Trabajo y familia

Estrés laboral durante el embarazo

Estrés laboral durante el embarazoQue el estrés no es bueno para nadie en ninguna circunstancia de la vida es algo que ya tenemos más que asumido en estos tiempos modernos, en el que los días transcurren fugazmente y no tenemos tiempo para ocuparnos de todas las tareas profesionales, las cargas familiares y dedicarnos un ratito a respirar (literalmente) y bajar el ritmo para recuperar las fuerzas. Y como todo lo malo, el estrés en el embarazo tiene peores consecuencias que durante cualquier otra etapa de la vida.

Que yo sepa, nunca he padecido estrés. Soy muy tranquila, me tomo la vida con calma, no realizo actividades que me mantengan ocupada de la noche a la mañana, por lo que siempre he tenido un espacio para mí misma, para sentarme y reflexionar sobre mis cosas o directamente para quedarme mirando el techo mientras me amodorro y me quedo transpuesta en una siesta infinita. Mi vida personal no funciona mediante ningún tipo de ciencia oculta ni reviste dramatismos ni preocupaciones. Todo fluye con normalidad y sin altibajos. El embarazo no ha alterado ese estado pero sé a ciencia cierta que mi labor profesional sí que va a suponer un bache importante en este periodo.

Ya sabéis la de vueltas que le di al tema de contar el embarazo en el trabajo, y finalmente me decidí a hacerlo en la semana 17 porque se estaban planeando cosas a largo plazo en las que yo no podría colaborar, por encontrarme o bien pariendo o bien de baja por maternidad. Me imaginé la peor de las reacciones posibles y no me equivoqué en mis predicciones, pero ahora estoy en medio de una calma chicha muy sorprendente en medio de la tormenta: es como si estuviera en el ojo del huracán, la situación parece de lo más tranquila pero eso no quiere decir que el peligro haya pasado. El caso es que si no tenía estrés cuando ocultaba el secreto de mi preñez, ahora que me he liberado de esa carga vivo aún más tranquila si cabe. Pero como yo soy de natural previsora y apretada a más no poder, ya me informé por adelantado de los riesgos que puede conllevar una situación de estrés prologando durante el embarazo. A saber.

1. Parto prematuro. Esto ocurre no sólo cuando el estrés se da en la última etapa del embarazo, sino que ya desde el primer trimestre las madres sometidas a una intensa carga laboral sufren alteraciones que hace que disminuya el riego sanguíneo hacia la placenta, lo que puede repercutir en la finalización de la gestación antes del tiempo previsto y por lo tanto en tener bebés con menor peso en el momento de nacer.

2. ¡El estrés no me deja dormir! Resulta que si la madre está estresada se sentirá más cansada, en peor condición física, ansiosa o deprimida y verá alterado su sueño. Y es que pasarse el día dándole vueltas al coco para tratar de compatibilizar el trabajo con el embarazo no es tarea fácil, y a veces necesitamos hasta las horas de sueño para ver si logramos dar con la solución a nuestros problemas.

3. Aborto espontáneo. Parece que esta tragedia solo se podría producir motivada por el estrés durante las primeras semanas del embarazo. Tu cuerpo notaría que hay una situación poco propicia para que la gestación se lleve a término con normalidad (el cuerpo es muy sabio) y entonces optaría por “deshacerse del problema” de forma natural. Ninguna queremos que nos pase esto y que nuestro cuerpo decida por nosotras, por lo que hay que mantener los nervios bajo control.

4. ¡El estrés es contagioso! Si bien esto no quiere decir que tu bebé vaya a nacer ya estresado y dando tumbos a lo loco de un lado para otro, sí que puede tener ciertas alteraciones en el aprendizaje (déficit de atención o hiperactividad). Así es que más nos vale tranquilizarnos si después no queremos seguir estresadas correteando detrás de un bichillo tan movido de por vida.

5. ¡Me subo por las paredes! La tensión puede dispararse si los niveles de estrés son altos, y esto puede dar lugar a la preeclampsia, una enfermedad habitual en el embarazo que impide que el riego sanguíneo lleguen correctamente al bebé, a la placenta y que además se genere un menor volumen de líquido amniótico. Todo esto podría desencadenar la necesidad de provocar el parto o de un nacimiento por cesárea si la enfermedad se complica.

