Marcas

Chupetes y biberones ¿los enemigos de los dientes?

Chupetes y biberones vitaldentEsto de establecer correctamente la lactancia materna no nos está resultando tan fácil a la bichilla y a mí. Ella es una zampona, una bestia parda capaz de engancharse y ponerse a chuparme uno de los nudillos de la mano mientras me estoy sacando el pecho que le voy a dar ¡no tiene espera ninguna! La gente no se cansa de decirme que si usase chupetes y biberones yo viviría más tranquila, sobre todo porque cuando se quiere dormir a veces necesita darle dos chupetones a la teta, ya se queda sosegada y cae como un tronco. A mí no me importa que me utilice de esta forma, pero por lo visto a la gente sí le molesta ¡y eso que no son ellos quienes deben estar disponibles a cada momento! El caso es que por ahora vamos avanzando bien sin chupete, y quizás logremos seguir los pasos de mi sobrinita S. que no lo necesitó nunca.

Yo no tengo nada en contra de este invento, pero el papá de la criatura no acaba de fiarse. Hasta que nos casamos, él tenía uno de los incisivos centrales prominentemente desviado hacia afuera, lo que nunca le gustó, y acabó por someterse a un tratamiento completo de ortodoncia en una clínica Vitaldent, lo que yo llamo el Carrefour de los dientes. Sí, sí porque te ofrecen el mismo servicio y con la misma calidad que en cualquier otro centro dental pero a precios inigualables y con horarios que se adaptan a cualquier necesidad. A día de hoy, dos años después de terminar su tratamiento, sigue yendo a revisiones gratuitas (bueno, que ya estaban incluidas en el precio global que le dieron en su momento) y él está convencido de que tuvo ese diente tan descarriado por el uso del chupete durante su infancia. Por eso no quiere que los utilice la bichilla. Aunque mi hermano y yo también usamos el artefacto y tenemos los dientes perfectos, así es que también dependerá de otros factores.

El biberón es otro gran aliado en la alimentación de los bebés que de igual forma ha sido objeto de múltiples ataques y críticas: que si produce cólicos, que también produce caries y la desviación de los dientes definitivos… Pero vamos, seguro que igualmente la teta ha sido acusada de cosas así, con lo cual a este ritmo no vamos a poder acercar absolutamente nada a la boquita de los bebés. Con tantas contraindicaciones acerca de todo, y pese a que la bichilla tiene aún poco más de un mes, he decidido indagar sobre los cuidados que debemos tener con la higiene dental de los peques, incluso desde que son recién nacidos. Y aprovechando la visita del papá a Vitaldent, he descubierto que tienen un programa infantil llamado Aprende con el Ratoncito Pérez, con información muy útil pero que me va a dar un trabajo… A saber.

1. Hay que comenzar la higiene dental a los 4 meses. Que digo yo que si aún no tienen dientes ¿qué vamos a limpiar? Pero resulta que sí, que a esa edad ya empiezan a salir los primeros y el problema no se encuentra ahí, sino en que como la lactancia comienza a alternarse con otros alimentos, son estos los que pueden desencadenar problemas dentales en el futuro, por lo que hay que vigilar esos mini dientes de cerca.

2. Al menos una vez al día. Lo ideal es que hagan como los adultos y se limpien después de cada comida desde que cumplen dos años. Pero bueno, si esto supone una súper faena para los papás o una tarea que no le agrada al niño, al menos una vez al día será suficiente para mantener la boca higiénica. De esto se va a ocupar el papá de la bichilla cuando llegue el momento, porque tiene una disciplina militar desde que realizó la ortodoncia, puesto que sigue llevando unos retenedores que requieren cuidados… y ya que se pone con eso, le arrimaré a la bichilla al lado para que esta se fije en lo que hace y lo imite.

