Marcas

El cojín de lactancia ¿opiniones a favor?

cojín de lactancia infanetoCuando a tu pareja y a ti se os cruza un cable y sentís la llamada salvaje del instinto de paternidad, hay muchas novedades con las que te vas a topar durante tu camino de 9 meses hasta que tu churumbel asome la cabeza por la entrepierna y vea la luz. Muchas de estas sorpresas vendrán en forma de producto del que jamás habías escuchado hablar, y ni se te había pasado por la cabeza que tal cosa pudiera existir, que una mente humana la hubiera ideado y lo mejor ¡que fuese realmente práctica! En los pocos meses que llevo como embarazada primeriza y bloguera, el cojín de lactancia es uno de los artefactos para neo natos que más me han impactado. Yo no tenía una idea clara acerca de su uso, y al futuro papá de mi bichilla ni siquiera le puedo preguntar acerca de estos menesteres, porque como buen catalán ¡cuántas menos cosas compremos mejor!

El caso es que yo me había contenido mucho con las compras: primero hasta superar la ecografía de las 12 semanas, después hasta confirmar que todo iba bien y que mi bichilla sería una niña en la ecografía de las 20 semanas, y aún esperé un poco más para no cargarme de trastos antes de la mudanza. Total, que así me planté en la fecha de inicio de las rebajas y pensé: “¡Mira tú que bien te ha venido esperar porque ahora lo encontrarás todo más barato! Pues mi gozo no iba a quedar sólo ahí, sino que encima tuve la suerte de que Victoria, de Infaneto, me contactase para ofrecerme la oportunidad de probar algunos de los productos que Infaneto va a vender a través de su web, sólo durante el periodo de rebajas o hasta que se agoten las existencias. Y entre ellos ¡me dejaron escoger el que será el cojín de lactancia de mi bichilla!

Esta monería de la foto, que yo voy a disfrutar gratis en mis carnes y que vosotros podréis adquirir por el baratísimo precio de 19,95 durante las rebajas, es el modelo Fabita lunar- flor-lila de Motherhood, comercializado en España por Infaneto. El ingenio es suave, mullidito y desenfundable ¡muy buen ojo tuvieron con esto de ponerle cremallera para poder cambiar la funda en caso de suciedad o de querer renovar el diseño! La funda es 100% algodón (mi madre está todo el día dándome la tabarra con que las cosas para la bichilla tienen que tener exactamente esta composición y nada de materiales sintéticos) y el relleno de poliéster hipoalergénico. Tiene forma de media luna o haba (creo que de ahí le viene el nombre) y mide más o menos 50 centímetros de largo, 35 de ancho y unos 15 centímetros de grosor. Vamos ¡que me dan ganas de echarme la siesta encima de él! Pero voy a esperar al nacimiento de la bichilla para estrenarlo. No es una enormidad como otros que he visto por internet, que parece que quisieran acoger a un parto múltiple de quintillizos en un solo cojín. Este tiene un tamaño muy manejable.

Sinceramente, si no llego a tenerlo como regalo, no sé si lo habría comprado, pero ahora que ya lo tengo entre mis manos me pregunto cómo hubiera podido renunciar a él. El caso es que los cojines de lactancia cuentan con opiniones a favor y otras en contra.

1. Desde que el mundo es mundo no han existido cojines de lactancia y los churumbeles se han alimentado igual. Sí los churumbeles sí, pero ¿y la comodidad de las madres? He leído opiniones de mamás que han comparado ambas experiencias porque tuvieron un primer hijo para el que no utilizaron el cojín y un segundo para el que pudieron disponer de él, y todas afirman lo mismo: puedes pasar sin él perfectamente pero una vez que lo pruebas ya no hay vuelta atrás ¡el cojín de lactancia te atrapa y venderías tu alma antes que  renunciar a él!

