Tercer trimestre de embarazo

Primera clase de preparación al parto

clase de preparación al partoA punto de cumplir las 33 semanas de preñez iniciamos la clase de preparación al parto. Eran 8 sesiones en las que yo dudaba acerca de si llegaría a ver el fin del curso o la bichilla decidiría salir antes de tiempo y me plantaría en el paritorio con el conocimiento a la mitad. Y es que durante el mes de julio se acababa el grupo que había en funcionamiento, en agosto las matronas estaban de vacaciones… en fin que a pesar de haber sido previsora mi eficiencia no me sirvió de mucho y tuve que esperar al inicio del curso en septiembre. Aunque me tranquilicé al ver que en clase había embarazadas aún más avanzadas que yo, por lo que la matrona decidió cambiar el orden de los temas a fin de que ellas pudiesen estar presentes el día en que se abordase el tema del parto.

En la primera reunión éramos 22 personas: 9 parejas contaban con sus dos miembros presentes, lo cual me sorprendió porque siempre nos habían dicho que los futuros papás no se implican en estas cosas, pero los de este grupo rompían el molde. Hablaban de sus miedos al paritorio, se indignaban por no poder acompañar a las mamás a las clases de gimnasia en la piscina… en fin ¡que estaban realmente comprometidos con la llegada al mundo de sus bichillos! Por suerte el mío también estaba allí acumulando información trascendental. Casi todas las parejas estaban formadas por futuros papás primerizos, sólo 3 íbamos a tener niñas y lo que más me sorprendió ¡casi ninguna embarazada trabajaba ya! Solamente otra chica que era autónoma y yo teníamos pensado seguir con nuestra actividad laboral hasta el mismo día del parto. Es resto ya llevaba semanas de baja, algunas por cuestiones médicas y otras por asuntos menos “creíbles”. La charlita, de 2 horas y 10 minutos, transcurrió así.

1. Presentación de la matrona. Una mujer de lo más simpática, con 13 años de experiencia, madre de dos hijos, súper entusiasta con su trabajo y muy defensora de que los partos se produzcan en el tiempo que sea necesario y de la forma más natural posible: nada de cesáreas programadas que no sean estrictamente necesarias, ni oxitocina para acelerar el nacimiento, incluso si es posible prescindir de la epidural cuando las mamás pueden soportar el dolor medianamente… Me gustó su enfoque, porque coincide con el mío, pero reconozco que si mis ideas hubiesen chocado frontalmente con las suyas lo mismo se me hubiesen quitado las ganas de volver a otra sesión. Al futuro papá le da desconfianza que se enloquezca tanto con su trabajo ¡no hay quien entienda a estos hombres! Prefieren a una señora seria y amargada que a una persona que realmente se implica y se le ve que disfruta con lo que hace. A cada pareja nos regalaron una cajita de Let’s family con información sobre marcas de productos para bebé y un tubito de pomada protectora Mitosyl y una botellita de agua Bezoya.

2. Presentación del grupo. Cada pareja debía entablar conversación con otra pareja, aprender lo máximo sobre su embarazo y después exponerlo al resto de la clase. La mayoría eran muy reservados y daban pocos detalles: de cuántas semanas estaban, el sexo del bebé, dónde vivían, si era su primer hijo y cómo había sido el proceso del embarazo. Con lo que yo hablo ¡les hice prácticamente un resumen de todo lo que llevo meses contando en el blog! Así que soy la única del grupo de la que se conocen todas las intimidades y algunas ya me miran de lado porque han tenido muy mal embarazo y yo ando tan campante ¡hasta adelgazando! Y esto no les gustó mucho. La peor es una mujer de unos 38 años, este su segundo embarazo, y es la persona más negativa que me he cruzado en mucho tiempo. Nada le parece bien, todo lo hace a disgusto, parece que esté siempre enfadada y a las primerizas nos da miedo escuchar su experiencia personal. El resto parece gente normal.

