Inventos útiles

El cambiador Gulliver de Ikea

cambiador gulliver de ikeaYo me comprometí a limitar mis compras compulsivas para la bichilla al menos hasta la ecografía de la semana 20, principalmente por dos motivos: nuestros temores como padres primerizos, que más o menos hasta esa fecha desconocerían si todo iba bien o no durante el embarazo, y el poder conocer el sexo del bebé para decorar la habitación en consecuencia. Como somos gente muy previsora, hicimos una lista de las cosas imprescindibles, útiles, menos útiles y completamente inútiles, que los papás suelen comprar para los bebés. Miramos los presupuestos de los productos más baratos y más caros y prometimos movernos en un rango intermedio, sin cometer excesos innecesarios ni tampoco lindar en la precariedad. Hasta el cambiador Gulliver de Ikea se presentó en nuestras vidas.

Por entonces vivía yo muy tranquila, porque el carácter catalán (no derrochador y afiliado a la cofradía del puño cerrado) del futuro papá iba a ahorrarme muchas tomas de decisiones. Yo me imaginaba que las conversaciones en torno a las compras para la bichilla serían así:

  • Gordito precioso he visto un… (lo que sea) que no está mal de precio (para tratar de que mis argumentos fuesen efectivos), y que nos cabría bien en la habitación pero no sé si deberíamos comprarlo (para que no piense que yo ya he tomado la decisión de antemano) porque quizás eso no se use durante mucho tiempo, y después será un trasto más para guardar (esto sólo si es que realmente no estoy convencida de que lo quiero y necesito su opinión).
  • Si no hace falta no se compra.

Entonces, si yo realmente quería el trasto inútil, la liaría parda y lo martirizaría acusándole de dejar a nuestra bichilla pasando necesidades y de ser un mal futuro papá. Y si yo no estaba convencida con la compra pasaríamos página y me centraría en el siguiente antojo. Pero cuál no sería mi sorpresa al descubrir que respecto a la bichilla ¡el futuro papá parece no conocer el límite de gastos! Bueno, sí que tiene un tope pero está resultando ser bastante más flexible de lo que yo imaginaba ¡o es que yo estoy desfasando demasiado menos de lo que creía! Y claro, ahora me han vuelto las inseguridades económicas, porque si yo soy la derrochadora y él el controlador que se ha descontrolado ¿quién va a guiar la economía de esta casa?

La cuestión surgió en torno a la toma de decisión acerca de si comprar un cambiador o no. A estas alturas del embarazo resulta que el cambiador ¡es el único elemento de puericultura que ha entrado en mi casa! Ni la cuna, ni el carrito, ni la bañera ¡hemos empezado la casa por el tejado! Yo estaba prácticamente convencida de no necesitar un mueble específico para eso, porque ya había leído que la gente al final acaba utilizando una mesa, el sofá o la cama para estos menesteres. También tenía la idea de comprar un escritorio barato de Ikea, de forma que me sirviera de cambiador y en un futuro de mesa para la bichilla. No quería un mueble cambiador con bañera como los de toda la vida, ni tampoco una de esas cómodas con bañera, aunque reconozco haberle regalado este modelo exáctamente a mi hermano cuando nació mi sobrinita y mi cuñada le ha dado mucho uso, convirtiéndola después en un mueble más de la habitación. Pero todo lo que llevaba bañera incorporada me parecía un engorro, porque era un trasto tenerlo en el cuarto de baño y definitivamente no quería instalarlo en el dormitorio de la bichilla ya que me imaginaba que con cada baño la habitación quedaría como cualquier calle tras una riada.

Sin embargo ¡el futuro papá quería cambiador sí o sí! Para él no existía la opción de no tenerlo, así es que optamos por comprar algo sencillo, barato, y a lo que podamos darle una utilidad posterior. Y así es como llegó a casa el cambiador Gulliver de Ikea. Un trasto grande pero que parece fuerte y que en un futuro podremos reutilizar como estantería para poder colocar libros, cajas con juguetes… en fin, que ya lo tenemos instalado en el dormitorio de la bichilla, por el módico precio de 69,95 euros. Eso sí, luego hemos tenido que comprarle un colchón para la parte superior que ha costado 20 euros más, y al que supongo que habrá que ponerle una funda protectora, que por lo que he visto ya cuestan en torno a 12 euros. Más unas cajitas de organización Skubb de 6,99 euros (las más baratas que encontramos), aunque en color rosa, que no sé por qué motivo no aparecen en la web, para poner los peines, pañales, cosméticos… en fin para no tenerlo todo revuelto en las baldas. Total 109 euros para una cosa de la que, en principio, yo pensaba que podríamos prescindir.

