Tercer trimestre de embarazo

Tercera clase de preparación al parto

Tercera clase de preparación al partoLa tercera clase de preparación al parto que estamos llevando a cabo en la Seguridad Social, se centró básicamente en explicar que es el plan de parto y era recomendable que las embarazadas acudiésemos con nuestras parejas, y no solitas. Para algunas resultó ser algo desconocido por completo y otras, como yo, ya teníamos más o menos definido lo que queríamos hacer, aunque después de que nos explicaran detalladamente cada uno de los puntos he de reconocer que el futuro papá y yo cambiamos de opinión en una de las cuestiones principales: la de donar la sangre del cordón umbilical al banco público. Pero iremos paso por paso. En general, todos los planes de parto constan más o menos de los mismos epígrafes, si bien cada hospital formula y adapta algunos según su estilo. Os detallaré el mío, pero os pongo este link al Plan de parto y nacimiento del Ministerio de  Sanidad, porque lo detallan a la perfección e incluso se puede descargar el modelo de documento y llevarlo relleno el día que ingresemos en el hospital.

1. Datos personales y nombre del acompañante. El encabezamiento del plan de parto debe contener nuestros datos identificativos (edad incluida), la fecha probable de parto y el nombre de la persona que deseamos que esté con nosotras durante ese momento. Esto hay que pensarlo bien, porque la matrona insiste en que si los padres tienen pánico al parto quizás sea mejor poder contar con el apoyo de otra persona, que nos pueda ser realmente de ayuda en esos momentos.

2. Preferencias relacionadas con el espacio físico. Podemos elegir si queremos que la sala de dilatación y la de parto estén en un único espacio, si queremos escuchar música (deberemos llevar nosotras la música, el aparato y ponerla a un volumen bajito) y si deseamos poder graduar la intensidad de la luz. A mí todo esto no me parece muy relevante, pero ya que lo preguntan contestaremos a todo.

3. Preferencias relacionadas con los procedimientos. Desean saber si queremos que nos pongan un enema, que nos rasuren el pubis, que nos permitan deambular, ingerir líquidos y si queremos que en el caso de que tengan que administrarnos algún fármaco se nos informe previamente y se nos pregunte nuestra opinión. Todo esto sí me parece interesante, porque la verdad, yo soy de ir muy bien de vientre por mí misma y si me puedo ahorrar lo del enema mejor. Tampoco me gustaría que me dejaran los bajos como los de una Barbie si no hay necesidad, ni tener que estar tumbada en una camilla sin moverme y sin beber ni agua sólo por gusto.

4. Monitoreo fetal. Podemos elegir si queremos estar constantemente conectada a los monitores de control o que se nos conecte puntualmente mientras todo transcurra con normalidad. Es evidente que si se produce alguna complicación, o hay algún indicio de sufrimiento del bebé, nos van a mantener enganchadas a los monitores queramos o no, pero si todo va bien, el hecho de poder movernos libremente sin estar atadas al aparato puede favorecer que el parto se desarrolle con mayor rapidez. Claro que también hay gente que se siente más segura conectada a la maquinita de por vida ¡por eso nos dejan elegir!

5. Métodos alternativos para aliviar el dolor. Podemos decir si queremos usar técnicas de relajación, de respiración, masajes por parte de nuestro acompañante e incluso la posibilidad de llevar a cabo el proceso de dilatación dentro de una bañera de agua calentita. También podemos elegir entre probar a tener un parto sin ningún tipo de anestesia, o pedir que nos pongan la epidural lo antes posible, o que sólo usen anestesia local en caso de sutura, e incluso que nos den información adicional para aliviar el dolor en el propio momento del parto. Al final dejan un espacio para proponer otras técnicas que queramos utilizar y que no estén recogidas previamente en este plan.

6. Cuestiones sobre el periodo de dilatación. Podremos usar material de ayuda como pelotas (de esas gigantes de pilates que nos las prestarán en el hospital), espejos o cojines (hay que llevarlos de casa) y pedir que no nos rompan la bolsa del líquido amniótico si no es necesario.

