Embarazo semana a semana

Semana 15 del embarazo

Semana 15 del embarazoEn la semana 15 de mi embarazo los síntomas médicos han seguido estando más bien ausentes, si bien he detectado un par de factores psicológico-sobrenaturales que me han parecido dignos de mención.

1. ¡Voy a perder la cabeza! Yo que siempre he sido como Mary Poppins, “prácticamente perfecta en todo” resulta que con esto del embarazo estoy perdiendo capacidades mentales a pasos agigantados. El despistado y olvidadizo en esta casa siempre ha sido mi marido, que si no se deja el móvil antes de salir, se deja las llaves, el reloj, las gafas de sol, se olvida de cerrar las ventanas, de apagar la tele… Bueno, lo dejaremos aquí porque la lista sería infinita. Y ahora ¡me estoy volviendo como él! Esta semana he llamado 2 veces a mi centro de masajes para anular una cita que ya había anulado por no poder asistir a causa de un cambio en el horario de trabajo. Las chicas deben pensar que me estoy volviendo loca o que estoy dispuesta a lo que sea para que no me cobren un masaje que no voy a poder recibir. También, en el listado de pisos que estamos valorando para la mudanza, si en cuanto hago la visita no señalo con colores y comentarios lo que me ha parecido, soy capaz de volver a llamar a la inmobiliaria para verlo de nuevo. ¡Ay, qué impotente me siento! Yo no estoy nada acostumbrada a esto.

2. Me estoy volviendo vaga (sí, más aún). Duermo bastante bien, pero en cuanto paso un rato fuera de casa estoy deseando tumbarme en el sofá o en la cama y ponerme a mirar el techo sin hacer nada. Pero nada de nada, ni siquiera dormir la siesta, eso ya me supone un esfuerzo, sólo rodar de un lado a otro, estirar brazos y piernas y relajar la mente. Y sobre todo no pensar: ni en el trabajo, ni en la visita a pisos, ni en la futura mudanza… sólo tratar de conseguir mantener el encefalograma plano y olvidarme de todo. Y eso que se supone que toda esta pereza se da en el primer trimestre y que es en el segundo cuando las embarazadas se encuentran con más fuerzas y ánimos. Pues está visto que yo estoy teniendo los síntomas con retardo, así es que veremos a ver si no es ahora cuando me van a venir las náuseas y los vómitos de los que creía haberme librado.

3. Frecuencia al orinar. Otro síntoma que me llega con retraso porque se sospecha que en el segundo trimestre el útero se sitúa más arriba que durante el primero, por lo que presiona menos la vejiga y se reducen las ganas de orinar con frecuencia. Pues a mí me está pasando al contrario. De momento la situación no es alarmante pero me he pasado los primeros 3 meses orinando poquísimas veces al día y ahora que voy a cumplir el cuarto mes tengo que ir al baño cada 2-3 horas ¡y eso son muchas veces! Estoy por instalarme el puesto de trabajo en el váter para ganar tiempo.

4. ¡No tengo hambre! Este es el síntoma más sorprendente de mi embarazo. Con lo zampona que he sido siempre, uno de mis mayores temores era ponerme como un toro de lidia o una vaca lechera durante la gestación, pero resulta que ahora como menos que nunca. La matrona me dice: “si estás perdiendo peso sin esfuerzo es porque comes mejor”. Y no es cierto, yo sigo comiendo los mismos alimentos de siempre pero es que con muy poca cantidad me siento tan, tan llena que seguir ingiriendo comestibles me supone un esfuerzo grande, me duele la barriga y tampoco creo que tenga la necesidad de coger un empacho sólo para ver que he logrado comerme un plato entero de lo que sea. De momento mi situación no es nada preocupante, porque ya tenía bastantes reservas de energía acumuladas durante años, así es que de aquí a que se me transparenten los huesos aun tiene que llover mucho. Aún así, ya he perdido 5 kilos enteritos desde que me hice el primer test de embarazo.

