Segundo trimestre de embarazo

Las vacaciones de una embarazada primeriza

vacaciones de una embarazada¡Ya estoy de vuelta! Como futuros padres primerizos he de confesar que nos dejamos llevar por los peores augurios de nuestro entorno acerca del embarazo, y como éramos unos inconscientes creímos a pies juntillas que durante el mes de agosto yo me sentiría como una vaca-burra prácticamente sin movilidad, asfixiada a causa del calor del verano y de la panza de 6-7 meses, teniendo que batallar contra frecuentes complicaciones en el embarazo  y completamente abatida moralmente. Tanto presagio catastrófico nos hizo cometer un gran error: decidimos prescindir de nuestras vacaciones habituales y sustituirlas por una cómoda estancia de 7 días en la casa de mi padre en la Costa del Sol. Pero hasta llegar a esta decisión el proceso fue largo y plagado de errores.

1. Renunciar a nuestro gran viaje anual. Este año queríamos ir a Rusia, o realizar un crucero por los países nórdicos o un recorrido por Viena, Praga y Budapest, e incluso descansar algo más en alguna isla sin salir del país como Lanzarote o Tenerife. Pero los consejos ajenos hicieron que el futuro papá de la bichilla entrara en pánico al pensar que si se producía cualquier sobresalto en mi embarazo estaríamos en un país extranjero, a saber con qué tipo de cobertura de un seguro de viajes, o aislados en una isla, demasiado alejados de la tierra firme. Lógicamente, yo también tenía dudas acerca de cómo me encontraría durante el verano, y por tal de no estresar aún más al pobre hombre y no dilapidar nuestros ahorros innecesariamente en un viaje que pudiéramos tener que cancelar, accedí a quedarme en territorio patrio.

2. Ahorro y facilidades de cancelación. Pasar una semana de relax en la casa de mi infancia tenía la gran ventaja de ser una opción muy económica para cambiar de aires, además de fácilmente cancelable y que permitía unas fechas de viaje variables. Tendría todas las comodidades que tengo en mi propio domicilio, asistencia médica a la vuelta de la esquina, un entorno veraniego y un destino muy turístico en el que al menos notaríamos una leve salida de la rutina.

3. Medio de transporte. Siempre vamos a Málaga en avión, pero este año nos decidimos por el AVE, por dos motivos: comprados con 3 meses de antelación, los billetes del viaje en AVE nos costarom 74 euros por persona ida y vuelta, mientras que la aerolínea más barata por aquellas fechas nos ofrecía el mismo desplazamiento a 180 euros por persona. Además, como se suponía que la incomodidad iba a ser un referente en esta etapa de mi vida, los asientos del tren nos parecieron más confortables, podría caminar alegremente por el pasillo para estirar las piernas, el baño es más grande y accesible, podría permanecer ratitos de pie en la cafetería. Con lo cual el hecho de que el trayecto fuese bastante más largo que el del avión quedaría compensado por estas ventajas. Aunque finalmente la realidad fue bastante distinta, ya que ni tuve molestias y además me pasé la mitad de los trayectos de ida y vuelta durmiendo, con lo cual el camino no se me hizo largo pero igualmente podría haberlo hecho en avión.

4. Playa, sol y calor. Menos mal que de estas advertencias pasé olímpicamente porque si no no me hubiese movido del pueblo en todas las vacaciones. He ido a la playa exactamente igual que siempre: 3 horas de 11 a 14, me he bañado y nadado durante una hora, he tomado el sol sin cansarme, asfixiarme ni agobiarme por el calor ni el sudor, he usado el mismo factor de protección solar que siempre, he estado tumbada en hamacas y directamente sobre la toalla en la arena… en fin, que exceptuando lo de no tumbarme boca abajo para tomar el sol, el resto del proceso ha sido el mismo que otros años. Por suerte no me ha salido ninguna mancha relacionada con el cloasma.

5. Alimentación. De pescaíto frito me he hartado cada día, y de helados, lo que me ha hecho engordar un kilo durante esta semana de las vacaciones, que se ha esfumado por completo tras el regreso a casa y a los hábitos normales. Sí he tenido que renunciar a los boquerones en vinagre, las conchas finas crudas con sólo un chorro de limón y al jamón serrano y demás embutidos que rondaban por la casa de mi padre, pero vamos, que a estas alturas del embarazo ya estaba más que concienciada al respecto y no han supuesto un trauma.