7. Preferencias durante el periodo de expulsión. Aquí hay una variedad enorme de opciones como empezar con los pujos cuando sintamos ganas, o cuando la matrona nos lo indique, poder elegir la posición de parto en la que nos encontremos más cómodas. También pedir que la pareja nos ayude en todo momento, o tener un espejo para mirar lo que ocurre en las bajuras cuando vaya a salir el bebé, así como que no nos efectúen la episiotomía a lo loco si no es indispensable. Cuando el bebé ya haya nacido, se nos permitirá decidir si queremos que nos lo pongan inmediatamente sobre la piel (o que se lo lleven para higienizarlo un poquito), que no le corten el cordón umbilical hasta que este no haya dejado de latir y poder darle el pecho en la misma sala de partos. Nosotros teníamos muy claro que no contrataríamos una empresa de donación privada de sangre del cordón y demás casquería del parto (por resultarnos un negocio bastante poco claro y de dudosa fiabilidad) así que habíamos decidido donarlo al banco público de cordones. Pero resulta que la matrona sostiene que desde hace unos años a esta parte a ellas cada vez les insisten menos en que nos hablen a las embarazadas de este tema (el banco público parece que está a rebosar de donaciones) y suelen poner bastantes pegas para admitir nuevos donantes (no se puede donar si se suministran antibióticos durante el parto, si se realiza una cesárea, si no se llega a una cantidad mínima de sangre…) por lo que ella nos recomienda que dejemos toda la sangre del cordón a nuestro propio bichillo, que le vendrá muy bien ese aporte extra durante los primeros días de vida. Y visto el panorama, hemos cambiado nuestra opinión acerca de la donación. Respecto a los bancos privados, en 13 años de profesión, ella no conoce ningún caso en los que las muestras se hayan utilizado para curar a nadie, no está demostrado que las donaciones puedan mantenerse inalterables durante más de 10 años (estas empresas te venden el mantenimiento por 20-25 años) y sólo se han destinado a la investigación en laboratorio. Con lo cual, aún nos convence menos el invento.

8. Preferencias después del parto. Decidir si queremos que nuestra estancia hospitalaria sea lo más breve posibles (¿es que alguien quiere permanecer allí más días de la cuenta sólo por gusto?) y que no nos separen nunca del bebé, a no ser que sea estrictamente necesario.

9. Preferencias sobre la lactancia. Decidiremos si queremos dar el pecho o no, si no queremos que le den ningún tipo de alimento al bebé sin consultarnos previamente, y si durante nuestra estancia en el hospital queremos instaurar la lactancia a demanda.

Y hasta aquí la explicación del plan de parto de nuestro hospital. Aún nos quedan un par de puntos que rellenar (tengo que consultarlos con otra experta: mi madre), pero en general me parece muy bien que se nos dé la oportunidad de decidir cómo queremos que se desarrolle el parto. Eso sí, hay que tener en cuenta que todas estas peticiones son orientativas para los profesionales y que no se tendrán en cuenta en caso de que exista un riesgo para la madre o el bebé que impidan su cumplimiento. Pero mientras todo transcurra con normalidad ¡qué bueno es tener derecho a decidir!

Esto te puede interesar

20 Comentarios

  • Responder
    Moda infantil y ropa bebé
    11 octubre, 2013 at 09:14

    A mí el parto me fue genial, en cuanto nació la peque me la pusieron encima y luego se la llevaron a nido para hacerle las pruebas pertinentes y examinarla y luego ya me la trajeron y estuvo los dos días conmigo.

    • Responder
      planeandoserpadres
      11 octubre, 2013 at 17:02

      Espero que mi parto esté al nivel del tuyo y a la altura de mi embarazo, ya que de momento todo ha ido tan bien que sólo me queda esperar no acabarlo con un parto traumático.

