Embarazo semana a semana

Semana 27 del embarazo

Semana 27 del embarazo¡Durante la semana 27 del embarazo diremos adiós al plácido segundo trimestre del embarazo! Ya estamos en la recta final y muy cerquita de lograr nuestro objetivo con éxito. En mi caso, he notado que en los meses anteriores estaba deseosa porque el tiempo transcurriera despacio, ya que me encontraba muy bien y quería experimentarlo todo con tranquilidad y siendo plenamente consciente de los cambios que se producían en mi cuerpo. Pero debido a los pocos síntomas habituales de la preñez que he experimentado ¡ahora lo que quiero es que todo pase deprisa para poder tener aquí a mi bichilla cuando antes! Es que esto de tener un embarazo tan tranquilo se está convirtiendo en algo un poco aburrido, pero seré buena, tendré paciencia y relataré las pocas novedades que han acompañado a esta semana 27 del embarazo.

1. ¡1 kilo menos! Pérdida de apetito. A estas alturas ya no sé si alegrarme de que el embarazo me esté dejando hecha una sílfide o preocuparme por el hecho de que es algo raro que no logre aumentar de peso. Que vale que con mi sobrepeso ya me dijeron que ni hablar de engordar más de 6 kilos durante todo el proceso, pero de ahí a que no solo no haya engordado sino que además ya he perdido 8 kilos va un trecho. Y el motivo no es otro que el tener menos hambre: porque si tengo hambre como y si no pues no ¡soy así de simple! Sobre todo por las noches me siento como si fuese a reventar y encima debo lidiar con las amenazas del futuro papá, que piensa que me voy a volver anoréxica de pronto (vamos, es que si me vierais lo regordeta y lo panzona que estoy os pegaríais un hartón de reír con sus temores). Y es que no me privo de nada, pero sólo como cuando me apetece. Aún así, desayuno, tomo una fruta a media mañana, como a medidía y meriendo, pero a la hora de la cena ya no me queda más hueco en la barriga. Y como esta es la única comida del día en la que el futuro papá está presente, debe creer que durante el resto de la jornada también me alimento del aire.

2. Cansancio nocturno. Aunque no me ocurre cada día, en ocasiones vuelvo a sentirme como en el primer trimestre, y me sobreviene un sueño a última hora de la tarde que me impide trasnochar a gusto. Ayer mismo me eché una siesta de 8 a 9 antes de la cena, pero vamos, que a las 23:30 estaba durmiendo plácidamente, como si no hubiese descansado en todo el día. La gente nos dice al futuro papá y a mí que debemos aprovechar estos meses para acumular las horas de sueño que nos faltarán durante las primeras semanas (o meses) de vida de la bichilla.

3. Despertarse de noche con ganas de orinar. Bastante he aguantado durmiendo del tirón prácticamente durante los 7 meses que llevo de embarazo, con alguna salvedad que ya comenté en su momento. Pero durante esta semana parece que se ha afianzado la tendencia de tener que ir al baño durante la noche, exactamente entre las 4 y las 5 de la mañana. Y eso no me gusta ni chispita porque yo soy muy de dormir del tirón y no de pasearme pasillo arriba y abajo, pero es que como trate de aguantarme parece que vaya a reventar. ¡Creo que la bichilla ya ocupa demasiado espacio!

4. Punzadas fuertes en la panza. Parecen calambres momentáneos que recorren la parte superior de la barriga de izquierda a derecha. No me han dado muchas veces, quizás un par durante la semana, y sobre todo cuando voy andando por la calle, nunca cuando estoy en reposo. No sé si esto serán contracciones u otra cosa. Duelen de forma moderada y se pasan muy rápidamente y ya no vuelven a repetirse.

5. Tentativa de calambres en las piernas. ¡Y suerte que no llegan a darme calambres de verdad! Porque desde niña he sido de sufrir calambres en la zona de los gemelos y eso duele a más no poder. Tan fuertes eran que me despertaban en medio de la noche y debía ponerme de pie para presionar la punta de los dedos contra el suelo y lograr aliviarme. Aún así, el dolor podía perdurarme varios días. Como el plátano es la fruta que más me gusta, suelo tomar uno al día, y quizás el potasio sea lo que me está salvando de sufrir calambres durante el embarazo, pero a lo largo de esta semana, siempre durante la noche, he notado como los gemelos se me tensaban con toda la intención de provocarme un calambre a traición, pero por suerte nunca han llegado a materializarse.

