Tercer trimestre de embarazo

Quinta visita con la matrona

Quinta visita con la matronaY siguiendo con mis citas rutinarias de un embarazo normal, sin riesgos y sólo controlado en la Seguridad Social, el día que cumplía las 35 semanas me tocó la quinta visita con la matrona.  Aunque pocas, en este reconocimiento experimenté algunas novedades que no había vivido en las visitas anteriores. Hasta la semana 35 del embarazo, estas visitas rutinarias habían sido mensuales y a partir de este momento serán cada 15 días hasta que llegue la semana 40. El encuentro se desarrolló de la siguiente forma.

1. Actualización de mi historial. Básicamente se limitó a introducir los datos de la ecografía del tercer trimestre, comentarme que la bichilla será grande (percentil 96) y asegurar que el resultado de los últimos análisis del embarazo eran correctos y que no entendía por qué me realizaron el Test de O’Sullivan por tercera vez, ya que en el tercer trimestre no suele hacerse. Pues ya os lo digo yo ¡porque lo mandó ella! Porque en el papelito que entregué a las enfermeras responsables de las analíticas bien explicadito que estaba, con lo cual no fueron ellas las que decidieron martirizarme de nuevo con el liquidito dulzón. Por suerte ¡esta tercera prueba también la he superado! Con lo cual ¡bye, bye a la posible diabetes gestacional!

2. Peso. En seguida pasamos a la báscula. Esta vez pesaba un kilo más allí que en casa, pero vamos que no me quita el sueño porque como me pesó completamente vestida, con zapatos, y a las 3 de la tarde, después de pegarme un panzón de agua por el calor… ella sigue también muy contenta porque continúo por debajo del peso que tenía cuando llegue a mi primera consulta del embarazo, con lo cual es de prever que ya no engordaré los 6 kilos máximos que me hubiera permitido durante todo el embarazo.

3. Tensión. Después de llegar corriendo durante un kilómetro y medio, con unas sandalias que se me clavaban entre los dedos, a las 3 de la tarde, sin comer y a 30 grados a la sombra, tras pasar a la consulta sin sentarme ni un minuto en la sala de espera, la tensión de 13-8 le pareció razonable, dado la asfixia que presentaba. Ahora tocaba desnudarse completamente de cintura para abajo, tumbarse en la camilla y taparse con una mini sabanita para el resto de pruebas del día.

4. Latido fetal. Si antes lo localizaban a la altura de las costillas, ahora que la bichilla está cabeza abajo el latido del corazón lo detectan a la altura del ombligo. Mi madre siempre se indigna con esta prueba, porque en su tiempo lo escuchaban durante un minuto completo para detectar posibles arritmias, pero aquí al tercer latido te quitan el aparato y se pasa a otras cosas.

5. Altura del útero. El mío mide 37 centímetros  está dentro del rango normal para la semana 35 del embarazo (que varía de los 33 a los 37 centímetros) aunque al máximo de su tamaño ¡supuestamente por el volumen descomunal de la bichilla!

6. Cultivo vaginal y rectal. Te introducen un bastoncillo de algodón en la vagina y otro en el ano, pero sin abusar en la profundidad, para extraer una muestra y realizar un cultivo de las bacterias presentes en ambos orificios. Con los resultados, decidirán si es necesario administrarme antibióticos durante el parto, para evitar que le transfiera alguna infección a la bichilla. No quiere decir que nosotras estemos enfermas, simplemente que puede que existan estas bacterias en nuestro organismo que jorobarían a nuestro bebé, pese a que para nosotras sea algo habitual el tenerlas y no nos cause ninguna molestia.

7. Análisis de la muestra de orina. En la visita anterior ya me habían facilitado el botecito para que la llevara desde casa, y en cuanto llegas utilizan una tira reactiva para determinar si se tiene algún tipo de infección de orina o ha aumentado la presencia de proteínas en ella. Todo salió bien.

8. Información acerca de los síntomas del parto. Finalizadas las pruebas exploratorias, podremos vestirnos, salir de la camilla y sentarnos a la mesa para charlar como personas civilizadas, sin estar exhibiendo nuestros bajos. Mientras va completando el informe en el ordenador, la matrona querrá saber si estamos asistiendo a los cursos de preparación al parto, ya que si no lo hacemos este es el momento indicado para desvelarnos las cuestiones básicas acerca de lo que nos espera: cómo detectar los síntomas que indican que el parto ha comenzado, cuando hay que correr hacia el hospital, cuándo nos lo podemos tomar con calma… Pero como yo soy una preñadita muy aplicada y no me salto ni una clase, pasamos a otros asuntos.

9. Mismas vitaminas. Aquí debo reconocer que se me está pegando la vena catalana del futuro papá, y como se me terminaron mis pastillas Femibión Pronatal 2 2 días antes de la visita con la matrona, decidí no comprar más porque si ella planeaba cambiármelas para el final del embarazo ¡me quedaría con casi 22 euros invertidos en una caja que no podría utilizar! Pero el cambalache no se produjo, y lo que es más, me ha dicho que debería seguir tomándolas después del parto porque me vendrán bien para la lactancia.

10. Dudas y molestias. Para finalizar la consulta, se interesó por otras dudas que pudiese tener, así como por las fatigas propias de esta fase final de la preñez. Pero como las cositas que tengo no tienen tratamiento (dolor en el pubis por el peso de la bichilla, desvelos por la noche cada vez que cambio de postura, tener que levantarme una vez a orinar…) decidí dejar pasar mi turno de ruegos y preguntas.

Y así transcurrió esta quinta visita de seguimiento del embarazo. ¡Y todo en 15 minutos! ¡Qué mujer más eficiente!