6. Actividad física. A pesar de la creciente panzona ¡he usado el mismo bañador que el año pasado! Otro ahorro en esta época de crisis. He aprovechado para nadar en la playa y tratar de hacer algunos ejercicios de aquagym, pero debido a las corrientes marinas ¡no es fácil mantener el equilibrio! También he caminado por la ciudad, por el paseo marítimo, por lo que mi rutina deportiva del embarazo no se ha visto alterada por las vacaciones.

Soy consciente de que ningún embarazo es igual a otro incluso cuando ambos pertenecen a la misma mujer, pero a día de hoy creo firmemente que esta va a ser la primera y la única vez que renunciaré a unas vacaciones especiales de verano por este motivo. Tanto pensar en complicaciones y males y al final resulta que me he encontrado como siempre y he perdido la oportunidad de salir a conocer un nuevo trocito del mundo. A pesar de las recomendaciones del entorno ¡el año que viene nos vamos los 3 vacaciones como Dios manda! Por muy pequeña que sea la bichilla y por muchas debacles que nos vaticinen los consejeros agoreros que nos circundan ¡yo no me vuelvo a quedar otro verano más con las ganas de viajar!

Esto te puede interesar

40 Comentarios

  • Responder
    saradapia
    2 septiembre, 2013 at 07:43

    Pero chicos, la bichilla aún no tiene nombre??? Un besito

    • Responder
      planeandoserpadres
      2 septiembre, 2013 at 15:58

      Sí, sí de momento la bichilla se llamará Laura, si es que no cambio de opinión en el último momento. Pero en el blog se ha quedado con lo de bichilla y ahora me cuesta llamarla por su nombre.

      • Responder
        saradapia
        2 septiembre, 2013 at 16:02

        Ahhhh, Laura, me gusta!!!! pero seguro que en el mundo blogger seguirá siendo «bichilla», jejejj. Un abrazo

  • Responder
    trandafiras
    2 septiembre, 2013 at 08:29

    Bienvenidos de nuevo al mundo bloguil. Nosotros también tuvimos que renunciar este año a nuestras vacaciones «reales» y a nuestro super viaje, y tengo la sensación de que no he hecho vacaciones. Pero por otro lado pienso que ya tendré tiempo de hacer todos esos viajes con calma y sin preocupaciones. Hay tiempo para todo!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      2 septiembre, 2013 at 16:00

      Sé que hay tiempo para todo pero es que me ha dado un coraje no haber aprovechado el veranito al máximo con lo bien queme he sentido… Aunque en lo de pasar el verano con calma y sin preocupaciones te doy toda la razón, sobre todo pensando en todos los agobios que le entran al futuro papá en cuanto digo algo acerca de alejarnos de la casa durante el embarazo.

  • Responder
    El rincón de Mixka
    2 septiembre, 2013 at 10:01

    Hola preciosa!!

    Bienvenida… Ains… ya te echábamos de menos ¿eh? Me alegro de que tus vacaciones, aunque, alteradas y tranquilas, hayan servido para que desconectes. Has hecho bien en convertirte en una histérica… Si tú te encuentras bien, mantén tu ritmo y rutinas, que estás embarazada, no enferma… jajajajajaja. A diez semanitas de conocer a bichilla (que me lo ha chivado tu banner del blog).

    Un besote y… te leo mañana. 😉

    • Responder
      planeandoserpadres
      2 septiembre, 2013 at 16:02

      Eso de que sólo estoy embarazada y no enferma me está costando un trabajito hacérselo entender a la gente… Y sí ¡ya sólo quedan 10 semanitas para salir de cuentas! Como se pasa el tiempo de rápido…

  • Responder
    Esther
    2 septiembre, 2013 at 11:34

    Bienvenida a la rutina!
    Nosotros también hemos renunciado este año a nuestras vacaciones, mas que nada porque he tenido al bichillo en agosto. Sólo hicimos una mini escapada en junio, pero corta y cerca ya que estaba de 7 meses. Te aseguro, que aunque hay gente que dice: dónde vais a ir con el niño tan pequeño?!, el año que viene cae un viaje seguro. No se si por el país o por el extranjero, pero algo haremos seguro. Otro año en casa no!!

