Primer trimestre de embarazo

El sexo durante el embarazo

sexo durante el embarazoAlgunos pensaréis ¡yujuuuuu! Hoy toca tema interesante y no apto para todos los públicos. Pues andáis muy descaminados porque me parece a mí que el embarazo no es la mejor época para poner en práctica las fantasías sexuales de una pareja, y no sólo por el estado de la mujer sino también por los excesivos miedos de los hombres al sexo durante el embarazo. En las poquitas lecturas que fui realizando acerca del embarazo antes de conseguir el objetivo de quedar en estado, todos los libros hablaban de que la sexualidad durante este periodo puede seguir desarrollándose de forma natural y que el asunto no reviste mayores complicaciones. Siempre que la embarazada se encuentre bien, no tenga pérdidas de sangre, no se le haya prescrito reposo absoluto o no le hayan contraindicado expresamente el mantener relaciones sexuales, la intimidad de la pareja puede seguir como hasta entonces, siempre dentro de una moderación.

Como la única de este matrimonio que realizaba lecturas era yo, al futuro papá no le convencían del todo mis explicaciones, así es que acudimos a ver a mi médico de cabecera para pedirle consejo espiritual al respecto. La señora confirmó la teoría de los libros, pero al futuro papá seguía sin confiar en ella como verdadera autoridad en la materia, así es que  cuando fuimos a la primera eco entre la semana 7-8 del embarazo, el ginecólogo le volvió a repetir los mismos argumentos. Y aún así también realizamos la misma consulta con la ginecóloga de la Seguridad Social que nos hizo la ecografía de las 12 semanas. Vamos, que a estas alturas prácticamente todo el pueblo debe andar enterado de lo que hacemos o dejamos de hacer en el dormitorio. Lo cierto es que mis dudas se simplifican en un solo pensamiento: si no hay dolor ni sangre ¡esto puede seguir como siempre! Pero el futuro papá tenía razonamientos más hondos y veía posibles complicaciones en muchos otros aspectos. A saber.

1. Sueño. Desde luego si después de sendas jornadas laborales, la embarazada se duerme antes incluso de cenar, el tema de mantener relaciones se complica. Por suerte parece que esto se soluciona pasado el primer trimestre, pero hasta entonces ambas partes deben tener paciencia porque el cansancio físico de la embarazada puede imponerse con una facilidad pasmosa sobre el deseo carnal. Y claro, la pareja piensa que es normal que esté cansada, se muestra comprensiva, no quiere importunarlas con arrumacos y los días van pasando sin comerse un colín. Con suerte, se puede planear algún encuentro durante el fin de semana, en horario infantil y no nocturno, para evitar la recaída en el sueño. En los casos más desesperados, si lográis un acercamiento sexual a la semana durante los primeros 3 meses del embarazo podéis consideraros los reyes del mambo.

2. Métodos anticonceptivos. Algunos diréis: ¡a estas alturas vais tarde para plantearos el uso de estos método si ya estáis embarazados!”. Pero no va por ahí la cosa. Desde luego si tomabas la píldora, usabas parches anticonceptivos o cualquiera de estos métodos químicos no vas a seguir haciéndolo durante el embarazo. Pero es normal que os surja la duda de si será conveniente mantener las relaciones de forma natural o mejor protegerse con preservativos. Esta última opción nos parecía más higiénica, mejor para evitar el riesgo de infecciones vaginales o de orina, pero lo cierto es que al plantearle la cuestión a los diversos médicos todos opinaron igual: si tenéis pareja estable, sabéis que estáis sanos y no os da por hacer intercambios de pareja y arriesgaros a contraer enfermedades peligrosas durante el embarazo, que cada uno elija hacerlo como mejor le venga.

3. Posturas. Durante los primeros meses la ausencia de barriga no os hará preocuparos por este asunto, así es que todos somos libres de escoger las que mejores resultados nos ofrezcan. Sin embargo, cuando la barriga comience a crecer habrá algunas formas de equilibrismo e incluso otras figuras más tradicionales para las que la panzota se convertirá en un serio impedimento. Mientras la mamá se encuentre cómoda, cualquier postura es adecuada. Eso sí, es mejor vigilar el ritmo y el énfasis que se pone en el asunto, porque tampoco es cuestión de poner un desenfreno que no se haya conocido antes ni una violencia que pueda perjudicar el embarazo.

4. ¿A qué distancia se encuentra el bebé de todo esto? Y no es mala pregunta porque si nos fijamos en la anatomía de la mujer por fuera y lo comparamos con el tamaño en centímetros del miembro viril del que cada hombre presume, puede parecer hasta lógico pensar que en algún movimiento en profundidad vamos a hacerle cosquillas en los pies al bebé, cuando no darle preocupantes golpes en la cabeza. Claro, esto no se le puede plantear así al médico, porque os miraría de forma extraña y seguro que nunca más volveríais a ser las mismas personas a sus ojos. El caso es que el bebé se encuentra bien protegidito en su saco y a una distancia más que suficiente de todo el tema sexual de sus padres, así es que no hay que sufrir por eso. La anatomía es sabia y parece que tenemos un buen diseño para llevar adelante un embarazo con éxito sin renunciar a los encuentros sexuales durante 40 semanas. El tapón mucoso se encarga de que por ahí no entre absolutamente nada hasta que comience a desprenderse con el acercamiento del parto.

A mí me parece que nuestras dudas son bastante razonables, pero seguro que también en este aspecto existen leyendas urbanas, de esas que tanto nos gustan, de gente que habrá sostenido teorías sorprendentes relacionadas con las relaciones sexuales durante el embarazo. Tengo que investigar algo más sobre este asunto, pero de momento me conformaré con saber qué dudas tuvisteis vosotros sobre este mismo asunto. No vaya a ser que en los próximos meses no atemoricen nuevas inquietudes que no sepamos cómo resolver.