De momento ¡los dos vivimos muy felices con nuestro cambiador! Porque aunque la bichilla aún no ha nacido es el único mueble infantil que tenemos instalado en el piso y claro ¡nos da ternura mirarlo! Creo que al final la compra habrá valido la pena sólo por los meses de ilusión que nos está haciendo vivir a la espera de que lleguen el carrito y la cuna que encargamos ¡y que tardarán un mes y medio en hacer acto de presencia en el dormitorio de la bichilla! Aún no puedo asegurar si este dinero ha estado bien invertido o nos arrepentiremos a la larga, aunque yo mantengo la esperanza de que pueda tener una segunda oportunidad, bien con un nuevo bichillo o con una funcionalidad diferente.

Esto te puede interesar

50 Comentarios

  • Responder
    moda infantil y ropa bebé
    20 septiembre, 2013 at 09:48

    Yo también empecé a comprar todo a partir de la 20 y me compré un cambiador comoda

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 septiembre, 2013 at 16:14

      Y es que ya estamos en la semana 33 y seguimos con el cambiador, el carrito ¡pero la cuna aún sin montar y sin colchón!

  • Responder
    Pepita
    20 septiembre, 2013 at 08:58

    Yo también tengo un cambiador muy mono en la habitación del peque, que se comvierte en una estupenda cómoda. La habitación de mi hijo que con tanta ilusión preparamos…sigue desierta, y el cambiador me sirve para aparcar todo tipo de trastos. Y es que creo que lo he utilizado un par de veces; al peque lo he cambiado encima de la cama, de la mesa, de la manta de juegos…pero cambiarlo en el cambiador ha sido anecdótico xD

    Espero que le deis más uso que yo, es muy bonito.

    Un abrazo, ya queda poco 😉

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 septiembre, 2013 at 16:13

      ¡Espero que sí que lo usemos de verdad! Porque no me im`portan gastarme el dinero que sea necesaria pero en cosas que resulten prácticas y no para tenerlo arrumbado cogiendo polvo. Al menos el tuyo te sirve para acumular trastos ¡algo es algo!

  • Responder
    madrexilio
    20 septiembre, 2013 at 11:27

    Nosotros no compramo cambiador por temas de espacio, pero compramos unos de esos que se son móviles y se pueden poner sobre la cuna, me imagino que los has visto… Nos ha salido muy bueno y ya la Muñe está por cumplir un añito.

    Espero ver más fotos del cuarto de la bichita, es muy emocionante!

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 septiembre, 2013 at 16:18

      Sí, sé cómo son. Veo que el caso es poder cambiarlos a una altura decente sin tener que encorvarnos mucho. Sólo por eso creo que habrá merecido la pena la compra. Y con un año de uso ¡yo ya me daría por satisfecha, teniendo en cuenta que nos ha salido bastante baratito.

      • Responder
        madrexilio
        21 septiembre, 2013 at 07:07

        Sabes que me has hecho reír mucho, no por lo que has dicho, sino porque yo mido 1,55m y mi problema es que todos los cambiadores eran muy altos (incómodos para mí), jajajaja, entonces lo de altura decente sí que lo entiendo, pero al revés… jejeje, para encontrar cuna fue lo mismo.
        Un abrazo desde Budapest

        • Responder
          planeandoserpadres
          22 septiembre, 2013 at 08:26

          ¡Jajaja! Nunca lo había pensado desde ese punto de vista. Aquí estamos bastante bien criaditos en altura los dos, y aunque a mi no me duele nunca nada, el futuro papá sí que se resiente habitualmente de la espalda, así es que todo sea por lograr que el hombre pueda colaborar en las tareas higiénicas de la bichilla manteniendo una postura en condiciones.