Durante la semana 27 del embarazo, el bichillo ya puede medir unos 29 centímetros y pesar en torno a ¡1 kilo! ¡Yujuuu! Esto cada vez se parece más a un bebé sanote. Lo que aún queda por madurar son los pulmones, pues como no los usan mientras están en el útero son el órganos que más tarda en formarse por completo y comenzar a funcionar.

Para las mamás, lo normal es que a estas alturas ya hayan engordado hasta 9 kilos pero lo más “gordo” aún está por llegar, ya que en las últimas 11 semanas pueden incrementar hasta 5 kilos más, puesto que es cuando el bebé comienza realmente a coger peso para él mismo. El pecho puede haberos aumentado hasta 3 tallas (a  mí esto no me ha pasado), las areola y los pezones serán más grandes y más oscuros y la línea alba de la barriga estará en su máximo esplendor (yo de esto tampoco tengo). Si os atacan los cambios de humor ¡mantened la calma! El fin del embarazo ya se acerca.

Esto te puede interesar

22 Comentarios

  • Responder
    moda infantil y ropa bebé
    10 septiembre, 2013 at 07:50

    Yo lo que peor llevaba era lo de ir al baño por las noches

    • Responder
      planeandoserpadres
      10 septiembre, 2013 at 13:17

      ¿Ves? Tampoco me puedo quejar mucho, porque de momento como máximo debo ir una vez en toda la noche ¡y en ocasiones con suerte ninguna! Pero la panza va creciendo por momentos y no creo que esta buena racha se alargue mucho más.

  • Responder
    Nubamía
    10 septiembre, 2013 at 08:08

    ¡Qué suerte tienes! Yo tengo 25 semanas y he sufrido de calambres casi desde el primer trimestre, y también como un plátano al día. ¡Sigue disfrutando mucho tu embarazo!

    • Responder
      planeandoserpadres
      10 septiembre, 2013 at 13:18

      A lo mejor lo de caminar también influye, y dicen que también el clima de cada zona… ¡ay no sé! Pero es verdad que siempre he sido de padecer calambres enormes y ahora con el embarazo se mantienen a raya.

  • Responder
    Esther
    10 septiembre, 2013 at 09:03

    Dormiiir!!! siii…dormir ahora o nunca!!!! Jajaja…yo aún, que doy biberón y es cada 3-4h y entre medias mal duermes algo, pero con el pecho es cuando el bebé quiera.
    Lo de los pinchazos podrían ser alguna contracción, fíjate si se pone la barriga dura.

    • Responder
      planeandoserpadres
      10 septiembre, 2013 at 13:20

      ¡Si ya nos lo dice todo el mundo! Dormir ahora que podéis que después será tarde. Y nosotros somos muy obedientes y dormimos mucho, pero no sé yo si este descanso se va a acumular hasta después del parto. ya me veo hecha una perra vaga durante la baja de maternidad y durmiendo las mismas horas que la bichilla, todo el día a saltos pero sin hacer otra cosa que no sea dar el pecho, cambiar pañales y dormir.

      • Responder
        Esther
        10 septiembre, 2013 at 16:34

        Pues si…al principio es lo que hay. Aprovechas sus momentos de dormir para descansar. Algunos dias parezco zombie jajaja

        • Responder
          planeandoserpadres
          10 septiembre, 2013 at 18:45

          ¡Vaya ánimos! No sé para qué nos ponemos tan monas durante el embarazo si luego desmejoramos tanto tras el parto. A ver la vida nocturna que me da la bichilla cuando llegue.

  • Responder
    Bombones
    10 septiembre, 2013 at 09:58

    Esto va viento en popa! Para los calambres es buenísimo tomar magnesio.

    • Responder
      planeandoserpadres
      10 septiembre, 2013 at 13:21

      Lo del magnesio no lo conocía. ya veré qué alimentos lo llevan pero vamos, es que entre lo de comer cosas con hierro, con calcio, con potasio ¡si es que ya no me caben tantas cosas diferentes en la barriga!

