Libros

Libros recomendados: Un regalo para toda la vida

Un regalo para toda la vida

Un regalo para toda la vida

En el sexto mes de embarazo ¡empecé a dar leche como las vacas! Ya sé que eso no es propiamente leche, sino calostro, y las pérdidas no eran molestas, ni muy abundantes, vamos que manchaba alguna que otra camiseta de vez en cuando 3 o 4 veces por semanas, unos días me goteaba un pecho, al siguiente el otro… Y claro, yo me vi feliz como una perdiz pensando que al menos esto demostraba que los pechos me funcionan, que los dos parecen tener los conductos bien comunicados y que podré poner en práctica la lactancia materna con mi bichilla. Otras mamás, primerizas como Monstrua o Annabel, o súper expertas como Diana, me recomendaron encarecidamente indagar en el tema de la lactancia materna mediante este libro de Carlos González, Un regalo para toda la vida: Guía de la lactancia materna y la verdad es que no puedo estar más satisfecha. Lo he devorado en un par de semanas (leyendo desde la primera a la última línea, de forma pausada e interiorizando los conocimientos) y me ha descubierto la lactancia de un modo que jamás me hubiera imaginado. A continuación haré referencia a lo que me ha parecido más útil de este libro.

1. ¡Todas las madres pueden dar el pecho! Que hasta hace dos días yo pensaba que esto era como la lotería: que tienes suerte o te tienes que agarrar a un biberón ardiendo. Tras la lectura de Un regalo para toda la vida, he visto que prácticamente en todos los partos la lactancia es posible (hay poquísimos casos en los que sea inviable completamente) y que el secreto parece estar en una buena postura a la hora de dar el pecho y en la disponibilidad de la madre para con el bebé, que le permita amamantar a demanda, siempre que este lo pida. Creo que en los primeros cuatro meses podré cumplir este último requisito (que me parece el más difícil tal y como estamos organizados laboralmente hoy en día). Y para después ¡ya tengo mi sacaleches que he ganado gracias a Diana en un concurso que seguro que resulta premonitorio de lo bien que espero que se me dé esta etapa de mi maternidad primeriza!

2. Consejos para desoír a quienes quieran desanimarnos. Yo suelo pasar bastante de las opiniones y comentarios de la gente, pero claro, en un tema tan delicado como es el de la alimentación de un bebé recién nacido, creo que si el entorno se pasara el día diciéndome que no tengo suficiente leche, que mi leche no alimenta, que la bichilla no engorda, que tengo que darle un biberón… al final acabarían por minarme la moral y mis ganas de amamantar, y caería en la tentación de la leche artificial. Así es que tras la lectura de este libro creo que he quedado bien curtida en este aspecto: que cada uno opine lo que quiera que yo también haré con mi teta lo que me dé la gana.

3. Cómo solucionar posibles obstáculos durante la lactancia. Hay que reconocer que para todo el mundo dar el pecho no es un camino de rosas, sino que a veces hay algún que otro cardo borriquero que puede hacernos muy difícil esta travesía. Desde las dolorosas grietas en el pezón, hasta la mastitis o enfermedades variadas que pueden “obligarnos” a dejar de lado este tipo de alimentación. Pues bien, sólo en unos pocos casos sería obligatorio abandonarla, pero en la mayoría la cosa se puede sobrellevar de distintas formas para no tener que retirarnos de la lista de madres lactantes.

4. Otros temas. Algunos de forma más breve (el embarazo, el parto) y otros con mayor hondura (la alimentación de la madre, la lactancia tras la reincorporación laboral, el uso de medicamentos, las posibles enfermedades de la madre y el bebé) son tratados en relación al tema de la lactancia para dejar patente que en muy pocas ocasiones se requiere el abandono de la alimentación mediante el pecho. Da igual lo que se crea popularmente: la lactancia materna está reñida con poquísimas cosas. Lo importante es querer ejercerla y no desanimarse ante la primera adversidad.