    Hombre, estando embarazada de casi 7 meses la opción de ir de relax a Málaga ya ha estado bien. Si te vas fuera del país no te tenía que pasar nada, pero nunca se sabe. Y lo mismo con el avión.
    Hablando de manchas, a mi en el embarazo me salieron manchas en las axilas, no se si será común o no. Hoy al leerte he ido a investigarme y ya no las tengo 🙂
    Ya queda poquito para ver a la pequeñaja!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      2 septiembre, 2013 at 16:05

      Bueno lo de viajar el año que viene es que ya no lo pongo ni en duda. Iremos a donde sea pero iremos. Igual al extranjero no, por la salud mental del futuro papá que se pasa el día sufriendo inútilmente por las posibles complicaciones de salir de España, pero dentro de nuestras fronteras nos moveremos a donde sea para cambiar de aires. Lo de las manchas en las axilas no lo había escuchado ni leído nunca pero bueno, me alegro de que te hayas examinado al leer el post y que te hayan desaparecido. ¡Hala a disfrutar de tu bichillo y de la recuperación de tu cuerpo!

  • Responder
    padresdetrillizas
    2 septiembre, 2013 at 13:14

    También puedes pensar que has estado bien precisamente por no haberte ido a ningún sitio lejano… coger un avión, retención de líquidos, lo que sea… realmente a partir del mes séptimo se recomienda intentar no hacer excesos. Igual estas en el crucero y pasa cualquier tontería y? O te empiezas a encontrar muy cansada por el viaje, o lo que sea… y no hubieras disfrutado. Piensa que has hecho mejor, de verdad, porque no se trata de cómo te encuentres, si no de lo que necesitas descansar aunque creas que no y lo que puede pasar si estás lejos de todo en un momento dado con un embarazo tan avanzado y que aquí no quedaría mas que en un susto… Yo recuerdo que pensaba que podía con todo, si no notaba nada (y mi padre, ginecólogo) me insistía en que debía descansar todos los días lo mismo que ejercía de actividad. El día que no le hice caso, ingresé con amenaza de parto prematuro… casualidad? Pues no lo sé, pero yo estaba perfectísima y súper bien. Así que no te comas la cabeza, que ya llegarán las vacaciones sin panza de nuevo!!!! Un abrazo muy fuerte!!!

    • Responder
      padresdetrillizas
      2 septiembre, 2013 at 13:19

      Perdona, qué curioso Esther, a mi también me salió en la axila melasma, pero se ha ido!!! No conocía a nadie, o igual la gente no se fija!

      • Responder
        Esther
        2 septiembre, 2013 at 14:00

        Mira que bien! Pensaba que sería algo raro y veo que a alguien mas le pasó. Menos mal que se nos fué, aunque de no haberse ido almenos es una zona poco visible jeje

        • Responder
          planeandoserpadres
          2 septiembre, 2013 at 16:12

          Pues la verdad es que puestos a elegir entre las manchas faciales, la línea alba y una mancha en la axila ¡yo me quedaría también con esta vuestra!

      • Responder
        planeandoserpadres
        2 septiembre, 2013 at 16:11

        Anda, eso me pasa por decir que yo no había escuchado nunca ese tipo de síntoma del embarazo ¡pues hala, ya tenemos a dos «afortunadas»!

    • Responder
      planeandoserpadres
      2 septiembre, 2013 at 16:09

      ¡Parece que este comentario lo hubiese redactado el futuro papá! ¡Jajaja! Si es que a veces reconozco que al sentirme tan bien puedo pecar de imprudente, porque no veo la necesidad de descansar más ni de cambiar de hábitos, por lo menos hasta el momento. Ahora, que lo tuyo si que tiene delito porque teniendo un padre ginecólogo vas tú y sigues haciendo lo que te da la gana… Que por lo menos yo tengo la excusa de decir que mi marido es ingeniero y no sabe nada de embarazos, lo que me exime de seguir sus opiniones. Bueno, como ya pasaron las vacaciones ¡mejor no seguir lamentándome! Ahora a encarar con ánimo la recta final del embarazo ¡y a planear a dónde queremos llevar a la bichilla el año que viene durante nuestras primeras vacaciones familiares!

      • Responder
        padresdetrillizas
        2 septiembre, 2013 at 21:52

        En cuanto a llevar bichillos de vacatas, mis primos se han hecho unos viajes alucinantes siempre, primero con uno, luego con dos, y ahora con 3! Hasta Cuba en bici! Así que ya sabes, el año que viene de aventura!!!

        En cuanto a lo de mi aita, sí, parece que no le hice todo el caso que debería. Así que tras mi ingreso de una semana por amenaza de parto prematuro, se vinieron a buscarme él y mi ama, y ,e llevaron a Madrid, donde iba a dar a luz de todas formas, y así estaba bien cuidadita y tranquila…. Y sin nada preparado prácticamente en casa!!!!!!!!