3. Estructura de las sesiones. Cada clase de preparación al parto consta de 2 horas de contenido: una de conceptos teóricos sobre la etapa final del embarazo, el parto, el post parto, los primeros cuidados del bebé, la lactancia materna, los derechos de las trabajadoras, etc. Y otra de ejercicios para embarazadas. En esta hora la clase se divide en dos grupos: unas irán a la piscina municipal y harán gimnasia en el agua, y otras nos quedaremos en clase haciendo ejercicios de suelo con las colchonetas, las pelotas gigantes, etc. Yo me he apuntado a las clases de secano, porque ya dejé la piscina en el mes de julio y ahora empezará a refrescar y me dará una pereza mojarme… Además, la entrada a la piscina cuesta 5 euros y el horario es a las 16:30 de la tarde, que tanto a mí como al futuro papá nos viene mucho peor para compatibilizar con el trabajo, mientras que los ejercicios de suelo empezarás a las 19:00.

Los contenidos de la primera clase de preparción al parto fueron un poco dispersos y sobre todo centrados en los miedos del parto. Lo que mejor me vino es que la matrona comentase que lo ideal cuando nos pongamos de parto es que permanezcamos en nuestra propia casa durante el mayor tiempo posible (sobre todo nosotros, que vivimos a 2 kilómetros del hospital) porque siempre que no haya signos de alarma, sólo contracciones o rotura de aguas limpias, es donde estaremos más cómodos y tranquilos. Y cuando por fin ingresemos en urgencias ¡que no acarreemos con 40 personas de la familia en plan boda gitana! Porque puede que tengan que esperar durante muchas horas en una sala de espera poco cómoda, poniéndose nerviosos mientras nosotros tampoco estamos a gusto pensando en cómo lo estarán pasando ahí afuera. ¡Ay! Yo sólo quiero ir con el futuro papá y cuando la bichilla salga ¡ya avisaremos al resto del mundo! Porque la mayoría de los amigos y familiares viven en un kilómetro a la redonda del hospital. En la próxima clase aprenderemos acerca de la anatomía de la embarazada, la pelvis y el perineo. Os mantendré informados.

Esto te puede interesar

29 Comentarios

  • Responder
    Cuestión de madres
    25 septiembre, 2013 at 07:08

    recuerdo mis clases preparto… me lo pasé genial y tuve unas matronas fantásticas que me ayudaron mucho… yo hice natación para embarazadas pero a la semana 36 me dijeron que se acabó que las posibilidades de infección aumentaban. Espero que las sigas disfrutando y olvídate de la negativa esa… peor parto que pasé con el primero (oxitocina, rotura de aguas manual, 15 horas de contracciones dolorosísimas para terminar en cesárea) y era la tía más feliz del mundo pensando que dos veces no iba a pasar lo mismo… 😉 besos

    • Responder
      planeandoserpadres
      25 septiembre, 2013 at 12:12

      Aquí casi todas las compañeras van a clase de natación y para el suelo quedamos 4. Y eso que muchas ya están pasando la semana 36… La negativa ya no volvió a la segunda clase, lo cual nos relajó mucho al resto. De momento me está gustando mucho lo que explican y el entusiasmo que ponen, aunque es verdad que después de tanto leer no me descubren casi nada nuevo ¡pero al futuro papá se lo están descubriendo todo! Así que la inversión de tiempo merece mucho la pena.

