Tercer trimestre de embarazo

Quinta clase de preparación al parto

Quinta clase de preparación al partoNuestra quinta clase de preparación al parto en la Seguridad Social abordó el apasionante y deprimente tema del puerperio, más conocido como postparto. Y es que cuando una cree que los malos síntomas del embarazo finalizarán en el doloroso momento del parto, y a partir de aquí nuestra vida trascurrirá tranquila y feliz cual habitantes de La casa de la pradera ¡resulta que lo peor puede que aún esté por llegar! Estas clases tratan de que los cambios vitales y físicos del puerperio no nos pillen por sorpresa y nos hundan en la miseria, de ahí que la clase girase en torno a los siguientes temas.

1. Tristeza postparto. Suele ser muy frecuente y afecta en mayor o menor medida a casi todas las parturientas. Cuando regresamos a casa con el bebé, podemos sentirnos completamente desbordadas: en lugar de disfrutar de la felicidad de habernos convertido en madres, sufrimos porque nos vemos incapaces de hacernos cargo del bebé, de la organización de la casa, del trabajo, no estamos satisfechas con nuestro físico, padecemos dolores, hemorragias, etc. La situación se agrava porque no solemos dejarnos ayudar por los futuros papás o por otros miembros de la familia. Si los papás también son primerizos, no lograrán entender nuestro estado de ánimo, de ahí que no consigan servirnos de consuelo. Puede durar unas 6 semanas.

2. Depresión postparto. Esto ya no es tan frecuente, pero sería la consecuencia de llevar al extremo la tristeza que suele asediar a las mujeres tras el parto. La depresión postparto puede durar meses y requiere de tratamiento farmacológico y terapia especializada. Las mujeres pueden incluso rechazar a sus parejas y al bebé, desentendiéndose por completo de ellos y encerrándose en sí mismas, impidiendo que su entorno las ayude.

3. Las visitas en el postparto. Si ya nos sentimos mal con nosotras mismas, incluso sin padecer ni tristeza ni depresión pero sí porque nuestro estado físico no está al 100%, las visitas muy tempranas pueden impedirnos tanto la relajación como la recuperación física. Incluso pueden interferir en el buen funcionamiento de la lactancia materna, sobre todo entre las madres primerizas, que pueden sentir vergüenza al dar en pecho en público, sobre todo cuando todo el mundo se pone a opinar acerca de su forma de hacerlo. La matrona nos recomendó evitar las visitas durante la primera semana de estancia en casa, y si es posible, que no nos den el alta hospitalaria en fin de semana ¡porque la gente no entiende de horarios y es capaz de plantársete en casa como si estuviesen de puente! También pidió a los padres su colaboración a la hora de controlar el flujo de visitantes y, a las malas, que cada miembro de la pareja se encargue de controlar a sus propias masas familiares, de forma que tu suegra no se tomará tan mal el hecho de que su propio hijo le pida que no venga a casa porque estáis cansados que si se lo dices directamente tú y te considera una vaga y una madre perezosa. Otros trucos que nos dio fue mentir diciendo que el pediatra nos ha pedido limitar la visitas porque la bichilla se pone nerviosa y no come ni duerme bien, o que la matrona nos ha recomendado a las mamás estar en cama el mayor tiempo posible, a ver si así la gente se da por enterada. Otras medidas más drásticas pasarían por desconectar los teléfonos y el timbre de la puerta, atrincherándose en casa para huir del exterior.

4. Cuidados del bebé. La matrona nos recomendó que en cuanto volvamos del hospital nos quitemos el reloj de la muñeca y nos olvidemos del paso del tiempo. Debemos adaptarnos nosotros a los ritmos del bebé y no al revés, por lo que si la bichilla duerme 3 horas de 10 a 13 del mediodía, nosotras no tenemos que pensar que esa no es hora de dormir y aprovechar para hacer tareas de la casa, sino que también será un buen momento para que descansemos y recuperemos el sueño que nos esté faltando por la noche. Tanto la lactancia, que debe ser a demanda, no entiende de horarios, como tampoco la higiene del bebé, o el tiempo que este descansa o que quiere estar en brazos, con lo cual es mejor olvidarse del tiempo para no sufrir.

5. El descanso eterno. No hace falta llegar a la muerte, pero la recuperación del postparto será mucho mejor si descansamos el máximo tiempo posible. Y esto no se limita solo a evitar las salidas largas de casa, sino también a reducir el número de tareas que hacemos cuando estamos en ella: si desde que nos levantamos nos ponemos a cocinar, poner lavadoras, planchar, hacer de comer, limpiar para cuando lleguen las visitas, atender todas las peticiones del bebé, nuestra recuperación puede ser muy lenta e incluso complicarse (puntos que no cicatrizan, hemorragias, etc.).

