Tercer trimestre de embarazo

La bañera de dilatación en el parto

bañera de dilataciónHace una semana empezamos a realizar apuestas con amigos y familiares para jugar a adivinar quién conoce la fecha exacta en que nacerá la bichilla. Aunque cumpliré las 40 semanas de embarazo el 6 de noviembre, yo había elegido el día de hoy, 31 de octubre, para adelantarme un poquito a la fecha y no esperar tan ansiosa el feliz momento, pero si estáis leyendo este post ¡es que la bichilla aún no ha llegado. Así es que he decidido aprovechar el momento para plantear mis dudas acerca de algunas cuestiones técnicas que deberé tener bien claras en el momento del parto. En el post sobre la visita guiada al hospital os comenté nuestro encuentro con la novedosa bañera de dilatación. Sinceramente, nunca he sido nada naturista, ni vegetariana ni tengo un vínculo especial con la madre naturaleza. Soy bastante brutita, muy de andar por casa y de encontrar soluciones prácticas vengan de la industria que vengan. Pero cuando iniciamos las clases de preparación al parto y la matrona nos comentó que en nuestro hospital habían instalado uno de estos dispositivos (oye, más de 20.000 euros que cuesta la inversión), empecé a darle vueltas a la idea de intentar retrasar (o incluso anular por completo) el uso de la anestesia epidural en favor de esta alternativa. Os cuento lo que he ido averiguando.

1. Descripción del invento. A simple vista me pareció una bañera de hidromasaje enorme, súper limpia, cómoda y con un asiento para que la embarazada esté sentada y no tumbada, que es lo que pasaría en la cama en el caso de utilizar anestesia. Se supone que hay que introducirse en ella desnuda, a una temperatura máxima de 37 grados (para evitar bajadas de tensión), sumergirse hasta la altura del pecho y esperar a que el agua caliente relaje los músculos del cuerpo. Los baños no pueden durar más de 90 minutos, tras los cuales habría que salir un ratito y se podría volver posteriormente a la bañera si la dilatación aún no ha aumentado lo suficiente. Dependiendo de los protocolos de cada hospital, hay que haber dilatado al menos 5 centímetros antes de la primera inmersión. En mi hospital, no se puede tener al bebé en el agua, sólo se permite la dilatación, y en el momento de comenzar a realizar los pujos hay que pasar a una camilla como la de cualquier paritorio.

2. Favorecimiento del parto natural y no medicalizado. Utilizar una bañera de dilatación implica no recurrir a la anestesia epidural durante un periodo de tiempo más largo. Es una forma más natural de combatir los dolores provocados con las contracciones, como lo son los masajes, el uso de pelotas, la aplicación de calor en la zona dolorida… A mí me encanta el agua, las piscinas, el mar y en mi vida normal es algo que realmente me relaja mucho, de ahí que al conocer esta idea haya visto el cielo abierto, porque mi intención era tratar de vivir lo que ha sido el momento del parto desde que el mundo es mundo (porque soy una inconsciente y no tengo ni la más remota idea de lo que puede doler, por eso me veo muy fuerte y capaz de soportar cualquier cosa). Supongo que el no tenerle miedo al parto (al menos de momento) me hace ver el tema de la anestesia como algo prescindible.

3. Partos más rápidos. Si el invento funciona, la dilatación en la bañera puede avanzar de forma asombrosa. Tengamos en cuenta que te permite estar sentada, ponerte de pie, cambiar mucho de postura, entrar y salir del agua, por lo que todo este movimiento hará que el bebé vaya bajando más fácilmente. Cuando te ponen la epidural no te queda otra que permanecer tumbada, o como mucho sentada en la cama que te corresponda, por lo que la dilatación tarda más y el parto se vuelve más largo. La recuperación posterior también es más lenta (falta de movilidad en las piernas, dificultades para orinar, etc.).

