Segundo trimestre de embarazo

Embarazada y al sol

Embarazada y al solSe dice que las embarazadas no toleramos bien ni el sol ni el calor del verano, de ahí que muchas se lancen al uso de autobronceadores para conseguir un tono bonito a base de churretes de crema que nunca quedan uniformes. A mí el verano me va a pillar en el segundo trimestre de mi embarazo, y como ya he tenido que modificar mis vacaciones para no salir de España y disfrutar de cobertura sanitaria cerquita de casa si surgiese alguna preocupación, lo de tumbarse al sol como una gamba no me lo va a quitar nadie. ¡Al menos mientras mi cuerpo resista! No se trata de convertirnos en guiris ocasionales y lanzarnos a coger el moreno sin ninguna precaución, pero es que durante el embarazo, con seguir las normas habituales para tomar el sol de forma responsable, no tenemos  por qué renunciar a este pequeño placer, si es que nuestro médico no nos indica lo contrario. Por lo que mi plan para tostarme, aunque sólo sea un poquito durante estas vacaciones incluye lo siguiente para pasar uno días embarazada y al sol.

1. Controlar el horario. No exponerse al sol cuando la radiación es más fuerte y el calor es más sofocante. Lo idea es evitar las horas situadas entre las 12:00 de la mañana y las 16:00 de la tarde, porque el sol es demasiado intenso y nos podemos quemar con más facilidad, además de que la atmósfera puede volverse irrespirable. Pero vamos, que con lo poquito que aguanta el futuro papá en la playa o la piscina, con 2 horas tempranito por la mañana o entrada la tarde ya voy a tener distracción más que de sobra.

2. Crema protectora solar. O mousse, o espray o lo que queráis pero nada de ponernos con un chorro de aceite de coco o de zanahoria como si quisiéramos asarnos a la parrilla. Seamos conscientes de nuestro estado y de los peligros que entraña el exceso de rayos UVA. Además, durante el embarazo, la melanina de la piel se estimula con mayor facilidad ,por lo que los lunares se oscurecen y pueden aparecer manchas solares en la piel del cuerpo o de la cara. Esta última se conoce como cloasma y no es nada bonito, así que mejor broncearnos menos, durante menos tiempo y con mayor protección. Se recomienda un índice del 50, aunque yo de momento aún tengo que gastar mi bote del 20, y ponerse la crema al menos 30 minutos antes de tumbarse al sol, para que sus propiedades comiencen a hacer efecto. También hay que renovarla cada 2 horas o cada vez que nos bañemos, ya que su efecto desaparece por la acción del sudor y del agua.

3. ¡Agua por favor! Y no sólo para remojarte de tanto en tanto en la playa o la piscina, sino para beber, para mantenerte hidratada. Con el calor del verano sudarás más ¡y con la revolución de las hormonas más todavía! Por lo que debes asegurarte de beber lo suficiente cada día, a fin de evitar la deshidratación y los golpes de calor, que pueden hacértelo pasar realmente mal.

4. ¿Hamaca o toalla? Pues mire usted, dependerá de cómo te sientas con tu cuerpo y en el mes de gestación en el que te pille el embarazo, pero este año tengo claro que el único súper lujo que voy a permitirme en vacaciones va a ser el de pagar diariamente por una tumbona bien situada en primera línea de playa, porque no me veo agachándome y levantándome de la toalla, girándome sobre un costado o sobre el otro al no poder estar boca abajo, mientras las dunas de arena me invaden el espacio y termino rebozada en polvo cual croqueta a punto de ser lanzada a la sartén.

5. Un poquito de sombra, por favor. Yo soy de pasarme el día sin parar un segundo debajo de la sombrilla, pero quizás este año sea diferente y dependiendo del calor que haga cada día de mis vacaciones tendré que buscar una porción de sombrita para que mi estancia playera no se convierta en una tortura en el desierto. Con el alquiler de la hamaca esto está solucionado, pero si te decides por la toalla, recuerda hacerte con una sombrillita por si las moscas. Además, parece que nadie se acuerda de que con una ración diaria de 15-20 minutos de sol es más que suficiente para broncearse, pero nosotros insistimos en pasarnos horas, y más horas y más horas, para tratar de coger todo el moreno del verano durante el primer día de playa.

6. ¡Desconfía de las nubes! Ay, esos días nublados de playa, con su brisita fresquita y tan agradable y esa sensación de que no te vas a quemar jamás bajo un cielo encapotado. ¡Error! Los estudios demuestran que incluso durante los días más negros, de tormenta, en los que el cielo se oscurece y no vemos claridad, el 85% de la radiación solar sigue llegando hasta nosotros. Vamos ¡que te vas a quemar igual si hay nubes que si está despejado!