  • Responder
    Gestando una idea...
    11 octubre, 2013 at 10:38

    Pues sí que pinta bien la cosa, ¿no? Te dejan a tu elección casi todo. Y me asombra que en el hospital público haya tanta variedad de elección, como por ejemplo el tema de pelotas gigantes, bañera, elección de rasurado sí o no…Como sólo conozco de primera mano el hospital de la mujer de aquí de Sevilla y no me habían contado nada de que hubiera tanas facilidades, no pensé que en los públicos hubiera tantas (sí sé que me gustan más y que yo elegiría un público). Claro, que estamos hablando de Barcelona, que es una ciudad más grande…
    Así que me ha gustado todo lo que has contado. En cuanto al cordón, entiendo que lo vais a dejar hasta que pase toda la sangre que has comentado, ¿no?

    Qué guay, esta clase me ha gustado mucho. Quizás la que más. Es de la que más he aprendido.

    • Responder
      planeandoserpadres
      11 octubre, 2013 at 17:08

      A mí también me ha sorprendido que podamos elegir tantas cosas, pero seguro que en Sevilla también se podrá. Porque nuestro hospital no está en Barcelona capital sino en un pueblo de los alrededores y ya ofrece todo esto. En cuanto al cordón sí hemos decidido dejarlo todo para la bichilla, vista la abundancia que hay actualmente. ¡Me alegro de que te haya resultado tan útil el post de hoy!

  • Responder
    Diana
    11 octubre, 2013 at 21:24

    Menos mal que cada vez los hospitales se adaptan más a las preferencias de la madre. Yo llevaba mi plan de parto escrito, pero no me hizo falta, porque no intervinieron en nada.
    Lo de donar la sangre, creo que ya lo habíamos comentado hace tiempo, me suena, que yo también había leído que no había habido ningún caso en España en el que se utilizara la sangre donada por el propio paciente. Así que, que le pase toda a la peque, que para eso es suya.

    • Responder
      planeandoserpadres
      12 octubre, 2013 at 07:56

      Sí, la matrona nos dice que cada vez se está haciendo un esfuerzo mayor en los hospitales para que los partos ocurran de la forma más natural posible y evitar la cantidad de cesáreas programadas por gusto de las pacientes y otras barbaridades semejantes. Aquí dicen que incluso dan subvenciones a los centros que se comprometen a aplicar este tipo de protocolos ¡en época de crisis y les ayudan para que sigan haciendo este tipo de trabajo! En cuanto a lo del cordón, nosotros estábamos dispuestísimos a regalarlo, pero claro, si ponen tantas pegas, para que al final acabe en la basura nos lo quedaremos para la bichilla.

  • Responder
    (Canela y Bach)
    11 octubre, 2013 at 22:12

    Qué recuerdos me trae este post…
    Muy bien explicado, seguro que es utilísimo para futuras maás.

    • Responder
      planeandoserpadres
      12 octubre, 2013 at 07:57

      Hay gente que ha tenido peores experiencias con las clases de preparación al parto, pero la verdad es que a nosotros nos están siendo muy útiles ¡y eso que yo ya había leído un montón antes y me lo sabía casi todo! Pero siempre se descubre algo nuevo y todo lo que aprendes te tranquiliza bastante.

  • Responder
    Cloe
    12 octubre, 2013 at 19:13

    Muy interesante todo! Bsss

    • Responder
      planeandoserpadres
      13 octubre, 2013 at 19:22

      Me alegro de que te interese y esperemos que el resto de clases se encuentren al mismo nivel.