4. Posibilidad de arrepentimiento. Puede parecer que cambiar un tipo de anestesia plenamente comprobado y eficaz por un barreño de agua calentita es una locura propia de una demente, pero aún no estoy desvariando tanto. El uso de la bañera de dilatación no es incompatible con la administración final de la epidural. Es decir, que si yo voy al hospital con mis mejores intenciones de tener un parto natural, dilato lo que puedo por mi cuenta y riesgo, me introduzco en la bañera el tiempo que sea necesario y la dilatación avanza, pero no lo suficiente, o me doy cuenta de que soy absolutamente incapaz de aguantar el dolor de las contracciones, basta con avisar para que me saquen de la bañera y me pongan la epidural (o como yo digo, la eutanasia si a esas alturas estoy ya muy desesperada) y todo habrá quedado en un intento frustrado. Vamos, que no dejan a nadie morirse de dolor sólo porque hayan intentado hacerse las valientes en la bañera.

Yo estoy muy decidida a probarla, pero el futuro papá, al que antes le gustaba la idea, se me desmotiva según se acerca el parto. Él lo único que quiere es que no sufra, que todo me duela lo menos posible y que me deje de inventos raros existiendo la anestesia (se le notan los estudios de química y su preferencia por estos compuestos en este caso, en lugar de por soluciones más naturales). Creo que me ve como una hippie happy flower que no tiene ni idea de lo que le espera (y no digo yo que ande muy descaminado) y que cree que con un remojón en agua caliente va a superar con éxito lo que a otras les ha costado sudor y lágrimas. ¿Alguien ha probado este sistema o conoce algún caso cercano en el que haya funcionado con éxito? A ver si con otras opiniones logro salir de dudas.

Esto te puede interesar

48 Comentarios

  • Responder
    MamaUniversitaria
    31 octubre, 2013 at 08:05

    A mi todavia me faltan unas cuantas semanas… Estoy de 37… Pero yo tengo en la cabeza dos fechas, una la soñe, el 14 de noviembre y la otra es mañana, porque justo es el aniversario de la primera vez que me enrolle con el sr padre de la criatura! Y aqui estoy un monton de años despues con un niño en la barrigota!!!
    Con respecto a lo del dolor y los metodos, la verdad es que una ha escuchado de todo… Desde el amor a la epidural, hasta el odio mas grande… Yo la verdad es que no me lo quiero ni imaginar… Tengo la ilusion de que sea doloroso pero no prolongado en el tiempo. Y seguro que epidural, creo que hay una que permite que te muevas. A ver… Tu en nada ya tienes a Laura por aqui!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      31 octubre, 2013 at 16:54

      Yo había apostado por hoy, pero veo que las horas van pasando y aunque me pusiera de parto ahora mismo seguro que acabaría naciendo mañana y perdería al apuesta igualmente. Yo no es que tenga pasión ni odio por ningún método para aliviar el dolor del parto, ya que nunca he probado ninguno, así que la idea era empezar sin nada, pasar al agua y finalmente a la epidural si ya me veo a las puertas del infierno por el dolor. Creo que la Walking epidural, esa que te permite moverte, en mi hospital no la usan.

      • Responder
        MamaUniversitaria
        31 octubre, 2013 at 18:59

        Yo creo que en el hospital que me toca usan walking epidural (nose si es la que usan de forma general o la tengo que pedir)… no he visto ninguna bañera, pero si vi alguna pelota de yoga suelta por ahi! Igual tranquila, que a las malas te llevas una botella de ginebra!… :p (es broma!).

        • Responder
          planeandoserpadres
          1 noviembre, 2013 at 17:57

          La pelota es otra de las cosas que sí que están disponibles en este hospital y que también he pedido. Vamos, que con todas las actividades que me estoy planeando ¡me van a faltar horas de parto para probarlas todas! Si es que cuando le cuento a mi madre o a mi suegra todas estas cosas, se miran entre ella y me dicen «parece que te vayas de fin de semana a un spa y no de parto al hospital». Y la verdad es que creo que tienen algo de razón, porque como aún no pienso en el dolor, sólo en estas actividades, entiendo que puedo transmitir la sensación de ir mentalizada para pasar el rato y no para parir allí mismo.