Y es que Un regalo para toda la vida me ha encantado desde el principio hasta el final. No sólo por la forma de explicar las cosas, clara, directa y con toques de ironía y humor, así como con una tendencia a compararnos con vacas lecheras que a mí me ha llegado al fondo del alma, porque a fin de cuentas ¡es casi lo que aspiro a ser en los próximos meses! Ni más ni menos. Y la comparación no me resulta para nada ofensiva. El libro sirve para desdramatizar y aclarar muchos tabúes acerca de la lactancia materna, desmentir mitos e historietas sin fundamento que se han ido afianzando en la opinión pública y que hemos interiorizado de una forma que al leerlo nos parece hasta increíble que pudiésemos estar tan errados en nuestras opiniones.

Tampoco trata de atacar a aquellas madres que optan por la leche artificial: Un regalo para toda la vida es un libro respetuoso pero claro y contundente a la hora de comparar las ventajas demostrables de la lactancia materna frente al biberón. Pero, aún así no creo que su estilo pueda resultar ofensivo para las defensoras de la leche artificial, porque el autor llama a cada cosa por su nombre, y si una madre ha elegido una forma de alimentación concreta ya se habrá preocupado previamente de informarse de los pros y los contras y habrá tomado la decisión racionalmente y sabiendo lo que hace, con lo cual ¡nadie le estará descubriendo nada nuevo! ¿O quizás sí? Porque la verdad es que yo estaba súper convencida de querer dar el pecho antes de leer el libro (y más aún tras estudiarlo) pero vamos, que era un pensamiento de madre primeriza inconsciente con una vaga idea acerca de las ventajas de la leche materna. Pero tras devorar esta obra ¡ya no hay quien me pare en esto de dar la teta! Además, ahora que sé que la lactancia no depende de la suerte sino del conocimiento acerca de cómo manejar la situación ¡creo que ya nada se va a interponer entre mi bichilla y mis pechos!

Esto te puede interesar

27 Comentarios

  • Responder
    Pepita
    13 septiembre, 2013 at 10:38

    Un libro altamente recomendable. A mi me ayudó mucho, sobretodo a corregir la postura que había adoptado para darle de mamar tras la cesárea. A mi me dejaron uno en el que se reunían sus tres libros, el de “Bésame mucho” también me encantó.

    A mi me ayudaron especialmente sus ” Consejos para desoír a quienes quieran desanimarnos.”, tanto en lo referente a la lactancia como en lo referente al resto. Pensaba que iba a ser fuerte para pasar, pero cuando te pillan con la guardia baja, a veces es difícil que no te afecte.

    Si me permites la recomendación, a mi me gustó mucho leer a Rosa Jové, sobretodo su libro “Dormir sin lágrimas”, me ayudo a entender como funcionan los ciclos de sueño del bebé y a tomarme los despertares como algo natural y necesario en un bebé.

    Encantada de leerte una vez más.

    Un beso!

    • Responder
      planeandoserpadres
      13 septiembre, 2013 at 13:18

      El de “Bésame mucho” también lo tengo ya localizado, pero no sabía que era un compendio de los otros 3. Bueno, así me podré saltar las partes que ya domine. La parte de los consejos para la gente gafe que se entrometa y quiera echarnos por tierra la lactancia es de lo mejor ¡aunque no sé si llegado el momento recordaré sus advertencias o me dejaré llevar por los temores! Y el de Rosa Jové ¡también lo tengo por aquí rondando! Vamos, que si no triunfo en todo esto no será porque no le he dedicado tiempo y esfuerzos a prepararme a conciencia. ¡Feliz fin de semana! ¡Y a disfrutarlo leyendo!

      • Responder
        Anónimo
        13 septiembre, 2013 at 22:50

        Sabes cómo vas a triunfar? Siguiendon tu instinto. Se que estarás harta de oirlo…pero tú eres la que mejor sabe lo que necesita tu hijo. A mi me costó pillarlo…pero cuanta razón. Un abrazo!