6. Fertilidad y vida sexual. Seguramente el sexo no sea en lo primero que pensemos cundo regresemos a casa tras el parto, pero claro, los días irán pasando y sobre todos los papás estarán deseando retomar las actividades sexuales previas al parto ¡o incluso al embarazo! Esto va a variar mucho de una mujer a otra, pero en general, a los 40 días del parto se podría comenzar a mantener relaciones, siempre con preservativo para evitar el riesgo de infecciones. Para las madres que dan el pecho, el deseo sexual puede tardar mucho ¡muchísimo! más en llegar puesto que el contacto con el bebé ya la surte de la afectividad diaria que necesita. De igual forma, al optar por la lactancia materna, puede que pasen meses hasta que nuestra menstruación se regularice y vuelva a ser normal, pero ¡cuidado porque dar el pecho no es un método anticonceptivo y podemos quedar de nuevo embarazadas a traición!

Creo que básicamente este fue el contenido de la clase centrada en el postparto. Como de costumbre, la parte teórica se alargó tanto que al final sólo hicimos 20 minutos de ejercicios de relajación y masaje, así que nuestra forma física va a dejar mucho que desear cuando llegue el momento del parto. La semana que viene creo que le tocará el turno al tema de la lactancia materna. Seguiremos informando.

Esto te puede interesar

36 Comentarios

  • Responder
    Gestando una idea...
    25 octubre, 2013 at 07:43

    Yo conozco a una chica que se quedó embarazada muy muy pronto, tras el primer parto, porque creía que mientras estaba con la lactancia, no podía quedarse embarazada. Y ahora tiene dos hijos muy próximos en edad.
    Lo de las visitas en casa, es que debe ser agobiante!!! Es verdad que la gente no sabe poner límites y vale, que dan ganas de ver al bebé todo el tiempo, pero jolín, dejad a sus padres descansar. A mi este tema, me poner nerviosita. Jajaja

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 octubre, 2013 at 07:54

      ¿Ves como la matrona tenía razón? Yo no sé cómo a la gente se le ocurre arriesgarse con estas cosas. A nosotros casi nos tachan de ser los único raros que tenemos miedo al tema de las visitas en los primeros días tras el parto, pero ya veo por las clases de preparación, y por lo que comenta la gente en los blogs, que es más frecuente de lo que muchos piensan. Nosotros vamos intentando informar a todo el mundo de cómo nos gustaría hacer las cosas, claro que de ahí a que se cumpla tal y como pedimos…

  • Responder
    Bombones
    25 octubre, 2013 at 09:24

    Yo no llevé muy mal el postparto, la verdad. Seguro que a tí te va fenomenal.
    Lo único que no entendí es que algunas visitas se plantasen en casa a las 4 de la tarde casi recién comidos y con ganitas de descansar… pero bueno, pasó sólo un par de veces.
    Por lo demás, todo depende de las ganas que tú tengas en ese momento. Cuando nació bombon2, tenia tantas ganas de celebrarlo con amigos comiendo cositas ricas, que a solo dos dias de volver a casa organicé una cena. Te aseguro que es una de las noches que recordaré como especiales.
    No te agobies. La cosa vendrá como venga, que a veces es bien estar bien informados, pero se pasan agobiándonos.
    Besos

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 octubre, 2013 at 07:58

      Lo mejor es que sabemos que si la situación se desmadra ya no nos va a pillar por sorpresa, porque claro, al ser primerizos es algo que no se nos había ocurrido pensar hasta que estuvimos metidos de lleno en el asunto del embarazo. Seguro que sí queremos que nos visite gente que nos haga compañía, que nos aconseje o como dice la matrona ¡que nos ayuden a cocinar o con las faenas de la casa! Pero claro, luego está esa otra parte que parece que ven a casa de vacaciones, que lo mismo te llega a la hora de la siesta que se quedan para que les des de cenar y eso sí que nos desbordaría por completo. Yo es que cuando pienso en el post parto ¡sólo me imagino todo el día con la bichicha pegada a una teta o durmiendo! Y claro, con esta visión del futuro no me caben las visitas en el plan.

