Embarazo semana a semana

Semana 34 del embarazo

Semana 34 del embarazoCreo que tras obtener los resultados de la ecografía del tercer trimestre durante la semana 33 del embarazo, me he relajado al saber que todo avanzaba bien y los achaques me han atacado de golpe. Vamos, que estoy renqueando más en estos días que en los 8 meses anteriores, por lo que trato de estar todo el rato entretenida en otros asuntos para olvidarme de las pequeñas molestias que comienzan a acentuarse y de momento no parecen querer remitir. La gente me dice que ya me puedo dar con un canto en los dientes si los primeros inconvenientes del embarazo no han surgido hasta esta semana pero ¡yo aspiraba a llegar al día del parto sin que el embarazo hubiese hecho mella en mí! Y ahora veo cómo se me escapa mi sueño de batir este récord. Los nuevos síntomas que he ido detectando durante la semana 34 del embarazo son los siguientes.

1. ¿Será  pubalgia? De momento no tengo nada diagnosticado, porque no he ido a consultar expresamente con el médico, pero hace unos días que siento como una presión muy desagradable sobre el pubis y es como si tuviese molestias de las típicas de la regla durante todo el día. En ocasiones, el dolor me pasa desapercibido y otras veces es un dolor sordo y latente que no desaparece ni aunque cambie de postura, camine, me tumbe… nada parece mejorarlo. Lo peor ¡es que parece que lo que me doliese fuese directamente el hueso de esa zona!

2. Cadera izquierda. Hacia la mitad de la cadera tengo otro dolor constante que empeora de noche. Pensaba que era por tratar de dormir sobre ese costado, y que el pobre hueso no estaba resistiendo tener que soportar todo el peso de este cuerpazo, pero es que cuando me tumbo boca arriba o sobre el costado derecho el dolor no mejora. Sí lo hace si estiro por completo la pierna izquierda cuando estoy tumbada, pero entonces me da otro dolor en los músculos situados en la zona pélvica que me duele aún más. Eso sí, cuando camino parece que el dolor remite, pero claro, como sigo trabajando muchas horas sentadas no puedo estirar las piernas tanto como me gustaría.

3. Elegir postura para dormir. Hasta ahora todas eran buenas y hoy ninguna me convence. Ni sobre el costado izquierdo, ni sobre derecho si boca arriba. Esta última es la más cómoda mientras estoy en la cama, pero si me paso así la mayor parte de la noche, cuando me levanto por la mañana tengo la zona lumbar toda dolorida y voy cojeando de la pierna izquierda cual octogenaria achacosa de ciática. He recurrido a meter en la cama un cojín del sofá para que impida que me vuelque durante la noche y que caiga panza arriba. De momento parece que funciona, aunque es algo pequeño, pero es que como necesite material de apoyo más grande ¡voy a tener que sacar al futuro papá de la cama!

4. La orina. Levantarme por la noche para hacer pipí ya es una costumbre obligatoria. Cada 3 o 4 horas a lo sumo tengo que ir a vaciar la vejiga porque parece que quisiera estallar de un momento a otro. Además, la cuestión empeora con determinados movimientos de la bichilla, que la presiona y me hace creer que está llena cuando en realidad sólo me sale un chorrito pequeño al ir al baño. Como no me acuesto muy tarde y me levanto temprano, con una visita nocturna al lavabo estoy teniendo de sobra, pero no sé yo si deberé aumentar la frecuencia de aquí al final del embarazo ¡con la pereza que me da despertarme en medio de la noche!

5. Lo contrario al estreñimiento… Su pongo que tendrá un nombre científico pero yo no lo conozco (no me refiero a la diarrea). El caso es que lo habitual durante el embarazo es padecer un miedo indescriptible hacia el estreñimiento, que puede producirnos incomodidad intestinal, hemorroides al hacer fuerza para evacuar y lo peor ¡debilitarnos el perineo! Lo que podría desembocar en una episiotomía el día del parto si este no es lo suficientemente elástico. Yo siempre he sido muy regular en esto de ir al baño ¡pero lo de ahora ya no es normal! Porque evacuo sin dificultad de 1 a 3 veces diarias. ¿Qué alimento me queda entonces en el cuerpo? Entre lo que se come la bichilla y lo que expulso yo no me extraña que no engorde a penas nada.