        • Responder
          planeandoserpadres
          3 septiembre, 2013 at 08:12

          ¡Vamos, vamos, vamos! Si alguien ha sido capaz de recorrer Cuba en bici con niños, mis aspiraciones de hotelito de playa o crucero sólo con un bebé tienen que poder cumplirse sí o sí. El futuro papá ha estado leyendo tus comentarios en el post y no para de repetirme: ¿ves como te tienes que cuidar más? ¿Ves que no tienes que hacer esfuerzos? Que mira lo que le pasó a esa chica…

          • padresdetrillizas
            10 septiembre, 2013 at 21:18

            Bueno, dile al futuro papá que yo traía tres al mundo, y mi tripa aguantaba una tensión muy superior… sin embargo, sin pasarse, hay que relajarse, y las vacaciones que hicisteis fueron las acertadas, prometido! El año que viene te aces el crucerito con la enana!!!

          • planeandoserpadres
            11 septiembre, 2013 at 11:40

            ¡Jajaja! Al futuro papá nunca logro convencerlo de nada con estos argumentos. Él sólo piensa en su bichilla y le da igual la experiencia que tuviesen otros. Si fuera por él, me hubiese pasado los 9 meses de reposo absoluto panza arriba en la cama.

  • Responder
    A Cuadros (Mamá... ¿MAMÁ?)
    2 septiembre, 2013 at 13:16

    ¡Hola de nuevooo!

    No es Rusia, pero lo importante es que desconectes, te relajes y lo pases bien. Que regreses despejada y con fuerzas renovadas. Que además ya no queda mucho para el gran día, ¡jijiji!
    Y sí, para la próxima, ¡a resarcirse!

    • Responder
      planeandoserpadres
      2 septiembre, 2013 at 16:10

      No desde luego mi casa de Málaga Rusia no es, y además la tengo muy vista (aunque claro que me encanta volver por la zona y tampoco es que esté de visita allí a cada momento). Pero el año que viene ¡vacaciones a lo grande! (O por lo menos medianitas).

  • Responder
    monstruuosa
    2 septiembre, 2013 at 16:41

    Muy bien hecho, sí señora 🙂 Nosotros lo hicimos inconscientemente, porque me enteré en plenas vacaciones de ello. Pero estábamos como cansados de viajar. Ya nos ha vuelto el mono, ¿eh?

    ¿Y bañador? ¡Haber usado bikini, mujer, que hay que lucir orgullosa esa panza!

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 septiembre, 2013 at 08:07

      A lo mejor tienes razón y el año que viene las cogemos aún con más ganas. Y lo del bikini ¡es que siempre he sido de bañador! ¿No ves que resulta que ya vivía habitualmente con una barriga de 6 meses? Aunque bien pensado este hubiera sido el mejor año para lucir panza sin complejos…

  • Responder
    Crisnasa Blog
    2 septiembre, 2013 at 17:46

    Bienvenida otra vez! Buenos, has disfrutado de las vacaciones aunque haya sido distinto, no? El año que viene sí que cambiará todo 😉 Besos

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 septiembre, 2013 at 08:08

      ¡Y a ver qué tal el cambio! Mira que si la bichilla nos sale insoportable del todo y no somos capaces ni de sacarla a la calle. ¡Ay que estrés esto de ser primerizos y no saber de nada!

  • Responder
    yademasmamas
    2 septiembre, 2013 at 19:30

    Que bien que estes de vuelta!!, bueno, ya no tiene remedio asique quédate con que has disfrutado de las mini vacaciones, el próximo año ya veremos que pasa no?.

    Besos. María

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 septiembre, 2013 at 08:09

      Sí, si al menos me queda el consuelo de ponerme ya a soñar con las del próximo año, pero es que todavía tengo muy reciente lo de no haber aprovechado bien este mes y no me lo quito de la cabeza.

  • Responder
    Jose A. Torralba
    2 septiembre, 2013 at 22:15

    Me alegro de escuchar esto, contrasta un poco con lo que se escucha siempre del verano y el embarazo.
    Yo además tengo un argumento más en favor del embarazo en verano y es que las fotos son geniales en esta época luciendo tripita, te lo digo por experiencia 😉
    Un descubrimiento tu blog!!
    Saludos!

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 septiembre, 2013 at 08:14

      ¡Gracias por aterrizar aquí! Y por cierto ¡muy chulas las fotos que haces! Pues anda que si te digo que me he vuelto de las vacaciones y sólo salgo en una foto… Este año estoy dejada del todo para esto de inmortalizar recuerdos. Creo que tengo que ponerme al día como sea, porque es que prácticamente no tengo ninguna en la que se vea que estoy embarazada.

