Opiniones

Planificación familiar: el hamaquero de la playa y los hijos únicos

hijos únicosNo recuerdo si ya lo he ido comentando en alguno de mis post postvacacionales, aunque sí en los comentarios que he ido dejando en otros blogs. El caso es que últimamente he estado leyendo lo que otras mamás han escrito acerca del tema de los hijos únicos. Dos de ellas, las autoras de El rincón de Mixka y Peineta, pintxo y mi monillo, son hijas únicas que parecen normales, mentalmente estables (unos ratos más que otros) y que defienden su posición en el mundo ante esta eventualidad de la vida. Sin embargo, la primera se plantea aumentar su familia para que su hijo crezca con un hermanito que ella siempre echó en falta, mientras la segunda está completamente satisfecha con su infancia como hija única, y no ve que un nuevo bichillo correteando por su casa vaya a mejorar una situación familiar que ya está bien como está.

Sus posts me han hecho rememorar la opinión que siempre he tenido respecto a los hijos únicos, y más aún después de que mis vacaciones en la Costa del Sol hayan servido definitivamente para realizar todo el esquema de la planificación familiar para esta casa. Y no, no he recurrido a ningún centro médico, ni a la consulta de un especialista, ni he tenido que contrastar con otros padres los pros y los contras de las ideas que ya tenía preconcebidas. Porque en esta casa la planificación familiar ¡nos la ha hecho el hamaquero de la playa!

Sí, sí tal y como lo estáis leyendo. Un oficio de lo más completo, que yo no sé qué estudios pedirán para colocar tumbonas y colchones y cobrar a los turistas, pero vamos, que además de intentar colocarnos cada día en la primera línea de playa, indicarnos dónde se encontraban los baños más cercanos, el supermercado más barato y toda la logística chiringuitera necesaria para las vacaciones, el hamaquero preguntaba cada día por la evolución del embarazo y ni corto ni perezoso se aventuró en otras honduras insospechadas. No era un hombre español, era como un rubio demasiado moreno de piel, que lo mismo podía ser un escocés tostado en la costa que un rumano de pelo claro… y por el acento tampoco pudimos deducir nada, pero como dirían las señoras mayores “este no era de aquí”.

Yo andaba entonces encantadita con mi primer embarazo: sin síntomas desagradables, feliz con mi preñez, deseando que llegara el momento del parto ¡y anhelando aumentar la familia! Porque como futura madre primeriza e inconsciente por naturaleza ¡aún no he salido del primer embarazo cuando ya estoy planeando el segundo! Menos mal que el futuro papá anda más cuerdo que yo en estos momentos, y aunque él también quiere acrecentar la familia, prefiere esperar a ver cómo nos defendemos con la bichilla para, en consecuencia, decidir si nos lanzamos a por otro churumbel o mejor nos quedamos como estamos. Pero tras los consejos del hamaquero, la situación se encuentra así.

1. Nuestro primer hijo. El hombre estaba interesado en conocer si ya teníamos otros niños o este sería el primero. Mi panza le pareció grande para ser de 6 meses (es que yo ya estaba gorda de antes, pero bueno, no se ensañó con el tema). En cuanto supo que la bichilla sería la primera de esta familia no lo dudó ni un momento: ¡si este es el primero, tendréis que tener al menos uno más! Porque según el hamaquero, no está bien que los niños se críen solos. Los hijos únicos son raros (opinión que siempre he compartido porque he tenido la mala suerte de encontrarme en la vida con cada espécimen caprichoso, egoísta o sin dos dedos de frente… que probablemente si hubieran sido quintillizos se hubiesen criado igual de mal, pero al ser hijos únicos ya les he achacado todos sus defectos a esta característica). Son raros porque están sobreprotegidos, se creen el ombligo del mundo, no ven más allá de sus propios intereses, en fin que van destinaditos a ser unos inadaptado sociales. (Por favor, tras estas declaraciones espero con entusiasmo los comentarios airados de hijos únicos que hayan salido “normales” y quieran defenderse, para que me hagan comprender que lo que digo no se puede extrapolar a los confines del universo).