En la semana 34 del embarazo el bebé puede llegar a medir unos 44 centímetros y pesar en torno a 2,300 kilos. ¡Mi bichilla está a punto de romper el molde! Porque 3 días antes de esta semana ya pesaba 2,542 kilos y medía 46,6 centímetros, aunque por suerte parece que ya está orientada correctamente para el día del parto ¡y espero que se mantenga así! Los únicos movimientos que seguiremos notando serán las patadas y manotazos que nos lancen, porque mover el resto del cuerpo lo van a tener más complicado.

Las embarazadas (incluso yo, la súper resistente hasta ahora) notaremos que el cuerpo nos pesa, que respiramos dificultosamente, nos cansamos más, y para colmo dormimos peor ¡yo no encuentro la postura ideal! Alegremente nos recomiendan que no esperemos a la noche para dormir, y que descansemos en cualquier momento del día, pero si seguimos trabajando ¿cuándo se supone que vamos a echar esas siestecitas tan deseadas? La respuesta es nunca. Y luego ya nacerá la bichilla y tampoco dormiremos, con lo cual ¡aviso a quienes se crucen en mi camino que a partir de este momento no respondo de los actos derivados de mi falta de sueño!

Esto te puede interesar

16 Comentarios

  • Responder
    El rincón de Mixka
    29 octubre, 2013 at 07:50

    ¡Hola guapa!

    Ains… Espero que lo lleves un pelín mejor… Esa molestia del pubis entiendo que será porque la bichilla está encajada. El último mes es muy muy normal tener molestias. Poco a poco guapa… Un besote muy fuerte y ánimo, que estás rozando a la pequeña ya con la puntita de los dedos. 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      29 octubre, 2013 at 16:53

      Sí, sí la molestia dice la matrona que es porque ya tiene la cabeza ahí abajo y es lo que presiona sobre el pubis, con lo cual, no son imaginaciones mías sino una presión real. Eso sí, ahora parece que me viene a rachas y ahora hace días que no la noto. Otras molestias de importancia tampoco estoy notando pero ya tengo unas ganitas de que salga…

  • Responder
    Gestando una idea...
    29 octubre, 2013 at 08:26

    Lo de levantarse por la noche para ir al baño lo odiooooo, con lo calentita que se está en la cama, ¿verdad?.
    Bueno, ya no te queda nada y por lo que cuentas, son todo cosas debido al gran tamaño ya de la bichilla. Así que dentro de nada ya no tendrás ninguna de estas molestias. Yo firmo ya porque mi futuro embarazo sea igual de bueno que el tuyo 😉

    ¡Besos!

    • Responder
      planeandoserpadres
      29 octubre, 2013 at 16:56

      La verdad es que no tengo queja ninguna de cómo me ha ido hasta ahora. Si todas las mujeres tuviesen embarazos así yo creo que la natalidad estaría por las nubes. ¡Que si el parto acaba al mismo nivel me van a quedar muchas ganas de repetir! Ojalá a ti te vaya el tuyo tan bien como ha ido el mío.

  • Responder
    Esther
    29 octubre, 2013 at 08:35

    Muchas embarazadas para dormir se ponen el cojín de lactancia entre las piernas. Supongo que así alivian tensión y dolor de espalda. Yo no lo usé, porque no tenía y porque solo me faltaban mas trastos en la cama en pleno mes de agosto…con las calores que pasé!

    • Responder
      planeandoserpadres
      29 octubre, 2013 at 17:03

      Yo acabé probando con los cojines del sofá porque el mío de lactancia es pequeño y no alargado, con lo cual no me iba a servir, y además quería estrenarlo con la bichilla. Pero vamos, que la molestia me duró un suspiro y ahora vuelvo a dormir como siempre, excepto por lo de tener que levantarme una vez para hacer el pipí de medianoche.

  • Responder
    MamaUniversitaria
    29 octubre, 2013 at 09:41

    Yo duermo rodeada de cogines! casi que tengo mi trinchera en la cama y mi marido esta del otro lado… pese a eso duermo generalmente fatal! entre ir al baño y el no encontrar postura no consigo dormir bien! Ahora esto de 37 y vaya que hay mañanas donde me levanto y quiero que ya venga ya… ilusa de mi parte creo que voy a dormir mejor!

