Embarazo semana a semana

Semana 21 del embarazo

Semana 21 del embarazoDespués de superar con éxito la ecografía de las 20 semanas parece que por fin voy tomando conciencia de mi estado de embarazada y futura mamá, por lo que he comenzado a estar más pendiente de los síntomas que noto en mi cuerpo ¡a ver si por fin me convierto en una embarazada normal! Los que detallaré a continuación siguen siendo bastante leves, pero algo es algo, y de todas formas prefiero seguir con un embarazo tan bien llevado y ligerito que empezar a experimentar todo lo negativo de este estado de golpe. Las novedades de la semana 21 del embarazo han sido estas.

1. Peso en la barriga. O más bien justo encima de la vejiga. Es como si tuviese una bola del tamaño de una pelota de tenis ¡pero de plomo! que me presiona constantemente. No es una sensación dolorosa, pero sí extraña porque parece que hay algo ahí que no debería estar ¡y que debe ser mi bichillo o alguno de sus complementos! A pesar de la presión constante, vuelvo a ir al baño de forma ocasional, por lo que la frecuencia de la orina ha disminuido respecto a la semana pasada.

2. ¡Marcando abdominales! ¡Es broma! Pero sí he notado que la barriga se ha endurecido por la parte inferior, desde el ombligo hacia abajo. Mi habitual capa de grasilla blandita que cedía ante la presión, parece haberse transformado poco a poco es una masa dura y redondeada ¡resistente a los golpes! Porque ahora creo que sí ha empezado a aumentar de tamaño y de vez en cuando me cuesta medir las distancias y choco con el borde de la encimera, con la caja del supermercado… ¡pero la nueva capa dura es resistente! Aunque debo tener más cuidado con mis acercamientos de riesgo a las superficies duras. En cuanto al peso… ¡me he estancado! Esta semana ni he adelgazado ni ha aumentado, pero me da a mí que comenzará a subir en breve…

3. Dificultades para doblarme por la cintura. Ya me advirtió la matrona desde el inicio del embarazo que me fuese olvidando de los ejercicios abdominales y todos sus derivados. En esto he sido muy obediente, más que nada porque tampoco era aficionada a ejercitarme de esta forma y no iba a desarrollar ahora el interés, justo cuando me lo habían prohibido. Pero con la mudanza veo que hay días que ejercito esta zona algo más: me agacho, me levanto, me siento en el suelo para sacarle brillo a los rodapiés, me estiro cual Spiderwoman para alcanzar las profundidades de los armarios más altos de la cocina… y claro, tras este alarde de actividad física la pancita se me resiente algo, y la noto como tirante, a veces con leves pinchazos y molestias pero sin tremendos dolores.

4. ¡El bichillo se mueve! Ya creo no estar confundida al realizar esta afirmación, porque cada vez es más frecuente que sienta como si una corriente de aire me recorriese la parte baja del estómago ¡y es mi niña-bichillo! No son movimientos constantes, ni los notos durante todo el día pero sí con cierta frecuencia. El ginecólogo dice que en la semana 20 esto es normal y que los únicos movimientos que percibo son los más bruscos, cuando el bichillo hace un cambio de postura a lo bestia y choca contra mí. No es una sensación desagradable y ya he dejado de pensar en el embarazo de la teniente Ripley en Alien. Definitivamente ¡esto es diferente! Eso sí, el futuro papá está ansioso por poder notarlo él también, porque cuando siento el movimiento tiendo a tocarme la pancita, él cree que me duele algo y cuando le explico de qué se trata pregunta si él puede tocar ¡Noooo! ¡Que aún no se siente nada por fuera!

