Trabajo y familia

Grupo de crianza 5: la vuelta al trabajo

grupo_crianza¡Ay! Otro tema trascendental que hemos tratado en las reuniones del grupo de crianza es el de la incorporación de las madres a su puesto de trabajo una vez finalizada la baja de maternidad. Yo tendré las 16 semanas habituales y 4 semanas más por la compactación del permiso de lactancia. Y se acabó. Cuando la bichilla tenga 5 meses tendré que volver al trabajo, que anteriormente era muy cómodo porque prácticamente todo lo hacía desde casa, pero estas condiciones quizás cambien debido a lo mal que ha sentado mi embarazo en el entorno laboral. Y claro, los días van pasando y es inevitable pensar en cómo te vas a organizar con tu bichilla cuando llegue el temido momento. No os creáis que tal y como están las cosas ya no sé si dar gracias por tener trabajo o su tal vez estaría más feliz en paro y con meses por delante para disfrutar con mi bichilla. ¡Nunca estamos conformes con lo que tenemos! Las dudas principales que suelen asediar a las mamás cuando piensan en la reincorporación laboral suelen girar en torno a estas cuestiones, más o menos.

1. ¿Dónde la dejas durante la jornada? Que si con las abuelas, que si en la guardería… Ninguna solución nos parecerá lo suficientemente buena. De mi madre me fío, mucho. Trabajó 13 años en una clínica privada de maternidad y 5 años más, hasta que se quedó en paro, en una guardería donde preparaba las comidas para los peques. Vamos que estaría rebien con ella, pero el problema es que ya tiene a su cargo a mi abuela, con 91 años recién cumplidos y con el mayor grado posible de dependencia debido a su alzhéimer. Hacerla cargar con un bebé tan pequeño (aunque ella estaría encantada) no me parece justo. Las guarderías no me gustan. ¡Y eso que justo mi madre trabajó en una de ellas, yo fui a ayudarla alguna vez y me gustó mucho su funcionamiento. Pues aún así ¡nada me parece suficientemente bueno para mi bichilla! Mi suegra trabaja y estaría disponible unas veces sí y otras no, y creo que preferiría un entorno estable para la bichilla y que siempre siguiese la misma rutina. El papá tiene claro que de necesitar algo ¡irá de cabeza a la guardería!

2. ¿Cuánto me va a echar de menos? Aquí no sabemos si debatirnos entre nuestro deseo de que no sufra y acepte la separación, y nuestro amor propio que quiere que la bichilla me eche mucho de menos para comprobar que en el fondo no soy tan mala madre y algo de afecto me ha cogido la niña desde que nació. En el grupo tenemos una que ya han comenzado a trabajar y su niña ni se ha inmutado, y otra que no la deja dormir de noche puesto que no ve a su mamá durante el día. ¡Hay gustos para todos!

3. La alimentación complementaria. Las enfermeras y matronas nos recomiendan la lactancia exclusiva hasta los 6 meses, pero si la mamá debe incorporarse antes al trabajo, o sois unas cracks creando vuestro propio banco de leche materna con el sacaleches habrá que anticipar la introducción de la alimentación complementaria. Y con adelantar no quieren decir que un mes antes de que vayamos a trabajar empecemos a quitarles la teta para ver si les gustan los cereales y las frutas y se vayan acostumbrando. No. La teta es sagrada y seguiremos con ella hasta el primer día de trabajo, y ese día ya empezaremos con lo que nos haya recomendado el pediatra, aunque podremos seguir dándoles el pecho siempre que estemos con ellos.