  • Responder
    mamauniversitaria
    25 octubre, 2013 at 10:38

    Mi mayor miedo son las visitas! es que lo temo! Porque mi familia vive lejor asi que a ver cuando vienen, pero la familia de mi marido no vive tan lejos y son un monton! asi que le he dicho a mi marido que les diga 1ro… nadie se queda en casa a dormir, 2do un fin de por persona, no me quiero ver con 15 personas (y esto son solo suegros, cuñados y sobrinos!) en mi casa y a los gritos! y por ultimo deben llamar antes de venir (tiene la mala costumbre de aparecer por SORPRESA!)… yo ya he visto como han actuado con mi cuñada, que a ella a los tres dias de haber nacido mi sobri le organizaron una comida/cena (es que desde la comida paso a las copas y luego a una cena!) y ella con sus puntos y un bebe de 3 dias! todo esto en un restaurante… un monton de gente y como si nada.
    La gente no tiene limites! Igual creo que depende de cada persona, yo es que no soy muy amiga de las grandes comidas y en realidad me encantaria poder estar con mi marido los tres solos disfrutando de nosotros tres…

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 octubre, 2013 at 08:03

      Con la mayor parte de mi familia pasa igual: viven muy lejos, vendrán cuando tengan un puente, o vacaciones o semanas después del parto ¡incluso meses! Y los pocos que viven aquí están bastante civilizados y puestos al corriente de lo que queremos en esa etapa. Los de aquí son familia de mi marido (la mayoría) así es que el acuerdo es que él se entenderá con ellos y yo con los míos. No tendremos el problema de que deban quedarse a dormir, pero sí el de que se planten 17 personas en casa a merendar ¡si es que ni siquiera tengo sitio para que se sienten todos! Bueno y lo de venir sin avisar, yo es que no lo entiendo ni en los casos normales de la vida diaria: todos enganchados al teléfono móvil todo el santo día ¿y no se les ocurre llamar para ver si nos viene bien la visita? ¡Eso no hay quien se lo crea! Lo de estar los 3 solitos hasta que más o menos nos hayamos hecho con la situación sería genial, pero ya estoy convencida de que no podrá ser así…

  • Responder
    Ser Educadora
    25 octubre, 2013 at 12:25

    caray que de contenidos más generales no? Yo tengo 9 clases de preparación al parto y solo dos las ocupan la lactancia materna!!! Pues en general es más o menos algunas cosas como me han dicho a mi, sobre todo el tema lactancia-visitas pero a nosotros no nos han dado trucos para solventar el tema. Yo ya he hablado con mi pareja que solo padres y hermanos y nadie más al menos los primeros 15 días, y visita corta. Lo que nos recomendó la matrona es que el pecho se lo demos en intimidad, es decir, mamá – bebé y pareja como mucho. Nada de dar el pecho en las visitas por que al final el bebé no acaba mamando bien y que te evitas el que la gente te esté metiendo la cabeza para ver si lo haces bien o no (y aquí dijo que sobretodo lo hace la familia más directa). Como aun no hemos llegado al parto no hemos hablado del puerperio pero a ver que nos dicen!

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 octubre, 2013 at 08:07

      Aquí tratamos de ponernos de acuerdo entre los dos con el control de las visitas. De momento hemos dicho que cada uno intentará domesticar a sus propios familiares, pero vamos es que si redujésemos la lista como vosotros a sólo padres y hermanos los primeros 15 días ¡yo me quedaría en la gloria Pero está descartado por completo porque no lo vamos a conseguir. Lo de recordarme dar el pecho en la intimidad me ha parecido muy bien, ya que yo soy poco vergonzosa y me da igual sacarme la teta en público, pero como dices, seguro que esos primeros días la lactancia no va a depender de mi desparpajo para mostrar el cuerpo sino de que la gente no ande opinando ni metiendo el hocico en cómo lo hago o lo dejo de hacer, así es que ya voy a ir pensando en el rinconcito que usaré para aislarme a tetear.

  • Responder
    Esther
    25 octubre, 2013 at 13:56

    Uy si, tu descansa en el postparto!! Para mi, peor el postparto (puntos abiertos, infectados…) que el parto. Mi consejo es que te encierres en casa como mínimo una semanita, descanses y disfrutes de tu nueva vida! A mi solo me apetecía y me apetece aún, es estar los tres solos y tranquilos. Está claro que también hay ratos que apetece estar con mas gente (amigos, familia…), pero la verdad es que cuando le cambias la rutina al pequeñajo lo nota bastante. El no estar en su cuna y dormir sus ratitos,, luego está mas nervioso. Así que mejor no andar mucho por ahí, al menos ratos muy largos. En cuanto a las visitas….te deseo suerte jajajaja