7. Otras alternativas. Si estás incómoda tumbada al sol, puedes aprovechar para dar paseos por la orilla, o por el paseo marítimo, o por el campo, siempre evitando las horas de más calor. La brisa del mar ya te bronceará por sí sola y quizás te resulte una actividad más agradable que tumbarte de cualquier manera a esperar que los rayos penetren en tu piel. Y doy fe de que esto funciona, porque mi padre no ha pisado la arena de la playa en su vida pero de darse su paseíto diario de 2 horas cerca del mar se mantiene negro como un tizón durante todo el año.

Reconozcamos que tomar el sol tiene sus ventajas, ya que ayuda a que el cuerpo sintetice la vitamina D, fortalece los huesos y mejora nuestro estado de ánimo. ¡Yo me pongo feliz como una perdiz tras un día de playa! Y me encanta deleitarme con mi buen colorcito de piel, mi aspecto saludable, y mentalmente esto no hay dinero que lo pague. Así es que ¡no renunciemos al sol durante el embarazo!

Esto te puede interesar

24 Comentarios

  • Responder
    Esther
    28 junio, 2013 at 08:16

    Hace unos dias estuve de fin de semana de playa y piscina. Yo usé protección 30 en el cuerpo (como cada año) y me compré en la farmacia una crema especial para la cara de protección 50 (no quiero que me salgan manchas en la cara jeje). La verdad es que cogí colorcillo, se me nota la barriguita tostadita. La espalda imagino que está con su blanco habitual, ya que apenas me tocaría el sol por no poder darme la vuelta 🙂
    A tomar el solete, pero con precaución!

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 junio, 2013 at 13:40

      Yo de momento voy apurando los botes normales del 20 que tenía por casa, pero es que como no me he expuesto más de dos horas tampoco me he quemado nada. Las manchas las quiero bien lejos, pero de momento parece que mi piel sigue siendo muy agradecida y aunque estoy dedicando poquísimo tiempo a tomar el sol algo de color voy cogiendo. Aún tengo que probar a tumbarme boca abajo porque de momento nada me molesta.

  • Responder
    Faldones bautizo y ropa de bebé
    28 junio, 2013 at 08:36

    Yo no pasé verano en mi embarazao pues mi niña nació en Mayo pero si hubiera estado embarazada en los meses de verano hubiera tomado el sol tomando las mismas precauciones que tomo siempre. Feliz finde.

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 junio, 2013 at 13:42

      Pues en esas ando yo, con las precauciones habituales y parece que de momento la cosa funciona, aunque también es verdad que está haciendo poco calor de momento y no han llegado los días de bochorno inaguantable ni de atmósfera irrespirable. ¡Veremos si en julio y agosto soporto la exposición al sol igualmente bien!

  • Responder
    sradiaz
    28 junio, 2013 at 11:32

    Me encanta la playa. De tener la posibilidad haría lo mismo que tú.

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 junio, 2013 at 13:43

      Es verdad, que por tus fotos tienes un paisaje de campo precioso y muy cerquita pero el agua del mar te pilla un poco a desmano. Igualmente ¡precauciones con el sol también en el campo!

  • Responder
    yllegom
    28 junio, 2013 at 14:06

    Verás como se mueve tu bichilla si te tumbas boca abajo en la playa. No te preocupes que no la aplastarás pero cambiarás enseguida de postura pq te sentirás incomoda.
    ¡Para coger sol de espaldas lo mejor es darse un paseo!

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 junio, 2013 at 19:14

      Tengo que probar a tumbarme boca abajo porque la verdad es que de momento no me molestas, pero claro mantener la postura durante horas seguro que será imposible. Lo de los paseos tiene la ventaja de que me permite coger color y forma física todo en uno así es que ¡habrá que ponerlo en práctica!

  • Responder
    ¡Mama qué sabe!
    28 junio, 2013 at 15:48

    Jajajaja, yo soy de las que huyó los dos veranos del sol… pero cierto es que a mí no me gusta ni sin embarazarme! 😉
    Y las manchitas… no, no, no! Jajaja. Muy buenos consejos!
    Feliz finde! ♥

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 junio, 2013 at 19:17

      ¿Una española a la que no le gusta el sol? ¡Cosa más curiosa! Bueno, así estarás toda estiradita durante la vejez y yo hecha una pasita a pesar de ponerme tantas cremas.

  • Responder
    A Cuadros
    28 junio, 2013 at 18:42

    Con lo que me gusta a mí la playa… y oye, es poner un pie en ella y con la misma florecer en mí un precioso y sensual color gamba radiactivo que es un verdadero lujo de lucir. De ese que llevan los guiris en el que se aprecia con precisión infinitesimal la linea del blanco donde termina el calcetín y empieza el rojo señal de tráfico, pues ése.
    Así que hace mucho tiempo, desde que era una cría, que me he tenido que resignar OBLIGATORIAMENTE a tomar medidas cuando voy.