4. Trastornos variados. Está comprobado que hay niños que cuando sus madres vuelven al trabajo se niegan a comer hasta que esta no regresa a casa. No es que no les gusten los cereales, ni la fruta, ni siquiera la propia leche que se ha extraído su madre y que otra persona le da en un biberón, sino que se ponen en huelga de hambre y pueden pasarse hasta 12 horas sin comer, o el tiempo que dure la jornada de esta. Y no hay que preocuparse, porque ya nos dicen en el grupo que ningún niño ha muerto de hambre en España porque su madre tuviese que irse a trabajar. Eso sí, cuando entremos por la puerta de casa ¡van a reclamar todos y cada uno de los segundos para ellos! Esto puede alterarles también el sueño, ya que si hasta ahora comían principalmente de día y descansaban más horas de noche, pueden cambiar el ritmo, de forma que “hibernen” mientras no estén con sus madres, y por las noches quieran comer cada 2 horas, no quieran dormir… ¡esto tiene que ser un infierno! Pero ante todo, tranquilidad, que por suerte la vida del bebé son todo fases y todas, hasta las peores, acabarán pasando.

Sin embargo, el consejo que más nos repiten en las clases es que nos olvidemos de todo y disfrutemos de la baja de maternidad. Porque no sirve de nada empezar meses antes a agobiarnos y temer la llegada del momento en que debamos separarnos de nuestros bichillos. Tenemos que pensar que el trabajo es fundamental para realizarnos como personas y como sustento familiar, por lo que hay que lograr compaginar ambas actividades y eso sí, que el poco tiempo que tengamos para dedicarle al bebé sea exclusivo para él. Vamos a llorar ¡y mucho! Porque a todas las madres les ha pasado, pero también saldremos adelante, aunque durante esos primeros días parezca que nunca vamos a ver la luz al final del túnel de la separación. Y vosotras ¿en qué fase estáis? ¿Temiendo que llegue la separación o ya la habéis superado con éxito?

Esto te puede interesar

34 Comentarios

  • Responder
    Gestando una idea
    7 febrero, 2014 at 08:02

    Jó….es que debe dar una penita volver al trabajo…Pero quédate con lo que han dicho en el grupo de que el trabajo es fundamental para realizarnos como personas y como sustento familiar. Y que también viene bien tratar con adultos un ratito y si estuvieras siempre con la bichilla, echarías algo de menos a los compis (a largo plazo, digo. Está claro que a día de hoy, que les den a los compis, jajaja). en realidad no es un gran aliciente, pero si hay que buscarle la parte buena, pues eso es lo más parecido que me puedo imaginar…

    De todos modos, no lo pienses de momento. Todo llegará. Ahora a disfrutar de ella.

    ¡Besos!

    • Responder
      planeandoserpadres
      7 febrero, 2014 at 17:59

      ¡Ay tanto realizarse como persona! ¡Si yo ya estoy hecha y derecha! De todas formas ¡gracias por los ánimos! De las cosas buenas que puedo verle al trabajo, creo que actualmente el sueldo es lo único que lo salva. Pero como hemos dicho en el grupo y en el post ¡ahora toca pensar en otras cosas y seguir disfrutando de mi baja y de mi bichilla.

  • Responder
    Bego
    7 febrero, 2014 at 08:06

    Es duro volver. Para mí la guardería siempre es la última opción, los niños que van se suelen poner enfermos muy a menudo y al final hay que dejarlos con alguien para que los cuide mientras están malitos, o sea, que lo mismo lo hubieras dejado con esa persona desde el.principio y le hubieras ahorrado la enfermedad. Esto hay que pensarlo también. Luego ya depende de las posibilidades de cada uno.
    Y jaja no hay que ser una crack para hacer un pequeño banco de leche antes de ir a trabajar. En cuanto el nene se empiece a saltar una toma, ¡a por el sacaleches! Por ahí se empieza. Luego te puedes sacar la leche una vez al día en el trabajo. Yo aprovechaba el único descanso que tenía de 15 minutos. Lo hice tres meses, lo que necesitamos. Es verdad que es un poco rollo pero son solo unas semanas.
    Bueno, ya corto el rollo. Me parecía interesante añadir una visión de alguien que ya ha pasado por todo lo que te contaron.
    Un beso