5. Leve dolor en el lumbago. Esto también es intermitente y siempre empeora tras las jornadas de limpieza. Aunque la señora de la clase de aquagym que me predijo el sexo de la bichilla dice que durante el embarazo de su hija el feto se apoyó contra el nervio ciático durante los 9 meses, lo que le hizo padecer un dolor tremendo y cojera, que desaparecieron tras el parto. De momento la cosa no ha llegado a tanto, pero tras algunos día de zafarrancho de limpieza maratonianos ¡de noche casi arrastro la pierna derecha de la punzada de dolor que me causa! Sin embargo, el reposo lo cura todo, así es que sólo debo concentrarme en llevar una vida algo más tranquila y delegar algunas de las tareas más pesadas ¿pero en quién? ¡Menos mal que ya me queda poco para acabar con el trajín del nuevo piso!

En la semana 21 del embarazo, el bichillo puede llegar a medir entre 20-26 centímetros con un peso de 300-400 gramos. Su crecimiento va a dejar de ser tan veloz como hasta ahora. Aunque se sigue alimentando a través de la placenta, ya es capaz de tragar parte del líquido amniótico y poner en funcionamiento su sistema digestivo sobre todo ¡para extraer más azúcares! El bichillo es más receptivo a los estímulos externos, por lo que podemos ponerle música, hablarle ¡llamarle por su nombre si ya habéis sido capaces de elegirlo y no andáis dándole vueltas a todas las opciones como nosotros!

Las mamás pueden empezar a experimentar algunos nuevos síntomas desagradables del embarazo como la aparición de varices, la retención de líquidos y la hinchazón de las manos y los pies. Para evitarlos es bueno tomar alimentos diuréticos (piña, sandía, alcachofas) y realizar ejercicios suaves y moderados como caminar, nadar o practicar yoga. También hay que evitar estar parada de pie durante mucho tiempo y sin moverse, y siempre que podamos es conveniente elevar los pies cuando estemos sentadas. ¡A ver si estos pequeños trucos nos permiten afrontar la recta final del embarazo del mejor modo posible, de forma que nos queden ganas de repetir la experiencia aventurándonos a encargar otro churumbel en el futuro!

Esto te puede interesar

20 Comentarios

  • Responder
    El rincón de Mixka
    2 julio, 2013 at 07:14

    Hola guapa!

    Creo que deberías (y sólo es un consejo) parar un poquito… Frena chiquilla!!! Ya has superado la mitad del embarazo y con esos amagos de lumbago que estás teniendo… yo estuve las dos últimas semanas que no podía andar, aunque lo mío fue ciática… y después de dar a luz aún me duró varias semanas. Horrible!

    Respecto al papi… es normal que quiera sentirlo. Somos unas privilegiadas!!

    Lo dicho guapa… frena un poco!!! 😉

    • Responder
      planeandoserpadres
      2 julio, 2013 at 16:18

      ¡Jajaja! veo que muchas se han asustado con mi actividad frenética ¡y es que estoy que no paro! Pero por suerte se avecinan días más tranquilos con el fin de la mudanza. El pobre futuro papá no hace más que perseguirme para que no haga esfuerzos y me tiene bajo vigilancia constante ¡cuando está en casa! Prometo relajarme a partir de ahora.

  • Responder
    Faldones bautizo y ropa de bebé
    2 julio, 2013 at 08:55

    Este tiempo se te va a pasar volando así que cuídate para estar 100% cuando nazca el bebé. Besos.

  • Responder
    sradiaz
    2 julio, 2013 at 12:16

    Lo de la tripilla dura es lo que más me ha sorprendido, pero supongo que debe ser normal, porque todas las tripillas que he tocado eran duras…

    ¡Es genial que ya empieces a sentir movimiento!

    • Responder
      planeandoserpadres
      2 julio, 2013 at 16:21

      Pues sí mira se me endurece por momentos, aunque a veces parece más relajada y otras veces más tensa. Lo de los movimientos de momento es muy guay porque son muy suaves y no hacen daños. ¡Espero que no empiece pronto la violencia!