6. Propensión a las infecciones. El sistema inmunológico se deprime con las situaciones de estrés, por lo que quedamos más expuestas a cualquier tipo de infección, lo cual ya sabemos que no es nada recomendable durante el embarazo.

7. ¡Nerviosa y sigo engordando! No querías caldo ¡pues toma dos tazas! Si pensabas que el estrés te iba a ayudar a mantener tu peso a raya ¡te equivocabas y mucho! Las embarazadas con estrés tienen tendencia a la obesidad, porque para tranquilizarse se abalanzan como posesas sobre la comida y los efectos ya nos los podemos imaginar.

8. Caerás en todos los vicios. Para reducir el estrés volverás a fumar, a beber y al consumo de drogas, si es que ya hacías estas cosas antes de estar embarazada y habías abandonado estos hábitos nocivos para preparar de la mejor forma posible tu cuerpo y la formación del bebé.

¡Vamos, menuda joyita te llevas a casa con el estrés laboral! Yo ahora porque he logrado calmarme, pero como la situación se ponga así de chunga renuncio al sueldo y me quedo tranquilamente en casa porque al final la paga no me va a dar para pagar los medicamentos, la comida ni las drogas que voy a necesitar para salir del bache. ¡Sí las drogas! Porque yo antes no me drogaba pero dependiendo de cómo me pille el cuerpo lo mismo me echo ahora al vicio. De todas formas, si ya te han diagnosticado estrés durante tu embarazo, no te obsesiones con las posibles consecuencias perjudiciales para tu salud y la del bebé, porque con eso sólo lograrás empeorar la situación. Mantén la calma, busca un rato de alivio siempre que te sea posible y sobre todo ¡visualiza el final del camino! Allí te estará esperando tu bichillo y su llegada pondrá el punto final a todas estas preocupaciones.

Esto te puede interesar

19 Comentarios

  • Responder
    El rincón de Mixka
    3 junio, 2013 at 08:13

    Totalmente de acuerdo. A veces hay que saber priorizar… a veces o siempre. El tema es poder o no poder hacerlo. Con la que está cayendo seguro habrá mucha gente que no pueda renunciar a esa paga, pero es cierto que lo primero es lo primero y que a falta de salud de poco sirven los dineros…

    Creo que tu forma de ver la vida debería ser una máxima para todo el mundo. Estamos aquí de paso. Seamos felices, no nos pongamos trabas… No vale la pena.

    Un abrazo y a disfrutar de la vida!!!

  • Responder
    sradiaz
    3 junio, 2013 at 11:11

    Me alegra que de momento estés en calma, disfruta del momento y ya sabes que no tienes que estresarte por nada. 😀

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 junio, 2013 at 11:37

      Sí, sí ya pasó el momento malo de comunicarlo en el trabajo y de momento he vuelto a la tranquilidad ¡a ver cuánto me dura!

  • Responder
    ¡Mama qué sabe!
    3 junio, 2013 at 13:09

    Venga que noooo! Que tú puedes con todo! Y ellos no podrán contigo! 😉
    Yo me cogí la baja cuando tuve un día de viaje en coche fatal, y no podía arriesgarme por la niña. Todo salió mejor de lo que esperaba. Verás que a ti también te irá bien! Siempre positiva!♥

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 junio, 2013 at 17:36

      Tras el casco de la semana pasada esta creo que he vuelto a mi estado natural de reposo y positivismo. Ahora sólo tengo que alargarlo el máximo tiempo posible.

  • Responder
    Mis2monstruitos
    3 junio, 2013 at 13:34

    Yo cuando me estreso como. Y como muuuucho, y no precisamente lechuga.

    Intenta cuando salgas del trabajo hacer cosas que de verdad te distraigan y no pensar en ellos, sino eso de no dormir empezarías demasiado pronto… Ya te lo habrán dicho miles de veces, pero tranquila.

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 junio, 2013 at 17:38

      ¡Jajaja! Yo no puedo comer que luego me regañan todos los médicos. Esto fue una rachilla mala pero parece que ya la he superado. Este fin de semana he dormido mucho, mucho. mucho. ¡Creo que el ajetreo con el inicio de la mudanza me cansa lo suficiente como para no darle vueltas al coco y descansar en estado de reposo total!