      • Responder
        Jose A. Torralba
        3 septiembre, 2013 at 08:25

        Pues hazte fotos!! No lo dejes que luego pasa el tiempo y te arrepientes 😉
        Saludos!!

  • Responder
    Diana
    2 septiembre, 2013 at 21:21

    Bueno, hay años que las cosas cambian un poco, y te ha tocado este. Por lo menos, has disfrutado de sol y playa sin hacer caso a los malos augurios, que mira que le gusta a la gente meter el miedo en el cuerpo…
    Pues sigue disfrutando del embarazo lo que te queda, que lo llevas estupendamente y para mi, estos son los meses mas bonitos.

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 septiembre, 2013 at 08:10

      Es que eso es lo peor ¿quién me manda a mí fiarme de lo que dice la gente? Claro, como primeriza me pillaron desprevenida y me arruinaron los planes pero ahora que ya estoy cogiendo práctica y que veo las burradas que se pueden decir ¡ya no me convencen más!

  • Responder
    anya
    3 septiembre, 2013 at 00:07

    por lo menos piensa que has ido a la playa , y no te han salido manchas ni nada, un besazo y sigue tan bien

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 septiembre, 2013 at 08:16

      Eso sí, está visto que el closma no va a poder conmigo por poco que me cuide. Y tampoco me ha molestado el calor, ni el sudor ni nada de nada, así que no me debería estar quejando tanto de la sencillez de mis vacaciones.

  • Responder
    Alita29
    3 septiembre, 2013 at 12:00

    Hola Guapa! Ya no queda nada!
    Nosotros creo que cometimos el mismo error con las vacacionoes, al final fue peor… Porque aunque hemos aprovechado la playa y eso, me he quedado con ganas de viajar! Pero ya estoy planeando las vacas para el año que viene! Y el niño sera un niño viajero! No han estado mal la vacaciones, pero podrian haber sido mejor! Mi marido tambien cada vez que piensa en que el niño se suba a un avion tiembla! Pero mis padres siempre viajaron con nosotros! Y yo viaje desde los dos meses de vida sim ningun problema, asi que esta mi familia intentando convencer al padre de la criatura de que el año proximo nos vayamos a algun destino distinto! Ya que segun mis padres, es mejor hacerlo ahora y no cuando el niño te critica todo el tiempo todo! (esto es que mis padres recuerdan de un viaje a eeuu que hicimos donde con 15 años todo me parecia una porqueria todo! Era una adolecente total! Seguro que no me dejaron ahi de casualidad!). Ya no falta nada! Noviembre esta a la vuelta de la esquina! Que alegria!

    Pd: si que se te ha extrañado por internet!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 septiembre, 2013 at 15:46

      ¡Gracias por seguir aquí tras la vuelta del verano! Yo creo que sí que vamos a poder viajar y recorrer el mundo con la bichilla, todo es cuestión de adaptarse a su ritmo, planificarlo todo bien y con tiempo y seguro que lo disfruta ¡aunque después no le queden recuerdos de lo pequeña que será todavía! Es que hay gente que nos plantea lo de viajar con niños como el apocalipsis a la vuelta de la esquina. Supongo que habrá de todo: niños que se controlan más fácilmente, otros más trastos, pero vamos, de ahí a tener que quedarnos encerrados en casa viendo la tele de por vida hay un trecho enorme. A veces creo que esto se debe más a la pereza de los padres que al mal comportamiento de los niños, pero claro como aún no lo he vivido en mis carnes no lo puedo asegurar al 100%. Besitos

  • Responder
    Mamá de V
    4 septiembre, 2013 at 15:38

    ¡Pero bueno! Si aun habríamos coincidido en el AVE o en algún chiringuito comiendo espetos o boquerones 😛 Allí se está de maravilla 😀 Ya me contarás a ver que haceis el año que viene 🙂 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      4 septiembre, 2013 at 18:23

      ¡Jajaja! Pues seguro que por allí recaeremos unos días porque estando mi padre instalado en la costa ¡no nos queda otra!

  • Responder
    Dilema de una primeriza viajera - Tubebebox
    20 julio, 2015 at 18:40

    […] Ver el artículo Otros articulos sobre esta etapa MAMINÉBABA, un universo cálido y suave. El milagro de la vida. Cosas que me hubiera gustado saber antes de 8 consejos para sacar buenas fotos a tu Ecografía en 4D Cómo ser una madre con estilo. CATTIER, belleza e higiene bio. Libros para mamás y papás novatos Los mejores regalos para una amiga embarazada Bautizo, sí pero sin faldón. prev next […]

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.