Embarazo semana a semana

Semana 32 del embarazo

Semana 32 del embarazoEn esta semana he recuperado la tranquilidad en cuanto a los movimientos de la bichilla y me ha dado por pensar en lo cerquita que se encuentra el momento del parto, en si acertaremos con la fecha prevista o mi bebé decidirá nacer mucho antes o mucho después. En fin, que coincidiendo con todas estas inquietudes, la entrega del carrito y de la cuna se han adelantado y no sabíamos qué hacer con ellos en casa: si montarlo todo y dejarlo a la vista o guardarlo aún durante algunas semanas más. Al final hemos optado por esta segunda opción, para no tenerlo todo lleno de trastos innecesariamente, pero de vez en cuando tengo tentaciones de acercarme a los armarios y ponerme a hacer prácticas con el carrito. En cuanto a los nuevos síntomas de embarazo que he experimentado durante la semana 32 del embarazo, se encuentran los siguientes.

1. ¡Más movimientos del bebé! Tras las vacaciones de 2-3 días que se tomó la bichilla en la semana 31 (os recuerdo que como voy desfasada con los post semanales, aquella vez coincidió con que no le gustó ni chispita ir a la primera reunión de trabajo tras el verano, y se plantó en huelga indefinida sin apenas moverse a no ser que la provocásemos gravemente) esta semana ha vuelto a su actividad habitual ¡y con creces! Ha tenido días de muchísimo movimiento y de mucha intensidad. Hasta el punto de que la barriga se me deforma claramente: se pone de pico por el centro y al siguiente movimiento se vuelve a redondear. El primer día que el futuro papá vio esto mientras me cambiaba de jersey dio un paso atrás de la impresión. El cambio de marca de la mousse de chocolate parece que también le ha entusiasmado, porque el primer día que probé este postre ¡vaya horitas que se pasó correteando de un lado a otro de la barriga!

2. Forma física perdida por completo. Sigo saliendo a caminar mi horita diaria, y cuando no puedo hago yoga y otros ejercicios prenatales en casa, pero parece que me vaya a asfixiar a cada paso. No me sucede todos los días, pero yo siempre salgo a la calle muy decidida, andando a un ritmo fuertecito para que se note el esfuerzo físico ¡y digo que si se nota! Antes de llegar a la esquina de la calle ya tengo que bajar mis expectativas, porque empiezan a darme pinchazos alrededor de toda la barriga. Hala, ahora ya sólo me queda ir a paso de tortuga, pero al menos puedo seguir moviéndome.

3. El espacio se acaba ahí dentro. Mi tipo de vaca-burra embarazada ha resultado ser menos espacioso de lo que yo pensaba. A estas alturas ahí dentro hay un problema grave de dimensiones y una lucha constante entre: la bichilla, la vejiga, el estómago y los pulmones. Creo que ya no hay nadie más implicado en la pelea, pero no podría asegurarlo. El caso es que parece que ya no me cabe apenas orina en la vejiga (me la pisa la bichilla o me la patea debido a su postura de nalgas). A la hora de comer, como respire un poquito más de oxígeno de la cuenta ¡ya no me queda espacio para meter la comida! La bichilla creo que me lo empuja con la cabeza, o me lo ocupa el útero o a saber qué. Y los pulmones ¡hasta esa altura ha llegado ya alguien! A veces tengo la sensación de que el aire me entra por la nariz, pasa por la garganta ¡y sale sin haber sido aprovechado en el cuerpo! Es como si tuviese un tapón que le impidiese el paso, y por más hondo que respire, nada, que no cabe.

4. Engordando. Parece ser que hasta aquí ha llegado mi suerte en el embarazo. Hasta la semana 32 había perdido 8 kilos y esta semana he aumentado 500 gramos. En parte debo estar contenta, porque supongo que en las próximas 8 semanas ya no engordaré 20 kilos de golpe ni cosas así. Pero yo me había hecho ilusiones de estancarme en este peso o de seguir perdiendo hasta el final… Claro, que bien pensado, el día en que nazca la bichilla ¡saldrán de allí otros cuantos kilos! Con los cual, creo que puedo seguir aspirando a acabar el embarazo más delgada que cuando lo inicié.

Durante la semana 32 el bebé puede llegar a medir hasta 41 centímetros y pesar en torno a 1,8 kilos. Ya tienen fases de sueño profundo REM y son capaces de soñar. Distinguen entre el día y la noche, con lo cual sería ideal que ya salieran conociendo las pautas de sueño de los adultos ¡pero esto no va a ser así! Los movimientos, aunque sean menores en número serán más fuertes en intensidad, porque el líquido amniótico ha empezado a escasear para dejar hueco al enorme tamaño del bebé. Se dice que hasta los bebés más perezosos suelen girarse durante esta semana y ponerse cabeza abajo para esperar la llegada del parto. ¡Pues lo de mi bichilla ya no tiene nombre porque sigue haciendo lo que le da la gana! Para mí que ya ha pasado por todas las posiciones posibles menos por esa.

