Lactancia

Grupo de crianza 2: uso del sacaleches

uso del sacalechesAquí vuelvo para transmitir al mundo los conocimientos que estoy adquiriendo con el grupo de crianza de mi centro de salud. Si bien las mamás que optan por el biberón no están discriminadas en el grupo, es cierto que los dos primeros días se trataron temas relativos a la lactancia materna. Pero bueno, nunca está de más saber los cuatro datos básicos sobre cualquier cosa por si en un futuro cambiamos de opinión o por cualquier otro motivo nos decidimos a subirnos al carro de este tipo de alimentación infantil. La enfermera de pediatría, acompañada de la matrona jubilada H. nos hicieron llevar a cada una el sacaleches que tuviésemos en casa para enseñarnos a utilizarlos y así estar preparadas cuando nos toque volver al mundo laboral. La verdad es que vamos tan cargadas de cosas en los carritos que como yo ya había usado con éxito el mío en casa decidí no transportar el aparato, pero casualmente otra mamá tenía exactamente el mismo modelo, así es que me fijé en su prueba. Por cierto, aprovecho la coyuntura para recordar que mi sacaleches lo gané en el concurso organizado por Diana de Feliz en brazos y es este modelo de Nuby: manual, sencillo, pero a mí me funciona. Ya dedicaré otro post a eso, pero ahora voy a detallar el procedimiento que nos explicaron para extraer la leche.

1. Higiene. Esto siempre es importante, y más cuando se trata de asuntos de bebés. Hay que lavarse las manos, las areolas (no usar desodorantes o cremas corporales que puedan alterar el sabor o el olor de la leche) y asegurarnos de que todas las piezas del sacaleches estén limpias. Lo mejor es lavarlo siempre con agua caliente y jabón y secarlo bien.

2. Preparativos. Tener a mano todo lo que vamos a necesitar durante la extracción para no tener que interrumpir el proceso e ir de un lado para otro buscando piezas. Tener el sacaleches completo, los botes de almacenamiento, y si estás fuera de casa la bolsita refrigerada donde la mantendrás a la temperatura adecuada.

3. Estimulación. Si aplicamos calor en los pechos (agua caliente en la ducha o bolsas calientes) estimularemos la producción de leche. También hay mujeres a las que les funciona mirar una foto de su bebé, o al propio bebé si lo tienen cerca. De hecho hay quien recomienda aprovechar el momento en que se le está dando un pecho al bebé para sacar simultáneamente leche del otro, pero claro ¡esto requiere práctica! Con mi sacaleches manual yo lo he probado y ha sido todo un despropósito. Sin embargo he de reconocer que mientras la bichilla chupa de un pecho el otro (envidioso como él sólo) va soltando leche casi sin parar, con lo cual es mucho más fácil extraerla, pero no manejar el sacaleches (a no ser que sea eléctrico) porque no te quedan manos libres.

4. Extracción. Buscar un lugar limpio y tranquilo y tener un reloj a mano para calcular el tiempo. Normalmente con 5-15 minutos es suficiente y no conviene forzar más el pecho. Pero si pasado ese tiempo la leche sigue saliendo con facilidad no hay por qué interrumpir el proceso. Los tiempos son sólo para los casos en los que el proceso sea dificultoso, doloroso o no salga nada de nada.

5. Finalización. Al acabar de extraer la leche hemos de guardarla en frascos de plástico o cristal con tapa de rosca, o en bolsas especiales que venden para este fin, anotando siempre la fecha y la hora de la extracción. Esto es útil porque si la vamos a consumir congelada dentro de semanas o meses podremos ir gastando primero la más antigua y no tener el almacén hecho unos zorros y todo desorganizado. Si no se va a congelar hay que consumirla en las 24 horas siguientes a la extracción. Es obligatorio desmontar todas las piezas del sacaleches para lavarlo y secarlo, otra vez con agua caliente, jabón y un trapo limpito.

En los primeros intentos puede que no consigas extraer mucha cantidad ¡incluso que no salga ni una gota! No te desesperes, porque esto es normal, y no te esfuerces más de 15 minutos si no sale nada. Será mejor que lo vuelvas a intentar en otro momento. También puede que sea cosa del sacaleches: yo vi varios modelos manuales, eléctricos conectados a la corriente, eléctricos a pilas… el de pilas no sacaba apenas nada de la pobre chica. El manual funcionaba bien pero había que tener paciencia y claro el eléctrico ¡era como el Ferrari de los sacaleches! En 10 minutos sacó casi 50 ml de su dueña, una mamá que aseguraba no tener leche…

También nos explicaron cómo sacar leche de forma manual, sí, sí, como nos hace la señora H. en cada clase cuando nos ordeña a todas pecho por pecho para que se nos quiten las ganas de pensar que no tenemos leche. Pero esto ya ni lo explico porque para mí que hay que tener una maña y una paciencia digna del santo Job. Vamos, que cuando ella me aprieta siempre sale un choro disparado en cualquier dirección y cuando yo trato de hacer lo mismo me sale una miserable gotilla (sólo una vez he conseguido rociar toda la cabeza de la bichilla con esta técnica, así que ya no la pruebo más). En el próximo post del grupo de crianza explicaré cómo conservar la leche que hemos extraído dependiendo del momento en el que la vayamos a utilizar.