        • Responder
          planeandoserpadres
          14 septiembre, 2013 at 10:42

          ¡Ay el instinto! Supongo que eso me saldrá solo pero claro, miedo me da que todo el entorno se entrometa con sus opiniones, me anule el instinto y esto se convierta en un desastre. Por eso creo que el libro me ha ayudado a entender que es mejor no dramatizar con el tema de la lactancia, que puede que requiera esfuerzo e intentos fallidos, pero que hay que perseverar y no dejarnos desmoralizar ante la primera crítica.

  • Responder
    yademasmamas
    13 septiembre, 2013 at 19:07

    Yo también tengo los tres libros en uno, lo empecé a leer por recomendación expresa de mi hermana (le dio teta a mi sobri hasta los 3 años) y a mi… me decepcionó, la verdad. Esta bien, pero hay partes que no me gustan. No íbamos a estar siempre de acuerdo…

    María

    • Responder
      planeandoserpadres
      14 septiembre, 2013 at 10:37

      ¡Jajaja! Es lo más normal, que cada una tenga su opinión. A lo mejor a mí me ha impresionado mucho porque es el primer libro sobre lactancia que leo y me lo ha hecho ver todo de una forma completamente diferente a las ideas que yo tenía. Oye pero a tu hermana le fue genial porque 3 años de lactancia es una pasada. ¡A ver si a mí me hace el mismo efecto!

  • Responder
    Diana
    13 septiembre, 2013 at 21:31

    Bueno, me alegro que te haya gustado la lectura. La verdad es que da gusto leer libros tan amenos, que explican las cosas claras y que nos hacen afirmarnos en nuestras convicciones. Ya veo que tienes más libros pendientes, así que, léete los otros dos de Carlos, bésame mucho y cuando la bichilla tenga unos meses, lees también “mi niño no me come,”, que también te ayuda a entender la alimentación infantil y a no obligarles a comer, como me hacía a mi mi madre. yo con la peque me lo he tomado todo mucho más relajado, más natural, haciendo caso a mi instinto y ayudada por libros como esto y estamos estupendas las dos.
    Por cierto, gracias a este libro, una mamá que se había hecho unos implantes mamarios y que pensaba que no podría dar de mamar, lleva 8 meses de feliz lactancia.
    Ah, y gracias por la mención.

    Besitos

    • Responder
      planeandoserpadres
      14 septiembre, 2013 at 10:40

      ¡Gracias a ti por recomendármelo! La verdad es que ya tengo las “Obras completas” de Carlos González para seguir avanzando con el tema de la crianza. Sólo espero acordarme de todo lo que voy leyendo y saber aplicarlo en el momento justo. Es que como primeriza mi desconocimiento es tan grande y la “sabiduría popular” del entorno es a veces tan errónea que si se juntaran la una con la otra la bichilla no iba a saber lo que es una teta en su vida.

  • Responder
    saradapia
    14 septiembre, 2013 at 08:36

    Uffff, la lactancia… con mi primer hijo los primeros días me hinché a llorar porque un “par de familiares” no paraban de decirme que el bebé lloraba porque tenía hambre, poco nos faltó para pelearnos porque querían que le diese biberón y yo no. Recuerdo como si fuera ayer (y ya han pasado más de 3 años), la primera consulta con la enfermera, yo llorando como una magdalena, enseñándole como le daba de mamar y la enfermera echándole la bronca a mi marido por presionarme tanto con el tema del biberón. Gael estuvo con lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses y siempre en el percentil 90 de peso. Con la pequeña soy más fuerte y aunque ya no hago tanto caso a los comentarios de que llora por hambre, ahora que ya tiene 5 meses empiezo a plantearme si será suficiente…ayyy!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      14 septiembre, 2013 at 10:45

      ¡Lo familiares pueden ser de malos…! Pero yo no pienso derramar una lágrima por comentarios ajenos (muy fuerte me he levantado hoy, veremos a ver si tras el parto cumplo mi palabra) y críticas sin fundamento. Yo espero poder llegar como mínimo a los 6 meses (si el trabajo y tantas otras cosas me lo permiten), aunque a veces no basta con la intención y las cosas se complican por falta de tiempo, de compatibilidades de horarios familiares y laborales, o porque como comentas tú, vemos que los bichillos ya son muy grandes y nos parece que la lactancia es insuficiente. Pero de eso aún tengo mucho que aprender.

