Libros

Diccionarios de nombres: la forma más fácil de volverte loca

Diccionarios de nombresAún no sabemos si el bichillo será niño o niña pero cuando acudimos a la ecografía de la semana 12 aproveché para pasar por la biblioteca municipal y hacerme con un par de libros con nombres para bebé. Bueno, y para cualquier otra cosa que os podáis imaginar porque había cada uno… La verdad es que el más actual debía ser del año 2003 o así y el otro aún más antiguo, más o menos de cuando Franco juró bandera, día arriba día abajo. El caso es que no tenía ni la más remota intención de invertir dinero en la compra de uno de estos libros, que en la mayoría de casos no son más que una simple enumeración de nombres, con 3 o 4 datos sobre su significado, algún famoso que se llama igual y poco contenido más. La opción de la biblioteca me pareció de lo más razonable y económico, y total, para lo que nos ha servido no me arrepiento de haber optado por este camino.

Aprovechando el anuncio del embarazo a ambas familias, utilizamos los diccionarios de nombres para llevarlos a todas nuestras visitas con las futuras abuelas, tíos, etc. y que así les echasen ellos también un vistazo y nos diesen su opinión. Al final todos acabamos más o menos con la misma sensación porque básicamente estos libros clasifican sus nombres así:

1. Nombres tradicionales. Nombres españoles como José, María, Juan, Dolores… vamos lo normal de cada casa, nombres muy pero que muy comunes, unos más bonitos que otros pero vamos que por lo visto con los nombres pasa algo parecido a lo que ocurre con los colores: que sobre gustos no hay nada escrito. A pesar de que algunos puedan resultar anticuados y estén repetidos hasta la saciedad, algunas opciones lograron convencernos.

2. Nombres “fashion”. Los nombres “cool” son generalmente de origen anglosajón, y por algún motivo a la gente debe encantarles pero claro, yo no me veo llamando a mis churumbeles Jonathan José o Kevin Miguel (con perdón para los posibles damnificados por las modernuras de sus progenitores). Vamos, que le pongo a una niña Kimberly y en mi pueblo se morirá sin que la hayan llamado correctamente ni una sola vez. Además, el tema de la pronunciación, de que tienen significados extraños y que culturalmente no me dicen nada, me aleja de estos nombres, que por otro lado no son feos del todo.

3. La ONU en casa. Los diccionarios de nombres denotan una fuerte vocación integradora respecto a otras culturas al incluir nombres árabes, rusos, germánicos… bueno de nacionalidades infinitas. A mí hay algunos que no me desagradan como Yasmín (árabe), Sasha (ruso) o Heidi (germánico y ¡todos de vuelta a la infancia en los Alpes!) pero claro, la sociedad y la familia no piensan como yo, me critican, me miran raro, se me ponen en contra, comienzan a enumerarme las posibles discriminaciones que va a sufrir el bichillo en el futuro por culpa de mi elección del nombre y claro, ya me predisponen en contra de la elección de un nombre extranjero.

4. El castigo divino. Por algún motivo hay padres que parecen querer vengarse de sus hijos ya desde el nacimiento, y les eligen nombres del todo horribles e indescriptibles. Antiguamente casi se podía entender por la costumbre de ponerle a los recién nacidos el nombre del santo que se celebrara en el día de su nacimiento. Sinceramente, no creo que hoy en día ninguna pareja siga estas indicaciones para elegir el nombre, si cada vez somos menos religiosos, pero a veces estos nombres lapidarios llegan porque se quiere recordar la memoria de un abuelo, de un familiar querido y se desea perpetuar la tradición familiar de utilizar ese nombre en concreto. Así nos podemos encontrar con bebés preciosos nacidos en pleno siglo XXI que llevan por nombre cosas como Eustaquia, Filomena, Higinio o Cesáreo… (con perdón para los posibles damnificados por la antigüedad de sus progenitores). Y claro, tendrán muchísimo valor sentimental y familiar, pero bonitos, lo que se dice bonitos no son.