  • Responder
    unamamapractica
    10 septiembre, 2013 at 14:00

    Ya no os queda nada, ya veras! Las ultimas semanas pasan mucho mas rapido, al menos esa fue mi experiencia con la primera. Entre preparar mas cosas, pensar en el parto, algunos controles mas que te hacen las ultimas semanas… Yo que estoy en la 23 y los kilos que llevo encima son… inconfesables, ay ay. Pero es que yo estoy en lo contrario, tengo un hambre voraz. Pero yo siempre digo que la naturaleza es sabia, si no tienes apetito y estas sana y todo va bien, aunque no hayas engordado seguro que todo va estupendamente. Un beso

    • Responder
      planeandoserpadres
      10 septiembre, 2013 at 18:41

      Pues como me pasen más rápido de lo que lo han hecho en los meses anteriores ¡este embarazo va a ser visto y no visto! Y respecto a la sabiduría de la naturaleza ¡seguro que tienes razón! Y como ella sola se autorregula, por eso a mí, que me sobraban muchos kilos, me está dejando con algunos menos, y seguro que a ti te faltaría alguno y por eso te ha puesto muchos de más. 😛

  • Responder
    En Paro Biológico
    10 septiembre, 2013 at 15:00

    Y si te digo que yo hubo noches que me levanté hasta 7 veces!!! para ir al baño??? Alégrate de que solo sea una…
    Un beso!

    • Responder
      planeandoserpadres
      10 septiembre, 2013 at 18:41

      ¡Madre de Dios! Si a ese ritmo no te merecía la pena ni acostarte. Vamos como me ponga así, dejo de ingerir líquidos en las semanas que me quedan.

  • Responder
    sradiaz
    10 septiembre, 2013 at 16:32

    Me tienes encantada con tu asintomático embarazo y con los kilos perdidos. Comprendo perfectamente las ganas de ver a la peque 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      10 septiembre, 2013 at 18:44

      Yo creí que todo este proceso iba a ser mucho más lento, complicado, molesto y doloroso ¡y resulta que sólo tiene ventajas! Sólo espero que no se estropee en la recta final.

  • Responder
    saradapia
    10 septiembre, 2013 at 20:05

    Pero menudo embarazo más bueno!!! así da gusto!!! Yo una de las cosas que llevé peor en las primeras semanas del primer trimestre, sobre la semana 32 o 33, era que en la cama tenía la sensación de que me ahogaba y me costaba respirar. Al incorporarme se me pasaba, pero me agobiaba un poco. Ya me contarás si te pasa! Un besote

    • Responder
      planeandoserpadres
      11 septiembre, 2013 at 11:31

      Sí, sí así me van a quedar ganas de repetir muchas veces. Yo en la cama funciono estupendamente ¡Uy, que mal me ha sonado eso! Quiero decir, que duermo muchas veces del tirón, o como mucho sólo debo levantarme una vez al baño en toda la noche, me acomodo bien en cualquier postura… lo único es que tengo un poco de frío desde agosto, pero vamos que con una mantita ha quedado solucionado. la respiración me falta a veces al caminar muy deprisa o subir cuestas ¡pero esto ya me pasaba antes del embarazo!

  • Responder
    Ser Educadora
    10 septiembre, 2013 at 20:11

    Pues chica qué bien. Yo fui a la matrona el otro día que tenía justito 20 semanas y me ha regañado un pelín. Dice que ya estando en la mitad del embarazo no es normal que solo haya cogido dos kilos (en el primer trimnestre perdí uno, aún no sé como por que no tuve vomitos ni nauseas y lo he recuperado x 2 pasadas las 13 o 14 semanas). Está mosca y me ha dicho que tengo que subir 8kg al menos en lo que me queda de embarazo. Yo he pasado de ella, como bien, hago un montón de comidas y pico otro tanto (yo de cena soy como tu, que ya no me presta nada). En fin… que Dios las entienda por que yo…

    • Responder
      planeandoserpadres
      11 septiembre, 2013 at 11:34

      ¡Pero tu matrona tendrá razón! Si eres delgadita es obligatorio que subas de peso en el embarazo, por eso te regaña y debes hacerle caso. Pero yo estoy bien sobradita de carnes y nadie se ha asustado porque pierda peso, sino que están encantados. Todos los ginecólogos que me han hecho ecografías, pruebas, y las matronas que me han atendido han coincido en lo mismo: si como con normalidad y adelgazo, debo aprovechar esta suerte, pero sólo porque ya me sobraban muchos kilos antes del embarazo. Si tu peso es normal, o inferior a lo que se considera normal, debes engordar.

  • Responder
    Ser Educadora
    11 septiembre, 2013 at 22:33

    Jo, pesaba 56 kg cuando me quedé embarazada (digamos que ya me sobrana un kilo) y mido 1,60. Ahora peso 57,500 pero durante el primer trimestre adelgacé a los 55. Yo creo que estoy genial y el niño viene perfectamente 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      12 septiembre, 2013 at 13:38

      ¡Jajaja! ¡Viva ese grado de auto percepción y satisfacción contigo misma! Pues si tú te ves genial es que tienes que estarlo.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.