      • Responder
        Cuestión de madres
        25 septiembre, 2013 at 18:55

        a mi la inversión me mereció muchísimo sobre todo en el segundo parto a la hora de empujar… la matrona nos insistía todas las clases en cómo había que empujar si tocaba hacerlo de lado y…. me tocó…. y tanto lo había machacado que no me costó nada y en 4 empujones ya estaba coronando… siempre se saca algo positivo… y sobre la familia… como toda la mía vive fuera sólo vino mi madre y la familia política la mantuve alejadita hasta la hora de nacer… pocas visitas tuve y lo agradecí porque estaba muy dolorida y cansada… la mejor visita que tuve en el segundo parto fue la de mi hijo que de repente creció y se hizo un hombrecito

        • Responder
          planeandoserpadres
          26 septiembre, 2013 at 11:22

          ¡Veremos a ver si con las prácticas para empujar no se nos sale el bebé a más de una! Que ya estamos bastante avanzaditas la mayoría. A ver, algo tienen que servir porque si no nos las organizarían. Mi propia familia no me da miedo (claro la que me asusta es el mogollón de mi marido) pero ya he decidido que cada uno se encargue de controlar a los suyos porque yo no voy a estar por la labor de contenerlos a todos. Eso de que te visite tu peque ya convertido en un niño grande nosotros no lo viviremos ¡pero eso sí que es una visita de las irrepetibles!

  • Responder
    Esther
    25 septiembre, 2013 at 07:47

    Mas o menos también fueron igual las sesiones, aunque veo que han aumentado el presupuesto y hasta regalan cosas!!. Fueron siete clases, ya que la última no se hacía por estar la comadrona de vacaciones. De esas siete falté a dos por no querer contagiar a la demás embarazadas por estar enferma (un mega resfriado). En mi caso finalmente solo hablamos de parto y lactancia. A mi y a mi marido nos hubiera gustado que explicaran cosas de los cuidados del bebé, pero no lo hicieron. Mi marido solo vino a una clase, por temas de trabajo, de la academia de inglés y alguna reunión que otra de amigos…Creo que se traumatizó tanto al venir la primera vez y ver un vídeo de un parto natural que no quiso oir hablar de volver a ir jajaja :).
    A mi no me sirvieron de mucho, en las charlas explicaban cosas que mas o menos ya sabía y en la parte de yoga terminaba con unas agujetas al dia siguiente que pá que!! Además el tema de las respiraciones casi que me agobiaba mas que relajaba. Quizá también depende de la comadrona que te toque y de cómo haga las cosas,
    En fin, espero que le saques provecho y que la gente que acude, no sea tan rara como la que me tocó a mi. Ya irás contando!

    • Responder
      planeandoserpadres
      25 septiembre, 2013 at 12:16

      ¡Jajaja!Los regalos son muestras que ofrecen las marcas, no las paga el centro de salud ¡sólo faltaría con la que está cayendo! Tu marido es una mijita flojito para estas cosas, que lo del trabajo y el inglés se puede entender pero lo de irse con los amigos… ¡que el churumbel está primero! El mío de momento sigue muy motivado y con esta actitud yo creo que llegará hasta el último día ¡si pregunta más que yo en clase! En cuanto al yoga y las respiraciones, no sé cómo me irá porque aún no hemos hecho nada, pero agujetas no creo que tenga porque como ya voy haciendo algunos vídeso en casa y no para de caminar de un lado a otro… ya veremos. La gente, exceptuando a la negativa, parece bastante normal y simpática ¡sobre todo los futuros papás, que tienen un miedo a casi todo…!

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    25 septiembre, 2013 at 08:12

    Yo me quedé sin clases preparto las dos veces… la primera vez la matrona me dijo que no había sitio para más gente y se quedó tan ancha. Y yo, primeriza y muerta de miedo, casi me echo a llorar ahí mismo. La segunda vez me informé por internet y preguntando a otras mamás y no me agobié tanto.
    Me gustará ir leyendo lo que hacéis en las clases, así veré qué me perdí jeje..

