Tercer trimestre de embarazo

Séptima y octava visita con la matrona

octava visita con la matronaMi matrona era muy optimista, y a la luz de los resultados de la última ecografía, que aseguraban el supuesto tamaño descomunal de la bichilla, situada en el percentil 96, ella estaba convencida de que daría a luz antes del 6 de noviembre, que era la fecha probable de mi parto. Por este motivo, tanto la séptima como la octava visita para el control de mi embarazo las programó como visitas de post parto, ya que ella esperaba verme llegar con la bichilla. Pero los días iban pasando y las visitas se convirtieron en nuevas consultas del embarazo, con el punto negativo de que cada vez eran menos interesantes y había menos cosas que evaluar. Menos mal que la mujer ha sido igual de agradable desde el principio hasta el final, y puesto que la bichilla no se decidía a nacer me daba cierta tranquilidad saber que semanalmente iba a tener una cita con ella, con lo cual si la recta final se complicaba al menos tendría a una profesional a quien consultarle mis dudas sin tener que aguardar largas horas en urgencias. Durante estas dos últimas visitas con la matrona los temas más relevantes fueron los siguientes.

1. Estado general. Embarazada. Era lo primero que le decía según entraba en la consulta para la octava visita con la matrona. Ella trataba de transmitirme una calma que yo no necesitaba, diciéndome que era normal que a esas alturas del embarazo ya estuviese ansiosa, cansada del esfuerzo que suponía este proceso y deseando que todo acabase felizmente. Yo le contradecía porque a mí no me hubiese importado permanecer en un estado de embarazo perpetuo, ya que apenas tenía molestias de nada, pero claro, estaba viendo que las navidades estaban a la vuelta de la esquina y yo aún seguía con ese panzón. Como continuaba sin trastornos graves, no podía ofrecerme más ayuda.

2. Peso. En la penúltima visita sí me pesó pero, como seguía por debajo del peso que tenía cuando llegué a la primera consulta del embarazo, no me hizo más comentarios. En la última cita ni siquiera me hizo subirme a la báscula: me faltaban 5 días para cumplir la semana 42 y a esas alturas de la preñez supongo que el tonelaje corporal ya había pasado a un segundo plano.

3. Latido fetal. Tumbadita en la camilla buscamos el latido del corazón. Como siempre se interesó por los movimientos de la bichilla, que como parecía más un pulpo que una niña no me había dado sustos de última hora por simular haber desaparecido de la barriga. El latido era normal, así es que no había motivos para tratar de adelantar el parto.

4. Altura del útero. Con la cinta métrica me midió la altura del útero, que presentaba unas cifras normales para mis semanas de gestación. Nunca me dijo qué número era el que anotaba pero como el resultado siempre le parecía adecuado la verdad es que no he tratado de indagar más.

5. Muestra de orina. Ya venía preparadita de casa con mi botecito de orina, aunque en la última visita la matrona se olvidó de dármelo. Menos mal que mientras estaba en la sala de espera otra enfermera vino a traerme uno para que fuese aprovechando el tiempo y orinase mientras me tocaba pasar. Ese día el centro de salud estaba desbordado y todas las consultas iban con retraso, así es que el sistema para ir adelantando trabajo me pareció perfecto, porque así no sentí la presión de tener que orinar con prisas porque la matrona me estuviese esperando. Como en el resto del embarazo, ni rastro de infecciones de orina ni de niveles altos de albumina.

6. Información sobre el post parto. Creo que en la semana 40 y la 41 ambas estábamos ya un poco cansadas de evaluar un embarazo que no tenía ningún misterio ni complejidad, por lo que decidió hablarme de cómo sería la programación para la inducción de mi parto, si es que no surgía espontáneamente durante las siguientes semanas, y a darme información acerca del grupo de post parto y de lactancia que había en el centro de salud. Fue ella la que me advirtió de que como muy tarde la bichilla nacería el 18 de noviembre si había que provocar su salida, y de hecho nació el 17, así es que estas fechas sí que las tenía bien controladas. Respecto a los grupos de apoyo para el post parto, lo cierto es que ese centro de salud sólo deja acudir a las madres con bebés de más de 6 semanas y el grupo de lactancia andaba algo destartalado y sólo supieron decirme que si tenía tiempo me pasase un martes a las 10 de la mañana y a ver si encontraba a alguien. ¡Como si recién parida no tuviese yo otras cosas que hacer que aventurarme a la calle con la bichilla para probar suerte y ver si el grupo se hacía o no! Así es que como con la mudanza me corresponde otro centro de salud más cercano a mi casa, me apunté a su grupo de crianza y a otro de masajes para bebés que pude empezar justo una semana después de recibir el alta del hospital ¡y estos sí que están bien gestionados!

En definitiva, que tuve dos visitas de post parto antes de pasar por el parto ¿alguien más se ha visto en una situación semejante? Ya es que me daba hasta vergüenza presentarme en la consulta con la churumbelita todavía dentro de la barriga, pero es que era imposible luchar contra sus ganas de permanecer allí enclaustrada para siempre. Y así acabaron las consultas con la matrona de la Seguridad Social. En definitiva, creo que hacen un seguimiento muy bueno del embarazo, con visitas bien programadas, citas concertadas con muchísima antelación y un servicio muy personalizado. Así es que me daba mucha confianza seguir contando con esta matrona para el seguimiento de mi recuperación tras el parto, que ya detallaré más adelante.