          • yademasmamas
            22 septiembre, 2013 at 11:15

            Vaya tenemos el mismo problema!!!, en su momento no lo pensé pero siempre que subo al niño al cambiador me tengo que poner de puntillas y en la cuna… me cuesta llegar..jaja

            María

  • Responder
    semeantojaunafiesta
    20 septiembre, 2013 at 10:34

    Creo que el cambiador es una buena compra. Yo lo uso siempre, porque asi tengo todo a mano. Esta bien cambiar el pañal en una mesa o una cama, pero a la larga tienes pañales y toallitas desperdigados por toda la casa y acabas con la espalda destrozada!

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 septiembre, 2013 at 16:15

      La razón de no andar agachados y destrozándonos la espalda ni si quiera la habíamos tenido en cuenta. Y mira que con la estatura de 1,88 metros del papá hubiese sido otro punto a favor el día que decidimos hacer la compra. Ahora que me pesa la barriga y que la espalda empieza a resentirse ¡creo que va a se runa buena compra para evitar estas posturas incómodas!

  • Responder
    Bego
    20 septiembre, 2013 at 10:39

    nosotros empezamos sin cambiador y le cambiábamos donde podíamos porque antes vivíamos en un apartamento enano. cuando nos cambiamos de casa compramos el mismo que vosotros y un año después le seguimos dando mucho uso. -le pusimos una colchoneta de mothercare y quedó genial.

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 septiembre, 2013 at 16:16

      En parte ese era mi plan cuando habitábamos el mini piso anterior: no tener cambiador porque para meter el mueble deberíamos salir antes uno de nosotros de la casa. Pero como ahora tenemos metros por todas partes ¡ahí ha quedado instalado! Ya tenemos colchoncillo y su funda y la verdad es que se ve de blandito y cómodo… ¡qué ganas de estrenarlo!

  • Responder
    Esther
    20 septiembre, 2013 at 11:52

    Nosotros le dimos muchas vueltas, mas yo que el padre de la criatura jejeje…Al final decidimos no comprar cambiador por no acumular trastos, así que lo cambiamos encima de la cama (la del peque). Compré una colchoneta de esas cambiador por si habia algún escape que no traspasara a la cama y nos sentamos en un taburete para cambiarlo. De momento genial.
    Lo del cambiador-bañera no me gusta ya que o lo tienes en el lavabo (no tenemos espacio) o tienes que ir trasportando agua hasta la habitación cuando quieras bañarlo. Así que por eso decidimos comprar las cosas por separado.
    Vuestro cambiador lo veo bien, luego será útil para poner cosas.

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 septiembre, 2013 at 16:22

      Yo fui la que le dio las vueltas al tema, pero porque él tenía clarísimo que lo compraríamos sí o sí, y yo no me terminaba de convencer. A mí lo del cambiador-bañera tampoco me gustaba por el mismo motivo, porque no me veía yo con cubos de agua de un lado a otros, pero veo que la gente lo que hace es empujarlo de una habitación a otra (a mí eso ni siquiera se me había ocurrido). Y lo de la bañera… ¡a eso sí que le estamos dando vueltas! Porque yo quería algo súper sencillo, poco más que un barreño grande vamos, pero ahora pienso en tenernos que agachar hasta el suelo de la bañera ¡y tampoco me convence mi decisión! Creo que al final compraremos ese modelo que quiero pero con un soporte de esos con patas plegables que no ocupan nada, por lo menos para no resentirnos de los dolores cuando la bichilla sea tan pequeña y nosotros tan primerizos.

  • Responder
    nary85
    20 septiembre, 2013 at 12:22

    amiga! ahora que ya tengo mi piccola te puedo decir que al cambiador le das uso!!! al menos por ahora…ya que la debemos cambiar muchísimas veces al día!!! y es un puesto seguro y suyo donde cambiarla!
    Yo apoyo tu compra!!! me gusta!

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 septiembre, 2013 at 16:23

      ¡Yujuuu! Que una mamá reciente use mucho este artilugio me da ánimos para creer que mi compra ha sido acertada. Ya te contaré si la amortizamos con el paso del tiempo o no.

