Embarazo semana a semana

Semana 24 del embarazo

Semana 24 de embarazo

Semana 24 del embarazo ¡mi ropa!

¡Entramos de cabeza en el sexto mes del embarazo! A día de hoy ya te consideras todo una experta en preñeces, te sientes bien, tu barriga será bastante notable y estarás deseando entrar en el último trimestre para que tu bichillo llegue lo antes posible. Pero no hay que precipitarse, todo llegará en su momento oportuno. Mi semana 24 del embarazo ha transcurrido con poquitas novedades, y más que nada son casi curiosidades más que síntomas médicos propios de la gestación.

1. Seguimos descartando ropa. Esta fase ya no va a tener marcha atrás. Los pantalones de cintura nada elástica ya abrochan con dificultad y es un suplicio mantenerlos puestos, sobre todo cuando voy a estar sentada durante mucho tiempo. Así es que casi recién empezado el verano me veo guardando ropa para el próximo año, con la esperanza de que el estío que viene vuelva a valerme. A pesar de toda la ropa premamá que compré en las rebajas ¡aún me resisto a ponérmela! Pero ya va siendo hora de hacer un firme propósito, porque la semana pasada me reventó la entrepierna de un pantalón de hilo mientras me agachaba a ponerme los zapatos. Es cierto que la tela estaba algo pasada, pero el agujeraco que quedó ha hecho que la prenda ya sea irrecuperable.

2. Atrapada en mis sandalias. En general, me noto con la misma agilidad de siempre (que en mi caso ha sido más bien poca) pero hay una actividad que me trae por la calle de la amargura. Tengo unas sandalias muy monas y cómodas pero con doble hebilla a la altura del tobillo. El caso es que ponérmelas sí que puedo, haciendo todo tipo de movimientos raros de contorsionismo (apoyando una pierna en el borde de la bañera, sentándome en la cama y subiendo el pie a ella, agachándome de medio lado hacia el suelo…). Dependiendo del día unas figuras tienen más éxito que otras, ya que al flexionarme por la cintura luego me suelen abordar dolores en esa zona, que se me queda como agarrotada y temo por el bienestar de mi pancita. Pero salir de los zapatos ¡eso es otro cantar! No hay forma de que alcance las malditas hebillas, con lo cual ya me he visto un par de veces como una tonta en casa, esperando a que mi marido volviese del trabajo, vestida de punta en blanco y con los pies sudándome sin poder liberarme del calzado.

3. Me siento sola en el universo. Igual fue un trastorno hormonal pasajero pero el caso es que el pasado domingo me sentí completamente abandonada a mi suerte por el futuro papá de mi churumbela. Después de pasarnos el sábado completito de vista con sus amiguitos, sin limitaciones de tiempo, ni distancias a recorrer, ni actividades a realizar, el domingo le pido que me acompañe a dar mi paseíto de una hora y ya empieza a ponerme excusas de todo tipo: que si a esta hora no habíamos quedado, que si tengo trabajo que hacer, que si tengo que avanzar con el proyecto del máster, que si vamos a visitar a mis familiares hoy que no toca, que si mejor vamos en coche… Total, que para hacer el camino a disgusto (parece que no le cabe en la cabeza que para una embarazada el esfuerzo físico de andar no es el mismo que el de pasearse en coche) decidí irme solita con mi preñez a hacer mi ruta. Eso sí, por esperarlo, al final salí sola a la una del mediodía con un sol de justicia. Y me pasé el camino sollozando como una tonta y llorando a moco tendido cuando lo finalicé, porque me sentí solita del todo y pensando que si ni siquiera es capaz de dedicar una hora de uno de sus días de la semana a hacer algo que es beneficioso para mí y para el bebé ¿cuánto tiempo estará dispuesto a cedernos cuando nazca la bichilla?

4. ¡La ola de calor! No me puedo quejar mucho de momento, pero una noche sí que he necesitado conectar el aire acondicionado una horita antes de dormirme, porque me corrían unos chorreones de sudor por la cara que me estaba resultando imposible aplicarme mi tratamiento de belleza nocturno. Tal cual restregaba la crema esta parecía querer huir de mi piel empujada por el sudor. Pero con un ratito de fresquito todo se normalizó y ya pude dormir del tirón toda la noche. Si me mantengo en esta línea, creo que voy a conseguir pasar el verano bastante decentemente.

