncilla pero en la barba, a mí me pasa con la panza! Y es que la preñez está teniendo una serie de consecuencias inesperadas o efectos secundarios o daños colaterales del embarazo que no había previsto. Nada grave, pero todos feos, así es que cada vez dudo más de la afirmación del primero que anunció a los cuatro vientos que durante el embarazo las mujeres se muestran en su mayor esplendor, más bellas y radiantes que nunca. Yo no sé qué mujeres rodearían a esta persona pero está visto que no eran portadoras de mi carga genética o de mis hormonas rebeldes. Vamos a ver la lista de los daños colaterales que el estado de buena esperanza puede provocar en las mamás gestantes.

1. Mi panza tiene 3 pelos. 3 pelos muy rebeldes y que crecen a la velocidad de la luz. Me han salido debajo del ombligo y están tiesos y negruzcos, la cosa más fea que he visto en mi vida. La verdad es que yo tengo bastante vello corporal (no vamos a negarlo ahora) pero hasta hoy la barriga había permanecido lisita y sin estas antiestéticas púas que ya no sé si peinarlas lisas o llevarlas en trenza. He leído por ahí que lo mejor es no depilárselos, que después del embarazo se irán tal y como llegaron, pero claro, es que justo por ahí es por donde te destapan y te ponen el gel para las ecografías abdominales, con lo cual yo no estoy muy por la labor de lucirlos libremente. Pero da igual que los depile porque vuelven a aparecen al poco tiempo. ¡Al menos no les ha dado por proliferar! Por lo visto hay mujeres a las que le sale vello en las aureolas del pecho, o incluso en la barbilla. De momento de este trastorno me he salvado.

2. La línea alba. Una raya fea y de color oscuro que atraviesa la panza de las embarazadas desde el esternón hasta el inicio del pubis. Yo me la llevo buscando todo el embarazo y de momento no hay ni rastro de ella, aunque lo normal es que surja a partir del cuarto mes, por lo que aún estoy a tiempo de verla surgir en cualquier momento. Y fue inspeccionándome la barriga para ver si encontraba indicios de la línea alba cuando me topé con los famosos 3 pelos de la panza. ¡Si es que tanta curiosidad no es sana!

3. ¡Verrugas everywhere! ¡Horror! Yo nunca he visto cosa más horrorosa que las verrugas. De pequeña nos enseñaron que salían por la escasez de higiene (… aquí a los informadores creo que les faltó contrastar los datos), que si se les salía líquido y te caía en otra zona te aparecería otra en ese lugar… en fin que era un desperfecto como para vivir constantemente temerosa de ellas. Nunca he tenido verrugas, y de momento sigo sin tenerlas, pero es frecuente que con el embarazo surjan en la zona de la barriga y de la espalda. ¡Qué necesidad tendrá nuestro organismo de martirizarnos de esta forma!

4. Nuestras amigas las estrías. De estas poco os puedo contar que no hayáis averiguado ya por vosotras mismas. Con las que ya tenía antes del embarazo, muy escandalosas tienen que ser las que me salgan nuevas como para que note la diferencia. Que si hidratación constante, que si cremas carísimas de la farmacia, que si beber mucha agua, que si todo depende de tu tipo de piel… el caso es que el temor a las estrías va a acompañarnos desde el primer hasta el último día del embarazo y sólo al final sabremos si hemos logrado enfrentarnos a ellas con éxito.

5. Ella tiene un pelo precioso, yo tengo caspa y tú te puedes quedar calva. Y esta frase resume toda la amplitud de posibilidades que puede vivir tu pelo según los daños colaterales del embarazo que te toquen en suerte. Están las afortunadas a las que las hormonas les hacen lucir una melena de película, abundante y lustrosa. Estamos las menos suertudas, que comprobamos cómo sufrimos algún cambio a peor: en mi caso tengo que luchar contra una caspa que nunca antes había tenido y mi pelo está perdiendo brillo. Y finalmente están las marcadas por la desgracia, quienes comprueban como día a día su cabellera empieza a escasear y el pelo se les va quedando ralo y con calvas. A mi prima embarazada su peluquera le dijo que no hay que preocuparse: la que no pierde el pelo durante el embarazo lo pierde después del parto. Así que tranquilas futuras mamás envidiosas, porque antes o después parece que todas vamos a pasar por las mismas fases capilares.