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 octubre, 2013 at 08:11

      En la última clase nos explicaron que conocieron a una familia que consiguió tener el parto y llevar el nacimiento en absoluto secreto durante 15 días ¿cómo lo harían? Porque yo trato de imaginar un montón de fórmulas y al final sólo me veo con todo el mundo en contra y retirándonos la palabra por haber parido a escondidas y sin haber dicho nada. Lo de los puntos es otro asunto: que eso tiene que doler (o al menos molestar) seguro y tampoco me veo durante horas sentada de manera incómoda para atender a gente ¡vamos, que me estoy planteando atender a las visitas metida en la cama! ¡Jajaja! ¡Qué perra vaga estoy hecha! Y lo de pisar la calle ¡en eso aún ni he pensado! Casi quisiera que viniera una ola de frío tras el parto y quedarme recluida en casa! Mira, en esto a lo mejor tengo suerte porque en las fechas que estamos no es normal que haga este calor. Ya contaré en su momento cómo creo que nos ha salido todo.

  • Responder
    Diana
    25 octubre, 2013 at 14:16

    Importante, restringir las visitas, algunos no se dan cuenta de qe el bebé y vosotros os estáis adaptando. Dejad eso claro desde el principio. Descansar cuando duea la peque. Y que el papá colabore muuucho
    Por cierto, para cuando salías de cuentas? En unos días me suena no?

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 octubre, 2013 at 08:14

      El futuro papá está dispuestísimo a colaborar en todo ¡incluyendo lo de hacer de barrera de protección contra visitas largas o imprevistas! A ver si el pobre logra cumplir su papel, porque yo no lo veo del todo claro. Como ya he dicho antes, en esos primeros días sólo me veo dando el pecho y durmiendo cuando lo haga la bichilla y me da la sensación de que no voy a dar para más. Salgo de cuentas el 6 de noviembre, así es que a estas alturas ¡la bichilla podría llegar en cualquier momento!

    • Responder
      Esther
      26 octubre, 2013 at 08:48

      Madre mia! 15 días de secreto! no veas, tendrían que vivir un poco lejos de la familia, porque sinó lo veo muy raro. Como tengais a la bichilla a escondidas y no aviseis para cuando vayais al hospital, los demás no se, pero las abuelas os matan!!!

      • Responder
        Esther
        26 octubre, 2013 at 08:49

        Uy quería contestar en el comentario anterior XD

      • Responder
        planeandoserpadres
        27 octubre, 2013 at 08:07

        No te preocupes que esa opción está descartada por completo. Yo creo que algo raro debería haber porque por muy discreto que se sea ¿cómo disimulas un parto y los 15 días siguientes? No queremos arriesgarnos con la violencia de las abuelas… avisaremos antes, ¡a lo mejor a los 14 días! 😛

  • Responder
    yademasmamas
    25 octubre, 2013 at 15:29

    Todo lo que te han dicho es importantísimo, y lo de la visitas… fundamental.
    La gente no lo entiende (lo suele entender quién menos te importa que te visite). Yo a MIS amig@s y MI familia lo tuve bastante controlado, pero el resto… (no sé si me he explicado bien…jaja)

    María

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 octubre, 2013 at 08:18

      ¡Jajaja! Es que hay gente que incluso te dice que como actúes así, intentando dar citas a horarios razonables para organizarte un poco y llevar mejor esos primeros días, la gente se va a molestar y ya no van a querer saber nada ni de nosotros ni de la niña. ¡Y esta gente ya ha parido con anterioridad! ¿Qué recuerdo tendrán de su post parto? ¿Lo tendrán idealizado y lo recordarán como un desfile agradable de familiares y amigos mega civilizados que sólo realizaban cortas visitas de cortesía y no daban un ruido? Porque ya te digo yo que conociéndolos eso no hay quien se lo crea. ya estoy viendo lo malísima anfitriona que voy a ser…

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    25 octubre, 2013 at 15:43

    Ay chica, yo noté bastante la tristeza post parto, estuve unos días que creo que la situación me desbordó un poco, además discutía muchísimo con el papi, aunque eso si, me ayudaba y me ayuda un montón (creo que era más mamá que yo).
    La visitas lo peor, me dieron el alta en domingo, pero nadie se enteró hasta el martes, todo desconectado y nosotros en casa a nuestro ritmo, es cierto lo de que te tienes que olvidar del tiempo, recuerdo mirar el reloj y ser las 2 o 3 de la madrugada y estar cenando…poco a poco se va ajustando, sin prisas. Llegué a decirle a gente que por favor se marcharan que teniamos que descansar, si se lo toman mal…Y luego hizo días muy buenos, por lo que pronto me lancé a la calle.
    Descansa todo lo que puedas y cuando puedas, la colaboración del papi es muy importante.
    Y la vida sexual, aishhhhh, la vida sexual, a lo mejor a ti no, pero a mi me tardó muuuuuuuuuuchoooooooo pero que muuuuuuchoooo en volver la ganilla.

