Tercer trimestre de embarazo

Tercera analítica del embarazo y test de O’Sullivan

Tercera analítica del embarazoParece increíble pero a mediados de septiembre llegó el momento de someterme a la tercera analítica del embarazo, la última programada en la Seguridad Social y a mi tercer y último test de O’Sullivan. Mira que todo se ha desarrollado sin complicaciones, y que ya es imposible pedir menos pruebas y visitas médicas de las que he tenido, pero ¡qué ganitas tenía de superar esta fase con éxito! Lo de la extracción de sangre me da más bien igual, porque siempre he tenido las venas muy superficiales y nunca he topado con un profesional que me haya hecho un destrozo en el brazo para lograr llenar los tubitos.

Pero el test de O’Sullivan, sin llegar a ser la tortura que sé que ha supuesto para otras madres (incluida la mía), sí que es un coñazo porque nunca sé qué tal me va a sentar el liquidito, si me dará náuseas, si me marearé, si querré vomitarlo, y claro, me paso una hora en tensión hasta que se acaba la prueba. Pero ya os puedo asegurar ¡que este cuerpo tolera bien hasta el glucosado reconcentrado que todo el mundo odia! Yo lo pillo en ayunas, fresquito y con unas ganas, que esta vez ya me lo había bebido antes de que la enfermera me indicase que me podía sentar en una silla. Estos últimos análisis trataban de medir lo siguiente.

1. Hematología. Eritrocitos, hemoglobina, hematocrito y neutrófilos eran algunos de los resultados que temía recibir, ya que en la anterior analítica parecía que el hierro me había disminuido bastante, y temíamos que fuese a desarrollar anemia en la última fase del embarazo. Si esto sucedía, necesitaría un suplemento de hierro durante el tercer trimestre, ya que con la sangre que se pierde en el parto me podría quedar lacia del todo y no tener fuerzas ni para cuidar de mi bichilla. Lo cierto es que esta vez el hierro ni siquiera me lo han medido ¡con el panzón de frutos secos y legumbres que me he dado desde agosto para mantener los niveles altos! Los eritrocitos y el hematocrito están algo por debajo de la media, pero tan poca cosa que finalmente no me han mandado tomar el suplemento de hierro, y puedo seguir con mis vitaminas prenatales habituales.

2. Toxoplasmosis. Sigo sin ser inmune al toxoplasma. Vamos, es que ya lo que me faltaba era haberme contagiado durante el último trimestre ¡después de haberme pasado todo el embarazo huyendo del  jamón serrano! ¡Qué ganas de salir del paritorio para comerme mi primer bocadillo de embutidos después de tantos meses de espera!

3. Análisis de orina. A esto sí que no doy crédito, porque lo cierto es que durante los últimos 3-4 años he pasado rachas bastante malas con el tema de las infecciones de orina. Me vienen sin motivo y en cuanto comienzo con el antibiótico me desaparecen sin más, pero en ocasiones he llegado a sufrirlas durante 4 meses seguidos, casi siempre unos días después de terminar con la regla. Las temía especialmente porque se comenta que las embarazadas son propensas a padecer este tipo de infecciones, y sin embargo ¡ni un atisbo de ellas durante todo el embarazo! Con esto sí que me he quitado un peso de encima.

4. Test de O’Sullivan. Que si mis antecedentes familiares, que si el sobrepeso… estos eran los motivos por los que en lugar de someterme a esta prueba una sola vez durante el segundo trimestre del embarazo yo he tenido que realizarla cada trimestre. Yo juraba y perjuraba que nunca había tenido problemas con el azúcar, que no como tantos dulces y quería saber por qué se me martirizaba de esta forma. Pero una vez superado el primer test y tras descubrir lo bien que tolero el glucosado en ayunas ¡haber superado con éxito la tercera prueba ha sido una experiencia genial! Se debe presentar unos niveles de azúcar en sangre inferiores a 140 mg/dL una hora después de haber ingerido el glucosado, y yo estaba en 112 mg/dL, así que no cabe lugar a dudas ¡me he librado de la diabetes gestacional! Eso sí, debo confesar que desde que sé que ya no me van a hacer más análisis parece que se me antojen más los dulces, el chocolate… y tengo que lograr controlarme, porque ya me quedan muy poquitas semanas y no vaya a ser que desarrolle la diabetes justo al final, cuando ya no me van a hacer más controles y la bichilla me salga de un tamaño descomunal.