  • Responder
    Gestando una idea...
    31 octubre, 2013 at 08:34

    Pues a mi me parece buena tu decisión. Siempre hay tiempo para un parto con epidural. Mira, la mujer de mi primo quería parto natural. Al parecer, su hermana lo tuvo así y estaba contentísima. Ella iba con la idea de parto natural, que ni loca epidural, que no, que no…Pues bien; al parecer, cuando iba avanzando la cosa y vio que aquello dolía más de lo que pensaba, terminó pidiendo la epidural. Y tras el parto, le pregunté que qué tal la cosa y dijo que al final el cambio de opinión le vino bien porque le alivió bastante el tema de los dolores y que estaba contenta con su cambio de decisión. Así que yo en tu caso, iría tranquila. Probaría la bañera. Lo intentaría. Y si ves que no puedes, o no quieres, o prefieres lo otro, lo dices y punto. La verdad es que de entrada, la cosa pinta bien y yo te veo a ti con una mente positiva y sin miedos. Así que entiendo que prefieras la bañera. Y lo dicho, si quieres epidural, la pides y listo 🙂

    ¡Ya nos contarás! ¡Y no nos dejes mucho tiempo sin saber de ti cuando nazca la bichilla!

    ¡Besos!

    PD: Pues yo apuesto por el día que te han dado o uno o dos más. ¿Hay alguna luna llena estos días? Jijiji

    • Responder
      Gestando una idea...
      31 octubre, 2013 at 09:23

      ¡Ostras! Pedazo de falta, quise decir tuvo. :S

    • Responder
      planeandoserpadres
      31 octubre, 2013 at 16:59

      En principio el plan es seguir más o menos lo que comentas que hizo tu cuñada, porque el hecho de no tenerle miedo al parto me ha envalentonado (quizás demasiado), y por ahorrar anestesia en tiempos de crisis me he mentalizado a lo loco con lo de la bañera (que a saber si va a resultar que cuesta más el agua y el mantenerla calentita que una dosis de anestesia y estoy dejando un agujeraco en las arcas de la Seguridad Social). ¡Ay, yo lo que no quiero es molestar! Porque a veces me visualizo pidiendo el uso de la bañera, no siendo capaz de soportar el dolor, rogando por la epidural y sintiendo las miradas acusadoras del personal médico mientras piensas ¡mira tú con lo fuerte que se creía la zángana esta! Eso de las lunas no tengo ni idea de cómo va, ni de las que vienen en estos próximos días… ¡ay, que nazca cuando quiera pero que sea prontito y no me lo tengan que provocar!

  • Responder
    Amarantisima
    31 octubre, 2013 at 08:39

    Si duele, y bastante. Yo con mi primer hijo quise dármelas de valiente creyendo que no podía ser peor que un hueso roto o un dolor de muelas. Pero si es, mucho peor el dolor. La cosa es que es posible que logres relajarte lo suficiente para no caer en las «garras» de la epidural, porque es la tensión y estrés que produce el dolor lo que tiende a retrasar la dilatación. Yo sufrí casi tres días con dolores y sólo dilate 3 cm, me pusieron la epidural y dilate los otros 7 en menos de cuatro horas. Todo depende de cada mujer. Yo voto porque pruebes la bañera y si ves que aguantas lo más relajada posible, evites la epidural, porque después te sientes como con resaca. Yo tengo ya 30 semanas y me iré derecha a la epidural porque se que no dilato rápido si ando sufriendo por el dolor… Espero te sirva de algo todo este discurso!! Saludos

    • Responder
      planeandoserpadres
      31 octubre, 2013 at 17:02

      ¡Jajaja! ¡Vaya ánimos me has dado con el inicio de tu comentario! Ya supongo que dolerá, que no se quejarán todas las mujeres de vicio, pero precisamente esa facilidad que suelo tener para relajarme por mí misma y no tener miedo a lo que pueda pasar creía que me podría ser útil para relegar la anestesia al último recurso. Claro que no sé si me relajaré tan fácilmente cuando note que me duele todo el cuerpo… Pero en principio esa es la idea, probar la bañera a ver si funciona y si la cosa no avanza o se hace realmente insoportable… ¡bienvenida epidural. Aquí te espero con los brazos abiertos!