5. La dispersión autonómica. Yo soy una andaluza residente en Cataluña. Supongo que el resto de comunidades autónomas que tiene dos lenguas cooficiales también tendrán una infinidad de nombres propios tradicionales de la zona, que a los que llegamos de fuera no nos dicen nada y que además no podemos evitar traducir al español. Sufriendo el consiguiente pasmo al descubrir lo que en realidad son. Por ejemplo, en Cataluña es muy frecuente ponerle a los niños Roger (Rogelio en español…) vamos este no cae no de coña. Hay otros que todavía pueden empeorar más el asunto porque en catalán no te suenan mal pero ¡ay de ti como se te ocurra hacer de intérprete! Véase: Cugat = Cucufato; Quirze = Quirico… y ante esto ya me quedo sin argumentos. Los vascos sí que han triunfado más con eso de la exportación de sus nombres porque anda que no proliferan por todos lados las Arancha, Íker, Aitor, Edurne…

En definitiva, que aún no nos quita el sueño porque no sabemos cuál es el sexo de nuestro bebé, pero los libros no nos han ayudado en nada y ya no pensamos consultar más. Las familias tienen unas opiniones de lo más diversas y no hay forma de llegar a un consenso, y los futuros papás estamos unos días de acuerdo y otros en desacuerdo, porque hay ciertos nombres que nos crean diferencias irreconciliables, y que el otro no admitiría bajo ningún concepto, y otros en los que estamos algo más de acuerdo pero ante los que uno de los dos se queda que ni frío ni calor, algo indiferente.

Con suerte, en un par de semanas vamos a la ecografía del segundo trimestre, nos desvelan el sexo y en ese mismo momento se nos hace la luz y decimos ¡este es el nombre que llevará nuestro bebé le pese a quien le pese! O no y se nos complica aún más la decisión. A ver si hay suerte y logramos cerrar este tema pronto y de mutuo acuerdo porque si no ¡tengo planeado imponer mi voluntad durante mi estancia en la sala de partos!

Esto te puede interesar

28 Comentarios

  • Responder
    Luci
    6 junio, 2013 at 07:55

    Jajajaja. El eterno dilema….ponerse de acuerdo con la pareja para decidir el nombre. Pero por favor, no uses nombres de los que has comentado catalanes (Cugat y demás….) ni de los otros raros….Yo me quedaría con los tradicionales, sin llegar a el de Juan o Dolores. Algo así como cualquier nombre normalito que se puede oir por todas partes; véase Alicia, Cristina, Hugo, Dani….cositas simples 🙂

    ¡Besos! Por cierto, no sabía que en la biblioteca también había estos libros!

    • Responder
      planeandoserpadres
      6 junio, 2013 at 15:30

      Para que veas, las bibliotecas de pueblo son muy completitas y nos permiten ahorrar mucho. puede que no encuentres el libro que ibas buscando pero son todos parecidos y alguno te puede hacer buen servicio. No te preocupes, no habrá nombres raros.

  • Responder
    semeantojaunafiesta
    6 junio, 2013 at 08:24

    Yo hace años que sabia que si era chica la llamaría Olivia. Es un nombre que no se oye mucho, que es facil de decir en muchos idiomas (mi familia es internacional). Ahora resulta que todas las niñas que nacen a mi alrededor o en la blogosfera se llaman Olivia o Martina. No sé por qué se ha puesto de repente tan de moda!

    • Responder
      planeandoserpadres
      6 junio, 2013 at 15:31

      A mí me pasa algo así. En mi época nadie se llamaba Lucía ya ahora es de los nombres más puestos. ¡Mi madre fue una visionaria!

  • Responder
    Esther
    6 junio, 2013 at 09:47

    Si que es complicado, si…
    La verdad es que nos costó ponerle nombre, nosotros elegimos un nombre catalán pero a la vez internacional…Marc (aunque en otros paises se escribe Mark, se pronuncia practicamente igual). Que tal y como está el país, como de mayor tenga que irse por patas a estudiar o trabajar fuera, por lo menos sabrán pronunciar el nombre jejeje… Otros ejemplos españoles e internacionales son: Daniel, Eric, David, Laura, Daniela, Natalia…en fin, será por nombres, unos mas feos que otros eso si…pero cada uno que lo llame como quiera!

    • Responder
      planeandoserpadres
      6 junio, 2013 at 15:32

      ¡Jajaja! Qué previsora poniendo un nombre que suene internacional por si tiene que emigrar. Ya veremos por dónde salimos al final con el tema de los nombres.