    • Responder
      planeandoserpadres
      7 febrero, 2014 at 18:02

      Pues mira eso de que enferman mucho más lo dice todo el mundo, pero lo que no había tenido en cuenta es que claro encima si se ponen malitos allí no los quieren y también hay que faltar al trabajo o depender de otra persona que los cuide. Mi bichilla ya se va saltando alguna toma ¡pero son las de la noche, porque se acuesta y hasta las 8 de la mañana no se levanta y claro, levantarme de madrugada para sacarme leche ¡jajaja! ¡Como que no voy a estar por la labor de ordeñarme a esas horas! Supongo que es porque aún es muy pequeña, pero es un buen consejo para cuando pasen unas semanitas más y vaya comiendo con menos frecuencia. Muchas gracias por contarme tu experiencia, porque me has abierto los ojos en dos asuntos fundamentales.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    7 febrero, 2014 at 10:00

    La verdad es que yo no he pasado por eso, por suerte… Con Alfonso tenía un trabajo en la tv que me permitía encargarme de él y con Rafa estaba sin trabajo… Yo siempre digo que lo ideal es tener una persona en casa, porque así matas do pájaros de un tiro, te cuidan al niño y la casa te la apañan..pero bueno, eso no se lo puede permitir todo el mundo… Lo de los abuelos está bien pero es cierto que les atas a diario, y ellos también tienen que tener su vida, pero bueno, si unos días van con unos y otros días con los otros, pues genial…Yo tengo a mis suegros en Zaragoza y mis padres trabajan, así que esta opción tampoco es posible muchas veces… La faena de la guardería es lo de que se ponen malos con frecuencia y claro, y eso para tu trabajo es un estrés…
    Lo que está claro es que hay que disfrutar de la baja, al final los críos se acostumbran a todo y casi todos los padres trabajan y los niños están felices…

    • Responder
      planeandoserpadres
      7 febrero, 2014 at 18:06

      Ves, pues yo lo de meter un extraño en casa no lo termino de ver. Para que me la limpien sí me fío pero para dejarle a la bichilla nada de nada. Creo que antes me fío más de las guarderías que de una cuidadora sin vigilancia. Ya me han explicado en un comentario anterior que encima en la guardería, además de coger todos los bichos malos que haya en el ambiente, cuando se pongan enfermos me los van a dejar en casa, así es que es un mal asunto que tampoco había tenido en cuenta ¡uy qué difícil se está poniendo el tema! Si yo soy consciente de que casi todo el mundo trabaja y todos los niños salen adelante tan panchos y felices, pero claro, al personalizarlo en mi bichilla ¡ya no lo veo igual de bien! Bueno, ya os contaré qué decisión tomamos cuando llegue el momento.

  • Responder
    Esther
    7 febrero, 2014 at 10:01

    Si que da palo empezar y pena por dejarlo. Yo unos dias antes los tuve tontos, pero todo se pasa. La verdad es que yo debido a mi reducción de jornada (que ahora puede ser hasta los 12 años del niño! Yuhuuu…De lo poco bueno que ha hecho este gobierno), solo trabajo cuatro dias y lo hago de 19 a 00:30. Un horario poco habitual pero que me permite estar con él todo el día y luego llega mi marido y se queda con él (baño, bibi y a dormir). Quizá si se quedara con otra persona o en una guarde lo pasaría peor. Va bien desconectar de llantos, bibis, papillas y relacionarte con el mundo de los adultos de nuevo. Yo lo llevo bien y M. ni se entera que no estoy. Cuando sea mas grande quizá si se da mas cuenta, de momento mejor así.
    Tu bichilla supongo que lo notará mas, pasará de teta a bibi y a estar en otro ambiente, pero todo lo superará.
    Puede que tengas suerte y te dejen seguir trabajando desde casa, sería de muy mal gusto que ahora te cambiaran el horario solo porque a la señora antiniños se le antoja así….grrrrr que mala gente!!!
    Ánimo y no lo pienses mucho, que aún te queda mucho por disfrutar!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      7 febrero, 2014 at 18:12