En la semana 24 del embarazo el bebé mide entre 25-30 centímetros y pesa entre 500-700 gramos. El 50% de los prematuros que nacen en esta semana logran sobrevivir. El oído ya comienzan a afinarlo y cuando hayan nacido serán capaces de reconocer sonidos que escuchen desde este momento (música, voces familiares), de ahí que sea aconsejable hablarles para que nos vayamos conociendo. Aunque aún no son capaces de ver nada ¡sí pueden captar la luz que se filtra a través de la piel de la barriga! ¡Alucinante! Aunque lo cierto es que se pasan durmiendo casi 20 horas al día ¡qué vidorra se está pegando la bichilla! También pueden tener ataques de hipo, que no son preocupantes. Siguen estando tan espaciosos en la bolsa amniótica que pueden girar a su antojo sin parar.

Las mamás debemos evitar las horas calurosas de estos días para salir a la calle o hacer esfuerzos o deporte, ya que podemos sufrir una bajada de tensión. Las odiosas estrías podrían empezar a aparecer en cualquier momento, así es que debemos estar alerta. El bebé necesita cada vez un aporte mayor de hierro y la anemia puede presentarse en nuestras vidas a traición. Pero lo mejor de todo es que cada vez está más cerca el momento final, así que nada puede enturbiar nuestro entusiasmo por muchas precauciones que debamos tomar para finalizar el embarazo de la forma más segura posible.

Esto te puede interesar

32 Comentarios

  • Responder
    El rincón de Mixka
    23 julio, 2013 at 07:42

    Hola guapa!!
    Hombre… yo te entiendo perfectamente. Es normal que quieras, que exijas, que reclames (llámalo X) tu espacio… También es cierto que las hormonas están bastante revolucionadas y que lo que antes te hubiera parecido algo estupendo, ahora pienses que es un horror… Date tiempo y dáselo a él también. El cambio, aunque en mayor medida lo será para tí, créeme que también lo será para él. Y cuando la bichilla llegue, un «clik» hará también en su cerebro cambiando totalmente sus prioridades. Aunque a veces, las obligaciones… aunque no nos gusten tengan que ir por delante…

    Un besote guapa!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      23 julio, 2013 at 15:19

      ¡Ay! Fue un momento de debilidad y de falta de entendimiento que a estas alturas ya está más que solucionado. Eso sí, el futuro papá se haya indignado con mi comentario en el post de hoy y reclama que limpie su honor y que explique que él ya está más que concienciado para ser padre y que no necesita ningún cambio de mentalidad (veremos a ver si tiene razón…)

      • Responder
        El rincón de Mixka
        23 julio, 2013 at 15:28

        Jijiji pobreeeeeeee!!!! Dile que su nombre está más que limpio!! Nuestras hormonas son pequeños volcanes!!! 😉

        • Responder
          planeandoserpadres
          23 julio, 2013 at 19:42

          Le transmitiré sus palabras para que no tome represalias por mi confesión pública a través del blog.

  • Responder
    Diana
    23 julio, 2013 at 08:01

    Ains la revolución hormonal, que nos hace lloronas a todas horas. De todos modos, es lógico, parece que vemos las cosas de otra manera las mujeres. Estos hombres!!!! Ya sabes, a hablar toca.
    Besitos

    • Responder
      planeandoserpadres
      23 julio, 2013 at 15:20

      En eso tienes razón: vemos las cosas de forma muy diferente por mucho que intentemos acercar posiciones. La charla ya la tuvimos en su momento (unos días después de la llantina) y la cosa no ha pasado a mayores. Creo que el estrés de la mudanza y la ilusión por la cercanía de las vacaciones han terminado de acercar las posturas.

  • Responder
    Esther
    23 julio, 2013 at 08:24

    Tírale de la oreja y lo arrastras a la calle!! XD jajaja…Las hormonas que son muy malas, tú tranquila que cuando nazca la pequeña estoy segura que el futuro papi sacará tiempo de donde sea para estar con vosotras.
    Ánimo que lo llevas muy bien!

    • Responder
      planeandoserpadres
      23 julio, 2013 at 15:22

      Síii el cuerpito lo llevo muy bien, pero mentalmente, con cosas como estas, yo al final termino loca antes de que salga la bichilla de ahí dentro. Que él sostiene que fue todo un malentendido,que sí quería acompañarme, pero a mí me dio un pronto malo, no le dejé explicarse y me escapé de casa a traición… En fin, que la cosa tampoco pasará a mayores.

