Tercer trimestre de embarazo

Visita guiada por el hospital

Visita guiada por el hospitalEl día que cumplí las 37 semanas de embarazo, el futuro papá y yo acudimos a una vista guiada por el hospital, de 90 minutos, en el que nacerá la bichilla. Yo nunca he estado hospitalizada y la verdad es que me ha venido bien ver cómo son las instalaciones y el recorrido que haremos de aquí a unos días, cuando me ponga de parto y esto ya no tenga vuelta atrás. Éramos 6 parejas y la visita empezó justo al lado de la cafetería y la tienda de regalos. Curiosamente tienen un cartel en la puerta en el que se indica que no está permitida la entrada de los pacientes a la cafetería ¡eso es una gran injusticia porque yo aspiraba a tener la opción de alimentarme con comida consistente si la del hospital no me hace mucha gracia! Menos mal que podré mandar al futuro papá o a alguna visita a que me traiga algún antojito. El recorrido que realizamos guiados por dos matronas es el siguiente.

1. Entrada por urgencias. Si estamos de parto debemos acudir a la zona de urgencias del hospital, sobre todo si es de noche, ya que la entrada principal permanece cerrada entre las 10 de la noche y las 7 de la mañana. Allí sólo debemos mostrar nuestra tarjeta sanitaria, nos darán unas pegatinas identificativas y deberemos seguir la línea color vainilla del suelo (que tiene una embarazada dibujada) hasta la zona de las salas de parto, situada en el primer piso del hospital. Si podemos ir caminando subiremos en ascensor o por la escalera, y si no nos facilitarán una silla de ruedas. El resto del equipaje (canastilla del bebé y de la mamá) es recomendable dejarlo en el coche porque no vamos a necesitar nada hasta dos horas después del parto, cuando vayamos a la habitación, y los padres suelen cansarse de estar paseando bártulos de una zona a otra del hospital.

2. Área obstétrica. Antes de acceder a ella, hay que llamar a un timbre para que nos abran la puerta. El futuro papá se quedará durante una hora en la sala de espera y nosotras pasaremos adentro, donde valorarán si realmente estamos de parto o no, nos conectarán a los monitores, nos harán una exploración… Cuando pase este tiempo, si debemos permanecer en el hospital avisarán al padre de que nos quedamos y podrá pasar con nostras. Si aún no estamos de parto ¡nos volveremos juntitos a casa! En el caso de que el parto haya comenzado, existen varias opciones: si hay poca dilatación y se prevé largo pueden instalarnos primero en la que será nuestra habitación hasta que todo vaya progresando. Si ya hay una cierta dilatación pasaremos a una sala de dilatación (este hospital tiene 5) donde seguirá todo el proceso hasta que llegue el momento del expulsivo, cuando nos pasarán a uno de los 3 paritorios que tiene el hospital.

3. Salas de dilatación. De las 5 salas, todas individuales, 4 son normales, con una cama articulada, un baño con váter y lavabo, una estantería, equipo de música, eso sí, todas interiores y sin una triste ventana. Un poquito deprimentes. La última sala de dilatación es la que cuenta con una bañera que parece de hidromasaje, grande y muy limpita, y se utiliza exclusivamente para las mamás que quieren tener un parto lo más natural posible y tratar de alejar el dolor con baños de agua caliente. En esta bañera sólo se puede hacer la dilatación pero no se puede parir en el agua. Otra diferencia es que la cama de la habitación con bañera es igual a la de los paritorios, con lo cual es la única sala en la que la dilatación y el parto tendrán lugar en ese mismo espacio. Yo quiero probar este sistema de relajación, pero es cierto que el paritorio parece más preparado técnicamente que esta sala, mucho más espacioso, y eso me da algo de desconfianza. Aún así, siempre nos podemos arrepentir y pedir la epidural si no soportamos el dolor.