En la semana 15, el bebé mide ya unos 10 centímetro pero lo más sorprendente es que en sólo una semana ha logrado duplicar su peso y ya va por 50 gramos. Continúan las transformaciones faciales (ojos, orejas, barbilla que se separa del pecho) y mientras la piel sigue siendo fina y casi translúcida los huesos se van haciendo muy fuertes y cada vez necesitan un mayor aporte de calcio.

En las mamás, las hormonas pueden producir un aumento de la pigmentación de la piel dando lugar a la aparición de manchas, lunares y a la famosa línea alba, esa raya que parece dividir la barriga de la embarazada en dos y que se muestra como una línea de color marrón oscuro que desciende desde el pecho hasta el pubis. Yo me miro mucho en el espejo y de momento no tengo ni rastro de ella, si bien es cierto que no aparece en todas las embarazadas (mejor, porque no me parece nada bonita) y aunque haga acto de presencia desaparecerá después del parto, así es que no hay que preocuparse por ella. Además, durante esta semana, si te has mantenido inactiva durante el primer trimestre, quizás este sea el momento perfecto para decidir practicar algún deporte y mantenerte en forma, aunque sólo sea con actividades sencillas como caminar o nadar.

Debido a mi sobrepeso, a sólo una semana de llegar al cuarto mes de mi embarazo, aún no se me nota la típica barriga de embarazada, la ropa me queda incluso mejor que antes (por los kilos que he perdido) y creo que todo esto repercute en el hecho de que aun no acabo de creerme el estado en el que me encuentro. ¡Voy a ver un poquito las ecografías de mi bichillo para seguir haciéndome a la idea!

Esto te puede interesar

15 Comentarios

  • Responder
    Diario de Mujer
    22 mayo, 2013 at 09:59

    El cansancio es normal! tu cuerpo está tratando de producir otra personita (olvidadiza o no, eso ya se verá jeje) y trabaja a full a todas horas, y todo lo demás también. Yo a principio no tená hambre, a medio embarazo me comía kilos de mandarina a las doce la noche jaja. Que lindo seguir tu embarazo cada semana, gracias por tus visitas a Diario de mujer jeje yo te leo cdaa día por email pero nunca tengo tiempo de venir! un besazo 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      22 mayo, 2013 at 10:20

      Yo de momento sigo sin hambre ¡y muy agradecida! Porque al principio me insistieron tanto con el tema del peso que me eché a temblar al pensar en lo gordísima que me podría llegar a poner. Ya sé que esto no me asegura nada y que puedo engordar muchísimo más adelante, pero de momento me quedo tranquila al ver que todos los kilos no me han llegado de golpe desde el principio. ¡Seguro que si a mí me da por darme un atracón de algo no sería de algo sano como las mandarinas!

  • Responder
    Mis2monstruitos
    22 mayo, 2013 at 10:00

    En el primer punto coincido totalmente contigo. El embarazo fue para mi pareja una etapa transitoria de «estar ida siempre». Cabe decir que ella es despistada por naturaleza, pero una cosa… le decías cualquier cosa y a los 10 segundos se le olvidaba.
    Esto también le iba bien en otras ocasiones, hay que saber aprovecharlo.

    Salue

    • Responder
      planeandoserpadres
      22 mayo, 2013 at 10:21

      ¡Mira qué listo! Si ya dicen que no hay mal que por bien no venga. Siempre se pueden aprovechar esos despiste para sacar partido pero yo estoy tan poco acostumbrada a ellos que me generan inseguridad. Así que ante la duda ¡diré no a todo lo que me propongan! No vaya a ser que me líen…

  • Responder
    mOOntsEsteban
    22 mayo, 2013 at 11:12

    ¡Pues lo llevas fenomenal! Yo estoy despistadilla pero tampoco tanto y me ha costado un poco pero ahora me noto con mucha energía, aunque también es verdad que me canso rápido. Sobre el comer es mucho mejor comer poco y más veces, así que también lo haces genial

    Un beso,

    • Responder
      planeandoserpadres
      22 mayo, 2013 at 11:38

      Lo de la comida fraccionada es todo un descubrimiento: nunca tengo hambre y encima adelgazo, eso sí, me paso el día con la boca llena. A ver si me van volviendo las energías, porque creo que cuando escribí el post estaba incubando un leve resfriadillo que ya he terminado de pasar y puede que eso fuese lo que me quitase las fuerzas.

