Embarazo semana a semana

Semana 28 del embarazo

Semana 28 del embarazo¡Bienvenidos a la primera semana del tercer trimestre de mi embarazo! La semana 28 del embarazo da comienzo a la etapa final del embarazo y yo la viví plácidamente durante mi mes de vacaciones en agosto, por lo que el recuerdo es bastante bueno. Si ya tenía pocos síntomas molestos, parece que estando de vacaciones simulan ser aún más llevaderos que durante la rutina cotidiana. Se supone que la placidez y tranquilidad del segundo trimestre van a quedar atrás y ahora vamos a sumirnos en una marea de novedades y malestares que finalizarán el día del parto. De momento yo no he notado grandes debacles en mi organismo, aunque sí las pequeñas variaciones que enumeraré a continuación.

1. Dificultad para respirar. Me parece a mí que a la bichilla se le está quedando pequeño el hueco de la barriga y está retrepando hacia mis pulmones y como me descuide me va a sacar hasta los ojos. Esta semana he notado que cuando camino, incluso si voy a un paso moderado e incluso lento, me cuesta coger aire, me fatigo más y hablo entre jadeos. El futuro papá cree que estoy al borde de la extenuación pero en realidad no me siento cansada. Sin embargo tampoco puedo evitar coger aliento de forma exagerada como si el aire que respiro no tuviese suficiente oxígeno. Quizás el calor de aquellas últimas semanas de agosto también influyera en esta sensación.

2. Sueño a todas horas. En este aspecto, el tercer trimestre del embarazo parece que me está haciendo sufrir una regresión hacia el primer trimestre, cundo dejaba de ser yo misma más allá de las 9 de la noche. Actualmente el sueño me sobreviene en los momentos más inesperados o de baja actividad. Por ejemplo, si me siento un segundo en el sofá, mientras leo un libro, si veo la tele… da igual que sean las 11 de la mañana, que las 4 de la tarde: como no me encuentre activa, el sueño se apodera de mí, aunque por suerte son siestecitas cortas de unos 15 minutos. Porque si fuera de horas y horas me iba a costar coger el ritmo laboral tras las vacaciones.

3. ¡S.O.S. diarrea! Claro, esto me pasa porque yo durante todo el embarazo iba notando menos ganas de comer, sobre todo de cenar, me sentía llena con poquita cosa y quitando mi afición por los helados pocos excesos he tenido en estos 7 meses. Pero la semana 28 del embarazo me pilló en medio de mis vacaciones y durante ese periodo comía y cenaba fuera de casa casi cada día, me lo ponían todo preparadito por delante, y la pereza al cocinar desapareció, dándome algún que otro atracón de vez en cuando. Esto se me tradujo en un apretoncito diarreico (sólo uno, una noche al irme a la cama) con el que creo que mi cuerpo trató de decirme algo así como “niña, no descarriles que íbamos muy bien con nuestras comiditas ligeras como para meter la pata al final del embarazo”. Con la vuelta a casa esto ha quedado solucionado, porque la desgana para cocinar ha vuelto a mi vida y ya no hay riesgo de sufrir excesos.

4. Al sol ¡sin problemas! Tampoco cometiendo excesos ni actuando a lo loco, pero lo cierto es que he seguido mi misma rutina del resto de años en la playa: jornada de 3 horitas de baños y sol entre las 11 y las 2 del mediodía (que no es ni mucho menos el horario más recomendable pero es el que nos viene bien para organizarnos el resto del día). Yo por mí estaría todo este rato sin protegerme bajo la sombrilla, pero este verano, por darle gusto al futuro papá me he resguardado de vez en cuando. He utilizado la misma crema de protección de siempre (factor 20, aunque el bote es del año pasado, con lo cual alguna propiedad habrá perdido) y ni me he quemado, ni me han salido manchas por el sol ni nada de nada. ¡Soy una embarazada playera afortunada! El rato lo pasaba nadando, haciendo ejercicios de aquagym en el agua, leyendo o tomándome un refresquito, o simplemente agua, porque aunque este año ni siquiera sudo, no me puedo permitir la deshidratación.

Durante la semana 28 del embarazo el bichillo mide unos 30-35 centímetros y pesa sobre 1,1 kilos. Comienzan a formarse las ondulaciones y surcos propios del cerebro humano, que hasta ahora era completamente liso, y deja de ser sólo hueso y piel para acumular las primeras grasas bajo el tejido. ¡Ahora es cuando va a empezar a ponerse gordito y a tener aspecto de bebé! ¡ya mismo va a estar para comérselo de bonito!

Las embarazadas deberán prestar especial atención a la ingesta de alimentos ricos en hierro y en calcio, para evitar tener que tomar suplementos vitamínicos y permitir que los bichillos se desarrollen correctamente. En esta etapa, puede que no paren de moverse, incluso durante la noche, por lo que pueden desvelarte con facilidad. Yo es que duermo como una marmota y no me entero de nada, y aunque me despierte un momento por un movimiento me cambio de postura y sigo durmiendo. Pero si no tenéis esa facilidad para conciliar el sueño, podéis tratar de echar pequeñas siestas durante el día. Por el peso del bebé no es recomendable dormir boca arriba (aunque yo lo hago inconscientemente porque me giro durante la noche y no me doy cuenta hasta que me despierto) y lo mejor es dormir sobre el costado izquierdo (que casualmente es la última postura que yo adopto durante la noche, porque siempre he dormido mejor sobre el lado derecho).

Ya hemos superado una semana más del proceso, hemos entrado en el tercer trimestre y cada vez queda menos para que la bichilla esté formada por completo y decida salir. ¡Qué ganas de que llegue ya ese momento!

