Segundo trimestre de embarazo

Tercera visita con la matrona

Tercera visita con la matronaA día de hoy, en la semana 23 de mi embarazo, el idilio con mi matrona de la Seguridad Social continúa tan perfecto como al principio: es muy agradable y atenta, me trata estupendamente, parece que se preocupa de verdad porque todo vaya bien en el embarazo y es muy positiva y optimista. Si se le puede poner une pega sería que siempre empieza la consulta con 10 minutos de retraso porque se entretiene charlando con gente de las consultas anexas, con visitadores médicos… pero quitando este pequeñísimo defectito es una mujer estupenda. Mi tercera visita con la matrona duró 15 minutos y transcurrió de la siguiente manera.

1. Anotación y valoración de la ecografía de las 20 semanas. Lo primero que hizo fue recoger los resultados del informe relativo a la ecografía de las 20 semanas que me realizaron hace 3 semanas en el hospital. Se aseguró de que todos los parámetros eran normales y de que me lo habían explicado personalmente. A pesar de que le dije que sí me lo habían comunicado, ella lo reiteró para dejar claro lo bien que avanza todo. También se fijó en que mi bichilla ¡sería una niña! Y pese a mis temores de posibles errores en el diagnóstico me dijo que si lo ponen así en el informe ¡los expertos no se equivocan! Confiaré en ella y seguiré comprando cositas de color rosa.

2. Valoración de mi estado general. Siempre pregunta si tengo algún malestar, trastorno o duda que le quiere consultar. Como no me pasa nada de nada, esta parte nos la saltamos bastante rápido en cuanto le confirmo lo bien que va todo y los pocos síntomas de embarazo que tengo, por lo que como no tiene con qué ayudarme a mejorar una situación de por sí envidiable pasamos a la peor fase.

3. El peso. Habiendo cumplido hasta hoy con sus recomendaciones de engordar un máximo de 6 kilos en todo el embarazo (he perdido 7 kilos hasta la semana 22 y ahí me he estancado) no debería tenerle pavor a la maldita báscula. Aún así, me subo a ella arrastrando los pies pero creo que la ropita ligera de verano me ha ayudado mucho esta vez porque ¡peso un kilo menos en la consulta que en casa! La matrona me pregunta qué está pasando con mi peso: ¿vomito? ¿Tengo náuseas? ¿No como? ¿Sigo una dieta demasiado estricta? Yo le explico que nada de eso, que sigo comiendo todo lo que se me antoja (helados, dulces, pizza, frankfurts, bocadillos… ¡todo sanísimo!) pero me sacio mucho antes, por lo que ingiero menos cantidad de alimento. Ella se alegra de que sea así, de no tener que recetarme nada para abrirme el apetito ¡y del tipo tan mono que se me va a quedar después del parto como continúe a este ritmo!

4. Tensión. Mi segunda prueba más odiada tras el peso, porque las batas blancas me alteran y siempre me sale disparada. Pero en esta ocasión he tenido una máxima de 12,5 y una mínima de 6,5 ¡perfecta según la matrona! Así es que a partir de ahora quizás mire esta prueba con mejores ojos.

5. Latidos de la bichilla. Como en las visitas anteriores, la matrona utiliza un ecógrafo doppler para tratar de oír los latidos del corazón de mi bebé. En cuanto me arrima el extremo a la panza ¡ya empieza aquello a oírse nítidamente! Y eso que siempre me avisa previamente para que no me preocupe si no lo podemos oír, porque por lo visto a veces pasa. Mientras tanto, me pregunta si ya noto los movimientos del bebé. Le confirmo que sí, pero que no siguen un patrón claro y a veces se mueve mucho y después pasa largos ratos desaparecida. Ella cree que esto es normal hasta que sea un poco más grande y tenga más fuerza para que pueda notar todos y cada uno de los cambios de postura que realice la bichilla ahí dentro.

6. Primera novedad: la medición de la altura del útero. Con una cinta métrica como las de las costureras y tras palparme el abdomen, la matrona mide la altura del cuello del útero para saber si es normal durante esta fase del embarazo, detectando el tamaño y la posición del feto. Como no ha dicho nada en contra, supondré que lo que ha hallado ha sido normal.

7. Análisis de orina. ¡Esto ha sido a traición! Porque no me había dado vasito para recoger la muestra en casa y me ha mandado al baño de improvisto ¡y yo ya había orinado antes de entrar en la consulta! Menos mal que los 2 míseros milímetros de pipí que me han salido han sido suficientes para que la tira reactiva confirme que, de momento, no padezco ninguna de estas infecciones urinarias tan dolorosas.

8. Regalo de vitaminas prenatales. Me ha dado otra cajita para una semana de tratamiento de Femibión Pronatal 2, las famosas vitaminas carísimas que llevo tomando durante todo el segundo trimestre.

