Trabajo y familia

Las embarazadas no somos de fiar: cambios en el trabajo

embarazadas no somos de fiarYa sabéis que siempre esperé la peor reacción posible cuando anunciase en el trabajo que estaba embarazada. Mis temores acerca del qué dirán del embarazo de la becaria, las renuncias laborales a las que debería hacer frente si me convertía en madre, cómo disimular el embarazo durante el mayor tiempo posible para evitar el estrés que dar la noticia me pudiera generar, e incluso el planteamiento del abandono laboral tras el parto fueron algunas de mis principales preocupaciones durante el primer trimestre del embarazo. A día de hoy, preñada de 22 semanas, hace algo más de un mes que comuniqué el gran acontecimiento en el trabajo, y aunque el daño psicológico no es tan alarmante como para ser tildado de agresión, sí que desde el primer día empecé a notar cambios (pequeños y grandes) que hacen que mi situación laboral esté variando a pasos agigantados. Mi jefa ya no se fía de mí ¡porque estoy embarazada! Hasta ahora yo no sabía que, por lo general, las embarazadas no somos de fiar. A continuación os enumero estas pequeñas actitudes con las que estoy conviviendo día a día.

1. La embarazada debe permanecer incomunicada. Lograr esto no era difícil, porque trabajo habitualmente desde casa y acudo a la universidad para una o dos reuniones semanales. Y esta rutina ha sido así desde hace algo más de 5 años. En compensación, paso la jornada de sol a sol pendiente del teléfono de casa porque suelo tener varias llamadas de mi jefa: mínimo 2 diarias, máximo ¡depende de lo incompetente que se haya levantado esa mañana! Justo después de anunciar el embarazo ¡pasé 15 días de relajación en los que el teléfono no sonó ni una sola vez! ¡Tampoco respondía a mis mails! Ahora parece que se le va pasando el disgusto y me llama una vez cada 2 o 3 días. a este ritmo, cuando mi jefa haya asumido la noticia por completo ¡ya estaré de baja de maternidad!

2. La embarazada debe conocer sus horarios en el último minuto y a altas horas de la noche. Hasta ahora, las reuniones de trabajo se planeaban con al menos 3 días de antelación. Yo siempre he estado disponible en cualquier horario de la mañana y de la tarde ¡y lo sigo estando! Ahora sé que mi jefa se sigue reuniendo semanalmente con mis compañeras y a mí no se me avisa de estas reuniones, y cuando lo hace ¡me pone un mail a las 11 de la noche para anunciarme el horario del día siguiente!

3. Reuniones parcialmente secretas no aptas para embarazadas. Yo siempre era la primera en llegar a las reuniones, encender los ordenadores, ir actualizando archivos… Ahora suelen quedar un par de horas antes de citarme a mí, de forma que puedan hablar de temas “top secret para embarazadas” sin que yo amenace su intimidad. Porque por lo visto las embarazadas tenemos amplio poderes para desestabilizar el buen funcionamiento de un grupo de trabajo.

4. Las embarazadas no están cualificadas para ciertas funciones. Y no me refiero al transporte de mercancías tóxicas ni a la experimentación con animales, sino a la recogida de noticias de prensa a través de internet ¡qué esfuerzo tan sobrehumano! O a la gestión de los archivos digitales del proyecto en el que trabajamos actualmente, o a la supervisión y corrección de documentos y bases de datos. O sea, que de golpe y porrazo ya no estoy cualificada para ninguna de mis funciones habituales, que poco a poco están recayendo sobre mis compañeras. ¡Y sólo una de ellas cobra por eso! El resto trabaja gratis…

5. Las embarazadas no deben tener llave del despacho. Este tema fue el que más me mosqueó. Llevaba 5 años con una copia de la llave del despacho de mi jefa, de forma que como ella siempre llega tarde a las citas, yo llegaba puntual, ponía al día los archivos del ordenador, empezaba a avanzar temas de trabajo con mis compañeras… Ahora ha decidido que no debo tener acceso a esa llave porque… ¡si no no uso el despacho de los becarios! Pero si me tiene trabajando desde casa con los horarios que más le convienen ¿cómo pretende que esté a la vez dentro del despacho de los becarios? Y si acudo a la universidad sólo para las reuniones ¿voy a estar yo en el despacho de los becarios y ella en el suyo? ¿Cómo vamos a hablar entonces? ¿Por teléfono? ¿Eso no es lo que hacemos desde casa? Estoy deseando que llegue el día de la próxima cita, porque justo cuando me hizo devolverle la llave ¡llegó con una hora y media de retraso! Mi compañera y yo ya habíamos adelantado todo el trabajo porque habíamos accedido a los ordenadores desde el primer minuto, pero la próxima vez nos encontrará en el pasillo perdiendo el tiempo mientras ella llega. Y digo yo ¿qué será lo que le hace temer tanto a las mujeres embarazadas?