Esto te puede interesar

12 Comentarios

  • Responder
    Gestando una idea
    18 diciembre, 2013 at 08:55

    Lo de que pesaras menos que el primer día que la visitaste…una gozada, ¿no? Sobre ese tema, ¿cómo estás ahora? ¿Aún con menos kilos después de haber nacido la bichilla?.
    Por lo demás, qué bueno que los grupos de crianza y de masajes de tu verdadero centro. Está completito el tema, porque si no hubiera sido programado, hubieras parido en una bañera y con cosas que no pensaba que pudiera haber en la sanidad pública. Y ahora, esos cursos, están genial. Nos tienes que contar cosas de los cursos también. Pero el parto primero!! Jajaja

    ¡Besos!

    • Responder
      planeandoserpadres
      18 diciembre, 2013 at 12:42

      ¡Sí, sí lo del peso ha sido una maravilla. Tras llegar a casa después del alta hospitalaria pesaba 11 kilos menos que antes de quedarme embarazada y ahora, un mes después del parto no he engordado ni un gramo. ¡Es verdad eso de que la lactancia materna es una liposucción natural! Porque me paso el día comiendo dulces y otras porquerías y de momento no se me acumula la grasa en ningún sitio. Eso sí, en cuanto engorde un gramo ¡se acabó la vida de excesos que me estoy pegando! No te preocupes que en breve seguiré comentando lo que hacemos en esos grupos de post parto.

  • Responder
    sradiaz
    18 diciembre, 2013 at 09:26

    Parece que el trato fue bueno, pero en parte supongo que fue por tus pocos síntomas. Ésos días extra de revisiones serían como ir a charlar con una amiga, 😀
    Yo cada día tengo una matrona diferente, a ver si mañana subo mi entrada de la segunda visita.

    • Responder
      planeandoserpadres
      18 diciembre, 2013 at 15:07

      Aquí lo bueno es que la matrona durante el embarazo ha sido la misma desde el primer al último día (excepto en las vacaciones de verano) y seguirá siendo igual durante el post parto, lo cual es una gran ventaja porque si conectas bien con ella ya te da más confianza que siempre te supervise la misma persona. ¡A ver qué te cuentan en tu segunda visita!

  • Responder
    Patricia Vera
    18 diciembre, 2013 at 11:04

    ¿A partir de 6 semanas? A esas alturas la lactancia se puede haber ido ya al traste. Me alegra que hayas encontrado un grupo bien organizado.

    • Responder
      planeandoserpadres
      18 diciembre, 2013 at 15:10

      Tienes toda la razón. Yo en ese momento no me di cuenta porque aún no había empezado mis problemas al dar el pecho, pero ahora que la bichilla ha cumplido un mes, pienso en que aún estaría esperando 2 semanas más para poder acudir a recibir consejos de expertas y yo creo que hubiese abandonado la teta hace tiempo. El grupo en el que estoy ahora me parece genial ¡ya os iré contando las cositas que me enseñan en los próximos posts!

  • Responder
    Matronaonline
    18 diciembre, 2013 at 13:06

    Y qué tal en los grupos de crianza y masaje? cuando yo hice la residencia solicité un mes con una matrona de Madrid que era una maravilla. Tenía, además de su grupo de preparación al parto, uno de lactancia cada semana, otro de masajes a bebés en el que se trataban también todas las dudas del puerperio, anticoncepción durante la lactancia… y otro de valoración y fortalecimiento del suelo pélvico. Era una maravilla! y no penséis que es que a la mujer le sobraba el tiempo eh? íbamos como las balas haciendo citologías y atendiendo cada cita de embarazo para que diera tiempo a todo. Me quedé con ganas de participar en sus grupos de climaterio. A esto ya no llegaba la pobre, salía siempre después de su hora. Da gusto ver que no todas «fichan» y rapidito para casa…

    • Responder
      planeandoserpadres
      18 diciembre, 2013 at 15:14

      Pues la enfermera que lleva el grupo de aquí, con 63 años que tiene, debe ser del estilo de la que comentas, porque precisamente los jueves empieza su turno a las 8 de la mañana y con el grupo de crianza acaba pasadas las 6 de la tarde, y nunca va con prisas, ni mala cara. Todo son palabras agradables, de ánimo y nos motiva un montón. Yo ya estoy apuntada a todos los grupos del centro ¡al de climaterio aún no! Pero el de crianza lo considero fundamental porque a pesar de haber leído mucho sobre el tema siempre hay cosas que no sabes o que no recuerdas y además son las propias pediatras y enfermeras del centro quienes nos dan esa información, con lo cual ya podemos saber de antemano de qué pie cojea cada uno de los profesionales, por si sus ideas de crianza difieren mucho de las nuestras, pero de momento tenemos un entendimiento completo con todos.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    18 diciembre, 2013 at 15:47

    Qué completas estas visitas!!! qué diferentes a las mías…para empezar ni siquiera era matrona y solo me pesaba y me regañaba porque subía y subía y me tomaba la tensión…
    Lo del peso es sorprendente, yo que engordé un montón, en nada de tiempo estaba por debajo de mi peso e hinchándome de dulces…aun sigo!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      18 diciembre, 2013 at 20:40

      Lo de la lactancia es verdad que adelgaza y está visto que es posible recuperar el peso anterior tras el parto aunque el cuerpo no se quede igual del todo pero tampoco se estropea tanto como yo pensaba. ¡Mala suerte con lo de tu seguimiento!

  • Responder
    Anónimo
    19 mayo, 2014 at 14:18

    Como se llama la bichilla????

    Enhorabuena!!!! Te acabi de descubrir!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      19 mayo, 2014 at 15:07

      ¡Bienvenido/a! La bichilla se llama Laura, aunque no suelo decirlo mucho ¡me he acostumbrado al mote! Espero que te quedes con nosotros por el blog.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.