Embarazo semana a semana

Semana 26 del embarazo

Semana 26 del embarazoEl segundo trimestre del embarazo va llegando a su fin y de momento todo avanza satisfactoriamente. Debido a las vacaciones ando un poco retrasada al narrar mis peripecias en cada una de las semanas del embarazo, de forma que ahora estoy de 3 semanas más de lo que narro en estas líneas pero, aún así, tuve la precaución de ir anotando los síntomas en su momento para no tener que hacer uso del mero recuerdo y no dejarme ningún detalle por el camino. Las novedades que aprecié durante la semana 26 del embarazo fueron las siguientes.

1. Pipi cada poco tiempo por la presión en vejiga. Eso ¡si hay suerte! Porque el caso es que parece que la bichilla ha decidido aposentarse encima de mi aparato urinario y hay momentos en los que siento que, literalmente, si no llego al baño me voy a hacer mis necesidades encima. Pero no siempre es verdad, ya que a veces, en el último momento, cuando ya he invertido un rato en ir corriendo al baño, desinfectar los urinarios públicos y precintarlos con papel higiénico, la bichilla cambia de postura y de ahí no sale ni una gota. Nada de nada, como si las ganas de orinar nunca hubiesen existido. Esto me pone de una mala leche… porque mi gran temor durante el embarazo es sufrir alguna de las famosas infecciones de orina que han caracterizado mi vida durante los últimos años, con lo cual hago todo lo posible por no aguantarme las ganas de orinar, pero esta niña me traiciona y engaña como quiere.

2. Pérdida de calostro en el pecho derecho. Sí, sí tal y como lo cuento. Si la semana pasada era el pecho izquierdo el que se puso a segregar una sustancia extraña que finalmente decidí validar como una mancha de helado en el pijama, durante la semana 26 ya no hay lugar a dudas ¡se me está escapando la leche de ambos pechos! Y es que en esta segunda ocasión el suceso ha tenido lugar mientras tecleaba en el ordenador y sin ningún líquido cercano que pudiese originar esa mancha. Además, era más grande y aproximadamente de la medida de la areola completa del pecho. La ventaja es que esto me anima y me da tranquilidad, ya que parece que ambos pechos funcionarán correctamente durante la lactancia El inconveniente es que aún es muy pronto para usar discos de lactancia, así es que intentaré resistir todo lo que pueda, ya que las pérdidas no son constantes (una o dos veces en toda la semana).

3. La bichilla sigue en pie. Yo sospechaba que estaba colocada con la cabeza arriba, a la altura de mis costillas, y los pies abajo, sobre el pubis. Más que nada porque era en esa zona donde sentía la mayor parte de los movimientos y los de mayor intensidad, con lo cual, pese a mi inexperiencia en estas lides por ser una embarazada primeriza, una de dos: o tenía razón o  esta niña se pasa el día dándose de cabezazos contra mis interioridades. Al acudir a la cita de la ecografía 4D me confirmaron mis sospechas, por lo que ahora estamos ansiosos porque se revire y coloque en una posición mejor para el parto, ya que tal y como está el médico dice que me tendrían que hacer una cesárea obligatoriamente, aunque también me tranquilizó al afirmar que aún quedan muchas semanas para que se voltee solita.

4. Golpes everywhere. Yo no sé qué me pasa pero siempre creí que con el embarazo perdería estabilidad, tropezaría con frecuencia y me volvería más torpe en ese sentido. Sin embargo, durante la semana 26 lo que he descubierto es que no controlo las distancias hasta el punto de haberme golpeado la cabeza con la pared de la ducha mientras me lavaba el pelo, con la ventanilla del tren al volver de vacaciones, con los marcos de las puertas al pasar. Eso sí, el peor de todos me lo llevé directamente en la pancita. Y es que la mudanza aún está muy reciente y yo tengo la costumbre de andar de noche por la casa con la luz apagada. En estas me encontraba, adormilada del todo, cuando al acercarme a la habitación de matrimonio me topé de panza y después de cabeza con la puerta cerrada. Yo nunca cierro ninguna puerta (sólo la del baño para las necesidades vergonzosas) pero el futuro papá se encontraba en una dura batalla contra un mosquito y había precintado el dormitorio para pernoctar a salvo. En el momento sentí un pinchazo fuerte en la parte superior de mi preñez, pero se pasó en seguida, así que creo que fue más el susto que el golpe en sí.

