Lactancia

Grupo de crianza 3: conservación de la leche materna

conservación de la leche maternaVamos a seguir compartiendo los conocimientos que adquiero semanalmente en el grupo de crianza para ayudar a otras mamis que no dispongan de tiempo para acudir a este tipo de reuniones, o que tengan dudas sobre estos temas. Claro que también me vendrá bien que me contéis vuestras experiencias, por si resulta que quienes dirigen mi grupo están tocadas del ala y nos están dando recomendaciones erróneas (yo creo que no, que están centraditas en lo suyo, pero como soy primeriza no puedo asegurar nada). Hoy seguimos con el tema de la lactancia materna, en concreto con la mejor forma de conservación de la leche materna tras haberla extraído siguiendo el procedimiento que comentamos en el post de la semana pasada. Si habéis llegado a estas alturas de expertas madres lactantes ya sabréis que lo mejor es darles de comer directamente del pecho, o a ser posible conservada en la nevera y lo de la congelación lo dejaremos para casos en los que sea imposible cualquiera de las vías anteriores.

1. Higiene. Ya sé que me estoy volviendo muy repetitiva con el tema, pero por si acaso hay por ahí alguna madre de higiene relajada, no estará de más que lo repitamos. Además del sacaleches, los botes de conservación donde vamos a almacenar la leche deben estar escrupulosamente limpios.

2. Recipientes. Venden bolsas especiales para la congelación de leche materna como estas de Medela, o estos botes de diferentes marcas, aunque para ahorrar a nosotras nos han recomendado usar los típicos botes que nos dan cuando vamos a hacer un análisis de orina, esos transparentes con el tapón rojo. Normalmente son de 100 ml., pero los hay también de 60 ml. que serán más adecuados para poder ir descongelando sólo la leche que necesitemos y no tengamos que desperdiciar nada. Como son botes estériles hay que lavarlos bien con agua y jabón antes de introducir la leche que queramos conservar.

3. Tiempos. La leche hay que congelarla inmediatamente tras la extracción, tras haberla dejado un par de horas en la nevera para que el cambio de temperatura no sea tan brusco, o como mucho dentro de las 24 horas posteriores a la extracción siempre y cuando haya permanecido en la nevera durante este tiempo. La leche puede conservarse en la nevera a una temperatura de 4 grados o inferior durante un máximo de 3 días. En el congelador, podrá conservarse durante un máximo de 6 meses a una temperatura de -20 grados.

4. Llenado. No llenar nunca los botes hasta la tapa, sino que hay que dejar 1 o 2 centímetros respecto al borde, ya que al congelarla la leche aumentará de tamaño y como esté tan lleno podremos romper el envase.

5. Fecha. Escribir siempre la fecha y la hora de la extracción, para llevar un control de nuestro almacén e ir consumiendo los lotes más antiguos.

6. Mezclas. Si con una sola extracción no habéis conseguido llenar vuestro bote de almacenamiento, podéis seguir añadiendo leche de otras extracciones que se hayan realizado durante el mismo día. En este caso, cuando el frasco aún esté medio lleno no lo congeléis, dejadlo en la nevera hasta que lo hayáis completado con nueva leche, y cuando todo el líquido esté a la misma temperatura podréis precintarlo y congelarlo.

7. Colocación. Dentro de la nevera o del congelador, lo ideal sería que destinásemos un cajón sólo para nuestro almacén de leche materna, pero como esto no será fácil, al menos hay que tener la precaución de colocarlos sin tocar las paredes de la nevera y evitando que estén en contacto directo con otros alimentos, ya que podrían traspasarle olores o sabores que hiciesen que los bebés rechazasen la leche. Esto es aún más importante si conservamos la leche en esas bolsitas especiales de plástico, ya que se pueden rasgar con facilidad si rozan el envase de otros productos congelados.

8. Descongelación. Cuando por fin llegue el día en que la separación de vuestros bichillos sea irremediable y tengáis que echar mano de vuestro almacén de leche materna, es importante que sigáis un proceso de descongelación regulado para que la leche no pierda sus propiedades. Lo ideal es sacarla del congelador y dejarla en la nevera hasta que pase a estado líquido. Después dejarla a temperatura ambiente, y en el momento de consumirla calentarla bajo el chorro de agua caliente del grifo o poniéndola al baño María. Recordad que sale de nuestro cuerpo a unos 37 grados de temperatura, por lo que cuanto más nos acerquemos a ese calorcito menos extraña la encontrarán nuestros bichillos.

