Embarazo semana a semana

Semana 16 del embarazo

Semana 16 del embarazo¡Meta conseguida! Llegar a la semana 16 del embarazo suponía antiguamente que ya podías enterarte del sexo de tu bebé y era todo un hito en este proceso. Ahora esta semana ha perdido parte de su encanto porque ya te lo pueden “adivinar” en torno a la semana 12, y si entonces no has tenido suerte y no quieres pagar por otra ecografía en una consulta privada, te pasará como a mí y tendrás que esperar hasta la semana 20. Vamos ¡que estoy peor que las antiguas! Los síntomas y cosas raras de esta semana han sido los siguientes.

1. Oscurecimiento del pezón. Ya pensaba que no llegaría nunca el famoso cambio de color camaleónico de los pezones pero parece que está comenzando a hacer acto de presencia. Y no sólo eso, sino que también cuando me miro en el espejo parece que hayan crecido, ahora casi todo el pecho es aureola y pezón ¡qué cosas! además, tengo como unas bolitas pequeñitas de grasa, feuchíllas la verdad pero bueno, no es relevante.

2. Irascibilidad. Por no decir directamente mala leche de la de toda la vida. Ahora hay ciertas cosas que parece que siempre me molestan, sobre todo relacionadas con el trabajo. Tengo menos paciencia para perder el tiempo y para escuchar tonterías. Me parece que va a ser verdad eso de que mi puesto de becaria no cuadra bien con mi futura condición de madre.

3. Mi útero ya no cabe en sí mismo. Creo que se está estirando a un ritmo vertiginoso. Esto no puedo asegurarlo, sólo intuirlo por los pinchazos que sufro en la parte baja del abdomen, ya que no me lo puedo ver a mí misma. De todas formas tranquilidad, porque lo destaco como un síntoma pero no me siento agujereada a pinchazos constantemente.

4. Moqueo y carraspeo de garganta. Me vienen unos estornudos repentinos como si tuviera alergia y un moqueo que es una cosa mala, pero me dura 2 minutos y ya no vuelve a hacer acto de presencia en todo el día. La garganta se me reseca mucho y tiendo a toser. El futuro padre de la criatura entra en pánico porque cree que me he resfriado (mis resfriaditos me pueden durar hasta 2 meses en los que no dejo ni dormir a los vecinos de lo que llego a toser por las noches, así que en esto el pobre no exagera), pero por suerte son toses, estornudos y mocos muy puntuales a lo largo del día. Así que de momento parece que los virus y las bacterias siguen alejados con éxito de este cuerpo y del bichillo.

5. Me ha dado una llantina sin motivo. Mi directora de proyecto me ha hecho unas correcciones de lo más normales sobre un informe que debo entregar de los progresos de mi tesis. Son 4 tonterías mal contadas que básicamente tienen que ver con el formato, y con que no le gusta que vaya tan directamente al grano al detallar mi trabajo, sino que le prefiere que me pierda en un bosquejo de ramas inútiles que no concluyan en nada específico. Siempre suele hacerme este tipo de observaciones, que tienen que ver con sus gustos particulares y no con el verdadero contenido el trabajo, pero yo se las acepto sin rechistar para no crear polémica porque en definitiva, me da igual cambiar la negrita por cursiva o viceversa, eso no me va a influir en nada. Sin embargo durante la semana 16 esto no me lo he tomado nada bien, lo que se ha unido a que me han cancelado una cita con una inmobiliaria para visitar un piso que nos gustaba y ¡buahhhh! Llanto al canto. ¡Cosa más absurda de sensibilidad hormonal! Para complicarlo todo, justo en ese momento llama mi marido desde el trabajo, me nota rara y él, que es una preocupación con patas, ya empieza a somatizar síntomas de embarazada. Yo juro y perjuro que no me pasa nada, y es verdad, esto es una tontada y nada grave, pero no logro convencerle. Esperemos no tener más episodios lacrimógenos en lo que me queda de gestación.

En la semana 16 el feto o bichillo, según el nombre científico que queramos utilizar, ya mide unos 12 centímetros y puede pesar hasta 80 gramos. El útero ha crecido y tiene un peso de unos 400 gramos, así que si habéis aumentado muchos kilos tengo una mala noticia ¡la culpa aún no es directamente achacable al embarazo! Hay que controlarse porque aún nos queda un largo viaje por delante. En esta semana empiezan a crecerle las uñas de las manos y los pies, pero mantened la calma porque aún no van a poder arañarnos las entrañas.