3. Las maldades del azúcar. El otro día en la clase del grupo de crianza, nos explicaban las enfermeras lo dañinos que son los zumos de frutas que compramos envasados. En la vida hubiese pensado yo que esos inofensivos tetra bricks resultasen ser bombas de azúcar que pueden producir caries en los niños. Una se los da pensando que así toman frutitas y que son naturales, y luego resulta que son tan malos como atiborrarlos a caramelitos. Los zumos debemos exprimirlos nosotros en casa, y sobre todo, si se los damos con el biberón, no dejar que se queden dormidos y enganchados a la tetina, porque entonces sí que estaremos creando un futuro problema de caries.

Total, que pese a ser pequeños también deben acudir al dentista al menos una vez cada 6 meses ¡como los adultos! ¡Ay mi bichilla! Que aún no tiene ni los primeros dientecitos con los que tratará de destrozarme la teta a traición y ya nos estamos preocupando de los males que pueden acecharla cuando estos le comiencen a salir. Bueno, al menos nos queda el consuelo de saber que con un poquito de higiene, revisiones periódicas y siguiendo cuatro consejos básicos podemos evitarle muchos inconvenientes a posteriori. De momento seguiremos sin chupete (¡aunque son tan monos y me tientan tanto!) y sin biberón, porque estos servicios ya nos los hace la teta. De aquí a unos meses veremos si nos hemos mantenido fuertes en estas posturas o hemos recaído en los dulces y azucarados brazos de ambos inventos, que tanto le han facilitado la crianza a millones de familias. ¡Qué decisiones tan difíciles hay que tomar cuando nos convertimos en padres!

Esto te puede interesar

22 Comentarios

  • Responder
    sradiaz
    27 diciembre, 2013 at 08:48

    Yo con ésto de los chupetes tampoco sé qué hacer… yo no usé, pero siempre he visto a los bebés con ellos, y además ya me han regalado un montón. Supongo que leeré un poco más y todo sobre la marcha.

    • Responder
      planeandoserpadres
      27 diciembre, 2013 at 13:39

      ¡Eso es lo malo! Que tenemos dudas, nos los regalan y son tan monos que me gustaría utilizarlos, pero claro sólo por estética y si no me dan ningún servicio más… pues de momento los vamos esquivando.

  • Responder
    Matronaonline
    27 diciembre, 2013 at 10:18

    Hay mil opiniones. Es cierto que pueden hacer grandes estropicios una vez salen los dientes, es recomendable retirarlos antes del año y… ese es precisamente el problema. Si se han acostumbrado a su uso, les crea ansiedad prescindir de él. Verlos así anguatia tanto a algunas mamás, que al final se lo dejan. Con el riesgo de provocar la necesidad en un futuro de años de ortodoncia…
    También es cierto que se ha comprobado que su uso (junto con múltiples factores), previene la muerte súbita.
    De todas formas, su uso o no, es decisión EXCLUSIVAMENTE vuestra. A la gente le encanta hablar y opinar como si fueran expertos de todo y tuvieran más cosas que solucionar a los demás que a sí mismos.
    Respecto a la despiadada succionadora de dedos, intenta adelantarte. Ofrécele el pecho antes de que esté muy espabilada. Así no estará tan ansiosa 😉

    • Responder
      planeandoserpadres
      27 diciembre, 2013 at 13:41

      Mira, lo de que previene la muerte súbita, que es una gran ventaja, se me había olvidado comentarlo. No te preocupes que lo que diga la gente nos afecta ya bastante poco, porque nos hemos ido curtiendo a lo largo de todos los meses del embarazo. Lo de dar el pecho cuando aún está medio adormilada parece que funciona, y desde ayer no he usado las pezoneras y de momento sigo sin problemas. ¡A ver si he logrado superar ya la fase mala de mi lactancia!