Durante la semana 26 del embarazo, el bichillo ya puede medir unos 28 centímetros y pesar en torno a 900 gramos. Ya ha adquirido sus hábitos de sueño, y por eso notarás que hay periodos en los que está despierto y se mueve constantemente, seguidos de otros en los que duerme y tú no notarás su actividad. Es importante seguir hablándole y ponerle música para que reconozca todos estos sonidos tras el parto. ¡La mía siempre da patadas más fuertes cuando escucha cerca la voz de su papá! También se chupan el dedo, bostezan, sacan la lengua ¡qué de monerías saben hacer ya!

Las mamás notarán una necesidad de orinar con más frecuencia, por lo que puede que incluso de noche deban levantarse varias veces para ir al baño. Aunque solo salga una pequeña cantidad de orina cada vez, es importante no retenerla para evitar infecciones, por lo que si se siente picor o escozor hay que acudir al médico para descartar este problema y recibir tratamiento. También es recomendable vigilar la tensión arterial para evitar la preclampsia. Por lo demás, ¡se nota que aún seguimos cómodamente instaladas en el famoso segundo trimestre!

Esto te puede interesar

12 Comentarios

  • Responder
    Faldones bautizo y ropa de bebé
    3 septiembre, 2013 at 08:43

    Yo iba al baño cada dos por tres, y por las noches no veas lo que me fastidiaba… jaja

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 septiembre, 2013 at 15:36

      De momento hay noches que aún me libro de tener que levantarme pero generalmente cuando pasa sólo ocurre una vez, y luego ¡a seguir durmiendo! No sé si esta necesidad empeorará con el paso de las semanas y el aumento de la panzota…

  • Responder
    Anónimo
    3 septiembre, 2013 at 09:36

    Llevas muy bien ordenadito todo lo referente al embarazo, gran idea irlo anotando todo para no perder detalle! Bsss

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 septiembre, 2013 at 15:37

      Es que con mes completo de desconexión del blog, si no llego a anotarlo como los síntomas tampoco es que sean muy molestos ni evidentes ¡se me habrían olvidado todos!

  • Responder
    papashiperactivos.com
    3 septiembre, 2013 at 15:44

    Ya no os queda nada!! Pero con lo bien estudiado que lo tenéis, preocupación cero, eh?

    • Responder
      planeandoserpadres
      4 septiembre, 2013 at 15:28

      Sí, sí ya vamos a lo loco porque a parte de lod cursod de preparación al parto que empezaremos este mes ¡ya poco más nos queda por hacer!

  • Responder
    yademasmamas
    3 septiembre, 2013 at 19:26

    No sé si en realidad tendrá algo que ver, pero yo también me sentí mas tranquila al ver que ya salía calostro muchas semanas antes… pensé lo mismo, será que luego no tendré problemas, y oye, en mi caso así fue.

    María

    • Responder
      planeandoserpadres
      4 septiembre, 2013 at 15:22

      ¡Yujuuuu!!! ¡Qué gran noticia! Yo espero que me pase exáctamente lo mismo, ya que ahora se me escapa que el menos sirva para poner el mecanismo en marcha.

  • Responder
    lauritapurple
    3 septiembre, 2013 at 19:40

    No sabía que se tuvieran pérdidas tetiles tan pronto… que cosas!

    • Responder
      planeandoserpadres
      4 septiembre, 2013 at 15:25

      ¡Digooo! Y esta vez no es una de las rarezas propias de mi embarazo sino algo normal. Así es que informadita quedas de que estas cosas pueden pasar!

  • Responder
    Vanesa
    7 septiembre, 2013 at 15:52

    Bueno, para ser primeriza, tenés todo bastante claro… Yo en ese tiempo no tenía idea de nada!

    • Responder
      planeandoserpadres
      8 septiembre, 2013 at 06:56

      ¡Si me paso el día leyendo libros y otros blogs y todo lo que cae en mis manos al respecto! Al final me voy a volver toda una profesional del embarazo.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.