      • Responder
        Amarantisima
        1 noviembre, 2013 at 07:15

        Jajajaja bueno, es mejor que leer que no duele nada, porque si te llega a doler, te hubieses acordado de mi y hubieses dicho:mentirosa!!! Jajaja prefiero que me digas:pues mira tu, no me dolió tanto!!

  • Responder
    Esther
    31 octubre, 2013 at 09:24

    El dolor es muy diferente en cada mujer, depende del umbral del dolor que tenga cada una. Yo un ratito lo soporté y sin quejarme, aunque me quejo poco yo en general. Eso si en cuanto me aconsejaron poner la epidural (por posible cesarea, aunque al final fue parto) me quedé en la gloria!! Porque estaba allí mi marido hablándome que sino me dormía. Yo creo que me hubiera despertado casi con el enano fuera jajaja… Si tengo otro, tengo por seguro que me la pondré XD
    Tú si te ves con fuerzas inténtalo y sino, pinchacito en la espalda y listos.
    Pues nada, a esperar que llegue el momento…ya que no vas a ganar tú, aguanta un poquito para que gane yo la apuesta… aunque te quedan unos dias jiji 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      31 octubre, 2013 at 17:07

      Yo no me quejo nada en general pero también he de reconocer que exceptuando alguna infección de orina fuertecita (que el médico no entendía como no podía dolerme a penas nada) no es que haya tenido muchas más ocasiones en las que comprobar mi resistencia al dolor ¡por suerte! Yo en tu lugar le hubiese mandado callar y me hubiese dormido, que la matrona de los cursos de preparación al parto dice que se dilata igual (tuve que preguntarle expresamente porque por mi fácil relajación me daba miedo dormirme durante el proceso y perder los centímetros que ya hubiese ganado). De momento sigo convencida con lo de ponerme en remojo en la bañera, y si no funciona, pues que me vayan trayendo la anestesia o me opondré a gritar como una loca para que crean que me están matando y se apiaden de mí. Por mucho que corriera a estas alturas del día ¡creo que he perdido la apuesta con toda claridad! ¡Ay, me va a tocar seguir esperando para conocer a la bichilla!

  • Responder
    Marta
    31 octubre, 2013 at 10:01

    Os deseo lo mejor, os sigo por una casualidad(buscando en google una tonteria) desde el principio y ni soy mama ni estoy embarada, pero me has enganchado con tu forma de relatar lo que me parece el mejor regalo del mundo. Yo que soy una llorona os he cogido cariño a traves de la pantalla, os deseo lo mejor y pase lo que pase con una actitud como la tuya no hay imposibles. avisaaanos cuando la ‘bichilla’ (con tu permiso) decida asomar !!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      31 octubre, 2013 at 17:10

      ¡Gracias por seguirnos! ya tenemos más de una persona enganchada al blog y que no se encuentra en situación de estar embarazada, ser madre o estar planeándolo, pero seguro que alguna idea os pasará por la mente porque sino ¡esto no tiene explicación! Aunque seguramente será a través de Twitter o algún otro medio de más fácil acceso que el blog ¡prometemos mantener a la gente informada cuando asome la bichilla!

  • Responder
    adormir
    31 octubre, 2013 at 12:24

    Ojalá puedas probarla! Estoy segurisima de que te iria estupendamente y aguantarias el dolor mucho mejor. No debes tenerle miedo al parto, puede ser maravilloso si las intervenciones son mínimas a pesar del dolor que ocasionan las contracciones. Ojalá lo vivas como deseas! Te lo digo de corazón! Un besazo

    • Responder
      planeandoserpadres
      31 octubre, 2013 at 17:12

      Si está disponible y no hay otra futura mamá allí sumergida cuando yo llegue de parto creo que la probaré seguro, a no ser que sufra alguna contra indicación de última hora que lo desaconseje. De momento sigo sin tenerle miedo al momento del parto ¡pero a lo mejor en cuanto note la primera contracción dolorosa me desdigo rápidamente de mis palabras!