2. Reduce la tensión corporal. Yo soy altita, pero pensando en las veces en que el futuro papá le dé el biberón a la bichilla (el pecho sólo se lo daré yo, de momento) veo claramente la ventaja de poder sostenerla en una posición más elevada y con los brazos más relajados, ya que él es un gigante de cuello largo con tendencia a sobrecargar su espalda y los hombros. El uso del cojín evita que debamos inclinarnos hacia adelante para estar más cerca del bebé. Seguro que a pesar de no haberme dedicado ni un segundo a debatir sobre el cojín finalmente él lo agradece hasta más que yo.

3. Rápida amortización de la inversión. Si el artilugio os funciona ¡será un dinero muy bien invertido! Pensad en la cantidad de veces al día que hay que darle el pecho o el biberón a un bichillo recién nacido ¿8? ¿10? ¿Durante cuánto tiempo? ¿20 minutos? ¿30? ¿Durante cuántos meses? ¿Mínimo 4, 6 años si todo va bien? Esto a lo tonto a lo tonto es un ejercicio grande. ¡Yo sólo de pensarlo ya noto el dolor de las agujetas! Si a mi sobrina la levanto en volandas 4 ratos y ya me duelen los brazos todo el día. El cojín de lactancia os evitará este esfuerzo innecesario.

4. ¡Reutilizable! Y no me refiero sólo a que lógicamente el cojín seguirá ahí si tenéis otros hijos, sino a que todo el mundo suele darle otras utilidades, como complemento premamá para facilitar la comodidad de la embarazada en el sofá o en la cama, o incluso como soporte cuando el bichillo ya tiene unos meses y es capaz de sentarse solito.

Yo no sé qué opinión tendré cuando empiece a usarlo en serio, pero de momento los comentarios del resto de mamás me han convencido de su utilidad ¡Y el de Infaneto me parece tan mono que sólo como complemento de decoración o como soporte para cuando la bichilla se siente ya lo considero estupendo! Ya sólo me queda agradecer de nuevo a Victoria y a Infaneto esta oportunidad que me han ofrecido para ir completando el ajuar de mi bichilla, porque me han mostrado una serie de productos que me han encantado y que considero realmente útiles. Próximamente os descubriré algunos más. Aunque si ya habíais probado los cojines de lactancia ¿qué os parecieron a vosotros?

Esto te puede interesar

42 Comentarios

  • Responder
    El rincón de Mixka
    8 julio, 2013 at 07:58

    Hola guapa!!

    Yo sí lo usé y mucho!!! Es más, lo empecé usando desde que estaba embarazada. Hay varios tipos. Yo utilicé (yo lo llamo así) un churro con bolitas blanditas dentro, que se podía adaptar al cuerpo perfectamente.

    Empecé a usarlo para dormir aún embarazada, porque me ayudaba a encontrar una postura cómoda. Cuando tengas ya un buen barrigón, te ayudará y mucho.

    Cuando di a luz lo usé mucho también para dar de mamar al niño, es cómodo, puedes relajar los brazos, apoyas al peque, en tu caso a la peque un poquito. Muy bien.

    Y ya… que te gastas el dinero… pues también lo utilicé cuando el niño empezaba a mantenerse sentadito. Lo ponía en una alfombrita, lo rodeaba en forma de U con el cojín y así, si perdía el equilibrio no se iba contra el suelo. Caía sobre el cojín.

    Debe de haber varios tamaños, yo cogí el grande. Y la verdad. Lo he prestado a una amiga y cuando me lo devolvió me dijo lo mismo. ENCANTADA.

    No recuerdo cuál era la marca del mío, pero desde luego, mi consejo es que co cojas. Ya ves todos los usos que puedes darle!! Es un dinero bien invertido. Así como hay cosas que son gastos inútiles, el churro, yo te lo recomiendo.

    Un besote!

    • Responder
      planeandoserpadres
      8 julio, 2013 at 16:38

      ¡Pues genial porque ya tengo mi cojín de lactancia entre los bártulos que he trasladado al nuevo piso! De momento no necesito ayuda para dormir porque caigo en la cama medio en coma y no tengo dificultades, pero lo de relajar los brazos durante la lactancia es mi punto favorito. ¡Que para entonces estaré en baja forma física y cuantas menos agujetas y dolores tenga mejor! No sé yo si lo prestaré a las amigas ¡o seré una egoísta y lo guardaré como un tesoro para cuando tenga un segundo bichillo! Ya lo valoraré con el tiempo y la experiencia. Además, ¡el mío es muy barato ¡que cada una se compre el suyo de los colores que más le gusten!