Esto te puede interesar

16 Comentarios

  • Responder
    moda infantil y ropa bebé
    17 septiembre, 2013 at 07:52

    Yo tuve un buen final de embarazo. Feliz día

  • Responder
    Gestando una idea
    17 septiembre, 2013 at 08:07

    ¡Qué alegría leerte! ¡Ojalá todo el mundo tuviera un embarazo como el tuyo! Lo del primer punto, lo de la respiración, me ha dado un poco de cosilla, pero viendo que no era malo, sino que necesitas coger más aire y teniendo en cuenta que hacía demasiado calor, tampoco pasa nada. ¿Te sigue pasando eso ahora?

    ¡Besos!

    • Responder
      planeandoserpadres
      18 septiembre, 2013 at 13:20

      ¡Noooo! Si a mí los síntomas me duran un suspiro. De momento no me ha vuelto a pasar, pero sí que se hace un poquito agobiante porque parece que el aire se te estuviese escapando por algún agujerito y no logras llenar los pulmones. Pero no te asustes que esto fue una cosa puntual y ya no se ha vuelto a repetir.

  • Responder
    padresfrikerizos (@padresfrikerizo)
    17 septiembre, 2013 at 10:11

    Que gusto poder volver por aquí a leerte en condiciones que entre vacaciones y todo no he podido!! Me alegro que esté marchando todo bien y que hayas podido disfrutar del sol y de las vacaciones aunque la comida haya jugado alguna que otra mala pasada. Lo de dormir aprovéchalo y descansa, que ya tendrás tiempo de no dormir 🙂
    Besos

    • Responder
      planeandoserpadres
      18 septiembre, 2013 at 13:24

      Desde luego hoy me he levantado hecha una marmota (ya he pegado algún que otro cabezazo delante del ordenador mientras trabajaba) pero en general duermo bastante bien y muchas horas. ¡Me alegro de que estéis de vuelta por el ciberespacio!

  • Responder
    El rincón de Mixka
    17 septiembre, 2013 at 11:46

    Ay qué poquito te queda ya!!!! Ya es una personita… chiquitita chiquitita pero perfecta! Me ha resultado curioso lo del sueño… Es cierto que suele ser más habitual al principio… No recuerdo que al final me pasara también.

    Besos!! Esto avanza!! 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      18 septiembre, 2013 at 13:25

      Yo es que soy rarita y voy repitiendo algunos síntomas del principio ahora al final. ya ves, desviaciones que tiene una. Y sí que me falta poquito porque aunque el post es sobre la semana 28 ¡yo ya estoy en la 33! Que como me descuide me nace a traición ¡y yo con la cuna sin montar y la maleta para el hospital sin hacer!

  • Responder
    yademasmamas
    17 septiembre, 2013 at 19:16

    si hasta ahora ha sido estupendo, porque va a tener que ser peor este último trimestre? de eso nada, todo bien hasta el final, ya verás.

    María

    • Responder
      planeandoserpadres
      18 septiembre, 2013 at 13:27

      Pues por qué va a ser, por la sabiduría popular esa que te diagnostica crisis y malos ratos a cada paso: si pasas bien el primer trimestre te dicen, no te preocupes que lo peor viene después. Si pasas bien el segundo es porque lo peor viene en el tercero. Y si en el tercero sigues sin notar malestar es porque lo peor aún está por llegar cuando cojas mucho peso y no puedas ni moverte. Y si con suerte eso no me pasa supongo que ya empezarán a decir que lo peor nunca son los 9 meses de embarazo sino el parto, o el post parto, o la lactancia o vete tú a saber qué. Pero de momento ¡la cosa marcha muy bien!

  • Responder
    Mamá de Cleo
    17 septiembre, 2013 at 22:20

    Venga que ya casi terminaaas!Seguro este ultimo trimestre te sienta de maravilla!! Solo un consejo: DUERME, duerme todo lo que puedas!!por si a la bichilla le da por estar despierta demasiado tiempo,jejej!
    Un abrazo

    • Responder
      planeandoserpadres
      18 septiembre, 2013 at 13:28

      Duermo, duermo, todo lo que necesito y a veces un ratito más. Sólo espero que realmente este sueño se me esté acumulando en algún sitio para que salga a relucir el descanso que llevo cuando nazca la bichilla porque como después me vaya durmiendo por las esquinas…

  • Responder
    Los Angeles de la Sierra
    18 septiembre, 2013 at 11:40

    No te queda nada!!!! Qué emoción!!!! Da gusto leerte así de bien….. recuerdo también el sueño al final del embarazo…. pero porque a mí si me costaba dormir por las noches, era un terremoto nocturno que no paraba de dar patadas!!!!

    Sigue así de bien!!!

    Besos!

    • Responder
      planeandoserpadres
      18 septiembre, 2013 at 13:41

      ¡Me queda aún menos, porque aunque el post es sobre la semana 28 yo ya estoy en la 33! A esta la tengo muy bien enseñadita (de momento) y sabe que los movimientos los tiene que hacer de día y con luz, que en cuanto cogemos la posición horizontal en la cama es para dormir y nadie debe moverse más de lo necesario. Eso sí, la matrona dice que los grandes golpes comenzarán de ahora en adelante y no sé si entonces lograré seguir manteniendo la situación bajo control

  • Responder
    happinessattitude
    18 septiembre, 2013 at 13:52

    Ánimo! Ya queda poquito, disfrútalo mientras dure

    • Responder
      planeandoserpadres
      19 septiembre, 2013 at 12:50

      La verdad es que se me está haciendo hasta corto con esto de no tener molestias desagradables.

    ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!