  • Responder
    tuspatucosymistacones
    27 diciembre, 2013 at 11:39

    Yo no usé chupete, pero mis dos pulgares me apañaban bastante bien, era niña de dedo!! Y eso también me causó problemas que luego solucioné con ortodoncia (y varios años y dentistas…). Yo de momento tengo pensado que durante el primer mes no le daré chupete, le pese a quien le pese, porque he oído que el primer mes es mejor prescindir de él. Pero luego… es lo que tu dices, son taaan monos! Y si salen a mi… Sería más fácil quitarles el chupete que el dedo! jejeje Y el chupete lo dejaríamos la noche de Reyes bajo el árbol para que se lo llevaran (eso lo hicieron mis primos con tres años y encantados!). Cuando llegue el momento no sé que haré la verdad… estoy hecha un lío! Pero tengo tiempo de sobras para indagar y pensar! 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      27 diciembre, 2013 at 13:44

      Esta de momento tampoco se chupa el dedo ni nada. Lo que quiere es tener la teta todo el día en la boca, pero para comer, no para entretenerse, Y si se lleva algo suyo a la boca es el puño entero ¡nada de sólo un dedito! En el primer mes no se recomienda su uso si das el pecho, para evitar causarle confusiones al bebé y que no termine de establecerse bien la lactancia. La técnica de quitar el chupete de golpe porque se lo llevan los Reyes Magos me ha encantado, oye y si al final se lo pongo y luego se le puede quitar fácilmente con algún truco así ¡pues encantados todos! Si tienes tiempo para pensar, tampoco le des muchas vueltas al asunto, porque a veces cualquier insignificancia relacionada con la lactancia puede volvernos locas.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    27 diciembre, 2013 at 13:19

    Mi tesoro nunca quiso el chupete, se apaña muy bien con su teta (quizá ahora es cuando pienso que tenía que haberlo querido porque me usa a mi). Al mes o así quise ponérselo para que no interfiriera con la lactancia pero nada de nada.
    Yo si tuve chupete hasta los 8 años ni más ni menos!!!! y luego los pulgares un año más…hasta que tomé la decisión de dejarlo…y mis dientes está perfectos!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      27 diciembre, 2013 at 13:47

      Ese es el mismo caso de mi sobrinita S. tan aficionada a la lactancia que después de conocer la teta no hubo quien la engañara con el artilugio de plástico. ¡Madre de Dios 8 años de chupete y complemento de pulgar! Pues hija, si no has tenido problemas dentales es que los estudios no están bien hechos o que ere un caso misterioso y digno de análisis.

  • Responder
    Esther
    27 diciembre, 2013 at 14:32

    Yo no creo que perjudique tanto el uso de chupete, si es hasta una edad razonable claro. Lo de los reyes magos me lo apunto! A M. en momentos de no poder dormir le calma mucho (yo hago LA, así que no puedo ponerle la teta). Y hablando de dientes, lleva unos dias raro y hoy hemos pasado una mala noche (se despertaba cada dos por tres) y no se si será porque le empiezan a molestar las encías. Esperemos que hoy duerma como hasta ahora, sus 11-12horas… 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 diciembre, 2013 at 16:04

      ¡Ay! Yo de momento seguiré abusando de la teta mientras me dure y no me arrastre por los tobillos… Y más ahora que parece que se me mejoran. Lo de que les hace daño el nacimiento de los dientes también está por demostrar porque de hecho, cuando se caen los de leche y nacen los definitivos a nadie nos ha dolido y parece que en los bebés es igual.

  • Responder
    mamapuede
    27 diciembre, 2013 at 17:12

    Cómo se puede saber si la deformación de los dientes es por el uso del chupete?, mi pareja y yo utilizamos chupete, los dos, él tiene una dentadura perfectísima y la mía es horrorosa, y encima con un montón de problemas.
    Si el peque sale con la dentadura mal será porque sale a su madre, no creo que por el chupete. De todos modos, si consigues evitarlo mejor que mejor, mas que nada porque luego no tendrás el problema de quitárselo.. que es el dilema que tenemos ahora nosotros, si quitárselo o esperar a que nazca el peque, porque para que se lo quite a él… ains… como tu dices, que difícil es ser madre…

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 diciembre, 2013 at 16:09

      Claro es que lo malo seguro que no es por un uso en un periodo corto de tiempo sino por engancharse durante años. Y que lo abandonen por sí mismos parece imposible, y quitárselos nosotros a la fuerza parece una crueldad. Y más encima si se avecina una época de grandes cambios ¡Normal que no sepas qué decidir!

