Embarazo semana a semana

Semana 38 del embarazo

Semana 38 del embarazoAquí sigo hoy para poneros al día acerca de cómo fueron las últimas semanas de mi embarazo. A muchos ya ni os interesará saber de qué va el cuento, porque la bichilla llegó sanita a este mundo hace justo un mes y pocos misterios más puedo desvelar acerca de la recta final de mi preñez. Sin embargo, a las que aún estéis embarazadas, quizás os puedan ser útiles estos posts para saber lo que os puede suceder durante el proceso de vuestro embarazo. Además, lo principal es que así dejo constancia de todos los detalles de mi vivencia, para que si finalmente el papá y yo nos decidimos a traer otro churumbel a este mundo de aquí a unos años, pueda recordarme a mí misma cómo fueron estas sensaciones, porque seguro que por muy idealizada que tenga la experiencia de mi primer embarazo algunas cosas acabarán olvidándoseme con el tiempo. La semana 38 del embarazo nos dejó estas peculiaridades.

1. Cansancio y sueño. Parece que estoy sufriendo una regresión en el tiempo y me encuentro como en las primeras semanas del embarazo, más cansada y sobre todo con un sueño pesadísimo que me sobrecoge a cualquier hora del día. Intento hacer un esfuerzo por no caer rendida a la primera de cambio, pero vamos, que lo mismo me subo en el tren, que en coche, que me paro un segundo a sentarme en la sala de espera del médico y los párpados empiezan a pesarme, por lo que debo luchar contra mi debilidad para no quedarme dormida en cualquier sitio. Ahora entiendo por qué en esta semana las embarazadas ya suelen estar de baja, pero yo sigo trabajando y con mi horario normal, por lo que mis horas de descanso no han sufrido modificaciones con el embarazo.

2. No puedo ir a la pata coja. Y pensaréis ¿qué necesidad tiene la desequilibrada esta de ir a la pata coja a ningún sitio con el panzón de 38 semanas que luce? Pues la verdad es que ninguna, pero la cuestión no es tanto acerca de tratar de desplazarme a la pata coja sino a la incapacidad de hacer pequeñas actividades diarias que requieren apoyarse exclusivamente sobre una pierna, como por ejemplo: entrar y salir de la bañera, embutirme las bragas, ponerme los calcetines estando de pie, tratar de encajarme los zapatos sin necesidad de sentarme. Para todo esto tengo que aposentarme cómodamente en una silla, sofá o puf que sea de una altura adecuada para mi escasa forma física, y a partir de ahí proceder con la actividad. O bien apoyarme en el lavabo, en las paredes o quicios de las puertas para poder hacer algo de pie. Vamos, que estoy que me vuelco por las esquinas.

3. Ni exceso de orina ni retención de líquido. Ya he comentado que durante todo el embarazo no he retenido nada de líquido, no se me han hinchado las extremidades, pero sin embargo ingiero muchísima agua a diario, sin contar otros líquidos como leche, zumos, batidos, refrescos, etc. y sin embargo no soy la típica embarazada meona que no puede vivir 10 minutos sin tener un váter cerca. Y claro, yo me pregunto ¿a dónde va todo ese líquido que engullo? Porque si entra en mi cuerpo y no se está acumulando en lugares insospechados pero tampoco me sale en forma de orina ¿por dónde se ha volatilizado?

4. Lentitud al caminar. Esta es otra de las características de mi actual estado corporal. Yo siempre he sido de andar bastante ligerito, casi a la carrera. Vamos que entre mi ritmo y el de los atletas que practican la marcha poca diferencia ha habido. Pero ahora ya no puedo mantener ese nivel de actividad. Salgo a caminar una hora diaria aunque la distancia que recorro es cada vez más corta. En seguida me siento fatigada, parece que me falte el aire, me dan pinchazos por la zona del vientre y me tengo que obligar a bajar la velocidad. A veces creo que va a llegar un día en el que en lugar de avanzar por la calle voy a terminar retrocediendo sobre mis pasos de lo lenta que voy.