  • Responder
    Monstrua
    3 junio, 2013 at 14:56

    Yo tengo suerte en mi curro, respetan mucho lo de los embarazos y demás. Aún así, es inevitable estresarse en ciertas temporadas.

    Fue curioso que,durante mi embarazo, me resbalaba todo. No estaba pasota, estaba zen a más no poder 😀 ¿Serían las hormonas?

    Besitos

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 junio, 2013 at 17:39

      Yo tengo que desarrollar esa vena pasota porque de momento todo lo antepongo al embarazo. Creo que lo hago porque me encuentro bien y como si no me pasase nada y no pienso en que debo priorizar mi estado por encima del resto de cosas. Pero quizás ha llegado el momento de hacer un pensamiento y decidir que la preñez va a ir por encima de todo desde ya.

  • Responder
    Pru
    3 junio, 2013 at 16:48

    Si es que el estrés nunca es bueno… y menos el laboral!! Yo como siempre he sido híper tranquila y de naturaleza súper optimista el estrés es una cosas que no me afecta, soy de las de “si tiene solución para qué preocuparse y si no la tiene, pues lo mismo”. Tú ya has hecho lo que tenías que hacer, que es contarlo en el trabajo… pero de estresarte nada, que tu embarazo y bienestar y el del bebé son lo primero. Disfruta de tu estado y de la paz interior que aporta (ya sabes, lo que comenté de que todo lo que no es el embarazo tiende a importarnos muuucho menos).

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 junio, 2013 at 17:42

      ¡Otra embarazada pasota! Yo no sé cómo lo hacéis pero es que a mí no me sale lo de anteponer el embarazo a lo demás. Primero trabajo, luego responsabilidades de la casa, colaboraciones familiares, clases de inglés y preparación para examen oficial, ahora organización de la mudanza y luego ya, si me queda un segundito para respirar recuerdo que estoy embarazada y que quizás debería tomármelo todo con más calma. Entonces estoy agitada, me duermo y cuando despierto al siguiente día toda la rutina vuelve a empezar.

  • Responder
    Cloe
    3 junio, 2013 at 19:50

    Me alegro que estés tranquila, es lo mejor para ti y tu peque! Bsss

  • Responder
    Cuestión de madres
    3 junio, 2013 at 21:36

    qué malo es el estrés… y lo se por experiencia… en el segundo mi madre tuvo un infarto al poco de dar la noticia del embarazo y tuve una subida de tensión importante… luego se reguló y todo el mundo me cuidó (además he pasado los 2 embarazos en el paro) y el estrés se fue marchando pero vamos… que hay que cuidarse y hacer todo lo posible por relajarse… y veo que por ahora lo llevas bien… genial!!!!!!!!!! feliz día

    • Responder
      planeandoserpadres
      4 junio, 2013 at 08:01

      No te creas que el paro tiene sus cosas malas y también generará tensión el no tener unos ingresos que nos hacen falta pero en los momentos en los que me he sentido más agobiada antes de comunicar la noticia en el trabajo lo veía casi como la solución a todos mis problemas: renuncio a un sueldo pero gano tranquilidad durante meses. De momento mantengo el trabajo y parece que todo sigue con relativa normalidad, así que por suerte no tengo que preocuparme por el dinero ni por el estrés.

  • Responder
    Ruth Peña
    4 junio, 2013 at 08:35

    Tranquila mi niña!
    También es normal que durante el embarazo te tomes las cosas de otra manera y muchas cosas se conviertan en un estrés, tu cabeza y tu alma, desde el momento que te quedas embarazada y hasta el final de tus días, tendrán otras prioridades.
    Al final todo sale.

    Un abrazo fuerte

    • Responder
      planeandoserpadres
      4 junio, 2013 at 08:51

      Por ahora sigo tranquila y esperando que se invierta ya el orden de prioridades: que el embarazo pase a ser lo primero, el resto de la familia lo segundo, el trabajo lo tercero… pero de momento el trabajo sigue liderando el ranking.

  • Responder
    los Ángeles de la sierra
    7 junio, 2013 at 13:29

    El estrés no es bueno nunca y menos durante el embarazo.

    Veo que.has encontrado tu prioridad, el bebé y tu, no el trabajo!!! Me alegro mucho!!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      8 junio, 2013 at 06:42

      ¡Síiii! Poco a poco ya voy aprendiendo alguna cosilla con esto de la maternidad!

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.