6. Hay que hacerle el vacío a la embarazada durante las conversaciones de grupo. La señora llega, pide la opinión sobre todos los asuntos a todo el mundo ¡y le da igual lo que yo piense! Si doy mi opinión todo le parece mal ¡aunque a los pocos días se dé cuenta de que el fallo que le estaba indicando era real! Ella nunca se bajará del burro ni reconocerá los errores. Es de esas personas que no admiten haberse equivocado y que tratan de hacer recaer el peso de sus decisiones fallidas sobre los demás ¡aunque sea sobre una becaria que obviamente no tiene responsabilidad acerca de nada!

7. Nunca preguntar por la salud de la embarazada. Mis compañeras esperan a que ella salga al baño o a hacer otras gestiones y entonces dejamos de trabajar y empiezan las preguntas sobre mi estado de salud, lo poco que se me nota el embarazo, si será niño o niña, si ya tenemos pensado el nombre, para cuándo la mudanza… y en cuanto oímos el taconeo del mini ogro por el pasillo ¡vuelta a la rutina como ni nada hubiese pasado! No sé si a alguien más le habrá pasado lo mismo pero ¡mi jefa nunca, jamás, me ha hecho una pregunta acerca del embarazo! Para ella es como si el bombo no existiera, como si la baja por maternidad que planea sobre su cabeza se debiese a otra cuestión, igualmente irremediable pero en absoluto relacionada con la llegada de un bebé al mundo.

Y en estas andamos. Unos días mejor, otros peor, pero vamos que me lo estoy tomando con una tranquilidad pasmosa, sobre todo porque ya sólo me queda un mesecito para irme de vacaciones, desconectar de este ambiente y cuando vuelva ya estaré a un solo paso del parto y de tener a mi bichilla conmigo. Entonces podré centrarme sólo en ella y olvidarme de estos momentos durante muuuuuuchooooosssss días.

Esto te puede interesar

41 Comentarios

  • Responder
    Esther
    3 julio, 2013 at 07:59

    La verdad es que es muy fuerte lo de esta mujer. Que se lo haga mirar porque debe de tener embarazofobia jajaja…
    Paciencia que ya mismo está el verano y luego, como dices, no quedará casi nada para tener a la peque!

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 julio, 2013 at 17:42

      ¡Jajaja! Yo ya casi que no lo veo raro porque me lo esperaba tal cual. Eso sí, con la ilusión de las vacaciones ya me lo tomo a broma.

  • Responder
    Bombones
    3 julio, 2013 at 08:18

    ….y eso que es Jef-A
    En fin, obviamente el problemón lo tiene ella, y encima es de los que no se curan. No le dediques mucho tiempo a pensar en ella, y disfruta del embarazo… que además el tuyo está siendo genial!

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 julio, 2013 at 17:43

      Sí, sí jefa con AAA y muy progre, y muy moderna y muy de todo. Menos mal que a mí parece que de momento todo me resbala ¡será un síntoma del embarazo!

  • Responder
    Faldones bautizo y ropa de bebé
    3 julio, 2013 at 09:00

    Me parece increíble que en los tiempos en los que estamos todavía las embarazadas debamos de tener miedo de comunicar nuestro embarazo en el trabajo y que al enterarse empiecen a cambiar la actitude ante nosotras y más siendo tu jefa una mujer.

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 julio, 2013 at 17:44

      De hecho parece que por ser mujer me trata peor, porque lo ve como un paso atrás en la evolución de nuestro género. ¿Maternidad? ¿Eso no se superó en la edad media? Creo que debe pensar que la especie se regenera saliendo de un tetra brick, como la leche de vaca 😛

  • Responder
    menciablog
    3 julio, 2013 at 09:12

    Menuda imbécil integal… Aquí lo importante sois tú y tu peque, el resto es secundario! Hay más trabajos, más jefes y jefas, más y mejores ambientes laborales… Ánimo y a tomárselo con filosofía y buen humor

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 julio, 2013 at 17:45

      ¡Hala qué directa! ¡Jajaja! Si mi humor es buenísimo. Pasado el mal trago de comunicar la noticia, el resto ya ha dejado de importarme.