Esto te puede interesar

14 Comentarios

  • Responder
    El rincón de Mixka
    23 mayo, 2013 at 08:22

    Las mismas!!!!! Jajajajajajajaja…. yo creo que hay que ser natural. Si no está contraindicado por el médico y os apetece, adelante. También es cierto que los hombres suelen tener más reparo que las mujeres.

    Es más dicen que en la última etapa del embarazo es incluso recomendable porque favorece las contracciones… leyenda urbana? Verdad? Mentira? …. ni idea!

    Espero que se resuelvan vuestras dudas pronto!

    Un abrazo!

    • Responder
      planeandoserpadres
      23 mayo, 2013 at 12:23

      Ya no nos quedan dudas que resolver (eso creo, hasta que nos surjan otras nuevas) pero siempre pensé que los hombres se despreocuparían más de estos asuntos y resulta que son los más miedosos. Bueno, supongo que nunca está de más prevenir que lamentar.

  • Responder
    Esther
    23 mayo, 2013 at 08:55

    Supongo que todas las parejas pasamos por lo mismo, los miedos de tener relaciones sexuales durante el embarazo. Al principio por si le sucede algo, sangras o yo que se que paranoias y luego mas tarde por la barrigota, que dificulta un poco el tema. Es normal y muy lógico ya que hay una cosita ahí dentro que temes dañar, pero si no existe contraindicación y tenéis ganas pues adelante!

    Yo tengo una anécdota de una compi del trabajo: al nacer su primer bebé, el marido se dió cuenta de que el niño tenía una parte de la cabeza blandita y se asustó mucho y preguntó que eso por que era, mi compañera (muy de la broma) le dijo que ese «agujero» se lo hizo él de tanto tener relaciones sexuales jajaja…pobre, menuda cara pondría, menos mal que luego le explicó que eran las fontanelas y era normal!

    • Responder
      planeandoserpadres
      23 mayo, 2013 at 12:26

      ¡Hala qué bruta tu compañera! Pobre hombre, qué susto se llevaría porque yo creo que por surrealista que sea lo que nos inventemos en estos momentos son capaces de creerse la burrada más grande. De momento creo que no nos podemos quejar de nuestra situación, sin complicaciones,s in molestias, sin pérdidas, pero con tanto sueño… ¡el asunto se complica!

  • Responder
    Mis2monstruitos
    23 mayo, 2013 at 10:11

    Sí te acuerdas de la entrada que publicó mi pareja justo el Día de la Madre, sabrás que cuando he leído el título no he pensado precisamente en contenido para adultos…

    Veo que el futuro papá se preocupa por algunos temas, jejeje

    • Responder
      planeandoserpadres
      23 mayo, 2013 at 12:27

      Si sólo fuera por algunos… ¡se preocupa por muchos! O por todos diría yo. Si él fuera quien escribiese el blog probablemente esto sería una enumeración de miedos y posibles complicaciones que se deben evitar en todo embarazo. ¡Muy monotemático!

  • Responder
    sradiaz
    23 mayo, 2013 at 14:47

    La verdad es que tus explicaciones son muy buenas, seguro que aclaras dudas a más de una.
    Yo creo que ante todo, hay que estar cómodos con el tema y que no pasa nada.
    De hecho, he oído recomendarlo porque favorece la elasticidad de la zona a la hora del parto.

    • Responder
      planeandoserpadres
      24 mayo, 2013 at 08:10

      ¡Anda otra ventaja eso de la elasticidad! Sí, lo mejor es dejarse de buscar complicaciones donde no las hay y actuar con naturalidad. De momento a nosotros ¡nos funciona!

  • Responder
    Pru
    23 mayo, 2013 at 20:02

    Yo creo que cada pareja es un mundo y tiene que encontrar la forma de estar más a gusto. En mi caso, yo también había leído bastante sobre el tema y no veía ningún problema en seguir como siempre, pero el padre de la criatura fue el que me sorprendió con su temor a hacerle daño a la niña o qué sé yo… por suerte se le pasó ;P
    Aunque las relaciones son distintas, porque hay que encontrar las posturas más cómodas y tener más cuidado, se puede continuar con las relaciones como antes (aunque reconozco que el sueño y el cansancio que causan el barrigón hacen que no sean tan habituales como antes), pero la pareja hay que cuidarla y yo no dejo de sentirme atraída por mi chico por mucho barrigón que tenga!!! 😀

    • Responder
      planeandoserpadres
      24 mayo, 2013 at 08:14

      Si es que son las lecturas las que nos predisponen en contra de todo. Yo por eso he dejado los temas de maternidad y me he vuelto a las novelas. Si el tema sexual se tuerce ¡seguro que lo recupero mejor leyendo algo de la famosa trilogía de Grey que haciendo consultas en libros sobre embarazo!

  • Responder
    padresdetrillizas
    25 mayo, 2013 at 15:30

    Bueno, bueno, ya verás el segundo trimestre por lo menos en mi caso fue una revolución de hormonas y ganas de relaciones que me volvía loca… Y tenía que convencer a mi susodicho… pero luego me pusieron en reposo y… c’est finni! No hubo nada más que plantearse…

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 mayo, 2013 at 07:43

      ¡Jajaja! Hala, te volviste loca con el tema y luego te obligaron a descansar ¡si es que no se pueden cometer esos excesos…!

  • Responder
    Los Angeles de la Sierra
    29 mayo, 2013 at 15:42

    jejejeje es curiioso ver cómo todas las parejas pasamos por lo mismo!! todo son dudas al respecto…. luego te das cuenta que no pasa nada y mientras ambos estén bien (sobretodo la mami y su pancita!) todo puede ser normal!!!!!

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.