  • Responder
    Mamá de Cleo
    20 septiembre, 2013 at 13:34

    Yo lo uso muchísimo, Cleo ya tiene 6 meses y lo uso desde el primer día, para mi es muy practico y no te dejas la espalda, lo uso tanto para cambiarle el pañal, como ponerle la ropa limpia, además con el estreñimiento de mi hija le hemos tenido que hacer masajes casi cada día y tenerla a una buena altura nos va superbien.
    En fin a lo que voy, creo que has invertido estupendamente el dinero 🙂

    Un abrazo, ánimo esta recta finaaaaal!

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 septiembre, 2013 at 16:25

      ¡Uy es verdad los masajes! A mi sobrinita le daban masajes y también hacían ejercicios de bebé con ella para fortalecer las piernas antes de que aprendiese a gatear… ya le voy viendo más utilidades al invento. Y la verdad es que dispondremos de un montón de espacio en las baldas inferiores para acumular cosméticos y otros artículos de la bichilla, de forma que todo quede recogidito y no por ahí disperso. La recta final de momento ¡sigue siendo muy recta y sin obstáculos a la vista!

  • Responder
    saradapia
    20 septiembre, 2013 at 14:12

    Yo con el mayor lo usé y con la peque ni lo monté…sigue en el trastero. Yo no lo echo en falta, aunque mi espalda….

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 septiembre, 2013 at 16:26

      Mujer pues teniéndolo en casa y si tu espalda te lo está pidiendo ¿por qué no te animas a montarlo?

      • Responder
        saradapia
        22 septiembre, 2013 at 10:04

        jajajaj, porque ya tengo demasiados trastos en casa, era el cambiador o yo 😉

        • Responder
          planeandoserpadres
          22 septiembre, 2013 at 10:38

          Ya sabía yo que entonces no podía ser sólo la pereza de ir a buscarlo…

  • Responder
    Ser Educadora
    20 septiembre, 2013 at 14:18

    Tampoco has empezado la casa por el tejado mujer: si no hay cuna puede dormir contigo, si no hay carro puedes portear y siendo chiquitina podrías darle algún bañito en un tinaja o en el lavabo si es lo suficientemente grande. YO también quería un cambiador pero aun no sé que tipo de modelo se ajustará a mis necesidades, por el momento creo que dejarlo en su cuarto no nos sería útil ya que dormirá con nosotros y el hecho de tener que ir de una habitación a otra solo para cambiarlo nos parece una tontería. En nuestra habitación no nos acaba de convencer y lo ma´s seguro es que dejemos el cambiador en el baño por que es donde más veces lo usaremos: después de bañarlo y cuando lo vistamos o si queremos lavarle el culito con esponja. Y por cierto, yo tambien pensaba que mi chico sería restrictivo y ya me lo enncontré fantaseando con todo lo que le va a comprar sin escatimar en gastos cuando le salga trabajo… si al final tendré que echarle yo el freno, verás….

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 septiembre, 2013 at 16:30

      ¡Jajaja! Sí, sí es que los futuros papás también se entusiasmas y se vuelven muy gastosos. Lo de haberlo colocado en nuestra habitación también podría haberlo tenido en cuenta, pero es que de momento sólo pienso en no trastocar mucho el sueño del futuro papá cuando la bichilla se despierte (me da pena que el pobre tenga que pasar mala noche y luego madrugar para trabajar), pero por espacio sí que podríamos moverlo en caso de que finalmente nos de pereza ir a cambiarla a su habitación. Y lo de ponerlo en el baño ¡pues en uno de ellos sí que nos cabría! Pero la bañera la tendría en el otro, con lo cual debería cambiar de lugar igualmente. ¡Ay qué indecisión! Yo que pensaba que ese sería su rincón definitivo y ahora leo tus ideas y me entras ganas de ir moviéndolo por toda la casa para ver si me convence más instalarlo en otro sitio.