Algunas embarazadas ya pueden notar los movimientos del bebé, que si bien ya lleva semanas paseándose de un lado para otro, por su tamaño y su fuerza realizaba meneos imposibles de percibir por la futura mamá. Personalmente yo aún no noto nada, ni mariposas, ni burbujitas, ni sapos y culebras… ¡soy muy fuerte y por lo visto inmune a todo lo que envuelve mi embarazo! Si os pasa como a mí pensad que es normal que no sintáis nada hasta la semana 20. También es muy frecuente que estéis sintiendo los movimientos pero no sepáis diferenciarlos de los movimientos intestinales tras la digestión, los gases, etc. ¡Y menos aún si sois primerizas como yo! Así es que poned en cuarentena las afirmaciones de algunas mamás que juran y perjuran que ellas sintieron a su bebé desde el mismo momento de la concepción. Por cierto, parece ser que las mujeres más delgadas notan los movimientos antes, así que yo igual llego al día del parto sin haberme coscado de este tema.

Esto te puede interesar

Sin comentarios

  • Responder
    Diana
    29 mayo, 2013 at 08:45

    VAya, lo de llorar es más frecuente de lo que piensas, estas hormonas que nos revolucionan, lo mismo que el estar más irritable. Aprovechate, que tenemos excusa, jajaja.

    Y ya va estirando el útero, de aquí a nada, empieza a notarse la barriguilla.

    Besitos

    • Responder
      planeandoserpadres
      30 mayo, 2013 at 08:24

      Lo del útero tengo clarísimo que se me debe estar poniendo de un tamaño gigantesco porque sí que noto como tensión y pinchazos en esa zona, no todo el rato pero sí de vez en cuando. Lo del llanto es que me sobrepasó en aquel momento. ¡Que yo no suelto una lágrima fácilmente! Pero parece que ya he vuelto a tener la situación bajo control.

  • Responder
    Esther
    29 mayo, 2013 at 09:58

    Las dichosas hormonas jejeje… Así, si te enfadas y sueltas alguna burrada luego tienes las excusa del embarazo.
    Yo empecé a notar algo en esa semana mas o menos. Era como un burbujeo, lo notaba por las noches estirada en la cama. La primera noche dormí muy poco, es una sensación extraña pero bonita. A ver si empiezas a notar algún movimiento, que es muy guay (aunque mas adelante con las pataditas cuesta dormir jejeje). Lo mas divertido fue la cara del futuro papi cuando las empezó a notar él también 🙂
    Ánimo que queda poco para saber si es bichillo o bichilla!

    • Responder
      planeandoserpadres
      30 mayo, 2013 at 08:19

      ¡Uy no sé yo si lo de soltar burradas va a colar como consecuencia de las hormonas! Porque como habitualmente ya las voy dejando caer… Yo de momento nada de sensaciones, de noche a dormir y no me da tiempo de pensar en nada porque en cuanto me tumbo en la cama ya me quedo traspuesta (parece que estoy recuperando el sueño normal). El futuro papá ya tiene ganas de otra eco, y de escuchar otra vez el corazón y de que me ponga gorda como una foca para notar algo más del embarazo ¡muchas cosas me parece a mí que está pidiendo!

  • Responder
    isabelmontaner
    29 mayo, 2013 at 10:20

    niña lo de llorar o estar de mala leche es el encanto de las hormonas… a mi se me fue la memoria y aún no ha vuelto (me han dicho que a partir de que la nena tenga 3 años me irá volviendo pero no se)
    del resto… yo empecé a notar a la petarda sobre la semana 21… y solo lo notaba yo (al principio eran como gases) pero como me dijo la matrona… es tu compañia…única y exclusivamente para ti!
    veo que aún no te han preguntado por los famosos antojos… ya te digo que si no tienes (no conozco a nadie que haya tenido) ¡te los inventes!!! que para eso estamos embarazas… para que nos cuiden y nos consientan!

    un besito y a seguir así de bien

    • Responder
      planeandoserpadres
      30 mayo, 2013 at 08:16

      Yo de momento sigo sin notar nada de nada de movimiento, la memoria me va a saltos y el capítulo dramón con llanto parece que fue algo muy puntual. Lo de inventarme los antojos ¡es una gran idea! Voy a ponerme a pensar a ver qué puedo pedir para hoy…

  • Responder
    sradiaz
    29 mayo, 2013 at 12:37

    ¡Ay! No creo que llegues al parto sin notar nada… piensa que estás adelgazando mucho y el bebé creciendo… no sé, tampoco soy experta, jijiji
    Bueno, sigues sin muchos síntomas, ¡pues a disfrutar de no tenerlos!