  • Responder
    Cuestión de madres
    2 julio, 2013 at 13:28

    muchachaaaaaaaaaaaaa frena un poco!!!!!!!!!! estás entrando en la etapa del embarazo que más disfruté y el aumento del peso de la bichilla te puede llegar a pasar factura si no frenas un poco.
    qué recuerdos de sus movimientos… se llegan a echar de menos… cuídate… besitos

    • Responder
      planeandoserpadres
      2 julio, 2013 at 16:23

      ¡Si mi bichilla es una sílfide como su papá! Todo hueso y nada de peso. Pero que de hoy no pasa lo de cuidarme: ya voy con el carrito de la compra a todas partes para no cargar con peso, cojo solo cosas de la mudanza que pesan poquito, hago mis paseitos diarios, no salgo de casa sin mi botellita de agua por si de pronto me pilla una ola de calor y me deshidrato ¡estoy siendo muy obediente!

  • Responder
    nary85
    2 julio, 2013 at 16:37

    Animos que ya lo tienes casi superado!! 🙂
    No pienses mucho en las cosas negativas, ya que a veces nos ofuscamos con que nos puede pasar y en verdad es mucho mas leve de lo que pensamos, yo en mi semana 32 y aun no siento ningún sintoma super incordioso! solo un poco de ardor y ciática.
    Por cierto… que pasa con el nombre??? Vengaaaa que ya tenemos ganas de saber el nombre de vuestro bichito! xxx

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 julio, 2013 at 17:40

      ¡Uy el nombre! De momento sigue siendo la mayor incógnita porque no nos ponemos de acuerdo. Espero llegar a tu altura del embarazo en las mismas condiciones que tú, que te ves fenomenal.

      • Responder
        nary85
        4 julio, 2013 at 10:20

        Pues a ver si pronto os decidís que la curiosidad va aumentando!!

        • Responder
          planeandoserpadres
          5 julio, 2013 at 08:16

          El nombre me va a acabar por quitar el sueño. El futuro papá cambia de favorito cada semana, y yo me mantengo en mis trece pero él no cede. El resto del entorno ya casi que pasa de opinar.

          • nary85
            5 julio, 2013 at 13:04

            Jajajajajjaja vaya que papa cambia de opinion como de bragas! Jajajajaj
            Bueno pues igual lo mejor es que espereis a verle la carita para decidirlo!

  • Responder
    ¡Mama qué sabe!
    2 julio, 2013 at 19:09

    Qué bonita esa primera sensación de notar a tu bebita! ♥ Para mí es mucho más especial que las posteriores patadas! La pudiste ver ya en 3D? Es impresionante! Y sí, relax, que tienes que mimarte! Jajajaja. Estás como una moto! No me extraña! Es eufórico todo lo que se vive!

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 julio, 2013 at 17:41

      Aún no hemos hecho nada de 3D ni 4D porque como recomiendan hacerlo algo más adelante, esperaremos. ¡Aunque el futuro papá es el que tiene más ganas de someterse a esas modernidades!

  • Responder
    Mamá de Cleo
    2 julio, 2013 at 22:54

    Parece que te esta sentando estupendamente el embarazo, disfrutalo, que siempre te digo que pasa muy rapido, aun que solo te das cuenta una vez parida,jeje!
    Un abrazooo

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 julio, 2013 at 17:42

      No si ya tengo esa sensación de que pasa muy rápido. Supongo que al sentirme bien y sin molestias todo me está pareciendo muy, pero que muy fácil ¡y ojalá que siga así, porque en un salto me planto en noviembre y me pongo de parto!

  • Responder
    los Ángeles de la Sierra
    9 julio, 2013 at 13:37

    Ya notas las burbujas, bien!!!!! Cuidad con la ciatica, es dolorosa!

    Cuidate mucho, lo estás llevando genial!!

    Yo tengo muchos nmareos, supong que el calor no ayuda mucho!
    Besos

    • Responder
      planeandoserpadres
      9 julio, 2013 at 19:55

      A mí de momento el calor no me afecta, pero es que llevamos pocos días tan calientes. Cuidadito con los mareos no te nos vayas a ir cayendo por ahí sin control.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.