    • Responder
      planeandoserpadres
      25 septiembre, 2013 at 12:18

      ¡Toma ya con la matrona que no te dejó apuntarte! Aquí estamos bien apretaditos porque la sala es minúscula, y entre el bulto que hacemos las preñaditas y las parejas que vienen… está complicado lo de moverse. menos mal que para los ejercicios nos dividiremos entre las de piscina y las de tierra y así habrá más espacio, pero vamos, que no creo que le hayan negado la plaza a nadie. Además, algunas están tan avanzadas en el embarazo que yo creo que no verán el final del curso…

  • Responder
    Gestando una idea...
    25 septiembre, 2013 at 08:41

    Está muy bien que sólo vayáis tú y el papá. Yo creo que a mi me pasaría igual. Bueno, que fuera mi padre, que para eso es médico (y quiero que esté en el parto, si algún día paso por la experiencia) y mi madre, que para eso es mi madre :). Y mi hermana. Pero me refiero a eso, a que sólo la familia cercana. Padres y hermanos (y hablo de mi hermana porque vive en casa con mis padres. Si viviera independiente y con una familia, ni eso, porque la dejaría que viniese cuando quisiera. Pero sé que a día de hoy, vendría con mis padres). Lo de los amigos, familiares tipo tíos, primos…eso lo dejamos para cuando ya haya nacido. Para qué molestar antes? Así que me parece bien tu idea.

    Lo de la mujer del embarazo chungo, la que las primerizas no la quieren oir hablar, qué mal, ¿no? Hay gente ‘pa tó’, jajajaja. Y normal que te tengan envidia, si es que tu embarazo es el embarazo deseado por toda mujer!!!!!

    A seguir así de bien. Me ha gustado el resumen de la primera clase. Y la matrona de subidón, también 😛

    ¡Besos!

    • Responder
      planeandoserpadres
      25 septiembre, 2013 at 12:24

      Lo del familieo es lo que más nos preocupa de momento. Vamos, que el resto de parejas tienen miedo al parto y las posibles complicaciones y nosotros al escándalo de las visitas ¡ay, cómo está el patio! “La chunga” es que es muy negativa: que si su parto fue mal porque la dejaron esperar mucho para que naciera de forma natural y al final tuvieron que usar fórceps, que si su niño es muy movido y lleva 8 años esperando a que se tranquilice, que si ella con 27 semanas de embarazo ya nota contracciones dolorosas de parto… ¡vamos, una complicación detrás de otra! Menos mal que la matrona desdramatiza y nos quita el miedo, porque si la clase la dirigiese “la chunga” ¡creo que no volveríamos a la siguiente sesión! He encontrado otras embarazadas con una situación bastante buena, así que ¡ya no soy la única en tener esta rareza de embarazo! A ver si el contenido de la próxima clase también ayuda a otra gente.

  • Responder
    Moda infantil y ropa bebé
    25 septiembre, 2013 at 08:47

    Yo empecé las clases de preparación al parto (4 sesiones tuve yo) en la semana 32 y me fue súper bien al escuchar a otras mamás primerizas como yo, los síntomas, practiquemos la respiración para el parto…

    • Responder
      planeandoserpadres
      25 septiembre, 2013 at 12:25

      Mi madre y mi cuñada insisten en que son útiles, y total como me lo paso genial allí y el rato se me hace hasta corto ¡creo que no faltaré a ninguna! Así refresco lo que he ido aprendiendo en los libros y si encima me descubren cositas nuevas ¡mucho mejor!

  • Responder
    Bombones
    25 septiembre, 2013 at 15:40

    De momento pinta bien. Se parece al planteamiento que seguian en las mías. Si no se tuerce la cosa, verás que al final estarás encantada con las clases. Yo aprendí muchísimo, y no sólo del parto en sí. Los ejercicios de respiración, la alimentación, los complementos vitamínicos y minerales… cosas que ya siempre tendré presente. Allí tomábamos apuntes todos, mamás y papás. Y también teníamos clases de yoga. Un lujazo, Tanto, que repetí en el segundo embarazo.

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 septiembre, 2013 at 11:17

      Aquí nadie apunta nada, pero al menos nosotros tenemos buena memoria y lo interiorizamos en seguida. Muchos contenidos ya los habíamos aprendido con la lectura de algunos libros, así que al menos nos sirve para repasar los conocimientos. Yo no sé si lo que hacemos es yoga u otro tipo de ejercicio, pero sí que se respira mucho y se destensan todos los músculos del cuerpo. Si todo sigue así ¡nosotros también repetiremos en el próximo embarazo!