  • Responder
    Bego
    14 septiembre, 2013 at 12:38

    es cierto. pues me alegro de que sepas todo esto ya. yo no tenía ni idea y terminé yendo a un grupo de lactancia a resolver todas las dudas y me contaron justo todo esto mismo que pones en el post ^^

    • Responder
      planeandoserpadres
      15 septiembre, 2013 at 19:08

      Yo me he comunicado por mail con un par de grupos de lactancia del pueblo ¡y los dos me han ignorado de momento! Pero bueno, me alegro de saber que ya he aprendido algo de utilidad para estos menesteres.

  • Responder
    sradiaz
    14 septiembre, 2013 at 19:57

    Parece muy interesante 😀
    Lo importante es que has aprendido un montón de cosas útiles, genial.

    • Responder
      planeandoserpadres
      15 septiembre, 2013 at 19:09

      Ya verás que si llegado el momento te animas a leerlo, creo que no te arrepentirás. Se aprende un montón y después de la lectura te quedas de tranquila y relajada con tus conocimientos que el resto de comentarios de tu entorno te resbalan.

  • Responder
    semeantojaunafiesta
    14 septiembre, 2013 at 20:27

    Yo también me lo leí en la última etapa de mi embarazo. El punto 2 que mencuonas es muy importante y está muy relacuonadi con el punto 1. A mi muchisima gente me ha dicho lo de “deje de dar el pecho a los dos meses porque ya no tenia leche” y gracias al libro entendí que esto no era asi.
    También mi suegra quiso convencerme de dar biberón a mi peque porque tardó mas de dos semanas en recuperar el peso que tenia al nacer, pero yo persisti y a partir de las 3 semanas me ha engordado practicamente 300g por semana…una pasada!!
    La lactancia es dura…mas dura que dar el biberón…pero recompensa mucho…no hay nada mas agradable que se quede tu bebé dormidita en brazos enganchada al pecho!

    • Responder
      planeandoserpadres
      15 septiembre, 2013 at 19:12

      ¡Si es que todo lo bueno cuesta mucho esfuerzo! Y claro, encima estando ahí presente la tentación del biberón, tan facilito de hacer, siempre disponible y con tantos votos a favor por parte del entorno, entiendo que no es fácil seguir empeñadas en sacar adelante la lactancia materna. Yo espero no desanimarme, que la bichilla no me adelgace a lo bruto y me asuste y que la gente se quede un poco calladita y no les de a todos por meterme el miedo ene l cuerpo (esto será lo más difícil, ya lo estoy viendo).

  • Responder
    Pru
    15 septiembre, 2013 at 10:17

    Yo no leí ese libro pero me informé todo lo que pude y la verdad es que he conseguido poder alimentar a mi bebé con lactancia materna exclusiva, pero soy la única de mis amigas!! Y es que el principio es muy duro y muy esclavo y la familia no ayuda diciendo que le metas biberón porque pasa hambre (armate de paciencia!!). El bibe hace la vida más fácil, desde luego, jaja, pero bien merece el esfuerzo dar pecho. Ánimo!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      15 septiembre, 2013 at 19:14

      ¿Es que nadie ha vivido en un entorno pro lactancia materna? ¡Vaya afición hay a la leche de bote! Ni que los familiares se llevaran comisión pro vendernos una marca. A mí son pocos los que me animan en primera persona con lo del pecho (en la vida real, en la virtual ya he encontrado a muchísima gente que cuenta su experiencia y que lo recomienda) pero a mí ya se me ha metido en la cabeza y muy mal se me tiene que poner el asunto para que no lo saque adelante.

  • Responder
    Gestando una idea
    15 septiembre, 2013 at 11:52

    Están muy bien, entonces, este tipo de libros. No sé si estando en tu situación, hubiera caido en leer algo de este tipo.
    Me alegro que sigas tan bien. Ya mismo está aquí”tu bichilla”

    Te dejo mi nueva dirección de blog, que he hecho cambios y he puesto nueva URL y nuevo título al blog.

    http://gestandounaidea.blogspot.com.es/

    ¡Besos!