Esto te puede interesar

23 Comentarios

  • Responder
    anuke
    17 enero, 2014 at 08:59

    Me parece superinteresante este tema, quiero decir yo voy a ser madre primeriza en un mes y no he comprado sacaleches, hasta que punto es necesario comprarlo, yo no veo claro que sea tan necesario, tu que dirías?? lo ves estrictamente necesario??
    Bess. Anuke!

    • Responder
      planeandoserpadres
      17 enero, 2014 at 16:34

      No, estrictamente necesario no es. Yo lo tengo porque como ya digo en el post me tocó en un concurso, pero todo depende de tus planes. Si trabajas fuera de casa y quieres continuar con la lactancia más allá de lo que dure la baja de maternidad te será muy útil para ir almacenado leche con antelación y así que alguien pueda dársela a tu bebé cuando tú no estés para cuidarlo. También hay quien opta por limitar las tomas al momento en que está en casa (antes y después del trabajo) y que el resto del día el niño comience con la alimentación complementaria. Y si no trabajas y puedes disfrutar de tu peque todo el tiempo del mundo ¡entonces no necesitas sacaleches para nada!

  • Responder
    tuspatucosymistacones
    17 enero, 2014 at 12:05

    Qué gracia que os «ordeñen» jajaja Yo recuerdo que cuando mi madre estaba embarazada de mi hermano se apretaba el pecho y le salía un chorro! Y sólo tenía 4 años pero me acuerdo de esa imagen, supongo que me haría mucha gracia!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      17 enero, 2014 at 16:36

      Pues eso mismo es lo que nos hacen para quitarnos el trauma y las dudas acerca de si tendremos suficiente leche o no. A mí siempre me sale ese chorro disparado ¡y en casa ya lo he conseguido dos veces!

      • Responder
        tuspatucosymistacones
        17 enero, 2014 at 17:55

        Jajaja qué gracia!!

  • Responder
    mipsicologaonline
    17 enero, 2014 at 12:07

    Reblogueó esto en http://www.mipsico.com.

  • Responder
    sradiaz
    17 enero, 2014 at 13:09

    Debe ser curioso éso de ‘ordeñarse’ manualmente, pero imagino que vendrá bien para un caso de emergencia en el que se está cargada y no se puede dar de mamar… ¡Cuánto estás aprendiendo!

    • Responder
      planeandoserpadres
      17 enero, 2014 at 16:38

      A mí el ordeño manual no me funciona. Quizás sea porque cuando lo he intentado no tendría un exceso de leche, pero por más que apriete no entiendo bien la postura y no me sale más que una gotita, así que con eso no arreglaría nada. Pero hay gente a la que este método le va genial. Las clases son de lo más provechosas. ¡Tienes que buscarte grupitos de estos por Chinchón!

  • Responder
    mamapuede
    17 enero, 2014 at 17:25

    A mi al principio me costó mucho lo del sacaleches, pero luego genial.
    Lo del «ordeño manual» lo hice una vez y tampoco se me dio tan mal, pero vamos, dónde este el sacaleches… mucho mejor

    • Responder
      planeandoserpadres
      17 enero, 2014 at 19:07

      Yo desde la primera vez que lo probé me ha resultado fácil y me sale bastante cantidad, pero la técnica de ordeñarme con las manos no he conseguido aplicarla bien nunca.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    17 enero, 2014 at 17:47

    Yo usé mucho el sacaleches!!!!!! el mio era eléctrico. Menos mal que me informé y sabía que al principio puede no salir nada…no me salia ni una gota pero al menos estimulaba, empezó a salirme poquito a poco, con 4 meses ya dominábamos el tema…

    En cuanto al ordeño manual…jamás conseguí ni consigo más de una gota!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      17 enero, 2014 at 19:09

      Los eléctricos son una pasada, pero de momento yo con el mío manual me apaño muy bien, aunque aún no he probado a sacarme muchas veces porque sigo con la baja y le puedo dar el pecho a la bichilla durante todo el día. Con lo de extraer leche a mano ¡me parece increíble que nadie pueda sacar nada así, pero sí que lo consiguen!