Así finaliza mi experiencia con las analíticas trimestrales durante el embarazo. Pese a la desconfianza que muchas embarazadas muestran respecto a los controles médicos en la Seguridad Social, sobre todo a raíz de los recortes presupuestarios, en mi caso he de decir que 3 analíticas para un embarazo de bajo riesgo me parece una cifra de lo más razonable. El trato siempre ha sido inmejorable, me han realizado el triple de tests de O’Sullivan que a otras preñadas por mi supuesta predisposición a padecer diabetes gestacional durante el embarazo, y estoy segura de que si hubiese necesitado más pruebas me las habrían programado sin demora.

Es cierto que muchas embarazadas, y sobre todo las primerizas como yo, se sienten más relajadas si se pasan el día entre batas blancas y analíticas, pero la verdad es que con las que me han realizado me he sentido bien atendida y no he echado en falta un trato diferente ni visitas más frecuentes. Creo que en mi caso ¡cuánto más tiempo he estado alejada del centro médico mejor me ha ido el embarazo! Quizás peque de exceso de confianza en nuestra sanidad, pero a día de hoy ¡no la cambiaría por ningún centro privado!

Esto te puede interesar

22 Comentarios

  • Responder
    Cloe
    28 octubre, 2013 at 08:21

    Es una alegría pasar un embarazo así de tranquilo, felicidades! Bsss

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 octubre, 2013 at 16:19

      Con lo poquito que me falta para el final ¡creo que voy a lograr el objetivo y lo acabaré del mismo modo que lo empecé! Casi sin enterarme…

  • Responder
    Gestando una idea...
    28 octubre, 2013 at 08:57

    Me parece genial que estés contenta con la sanidad pública que te ha tocado. Yo en tu lugar, tras las cosas que nos has contado, también lo estaría y ni me plantearía ir a un centro privado.
    Futuro papá, ya sabes, nada de ramos de flores que se estropean a los pocos días, cuando nazca la bichilla. La futura madre quiere un buen jamón. De los buenos. Nada de uno de oferta. Así que ve tomando nota 😉 que se lo merece.

    ¡Besos!

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 octubre, 2013 at 16:20

      Justo el otro día me preguntaba mi tía si es que ahora estaban prohibidas las flores en los hospitales, porque antes siempre se llenaban las habitaciones de las parturientas de ramos y plantas y ahora no ve ninguna. A nosotros no nos han comentado nada al respecto ¡pero yo creo que todas las mamás se están decantando por los productos ibéricos en lugar de por los adornos florales!

  • Responder
    pepi
    28 octubre, 2013 at 11:53

    Pero si ya no te queda nada. Me alegro que estés contenta con la ss, a veces es la suerte de según en que manos caigas, pero también pasa en la privada (yo di a luz por la privada), aunque si hubiera tenido algún problema me hubiese ido corriendo a la pública.

    Dentro de poco ya te tengo dando la buena nueva. Un abrazo…estaré pendiente 😉

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 octubre, 2013 at 16:22

      Estoy de acuerdo con que la suerte en este caso es fundamental. Me podía haber tocado un atajo de incompetentes y hubiera ido arrastrándome a cualquier centro privado, pero la verdad es que estoy muy contenta. Yo ya estoy deseando dar la noticia del nacimiento de la bichilla ¡pero parece que de momento se resiste a salir!

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    28 octubre, 2013 at 16:22

    Pues genial que todo haya ido bien. No sabía que a veces repetian el OSullivan!!!??? Yo fui también con un miedo…pero la verdad es me sabió a poco, salí de allí relamiéndome!!!

    Ahhh y vaya rollo lo de la toxoplasmosis!!!pues nada bocadillaco de jamón (o choricero en mi caso) postparto.

    Besetes.

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 octubre, 2013 at 16:24

      Sí, si tienes algún riesgo de padecer diabetes gestacional por sobrepeso, antecedentes familiares, etc., te repite el test cada trimestre. ¡Ya tengo unas ganas de que llegue el primer bocadillo!

  • Responder
    Moda infantil y ropa bebé
    28 octubre, 2013 at 16:22

    Yo también tuve tres analíticas programadas en la seguridad social y me fue todo genial aunque la peque nació en el privado porque mi ginecóloga de confianza se encontraba allí.