    Ayy te queda na, verás que todo va ir bien. Piensa en estas cosas cuando llegue el momento. Mientras, ve disfrutando.

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 octubre, 2013 at 08:22

      Eso de las discusiones también atemoriza al futuro papá: teme que no estemos de acuerdo en las cosas importantes a la hora de tratar a la bichilla y de criarla, y que como yo soy de carácter fuertecito no le deje opinar y haga siempre lo que quiera. Veo que tu post parto es bastante fiel al retrato que nos ha pintado la matrona: desajustes horarios, gente a la que prácticamente debes echar de casa y las ventajas de poder recibir visitas en la calle y así aprovechar para salir y para tener un horario de regreso marcado. De momento, lo de la vida sexual ¡mejor no lo comentaré con el futuro papá! ¡Jajaja! Aunque no creo que de momento tenga quejas, porque seguimos funcionando de forma bastante regular durante todo el embarazo, pero el post parto será otro mundo. Seguiré tu consejo, y dejaré de darle vueltas a los trastornos de las visitas y las tristezas del puerperio, ya sé que existen y más o menos algunos trucos sobre cómo manejarlo todo, así es que ya me concentraré en el tema cuando pase el parto. ¡’Gracias por tus palabras!

  • Responder
    Ana
    25 octubre, 2013 at 16:57

    Hola, te sigo desde ya hace meses (desde que estamos buscando nuestr@ bichill@) y para las visitas como nos decía mi cuñada y su marido: -Nos vamos a ir a dormir, que la visita de querrá ir!! (Y a casa que nos íbamos todos jajaja) me alegra que este iendo todo tan bien, espero que cuando me llegue se me pase tan tranquilo como a ti!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 octubre, 2013 at 08:26

      ¡Uy me ha gustado la rima de tu cuñada! Seguro que al futuro papá le gustará para ponerla en práctica. La verdad es que el embarazo no ha podido ser más fácil. Si logro finalizar todo el proceso (incluyendo el parto, post parto, lactancia y control de visitas) como hasta ahora ¡voy a estar deseando repetir la experiencia!

  • Responder
    monstruuosa
    26 octubre, 2013 at 00:28

    Estoy aprendiendo más de tus clases postparto que de las mías 😀 No, en serio, me encanta tu matrona, dale la enhorabuena de tu parte :p

    Lo de las tareas domésticas, en mi caso, se esfumaron. Es que ni me preocupe. Si hacía alguna lavadora, ya era feliz. Un consejito: haz comida, bastante, y congela. Así luego podrás ir tirando de ella. Aunque tu pareja cocine, también tendrá bastantes cosas que hacer, porque tendrá que apoyarte a ti. Así que así, os liberáis un poco los dos.

    Besos 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 octubre, 2013 at 08:35

      Lo de la congelación de comida es mi asignatura pendiente. Justo anoche se lo comentaba a él (que no cocina nada de nada) y me dijo que no me preocupase, que llegado el momento él se iba a ocupar de cocinar y aprendería. No quiero desconfiar, pero en 8 años que llevamos juntos no ha hecho más de una ensalada, un huevo frito o una salchicha y me entraña que las hormonas vayan a revolucionarlo tras el parto y le salga la vena de chef… Así que algo sí voy a ir dejando preparado y si luego me sorprende con sus dotes culinarias ¡eso que ganaremos los 2!

      • Responder
        Esther
        26 octubre, 2013 at 08:57

        Jajaja…congela, congela…Yo congelé bastante carne (filetes de lomo, ternera, pollo…) así luego se hace a la plancha y lo acompañas de ensalada o patatas y en un momento tienes la comida y sin complicarse. Para comidas mas elaboradas que las hagan las abuelas y el papi vaya a buscar los tuppers.

        • Responder
          planeandoserpadres
          27 octubre, 2013 at 08:09

          Yo ya he ido dejando caer entre las abuelas lo de la idea que nos da la matrona acerca de las visitas que traigan túpers de comida, y al menos mi suegra parece que ha aceptado bien la idea. Mi madre no se ha pronunciado ni a favor ni en contra ¡tengo que insistir más con ella!