4. Sala de parto. Amplia, con una camilla articulada y una especie de cuna acristalada donde hacen los primeros cuidados básicos del bebé, sin tener que separarlo de la madre. Allí se permanecerá al menos durante las dos horas posteriores al parto y se iniciará el contacto piel con piel y la lactancia materna. Las matronas prometen que no se separará al bebé de la madre bajo ningún concepto, excepto en el caso de que necesiten algún cuidado especial y deban salir del paritorio, en cuyo caso el bebé podrá permanecer siempre acompañado por el padre.

5. Habitaciones. Como centro público que es, las habitaciones son compartidas, generalmente por dos parturientas aunque a veces puede que la otra persona sea una mujer operada de algún asunto ginecológico. No son muy grandes pero para pasar un par de días yo veo espacio de sobra (2 días si el parto es normal y 4 si es una cesárea). Tienen un baño con lavabo, váter y ducha, aunque esta está directamente sobre el suelo, sin plato de ducha ni nada, por lo que para mí que el agua va a salir rodando por toda la habitación. Las paredes son de un celeste muy bonito ¡y tienen ventanas! Hay un pequeño armario, mesitas de noche y una mesa larga en la que se ven un par de cambiadores. Los papás tienen una butaca de piel sintética horrible para sentarse, y esto es gratuito, pero si quieren que la butaca se estire para poder tumbarse y dormir deben pagar 5 euros cada 24 horas para que el trasto se ponga en funcionamiento. También hay televisión de pago. Los acompañantes pueden utilizar el váter y el lavabo de la habitación, pero no la ducha.

6. Sala de neonatos. Aquí están los bebés que necesitan atención médica especial (prematuros, bajo peso, los que han padecido subidas de azúcar en las primeras horas, etc.). Unos están en incubadoras y otros en cunas normales bajo vigilancia. El acceso para los padres está permitido durante las 24 horas del día.

Para finalizar, nos llevaron a una sala de proyecciones a fin de recordarnos los síntomas que indican que estamos de parto, la documentación que debemos llevar, el horario de visitas (de 15:00 a 20:00 de la tarde y nunca con más de 2 personas en la habitación, aunque ya nos han avisado de que esto no se suele respetar, pero que podemos quejarnos lo que queramos para que nos dejen tranquilos), y otras cuestiones prácticas como la utilidad del plan de parto, la localización del aparcamiento, etc. Finalmente nos ofrecieron rellenar una suscripción gratuita de 6 meses a la revista Mi bebé y yo y a cambio nos regalaron 7 baberos bastante alegres. Ya que hemos hecho la práctica ¡sólo nos queda esperar a que llegue el gran día!

Esto te puede interesar

26 Comentarios

  • Responder
    Cuestión de madres
    21 octubre, 2013 at 07:04

    madre mía… no queda nada.. eso ya está ahí… muy bien lo de las visitas guiadas ayudan un poco a visualizar el asunto…. lo de los 5 euros por dormir me parece una aberración.. aquí todavía no lo han puesto… y lo de la bañera para dilatar… ojalá hubiera una en nuestro hospital me hubiera venido de perlas con el mayor…

    Un besazo y espero que se decida pronto Laura a salir

    • Responder
      planeandoserpadres
      21 octubre, 2013 at 15:46

      Sí que queda realmente poquito. De hecho cuando nos dieron esa fecha para la visita me daba miedo no haberla podido realizar si me hubiese puesto de parto por adelantado. Lo de la bañera me parece genial ¡pero parece que para compensar el coste nos sacan los 5 euros por el sillón del padre! Está visto que todos los hospitales tienen sus pros y sus contras.

  • Responder
    Gestando una idea...
    21 octubre, 2013 at 07:54

    Qué bien, qué bien: Qué de cositas nos cuentas!! Y qué poquito quedaaa.
    Pues yo creía que en la sala de la bañera, se podría parir en la bañera. Pero entiendo que para el personal médico sería más coñazo…Bueno, al menos, si quieres, puedes estar en agua calentita antes del parto. Algo es algo.

    Lo de la habitación sin ventanas…un agobio…Menos mal que es una habitación transitoria y que la de ingreso tiene ventana. Con lo alegre que es ver la luz natural.