  • Responder
    Rural Baby Project
    31 octubre, 2013 at 13:43

    Creo que haces muy bien. Había visto estas bañeras por la tele en Estados Unidos y UK, pero no sabía que estaban ya en los hospitales españoles! Nosotros estamos buscando, también primerizos, y voy siguiendo tu blog religiosamente para ir tomando apuntes y cogiendo información. Estoy enganchada! La idea de la bañera me parece genial. Yo me animaría/animaré en su momento si está disponible en el hospital de Huesca…

    Mucha suerte!

    Rural Baby Project

    • Responder
      planeandoserpadres
      31 octubre, 2013 at 17:14

      Hay muchos hospitales públicos que ya las tienen, en algunos casos más de una, pero son pocos los que te permiten parir en el agua. De momento casi todos la usan para la dilatación. Ten en cuenta que todo lo que cuento en el blog son experiencias personales, que si luego no te encajan con tus propias vivencias ¡no quier que se me acuse de haberte engañado! ¡Jajaja!Como veo que tú también tienes blog ¡ahora mismo me paso para conocerlo!

  • Responder
    nubamia
    31 octubre, 2013 at 16:14

    ¡Qué valiente! Realmente la idea de relajarse en una bañera suena bien, pero si me pongo a pensarlo más detenidamente creo que no será lo mismo que estar en un SPA, además le tengo bastante miedo al momento contracciones y parto… así que creo que seré la primera en gritar que me pongan la epidural! ¡Ya nos contarás la experiencia que al final has tenido!

    • Responder
      planeandoserpadres
      31 octubre, 2013 at 17:18

      La bañera de dilatación de aquí de verdad que parecía un jacuzzi nuevecito y súper brillante en el que dan ganas de meterse, y he estado leyendo sobre el asunto y también existe la posibilidad de ponerle algún aroma al agua para aumentar la relajación. Yo aún no le tengo miedo a todo el proceso porque no lo he vivido anteriormente ¡ya ves qué cosas! Lo normal es tenerle miedo a lo desconocido y a mí me pasa lo contrario, que como no sé cómo va a ser he decidido no anticiparme con mi pánico. Ya veremos como se resuelve el asunto.

  • Responder
    Ser Educadora
    31 octubre, 2013 at 18:52

    Pues mira tu que cossas, yo había oído que aunque la bañera es muy buena para aliviar los dolores retrasa más la dilatación, es decir, que va más lenta y al final una cosa por otra. A ver que tal te va en ella, nos lo tienes que contar!!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      1 noviembre, 2013 at 17:54

      ¡Uy no me digas eso! A nosotros lo que nos explicaron es que todo lo que sirva para destensar el resto de zonas del cuerpo que no tienen por qué estar contraídas cuando se produce una contracción de parto es beneficioso para que la dilatación avance a mejor ritmo. Si finalmente me sumerjo ¡a te contaré si la cosa fue despacio deprisa!

  • Responder
    Diana
    31 octubre, 2013 at 22:40

    No conozco la bañera, yo dilaté andando y en la cama. Pero hay algo que has escrito que me ha encantado y que yo he dicho y defendido siempre. No hay que tener miedo al parto, porque es algo natural. Siempre he pensado así, que si la humanidad tiene tantos millones de años, por algo será. Y creo que esa visión y esa perspectiva ayudan muchísimo a vivir el parto de forma relajada, lo que ayuda mucho al proceso de dilatación.
    He tenido dos partos totalmente distintos, uno con y otro sin, experiencias diferentes, pero en ambos casos, fue un proceso relajado. La niña, yo estaba tan tranquila y relajada, que me quedé en casa mucho rato haciendo cosas y cuando llegué al hospi, no me dio tiempo de epidural. La quería, no pudo ser y luego me alegré.
    Tu decisión me parece muy acertada, bañera y sin epidural, si ves que no puedes/quieres, la pides y listo.