  • Responder
    mamas_besos
    20 septiembre, 2013 at 15:17

    jajaja muy buena tu estrategia pero ya ves que esta vez no te ha funcionado. Mi maromo (también catalán) pasó de ser del puño cerrado a no quejarse de nada de lo que yo viera que podría ser útil para el peque. Suerte que yo no soy derrochona que sinó no sé que hubiera pasado…jajaja.

    La verdad que yo le compré un cambiador con bañera y con ruedas. Me ha ido de maravillas hasta hace poco. Lo tenía en su habitación y lo llevaba al cuarto de baño para bañarle. Cuando era más grande lo llevaba también al cuarto de baño para cambiarle. La verdad que le he dado mucho uso, tanto que ahora está roto por todas partes jejeje.

    Como vivo en una casa, en la planta baja lo cambiaba encima de la misma mesa del comedor, encima de una toalla grande doblada, ocupaba poco espacio (pues la guardaba encima de un mueble) y fácil de lavar. Ah, yo nunca compré una funda para el cambiador, ponía toallas y ya está, aunque supongo que también debe ir bien, pero a veces puede ser un engorro el tener que cambiarlo y si tienes sólo una acabas poniendo encima también toallas, sobretodo al principio que es un bebé pequeñín y que cada dos por tres al cambiarlo manchas el cambiador.

    Ains, me imagino la ilusión de llevar el primer trasto a casa jeje. Que lo disfrutéis 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 septiembre, 2013 at 16:34

      Como bien dices, menos mal que tenemos la cabecita bien puesta, porque jamás pensé que a este se le pudiese sacar un euro más de la cuenta para compritas y mira tú por donde ¡las hormonas del embarazo me lo han revolucionado! Y en tu caso si usaste tanto el cambiador que al final se rompió vamos ¡yo lo consideraría una gran inversión! Al final ya tengo el colchón para el cambiador y una fundita, pero como comentas, o compro otra para poder lavar esta o la tendré toda zarrapastrosa y poco higiénica o cubierta por toallas. Pero es que empiezas con los complementos y esto es un no parar. Después del cambiador ya nos han ido legando más cositas ¡pero un mes y medio más tarde! Por eso este trasto nos hizo especial ilusión.

  • Responder
    sradiaz
    20 septiembre, 2013 at 17:12

    Es un mueble muy apañado, y los clasificadores rosas le dan un toque muy chulo.
    Yo tampoco pensaba que un cambiador fuese uno de los imprescindibles, ya nos dirás.

    • Responder
      planeandoserpadres
      22 septiembre, 2013 at 08:24

      A estas alturas yo ya espero que sí lo sea, aunque sólo se trata de cuidar la espalda y tenerlo todo recogido y organizado en el mismo sitio.

  • Responder
    Amarantisima
    21 septiembre, 2013 at 14:15

    Yo también lo primero que compre para mi hijo mayor fue el cambiador, de esos com bañera incluida, de plástico, y no te imaginas lo útiles que son! Cambiar el pañal en la cama no es nada cómodo, y menos en un sofá. Ese que se compraron se ve muy práctico, útil, y bonito oye! Ya verás que le sacaras partido hasta cuando la bichilla sea adolescente! Que ilusión empezar a comprar las cosas!

    • Responder
      planeandoserpadres
      22 septiembre, 2013 at 08:29

      ¡Lo de las compritas es lo mejor! Lo que pasa es que al ser primerizos nunca sabemos si nos estaremos pasando con los gastos o nos estaremos quedando cortos con la lista. De momento creo que sólo hemos invertido en los imprescindible, aunque luego ves que mucha gente no le ha dado uso al cambiador y empiezas a pensar si no te habrás equivocado ya con la primera compra. Con que nos valga para la infancia de la bichilla o par aun posible hermanito después ¡ya estaremos contentos!

  • Responder
    En paro biológico
    21 septiembre, 2013 at 15:05

    Nosotros no llegamos a plantearnos el tema del cambiador porque nos dejaron una bañera con cambiador. Nosotros no ha venido muy bien, porque no tenemos problemas de espacio en el aseo. De todas formas, coloque un colchón sobre la cómoda en la habitación del Porque, por sí acaso en el aseo no se puede. Pero de momento no lo hemos utilizado. Cero que es una buena contra la que habéis hecho 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      22 septiembre, 2013 at 08:30

      ¡Gracias por los ánimos! Que no están los tiempos como para ir comprando trastos que luego se queden sin usar. Vamos ni por los precios ni por el tamaño de las casas.