  • Responder
    Amarantisima
    17 enero, 2014 at 21:58

    Yo fui mamá por segunda vez hace 21 días. Con mi primer hijo la lactancia fue un camino de rosas, casi ni necesité el sacaleches. Pero mi segunda hija nació con unas protuberancias en las encías muy parecidas a dientes en cuanto a dureza, y me rompió ambos pezones (con sangre y todo) al segundo día de vida cada vez que me la ponía al pecho me daban corrientazos de dolor hasta el brazo. Decidida a no abandonar la lactancia, opté por sacarme de manera manual, pues mi extractor me hacía tanto daño como la boca de mi nene (creo que tengo el mismo tuyo, manual de Nuby) y salía bastante y pude alimentarla con mi leche hasta que se curaron mis pezones usando la misma leche materna y dejandolos al aire, y ya no me dolían sus pequeños dientes de vampira! Sacarse manual es bien fastidioso y trabajoso; pero sale más que con un extractor manual y duele menos. Yo encontré indicaciones precisas de cómo hacerlo adecuadamente (porque extraerse manual de mala manera puede dañar el seno) en la página de la Liga de la Leche. Esto lo digo aquí por si acaso a alguien le sirve la información. Saludos!

    • Responder
      planeandoserpadres
      18 enero, 2014 at 19:39

      Muchas gracias por compartir la experiencia. Ya te digo que a mí no me ha resultado nada fácil la extracción manual, y sin embargo con el sacaleches tengo bastante éxito y la verdad es que no me duele nada de nada. Gracias por compartir la información que podemos encontrar en la Liga de la leche, porque desde luego hay que tener cuidado con estas extracciones, ya que en los cursos a los que asisto nos han comentado que si presionamos de mala manera podemos obstruir algún conducto, la leche podría quedar retenida y producirnos infecciones como la mastitis. ¡A ver si cada una encontramos el método que más nos ayude! ¡Y felicidades por tu nueva bichilla!

  • Responder
    patricia
    19 enero, 2014 at 19:01

    Cómo me gusta este tema. Una cosa, no es necesario consumirla en las 24 horas siguientes. En nevera te dura como una semana y es más cómodo que tener que descongelar. Yo tenía mi banco de leche congelada pero durante la semana me sacaba y no tenía que congelar. Cuando te llegue el momento te lo explico con más detalle si quieres.
    Si sigues produciendo leche, es mejor descongelar la más reciente porque es la que más se parece a la que está tomando el niño en ese momento. Solo si ves que se caducidad la caduci dale la mas antigua.

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 enero, 2014 at 16:00

      Sí, sí sé que no es necesario consumirla tan pronto, aunque a nosotras nos dijeron que en la nevera no conservarla más de 72 horas. Este viernes continuaré con el post sobre cómo almacenarla y conservarla ¡a ver si coincide con lo que te contaron a ti!

  • Responder
    patricia
    19 enero, 2014 at 19:03

    Dale una oportunidad a la extracción manual, en dos días le coges el truco, te lo digo yo, y te olvidas de llevar sacaleches, lavarlo, etc. Y aunque utilices normalmente el sacaleches, te viene bien saberlo por si algún día se rompe, te falta una pieza o estás congestionada sin haberlo previsto. Es mi consejo. Yo tengo olvidado el sacaleches y tengo uno de lis ferrari, como dices.

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 enero, 2014 at 16:02

      La verdad es que es una gran ventaja lo de no tener que estar todo el día fregando cacharros del extractor de leche, pero es que el método manual se me ha dado tan mal que no me veo futuro con él. Lo mismo es cuestión de practicar más y tener paciencia.

  • Responder
    El rincón de Mixka
    20 enero, 2014 at 23:27

    Muy útil el post! Yo lo compré no sé muy bien para qué. Porque cuando me reincorpora al trabajo ya había abandonado la lactancia. Y esta vez no sé qué haré. Me parece tan difícil combinar el trabajo con la lactancia… Obviamente es posible, pero no lo sé… En cualquier caso tus consejos me vienen genial. 😉

    • Responder
      planeandoserpadres
      21 enero, 2014 at 14:44

      Yo ya que fue regalado quiero darle uso y aprovecharlo. De momento sólo tengo congelado un botecito, pero es que la bichilla come tanto que no me deja una gota para almacenar. Me pasa como a ti, que ahora pienso en seguir con la lactancia cuando se acabe la baja y me parece completamente imposible, pero como tantas mamis lo han conseguido ¡yo voy a ser positiva y voy a creer que sí se puede! Hasta que descubra lo contrario…

  • Responder
    juanpedezr72@gmail.com
    6 marzo, 2014 at 14:49

    Este blog es realmente un paseo a través de toda la información que deseaba sobre este este tema tan aditivo y no sabía a quién preguntar .
    guarderia infantil torrejon de ardoz http://www.pequenaspromesas.com/guarderia-torrejon-de-ardoz.html

  • Responder
    Adria
    15 agosto, 2017 at 11:18

    Fabuloso articulo. Las que somos primerizas nos va increíble.Muchas gracias.

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.