      Es que tu horario de trabajo es malo para todo ¡excepto para tu peque! Mira que suerte has tenido por ese lado, y encima con lo de la reducción de jornada todo será más fácil. No, si al final lo del gobierno de derechas alguna ventaja tenía que tener… Para mí lo de la reducción de jornada de momento es impensable: si me quedo en casa como hasta ahora porque aquí no hay horarios y hay que estar disponible las 24 horas para cualquier emergencia (vamos, como si la investigación universitaria tuviese casos de vida o muerte, yo a veces no sé qué tipo de trabajo cree esa mujer que desempeñamos…). Y si tengo que estar allí de cuerpo presente y pido la reducción ¡lo que no me van a cuadrar son las cuentas a final de mes, porque hacer el desplazamiento para cobrar la mitad y encima tener que pagar guardería… ¡hasta me va a costar el dinero ir al trabajo! De momento seguiremos sin pensarlo, pero vamos, que me veo el día anterior a la reincorporación y sin haber mirado ni guarderías, o haber hablado nada con la abuela… al final, con tanto tiempo por delante y me pillará el toro. Por cierto ¿qué tal la experiencia con la mochila portabebés?

  • Responder
    mamapuede
    7 febrero, 2014 at 10:29

    Y una combinación abuela + guarde?
    Nosotros dejamos al peque con mi madre de los 5 meses que yo me incorporé hasta el año, y luego ya se lo llevamos a mi madre y ella le lleva 3 horas y media a la guarde, le da de comer y le duerme la siesta, luego llego yo.
    Yo creo que para que la adaptación sea más fácil, es fundamental que el bebé “conozca” a las personas con las que le vas a dejar, en nuestro caso, a mi el niño no me extrañó para nada, él estaba con su abuela feliz, pero claro, la veía prácticamente a diario, y no fue un trauma para nadie, ni de comidas, ni de sueño.. nada.
    Espero que con el segundo sea igual…

    • Responder
      planeandoserpadres
      7 febrero, 2014 at 18:15

      Pues mira es otra idea para no saturar tanto a la abuela, pero ¡los gérmenes seguro que me los iba a coger igual! Esta aún es tan pequeña que no extraña a nadie y le da igual quien la coja o se encargue de ella (menos en el momento de comer claro, que teta solo tiene estas dos). Dicen que es a partir de los 6 meses cuando empiezan a darse cuenta de a quién conocen y a quién no… con mi madre seguro que no habría problemas porque yo no sé que tiene para los niños, que sin ser una mujer especialmente juguetona con ellos ni nada todos se les acaban pegando. Mi sobrina la persigue como si fuese un perrillo y no se separa de ella ¡y eso que el único juego que le da mi madre es dejarle sacar las cosas del lavavajillas cuando está ya todo limpio! Si te funcionó el método con el primero ¡seguro que también irá bien con el segundo!

  • Responder
    mjmochon
    7 febrero, 2014 at 11:06

    Hola!!
    ¡Qué pena de conciliación nos quieren vender, ¿no creéis?!
    Para mi esto no es conciliar sino sacrificar, elegir, no sé cualquier cosa menos conciliar.
    Con mis dos primero hijos utilicé la guardería, me sacaba leche, lloraban ellos y lloraba yo, mocos, otitis, bronquitis, fiebres, ratos robados al trabajo para ir a urgencias, chutes de de dalsy y apiretal… y un sin vivir en el trabajo porque tenía la cabeza y el corazón con ellos.
    A mi no me compensaban las charlas con los adultos, y llegó a no compensarme tampoco el sueldo a fin de mes, sabía que me necesitaban pero no tuve el coraje ni la conciencia de mover pieza.
    Con mi tercer hijo, a ese que ya no vacuné y que parí en casa, la cosa cambió. Obviamente yo ya había cambiado. Me despedí de mi trabajo yo misma. “Tu que pudiste”, pensaréis. Pero no era así. No estábamos muy allá económicamente pero que sí hicimos fuer rebajar muy mucho lo que creíamos que eran necesidades básicas. Decidimos vivir con bastante menos y pudimos, se puede. Desde entonces estoy con mis hijos en casa sin el problema de la separación cuando aún no es el momento, al menos para nosotros.
    Yo no me creo que el trabajo nos realice, el trabajo es un invento para producir porque este sistema lo necesita, A mi me realizan otras cosas y busco mis relaciones adultas desde un lugar diferente al típico trabajo.
    Os deseo mucho ánimo a quien le llegue el momento de separarse y a las que lo estéis pensando… fuerza… porque se puede dejar de trabajar… es cuestión de reorganizar nuestros valores y darle fuerza a lo que realmente queremos. Da igual lo que sea, pero es importante HACER LO QUE EL CORAZÓN MANDA.