2. 2 hijos. El número ideal. El hamaquero tenía dos hijas. Las dos ya “mujeres grandes”, de unos 18-20 años. Para él, tener dos hijos que no se diferencien mucho en la edad, es el sumun familiar, porque les permite relacionarse desde pequeños con criaturitas de su nivel, aprender a lidiar con otros churumbeles, saber que ni sus padres ni el mundo entero giran en torno a ellos, sufrir en sus carnes las confrontaciones, superar obstáculos y a la larga, por muy mala que haya sido su relación de niños, aprender a quererse como hermanos y defenderse del resto del mundo, así como tener un apoyo incondicional en un familiar muy cercano, o como decía el hamaquero “tenerse el uno al otro en caso de que los padres falten”. Vamos ¡un dechado de sabiduría familiar resultó ser este hombre! El futuro papá comparte con el hamaquero la idoneidad del número 2 en cuanto a churumbeles para nuestra casa.

3. 3 hijos o más. ¡Sólo si la economía te lo permite! El hamaquero hubiese tenido más hijos, pero su situación financiera había limitado sus aspiraciones. Yo siempre quise tener 5, que con el tiempo fui reduciendo a 3, y ahora que estoy embarazada de la primera ¡sigo sin bajar del 3! Por un lado pienso que antiguamente las familias se criaban con mucho menos dinero, tenían más hijos y se creaban núcleos familiares de apoyo y lazos estrechísimos que ya hoy “no se estilan”. Por otro lado, entiendo que nos hemos acostumbrado a tener un cierto nivel de vida, algunas comodidades (viajes, restaurantes, caprichos tecnológicos, inquietudes culturales o artísticas, ciertas actividades de ocio) que requieren de una gran inversión y que desde luego, con un salario normalito, no van a ser igual de factibles en una familia de 3 que de 5 miembros.

Resumiendo, que gracias al hamaquero, este año acabamos las vacaciones sabiendo algo con certeza: si no hay impedimento grave que lo arruine, esta familia tendrá por lo menos otro churumbel a parte de la bichilla. Y que si un golpe de suerte laboral, o de la lotería, se cruza en nuestro camino ¡seremos familia numerosa sin dudarlo! Hala, ahora sólo queda ir cuadrando los números del banco con la escala de ilusión por aumentar la familia, y comprobar si el asunto queda nivelado y es fácilmente sostenible.

Esto te puede interesar

33 Comentarios

  • Responder
    El rincón de Mixka
    19 septiembre, 2013 at 07:23

    Hola guapa!!

    ¡Protesto enérgicamente! Los hijos únicos NO somos raros… ¿? No me considero para nada una hija sobreprotegida, en absoluto. De verdad que no. Sí, es cierto que añoré una hermana (Belén… jajajajajaj) cuando era niña, pero no tengo traumas ni patologías asociadas a ser hija única. Te lo juro por Snoopy, nada que no viniera “de serie” con mi persona.

    El hecho de no querer que mi hijo sea único es más una cuestión de generosidad para con él, del hecho de que el día de mañana no se encuentre sólo en esta vida, cuando, y espero que falten para eso muchos años, yo ya no esté aquí… Dicho así, quizá suene un poco… egoista, es mucho más profundo que dicho así.

    Mi dilema personal siempre ha girado más por el lado económico… el lanzarme o no a por mi segunda criatura, dilema que por otro lado está requeteresuelto… jijijiji

    Quítate esa idea preconcebida de que los hijos únicos somos RAROS RAROS RAROS… Que no!!!! Que somos mu majos!!! 😛

    Un besito reina mora, ahora, eso sí te digo, yo con dos me corto la coleta. Ni dilema ni leches, eso lo tengo más claro que el agua que bebo.

    • Responder
      planeandoserpadres
      19 septiembre, 2013 at 13:01

      ¡Jajaja! Ya sabía yo que el temita traería cola… Pero quería destacar más ese punto del hamaquero acerca de tener a alguien tan cercano como un hermano para poder contar con él en los peores momentos. Que como en todo, luego te puede salir mal el experimento, que los churumbeles se odien a muerte, que de mayores ni se hablen ¡ya lo mejor hubieran vivido mejor siendo hijos únicos! Pero ya digo que en mi experiencia de estos años ¡no recuerdo casi ningún hijo único normal! Y eso que rarezas tenemos todos, pero es que estas criaturitas se llevaban la palma. El futuro papá comparte tu idea acerca de que con 2 hijos ya es más que suficiente.