    Lo de las visitas….esperemos que no te toque una familia numerosa al lado, para que no tengas mucho jaleo de visitas tuyas, más los de la cama de al lado.

    ¡Besos!

    • Responder
      planeandoserpadres
      21 octubre, 2013 at 15:49

      Supongo que habrá hospitales que sí te permitirán parir en la bañera, pero este no es nuestro caso. Aquí sólo te dejan hacer la dilatación y el expulsivo si se realiza en la misma habitación (no hay que ir al paritorio) pero es en una camilla. Dicen que lo de no tener ventana es porque hay que garantizar la higiene de estos espacios, por eso está todo tan cerrado, pero la verdad es que es un poquito deprimente, porque la iluminación tampoco es que sea de lo mejorcito, con esas luces amarillentas y mortecinas…
      En cuanto a las visitas ¡de momento le tengo más miedo a las mías propias que a las ajenas! ya veremos si al final no es tan mala la situación o por el contrario ¡se han quedado cortos con las advertencias!

  • Responder
    Moda infantil y ropa bebé
    21 octubre, 2013 at 09:19

    yo no tuve ninguna visita guiada por el hospital pero me parece muy bien para que sepas en cada momentos lo que va a ocurrir y los lugares por los que vas a pasar

    • Responder
      planeandoserpadres
      21 octubre, 2013 at 15:50

      Creo que tranquiliza mucho, sobre todo a gente inexperta y sin conocimiento acerca del funcionamiento de los hospitales (porque la verdad es que hasta el momento he tenido la suerte de visitar bien poco estos centros). Yo lo recomendaría, ya que es algo voluntario, gratuito y te puede ayudar a despejar muchas dudas.

  • Responder
    yademasmamas
    21 octubre, 2013 at 09:34

    visitas guiadas por el hospital?, no lo había oído nunca!! esta claro que cada hospital es un mundo…

    pues nada, ya lo tienes todo preparado ya sólo falta que llegue la peque

    María

    • Responder
      planeandoserpadres
      21 octubre, 2013 at 15:51

      Yo tampoco sabía que existían hasta que una prima embarazada que tuvo a su bebé en agosto me lo contó. En la ecografía de las 20 semanas nos dieron toda la información por si nos interesaba pedir hora y hacer el recorrido. Es una buena experiencia para ubicarte y saber lo que te espera allí dentro. Creo que el hecho de moverte en un entorno conocido tranquilizaría a más de una.

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    21 octubre, 2013 at 13:42

    A mi no me hicieron visita guiada… fuimos a investigar por nuestra cuenta, a familiarizarnos con el hospital, pero no nos dejaron entrar en la zona interesante.
    Respecto a la comida, en Terrasa la hacen rica pero aún así mi marido me traía cositas del Mercadona de al lado. Sobre todo bebida que en el hospital casi no daban y me moría de sed. 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      21 octubre, 2013 at 15:53

      ¡Jajaja! Estaría bueno que os dejaran ir de excursión a vuestro aire por la «zona interesante». me alegra saber que hay hospitales con una comida decente ¡a ver si este es uno de ellos! Cerquita sí que tenemos un supermercado y lo del agua es para tenerlo muy en cuenta, porque todo el mundo comenta que aparte de la que te dan con las comidas ¡no hay ni una gota más!

      • Responder
        Esther
        21 octubre, 2013 at 17:10

        Pues siento decirte que en las comidas no dan agua. Solo me dieron agua y zumo antes de poder comer solido por la anestésia. Yo en la primera comida pensé que se olvidaron y me quedé sin beber. En la siguiente reclamé mi agua…y me dijeron que no daban. Una verguenza porque es algo básico!!

        • Responder
          planeandoserpadres
          22 octubre, 2013 at 11:39

          ¡Ahhhh! Acabo de entrar en pánico porque con lo que yo bebo… Pues creo que deberían comentarlo en la visita porque es algo realmente importante, sobre todo con el tema de la lactancia, que la matrona dice que da mucha sed. O sea que si encima logro ahorrarles la anestesia ¡Además me dejarán sin líquidos! ¡Qué barata voy a salirles!