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    25 septiembre, 2013 at 16:01

    Que lujo de clases de preparación al parto!!!!A mi no me sirvieron de nada, es más cada día me asustaba más de pensar que el momento era inminente y aquella mujer no me estaba aclarando nada de nada. Además la mayoría era segundo embarazo y solo nos metían miedo, que rancias!!!!
    No obstante no me perdí ni una, era feliz con el mero hecho de asistir!!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 septiembre, 2013 at 11:18

      ¡Jajaja! Es que las que ya han parido a veces tienen poquito tacto. aquí somos casi todas primerizas, aunque ya hay algunas que tienen otros niños y no son males, si exceptuamos a “la chunga!. La matrona tiene mucha paciencia, lo explica todo de una forma muy natural y no pretende asustar a nadie. Al final de la clase permite hacer consultas individuales, por lo que si nos quedamos con dudas ella no tiene ninguna prisa por irse ¡es más maja!

  • Responder
    mOOntsEsteban
    25 septiembre, 2013 at 18:33

    Yo no pude ir a muchas clases y fue una pena pq me encantaban
    Es super importante una comadrona con la que conectes y la gente suele ir de muy buen rollo 🙂

    Un beso,

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 septiembre, 2013 at 11:19

      Si la verdad es que todos van ilusionados y contentos, porque realmente es algo voluntario y si no les gustasen las clases no estarían allí. Eso sí, la persona que imparte el curso es fundamental, porque si ya viniese amargada y con ganas de deprimirnos ¡mejor nos quedaríamos tranquilitos en casa hasta el momento del parto!

  • Responder
    yademasmamas
    25 septiembre, 2013 at 19:30

    Pues en mis clases de preparación al parto menos una chica o dos, todas íbamos acompañadas por nuestra pareja, que esto es cosa de dos!!!

    Sobre esa persona negativa que hablar… pasando de ella y de sus experiencias negativas, cada vez soporto menos a la “gente tóxica” que les llamo yo.

    A disfrutar de las clases, que ya queda poco!!

    María

    • Responder
      planeandoserpadres
      29 septiembre, 2013 at 18:11

      ¡Pues aquí eso es lo raro! Que hace 50 años lo entendería, pero hoy que se supone que los tenemos los dos porque queremos y que debemos estar igual de implicados, si no es por motivos estrictamente laborales o imposibilidad absoluta no puedo entender que los padres se desentiendan de estas clases. “La chunga” ya no volvió a la segunda clase, así que a lo mejor ¡nos hemos librado de ella! De momento la segunda ¡aún nos gustó más que la primera! ya os contaré.

  • Responder
    Alita29
    25 septiembre, 2013 at 20:51

    Yo estaba yo y la enfermera (es un centro de salud pequeño y creo que ella no es matrona, sino enfermera)! no fue nadie! mi marido estaba en el trabajo porque son por la mañana… el pobre se las pierde! La clase fue rapida pero bien, me hablo del parto, de lo importante es respirar bien, insistia mucho en la respiracion, que no me ponga como en las peliculas porque sino a rato ya me quedo sin aire! que es muy importante intentar estar calmados y que es un proceso normal! La palabra que mas llevo escuchando en el embarazo es “normal”… yo comence tarde, y a ver si puedo ir a todas, porque tengo que coger el coche si o si! y el horario es a media mañana! Tambien me han dado una canastilla de “Mi bebe y yo” pero lo que mas me ha gustado ha sido un manual/librillo que da la junta de Andalucia con informacion sobre el embarazo, parto y puerperio, las imagenes son del año de la tana, pero la informacion esta muy bien! estamos los dos leyendo e informandonos! lo recomiendo.
    A la enfermera la conozco y es un encanto! una de las cosas que mas me gusta es que sepa los nombres de quienes vamos y se acuerde lo que le contemos! Un encanto de mujer, ademas tiene hijos ella y te habla de experiencia propia.
    A ver si consigo que venga un dia de estos mi marido!