6. La máscara del zorro. Digo ¡la del embarazo! También llamada cloasma. La sufren mujeres a las que las hormonas les producen un exceso de pigmentación en la zona de los pómulos y la nariz. Esta marca suele empeorar con la exposición al sol, algo así como las pecas, que se oscurecen cuanta más luz reciben. De momento no me estoy viendo afectada por este trastorno, pero yo tenía grandes aspiraciones de perrear durante todo el verano en plan playero, y me da miedo que el antifaz este me vaya a jorobar los planes. Supongo que con una crema solar como para subir al Everest lograré contrarrestar los efectos del sol.

Seguro que cada una de vosotras tendrá su propia experiencia particular y habréis padecido alguna de estas alteraciones u otras que en su momento os parecerían de lo más raro. Y es que el fin del embarazo merece la pena ¡y mucho! Pero el camino a veces es un sendero tenebroso y lleno de aberraciones terribles, a las que debemos hacer frente con nuestro mejor estado de ánimo y sin caer en la tentación de darnos por vencidas. Pese a lo feísimas que creamos que nos estamos poniendo.

Esto te puede interesar

16 Comentarios

  • Responder
    los Ángeles de la Sierra
    21 mayo, 2013 at 13:31

    El camino tiene sus obstáculos….después, muchas cosas se olvidan (por suerte!!!!)…. Animo con los pelillos!! Al finaL se irán como vinieron!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      22 mayo, 2013 at 10:10

      ¡Eso dicen! Que todos estos asuntos desagradables desaparecen tras el parto pero ¿por qué aparecerán? Si no son nada necesarios.

  • Responder
    sradiaz
    21 mayo, 2013 at 12:42

    Yo creo que de tener los tres pelos famosos, también me los quitaría. ¡Cualquiera aguanta verlos ahí tan impertinentes!

    • Responder
      planeandoserpadres
      22 mayo, 2013 at 10:10

      ¡Es que son muy feos! No creo yo que pase nada por hacerlos desaparecer de vez en cuando.

  • Responder
    Esther
    21 mayo, 2013 at 13:53

    Los pequeños o grandes cambios físicos se verán recompensados cuando tengas a tu bichillo entre los brazos. Vi un reportaje «En el vientre materno» del National Geographic (muy bonito y recomendable, puede verse en youtube), en el que decía que la oxitocina (la hormona que ayuda a dilatar) te bloquea los recuerdos y te hace además olvidar el dolor del parto!!
    Así que tranquila, que según esto, se te olvidará todo en cuanto nazca!

    • Responder
      planeandoserpadres
      22 mayo, 2013 at 10:11

      De momento a los dolores del parto le tengo menos miedo que a la cantidad de pelos, verrugas y otras cosas horrorosas que me puedan ir surgiendo durante estos meses. A ver si saco un ratito para ver el vídeo.

  • Responder
    mis2monstruitos
    21 mayo, 2013 at 18:45

    A ver si desde el móvil puedo comentar, que llevo casi dos semanas que me conecto aquí y a la hora de comentar se me cuelga desde el pc…
    Puedes consolarte pensando que cuanto más fea te pongas tú, más bonito saldrá el bebé.

    • Responder
      planeandoserpadres
      22 mayo, 2013 at 10:12

      ¡Uy! Eso me ha sonado a típico mito de leyenda urbana de pueblo… lo mismo lo incluyo en otro de los fascículos que escriba sobre eso.

  • Responder
    Diana
    21 mayo, 2013 at 22:03

    Imagino que puedes depilarte esos pelillos sin problema, y después de tener al bebé, todo volverá, más o menos, a su sitio.