    • Responder
      planeandoserpadres
      7 febrero, 2014 at 18:24

      No, no si le yo creo que ya le llamamos conciliación por llamarlo de alguna manera y para que todos sepamos de qué estamos hablando, pero vamos que es un despropósito se mire por donde se mire. Lo que me faltaba para desear no volver al trabajo ¡era una experiencia como la tuya! ¡Jajaja! Sí que me has animado pero a mandarlo todo a tomar viento y quedarme con mi bichilla (como me lea el papá de la bichilla me va a reunir para una charlita muy seria al respecto…). Sé que se puede vivir con menos dinero, de hecho ya he comentado más de una vez que nosotros nos lanzamos a esto de la paternidad poniéndonos en el peor de los casos económicamente hablando: que yo perdiese mi trabajo tras el embarazo y aún así las cuentas nos salían. Pero luego está el temido qué dirán: que yo soy muy echada para adelante y muy fuerte pero hay críticas que duelen: ¿cómo te vas a quedar en casa siendo una mantenida? ¿Para eso has estudiado una carrera? “Mira que los niños luego crecen y ya no te necesitan tanto”, “Te vas a aburrir de ser ama de casa y no tener vida propia”. A mí el trabajo en sí no me importa: vamos que he sido igual de feliz siendo cajera de un supermercado mientras me sacaba la carrera, dependienta de una tienda de juguetes mientras hacía el doctorado y ahora con mi trabajo en la universidad. O sea que puedo hacer de todo sin que me suponga un trauma el trabajar en algo para lo que no he estudiado. Yo seré muy mala madre y tendré aún el instinto materno por desarrollar pero ahora mismo es que no pienso en otra cosa que no sea estar con mi bichilla y claro ¡eso es lo único que el trabajo no me va a dar! Ya veremos cómo salimos de esta.

  • Responder
    Marta
    7 febrero, 2014 at 11:26

    Con mis dos hijas, utilicé los 4 meses y el mes (que realmente no llegaba al mes) de lactancia. Aún así, con casi 5 meses, fue un trauma dejarlas. Puede que no tanto para ellas, sino más para mí. La petite no comía otra cosa que teta. Pero ni siquiera en un biberón. Nada de papillas… Tuvimos que empezar con la fruta, porque los dos días de prueba, fueron unos lloros desconsolados…
    Las leyes están mal hechas, no se respeta la maternidad, ni la necesidad de los más pequeños, que todavía con 5 meses nos necesitan!!
    Besos especiales!

    • Responder
      planeandoserpadres
      7 febrero, 2014 at 18:27

      Vamos es que si no nos necesitaran con 5 meses apañaditas iríamos. Ya ves que yo pienso en el trauma de ir a trabajar por no estar junto a ella, porque vivo en un mundo muy feliz en el que pienso que esta es una zampona y no tendrá problemas con otro tipo de alimentación, pero si encima a la separación le sumamos los traumas alimentarios ¡el que no logrará conciliar el sueño será el papá de la bichilla! Yo creo que esta legislación la debió proponer alguien sin hijos y la votaron gente sin este tipo de problemas en sus casas porque sino es que no se entiende que estemos funcionando así. Y claro, hasta que no te metes de lleno en esto de la maternidad, pues no te das cuenta de lo mal montado que tenemos el sistema. ¡Gracias por comentar!