  • Responder
    sradiaz
    19 septiembre, 2013 at 07:15

    Jajaja, un hombre interesante, desde luego.
    Yo fuí hija única toda mi infancia, pero la familia de mi madre es muy numerosa y no me faltó el trato con otros niños. En mi caso no puedo decir que saliese mal… Fueron los aconfecimientos posteriores los que me hicieron ser algo más triste y solitaria.

    • Responder
      planeandoserpadres
      19 septiembre, 2013 at 12:58

      Sí el hombre era bastante especial. Mujer ¡Y claro que no has salido mal por ser hija única! Que ya se sabe que los andaluces tendemos a exagerar una mijita…

  • Responder
    Gestando una idea
    19 septiembre, 2013 at 07:28

    Jajajajajaja, el hombre, sí que os dio cháchara, ¿eh?

    A mi me gustan las familias con tres hijos. Será porque nosotras somos dos hermanas y me hubiera gustado tener uno más. Pero vamos, que no me quejo. Estoy feliz con mi hermana del alma 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      19 septiembre, 2013 at 13:02

      ¡Digo! Así nos tuvo fidelizados como clientes toda la semana, porque teníamos que ver cómo iba a terminar la planificación de nuestra vida. Tú caso es como el mío: tan feliz de tener un hermano que desearía haber tenido alguno más.

  • Responder
    Crisnasa Blog
    19 septiembre, 2013 at 07:39

    Raros hay siendo hijos únicos o teniendo 20 hermanos. Odio el tópico de los hijos únicos. Depende tu caracter de muchas cosas, no sólo del número de hermanos.

    • Responder
      planeandoserpadres
      19 septiembre, 2013 at 13:04

      ¡Jajaja! Todos los tópicos y prejuicios son odiosos, pero era una forma de defender la ampliación de las familias actuales (cada vez más escasitas de miembros). Y claro que gente rara hay en todos lados: hijos únicos y de familias numerosas, igual que hay andaluces que no son graciosos, y madrileños que no son chulos y catalanes que no son agarrados… en fin, que lo que yo quería era ver cuántos hijos únicos se defendían del “ataque” y demostraban su “normalidad”

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    19 septiembre, 2013 at 08:15

    Jajaja me ha encantado el enfoque del post!
    Yo tengo 3 hermanos y 2 hermanas y nos ha ido muy bien, ahí tengo a 5 personas que harían cualquier cosa por mí, y yo por ellos.
    Personalmente tengo una niña de 5 años y un bebé de 8 meses, y no sé si me lanzaré a por un tercero, no por motivos económicos sino porque siento que con dos ya no doy abasto. Supongo que depende de cada mujer. Pero no quería pensar que mi niña en un futuro estaría completamente sola, porque aquí en Bulgaria no tenemos más familia, y cuando faltemos nosotros… pues eso, estaría sola. Ahora al menos tendrá a su hermano.

    • Responder
      planeandoserpadres
      19 septiembre, 2013 at 13:06

      ¡Lo tuyo sí que era una gran familia numerosa! ¡Ay mi ideal de los 5 churumbeles cada vez lo veo más lejos en el camino! Por cuestiones económicas, laborales y de un sin fin de obstáculos, que como bien dices nos hacen creer que hoy en día es casi imposible ir más allá de los dos hijos.

  • Responder
    peinetapintxosymimonillo
    19 septiembre, 2013 at 08:20

    Aquí viene otra a defenderser no soy RARA, si un poco loca pero no rara, pero eso no es consecuencia de ser hija única o no sino de mi caracter jajaja y genética pura. No he tenido hermano pero me he criado con primos entre ellos uno de mi edad y he compartido cada verano de mi vida con el tres meses, lo considero un hermano.

    Quizás en la infancia sí que se perciba más el derecho de compartir por no tenerlo que vivir cada día en casa pero yo creo mucho que depende de la educación que recibas.

    Y siento comunicarte que no tengo claro eso de no aumentar familiar, cuando escribí el texto dije que no terminaba de verlo claro pero de ahí a cerrar el chiringuito no lo veo, mi pareja son 5 hermanos y me da que no quiero tener un hijo único ni loco jajaja.

    Lo dicho lo de los hijos únicos es un tópico y los hermanos no te dan ni la normalidad ni la generosisdad.