9. Planificación de las siguientes visitas y análisis. Los análisis del segundo trimestre del embarazo (más el famoso test de O’Sullivan otra vez) me los harán el 22 de julio. Además me ha planeado la visita de agosto (en la que me atenderá otra matrona porque ella estará de vacaciones) y la de octubre, donde deberé llevar ya los resultados de la última ecografía del embarazo.  Esta vez sí que he salido cargadita de botecitos para las próximas muestras de orina.

10. Dudas. Sólo tenía dos ¿cuándo comenzar los cursos de preparación al parto? Me ha dicho que justo terminan ahora y no vuelven a comenzar hasta mediados de septiembre. Son 8 clases de las que como la bichilla nazca a término ¡me perderé por lo menos dos! Menos mal que teniendo la experiencia de mi madre en clínicas de maternidad y un curso on line de Baby Center al que me he apuntado por internet, creo que tendré los conocimientos necesarios por si no consigo finalizar las clases presenciales. Mi última duda estaba relacionada con la práctica de deporte. Ahora que ya no voy al gimnasio quería saber si caminar una hora diariamente sería suficiente durante lo que me queda de gestación. Me ha dicho que eso es estupendo, que incluso puedo reducir el tiempo o no hacerlo todos los días, pero que cuanto más camine mejor.

Y así ha finalizado mi tercera visita con la matrona.

Esto te puede interesar

25 Comentarios

  • Responder
    mOOntsEsteban
    12 julio, 2013 at 10:35

    ¡Qué suerte! Una semana de Femibión ¡yo también quiero! ¡hehe!
    Lo del curso online no lo sabía. Muchas gracias, le echaré un vistazo pq yo me salto tb unas cuantas clases.

    Bsos,

    • Responder
      planeandoserpadres
      12 julio, 2013 at 16:16

      ¡Jajaja! Ya es la segunda semana que me sale gratis. No sé si se convertirá en costumbre eso de regalarme una cajita en cada consulta ¡espero que sí! A ver qué tal es el curso. Yo ya me apunté y para mis fecha de parto inician las clases el 2 de septiembre. ¡Ya estoy deseando soltarme con estos temas de cara al momento del parto!

  • Responder
    sradiaz
    12 julio, 2013 at 10:26

    Todo estupendo 😀

  • Responder
    Faldones bautizo y ropa de bebé
    12 julio, 2013 at 11:20

    A mí me pasaba igual con la tensión. Yo siempre tengo la tensión baja y durante el embarazo en casa me tomaba la tensión y continuaba baja pero cuando iba al ginecólogo, siempre un pelín alta. Un día me dijo que eso se llamaba Tensión a la bata blanca. Feliz finde

    • Responder
      planeandoserpadres
      12 julio, 2013 at 16:17

      ¡Me alegro de ver que no soy la única! Porque mira que para todo tengo una pachorra y un aplomo fuera de lo normal pero es llegar al médico y aún sabiendo que en estas consultas no hay absolutamente nada que sea doloroso ¡todo se me dispara! Lo mismo, si le cambiaran el color a las batas ¡se nos acababa el síntoma!

  • Responder
    Los Angeles de la Sierra
    12 julio, 2013 at 20:02

    qué gustazo!!!! que siga todo así de bien!!!

    Besos

    • Responder
      planeandoserpadres
      14 julio, 2013 at 08:53

      ¡Eso espero! Muchas gracias y que remontes tú también esta parte inicial de tu nuevo embarazo.

  • Responder
    S. Yissele
    13 julio, 2013 at 00:28

    Que alegria saber que estas muy bien! Cariños!

    ¡FELIZ DÍA!ॐ
    http://mamaholistica.com

  • Responder
    Ser Educadora
    13 julio, 2013 at 12:09

    Pues qué suertaza, yo tengo que ir el lunes »de urgencia» a hablar con la matrona porque se va de vacaciones el 16 y no vuelve hasta septiembre!!!! Lo peor es que nadie la sustituye!!!!!! Nos dejan colgadas dos meses y me parece increíble. La mía se retrasa minimo 15 minutos porque se queda de charleta con la que esté dentro. Y me sorprende que tu matrona tenga un ecógrafo, la mia no tiene nada más que una camilla, una báscula y el tensiómetro. Para de contar. Que tercermundista es mi ambulatorio…

    • Responder
      planeandoserpadres
      14 julio, 2013 at 08:56

      ¡Jajaja! Sí que tiene unas vacaciones largas tu matrona. Aquí si se turnan para las vacaciones y bueno al menos alguien me echará un vistazillo. Mi matrona no tiene un ecógrafo con imagen y todo eso sino un simple doppler, por lo que lo único que podemos es escuchar el latido de la bichilla pero no verla en cada visita.