  • Responder
    Flordeliss
    7 febrero, 2014 at 12:47

    Yo todavía no puedo opinar sobre esto… hay veces que no comento porque no puedo darte mi opinión como madre pues aun no estoy en ello(pero si te leo). Por cosas que he visto en el trabajo y entorno es una situación dura que se tiene que saltar… una compañera del trabajo mientras estaba trabajando (ella como algunos otros hace turnos de 24 horas alguna vez) se sacaba la leche a ratos y la congelaba hacia un montón de leche y en su casa también tenia así cuando ella no estaba su marido le daba la leche de ella,
    Espero que no tengas que sufrir mucho con tu bichilla,,, muchos besitos y disfrútala que todavía puedes!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      7 febrero, 2014 at 18:32

      Tú no te sientas cohibida y aunque aún no seas madre ¡comenta, comenta! Que yo aún me estoy estrenando en esto de la maternidad y me encanta opinar acerca de todo. Si es el deporte nacional de este país, lo de opinar y criticar sobre cualquier tema que se tercie aunque no tengamos ni idea de lo que hablamos. Lo que me dices de sacarme leche y almacenar es lo que en principio querría hacer ¡y a ver si funciona! Porque aún así hay niños que se cierran en banda y no quieren ni ver la leche como no esté saliendo de una teta en ese mismo momento. Por cierto ¡feliz cumple mes para tu blog!

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    7 febrero, 2014 at 15:47

    Uffffffff yo me planteaba dejar a mi tesoro con mi madre, pero cuando llegó el momento de hacerlo, era tan pequeño aun, me necesitaba tanto…que me pedí una excedenciade tres años, el máximo que me daban…para mi la guarde no era una opción porque mi turno laboral es por la tarde y no hay guardes por la tarde…y a mi madre no iba a echarle el cargo de un bebé tan pequeño tanto tiempo, un ratito bueno, pero había que empezar con la alimentación complementaria…es una gran responsabilidad!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      7 febrero, 2014 at 18:37

      Anda que viendo las respuestas al post sólo me están dando ganas de quedarme encerradita en mi mi casa y no pisar la calle. Mi madre no quiere que la lleve tan pronto a la guardería, pero claro, como dices es una responsabilidad muy grande cargarla a diario con la niña ¡aunque ella se ofrece! ¡Ay, no sé qué haremos! Porque encima es que si siguiese con mi ritmo de trabajo anterior al embarazo yo estaría aquí con ella y como mucho una tarde a la semana tendría que reunirme en el trabajo y eso sí que sería fácil de combinar. Aunque por otro lado está el tema de la concentración: claro si me quedo en casa con la bichilla pululando a mi alrededor, veríamos si rendiría igual que antes (que ya sé yo que no iba a ser así). Por más que lo pienso no le encuentro apaño así es que ¡mejor no pensarlo!

  • Responder
    matronaonline
    7 febrero, 2014 at 17:04

    Cualquier opción es buena y a cualquier opción vas a encontrarle mil cosas malas, es inevitable! pero tienen razón, debes disfrutar de este periodo y que no le quite felicidad a este momento el agobiarse ocn lo que pueda pasar si tomas una u otra opción. Piensa que, decidas lo que decidas, todo es modificable. Podéis probar con una guarde y, si no va bien, buscar otra alternativa, por ejemplo.
    Es una pena la porquería de conciliación que tenemos en este país y es una pena que (no voy a decir que en todas, porque no sé si son todas, pero sí la mayoría) en las guarderías públicas no puedas adaptar tu horario de manera que si un día puedes llevarla más tarde o recogerla antes, no se pueda… y por el precio de una guarde privada, en cuanto tengas 2 peques, merece la pena meter a una persona de onfianza en casa.