  • Responder
    mamauniversitaria
    21 octubre, 2013 at 16:31

    A nosotros tampoco nos han ofrecido la visita guiada. Sabia lo de entrar por urgencias porque me lo dijeron a la unica clase de preparacion al parto que he podido ir!
    Una de las cosas buenas que tiene el hospital que me toco es que no comparto habitacion! (me encanta esto!), en relacion al baño del acompañante no me han dicho cuando pase una noche (fue un ingreso, no por gusto, todavia sigo con la barrigota!), pero si note que solo ponian una toalla, asi que en el bolso de mi marido hemos puesto una toalla. La comida no estaba mal, la verdad es que mejor que lo que esperaba! El sillon del acompañante no te cobran por reclinar, pero si te cobran la tv… Y he notado que no me sirvieron agua en ninguna de las comidas… asi que tambien hemos puesto dos botellas de agua en el coche por las dudas. La enfermera tambien nos recomendo que no llevemos NADA de valor, porque ellos no controlan quien entra en las habitaciones, asi que lo mejor es dejar lo justo… pero me has dado la idea que por ahi lo mejor es dejarlo en el coche y ya cuando se necesite que se baje a por lo necesario. Tambien hemos puesto monedas por si nos toca estar ahi de noche y es necesario usar las maquinas de comida o sacar alguna bebida! Nada peor que querer comer algo rico y que te falten un par de centimos!!!
    Lo malo, es que como la habitacion no se comparte no hay horario de visitas! puede ser un continuo! lo que me da un miedo tremendo!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      22 octubre, 2013 at 11:34

      Pues lo de tener habitación privada en un hospital público es todo un lujo ¡Disfrútalo! Aunque veo que a ti te pasa un poco como a mí: no tienes miedo de las visitas ajenas pero sí de las propias. Las habitaciones de este hospital tampoco tienen vigilancia y nunca es recomendable llevar cosas de valor, claro que tenerlo todo en un coche tampoco es que sea el lugar más seguro del mundo. La tele también es de pago aquí, como el sillón. Lo que no sé es cuánto costará porque no tengo intención de ponerla. Y es verdad que también hay máquinas con chucherías, refrescos, etc. Porque hay un supermercado cerca pero para pasar la noche no nos iba a servir. Ya ves, cada lugar tiene sus peculiaridades.

  • Responder
    nubamia
    21 octubre, 2013 at 17:15

    ¡Ya lo tienes todo listo! ¡Ojalá a mi también me hagan una visita guiada por mi hospital! ¡Me ha dado mucha tranquilidad leer la tuya! Yo de momento sólo sé que tengo que seguir la línea naranja y tocar el timbre, de lo demás ¡no tengo ni idea!

    • Responder
      planeandoserpadres
      22 octubre, 2013 at 11:42

      Pues si en tu hospital también la organizan yo te recomiendo que vayas si puedes, porque ya ves por los comentarios que cada uno es diferente y hay detalles que está bien conocer por adelantado para no llevarnos sorpresas y poder hacer frente a los imprevistos.

  • Responder
    Esther
    21 octubre, 2013 at 17:18

    Si el tour turístico está bien. Lo de las visitas la verdad es que no se respeta. En la habitación de al lado había una familia gitana y estaba toda la familia allí metida casi todo el día. Y en la mia normalmente los otros vecinos de habitación eran dos o tres, menos cuando venian mas visitas que se llenaba. Lo mismo pasaba conmigo.
    Ah! Y la comida no es muy buena, eso si, mis suegros nos trajeron a mi marido y a mi una bandeja de embutidos ibéricos… que rico! Ya te queda poco para comer en ansiado jamón!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      22 octubre, 2013 at 11:53

      Se supone que mi mes es temporada baja de partos, pero la verdad es que nunca he pensado que me pudiera tocar una habitación para mi solita ¡Aunque estaría rebién! Qué pena que la comida sea solo regular, pero ya tengo más que proclamado por todas partes lo de que yo también quiero surtido de ibéricos y creo que alguien se apiadará de mi porque ¡Este será el único antojo que haya pedido durante todo el embarazo!