  • Responder
    yllegom
    8 julio, 2013 at 08:08

    A mi me lo han dejado y en un principio parecía ser muy útil aunque al final no le he dado el uso que me imaginaba. Una vez que la lactancia está súper establecida, podrás encontrar posturas muy cómodas con cojines normales. Pienso que es una de las cosas que vale la pena pedir prestado porque puedes gastarte un pastón y luego no usarlo. Yo lo tengo en un rincón.

    • Responder
      planeandoserpadres
      8 julio, 2013 at 16:39

      El mío me lo han regalado, pero aún así no era nada caro (19.95 euros ahora en rebajas). Además ¡yo no tenía cerca embarazadas previas que me lo pudiesen prestar y estaba en un sinvivir acerca de si comprarlo o no pero al final, con los amigos de Infaneto ¡me ha caído del cielo! ¡Y ya estoy deseando estrenarlo!

  • Responder
    Ana Fernández
    8 julio, 2013 at 08:13

    ¡Totalmente a favor! No lo usé embarazada porque no lo tenía, pero para dar el pecho, sobre todo si el peque no agarra bien y tienes que probar alguna postura complicada es genial, y luego se le da mucho uso, fíjate si será que el mío cumple el año este sábado y todavía lo tengo por el salón para cuando se echa la siesta. Además ese ¡es precioso!

    • Responder
      planeandoserpadres
      8 julio, 2013 at 16:40

      ¡me alegro de que te guste mi modelo porque a mí me parece monísimo! ¡Y tengo un montón más a juego de la misma colección de Infaneto! Yo aspiro a poder rentabilizarlo tanto como tú.

  • Responder
    Anónimo
    8 julio, 2013 at 09:07

    http://www.desarrolloinfantil.net/promocion_aspirador_nasal

    otra cosa gratis!!!

    Un beso

    • Responder
      planeandoserpadres
      8 julio, 2013 at 16:42

      Gracias por el link! Pero debo tener el día torpe, porque he intentado completar el formulario 3 veces y en todas me sale un error que me impide «acceder al recurso solicitado». De todas formas, lo dejaremos por aquí por si a alguien más le interesa y tiene más suerte que yo con la petición.

  • Responder
    Pru
    8 julio, 2013 at 09:18

    Yo me hice mi propio cojín de lactancia porque creoq ue sí le voy a dar mucho uso!! Creo que es más cómodo para darle el pecho en casa poder tenerla apoyada en él que cargada en brazos (ten en cuenta que nos pasaremos muuuuchas horas dando el pecho!!), así que creo que hiciste genial en hacerte con uno, y encima ese que escogiste es una monisitez!! 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      8 julio, 2013 at 16:43

      ¡Es que tú eres muy mañosa! Pero para las negadas en esto del DIY como yo ¡este de Infaneto y a ese precio es lo mejor que nos ha podido ocurrir durante este periodo de rebajas! Además, los estampados son chulísimos.