Claro, esto es todo explicado idealmente. Que después seguro que hay quien acaba descongelándola en el microondas o haciendo salvajadas aún mayores. Pero yo de eso ya no me hago responsable. Se recomienda comenzar a extraer leche al menos 15 días antes de que se vaya a producir esa separación constante del bebé, pero hay quien empieza antes porque tiene mucha leche o porque cree que va a necesitar grandes reservas de leche congelada. Yo no sé por cuál opción decidirme, ya que en principio hasta abril podré estar completamente pegada a la bichilla. Además, esta chupa tanto que a veces he intentado sacarme algo después de que se cansara de comer ¡y no me ha dejado más que unas miserables gotitas! Vamos, que o me pongo a estimularme en serio con el sacaleches para que mi cuerpo crea que es la bichilla quien necesita más leche a diario o voy a tener muy pocas reservas congeladas cuando llegue el momento. Por ahora ¡sólo un bote!

Esto te puede interesar

25 Comentarios

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    24 enero, 2014 at 08:38

    Hola, no soy ninguna experta en lactancia, pero ¿has probado de enchufarte a la bichilla en un pecho, y mientras sacarte leche del otro? yo así conseguía sacar bastante, y se estimulan los dos pechos a la vez, y así se produce más leche en ambos.

    • Responder
      planeandoserpadres
      24 enero, 2014 at 23:27

      Sí, sí que he probado pero mi sacaleches es manual y la verdad es que derramo más de la que recojo. Pero es cierto que en ese momento mientras la bichilla come de un lado se me escapa la leche del otro.

  • Responder
    Gestando una idea
    24 enero, 2014 at 09:19

    Y eso que son botes pequeños, porque si dices que son como los botes de muestra de orina, o aún menores, pues son pequeñitos. Pero me imagino, que claro, el cuerpo humano no es como una vaca y da mucha menos leche. Pero no sé porqué, me ha llamado mucho la atención que sean los botes estos tan pequeñitos. Una, que está en la parra, jajaja.

    Muy buena entrada. Es algo que creo que leo por primera vez. Y es muy interesante. Ay, cuanto aprendemos de ti 🙂

    ¡Besos!

    • Responder
      planeandoserpadres
      24 enero, 2014 at 23:31

      Ya verás que cuando te encuentres en esa situación los botes te parecerán enormes como no logres llenarlos a la primera. Además, los bebés no comen tanto de una sola vez, de ahí que sea más práctico almacenar la leche en botes pequeños para no desperdiciar nada.

  • Responder
    mamapuede
    24 enero, 2014 at 09:22

    Ves? a mi me dijeron que en los botes eso de orina nada de nada… yo utilice las bolsas de medela, me parecieron lo más cómodo para almacenar, que sino tanto bote ocupa mucho.
    Empecé a sacármela dos meses antes de incorporarme al trabajo porque el niño me dejaba sequita y casi no extraía nada.

    • Responder
      planeandoserpadres
      24 enero, 2014 at 23:34

      Pues como me pasa a mí, que esta chupa mucho y no hay forma de almacenar nada. Las bolsas tienen la ventaja del espacio pero¿se te rasgaron alguna vez? ¿Se pueden reutilizar? Y tienen la desventaja de que son carillas. ..

      • Responder
        mamapuede
        25 enero, 2014 at 15:27

        Nunca se me rompieron.
        Es verdad que son caras, y no se pueden reutilizar.
        Lo que no sé es si hay mas marcas que las vendan a un precio mas barato…

        • Responder
          planeandoserpadres
          25 enero, 2014 at 19:56

          Ya iré investigando ¡al final voy a tener la leche almacenada en todos los envases posibles!

        • Responder
          Dulce
          22 septiembre, 2017 at 01:44

          Disculpa, porque no se pueden reutiizar? Soy madre primerisa y creí que si se podía

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    24 enero, 2014 at 16:13

    A mi también me dijeron que los botes eso no, o bienlas bolsitas o bien otros que compré que vendian en la farmacia. Los esterilizaba siempre antes. Me sacaba de 60 y de 100ml, y los cogelaba, al final, cuando supe que no iba a trabajar dejé de hacerlo, así que lo hice muy pocas veces. Justo ayer leí de mano de Carlos González, que el hecho de no poder calentar la leche en el miroondas es solamente para prevenir quemaduras en el bebé…solo por eso!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      24 enero, 2014 at 23:37

      Anda pues entonces no es tan malo el microondas como nos han explicado. Yo de momento sólo me he sacado 3 o 4 veces, así que el almacén lo tengo bien escaso ¡ y yo sí que tengo que espabilarme para cuando vuelva al trabajo.

