Tercer trimestre de embarazo

Semana 37 del embarazo

Semana 37 del embarazoYa sabemos todos que parí el 17 de noviembre, pero hay información sobre la recta final del embarazo que se me había quedado en el tintero, así es que entre posts sobre el parto y el postparto trataré de ir insertando los datos acerca de cómo transcurrieron las últimas semanas de mi embarazo. Ya adelanto que al final este embarazo ha sido bastante fácil y no me he llegado a sentir pesada, ni desganada, ni hinchada ni siquiera en los últimos días, así que son pocos los síntomas que podré relatar para las que aún no hayáis pasado por esta coyuntura. En la semana 37 del embarazo…

1. Un kilo semanal. Ya no iba a entrar en pánico porque me quedaba un salto para llegar al parto, pero después del ritmazo impresionante que llevaba respecto al peso, habiendo perdido 8 kilos durante los primeros 6 meses del embarazo e ir incrementando lentamente o quedarme estancada durante las semanas posteriores, resulta que en la semana 37 del embarazo el cuerpo decidió cobrarse de golpe un kilo de peso. ¡Menos mal que no me pasó antes! Porque si no hubiese acabado mi preñez con el aspecto de un toro de lidia. No sé si es que durante esa semana me dio un ansia voraz, porque para mí que seguí comiendo más o menos lo mismo y sin embargo todo se quedó retenido en mi cuerpo.

2. Olvidando el cojín para dormir. Poco me duraron las molestias para dormir por las noches. Si bien en semanas anteriores había recurrido a la ayuda de un cojín del sofá para apoyármelo en la espalda y poder dormir de medio lado sin temor a girarme durante la noche y sobrecargar la espalda, lo cierto es que durante esta semana las pequeñas molestias nocturnas parecían haber desaparecido y volví a dormir a mis anchas, en cualquier postura y sin desvelarme más que para ir una vez al baño durante toda la noche.

3. La bichilla continúa muy movida. Entradas en el tercer trimestre del embarazo, muchas mamás se llevan algún que otro susto porque los bebés dejan de moverse tanto. Ya tienen un tamaño considerable, suelen estar encajados en la postura ideal para el momento del parto y si bien siguen haciendo algunos movimientos bruscos, ya no se pasan el día aleteando en nuestro interior como ocurría en las semanas anteriores. Pues bien, la bichilla vive ajena a estas reglas de la naturaleza humana y hasta el mismo día del parto siguió moviéndose como si tal cosa. Así nos ahorró sustos innecesarios, aunque era bastante impresionante verla surcar toda la barriga por debajo de mi piel, deformándome el cuerpo con posiciones dignas de una película de terror.

4. Contracciones de Braxton Hicks. Vamos, lo que para mí viene siendo tener la barriga dura durante mucho tiempo pero sin notar nada de dolor. Se supone que estas contracciones son preparatorias para las de verdad, las del momento del parto, pueden producirse desde el sexto mes y en mi caso yo no sabía cuándo las estaba teniendo a no ser que sin querer chocase con mi barriga y me diese cuenta de lo dura que estaba. Para mí fueron realmente indoloras, y de hecho se convirtieron en el único tipo de contracciones que experimenté antes de que me tuviesen que inducir el parto.

5. Piernas y pies sin retención de líquidos. Esta creo que ha sido la pregunta que más veces me han hecho durante las visitas médicas del embarazo. Aún más durante el verano, cuando se supone que las embarazadas nos alteramos y nos ponemos a acumular fluidos corporales cual camellos en el desierto. Pues a estas alturas ni mis tobillos se han hinchado, ni tampoco los pies, ni me siento las piernas cansadas, ni me han salido varices. Yo creo que las caminatas de una hora diaria que me he propuesto durante todos estos meses han resultado realmente efectivas y beneficiosas para no padecer estos trastornos.

6. Mi pecho no crece. Al principio del embarazo creí que me había aumentado una talla, porque tenía un par de sujetadores que me quedaban algo grandes y que en esos momentos parecían ajustarse mejor a mi nueva figura. Pero con el paso de los días comprobé que simplemente se habían endurecido, quizás se habían hinchado un poco, pero no han aumentado de tamaño. Es más, como ahora me asoma un panzón tan enorme por debajo de ellos la sensación que tengo es de que me están achicando en lugar de agrandando. ¡Menos mal que los sujetadores de lactancia me los compré de mi misma talla! Porque creo que ni con la subida de la leche estos me van a crecer más. ¡Ya eran bastante grandes con anterioridad!

En España se supone que los partos que se producen a partir de la semana 37 del embarazo son a término, es decir, que el bebé ya no será considerado prematuro aunque nazca antes de la semana 40. El bichillo, de unos 48 centímetros y 3 kilos de peso, se prepara para comenzar a descender por el canal del parto, lo que puede provocar una sensación de presión en la pelvis, que yo al menos no he sentido. También se podría comenzar a expulsar el tapón mucoso y a segregar un mayor flujo vaginal. Del tapón aún no tenía noticias durante la semana 37 del embarazo pero el flujo sí que se tornó espeso, muy blanco y  pastoso. Cuantos más días pasen entre esta semana y la 40 más grasa acumulará el bebé bajo su piel, lo que será realmente beneficioso en el momento de su nacimiento, así es que por muy impacientes que estemos ¡no debemos tener prisa por expulsarlos al exterior!