    • Responder
      planeandoserpadres
      1 noviembre, 2013 at 18:01

      Lo de andar y estar en movimiento el mayor tiempo posible, o sentada sobre pelotas de pilates, es de lo que más nos recomienda la matrona. Lo peor es estar tumbadas o sólo sentadas. Lo de que no me de miedo el momento del parto, ni las contracciones ni el dolor que se va a generar ya empieza a extrañarme, porque no es que me esté haciendo la loca y no me imagine que el proceso puede ser muy doloroso, es simplemente que hasta que no lo note por mí misma creo que no me voy a hacer a la idea de su magnitud y por eso ando tan tranquila. Tanto, tanto que la bichilla parece no querer salir de ahí dentro. Lo mismo me iría bien estresarme un poquito en estos días para ver si me pongo de parto, porque yo quiero que nazca ya cuanto antes. Si todo va bien ese será el plan a seguir: primero probar los métodos naturales como la bañera, la pelota de pilates, los masajes, etc. y si la cosa se pone muy fea y dolorosa ¡epidural al canto que para eso la inventaron!

  • Responder
    marichollos
    1 noviembre, 2013 at 18:45

    Yo no pude elegir por que aquí no había jeje, pero si te puedo decir que yo parí sin epidural (no por que no la pidiera si no por que llegué tarde al reparto ajaj) y lo que me servia para aliviar el dolor era bailar, suavemente de lado a lado moviendo las caderas.
    Queda poquito,relajate y fuera pensamientos de pánico!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 noviembre, 2013 at 08:36

      Eso de bailar tiene su lógica, porque la matrona de las clases de preparación al parto siempre nos dice que lo fundamental es liberar la pelvis y destensar el resto de zonas del cuerpo, que no tienen por qué estar contraídas durante el parto. Yo espero que en caso de necesitar la epidural ¡no se queden sin existencias! 😛

      • Responder
        marichollos
        3 noviembre, 2013 at 17:43

        Pues puedo decirte que funcionaba, si paraba era peor y me salia solo el movimiento. También tuve suerte de que me dejaban andar libremente e incluso parir sentada por que si me llegan a tumbar,les desmonto toda la sala! jaja

        • Responder
          planeandoserpadres
          4 noviembre, 2013 at 12:38

          Aquí hasta que te ponen la epidural te dejan hacer lo que quieras y también elegir la postura de parto que te apetezca. Lo que me faltaba era meterme en remojo en la bañera, jugar con la pelota de Pilates, bailar, recibir masajes, escuchar música ¡No me va a dar tiempo a tantas actividades!

          • marichollos
            4 noviembre, 2013 at 12:49

            Jajaja! Bueno claro,que yo parí sin epi,no se si con ella me hubiesen dejado estar levantada.
            También te digo otra cosa,en ese momento yo no hubiera querido ni pelota ni bañera ni marido,solo queria que me dejaran tranquila y en silencio jiji.
            Bueno miento,la enfermera de vez en cuando me daba masajes en los riñones que eran gloria bendita!

          • planeandoserpadres
            4 noviembre, 2013 at 17:18

            ¡Qué lujo de enfermera! Yo aspiro a que el futuro papá se apiade de mi dolor y me de alguna friega pero no pensaba que alguna enfermera caritativa quisiese ayudarme…

          • marichollos
            4 noviembre, 2013 at 17:44

            El papa en mi caso no estaba por que no dio tiempo a que llegase..igual por eso se apiadó de mi 😉

          • planeandoserpadres
            6 noviembre, 2013 at 13:20

            ¡Ahh bueno! Así sí. Aunque seguro que a más de una la habrían dejado desatendida hasta que su propia familia se apiadase de ella.

          • marichollos
            6 noviembre, 2013 at 16:02

            jajaja fijo que hay alguna asi… cruza los dedos, que te pillen lejos!

  • Responder
    Patricia
    1 noviembre, 2013 at 19:51

    Me parece una fantástica idea. Yo dilate rapidísimo, pero me parecería fenomenal usarla si la cosa se alarga más de la cuenta.