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 octubre, 2013 at 16:25

      Lo importante es que estemos tranquilas con el trato que recibimos y las personas que nos atienden. Sé que no todo el mundo es igual, y hay embarazadas que serán más nerviosas, que teman por todo y que sólo se tranquilicen sometiéndose a innumerables pruebas. Con tal de pasar un embarazo saludable y sin complicaciones ¡cualquier consulta pública o privada que nos calme será la mejor opción para nosotras!

  • Responder
    yademasmamas
    28 octubre, 2013 at 20:43

    Ya lo tienes todo superado, sólo queda el gran momento!!!

    María

  • Responder
    Bego
    29 octubre, 2013 at 01:11

    jajaja bueno, eso depende de los médicos que te toquen. yo empecé en la seguridad social, me tocó un inútil, me cambié y cai en la consulta de una imbécil así que terminé en la privada donde me contestaban a las preguntas sin prisas y con consideración. me alegro de que no te haya pasado.
    un beso

    • Responder
      planeandoserpadres
      29 octubre, 2013 at 16:51

      ¡Vaya éxito tu recorrido por los especialistas de la sanidad pública! Yo ya digo que me considero afortunada con los que me han tocado, pero si no hubiese visto las cosas claras desde el principio, también hubiese optado por buscar otras opciones, de eso no hay duda.

  • Responder
    Cuestión de madres
    29 octubre, 2013 at 07:57

    prueba superada!!!!!!!!!! ya la siguiente analítica con tu bichilla al lado 😉 un embarazo fantástico y lo mejor de todo… que lo hemos compartido contigo… qué ganas de verle la carita 😉

    • Responder
      planeandoserpadres
      29 octubre, 2013 at 16:54

      ¡Síii! Se acabaron las pruebas de momento. Ya me veo yo en el centro de salud empujando el carrito para las próximas analíticas ¡ay ojalá llegue ya prontito y os la pueda presentar!

  • Responder
    El rincón de Mixka
    29 octubre, 2013 at 08:29

    … Yo tampoco soy inmune al toxoplasma y tengo dos pedazo de gatos persas en casa de 5 kilos cada uno… Lo del embutido debería tomarlo con más seriedad… Pero es que está tannnnnn rico… En el embarazo anterior congelaba todo y li consumía, en este ni eso. He de ponerme seria con el tema.

    ¡Me alegro de que todo siga viento en popa!

    Un abrazo…

    • Responder
      planeandoserpadres
      29 octubre, 2013 at 17:01

      Lo de congelarlo no lo he hecho porque hay un desacuerdo respecto a la temperatura que alcanzan realmente los congeladores de casa, que puede que no sea suficiente para matar la bichillo de la toxoplasmosis. En esto he sido súper estricta, y aunque me quejo mucho la verdad es que tampoco me ha costado tanto privarme durante estos meses. No es que me haya pasado los días soñando con el embutido, aunque un poquito sí que lo he echado de menos y ahora que veo tan cerca el momento de volverlo a comer ¡es cuando más ansiosa me estoy poniendo!

  • Responder
    Los Angeles de la Sierra
    29 octubre, 2013 at 23:18

    Bueno,solo decirte que ya estás a punto de finalizar esta dulce espera y te ha ido genial … ENHORABUENA!!!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      30 octubre, 2013 at 17:25

      ¡Síiii! Jamás pensé que esto del embarazo pudiese ser tan pero tan fácil (aunque no lo diré muy alto porque aún no he acabado todo el proceso).

  • Responder
    Patricia
    1 noviembre, 2013 at 19:57

    Yo hice mi seguimiento por público y por privado y volvería a hacerlo, porque en la SS me regañaban por cualquier cosa y me daban información muy escasa paea la cantidad de pruebas que me hicieron. En la privada fue todo más relajado y me gustaba tener ecografías más a,menudo, sobre todo antes de empezar a notar sus movimientos.

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 noviembre, 2013 at 08:41

      Eso sí, lo de tener ecografías de cada minuto supongo que no hay nadie a quien no le hubiese gustado. Pero también te digo que aunque yo iba la mar de contento a las poquitas ecos que he tenido en la Seguridad Social, a la vez iba recelosa, porque mientras pasaban los meses sin control y yo me sentía bien, era como estar segura de que no podía pasar nada malo. Pero claro el día de la eco vas a que te lo aseguren y siempre se puede encontrar alguna complicación o cosa fuera de lo normal, con lo cual me gustaban y me disgustaban al mismo tiempo. Así de bruta soy con eso de «Ojos que no ven, corazón que no siente». Mientras no me dijeran lo contrario, yo vivía feliz convencida de que todo estaba genial.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.