    • Responder
      planeandoserpadres
      22 mayo, 2013 at 10:13

      Es que lo raro es que hay quien recomienda no hacerles caso y no mirarlos ¡pero es inevitable porque son ellos los primeros que me están mirando a mí!

  • Responder
    Pru
    22 mayo, 2013 at 06:59

    Jajaja, a mí también me han salido algunos, pero no son fuertes, son suaves, pero más de 3!! Es como si mi línea Alba fuera de pelusilla, en serio, un horror… y la depilo porque no me gusta y porque ahora precisamente enseño mucho la barriga (cada vez que voy a una revisión) y no me siento cómoda con esos pelillos. Lo gracioso es que los que me han salido por debajo del ombligo, se me han quitado en las piernas, en serio, desde que estoy embarazada apenas me salen (yo creo que es la naturaleza que es tan sabia que comprende que ya resulta difícil verse las piernas para depilarse con el barrigón, jajaja).

    • Responder
      planeandoserpadres
      22 mayo, 2013 at 10:16

      Según parece hay estudios que demuestran que si estás esperando una niña, tus niveles de hormonas femeninas aumentan por lo que es normal que te crezca menos el pelo y que debas depilarte menos. Yo de momento respecto a la depilación no he notado diferencias, así que sigo sin saber si será un niño o una niña. Mi línea alba aún no existe, pero como cuando me aparezca también venga acompañada de pelos no sé que haré.

  • Responder
    Lula
    19 mayo, 2014 at 09:24

    Mira que yo también soy peluda y me libré de los tres pelos xD Pero tuve otras «puñetitas» del embarazo:
    – culete irritado jaja. El tubo de Mytosil estaba ya en uso cuando nació el bebé
    – picor insoportable en toda la tripa, me quería desollar!
    – verrugas NEGRAS por cuello y escote… me las estoy quitando ahora

    • Responder
      Planeando ser padres
      19 mayo, 2014 at 14:51

      Bueno lo de estarme todo el día rascando la barriga también lo tuve yo, y encima para mí rascarme es un empezar y no parar ¡hasta me he llegado a hacer sangre con tanto ahínco que le pongo a las uñas! De las verrugas me libré (¡menos mal!) pero sí he leído casos de gente a la que les pasa esto y la verdad es que no debe ser nada agradable. ¡Gracias por pasarte!

  • Responder
    María F. P.
    20 marzo, 2015 at 09:36

    Hola!!
    Te entiendo con lo de los pelos de la barriga. Yo tambien tengo mucho vello, más del que me gustaría (y menos dinero para hacerme el láser y mandarlo de paseo!) y tenia como una pelusilla en el vientre que mas o menos se mantenía a raya y podía vivir con ello… Pero con el embarazo esos tímidos pelitos se han oscurecido y no se que hacer con ellos. Se que depilarlos será la peor decisión ya que hace poco, empezaron a salirme tres pelillos en la barbilla, pegué un tirón de cera y ahora salen 20 más :0 Empiezo a desesperarme, la verdad!!
    Las estrías ya me acompañan desde hace años, pero las vigilo y cuido mucho. Y otra cosa que me da horror son las varices… Cada poco le pregunto a mi marido y le hago mirar a fondo mis piernas, por si acaso! Jajaja
    En fin, que encima te comentó el post casi un año después jiji. Perdon!
    Saludos!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      20 marzo, 2015 at 12:06

      Lo de la depilación láser siempre me ha dado desconfianza, porque dice el papá de mi bichilla que ya veremos de aquí a 30 años si este método ha tenido efectos colaterales en la gente. Así es que continúo luciendo un vello bien vistoso. Yo no toqué los pelos de la barriga, y se cayeron por sí solos en algún omento del post parto. ¡Un milagro! Estrías también he tenido siempre, y en el embarazo me preocupaba que la cosa se desbordase de mala manera. Pero al final sí que me salieron alguna, y nada pequeñas, aunque acostumbrada como estoy, tampoco me parecen escandalosas. De las varices me he librado ¡Que vaya muy bien el embarazo! Y tu comentario es muy bienvenido aunque sea en un post más antiguo. Un besazo.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.