  • Responder
    sradiaz
    3 julio, 2013 at 12:39

    Pobrecilla. La verdad es que tu jefa es un ogro… y un poco tonta, porque pierde más de lo que pueda ganar.

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 julio, 2013 at 17:46

      La verdad es que perder si que está perdiendo su tiempo y el de mis compañeras por cometer errores en los que no caerían si me consultasen, pero si quieren trabajar doble durante mi embarazo mientras yo me dedico a acariciarme la pancita ¡por mí ningún problema!

  • Responder
    Mis2monstruitos
    3 julio, 2013 at 12:52

    Eso es horrible y totalmente denunciable.
    Y… jefA? Es decir, mujer?
    En serio, pero cómo están las cosas!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 julio, 2013 at 17:48

      Pues sí, hasta que no se demuestre lo contrario creo que es mujer. Una bicharraca mala para temas del embarazo, pero de mi mismo sexo. Para que veas ¡mucha cátedra universitaria y mucha tontería pero el entendimiento justito para este tipo de situaciones!

  • Responder
    En paro biológico
    3 julio, 2013 at 14:00

    Como ya te han dicho antes, lo peor es que es mujer… muy triste.
    Haz tu trabajo lo mejor que te deje y tómatelo con calma.
    Ànimo!

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 julio, 2013 at 17:55

      Sí, si yo sigo trabajando como siempre ¡incluso más tranquila porque como cada vez me encargan menos cosas!

  • Responder
    A Cuadros
    3 julio, 2013 at 14:01

    ¡Menuda joya! Tiene que ser un primor trabajar con ella…

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 julio, 2013 at 17:56

      La verdad es que cuando en la presentación de mi proyecto conoció a mi hermano, cuñada, padre, cuñados, etc. ¡a ninguno le cayó en gracia! Pero la verdad es que yo hasta ahora no había tenido ninguna queja de ella!

  • Responder
    trandafiras
    3 julio, 2013 at 14:47

    Tú tranquila miniña, que seguro son envidias porque debes de estar divina de la muerte.
    Besotes.

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 julio, 2013 at 17:57

      Pues si con casi 60 años me envidia ¡mal andamos porque yo creo que se le pasó el arroz para decidir preñarse ahora! ¡Jajaja! Que va esta no quiere un churumbel ni en pintura. La vida para ella es trabajar, trabajar y trabajar.

  • Responder
    padresdetrillizas
    3 julio, 2013 at 16:22

    En serio????????????? Es como de chiste, con esto puedes hasta escribir un libro!!! Pero tu jefa es de otro mundo, o qué? Porque una cosa es que se agobie con la baja o lo que sea… pero la llave? Que no te llame? Que te avise por la noche de una reunión al día siguiente? esa mujer está mal de la cabeza, no puede ser normal… Pues nada, lo que dices, ya no te queda nada para las vacaciones, y cuando tengas a tu niña contigo, todo esto te la traerá al pairo! Un abrazo fuerte!

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 julio, 2013 at 18:01

      La verdad es que entre esto y los posts de sabiduría popular sí que tendría para escribir un buen número de páginas. Lo último ha sido esta semana: marginarme de las meriendas. Directamente me dice: “esta (mi compañera, no culpable la pobre) y yo vamos a tomar una coca cola. Tú quédate aquí.” Y media hora tardaron en volver. Eso sí, ya he decidido que en esos momentos en los que me hagan el vacío, yo no estaré alternando con ellas en la cafetería, ¡pero tampoco trabajo!

      • Responder
        padresdetrillizas
        3 julio, 2013 at 18:09

        Manda huevos!! Pero así de repente, me ha venido a la cabeza… ya sé que es muy progre y muy mujer… pero, no te lo estará haciendo para luego poder tener una excusa de: trabajaba menos, salió mal esto y lo otro, etc, etc… para un despido procedente? O eso con las becarias no se necesita? No te quiero agobiar, pobre, pero es que se me ha venido así, que hay gente muy retorcida por el mundo….

        • Responder
          planeandoserpadres
          5 julio, 2013 at 08:06

          Eso también lo he pensado yo pero es como mi contrato es renovable anualmente y la renovación me pillará en medio de la baja de maternidad, como mucho podría esperar a que se acabe la baja y simplemente decidir no renovarlo. Y todo esto ¡con toda la procedencia necesaria! Porque las becarias vivimos en este limbo legal en el que hoy estás y mañana ¿quién sabe qué será de ti? No te preocupes, que no me agobio porque todo esto ya lo valoramos muchíiiiisimo antes de decidir dar el paso y aún así ¡decidimos que seríamos capaces de salir adelante!