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 noviembre, 2013 at 08:37

      ¡Ojalá yo dilatase tan rápido de forma natural que no me diese ni tiempo a ponerme en remojo! Vamos, firmaría ahora mismo si tuviese que cambiar el plan de parto por ese motivo.

  • Responder
    yademasmamas
    2 noviembre, 2013 at 12:40

    Pues si te apetece… inténtalo, si ves que no aguantas que te pongan la epidural y punto.
    En el hospital en el que tuve a Leo la anestesia te permite moverte perfectamente, es más, te aconsejan que te pasees todo lo que puedas.

    María

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 noviembre, 2013 at 08:42

      La matrona nos dice igual, que nada de quedarse tumbada en la cama a esperar que la naturaleza obre el milagro, pero claro, si me ponen la epidural de toda la vida ¡se acabó el invento de los paseos! Ya preguntaré en cuanto entre por la puerta el día del parto a ver qué modelos de epidural tienen por aquí.

  • Responder
    sradiaz
    2 noviembre, 2013 at 13:12

    A mi me parece una buena solución. Y he visto un documental donde el bebé nacía en la bañera… Y creo que leí un post de una chica que lo tuvo en casa y se daba baños regulares… Por intentarlo no pasa nada.

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 noviembre, 2013 at 08:43

      En este hospital sólo te dejan dilatar, no parir en la bañera. También nos recomiendan que si todo va bien y no tenemos que ir urgentemente al hospital el día del parto, nos relajemos en la ducha o la bañera de casa para ir tranquilitas y disminuir los dolores.

  • Responder
    marijijijijiji
    2 noviembre, 2013 at 18:01

    Buenas!!!! Ya que pasaba por aquí te cuento mi experiencia.

    Yo era amante de la epidural sufrir lo menos posible y lo más rápido, pero a veces las cosas no son como queremos sino como vienen y así llego minijijijijiji:

    Me puse de parto a las 7 con rotura de bolsa, a las 9 control, dilatada de 1cm. Oxitocina, control a las 11 dilatada de 9, epidural para cobrar más del seguro pq no me hizo efecto ninguno. Y si me dolió????? No lo se… Cuando ves a tu bebe estas en un estado de éxtasis q no te duele nada!!!! No te preocupes por el dolor!!!!!!

    Marijijijijiji

    Niblognibloga

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 noviembre, 2013 at 08:45

      ¡Si dilataste rapidísimo! Eso es otra cosa, que por mucho que duela casi todo el mundo acaba reconociendo que en cuanto tienes a tu bichillo en brazos ya se te olvida todo de golpe. pero yo de esto no me quiero fiar, que para algunas cosas puedo ser muy,pero que muy rencorosa y la memoria la tengo buenísima.

      • Responder
        marijijijijiji
        3 noviembre, 2013 at 10:42

        En menos de una semana me lo cuentas jijijijijijijij y me darás la razón

        Niblognibloga

  • Responder
    newlymami
    4 noviembre, 2013 at 07:15

    No conocía la opción de la bañera de dilatación dentro del hospi, muy buena elección. Suerte con las contracciones, ya no te queda nada, seguro que dilatas rapidísimo 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      4 noviembre, 2013 at 12:51

      Ojalá bata récord de dilatación rápida y expulsivo veloz y poco doloroso. A ver si el agüita calentita hace efecto de verdad…

  • Responder
    los Ángeles de la Sierra
    4 noviembre, 2013 at 08:36

    La verdad que no lo conozco, asíque no te puedo aconsejar, pero te animo a probarlo, porque no?? Siempre puedes ponerte la epidural sino estás convencida o te duele demasiado!!! Ya nos contarás!!!
    besos!

    • Responder
      planeandoserpadres
      4 noviembre, 2013 at 17:01

      Espero que sea útil y que pueda contar una experiencia provechosa y no un desastre doloroso. Por lo visto hay poca gente que haya probado lo de la bañera, o por lo menos yo no la encuentro!

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.