  • Responder
    Faldones bautizo y ropa de bebé
    23 julio, 2013 at 09:09

    Estos hombres sólo piensan en ellos. No te preocupes que eso nos ha pasado a todas pero la próxima vez le das un tirón de orejas como dice ESther y le dices lo que piensas. Disfruta que ya casi no te queda nada. Besitos

    • Responder
      planeandoserpadres
      23 julio, 2013 at 15:23

      ¡Jajaja! El aludido se indigna cuando se habla de él como un hombre más en general. Creo que ya no hará falta que le agreda las orejas, y que ya ha quedado algo escarmentado. le pasa al contrario que a mí: le afecta mucho cuando alguien llora (será porque a mí no se me escapa una lágrima ni queriendo, si no es por pura rabia e impotencia como fue este caso).

  • Responder
    mOOntsEsteban
    23 julio, 2013 at 10:09

    Eso de que no te quieran acompañar y acabes sola llorando como una tonta me suena un montón ¡hehe! A las parejas creo que les cuesta entender como tenemos de blandito nuestro corazoncito pero poco a poco ¡ya verás! Precisamente mi entrada de hoy va de eso ,)
    Por los pantalones, yo tengo una cruz desde el principio. Si me aprietan la barriguita me agobio mil y eso hace que haya reducido mi armario a lo más minúsculo ¡aish!

    Un beso guapa y felicidades por la entrada a los 6 meses ¡guau!

    • Responder
      planeandoserpadres
      23 julio, 2013 at 15:28

      ¡Si yo tengo el corazón de piedra! O al menos lo tenía antes del embarazo, ahora después de las 2 llantinas ya no puedo asegurar nada. Con lo de la ropa sigo igual: no quiero estrenar la de premamá porque lo veo todo muy grande y de la mía ya cada vez quedan menos cosas que se adapten a este cuerpo raro que se me está poniendo. Al final terminaré con un mini fondo de armario en el que llevaré cada día lo mismo.

  • Responder
    lauritapurple
    23 julio, 2013 at 10:49

    Acabo de descubrir vuestro blog gracias a Somiant ser mare… me viene genial porque nosotros ahora estamos haciendo un pensamiento de ponernos a ello después de la reforma en la que nos metemos ahora y que nos va a estresar mucho (por eso después).
    De momento me he sacado todas las entradas en un pdf para ponerme al día!!!

    Por cierto, enhorabuena!! 😀

    • Responder
      planeandoserpadres
      23 julio, 2013 at 15:31

      ¡Ay el blog de Somiant! Qué ganas tengo de que encuentre el tratamiento perfecto y llegue ese bebé tan esperado. Pues justo empecé con el blog cuando estábamos en ese momento de hacer un pensamiento (bueno, en nuestro caso ya llevábamos algunos meses de intentos de verdad) de hacer un bebé y mira que ya ando por el sexto mes de embarazo. Tú ahora te metes en una reforma, yo acabo de terminar una mudanza este fin de semana, pero no te preocupes, que las ganas de ser madre no son incompatibles con nada de esto. me alegro de que te guste el blog y de que hayas decidido seguirnos de cerca. ¡Un saludo!

      • Responder
        Cloe
        23 julio, 2013 at 20:52

        Pues yo también tengo ganas de que lo encuentre y tenga un embarazo perfecto! 😉 Besazos a las dos!

  • Responder
    sradiaz
    23 julio, 2013 at 10:54

    Aunque quería comentarte lo del paseo veo que ya lo han hecho todas, así que me pongo en tu situación y me imagino con las sandalias, sin poder quitarlas, pobrecita.
    Ánimoooo con la ola de calor.

    • Responder
      planeandoserpadres
      23 julio, 2013 at 15:32

      Ya tengo decidido que de esta semana no pasa lo de acercarme a una zapatería y aprovechar las rebajas buscando unas sandalias que sean sólo de meter el pie y nada que abrochar. ¡Que ya no quiero volver a sentirme como una ballena varada a mi suerte y sin poder moverme!

  • Responder
    Alba de Yaestoyaquimama
    23 julio, 2013 at 11:36

    Ainss… en vez de pensar que te ha dado carta blanca para elegir si la proxima vez que el tenga que hacer de relaciones publicas con familiares y amigos no te apetece, no tienes por qué ir.

    que malas son las hormonas! jejejejeje

    Por cierto, al menos no se rie de ti. Mi marido me dejaba que lo intentase a modo peonza para reirse un poco de mi poca elasticidad para alcanzar los zapatos ¬¬

    Pero son anecdotas que quedan para el futuro! un besete!

    • Responder
      planeandoserpadres
      23 julio, 2013 at 15:34

      ¡Jajaja! Eso le dije el primer día, que a partir de ese momento yo también haría sólo las cosas que realmente tuviese las ganas de hacer y nada por compromiso. Pero ya se me pasó el enfado y vuelvo a ser comprensiva y a acompañarlo donde quiere. ¡Qué malo tu marido! A mí este de momento me ayuda a levantarme del sofá, a no desequilibrarme por la calle, y por supuesto con los famosos zapatos. Sí, anécdotas vamos a tener para rato.