  • Responder
    Patricia
    26 octubre, 2013 at 10:29

    Tu matrona os dio buenos consejos que yo apoyo: visitas reguladas con cita previa y lo más cortas posibles (y si hay que ponerse borde, se pone una) y olvidarse del reloj. A mí me vino bien que me avisaran de que los dos meses posteriores al parto eran un infierno.
    Descansa cuando puedas y delega totalmente las tareas del hogar. Con intentar ir al baño, ducharte y dormir algo tú ya tienes suficiente. Al principio un bebé es muuuuuy exigente, aunque sea un buenazo.

    • Responder
      planeandoserpadres
      27 octubre, 2013 at 08:11

      Claro, es que pensado con antelación, lo de tener que ponerse borde con las visitas no me parece bien, pero es verdad que en cuanto pienso en el tema me empieza a subir la mala leche (y ahora como embarazada esta expresión es bastante literal…) y tengo que cambiar el chip para no encabronarme desde ya. Eso me comentan otras mamás: que al principio con higienizarte tú un poco ya puedes considerarlo todo un logro y que no hay que aspirar a mucho más. Mentalizados estamos, lo que aún no sé es si daremos con la tecla para no agobiarnos con tantos cambios al principio.

  • Responder
    Pru
    27 octubre, 2013 at 18:23

    Muy buena tu matrona aconsejandoos mentir para limitar las visitas!!! Qué pena que la mía no me lo dijera y a mí no se me ocurriera. Yo quedé mal por echar a todo el mundo sin excusas, jaja…

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 octubre, 2013 at 16:18

      Para eso hay que ser muy valiente ¡o tener muy mala leche! Yo no descarto usar ese método tan directo si hay quien se resista a la suavidad de nuestros requerimientos aprendidos durante las clases de preparación al parto.

  • Responder
    Bego
    29 octubre, 2013 at 01:09

    lo de las visitas es cierto, yo me puse superestricta con el tema (papabolas no tanto y tuvimos pollo…) y a toro pasado, me alegro, aunque quedara de borde intratable, me da igual.

    • Responder
      planeandoserpadres
      29 octubre, 2013 at 16:50

      ¡Jajaja! Esa es la mentalidad, porque si no estoy viendo que nos van a comer el espacio y nos van a dejar sin intimidad ninguna.

  • Responder
    El rincón de Mixka
    29 octubre, 2013 at 21:59

    Lo de las visitas los primeros días… ¡Debería estar prohibido! No te digo más… Qué pesadilla por favor…

    • Responder
      planeandoserpadres
      30 octubre, 2013 at 17:21

      ¡Jajaja! Ahí, valiente y sin medias tintas. Estoy por imprimir tus palabras en una pancarta y sacarla al balcón…

  • Responder
    Los Angeles de la Sierra
    29 octubre, 2013 at 22:54

    Mi postparto no fue demasiado agradable, pero una cosa tuve clara, no visitas hasta que me recuperase, porque las primeras no me sentí bien y decidí no estresarme y recueperarme del todo, a los 15 días estaba lista para salir de casa o recibir visitas!!! Trsiteza? un poco, aunque duraba poco, más que nada porque me veia incapaz de moverme y hacer nada, y veia a mi pobre marido desbordado, pero igualmente desaparaecio a los 15 días cuando ya pude empezar a moverme…. en definitiva, lo importante es recuperarse bien, y descansar. Los dolores pasan asique que eso no te preocupe!!!!!!

    BEsos!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      30 octubre, 2013 at 17:24

      Es que me da pánico que con tanto trajín de gente no me recupere de los posibles puntos, no pueda descansar cuando lo haga la bichilla para recuperar fuerzas¡si me dan más miedo las visitas que los dolores! Claro que esto lo digo ahora que aún no los he vivido en mis carnes… El futuro papá ya está muy mentalizado en que me tiene que ayudar en todo lo que pueda (las clases estas le han venido de bien…) así que yo confío en él y espero saber relajarme y dejarle hacerlo todo a su manera.

  • Responder
    Cambio de prioridades al ser madre Planeando ser padres
    23 mayo, 2014 at 07:01

    […] su churumbel por una atracón de siesta para recuperar el sueño atrasado. Porque cuando yo iba a las clases de preparación al parto, la matrona nos insistía en que en cuanto el bebé se durmiese nos debíamos despreocupar de la […]

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.