    Ya queda menos para la siguiente eco, verás como en nada ya estás allí.

    • Responder
      planeandoserpadres
      30 mayo, 2013 at 08:13

      ¡Síiiii! Qué ganas ya d la siguiente eco. primero tendré la primera visita con el ginecólogo la semana que viene, así que por lo menos escucharé otra vez el corazón aunque no vea nada. ¡Algo es algo!

  • Responder
    Ruth Peña
    29 mayo, 2013 at 21:03

    Tranquila, yo tuve dos y la verdad, tardé bastante en notarlo, no es preocupante! Un abrazo

  • Responder
    Pru
    30 mayo, 2013 at 04:21

    Tranquila porque yo no empecé a notar los movimientos de la cachorrina hasta la semana 19, muy leves, y 20, 21 ya más claramente. Y a partir de unas semanas después ya fue un no parar de patalear (ahora hasta me despierta a patadas, jaja). Por lo demás veo que sigues llevándolo estupendamente porque lo de las hormonas, llantos y demás es inevitable!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      30 mayo, 2013 at 08:07

      Menos mal que de momento sólo tuve un día tonto de llanto. ¡Y ano me ha vuelto a pasar! Y aquí sigo esperando a que l bichillo de más muestras de su presencia, porque sigo como si nada.

  • Responder
    Cuestión de madres
    31 mayo, 2013 at 09:41

    madre mía… ya no queda nada para saber si será niño o niña… ¿o tienes pensado dejarnos en ascuas?
    Yo empecé a notar sobre las 15 semanas a la peque pero en el segundo embarazo… al mayor tardé más y cuando me quise dar cuenta que era él me dije… «pero si eso lo llevo notando yo desde hace tiempo!!!!» lo que tiene ser primeriza… tranquila, cuando lo empieces a notar será una pasada y más cuando juegues con él o ella a que te tire las cosas de la barriga… yo me lo pasaba teta..jejejeje.. feliz día y ánimo

    • Responder
      planeandoserpadres
      31 mayo, 2013 at 12:12

      ¡Jajaja! No te creas que sí que me he planteado guardarme el secreto, pero no lo haré porque tengo tantas ganas de saberlo que seguro que al final en cuanto empiece a hablar de las compras se me escapa sin querer. ¿Tanta fuerza tienen como para tirar cosas apoyadas en la barriga? Al final voy a terminar por cogerle miedo al bichillo.

      • Responder
        Cuestión de madres
        2 junio, 2013 at 07:42

        tienen fuerza para eso y para hacer ondas… es una pasada… el mayor alucinaba cuando veía a su hermana hacerlo 😉

  • Responder
    Monstrua
    1 junio, 2013 at 12:48

    ¡Bueno, y los demás también estamos deseando saber! Aunque también dicen que, a no ser que sea niño, lo demás no es 100% seguro hasta el parto :D:D:D (animando soy única, ¿eh?)

    ¿Bolillas de grasa en el pezón? ¿No serán los famosos montículos de Montgomery?

    Vas a flipar aún más con los cambios de humor.. :D:D:D ¡Avisa al padre!

    Y tampoco te pases, ya las notarás, ya… (las patadas, digo)

    Besitos!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      2 junio, 2013 at 19:46

      Yo no sé si serán de Montgomery o de quién pero ahí están. El futuro papá, como dice que siempre he sido un poco bipolar, ya no sabe si lo que me pasa es hormonal por el embarazo o es que sigo mi tendencia habitual. Espero que en la eco ya se vea algo más o menos creíble, aunque es cierto que hay quien ha tenido que esperar hasta el parto para enterarse (mi suegra, sin ir más lejos con su segundo hijo).

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.