    • Responder
      planeandoserpadres
      11 febrero, 2014 at 15:27

      Es verdad que podemos ir probando opciones e ir cambiando sobre la marcha ¡pero sería tan bueno empezar desde el principio con la opción correcta para no sufrir con cada nuevo intento…! Si tuviese que llevar a 2 a la vez a la guardería ¡dejaría de trabajar! Si es que el sueldo no te da para eso. Son una ruina y eso que ahora han bajado mucho de precio con tanta crisis.

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    7 febrero, 2014 at 19:56

    Yo he visto que no me sale a cuenta ir a trabajar para darle todo mi sueldo y parte del de mi marido a alguien que cuide a los niños, así que me quedo en casa y les cuido yo. Mi CV pagará las consecuencias de estar unos años vacío, pero qué le vamos a hacer, aquí las guarderías para bebés son un lujo asiático.

    • Responder
      planeandoserpadres
      7 febrero, 2014 at 20:10

      Aquí hay que reconocer que con la crisis han bajado mucho de precio y suelen tener plazas disponibles en cualquier momento del año. Vamos, que todo son facilidades para captar a nuevos clientes, pero jamás será como poder tenerlos en casa y estar con su mamá. A lo mejor si me doy una vueltecita por una de ellas no me parece tan mala idea (o quizás sea peor y les coja aún más miedo…)

  • Responder
    Cuestión de madres
    8 febrero, 2014 at 13:58

    soy afortunada y trabajo desde casa.. la separación fue cuando ya tenían más de un año y se quedaron felices porque jugaban con otros niños… ánimo y disfruta de lo que queda que luego lo echaras de menos

    • Responder
      planeandoserpadres
      9 febrero, 2014 at 11:30

      No te creas tú que el trabajo desde casa también debe ser bien difícil de compatibilizar, aunque claro al menos puedes estar todo el día con los bichillos. Sí, ya me ha quedado claro que de momento me toca disfrutar con ella y en unos meses ya veremos qué solución encontramos.

  • Responder
    Gema
    9 febrero, 2014 at 12:43

    Este tema me lleva atormentando desde poco tiempo después de dar a luz! En 1,5 meses vuelvo a trabajar…ufff. Así que hasta que mi niño no tenga 10 meses y lo lleve a la guardería, lo cuidarán los abuelos, por turnos (aq se tienen que transferir donde vivimos nosotros ya que viven en diferentes ciudades). Y tengo que empezar a sacarme leche y congelarla, me gustaría que por lo menos tomase hasta que tuviera 6 meses, pero no veo el momento de empezar a usar el sacaleches…y por el momento, habrá que disfrutar cada minuto con el!

    • Responder
      planeandoserpadres
      10 febrero, 2014 at 11:05

      Las abuelas son las primeras que se niegan a que deje a la bichilla en la guardería tan pronto. Yo empecé muy decidida con el sacaleches en diciembre y ya me he olvidado de él, por lo que no tengo nada almacenado. Bueno, siempre nos quedará darle las tomas que podamos, directamente, cuando estemos en casa con ellos. Y ahora ¡a pensar en otras cosas!

  • Responder
    Mon_conpequeszgz
    11 febrero, 2014 at 10:12

    ¿Has pensado en la opción de las madres de día? Busca info a ver si en tu ciudad hay. Las madres de día están en sus casas con poquitos niños. No es una mala opción para los primeros meses si te reparo la guardería

    • Responder
      planeandoserpadres
      11 febrero, 2014 at 15:16

      Pues esto ni sabía que existía. De momento seguimos sin tener nada claro el tema. Pero bueno, todo el mundo ha pasado por esta situación y ha salido adelante de alguna manera, así es que encontraremos la solución. ¡Gracias por esta información!

  • Responder
    patricia
    11 febrero, 2014 at 21:26

    Yo llegué a tener pesadillas recurrentes y luego no fue para tanto. La clave para mí fue conseguir jornada continua de cinco horas, con lo que solo estamos separados seis. Si consigues algo similar, ni el banco de leche es tan difícil ni tienes que adelantar la ac. No te agobies, aunque es bueno que vayas teniendo claro si la llevas a guardería, para encontrar alguna que te guste.