  • Responder
    victoriainfa
    8 julio, 2013 at 09:21

    Antes de nada, darte a ti las gracias por tu post!
    MI experiencia personal con un cojín de lactancia: IMPRESCINDIBLE! Sobre todo con el primero. Fue un niño de teta y estaba TODO el día mamando. Cuando le das en la cama no es problema; pero sentada la cosa cambia. Tengo calcificación crónica del tendón del hombro y sujetarle mientras le daba el pecho me destrozaba el brazo, y en consecuencia, la espalda. Con el cojín no necesitaba hacer ese esfuerzo extra.
    Además, el mío usaba la teta para dormirse, por lo que cuando lo separaba de mi para echarlo a dormir se despertaba y vuelta a la teta. Solución: lo dejaba dormido encima del cojín en mi regazo y yo mientras comía o directamente echaba una cabezadita en la mecedora.
    También usé cojín Nido como el que comenta Mixka. (También disponemos de un modelo en INFANETO y lo ha probado MdeMadre) y, como te comento, con mis problemas de espalda era la única forma de dormir.
    Respecto a amortización…con los tres seguidos…te puedes imaginar que la respuesta es SÍ. Y todavía siguen dando vueltas por la casa. El Nido, cuando estoy con los dolores de la menstruación me lo pongo (me duelen los riñones, la espalda, etc…). Y no he comprado barra protectora cuando los dejaba en la cama, porque ponía el cojín (o también conocido como «gusano»)
    Y el de lactancia lo usan mis chicas para jugar con sus bebés. Ellas SÍ que le dan usos!!!!
    Espero de corazón que a ti te sea muy útil! Ya nos contarás!

    • Responder
      planeandoserpadres
      8 julio, 2013 at 16:48

      Yo de momento sólo con el diseño, el estampado y lo blandito que es ya estoy requete satisfecha y deseando estrenarlo. Me estoy controlando por mantenerlo en su fundita y estrenarlo cunado nazca la bichilla, porque la verdad es que los problemas de sueño no me están afectando ¡ni siquiera en plena ola de calor! También es verdad que la panzota aún no es tan desmesurada y que duermo en las mismas posturas que siempre, pro lo que el churro largo no entra en mis planes, pero como se me tuerzan los hábitos nocturno ¡me abalanzaré sobre la tienda online de Infaneto sin falta! Seguro que va a resultar súper práctico y el futuro papá también se va a encaprichar con él cuando vea lo relajadito que puede sostener a la bichilla mientras lo usa. ¡Muchas gracias por el detalle!

  • Responder
    Margarita Plaza
    8 julio, 2013 at 10:44

    Para mi es fundamental e imprescindible. Muy cómodo para dar el pecho y que tu espalda no sufra. El bebé esta fantástico ahi tumbado, el mio se pega unas siestas. .. y luego lo dejo muchas veces en el sofa encimadel cojin y me quedo tranquila sabiendo que no se cae.muy buena elección.
    Bss
    Marga Plaza

    • Responder
      planeandoserpadres
      8 julio, 2013 at 16:59

      ¡Si es que todo son ventajas! Vamos que por lo que visto lo que cuesta no está pagado para lo que facilita la lactancia.

  • Responder
    Faldones bautizo y ropa de bebé
    8 julio, 2013 at 10:41

    Yo no lo usé pero mis amigas sí lo han usado y dicen que es súper cómodo. La próxima vez compraré uno.

    • Responder
      planeandoserpadres
      8 julio, 2013 at 16:58

      Pues harás bien porque parece que a la mayor parte de la gente le ha encantado el invento.

  • Responder
    almugm
    8 julio, 2013 at 10:48

    Yo no sé qué me pasa que no hemos tenido buena relación el cojín y yo. Me regalaron uno de esos que son como una serpiente y sirven también para ayudar a la mami a dormir cuando tiene ese panzón tremendo durante los últimos meses. Pues bien, lo usé una noche, y nunca más; en la cama éramos demasiados: mi marido, la serpiente y yo.

    Y cuando nació Mollete aquello era demasiado grande, y me apañaba mejor con un cojín de toda la vida de casa. Aunque como la nena era grande dejé de necesitarlo muy pronto.

    La idea es buena, pero se ve que no hemos sabido entendernos él y yo…

    • Responder
      planeandoserpadres
      8 julio, 2013 at 17:02

      Bueno ¡todos no podíamos pensar igual! Pero yo en tu caso ¡hubiera echado a mi marido de la cama y me hubiera quedado con el cojín! Seguro que en el tramo final del embarazo me daría más satisfacciones. El mío es que no es de los enorme, ya lo digo en el post. Mide como medio metro, que es más o menos la altura con la que nacerá la bichilla, y yo ya lo he estado probando, aunque a solas y vacío, y me parece muy manejable. Pero cuando llegue noviembre y me lance a probarlo de verdad, ya veremos si finalmente nos entendemos bien o no.