  • Responder
    Mis2monstruitos
    23 julio, 2013 at 13:43

    Piensa que ese día estaría «flojo» para caminar y ya está. Habrá sido un desliz. Eso sí, si se vuelve a repetir, atenta!
    Por el calor… parece que en casa hay un nuevo embarazo y lo lleve yo, porque no veas qué mal lo estoy pasando este verano.

    Un abrazo.

    • Responder
      planeandoserpadres
      23 julio, 2013 at 15:37

      ¡Jajaja! Sí, sí ya está solucionado el problema, pero tienes razón en lo de que en general él es flojo (muy flojo para caminar). Prefiere el coche siempre que puede y como yo soy el polo opuesto y odio el vehículo es cierto que casi siempre es él el que cede para que vayamos andando a los sitios. ¡Y el calor tampoco acompaña a la hora de hacer paseítos a mediodía! Aquí el futuro papá sçi ha desarrollado un síntoma del embarazo y es que ha engordado, cosa muy rara en él. Ya os comentaré más sobre este tema.

      • Responder
        Alita29
        23 julio, 2013 at 17:06

        Guapa! mi marido tambien ha engordado!!! y es de los que no engordan jamas! hace años mantenia el mismo peso y ha engordado! esta encantado el! pero dicen que es normal que el padre engorde! Ahora nos hacemos fotos los dos con nuestras respectivas barrigas! La verdad es que quedan muy graciosas!

        • Responder
          planeandoserpadres
          23 julio, 2013 at 19:53

          Bueno el mío es que es tan,pero tan delgado que la gente no se lo notará, pero ahora con tanta mudanza y calores le ha dado por pasearse en casa sin camiseta ¡y allí estaba una espceie de mini michelín alrededor de la barriga! ¡Cosa más horrorosa! (dijo la sartén al cazo, con la de súper michelines que yo luzco…)

  • Responder
    nohabrapazparalasmadres
    23 julio, 2013 at 17:03

    El calor está siendo horrible y con respecto al paseo…mi marido friki también intentaba escaquearse y bueno, yo alguna vez le dejaba, total! Ya sabrá lo que es bueno!!!! jajajajaja
    Mucho ánimo con el calor que nos está dejando a todas las embarazadas K.O. kiero dormir!!!!!!!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      23 julio, 2013 at 19:51

      Mira que yo de momento lo estoy llevando bastante bien ¡si hasta creo que sudo menos que en años anteriores! A lo mejor sigo tu consejo y dejo al futuro papá hacerse el loco durante estos meses con las responsabilidades del embarazo para que después del parto ¡pum! ¡Le caiga todo de golpe por no haberse ido acostumbrando poquito a poco!

  • Responder
    Monstrua
    23 julio, 2013 at 21:15

    Falta pocoooooooooooooooooooo!! Mucho aire acondicionado, aunque sin pasarte 😀

    • Responder
      planeandoserpadres
      24 julio, 2013 at 06:53

      Pues verás qué disgusto te doy ¡que nos hemos mudado a un piso sin aire acondicionado! La verdad es que yo en este pueblo, viniendo del sur, nunca lo he visto necesario, pero es que por la orientación de la casa tiene una corrientita de aire todo el día que hasta mi marido me cierra todas las ventanas de noche porque en plena ola de calor dice que le da frío. ¡Vivan las corrientes gratis y naturales!

  • Responder
    lydia-padres en pañales
    23 julio, 2013 at 22:31

    ay las hormonas!!! lo de los sollozos es algo que va y viene, y el calor…. paciencia y abanicos!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      24 julio, 2013 at 06:54

      ¡Sí, sí el abanico lo llevo siempre en el bolso pero este verano aún no lo he usado! Si se lo voy dejando a todos los no embarazados para que se hagan aire ellos. A mí las hormonas me están actuando al revés.

  • Responder
    Los Angeles de la Sierra
    26 julio, 2013 at 18:53

    ay pobrecita!!! las hormonas te hacen sensiblona…. si hay más veces quye te sientes así, háblalo con él con toda naturalidad, seguro que entenderá que necesitas mucha más antención que antes, por ti y por el bebé.

    Besos!

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 julio, 2013 at 19:12

      Menos mal que fue un día tonto y ya s eme pasó el disgusto, que quedó en nada. Porque al final, se afecta el futuro papá más que yo (creo que las hormonas del embarazo se las he traspasado o algo).

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.