    Es que tengo la piel muy clara. Pero como digo, la playa me encanta, así que nada; a usar el factor de protección más alto que encuentre por ahí. Lo mío no es darme cremita, yo me me aplico un encalado.
    El dermatólogo me recomendó una del factor 50 para la cara, escote y manos que no engrasa la piel para nada, es la mejor que he usado: Heliocare advanced gel.
    Y para el cuerpo, desde hace un par de veranos uso Nivea Protege & Broncea, la que estimula la producción de melanina, con el factor de protección más alto, el 30. ¡Y me va a las mil maravillas!, porque con lo clara que es mi piel, enseguida se me pone un bronceado bastante mono. Que bueno, mis bronceados son del color de piel normal del reto de personas, pero en fin… la ilusión es la ilusión.

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 junio, 2013 at 19:21

      ¡Jajaja! Di que sí lo primero es protegerse para poder disfrutar del sol. Mi marca también ha sido Nivea desde siempre, y este verano pienso seguir con la misma sin derrochar en cremas de farmacia,a no ser que note que con el embarazo los resultados dejan de ser satisfactorios, pero no lo creo. Yo de pequeña, en Málaga, me pasaba el año entero al aire libre y en verano me ponía negra como un tizón (la gente creía que debía ser adoptada porque ninguno de mis padres es así). Pero ahora voy tan poco a la playa y salgo poco a la calle, y este pueblo no es de costa y mis bronceados ya nunca han vuelto a ser los mismos. ¡Pero este año quiero ser la embarazada con mejor color del Mediterráneo!

  • Responder
    susana
    29 junio, 2013 at 09:06

    Están muy bien todas las recomendaciones. Por experiencia te digo que la protección en la cara del 50 hasta en invierno que luego las manchas son muy traicioneras y salen aunque sea sólo de pasear. Yo empecé a usarla con el primer embarazo hace 6 años y ya no la he dejado.
    Ah y con un sombrerete mejor que mejor (ahora que se llevan tanto jejeje)
    Muy bueno tu post
    bsss

    • Responder
      planeandoserpadres
      29 junio, 2013 at 19:24

      ¡Madre mía usar protección del 50 se me haría tan raro! Pero bueno, en cuanto se me vaya acabando la mía del 20 lo mismo hago un pensamiento y la compro de mayor protección ya que la parte durilla del verano ¡aún está por llegar! Y no quisiera que me pille sin los cosméticos adecuados.

  • Responder
    Cuestión de madres
    29 junio, 2013 at 09:13

    yo tuve suerte… como no me gusta la playa no me importó no ir…jejejeje…

    Te hemos dejado un premio en nuestro blog 😉 feliz día

    • Responder
      planeandoserpadres
      29 junio, 2013 at 19:24

      ¡Otra española a la que no le gusta la playa! ¿Esto se está poniendo de moda o qué? Ahora mismo me paso a ver qué me habéis dedicado…

  • Responder
    Diana
    29 junio, 2013 at 15:15

    Claro que sí, con las precauciones habituales se pude diafrutar del sol, la playa y la piscina y lucir barriguita!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      29 junio, 2013 at 19:25

      Como casi todo en esto de la maternidad, hacer las cosas con un poco de cabeza y comedimiento seguro que tiene efectos positivos sin tener que privarnos de nada.

  • Responder
    Pru
    30 junio, 2013 at 09:31

    Yo no cambio un buen día de playa al sol por nada, con o sin barrigón!! De hecho ahora que parece que ha llegado el verano al norte estoy aprovechando para lucir tripa al sol y morenear (con mucha protección, eso sí (30 en el cuerpo y 50 en la cara). Así que se puede disfrutar del sol hasta el último momento del embarazo, que es lo que yo pienso hacer que me faltan sólo 3 semnas para salir de cuentas y ahora mismo me voy a la playita 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      30 junio, 2013 at 17:38

      ¡Como yo, sin renunciar a nada! Lo único es que entre semana con el trabajo y los fines de semana con la mudanza, lo de escaparme a la playa aún lo veo muy pero que muy lejano…

  • Responder
    Los Angeles de la Sierra
    30 junio, 2013 at 10:43

    claro que si!!!! a tomar el solete, pero con más precaución!!!!! estar emebarazada no significa refugiarse en una cueva todo el verano!!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      30 junio, 2013 at 17:39

      ¡Eso díselo al futuro papá! Que acabo de ponerme a tender la ropa en el balcón con todo el sol de la tarde dándome de frente y ya le ha parecido una exposición excesiva.

  • Responder
    mOOntsEsteban
    4 julio, 2013 at 14:28

    Sol y protección hacen buena pareja ,)

    Un beso,

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.