5. Un kilo menos. Este embarazo es un descontrol en lo que al peso se refiere. La semana pasada engordé un kilo completo y esta lo he vuelto a perder. Yo encantada de no tenerlo conmigo, pero vamos que esto ya lo cuento y la gente me trata de loca. Y es que con el barrigón que voy paseando entiendo que no den crédito a mi pérdida de peso.

En la semana 38 el miedo a que el bebé nazca de repente desaparece ya que no se consideraría prematuro, sino nacido a término. El bebé puede comenzar a crecer más lentamente y que nos veamos la barriga más o menos del mismo tamaño durante estas últimas semanas. Este no es mi caso porque yo cada día me la noto más y más grande. La capa de grasa corporal que recubre al bichillo prácticamente habrá desaparecido y el bebé estará en contacto directo con el líquido amniótico. Si el aún no se hubiese colocado en posición cefálica (cabeza abajo) puede que los médicos opten por programarte una cesárea o por intentar girarlo ellos mismos mediante algunas técnicas especiales. También podría girarse espontáneamente en cualquier momento previo al parto, pero cuanto más tiempo pasa más difícil es que logren hacer ese cambio de posición por sí solos, debido a su peso, altura y al poco espacio que queda dentro del útero.

Ante todo ¡paciencia! Es normal que a estas alturas ya estemos deseando que el embarazo, por muy bueno y llevadero que haya sido, finalice lo antes posible para tener a nuestros bichillos con nosotros. La mía aún tardaría varias semanas en salir de ahí.

Esto te puede interesar

19 Comentarios

  • Responder
    Gestando una idea
    17 diciembre, 2013 at 08:48

    Noooooooo, yo creía que hoy venía el partoooo, jajaja. Bueno, igualmente, ha estado bien la entrada. Nos tienes con el alma en vilo, mujer!!!
    Lo de la pata coja, me ha matado xD. Y curioso lo de la orina. Yo creía que lo de estar preñi y orinar sin parar eran un dos por uno.

    ¡Besos!

    • Responder
      planeandoserpadres
      17 diciembre, 2013 at 18:37

      Seguiré con el parto poco a poco para no saturar al personal. Con lo de la orina me pasó como a ti, creía que lo de sentir la vejiga siempre llena era inevitable pero resulta que para esto también he resultado ser especial.

  • Responder
    Bombones
    17 diciembre, 2013 at 09:01

    Esto de contar las semanas a toro pasado, lía al personal, jejeje!
    Semana 38, en esta nacieron mis dos bombones. Esta semana es mi especialidad. Apuesto a que en el remotísimo caso de que hubiese un tercero, nacería también en la semana 38.

    • Responder
      planeandoserpadres
      17 diciembre, 2013 at 18:39

      ¡Pues qué suerte! Yo también hubiese querido que la bichilla se hubiera adelantado algo a la fecha probable de parto, pero no hubo forma. ¿Te estás planteando en serio lo del tercer bombón?

      • Responder
        Bombones
        17 diciembre, 2013 at 18:47

        Estuve pensando si escribir remotísimo, improbable, super hipotético…(por aquello de lo de ‘nunca digas de este agua no beberé’) Con la segunda lo tuve claro, pero ahora no me lo planteo para nada. Yo ya me corto la coleta 🙂

        • Responder
          planeandoserpadres
          17 diciembre, 2013 at 20:54

          ¡Jajaja! En los tiempos que corren ¡2 bombones es un gran número para plantarse!