Esto te puede interesar

21 Comentarios

  • Responder
    sradiaz
    10 octubre, 2013 at 07:19

    Se ve que todo está controlado 🙂
    Las visitas con la matrona tú las tienes en el hospital?

    • Responder
      planeandoserpadres
      10 octubre, 2013 at 18:36

      No, aquí se tienen en el centro de salud que te corresponda, pero porque es un pueblo grande con una planta del centro médico dedicada solo a los asuntos de ginecología, reproducción y atención a la mujer. Supongo que a lo mejor en sitios más pequeños las matronas estarán sólo en los hospitales.

      • Responder
        sradiaz
        10 octubre, 2013 at 18:41

        Aquí también es en el centro de salud, pero lo vi tan mal equipado… aquí solo hay una habitación aislada del resto y con instrumental de aproximadamente… la época en la que yo nací… fatal. 🙁 Pensaba que en sitios grandes se iría directamente al hospital.

        • Responder
          planeandoserpadres
          10 octubre, 2013 at 18:43

          Es mucho más cómodo lo del centro de salud, porque con la matrona es con quien más visitas harás si el embarazo es normal y tener que desplazarte cada mes es un rollo. Este tiene equipamiento bastante nuevo, aunque las salas sean pequeñitas, pero tú no te estreses por eso que seguro que te van a tratar fenomenal.

  • Responder
    Bombones
    10 octubre, 2013 at 07:36

    No queda NA-DA! Qué ganas 🙂

  • Responder
    yllegom
    10 octubre, 2013 at 08:24

    Vaya, en nada ya estás con tu «bichilla»!!! Qué emoción!!!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      10 octubre, 2013 at 18:37

      Mira que queda poco ¡pues parece que no vaya a llegar nunca el día!

      • Responder
        yllegom
        10 octubre, 2013 at 19:52

        Todo llega, y cuando se acerque la hora es posible que sientas incluso ganas de quedarte como estás… al menos a mi me ha pasado 😉

        • Responder
          planeandoserpadres
          11 octubre, 2013 at 12:03

          ¡No lo dudo! En cuanto empiece a sentir contracciones dolorosas de verdad, seguro que me acuerdo de mi embarazo perfecto sin síntomas y se me quitan momentáneamente las ganas de que salga la bichilla. ¡Con lo bien que estamos las dos ahora!

  • Responder
    Gestando una idea...
    10 octubre, 2013 at 09:20

    ¿Todo esto en quince minutos? Visto y no visto.
    Así que la bichilla va a salirnos grandecita, ¿no? qué bien, me gustan los bebés hermosotes 🙂
    Lo de la prueba rectal me ha dado cosita…no lo sabía ni me lo imaginaba…

    ¿Cuándo es la FPP?

    ¡Besos!

    • Responder
      planeandoserpadres
      10 octubre, 2013 at 18:39

      sí, es muy apañada y muy rápida. Lo del tamaño dicen que en general suelen acertar, pero vamos que también sé de casos de madres a quienes les dijeron que tendrían un bebé hecho una enormidad y luego resultaron ser una mijita. ¡Pero yo quiero que sea grande! Lo del cultivo rectal no es nada ¡ni te enteras, que la muestra se coge de una parte muy superficial! En principio debería nacer el 6 de noviembre ¡pero no me importaría que se adelantase unos diítas para tenerla antes!

  • Responder
    Esther
    10 octubre, 2013 at 11:52

    ay! que poco queda para verle la carita XD

    • Responder
      planeandoserpadres
      10 octubre, 2013 at 18:41

      ¡Pero se me está haciendo de larga esta última parte de la espera! Y eso que me sigo sintiendo bien, pero es que ya quiero que llegue, estrenarlo todo, quedarme noches sin dormir… ¡masoquista que es una!

      • Responder
        Esther
        10 octubre, 2013 at 20:05

        Jajaja…ya, es normal. El final se hace laaaargo. Los ultimos dias se me hacían eternos y encima se me atrasó hasta la 41.
        Yo también quiero que nazca ya para verla y para que no sea yo la única que está sin dormir jajaja

        • Responder
          planeandoserpadres
          11 octubre, 2013 at 12:05

          Sobre todo es el futuro papá el que me pone nerviosa, porque yo tal y como estoy me podía pasar así otros 9 meses, pero claro, él ya tiene muchas ganas de que nazca, me las contagia, yo no veo síntomas de que el parto se acerque y da la sensación de que esto no fuese a acabar nunca. Mira que si naciera como mi sobrinita S. ¡íbamos a dormir igual que ahora! ¡Ay, ojalá eso sea hereditario!

  • Responder
    mactrona
    11 octubre, 2013 at 15:55

    Si quiere facilitar el proceso de inicio del parto, deberías tomar un tratamiento homeopático que funciona realmente bien y es inocuo para el feto.
    http://parto40semanas.wordpress.com/2012/10/31/homeopatia-en-la-preparacion-al-parto-y-parto/

  • Responder
    losangelesdelasierra
    14 octubre, 2013 at 22:00

    Qué embarazo, por favor!!! todo genial!! qué gusto!!!!! ay, ay ,ay que emoción!!!!!

    Vas a enseñarnos una fotito de tu tripita ??jejejejej es que ya no queda nada y sigo tu embarazo desde el principio!!! Estoy emocionadita!!!!!!

    BEsotes!

    • Responder
      planeandoserpadres
      15 octubre, 2013 at 17:31

      ¡Jajaja! Lo mío no se puede llamar tripita sino panzón en toda regla. La verdad es que aún no tengo fotos en las que se me vea, pero el futuro papá me ha regalado una sesión por mi cumpleaños y creo que sí me animaré a colgar alguna, al menos ¡para desvirtualizar mi panza!

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.