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 septiembre, 2013 at 11:30

      Aquí las hacen en horario de mañana y de tarde para que ´más o menos todo el mundo pueda adaptarse al horario. Los libros con información a mí me los dieron en la primera visita del embarazo con la matrona y otro más en la ecografía de las 20 semanas, pero es verdad que también los reparten en esta primera clase de preparación al parto por si alguien aún no lo tienen. En esos libros se recoge lo fundamental. la que nos ha tocado a nosotros también tiene 2 hijos, y esa es la parte que al futuro papá no le gusta (es muy raro y muy cuadriculado para esto, por lo que no quiere que hable de su propia experiencia sino de cómo es el asunto en general). Aquí hay una sesión que “obligatoriamente” es de parejas, porque enseñan al padre a ayudar a la embarazada con la respiración, con masajes, y claro es recomendable que acudan todos, pero en estos tiempo ¡el trabajo manda! A ver si tienes suerte y te puede acompañar algún día, y si no, también puedes ir con tu madre, con una amiga, aquí permiten a cualquier acompañante.

  • Responder
    Ser Educadora
    25 septiembre, 2013 at 20:54

    supongo que ya lo sabes pero, la mujer embarazada en casi todos los convenios puede pedir la baja a partir del 5º mes, lo digo por el comentario que has hecho sobre los mmotivos ‘creíbles’, luego una es muy libre de decidir si quiere trabajar hasta el final porque se encuentra bien o plantarse antes por que necesita descansar. Por cierto, me das envidia, aquí no nos llevan a la piscina!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 septiembre, 2013 at 11:33

      Ya, ya sé que se pueden pedir la baja muy pronto pero tal y como están las cosas (algunas hasta han perdido el trabajo por el embarazo) quizás deberíamos pensarlo un poquito más antes de cogerla a la ligera. Yo por mí hubiese estado de baja desde el primer día (y he llegado a la semana 34 sin que me pase nada de nada) pero me hubiese pasado todos esos meses sin disfrutar de mi bichilla y temiendo por la economía de la casa. No es justo, pero hay que tenerlo en cuenta. la verdad es que hemos tenido suerte con poder elegir entre la piscina y los ejercicios de suelo. la matrona dice que aquí ya hace años que se hace así, pero también nos comentó que en muchos otros sitios no existe esa posibilidad.

  • Responder
    los Ángeles de la Sierra
    26 septiembre, 2013 at 13:26

    Muy diferente a cómo fue mi clase. La tuya parece más entretenida!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      27 septiembre, 2013 at 15:15

      Está visto que la suerte va por barrios. A mí de momento me está pareciendo muy útil el curso. Veremos a ver si se mantiene así hasta el final.

  • Responder
    En paro biológico
    28 septiembre, 2013 at 07:58

    Bueno, ya leíste mi experiencia con las clases de preparación al parto. en general me fue bien, porque pude despejar dudas y aprendí cosas nuevas. Además te haces una idea de las fases por las qué pasaras antes de qué llegue el momento. Pero luego, todo eso no me sirvió en el momento del parto. espero qué a tu si qué te ayuden 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      29 septiembre, 2013 at 17:37

      No sé yo hasta qué punto lograremos mantener la calma y conseguir aplicar todo lo que hayamos aprendido. De momento, al menos nos sirven para entender mejor el proceso, aclarar algunas dudas y tranquilizarnos ante la normalidad con la que la matrona lo explica todo. Eso sí, de ahí a que el día del parto nos puedan ser de ayuda ¡eso está por ver!

  • Responder
    Las clases de preparto - Tubebebox
    21 marzo, 2016 at 14:00

    […] Ver el artículo  […]

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.