  • Responder
    El rincón de Mixka
    6 junio, 2013 at 09:58

    jajajaja, yo creo que es la eterna “disputa”. Luego ademá siempre están las personas del entorno que aborrecen el nombre y te recriminán que cómo le has podido poner ese nombre!!! (Mi hijo se llama Diego, tampoco creo que sera para tanto!!!) Pero lo importante es que a vosotros os guste. Siempre os queda la opción de… si es chica decido yo y si es chico decides tú… Cosa que puede ser realmente preligrosa claro. Por si os sirve de ayuda (a lo mejor os parece horrible) para chica me gustan Julia, Ane y Cloe. Y para chico me gustan Daniel, Xabier y Hugo… Como bien dices, estos es como los colores, si hay tanta variedad… por algo será.

    Un beso guapa!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      6 junio, 2013 at 15:39

      yo Diego lo veo muy normal para lo que se puede escuchar por ahí… Lo de decidir según el sexo yo lo propuse pero el futuro papá se nego porque hay algunas de mis opciones que no piensa tolerar. ¡Te me has adelantado con las propuestas para nombres! Porque en el post de mañana pensaba publicar una encuesta con una mezcla de los nombres que nos gustan a ambos para ver qué opina “el pueblo”.

  • Responder
    mOOntsEsteban
    6 junio, 2013 at 10:59

    ¡Qué emoción! De aquí dos semanas la gran eco ¡hihi!
    Nosotros, como llevamos juntos un porrón de años, ya hacía tiempo que teníamos decididos los nombres (sobre todo el de niña) de alguna de esas conversaciones espontaneas durante una cena ,) y encima al llegar a Polonia nos enteramos que aquí Alexandra es un mombre muy popular, cosa que nos reafirmó.
    Los lugares a donde vas forman parte de tu vida y encuentro muy bonito plasmarlos con gracia en los nombres de tus bebés. En cambio no le encuentro ninguna gracia a esta moda de ponerle a los niños nombres vascos (por poner un ejemplo) pq suenan molones y se escriben con “k”, si no tiene nada que ver contigo. Pero como dices es cuestión de gustos ,)

    Un besote,

    • Responder
      planeandoserpadres
      6 junio, 2013 at 15:42

      ¡Me gusta tu nombre para tu bichillo! Y mira que suerte has tenido de que en Polonia se estile tanto. Nosotros habíamos hablado mucho del tema pero nunca habíamos conseguido llegar a una solución que nos convenciese a ambos ¡y así seguimos!

  • Responder
    elpapadejoanpetit
    6 junio, 2013 at 10:16

    Pues lo que a mi más me j…. es que le traduzcan el nombre a mi peque. A ver, señor!!!! (o señora) que no se llama Juan, que se llama Joan, aquí y en la China Popular!!! Collons!!!!

    Ponedle el nombre que os guste a vosotros y ni caso a los demás, a mi padre no le hacía nada de gracia que le pusiéramos un nombre catalán y ahora está la mar de contento, si hasta ha aprendido a pronunciarlo correctamente y todo!!! XDXD

    • Responder
      planeandoserpadres
      6 junio, 2013 at 15:40

      ¡Jajaja! Pues yo sería una de esas que no puedo evitar traducir y pensar en mi lengua. Aunque eso sí, le llamaría por su nombre en su idioma original. Tienes razón en lo de que a la larga, todos acabarán acostumbrándose al nombre que elijamos.

  • Responder
    sradiaz
    6 junio, 2013 at 11:41

    Yo tengo un nombre de origen francés, pero tengo que decir que en mi caso la discriminación ha sido positiva y ha hecho que la gente recordara mejor mi nombre y que sorprendiese y/o gustase. He tenido cierta suerte… mal intencionados hay siempre y si quieren de cualquier nombre se puede hacer burla de todas formas.
    Pero lo que yo quería decirte es que si de verdad te gusta un nombre, no lo digas a la familia hasta que nazca, o habrá quien intente hacer cambiar de opinión. Lo importante es que os guste a vosotros.