  • Responder
    Nara
    17 diciembre, 2013 at 09:35

    Ayyyssss… yo esperaba parto tb!! Pero bueno, ahora ya estoy a la par en semanas de embarazo en tu blog 🙂 Ya sólo me queda conocer tu experiencia de parto por si me toca inducción a mi tb! Un saludo y enhorabuena por la bichilla

    • Responder
      planeandoserpadres
      17 diciembre, 2013 at 18:41

      ¡Mejor que te pongas de parto de forma natural y antes de la semana 42! Que las últimas semanas se hacen muy largas y nos desborda la impaciencia.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    17 diciembre, 2013 at 10:46

    jajajajaj Mujer mira que ponerte a hacer acrobacias a esas alturas!!!!! Lo tuyo con el pis y la pérdida de peso nunca lo llegaré a entender!!!

    Besos

    • Responder
      planeandoserpadres
      17 diciembre, 2013 at 18:43

      Es que mi embarazo ha sido bastante incomprensible de principio a fin, pero lo repetiría sin dudarlo por las pocas molestias que me ha causado.

  • Responder
    Pru
    17 diciembre, 2013 at 16:19

    Jajaja, muy bueno lo de la pata coja!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      17 diciembre, 2013 at 20:47

      Veo que es lo que más se está comentando hoy… ¡Aay, bendito equilibrio!

  • Responder
    Deidy
    17 diciembre, 2013 at 17:48

    Hola Guapisima, Yo encantada con leerte, estoy de 23 semanas y todo lo que aportas me ayuda mucho a calmar mis dudas, nos hace muy bien alas embarazadas primerizas leerte.

    Estoy ansiosa por saber como te fue en el parto y aunque todavía me faltan mas de 15 semanas, te puedo decir que e tenido un embarazo de lo mas lindo, asintomático y en cuanto al peso apenas me a crecido la tripa pero si e aumentado un kilo por mes, Saludos 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      17 diciembre, 2013 at 20:52

      Me alegro de que el blog te sirva de ayuda durante tu embarazo. Es genial que te sientas tan bien y seguro que la recta final también será muy llevadera. Tu aumento de peso no es exagerado así es que relájate y disfruta de estos meses.

  • Responder
    El rincón de Mixka
    18 diciembre, 2013 at 06:14

    Hola guapa!

    Pues te creemos porque nos lo cuentas. Pero la verdad es que creo que serás de esos casos raros que salen en Expediente X… (Es broma). Seguramente se deba a que has sido muy muy activa. Yo desde la semana 14 que me noto más espabilada creo, y digo creo porque me niego a pesarme, que me mantengo. Vuelvo a ser la guindilla de siempre con movilidad reducida. Osea que ese pueda ser el motivo de tu triunfo con la báscula.

    Lo que me ha dejado loca es que de 38 semanas siguieras trabajando… Olé por ti! Madre mía.

    Encantada de seguir leyéndo tu experiencia pero con muchas ganas de llegar al parto y a vuestros primeros días!! Un mes ya, jo! Cómo pasa el tiempo…

    ¡Un besazo enorme!

    • Responder
      planeandoserpadres
      18 diciembre, 2013 at 11:33

      La verdad es que he hecho vida normal durante todo el embarazo y seguí trabajando mucho más allá de la semana 38 ¡exactamente hasta la 41+3! Y porque el parto me lo provocaron un domingo que si no hubiese durado aún un par de días más. No te obsesiones con el peso porque de eso ya se encargará tu matrona si es necesario. Aunque puedas moverte poquito ¡disfruta de todo el periodo de preñez al máximo! Aunque tú ya eres mamá y esto ya lo sabes.

      • Responder
        El rincón de Mixka
        18 diciembre, 2013 at 11:38

        Tienes un reconocimiento en mi blog 🙂

  • Responder
    sradiaz
    18 diciembre, 2013 at 09:30

    Yo dependiendo del día, si soy una meona… jejeje, no quiero ni imaginarme con 38 semanas, redonda como una peonza y tratando de correr al cuarto de baño… uffff

    • Responder
      planeandoserpadres
      18 diciembre, 2013 at 15:07

      ¡Jajaja! Así me imaginaba yo, pero ya ves, se me pasó el embarazo y no he tenido que correr nunca como una desesperada para encontrar un baño.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.