  • Responder
    nosoyunadramamama
    27 diciembre, 2013 at 23:48

    Yo creo que si lo usan de una forma razonable y no más allá del año y medio, es incluso bueno en algunos momentos, les alivia cuando les salen los dientes… Y opino como mamapuede, es imposible saber si la colocación de tus dientes corresponde al chupete o a otros factores… Yo creo que en la dentadura, como en otros rasgos físicos y de salud, la herencia es clave… aunque no por ello hay que descuidar su cuidado… Yo soy de las que come dulces a diario y ni una caries..

    En cuanto al tema de cuándo llevar a los niños al dentista, creo, y así me lo ha dicho mi pediatra, es innecesario hacerlo antes de que tengan todos los dientes… Entiendo que Vitaldent y los dentistas quieran q vayamos cuanto antes y muchas veces, pero hay un término medio entre nuestra generación, que no íbamos hasta que éramos casi adolescentes, y lo que nos dicen ahora.

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 diciembre, 2013 at 18:25

      Yo me sigo resistiendo a su uso, por uno de esos «por si acaso» que tiene la maternidad. Pero realmente creo que antes o temprano sucumbiré y acabaré estrenando alguno de los que ya ruedan por la casa. Y es que la pobre menos de lo que se queja ya no se puede quejar, así es que no andamos muy desesperados con sus llantos. Lo de ir al dentista antes de que tengan dientes sí que es un exceso ¿qué les van a revisar entonces? Pero lo que está claro es que en esto de la salud dental, como en tantas otras cosas, más vale que nos adelantemos para prevenir problemas y no tener que lamentarnos después.

  • Responder
    Cuestión de madres
    28 diciembre, 2013 at 16:02

    yo he vivido los dos lados y… como la genética sea mala ya puedes hacer de todo que la cosa irá mal…

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 diciembre, 2013 at 16:16

      Pues ojalá la bichilla salga a mí en la cuestión dental para ahorrarnos disgustos ¡y dinero!

  • Responder
    Pru
    28 diciembre, 2013 at 17:53

    Nosotros sucumbimos al chupete cuando la cachorrina tenía un mes, pero porque tenía ansiedad por chupar y empezaba a chuparse el dedo y eso es más difícil de quitar, así que le pusimos un día un chupete y mano de santo. Y jamás lo confundió con la teta ni la rechazó. al contrario, si lo que tiene es hambre te escupe el chupo en la cara, jajaja…

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 diciembre, 2013 at 18:31

      Esta se pasa el día chupando de la teta pero de su cuerpecito aún no se ataca ninguna pieza. Quizás si empieza a hacer esas cosas sí que nos lancemos a por el chupete. Y ojalá que en ese caso no lo confunda con la teta, porque con lo que me está costando lo de adquirir buenas costumbres en esto de la lactancia sólo me queda que todo se vaya la traste por tranquilizarla con el chupe.

  • Responder
    pequeboom
    29 diciembre, 2013 at 10:31

    Yo empecé a usarlo con dos meses, uno de Chicco que se supone que es orthodontic, la peque sólo lo usa para coger el sueño, porque a veces le cuesta y no ha interferido en la lactancia. En cuanto se duerme lo suelta y pasa de él.
    A veces se pone nerviosa y el chupe la calma, a mí me parece útil, pero sin abusar y sin ponérselo a todas horas y para todo.

    • Responder
      planeandoserpadres
      30 diciembre, 2013 at 18:56

      Yo lo veo muy útil, de hecho tenemos varios regalados en casa aunque sin estrenar. Supongo que como todo en la vida, si se usa con moderación no tiene por qué ser perjudicial.

      • Responder
        pequeboom
        30 diciembre, 2013 at 19:06

        Claro que sí! Ya verás como si lo coge te salva de alguna llantina 😉

  • Responder
    ¡Quiero que mi bichilla lleve chupete! Planeando ser padres
    13 mayo, 2014 at 07:03

    […] había abordado este tema del chupete con anterioridad pero poco a poco la situación en casa ha ido variando bastante. Primero, la prima nos regaló una […]

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.