    • Responder
      planeandoserpadres
      6 junio, 2013 at 15:45

      ¡Uy! Después de mantener en secreto el embarazo durante 23 meses ¡ya no nos quedan más fuerzas para mantener otros misterios. Lo bueno es que las opiniones ajenas me suelen resbalar bastante, bueno siempre dependiendo de quién procedan porque hay gente cuyas opiniones valoro más, pero en general hago siempre lo que quiero vaya en contra de quien vaya. Lo importante es que nos guste a nosotros pero como no llegamos a un consenso… ¡mañana votación popular de nombres femeninos! Y para otro día prepararé la de los masculinos.

  • Responder
    los Ángeles de la sierra
    6 junio, 2013 at 13:27

    Lo que es verdad es que es una decisión de los padres, le pese a quien le pese. Una vez sepáis el sexo, todavía tenéis tiempo. Seguro que encontrais el nombre que os gusta a los 2

    • Responder
      planeandoserpadres
      6 junio, 2013 at 15:54

      Si tiempo tenemos, pero es que ya llevábamos años con el tema de conversación acerca de los nombres para nuestro futuros churumbeles y aun no hemos sacado mucho en claro. No sé si al final la mitad del embarazo que me queda por pasar me va a resultar corta sólo para elegir el nombre…

  • Responder
    Mis2monstruitos
    6 junio, 2013 at 13:05

    Nosotros teníamos claro que no queríamos un nombre catalán aún siendo de aquí, ya que es un poco ridículo teniendo en cuenta que somos castellanoparlantes.
    Tampoco queríamos uno con rimas absurdas: Alberto culo abierto, Fernando el de los hue…s colgando…
    Ni con diminutivos: Francisco: Paco, Curro, Francis, Franc, Frasco…

    Así que lo tuvimos complicado, pero lo conseguimos! Por eso ahora ya no queremos más, que nos resultaría imposible.

    Salu2

    • Responder
      planeandoserpadres
      6 junio, 2013 at 15:52

      A nosotros nos pasa igual, que todo el entorno es castellano y a mí /y a ellos) les resulta rara tanta interculturalidad. ¡Sobre todo por las dificultades de pronunciación que presentan algunos nombres y por el vicio a traducirlos al español!. Lo de las rimas… ¡de tanto no me puedo preocupar o me volveré loca! Y lo de los diminutivos tampoco me gusta mucho. ¡Es una buena forma para decidir no tener más hijos! Motivo: no tengo más nombres que me encajen.

  • Responder
    Siri
    6 junio, 2013 at 15:52

    Yo antes lo veía facil… ahora lo veo IMPOSIBLE.
    Será porque me toca pensar ahora de verdad…
    Quiero una encuesta para mañana!!!
    besazos

    • Responder
      planeandoserpadres
      6 junio, 2013 at 15:55

      ¡Jajaja! Mañana habrá encuesta sobre nombres de niña (elegidos por el futuro papá y por mí) y más adelante sobre nombres de niño. A ver si las opiniones de la gente nos espabilan un poco.

  • Responder
    Monstrua
    6 junio, 2013 at 16:22

    Jajajajajjaaaa muy buena esa clasificación de nombres, sí señor!

    Monstruo y yo no hacíamos más que mandarnos listas de nombres el uno al otro xD

    ¡Ánimo!

    • Responder
      planeandoserpadres
      7 junio, 2013 at 08:18

      Nosotros intercambiamos opiniones frecuentemente pero no hay acuerdo posible ¡de momento!

  • Responder
    Guillermo Ortega Sanchez
    7 junio, 2013 at 00:16

    Enhorabuena, te hemos concedido el premio “The versatile Blogger”, lo malo es que como soy un niño tienes que jugar al escondite conmigo, aquí te dejo el enlace para que comencemos a jugar, besitos babosos.
    http://anticrisis2013.blogspot.com.es/2013/06/jugamos-al-escondite-premio-versatile.html

  • Responder
    Ruth Peña
    7 junio, 2013 at 01:53

    Yo busque los de mis dos hijos en un libro con más de 5000 nombre y fue para volvernos locos, porque cuando nos gustaba el nombre, no nos gustaba el significado, (entre otras anécdotas). Finalmente pusimos los que nos gustó a los dos.

    • Responder
      planeandoserpadres
      7 junio, 2013 at 08:24

      Yo el más grande que he mirado tenía 1.000, pero ni por esas encontré algo que nos convenciese a ambos. Será cuestión de seguir dándole a la cabeza. ¡Algo se nos tiene que ocurrir!

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.