    Besos

    • Responder
      planeandoserpadres
      19 septiembre, 2013 at 13:10

      ¡Desde luego que la educación es fundamental! Vamos, tanto para los hijos únicos como para los de familias múltiples, que eso de tenerlos mimados y aleladitos puede pasar en cualquier familia, independientemente del número de miembros. Ahora que sé que tu pareja viene de una familia tan numerosa ¡me parece que el chiringuito lo vas a tener abierto y no solo en vacaciones! Es normal tener dudas, sobre todo cuando comentabas que tu situación actual ya era de tu agrado, porque siempre da miedo decidir tomar la decisión de aumentar la familia y después “arrepentirse” (aunque sólo sea temporalmente) al ver lo bien que vivíais los 3 antes, acomodaditos los unos a los otros y de pronto ¡pum! ¡Otro bebé en casa! Veremos a ver si después de tanto darle vueltas al asunto, no acabo plantándome con un solo hijo tras la llegada de la bichilla…

  • Responder
    Alita29
    19 septiembre, 2013 at 08:52

    Hola Guapa! nosotros somos los que veremos como va el primero y ya decidimos. Aunque no faltan los que nos dan la lata de “no sera hijo unico” a lo que yo respondo si les doy el numero de cuenta para que me hagan los ingresos mensuales pertinentes para mantener al segundo hijo! (la libertad con la que la gente se mete en la vida del otro me sorprende!)… Mi padre ha sido hijo unico y es raro y nunca le ha faltado nada, por otro lado mi marido viene de familia numerosa, el sueño de sus padres era tener muchos hijos! y es verdad que no le falto la comida jamas, pero si que no ha tenido las mismas oportunidades que he tenido yo en la vida. Sus padres no lo podian mandar a clases de idiomas, ni pudo hacer su erasmus y segun el la ropa de estreno era la justa… es verdad que antes se vivia con menos dinero y no pasaba nada, pero mi marido si que muchas veces piensa que no le gustaria que sus hijos pasen por eso, el sabe que son tonterias pero quiere asegurarse de que esas “tonterias” no le falten a su hijo. En fin… a ver como es el primero y ya veremos si buscamos un segundo… el tercero lo veo mucho mas lejano!
    Que poco te queda para tener a Laura!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      19 septiembre, 2013 at 13:15

      En esas andamos también: primero experimentaremos un tiempo con la bichilla y según cómo resulte la experiencia ya veremos si hacemos más prácticas para aumentar la familia o nos quedamos como estamos. Yo creo que de momento vivo un poco engañada porque el embarazo va muy bien y me veo teniendo una crianza de ensueño… pero cuando me dé de morros con la realidad (llantos, noches sin dormir, rabietas, etc.) lo mismo recuerdo con nostalgia mi situación actual de casada sin otros compromisos familiares que atender que los de mi pareja. Claro que hoy en día nadie quiere que a sus hijos les falte de nada, cosa que a veces es muy complicada debido a los mini salarios y trabajos precarios, y comparto con vosotros la idea de que parar de procrear a tiempo es una buena táctica para que toda la familia pueda vivir plácidamente y sin estrecheces. Pero es tan injusto no poder tener exactamente la familia que quieres sólo por cuestiones económicas… Aunque como pasa con casi cualquier aspecto de la vida ¡no podemos tenerlo todo!

  • Responder
    Faldones bautizo y ropa de bebé
    19 septiembre, 2013 at 09:00

    Yo siempre he querido tener una familia de tres niños pero no encuentro el momento de darle un hermanit@ a la peque por el momento porque ahora estamos muy en armonía. Ella ya es más independiente, podemos hacer cosas que cuando era más pequeña no podíamos y nos estamos acomodando.

    • Responder
      planeandoserpadres
      19 septiembre, 2013 at 13:16

      ¡Si es que la comodidad es un gran peligro! ¡Jajaja! Eso es lo que yo temo, que después de que pasemos el estrés inicial por ser padres primerizos, nos acostumbremos a la bichilla y nos de pánico volver a querer repetir el proceso desde el principio con otro churumbel.

  • Responder
    elpapadejoanpetit
    19 septiembre, 2013 at 09:19

    La verdad es que es una pena que tengamos que pensarnos tanto el hecho de aumentar la familia debido a la situación económica. Lamamá y yo queremos el segundo y a mi personalmente, me gustaría tener 3 en total pero lo veo muy difícil por el tema del dinero… y me da mucha rabia.