    • Responder
      patricia
      11 febrero, 2014 at 21:34

      Ahora leo algunos comentarios y puntualizo.
      Lo de que se enferman más es cierto, mi hijo tiene un catarro o algo cada 15 días y eso que sigue con lm que se se supone que inmuniza. Solo he tenido que faltar un par de veces al trabajo pero me lo han permitido. En eso se portan bien.
      Si yo no me hubiera reducido la jornada, no vería a mi hijo (trabajamos de 11 a 22 parando para comer, pero hasta la noche antes no sabes a qué hora entras al día siguiente) y económicamente casi no me merece la pena, pero sigo trabajando porque si no pierdo toda posibilidad de volver.

      • Responder
        planeandoserpadres
        12 febrero, 2014 at 10:59

        ¡Ay por Dios! Yo pienso en eso de los catarros cada 15 días y se me ponen los pelos como escarpias.Lo de la reducción de jornada no sé ni si existe en mi trabajo (que sólo soy becaria, tengo que mirar la convocatoria), pero es que entonces sí que sólo con los desplazamientos diarios se me iría la mitad del sueldo en gasolina. Eso sí, la posibilidad de volver es un gran aliciente, pero lo que llevo peor es no saber qué situación me voy a encontrar cuando me reincorpore.

    • Responder
      planeandoserpadres
      12 febrero, 2014 at 10:55

      Esa es otra, que seguimos tan despreocupados y ni hemos visitado guarderías ni nada. De momento creo que mi madre tiene muchas papeletas para convertirse en la primera opción que probemos. Ojalá en unos meses yo pueda afirmar como tú, que este paso no ha sido para tanto.

  • Responder
    El rincón de Mixka
    12 febrero, 2014 at 06:17

    La verdad es que a mí el trabajo que se hace desde las escuelas infantiles sí me gusta… Hasta el punto de haber decidido estudiar ese ciclo, jeje. Por eso sí confío en su labor. Aunque no todos los centros serán estupendísimos, eso es un hecho.

    Por otro lado no pensar en la vuelta y sobre todo los dos últimos meses a mí me resulta difícil. Son cosas que al margen de que sientas mucha, muchísima pena, hay que planificar con tiempo. Yo apunté a mi niño a la escuela infantil estando embarazada de 6 meses! Como para dejarlo a la improvisación… No es viable. Esta vez, aunque sé que tendrá que ir a la escuela… No sé cómo plantearlo… No puedo permitirme una excedencia, pero es que me da tanta penita…

    Por último, el tema de la lactancia, que ya hemos comentado en algún otro post, me parecectan difícil compaginar el trabajo con la teta… Si otras madres lo hacen está claro que se puede, pero yo lo veo muy muy muy complicado y sacrificado. Y siendo totalmente franca, no sé hasta qué punto quiero hacer ese sobre esfuerzo…

    ¡Un besote!

    • Responder
      planeandoserpadres
      12 febrero, 2014 at 11:16

      Ya te digo que la única guardería que he conocido en profundidad, en la que trabajó mi madre, el trato a los niños era excelente, tenían un montón de actividades, se espabilaban ellos solitos para muchas cosas y muy pronto … pero al pensar en mi bichilla ¡sólo pienso en la distancia entre nosotras y en los virus que la van a rodear! Para mirar guarderías seguro que ya vamos tardísimo, pero en esta casa somos así de pachorrones para este tema, supongo que porque no lo tenemos nada claro.
      Yo intento disfrutar de la bichilla cada día e ignorar lo de mi reincorporación pero es imposible. Igual que el tema de la lactancia, que dependiendo de las condiciones que me encuentre a mi vuelta… ¡tampoco me veré haciendo almacén de leche! A ver si voy empezando ya para llevar algo adelantado y poder mantener la lactancia exclusiva hasta los 6 meses

    ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!