Ya sabemos que debido a la organización de esta sociedad no siempre es posible, pero las futuras mamás deberíamos echarnos una siesta y dormir siempre que nos sintamos cansadas. Es una forma de que nuestro cuerpo comience a acostumbrarse a otros horarios de descanso, de forma que si cuando nazca el bebé tenemos que acostarnos a las 10 de la mañana porque es cuando el bichillo se ha quedado dormido tras una noche movidita, nuestro cuerpo ya esté acostumbrado. La que pueda ponerlo en práctica ¡que lo haga!

Esto te puede interesar

12 Comentarios

  • Responder
    El rincón de Mixka
    15 octubre, 2013 at 08:19

    ¡Hola guapa!

    Es normal que ya te vayas encontrando pesada… Aunque no hayas engordado, con la barriguita los movimientos son más torpes y cuesta más moverse con soltura… Jo, qué envidia me das hija, Has perdido 7,5 kg (haciendo la resta de los 8 adelgazados más los 500gr engordados)… y yo en la primera toma de contacto con la matrona ya me ha dicho que ¡Ojocuidao! Que me cuide… Que estoy en la media pero hacia arriba en peso… Que cierre el pico básicamente… Verás que la recuperación con ese peso va a ser estupenda. Es normal que sientas que ya la nena no cabe!! Esque ya está lista para salir del horno como quien dice! jajajajaj

    Ay, qué nervios… ya no queda nada! 4 semanas escasas…

    ¡Un besazo!

    • Responder
      planeandoserpadres
      15 octubre, 2013 at 17:37

      ¡Jajaja! ¡Vaya ánimos que te ha dado la matrona! A mí al final no me ha costado nada lo de controlar el peso durante el embarazo, pero es que aún no me lo creo. Ahora sí que estoy empezando a ganar peso poco a poco, pero ya no me dará tiempo a engordar 20 kilos de golpe en las semanas que me quedan. jamás en la vida pensé que pudiese adelgazar durante el embarazo ¡si mi mayor temor era convertirme en una vaca lechera de 500 kilos! Y mírame, ahora voy recomendando la preñez como método de adelgazamiento entre las mujeres de mi entorno (como me lea algún médico o matrona me clausura el blog). ¡Qué ganas de que acabe ya el embarazo, sólo para ver a la bichilla!

  • Responder
    monstruuosa
    15 octubre, 2013 at 07:19

    Qué cerquita está ya el momento!!

    Que nazca sanísima y tú estés bien, y lo demás, da igual :))

    • Responder
      planeandoserpadres
      15 octubre, 2013 at 17:34

      Sí, sí que en esto vamos a ser como las señoras mayores: lo primero es la salud, y el resto es prescindible. ¡Gracias por pasarte! Se nota que Monstruita te va dejando más libertad.

  • Responder
    Crisnasa Blog
    15 octubre, 2013 at 08:46

    Ya lo tienes ahí!! Besos

    • Responder
      planeandoserpadres
      15 octubre, 2013 at 17:37

      ¡Y tanto! Que en realidad estoy en la semana 37 y ya tiene la cabeza tan abajo que me da miedo que se salga en cualquier momento.

  • Responder
    madrexilio
    15 octubre, 2013 at 14:31

    ¡¡¡Ay qué emoción estás a punto!!!! Muy bien que hayas engordado los 500 grs, es normal, yo me puse 5 kilos y pico en las últimas 8 semanas.

    Saludos afectuosos desde Budapest

    • Responder
      planeandoserpadres
      15 octubre, 2013 at 17:41

      Si yo entiendo que es normal, pero me había malacostumbrado a bajar de peso y ahora me da pánico subir. Ya estoy comenzando a mirar a la báscula de reojo y con mala cara cada mañana. Pero de momento parece que el tema del peso sigue bastante controlado y que no me llevaré grandes sustos de última hora.

      • Responder
        madrexilio
        17 octubre, 2013 at 09:00

        Ánimo y a no ponerse con paranoias, que ya no falta nada y hay que tener el ánimo bien arriba que lo que viene con el post-parto ya sabes que es lo más cuesta arriba, pero con todo lo bien que te has informado y tu espíritu de aventura a tope podrás vencer y llegarás al infinito y más allá!

        Un abrazo

        • Responder
          planeandoserpadres
          17 octubre, 2013 at 12:19

          Más que espíritu de aventura yo creo que soy una inconsciente total… Menos mal que la matrona de clases de preparación al parto ya se encarga de ponernos los pies en el suelo y recordarnos que el post parto puede ser durillo y no podemos permitir que nos pille por sorpresa. ¡A ver si aprendo!

          • madrexilio
            17 octubre, 2013 at 12:26

            jajaaja, pues para eso no te puedes preparar por completo, tranquila, que a todas nos toma por sorpresa por muy preparadas que estemos. Lo bueno es que si te desesperas puedes contar con tus lectoras 🙂

          • planeandoserpadres
            17 octubre, 2013 at 16:57

            Con lo que a mí me gusta tenerlo todo bien estudiado y bajo control… Pero está visto que esto de la maternidad es una sorpresa detrás de otra y por mucho que queramos abarcarlo todo siempre habrá cosas que no nos esperemos. ¡Me alegro de poder contar con la tribu 2.0 para los peores momentos de desesperación!

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.