  • Responder
    Diana
    22 mayo, 2013 at 10:32

    El cansancio y el despiste, eran frecuentes en mí!! Leí en algún sitio que es normal estar más despistada (aunque no recuerdo porque, pero lo busqué porque a mi me preocupaba mucho).
    Besitos

    • Responder
      planeandoserpadres
      22 mayo, 2013 at 11:35

      Es curioso porque se supone que se incrementa nuestra actividad cerebral pero sin embargo tenemos más despistes de los que somos plenamente conscientes. Pero ¡es que no podemos abarcarlo todo solitas!

  • Responder
    sradiaz
    22 mayo, 2013 at 10:39

    Uyyyy, pues con lo despistada que soy yo no quiero ni imaginarme cómo puedo llegar a ser. Éso de que los síntomas vayan con retraso me ha parecido curioso, sí que tienes un embarazo atípico 😀

    • Responder
      planeandoserpadres
      22 mayo, 2013 at 11:37

      A lo mejor a ti te pasa lo contrario y te pasas todo el embarazo más lúcida de lo normal. Sí, lo de mis síntomas a destiempo y la escasez de la mayoría ya es que no tiene nombre. Pero a mí me han dicho que me aproveche de la situación y que disfrute por tener tan pocas molestias así es que ¡a disfrutar se ha dicho!

  • Responder
    Pru
    23 mayo, 2013 at 06:25

    Precisamente escribí un post sovbre el primer punto, jaja… y es que tengo la cabeza sólo en el embarazo y la llegada de la peque y paso de todo lo demás inconscientemente. No me centro en nada, y yo que ya era despistada por naturaleza… así me va!!
    Y a mí el cansancio y el sueño es cierto que me duró sólo el primer trimestre… pero en mi caso era que me dormía hasta de pie, horrible!!!
    Y vaya suerte lo de los kilos maja, aprovecha!!!! 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      23 mayo, 2013 at 12:21

      Bueno, por lo menos de pie no he llegado a dormirme pero porque soy muy precavida y ya me sentaba antes, pero vamos que al borde peligroso de una silla no te digo que no… ¡Espero recuperar pronto la cabeza!

  • Responder
    mon_conpequeszgz
    26 mayo, 2013 at 10:36

    El despiste es muy normal, y llega a extremos como dejarte el bolso en algún bar y no darte cuenta hasta casa.
    La línea alba a mí sí me slió, exagerada, pero creo que fue más hacia la segunda mitad del embarazo.
    Y lo de la vagancia.. aprovecha, que luego no tendrás opción jeje. Descansa lo que puedas, pero no dejes de hacer cosas suaves como caminar y lo mejor mejor, nadar (al final del embarazo es más bien dejarte flotar) pero sienta genial

    • Responder
      planeandoserpadres
      27 mayo, 2013 at 12:15

      Y el sábado me dejé las llaves puestas en la cerradura de la puerta de casa cuando volvía de la calle y me quedé tan tranquila… Pero bueno, creo que es de los pocos despistes que he tenido esta semana ¡igual ya lo estoy superando!

  • Responder
    Blogger del mes – Mayo | Los Angeles de la Sierra
    31 mayo, 2013 at 05:48

    […] Esta futura mamá, me está haciendo recordar grandes momentos vividos durante mi embarazo, que tenía, algunos, ya olvidados. Nos cuenta semana a semana su evolución con el máximo detalle, podéis ver un ejemplo en este post Semana 15 de embarazo […]

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.