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    21 septiembre, 2013 at 20:07

    Yo a la mayor la cambiaba encima de mi cama y me desgracié la espalda. Para el pequeño aprendí la lección y hemos puesto al lado de su cuna una mesita pequeña con una “altura decente” como decís más arriba.

    • Responder
      planeandoserpadres
      22 septiembre, 2013 at 08:32

      E que ahora que estoy de 33 semanas, me pongo a pensar en los primeros días tras el parto y en tener que inclinarme sobre cualquier superficie bajita para cambiar a la bichilla ¡y ya noto como me duelen los puntos de lo que sea que me hagan ese día! Creo que la decisión ha sido acertada, pero ya veremos si con el paso del tiempo y la experiencia podemos confirmarlo o no.

  • Responder
    Dr. Papá
    22 septiembre, 2013 at 16:53

    Me ha gustado mucho la entrada! He tenido problemas con los comentarios así que espero que no salga esto por triplicado..jajaj

    Yo tengo muchas ganas de empezar ya con las compras pero aún es pronto (entrados en el 2o trimestre). Pero estoy como loco de empezar a montar la habitación!! 🙂

    En principio ni mi mujer ni yo queremos el cambiador pero estoy seguro de que si lo tienes, le das un buen uso!! el vuestro ha quedado muy bien!! y ya ves que los catalanes también sabemos soltar el puño cuando queremos eh!!jajajaja

    un abrazo y de nuevo felicidades por el post!

    • Responder
      planeandoserpadres
      22 septiembre, 2013 at 18:56

      ¡Jajaja! Si es que los tópicos son muy exagerados. de meter trastos en casa siempre estaréis a tiempo. Si tenéis bien pensado apañaros sin el cambiador, seguro que podréis prescindir de él. En nuestro caso, como era el único antojo del futuro papá, no me quedó más remedio que acceder a la compra y ahora creo que sí será de utilidad. Por cierto ¡me apunto como seguidora de tu blog! Gracias por comentar.

      • Responder
        Dr. Papá
        22 septiembre, 2013 at 18:59

        Gracias a vosotros por el fantástico blog!! yo he tenido suerte y mi mujer y yo nos hemos puesto de acuerdo en seguida en que trastos comprar y que no! y encima como ella está “happy de la vida” me ha dado carta blanca para elegirlos así que.. aun tengo más ganas de comprarlos!!jajaja

        gracias por seguirme a mi también! espero estar a la altura!!

        un abrazo

        • Responder
          planeandoserpadres
          23 septiembre, 2013 at 15:48

          ¡Jajaja! Si yo le diese libertad al futuro papá para elegir las cosas que hay que comprar ¡nos quedaríamos sin nada! Porque odia lo de ir de compras, lo de valorar los pros y los contras de cada producto… ¡es más perezoso para estas cosas! Ánimo con el blog, que aunque requiere constancia, seguro que logras realizar algo digno de ser leído.

  • Responder
    Diana
    22 septiembre, 2013 at 22:19

    Es exactamente el mismo cambiador que tengo yo en la habitación de la pequeña. Le compré una colchoneta inflable también del ikea, y dos fundas de algodón. Y no veas el uso que le estoy dando. Es super grande, ahora, la balda de abajo la usamos para poner juguetes y así la peque los coge cuando quiere. Y como dices, cuando deje de usarla como cambiador, ya tendrá algún uso.
    A mi, es que eso de cambiarla en la cama me resulta muy incómodo, al final te dejar la espalda.
    besitos

    • Responder
      planeandoserpadres
      23 septiembre, 2013 at 15:49

      ¡Mira que bien! Otra más que se suma al club de los cambiadores baratos y reutilizables. La verdad es que con el tamaño que tiene sirve para acumular un montón de trastos, así que yo creo que la compra ya está más que justificada. Mi idea es usarlo posteriormente como estantería de almacenaje, pero vamos que si queda destrozado por todo el uso que le hemos dado previamente ¡aún mejor!