    • Responder
      planeandoserpadres
      19 septiembre, 2013 at 13:18

      ¡Si es que nos pasamos la vida contando euros para todo! Bueno ¡y metros en la casa! Porque la verdad es que con las viviendas actuales o nos hacinamos unos encima de otros o aquí no hay quien encuentre su espacio. Creo que el dinero podría limitarnos otro tipo de “caprichos”, pero no debería ser un impedimento para aumentar la familia, aunque hoy en día efectivamente lo sea.

  • Responder
    Jose A. Torralba
    19 septiembre, 2013 at 11:31

    Estoy muy de acuerdo con ese hamaquero!! jajaja
    El problema no es de los hijos únicos, está claro que la educación se la dan los padres, pero con un sólo hijo me parece mucho más difícil educar a un niño.
    Yo también voto por una familia numerosa… la lástima es que haya que ir mirando el euro para planificar estas cosas…. no debería ser así….
    Saludos!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      19 septiembre, 2013 at 13:20

      Claro, es que parece que si tienes más de uno hay ciertos temas de valores (solidaridad, compañerismo, empatía, etc.) que parece que vengan rodados, porque al convivir es inevitable que se vean forzados a experimentar situaciones en las que perciban que no son el centro del universo. Pero claro, luego tus sueños de familia con 2, 3 o más hijos chocan de frente con tu cuenta bancaria, tu situación laboral o la alineación de los astros en el cielo y al final los planes no salen como tú quieres. ¡Ay, habrá que resignarse!

  • Responder
    Pru
    19 septiembre, 2013 at 14:59

    Estoy con el hamaquero!!! Y mi número es 3 si las circunstancias lo permiten. No quiero que mi cachorrina se quede sin hermanos!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      19 septiembre, 2013 at 17:12

      ¡Yujuuu! Bienvenida al club de quienes aspiran a tener familia numerosa en época de crisis. A ver si lo conseguimos…

  • Responder
    Esther
    19 septiembre, 2013 at 15:49

    No creo que por ser hijo único tenga que salir raro. Yo lo soy, y no me considero mas rara que cualquier otra persona con hermanos (que los hay, y muchos). El tema es educarlo con todos los valores, los que nombráis: solidaridad, compañerismo, etc. también se aprenden jugando con sus amigos, primos o simplemente se aprenden y ya está.
    Por el tema de número de hijos, quizá optaría por dos, mas que nada para intentar que el segundo sea niña y así saber que es criar a uno de cada sexo. Si saliera otro niño, encantada también. Pero vaya, mi marido ya dice que su mejor número es el uno, que él ya sabe lo que es ser padre y no le hace falta tener ninguno mas. De todas formas, veremos que tal sale el pequeñajo, que depende cómo, yo también me quedo con la opinión de que sea hijo único.

    • Responder
      planeandoserpadres
      19 septiembre, 2013 at 17:17

      ¡Jajaja! Niña que se me olvidaba que tú eres la única hija única que conozco en persona que no es rara. ¡Jajaja! El disgustazo que te habrás llevado al leer el post de hoy. ¡Si es que siempre hay excepciones que confirman la regla! ¡Ay lo del número de hijos! Tenéis que darle hermanitos a M. cuanto antes. ¡Después de este comentario seguro que me matas! Pensarás: “Esta está loca perdida. No hace ni mes y medio que he tenido a mi bichillo y ya quiere que vaya a por el siguiente”. Pero piensa que yo soy una inconsciente, que como aún ando con la preñez y no sé lo que se me viene encima… Deja, deja que a lo mejor al final los que no se plantean seguir procreando somos nosotros. Todo dependerá de cómo nos vayan las cosas con la bichilla (esperemos que bien). Además ¡aún estamos jóvenes! Podemos experimentar con estos unos añitos y si la prueba nos convence ¡ya nos lanzaremos a por más!

      • Responder
        Esther
        19 septiembre, 2013 at 19:40

        Tranqui, que los hijos únicos ya estamos curtidos de escuchar esas cosas jajaja…
        Si M. no acaba conmigo (esto de no dormir es lo peor) al igual en unos añitos nos animamos, pero vaya ya se verá.