  • Responder
    sradiaz
    13 octubre, 2013 at 12:20

    Está muy bien lo del plan de parto, pero supongo que variará mucho según el hospital, y he leído que no siempre es respetado… en fin, espero que tengas suerte y puedas elegir todo muy bien y a tu gusto. A mi por el momento lo de la bañera de agua caliente me ha sonado bien 😀

    • Responder
      planeandoserpadres
      13 octubre, 2013 at 19:25

      Bueno, de entrada te dejan elegir todo esto, pero claro la opinión médica siempre va a pesar más que la de la madre y entiendo que a veces algunas embarazadas acaben indignadas porque no se ha respetado su voluntad. En teoría, se supone que nos preguntan para tener en cuenta nuestros intereses, pero siempre que haya algún tipo de riesgo o complicación ¡la hoja pasará a ser papel mojado! Realmente, hasta que no lo viva en mis carnes, no podré asegurar si sirve para algo el plan de parto o no. A lo de la bañerita ¡le estoy dando de vueltas! Como el martes haremos una visita guiada por el hospital a ver si descubro más cosas sobre ella.

  • Responder
    S. Yissele
    13 octubre, 2013 at 18:39

    Que linda experiencia, todavia recuerdo la mía hace 8 años mas o menos y no se si se repetirá, espero sea contagioso jejeee… Disfruta Mucho!

    ¡FELIZ DÍA!ॐ
    http://mamaholistica.com

  • Responder
    Bego
    13 octubre, 2013 at 22:17

    madre mía, lo tenéis todo controladísimo. sois unos expertos. yo fui a lo loco totalmente comparado con vosotros, lo único que tenía claro era que entrábamos dos y saldríamos tres jajajaja

    • Responder
      planeandoserpadres
      14 octubre, 2013 at 16:25

      ¡Jajaja! Pues básicamente ¡a eso se reduce el curso! Vamos, que al menos lo importante ya lo tenías claro.

  • Responder
    Patricia Vera
    17 octubre, 2013 at 09:02

    A nosotras ni nos hablaron del plan de parto (me consta que en el hospital que me ‘tocaba’ pasan del tema) ni mucho menos todas estas posibilidades, pues se encargaban de dirigirnos hacia lo que hoy se considera normal y la máxima preocupación de la matrona era que aprendiéramos a poner bien la postura para la epidural para que no nos echaran la bronca por quejarnos. Cuanto más lo pienso, más me cabreo, fíjate.
    Me parece que os dieron información muy completa y aunque luego puede pasar cualquier cosa y que tú cambies de opinión sobre la marcha, hay que tener algunas cosas claras.
    Respecto al cordón umbilical, yo soy de las que lo guardó para banco privado y para ello tuve que desplazarme 200 kilómetros, porque en mi hospital está prohibido. Y sobre la donación, debe ser cierto que sobran muchísimos, porque te dicen directamente que si te crees especial para querer donarlo. O eso me han contado.

    • Responder
      planeandoserpadres
      17 octubre, 2013 at 12:27

      ¡Pues vaya matrona! ¿Ni siquiera se planteó el hecho de que alguna quisiera intentar parir sin epidural? Esta que nos ha tocado parece muy defensora de los métodos naturales, lo que no sé es si quines me atiendan en el hospital compartirán las mismas ideas. Respecto a lo del cordón ¡Sí que tuviste que ir lejos! En este hospital te lo recogen tanto para donaciones públicas como privadas siempre que sea posible. Nosotros descartamos la opción privada casi desde el principio del embarazo después de esta clase, también nos olvidamos de la pública así que !todo será para la bichilla!

  • Responder
    Patricia Vera
    19 octubre, 2013 at 16:24

    Yo era la única que tenía cierta inteción de parir sin epidural (aunque luego la pedí y me fue bien) y el resto me miraba con cara rara y no hacían más que preguntar cuántos eran los centímetros mínimos para que la pusieran y cuánto tardaba en hacer efecto.

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 octubre, 2013 at 14:45

      Yo voy toda inconsciente dispuesta a probar un parto lo más natural posible, pero vamos que no soy nada contraria a la anestesia y cuento con la posibilidad de que llegado el momento de la verdad pueda convertirme en la más miedosa, o en la menos tolerante al dolor y acabe pidiéndola a gritos. Ya veremos si logro mi objetivo inicio o acabo claudicando con la primera contracción…

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.