  • Responder
    Cuestión de madres
    22 septiembre, 2013 at 23:43

    a nosotros nos regalaron una cómoda con bañera que nos ha venido de lujo… bañé en ella a los peques los primeros meses y como apenas se mueven y los baños son cortitos no monté ninguna riada..jejejeje 😉 Luego saqué la bañera y seguí usando el cambiador hasta que ya pesaban mucho para subirlos y los cambiaba en la cama o el sofá y el mueble me queda ahora de lujo en su habitación para guardar la ropita…
    Ya verás como os va a venir muy bien y cuando no valga como cambiador le daréis una nueva utilidad… la compra es excelente. besos

    • Responder
      planeandoserpadres
      23 septiembre, 2013 at 15:51

      Tú caso es igual que el de mi cuñada. vivió feliz con el mueble bañera-cambiador-cómoda que le ragalamos cuando nació mi sobrinita y ahora lo usa para guardar toda la ropita porque los cajones son muy espaciosos. Pero yo le tenía pánico a lo de trajinar de un lago para otro con el agua de la bañera, poner todas las paredes perdidas cuando empezasen a chapotear, de ahí que nos decantásemos por este modelo “de secano”. Al tema de la bañerita ¡aún le estamos dando más vueltas que al del cambiador!

  • Responder
    Isabel
    7 noviembre, 2014 at 17:20

    Donde has comprado el colchoncillo? Es que yo me he comprado el mismo cambiador y todos losque veo por ahí no me encajan las medidas… Mil gracias!

    • Responder
      Planeando ser padres
      7 noviembre, 2014 at 17:23

      Yo lo compré en una tiendecita de puericultura del Pueblucho Infernal. Según me dijeron,las medidas estandar son 70 centímetro u 80. Compré el de 70 y quedan huecos por los bordes pero es que el otro no cabría. Creo que me costó 12 euros (o 9), eso no lo recuerdo muy bien.

  • Responder
    ofertas de pañales baratos online
    6 marzo, 2015 at 18:57

    Antes había más tendencia con los cambiadores, ahora parece que cualquier sitio sea bueno para hacerlo y no es así ya que las bacterias deben de ser aisladas y los materiales con los que están hechos ayuda mucho a su limpieza

    • Responder
      Planeando ser padres
      8 marzo, 2015 at 00:10

      Mira, esto no me lo hubiera planteado en este sentido pero tienes razón. Que la caca esté en contacto con la mesa en la que todos comemos no creo que sea la mejor idea. ¡Otro punto a favor de los cambiadores!

  • Responder
    Ariel Pop
    26 septiembre, 2015 at 00:47

    Hola!! Qué tal te fue con este cambiador? Tengo una amiga a la que le han reclamado el que le habían prestado, por nuevo embarazo de la dueña y dice que en un mes que lleva sin cambiador ya está fatal de la espalda, necesita uno pero está sin blanca. Así que tirando de ahorros he pensado en regalarle éste, lo que pasa que la nena tiene casi 1 añito y aunque es chiquitina de talla no se si vale la pena comprar este cambiador (o otro) a estas alturas. La chiquitina mide unos 69cm.
    ¿Lo sigues usando?

    • Responder
      Planeando ser padres
      26 septiembre, 2015 at 07:35

      ¡A diario! Mi bichilla tiene ya casi 2 años. Mide unos 90 centímetros y claro, se le salen los tobillos pero no podríamos vivir sin él. Yo pensaba que podríamos prescindir del cambiador, pero ahora me doy cuenta de que hubiera sido una locura. Es muy alto, aguanta mucho peso ( la mía va ya por los 14 kilos) y después puede reutilizarse como estantería. Yo creo que sí le salvarás la vida.

  • Responder
    Patricia
    30 septiembre, 2016 at 00:23

    Nosotros tenemos el cambiador de cuna que compramos de Micuna, es genial porque como esta en lo alto de la cuna no tienes que agacharte para cambiar al peque y la espalda lo nota y además, ahorra mucho espacio. Es una gran opción y es económico. Espero que te sirva de ayuda Ariel Pop.

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.