  • Responder
    Diana
    13 julio, 2013 at 14:20

    Muy bien, todo avanza correctamente, la bichilla cada vez se hace más notar!! Y la matrona es un encanto, genial!!! Por las clases de preparación al parto, tampoco te preocupes mucho, sobre todo la del tema relajación y respiración, una vez allí, no tr acuerdas de nada jaja

    • Responder
      planeandoserpadres
      14 julio, 2013 at 09:00

      Tengo una prima que las está terminando ahora en el mismo centro al que iré yo y dice que tanto, tanto no te enseñan. Pero claro, al ser la primera vez ya me veía yo como una buena alumna aplicando todo lo aprendido en los cursos durante el parto, aunque como dices ¡entre contracción y contracción lo mismo se me olvidan los conocimientos! Y el futuro papá, con lo nerviosillo que es, no creo yo tampoco que rija mucho en esos momentos.

  • Responder
    El rincón de Mixka
    13 julio, 2013 at 15:26

    Qué bien que todo vaya así de bien! Me alegro mucho. Lo que me tienes que explicar es para qué son las vitaminas… No recuerdo que yo tomara nada a parte del ácido fólico…

    Las clases de preparación al parto están bien porque compartes viviencias con otras mamis y resuelves dudillas, pero cada parto es un mundo… Y en ese momento yo no me acordaba ni quería de nada! Yo quería que me sacaran al niño de una vez y ya está!!! Jijijijiji

    Un besito guapa!

    • Responder
      planeandoserpadres
      14 julio, 2013 at 09:04

      Pues yo no sé por qué las tomo pero el ácido fólico lo tomé desde meses antes de quedarme embarazada y hasta el inicio del segundo trimestre, cuando me pasaron a este otro compuesto, que también lleva ácido fólico pero además hierro, y vitaminas de todas las letras. ¡Y yo estaba tan ilusionada con lo de las clases de preparación al parto…! Vamos que pensaba que de allí iba a salir siendo la madre perfecta y conociendo todo lo necesario para criar a la bichilla, pero ya voy viendo que tampoco son tan útiles como yo me imaginaba.

      • Responder
        El rincón de Mixka
        14 julio, 2013 at 09:48

        A ver… Inútiles no son… Pero en el parto vas a sufrir. Ni respirar ni leches! Jijiji vete que son útiles pero de la experiencia se aprende

        • Responder
          planeandoserpadres
          15 julio, 2013 at 12:36

          Bueno, pues para el segundo parto ya tendré experiencia contrastada de primera mano y para este primero ¡a sufrir se ha dicho!

  • Responder
    yarasguay
    14 julio, 2013 at 00:43

    A mi con lo deleso tb me tienrs fritaaa.. PEro q haces??? Jeeee….Yo cuidandome y caminando rngirde 20kilos en casa embarazo. Me alegro q todo siga biEn!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      14 julio, 2013 at 09:08

      Yo creo que si engordase tanto me dejarían sin comer de aquí al día del parto. ¡Ay con lo zampona que yo soy! Peroe s cierto que hay gente que engorda muchísimo y después también se recupera a una velocidad pasmosa, aunque seguro que en este caso yo no me encontraría entre ese grupo de afortunadas.

      • Responder
        yarasguay
        15 julio, 2013 at 00:15

        Jajaja… Si, yo tampoco me encuentro en ese grupo!!!!

        • Responder
          planeandoserpadres
          15 julio, 2013 at 12:52

          ¡Qué mala suerte tenemos! ¿Qué habrá que hacer para conseguir que nos acepten en él? 😛

  • Responder
    Monstrua
    14 julio, 2013 at 13:01

    Qué matrona más maja! La mía pasaba bastante del tema. Debió de nacer cansada.

    Y las clases de preparación a parto, no me sirvieron de mucho. También es cierto que yo había leído un montón ya de librotes que me iba diciendo una amiga doula. Es más, yo pasaba de la gimnasia que hacían, y me iba a nadar mientras. Entre eso y el yoga, iba servida 🙂

    Esto avanzaaaaaaaaa!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      15 julio, 2013 at 12:38

      Creo que en el fondo me va a pasar un poco como a ti: entre las lecturas las experiencias personales que leo en otros blogs y la experiencia profesional de mi madre me parece que en las clases preparto aprenderé poco. Pero me daba tranquilidad hacerlas por si se me había escapado algún detallito ¡y porque el futuro papá, que vive completamente desinformado acerca de todo esto estaba muy dispuesto a aprender ahí!

  • Responder
    Cloe
    14 julio, 2013 at 18:16

    Lo del peso está genial, me alegra que todo vaya tan bien! Bsss

    • Responder
      planeandoserpadres
      15 julio, 2013 at 12:38

      ¡Síiii! Lo del peso ha sido toda una sorpresa y de momento se mantiene en su sitio.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.