  • Responder
    sradiaz
    8 julio, 2013 at 11:32

    Tiene pinta de ser muy útil 😀

    • Responder
      planeandoserpadres
      8 julio, 2013 at 17:05

      Seguro que lo será. Pero de momento lo que de verdad es es un primor precioso de cojincito.

  • Responder
    Mis2monstruitos
    8 julio, 2013 at 12:47

    En nuestro caso, se utilizó para todo menos para cojín de lactancia:

    – Como churro para dormir abrazada a él.
    – Como protector lateral para cuando ya se quedaba sentado en el suelo, para que no volcara.
    – el nuestro era uno de la jané, que al juntarlo por los extremos, tenía una funda y hacía de hamaca.

    • Responder
      planeandoserpadres
      8 julio, 2013 at 17:07

      Moraleja: rentabilizásteis la inversión pero por otros derroteros. El caso es que no malgastemos el dinero, pero oye, si de 3 utilidades le disteis dos ¡yo ya me daría más que por satisfecha! ¡Bienvenidos al blog tras vuestras vacaciones!

  • Responder
    nary85
    8 julio, 2013 at 14:08

    Estoy contigo! a mi me aprece super comodo y util! Creo que es una pequeña inversión que vale la pena comprar!! Yo ya lo he incluido a la lista de nacimiento de la peque!
    Ya veremos a la hora de la verdad si valio o no la pena!

    • Responder
      planeandoserpadres
      8 julio, 2013 at 17:09

      Para mí el precio fue algo decisivo, porque otros de los que había visto eran bastante caretes pero con la llegada de las rebejas este de Infaneto me convenció por completo. ¡Ojalá estemos acertando con la inversión y lo usemos muchísimo!

  • Responder
    mOOntsEsteban
    8 julio, 2013 at 15:21

    Yo seguramente me hubiese comprado uno desde ya pq dormir con barrigota es complicado pero viviendo entre dos países hay que reducir al máximo y por ahora lo he solucionado con montones de cojines normales. A ver que pasa con la lactancia!

    Un beso,

    • Responder
      planeandoserpadres
      8 julio, 2013 at 17:14

      ¡Es que tenemos que estar un poquito quietecitas! Al menos para lactar. Claro, en tu caso así no hay forma de que el cojín vaya de un lado para otro porque ocupar sitio, lo ocupa y en los viajes tendrás que reducirlo al máximo. Vamos ya lo ideal sería que encontrases alguna amiga aquí que te lo prestase y otra en Polonia, pero lo mismo ¡va a ser mucho pedir!

      • Responder
        victoriainfa
        8 julio, 2013 at 17:35

        Pero si no hay problema… puedes tener uno en cada país… el Cojín Fabita de Infaneto está fabricado en Polonia y allí son muy conocidos!!! Seguro que tienes alguna amiga que lo ha usado, jajajajaja!!!!

  • Responder
    padresfrikerizos (@padresfrikerizo)
    8 julio, 2013 at 15:14

    A mi me pareció muy cómodo cuando lo probé en la consulta de lactancia y me regalaron uno pero luego en casa no supe acomodarme a el, también es que hacia mucho calor por aquel entonces y nos daba aún más así que lo dejamos pronto pero para el siguiente pienso usarlo porque ya te digo que estábamos tan agusto 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      8 julio, 2013 at 17:11

      Pues a mí encima si de calor ¡eso que ahorraré en calefacción porque cuando mi bichilla llegue en noviembre no creo yo que los bochornos del cojín vayan a ser nuestro principal obstáculo para que nos entendamos los 3. Eso sí, este parece bastante transpirable y el tejido es muy agradable así es que a lo mejor tengo suerte y no sudamos ni en verano.