  • Responder
    lydia-padres en pañales
    21 octubre, 2013 at 18:48

    que poco os queda!! yo también vi que había visitas en mi hospital, pero por pereza no fui. Donde yo dí a luz, la sala de dilatación es tal y como la describes, sólo que con ventanas (la sala con bañera y tal no existe que yo sepa), y tras pasar por la sala de partos, las dos horas que pasas con el bebé piel con piel eran en otra habitación, compartida con otras mamás. Está genial que pudierais estar solos, sin ver como entran y salen otras que hacen papeleos, que lloran…
    Con respecto a la comida, yo soy muy rarica… y comí super bien, también me dio un hambre voraz que aún tengo hoy (eso sí, me trajeron donuts para aburrir y algún bocadillo)
    Espero que todo os vaya genial!! en cualquier momento os toca hacer la entrada por urgencias!! un beso!

    • Responder
      planeandoserpadres
      22 octubre, 2013 at 12:01

      ¡Qué perezosa! Nosotros, por esto de ser primerizos nos apuntamos a todo y la verdad es que de momento casi todo lo que descubrimos es interesante. Ahora que lo comentas no recuerdo dónde dijeron que se hacen las 2 horas de contacto piel con piel y el inicio de la lactancia. Quizás nos dejen en el mismo paritorio, si no hay cola de parturientas en espera, o nos devuelvan a la sala de dilatación. Lo que sí es seguro es que no se hace en la habitación de planta. Qué ganas de emprender ya el sendero por urgencias…

  • Responder
    sradiaz
    22 octubre, 2013 at 12:05

    ¡Qué visita tan chula!
    Por lo que he leido hay muchas diferencias con mi hospital, pero hasta que me toque bien puede cambiar todo… Aquí las habitaciones son individuales con sillón para acompañante, y no he oído hablar ni de cambiadores ni de bañeras…

    • Responder
      planeandoserpadres
      22 octubre, 2013 at 16:43

      Ya verás que es toda una aventura y que hay pocos hospitales comparables porque cada uno tiene instalaciones diferentes, protocolos distintos… Pero creo que puede venir bien saber qué ofrecen en otros sitios para estar informados y preguntar si el nuestro dispone de servicios similares, o al menos qué cosas pueden decidir los padres y cuáles otras no se pueden cambiar.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    22 octubre, 2013 at 17:14

    Una excursión de estas le había hecho falta a Un papá muy feliz para estar cuando y donde debía el día del parto…
    Bueno al menos estuve sola en la habitación, creo que esto debía ser así en todos los hospitales, son momentos para disfrutar en la intimidad.
    La comida fatal, menos mal que mi madre lo arregló con un bocadillo de chorizo. Y lo que pasé fue mas sed que en el desierto…dos dias sin beber agua!!!!!
    Ayyyy ya te queda nada para vivir la experiencia!!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      24 octubre, 2013 at 07:37

      Pues en eso tienes razón, lo de algo de intimidad no estaría mal pero como está todo tan saturado, iremos con buena voluntad y procurando no molestar mucho a la pareja de al lado. Yo no tengo mucha esperanza en que me guste la comida, aunque dicen que la de aquí no está mal del todo, y veo que las restricciones de aguas son populares en todos los hospitales. Es algo que jamás me había planteado ¿qué tendrán en contra del reparto de agua? Porque yo, con el pedazo de maleta que tengo que llevar, ya no tengo espacio para acumular líquido. ¡Se van a hacer de oro conmigo las máquinas expendedoras del pasillo de maternidad!

  • Responder
    los Ángeles de la Sierra
    24 octubre, 2013 at 07:35

    Ya lo tienes todo listo!!!! Sólo qqueda que la bichilla quiera salir!! Que bien!!!!!

    Muchos besos!

    • Responder
      planeandoserpadres
      24 octubre, 2013 at 07:54

      Y un día de estos se decidirá, digo yo, porque ya estoy en la semana 38. Aunque con eso de que las primerizas suelen atrasarse… ¡ay qué impaciencia!

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.