  • Responder
    maremeva
    19 septiembre, 2013 at 21:04

    Aquí una hija única más… jejejeje. A ver, tengo mis excentricidades, no te digo que no, pero en mi opinión lo son más los hermanos pequeños. De pequeña si que deseaba tener una hermana pero no pudo ser. Supongo que los que habéis crecido con hermanos os debe parecer imposible crecer sin, pero no es tan malo. Ahora vivo en una familia numerosa y sólo puedo decir que viva el caos!! Tu déjate del hamaquero, tu si después del segundo aun quieres tres… a por el tercero! 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 septiembre, 2013 at 16:09

      ¡Jajaja! Ves, quien no despotrica contra los hijos únicos lo hace contra los pequeños de la casa. Qué bien que seáis familia numerosa. En unos añitos veremos si os seguimos los pasos.

  • Responder
    Jen
    19 septiembre, 2013 at 23:20

    Los hijos únicos nos manifestamos, jajaja!!! Nunca quise tener hermanos, porque he vivido toda mi vida puerta con puerta con mis dos primos, uno de ellos de mi edad, estaba más en su casa que en la mía y viceversa, quizá por eso nunca he echado de menos tener hermanos porque para mi mis hermanos del alma son ellos, y con una relación excepcional, de esas en las que darías cualquier cosa por la otra persona. A día de hoy no echo de menos tener hermanos, porque viendo algunas relaciones entre hermanos que no se hablan… Lo que tengo claro es que cuando sea madre si la economía me lo permite tendré familia numerosa, no por ningún vacío mío, sino porque quiero una casa llena de pequeños revoltosos que me alegren la vida. Todavía no ha nacido tu bichilla pero cuando pase un tiempo anímate, sigue los sabios consejos del hamaquero jajaja.

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 septiembre, 2013 at 16:12

      ¡Ay, la sabiduría playera! Quién nos iba a decir que este verano tumbados al sol nos resolverían las dudas sobre nuestro futuro familiar. Pues me sorprende que haya mucha gente que ,a pesar de la que está cayendo con la situación económica, aún sea entusiasta y tenga la intención de formar una gran familia. Prometo no volver a decir que los hijos únicos son raros, pero sí voy notando que la mayor parte no quiere que sus propios churumbeles crezcan solitos.

  • Responder
    Los Angeles de la Sierra
    23 septiembre, 2013 at 14:10

    Yo también soy hija única y mi marido también lo es. Creo que el ue estos hijos únicos salgan caprichosos, egoístas y raritos, dependerá de la educación que les hayan dado. Mi madre jamás me ha regalado nada ( en el sentido que me he tennido que currar las cosas para conseguirrlas ), por ejemplo, mi primer coche, me lo pagó mi madre, pero yo le he devuelto hasta el último euro… y así con todo…. me ha enselado lo que es la vida y que por ser hija única mom voy a tener ni más regalos, nmi más caprichos…. solo los de cualquier niño…..

    Yo en cambio, quiero tener por lo menos otro hijo más, porque quiero darle a mi hijo lo que yo no he tenido (y tanto me hubiese gustado tener), mi marido piensa igual. Asi que dentro de muy poco nos volveremos a poner a ello!

    Muchos besos!

    • Responder
      planeandoserpadres
      23 septiembre, 2013 at 16:00

      ¡Ay, pues hizo muy bien tu madre en eso de no consentírtelo todo por ser hija única! Y ahora que quieres un hermanito para tu bichillo ¡ánimo! Que en nada seguro que comenzáis de nuevo con las prácticas y aumentáis la familia en breve, para que luego no os encontréis con criticonas como yo de las que vamos despotricando en contra de los hijos únicos.

  • Responder
    mamaymaestra
    24 septiembre, 2013 at 03:52

    Hola! tenía tiempo sin pasar por acá, en el tema de los hijos a mi me gustaría tener 4 (antes quería 8) pero viviendo en carne propia la maternidad te das cuenta que no es nada fácil.

    Espero no reducir la lista y que si un golpe de suerte nos acompaña nos pondremos a la obra con una docena! jajaja

    • Responder
      planeandoserpadres
      24 septiembre, 2013 at 09:19

      ¡Hala! Pues de momento eres la persona más motivada que conozco en esto de ponerse a crear familia numerosa. Yo de los 3 me extrañaría muchísimo que pasásemos, y para eso primero habría que convencer al futuro papá para sobrepasar los 2… Bueno, de momento seguiremos esperando la llegada de la primera bichilla y ya retomaremos el tema cuando pase un tiempo.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.