          • padresdetrillizas
            8 julio, 2013 at 22:15

            Vaya con lo de ser becaria… pues entonces disfruta de trabajar menos, que ya te queda poquito! Un muxu gordo!!!

          • planeandoserpadres
            9 julio, 2013 at 19:40

            ¡Jajaja! Si es que este trabajo no está pagado…

  • Responder
    S. Yissele
    3 julio, 2013 at 16:34

    Querida me parece o es marginación o como se llame! No puede hacer eso, puedes demandarla, no se como se llame en tu país pero es un signo de que algo no esta bien y tienes tus derechos! Me indigna! Mucha Suerte Linda! Cuidate mucho porque lo importante es lo que tienes dentro! Respira profundo y a seguir pa’ lante!

    ¡FELIZ DIA!ॐ
    http://mamaholistica.com

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 julio, 2013 at 18:02

      This is Spain! Con el miedo a la crisis y al paro cualquiera se decide a hacer nada. Pero ya me queda un salto para plantarme en la baja de maternidad y alejarme de este ambiente. Quizás ese tiempo le sirva para reflexionar ¡y hasta me echa de menos!

  • Responder
    ¡Mama qué sabe!
    3 julio, 2013 at 18:56

    Pero dónde trabaja usted? No me lo diga… no es cosa del trabajo… es cosa de una petarda!

    • Responder
      planeandoserpadres
      5 julio, 2013 at 08:08

      ¡Jajaja! Mire usted trabajo en una universidad pública como becaria de investigación. Y en efecto, no es cosa del trabajo, porque cuando llamé al departamento de seguridad social me informaron de la cantidad de permisos y reducciones que me corresponderían por mi tipo de contrato pero una cosa es la legalidad ¡y otra muy diferente la realidad al trabajar con esta mujer!

  • Responder
    Araceli Lopez Gomez
    3 julio, 2013 at 22:59

    Es que las embarazadas son (yo también lo fui) un clan malvado que conspira para dominar el mundo a base de pañales sucios y sujetadores de lactancia y tu jefa es la única que lo sabe. En fin, paciencia…y un abrazo muy grande.

    • Responder
      planeandoserpadres
      5 julio, 2013 at 08:08

      ¡Jajaja! Pues sí, es que parece que nos embarazamos con el único propósito de jorobarle la existencia a los demás…

  • Responder
    Pru
    4 julio, 2013 at 08:08

    Pues sí que son fans de la maternidad y la conciliación en tu trabajo, sí… la verdad es que me sorprende que la gente se ponga así con una embarazada… si no hay nada más bonito y más importante en esta vida por Dios!!! tú a lo tuyo como estás haciendo, tranquilidad, relajación y que te dé un poco igual que lo importante es cuidarte, disfrutar del embarazo y prepararte para la llegada de tu peque que te hará olvidarte de todas estas cosas con la primera sonrisa que te eche!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      5 julio, 2013 at 08:13

      Sí, sí que me resbala de momento todo esto, porque al fin y al cabo son pequeños detalles que si no existieran me podrían hacer el trabajo más agradable, pero que al menos no son grandes humillaciones que me hagan sentir mal. Yo me lo tomo con indiferencia, la misma que ella muestra ante mi embarazo, por el que no ha preguntado ni una sola vez. Y creo que con la cercanía del mes de vacaciones, y la ligera vuelta en septiembre durante un poquito de tiempo hasta que llegue el parto ¡podré pasar este periodo con éxito!

  • Responder
    mOOntsEsteban
    4 julio, 2013 at 12:55

    Es muy fuerte lo que está pasando en este país en relación al trabajo.
    Muchas mentes deben cambiar pq sino nunca saldremos de esta…
    Lo más indignante es que estemos hablando de una mujer, ¿qué les implantan para que acaben siendo peor comprensivas que los hombres?

    Me alegro de que te lo tomes con filosofía, tu estas contenta con lo que estás haciendo y eso es lo único importante ,)

    Un beso,

    • Responder
      planeandoserpadres
      5 julio, 2013 at 08:20

      ¡Yo contentísima! Con la de vueltas que le dimos al asunto antes de lanzarnos a por la bichilla y lo convencidos que tomamos la decisión ¡ahora ya no queda lugar para las dudas! Pero supongo que si esto nos hubiese pillado desprevenidos ¡la situación sería insoportable! Menos mal que yo intuía lo que podría pasar y me encargué de concienciar a todo mi entorno de las posibles consecuencias (aunque nadie confió en mí y pensaron que exageraba demasiado). Por eso creo que no me afecta nada de momento.