    • Responder
      planeandoserpadres
      29 octubre, 2013 at 17:05

      ¡Jajaja! A mí finalmente las molestias para dormir me duraron poco (ahora estoy de 39 semanas y hace 3 que ya no uso ni cojines ni nada). Pero tienes razón en eso de que cuando nazca es más que seguro que mejor no vamos a poder dormir ¡sobre todo durante los primeros meses! A lo del baño ya me he acostumbrado, y como sólo me levanto una vez, voy y vuelvo casi dormida, así que no me altera mucho el ritmo del sueño.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    29 octubre, 2013 at 10:09

    Todo lo que describes es totalmente normal y cuanto más te leo, veo que tu embarazo se ha parecido mucho al mío. La bichilla ya está ahí preparada para salir, de ahí las molestias en el pubis, a mi me daban calambres que me dejaban doblada e incluso me sorprendía a mi misma, y claro a los demás presentes, echándome mano!!!!
    Lo de dormir, vete quitando, yo ya lo he dicho varias veces, lo deje hace tiempo y no he vuelto a caer en el vicio.
    Y «lo contrario al estreñimiento» que también lo sufrí, lo peor es que después del parto se mantuvo un tiempo…aishhhhhhhh

    Paciencia!!!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      29 octubre, 2013 at 17:08

      ¡Jajaja! Yo de momento sólo noto esa presión, de vez en cuando, pero no es un dolor como un pinchazo ni calambre ni nada, así que no me ha dado por manosearme la zona. Ahora vuelvo a dormir mejor ¡mal asunto! Porque me estoy mal acostumbrando y no podré mantener ese ritmo cuando nazca la bichilla, así que quizás sí que debería ir entrenándome para dormir menos horas pero es que se está tan bien en la camita… Según la matrona «lo contrario al estreñimiento» es bueno, porque lo peor es forzar el periné para hacer nuestras necesidades, pero vamos es que esto ya raya lo sobrenatural ¡que me voy a quedar sin sustancia!

  • Responder
    Adormir
    29 octubre, 2013 at 13:41

    Jejeje!!
    Si es que esta claro que no nos quejamos por vicio!!… Jeje. Tenemos los mismos malestares. A mi me dan muchos pinchazitos en el bajo vientre que ya me han dicho q es totalmente normal pero no lo tube con la primera.
    Lo de levantarse a mear te llevo la delantera, yo me despierto un minimo de 2 o 3 veces y un maximo de 4 o 5. Una locura nocturna! Me he acostumbrado…

    Un besazoo

    • Responder
      planeandoserpadres
      29 octubre, 2013 at 17:10

      ¡Vamos! Si yo me desvelase tantas veces por noche para ir al baño ¡creo que directamente ya no me acostaría! ¡Uy, qué cansado! Aún logro algunas noches en las que duermo del tirón sin tener que ir. Eso sí, cuando me despierto por la mañana tengo que salir disparada porque parece que vaya a explotar en cualquier momento.

  • Responder
    yademasmamas
    29 octubre, 2013 at 20:39

    Por lo que leo, las molestias que tenías ya las has ido superando asique genial.
    Y la niña ya colocadita, lista para salir de un momento a otro.

    María

    • Responder
      planeandoserpadres
      30 octubre, 2013 at 17:21

      Sí, unas molestias me duran un par de días, luego las cambio por otras nuevas igual de breves ¡así voy experimentando de todo un poco! Colocadita está ¡lo que no quiere es salir!

  • Responder
    sradiaz
    30 octubre, 2013 at 08:21

    Pues es una pena que faltando tan poco empieces con achaques, con lo bien que estabas, pero bueno, ya dentro de nada serán las cosas de otra manera 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      30 octubre, 2013 at 17:27

      ¡Jajaja! No te preocupes que los achaques fueron una tontada de un par de días, que ya estoy en la semana 39 y tal como llegaron se fueron. Yo pensé que se instalarían hasta el día del parto, pero la verdad es que todo lo que voy describiendo me dura muy poquito tiempo.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.