  • Responder
    elhumordemama
    8 julio, 2013 at 23:17

    Buenas!!
    Yo te voy a contar mi experiencia con el cojin 😉 Me lo compré estando embarazada porque igual que tú leí sobre el tema y por lo que opinaba la gente me pareció algo básico (e incluso bastante bonito). Despues por diversas causas no le dí el pecho… Peeero finalmente lo usé muchísimo!! Y es que a la nena le encantaba echarse la siesta en el cojin!! Era dejarla ahí y caía al momento asi que COJÍN SÍ!!! jeje

    • Responder
      planeandoserpadres
      9 julio, 2013 at 19:41

      Bueno, el caso es que alguien en tu casa le dio uso al invento. Otra vez ¡dinero bien invertido!

  • Responder
    Nataly
    8 julio, 2013 at 23:20

    Parece que es muy práctico ¡gracias por sugerirlo!
    Escribes muy bien y me gustaría muchísimo que hicieras parte de esta comunidad: https://www.facebook.com/Babysec.Col para que las mamás aprendamos más de ti.

    🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      9 julio, 2013 at 19:42

      ¡Muchas gracias por tus palabras! Aunque yo poco puedo enseñar, que soy primeriza en esto y sólo cuento lo que voy aprendiendo por el camino.

  • Responder
    Patricia
    9 julio, 2013 at 00:42

    A mí me ha ido fenomenal y el que yo tengo se puede usar como almohada de embarazada. Yo también lo usaba cuando el bebé no se sostenía para incorporarle un poquito y poder jugar en otras posturas. Aquí conté mi experiencia: http://mamiperiodista.blogspot.com.es/2013/01/cojin-de-lactancia.html

    • Responder
      planeandoserpadres
      9 julio, 2013 at 19:46

      Yo de momento duermo bien, y el mío al ser pequeñito no sé si me ayudaría a la hora de dormir durante el embarazo. De momento, lo pienso estrenar cuando nazca la bichilla. Por cierto ¡acabo de hacerme seguidora de tu blog!

  • Responder
    semeantojaunafiesta
    9 julio, 2013 at 16:44

    Para mi es de lo mas práctico, sobre todo por la noche para dar el pecho en la cama. No es imprescindible, pero facilita las cosas. Sirve mucho para aliviar el dolor de hombros. Yo me lo he cosido yo misma, porque me parecen un poco caretes y asi le he podido poner una bonita tela, a mi gusto, pero por lo que dices, este no está nada mal de precio! Un abrazo

    • Responder
      planeandoserpadres
      9 julio, 2013 at 19:59

      Yo es que con lo poco artista que soy para las labores y el precio que tenía este ¡no me lo pensé dos veces! Y ahora estoy deseando estrenarlo. ¡Eso me pasa por comprar tan pronto!

  • Responder
    noespaisparamadres
    12 julio, 2013 at 22:33

    Me ha venido genial el post porque estaba indecisa con ese tema, me parecen súper cómodos pero en mi entorno no los han usado y no me atrevia. Ahora me lo compro de cabeza. Un besazo preñi!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      14 julio, 2013 at 08:54

      A mí me pasaba igual, que no es que conozca a muchas embarazadas ni gente con niños pequeños en persona y nadie me podía a consejar, pero ahora que lo tengo en casa lo veo genial.

  • Responder
    María F. P.
    21 mayo, 2015 at 13:36

    Mi cuñada se lo compró cuando nació mi sobrino y cuando no le daba el pecho mi cuñado lo usaba para dormir la siesta jajaja. Es de lo primero que me ha dejado para cuando nazca mi nena.

  • Responder
    Amanda
    9 septiembre, 2016 at 22:32

    Hola!

    En mi caso estos cojines fueron de gran ayuda, ya que mi bebé se acostujmbró de tal manera que era obligado usarla al momento de amamantarlo jaja, y gracias a estos artículos vivenciales podemos conocer y tomar la decisión de usarlas o no, saludos!

  • Responder
    Alfonso
    27 septiembre, 2016 at 13:08

    Mi mujer lo utilizo durante el embarazo, y de verdad, ha sido uno de los mejores regalos que nos hicieron. El dolor y las molestias en la espalda eran frecuentes, desde que comenzo a utilizar el cojin ese problema quedo resuelto. Desde mi punto de vista totalmente recomendable.

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.