  • Responder
    Cuestión de madres
    4 julio, 2013 at 13:31

    alucinada me hallo de que una mujer sea capaz de hacer así el vacío a otra por estar embarazada… me alegra mucho saber que te lo estás tomando relativamente bien y no le dediques ni un segundo de más a ella que no se lo merece… besitos guapísima

    • Responder
      planeandoserpadres
      5 julio, 2013 at 08:23

      Es que es una mujer muy especial. Para ella un nuevo embarazo es un gran paso atrás en la humanidad.

  • Responder
    Los Angeles de la Sierra
    9 julio, 2013 at 16:14

    increible….. pero que asco hija…. con gente así…..y que encima sea también una mujer….. que la den… es una amargada que se cree una diva… probablemente tiene ua envidia que la corroe, porque si no, no lo entiendo!

    • Responder
      planeandoserpadres
      9 julio, 2013 at 19:57

      ¡Jajaja! ¡Te ha salido del alma! ¡Ni que te estuviera pasando a ti! Creo que tiene una mente compleja y difícil de entender (a mí también me cuesta seguir el razonamiento acerca de su odio irracional hacia las embarazadas).

  • Responder
    Veronica Reng
    20 noviembre, 2014 at 08:00

    No me sorprende nada porque ya lo viví, mi ultima gerente me hizo lo mismo, era como hacer las cosas para demostrar mi incompetencia porque estaba embarazadar, pero como yo era l jefa de proyecto debía perseguirla, pasé el embarazo llegando a trabajar a la 7:30 am y saliendo mínimo a las 8:00 pm para poder ajustarme a su horario y nunca preguntó por mi Salud. De los otros dos proyectos mas de lo mismo esperaron a que pusiera en producción dos y en ek séptimo mes me retiraron de la empresa porque era riesgo para el proyecto y me sugirieron pedir la baja. ..Lo peor es que es una práctica habitual y no hay quien medie a favor de la madre, ni del padre porque no han aprobado la baja de paternidad de un mes.

    • Responder
      Planeando ser padres
      20 noviembre, 2014 at 11:31

      A toro pasado, considero que hice mucho el tonto por estar levantándome a las 5 de la mañana y hacer jornadas interminables durante todo el embarazo sólo para demostrar que yo podía con todo, que era responsable y que por suerte el embarazo me estaba sentando fenomenal y no debían desconfiar de mí. Pero no sirvió de nada. Tampoco mi jefa me preguntó jamás cómo me encontraba, o el sexo del bebé, ni siquiera en esa última reunión en la que tras la baja de maternidad decidí renunciar al puesto. Para ella era como si mi bichilla no existiese. Nunca la nombró y nunca quiso saber de ella. Se refería al embarazo como “eso que nos está pasando”. Total, que a día de hoy, mi bichilla ya tiene un año, no me arrepiento de nada y vivo mucho más tranquila. Pero entiendo que puede que no a todo el mundo le sonría tanto la suerte en este aspecto y es una injusticia tremenda que se nos obligue a elegir entre la vida familiar y laboral.

  • Responder
    Venus
    1 junio, 2018 at 15:54

    Hola. Sè perfectamente por lo que estas pasando, a mi practicamente mi jefa me obligo a renunciar, tengo 20 semanas de embarazo, antes era su trabajador estrella, pero ahora por el hecho de estar embarazada soy lo peor, pero a mi no me a ido tan bien ya que al inicio del embarazo tuve una hiperemesis gravidica que no me permitia hacer nada, estuve 1 mes de reposo. Despues de eso cuando regrese al trabajo nuevamente empezo a ignorarme y a darme contestaciones muy feas, sobre todo delante de las personas, nunca me decia nada ni orientaciones y cuando sucedian los problemas me los cargaba a mi, mi salud fue poniendose peor hasta q tome la desicion de dejar este trabajo ya que esta situacion no me estaba beneficiando, no querìa ni darme permiso para asistir a los controles por que si iba queria descontar el dia completo de mi salario.
    Dada esta situacion se las puse en manos de Dios, ya que en este mundo no nos vamos sin pagar las que hemos hecho.

    muchos animos!

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.