  • Responder
    matronaonline
    24 enero, 2014 at 18:57

    Olé! qué completo! me encanta!

  • Responder
    MamadeunSurvivor
    24 enero, 2014 at 20:50

    Yo tuve que extraerme leche a las dos semanas de nacer Álvaro y más o menos lo hice como indicas. No lo hice tan mal entonces ;-). Muchos besos.

    • Responder
      planeandoserpadres
      24 enero, 2014 at 23:40

      Pues es una suerte que ya nacieras sabiendo porque a mí si no me hubieran explicado todo esto en el curso de crianza estaría ahora super perdida.

  • Responder
    Gema
    25 enero, 2014 at 09:55

    Gracias por la información tan completa!!yo tengo que empezar a sacarme la leche e ir congelándola porque en 2 meses empiezo ya a trabajar… 🙁
    Me han dicho que la leche al descongelaría tiene un sabor muy agrio y que puede que el bebe la rechace…otra cosa tb esta el hecho de que mame en biberón, que puede que no les guste esa «nueva tetina»…

    • Responder
      planeandoserpadres
      25 enero, 2014 at 19:59

      Eso sí puede pasar, que parezca que está agria pero que no quiere decir que se haya estropeado. Claro que si el bebé la rechaza ¡poco podremos hacer! Y lo de la tetina sí que puede ser una aventura hasta dar con una que les guste. Si después de todas las complicaciones ¡verás que al final echaré de menos dar el pecho como hasta ahora y sin tanto artilugio de por medio!

  • Responder
    sradiaz
    25 enero, 2014 at 10:03

    ¿Y cómo fue ésa crisis de lactancia de éstos días? ¿Superado?

    • Responder
      planeandoserpadres
      25 enero, 2014 at 19:57

      ¡Síii! Parece que se ha arreglado la cosa. Pero es que en sólo 2 meses ya llevo 3 de estas crisis, aunque en las anteriores lo notaba porque quería estar enganchada todo el día al pecho, y eso no me preocupaba: yo la ponía siempre que lo pedía y arreglado. Pero el problema de esta vez es que se enganchaba al pecho y al poco lo rechazaba, daba tirones del pezón y se ponía a llorar desconsolada.

  • Responder
    Amarantisima
    26 enero, 2014 at 03:18

    Hola!Pues yo nunca he tenido que extraerme para largo plazo, pero si se de primera que calentar en microondas es malo porque no se calienta toda la leche, sólo partes de ella, y eso es lo que quema al bebé. Y te tengo una técnica para extraerte al mismo tiempo de dar pecho. Unos minutos antes de que sepas que la bichilla querrá comer, empieza a extraerte del otro seno. Cuando ya tu bichilla esté hambrienta, póntela en el otro seno, y sigue extrayéndote y verás que sale bastante!! Y luego intercambia de pechos y puedes sacar hasta 180ml. Lo he hecho para darle esa leche a mi hijo mayor, y de verdad me resultó bastante bien. Saludos!

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 enero, 2014 at 08:14

      ¡180 ml! Es una pasada de leche. Vamos si te escucharan las de mi grupo de crianza que a duras penas logran sacar 30 ml en cada intento… Me viene bien ir recogiendo todas estas recomendaciones para ver con cual tengo más éxito.

      • Responder
        Amarantisima
        26 enero, 2014 at 20:19

        180ml entre ambos pechos, y en días de suerte, jajaja, debí aclarar eso para que no piensen que soy una heroína de la leche o algo así

  • Responder
    newlymami
    2 febrero, 2014 at 06:13

    Muy cierto tu post. Comparto lo del llenado, nunca llenar hasta arriba porque al descongelar luego hay problemas jajaja, entre que se cae, está caliente el recipiente y las prisas uno no da con la buena 😉

    • Responder
      planeandoserpadres
      2 febrero, 2014 at 22:49

      Y sobre todo para no desperdiciar ni una gotita ¡con lo valiosa que es para los bichillos!

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.