Esto te puede interesar

16 Comentarios

  • Responder
    salmantina G.G
    11 diciembre, 2013 at 08:03

    que bien 🙂 a mi prima le paso todo lo contrario jjj bss

    • Responder
      planeandoserpadres
      11 diciembre, 2013 at 16:15

      ¡Pobre! Mi embarazo fue muy fácil de principio a fin pero para cada mujer puede ser tan diferente… ¡Menos mal que el resultado final siempre compensa!

  • Responder
    Gestando una idea
    11 diciembre, 2013 at 08:57

    Hija, es que has pasado un embarazo de fábula. Ni pies hinchados ni nada!!! Qué alegría!!!
    Está muy bien esta entrada…pero muero de ganas de leer el parto de la bichilla!!! (soy una ansias).

    ¡Besos!

    • Responder
      planeandoserpadres
      11 diciembre, 2013 at 16:17

      ¡Jajaja! Tranquila que todos esos posts llegarán pero estoy adelantando estos para no olvidar detalles de las últimas semanas.

  • Responder
    maremeva
    11 diciembre, 2013 at 09:52

    Felicidades mami!

    • Responder
      planeandoserpadres
      11 diciembre, 2013 at 16:19

      ¡Muchas gracias! Ya era hora de alcanzar por fin el estatus de mami y dejar de planear mi maternidad.

  • Responder
    mdemurga
    11 diciembre, 2013 at 11:53

    Chica da gusto leer sobre tu embarazo. Durante el primer trimestre estuve mes y medio (aproximadamente) hecha una braga, pero ahora me encuentro perfectísimamente bien y no pierdo la esperanza de parecerme a tí en cuanto a síntomas :D. Si bien es cierto que la gente te suele meter el miedo en el cuerpo con todo tipo de historias para no dormir, siempre se agradece leer que todo haya ido como una seda!

    • Responder
      planeandoserpadres
      11 diciembre, 2013 at 16:21

      Para que veas que no todas las experiencias de embarazadas son malas. Al menos de vez en cuando supongo que habrá otras mujeres que pasen por un embarazo tan simple como el mío, así es que no desesperes y suerte en los meses que te quedan por delante.

  • Responder
    marichollos
    12 diciembre, 2013 at 00:46

    Yo también me cargué todos los mitos del embarazo.
    Solo engordé 8 kilos, no tuve ni un mareo, nausea o vómito. No tuve problemas para dormir ni con la postura. Trabajé hasta el dia que me puse de parto y mi unica molestia fue el último mes que me daba acidez. Pero teniendo en cuenta que para entonces ya tenemos el estomago en la garganta..es algo normal.
    Ademas tuve un parto respetado y super rapido aún sin epidural asi que.. la verdad es que no me puedo quejar.
    Yo tambien tengo curiosidad por que nos relates tu parto. Me he vuelto adicta a esas lecturas jaja

    • Responder
      planeandoserpadres
      12 diciembre, 2013 at 19:35

      Pues hemos tenido un embarazo muy parecido excepto porque yo apenas tuve ardores pero el parto me lo tuvieron que inducir ¡hubiese preferido los ardores! Ya queda poquito para que empiece con el relato del parto. Es que son tantas cosas que no sé por dónde empezar a contar…

      • Responder
        marichollos
        12 diciembre, 2013 at 19:46

        Yo tenia miedo a la inducción pero decidió salir 10 dias antes con lo cual me pilló de sorpresa y no me dio tiempo a pensar que casi es mejor 😀

        • Responder
          planeandoserpadres
          12 diciembre, 2013 at 20:04

          Eso hubiese querido yo, que se hubiera decidido a salir antes de su fecha probable de parto, pero la zángana no quiso y así nos vimos después…

  • Responder
    El rincón de Mixka
    12 diciembre, 2013 at 06:55

    De verdad que me alegro mucho que todo te fuera tan bien en la recta final. Lo tuyo no ha sido un embarazo! Bueno, ser… Sí ha sido 😛

    Yo los pechos es una exageración. Mi marido alucina. Pero claro esto tiene su «partido de vuelta» verás tú cómo se me quedan luego…

    Yo cuando me pongo muy nerviosa se me pone la barriga muy dura. Soy puro nervio. Pero la otra vez o no lo eecuerdo, que es posible… O no tuve contracciones de Braxton Hicks… No lo sé…

    Yo tengo unos embarazos muy jorobados, esa es la conclusión. Ahora sí, te digo que en este caso sí hay dos sin tres.

    ¡Un besote!

    • Responder
      planeandoserpadres
      12 diciembre, 2013 at 19:39

      ¡Ay con lo que disfrutan los maridos con el aumento de pecho! El mío el pobre sigue defendiendo que sí me ha crecido el pecho pero el sujetador no miente. Espero que este segundo embarazo tuyo te sea más llevadero que el primero. Y a lo mejor sí que hay 3…

  • Responder
    Rural Baby Project
    12 diciembre, 2013 at 07:30

    Pues me he quedado sorprendida con lo de los pechos.. yo que tenía ilusión de que me creciesen… y resulta que pueden quedar más o menos igual. Pensaba que era un síntoma «casi seguro».

    Un beso!

    • Responder
      planeandoserpadres
      12 diciembre, 2013 at 19:41

      Dicen que las que ya somos de pecho grande solemos no experimentar cambios en este sentido durante el embarazo, pero como cada mujer es diferente… no pierdas la esperanza tenga la talla que tengas.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.