    • Responder
      planeandoserpadres
      15 septiembre, 2013 at 19:16

      Este por lo menos no te traumatiza con enfermedades, complicaciones, etc. Eso sí, si eres muy fan del biberón, mejor no lo leas o ahí sí que te creará una preocupación constante. ¡Enhorabuena por el cambio de blog!

  • Responder
    Cuestión de madres
    15 septiembre, 2013 at 20:46

    yo no leí ninguno pero me encanta Carlos González y los videos que tiene en YouTube me han ayudado mucho… Hasta que no di a luz no tuve leche y no tuve ningún problema con la lactancia del mayor a pesar de ser cesárea… eso sí, pequé de primeriza y me dejé influenciar y fracasé en mi intento de llegar al año de lactancia y se quedó en unos míseros 4 meses… con la pequeña escarmenté y aprendí mucho más y me informé con la intención de alargar hasta el año la lactancia y…. 26 meses… encantada aunque me han sabido a poco… un vicio.. así que tú después del libro y con toda la ayuda que por parte de las expertas que hay por aquí seguro que tienes una lactancia maravillosa.
    Mi recomendación: Purelan para las grietas y la página de e-lactancia para comprobar los medicamentos… me han venido de perlas y sobre todo… relájate y disfruta de ella

    Besos

    • Responder
      planeandoserpadres
      16 septiembre, 2013 at 14:55

      ¡Pasar de 4 a 26 meses es impresionante! Al Purelan ya le tengo echado el ojo porque hablan de él en un montón de posts y nunca se sabe cuando pueden aparecer las heridas. El libro me ha servido para concienciarme mucho sobre el tema y conocer dificultades con las que no había contado en un principio (como eso de que el entorno malmeta contra la lactancia). Y una vez aprendida la teoría ¡a ver qué tal se me da la práctica!

  • Responder
    Teresa de Tutete.com
    16 septiembre, 2013 at 07:04

    Una de mis mejores amigas también me regaló este libro cuando me quedé embarazada de mi primer hijo, estaba embarazada de apenas 3 meses, es el libro que me acompañó durante todo el embarazo y el que me ayudó plenamente a tener con mi peque una lactancia adecuada. Se lo recomiendo a todo el mundo sin dudarlo. Muchas gracias por este Post está genial!

    • Responder
      planeandoserpadres
      16 septiembre, 2013 at 14:59

      ¡Gracias por tu comentario! Yo he devorado el libro estando bien avanzadita (entre los meses 6 y 7 que es cuando empezó a salirme calostro), pero la verdad es que es muy recomendable para quitarnos los miedos ¡sobre todo los que tenemos las primerizas que lo desconocemos todo sobre los bebés! Me alegro al ver que la lectura de este libro ha ayudado a muchas otras mamás porque así aumentan mis esperanzas de que lo aprendido en él también me funcione.

  • Responder
    Carlos González: lo que me gusta y me disgusta de él Planeando ser padres
    18 junio, 2014 at 16:37

    […] pero eso es otro cantar). El pediatra Carlos González fue el que más me impactó con su libro Un regalo para toda la vida, centrado en los milagros que puede obrar la lactancia materna, y con muchos trucos y sentido […]

  • Responder
    Libros recomendados: Mi niño no me come - Planeando ser padres
    5 agosto, 2014 at 10:34

    […] infrecuentísimos problemas que Carlitos enumeraba respecto a la lactancia materna en su obra “Un regalo para toda la vida”. Y como yo soy muy lista, y a mí me pueden engañar una vez, pero 2 ya sólo lo consiguen los […]

  • Responder
    Carlos González: en vivo y en directo - Planeando ser padres
    12 diciembre, 2014 at 16:48

    […] mosqueos silenciosos y anónimos que yo he tenido contra Carlitos a raíz de mi interpretación de Un regalo para toda la vida o de Mi niño no me come. Me daba la sensación de ser un pediatra muy entendido en lo suyo, pero […]

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!