Crianza

El trapo: el porteo y yo (II)

porteo2Tras la introducción al tema del porteo en esta casa la semana pasada el trapo llegó. La efectividad de la mochila no ergonómica me había convencido, era aparatosa e incómoda, la bichilla no tenía una buena postura allí dentro, pero estábamos las dos juntitas y ella se tranquilizaba y se dormía con facilidad mientras yo la vigilaba constantemente y podía hacer otras cosas. Después de ese primer uso no volví a usar la mochila (no quería que la bichilla se me quedase patizamba y de mayor me culpase de su mala hechura corporal), así es que recurrí a internet para refrescar los conocimientos sobre porteo que había adquirido durante el embarazo. ¡Lo que no tenía tan presente era el precio de las mochilas ergonómicas! Vamos, de menos de 120 euros era casi imposible encontrar nada, así que decidí arriesgar y optar por la compra más barata: un fular elástico.

No diré marcas, ni modelos, ni nada porque no me han pagado para eso, ni me han regalado nada ¡con lo que a mí me gusta un regalito! Si a mí se me da un chicle y en agradecimiento ya escribo un post completo… ¡pero esta vez no ha caído la breva! Así es que yo solita elegí el trapo, en color morado oscuro (pensando en el papá de la bichilla y su supuesta afición al porteo. Si llego a saber que no pensaba utilizarlo me hubiese cogido un color más alegre, pero bueno). Cuando la cajita llegó a casa y la abrí, no puedo decir que se me pudiese ver saltando en una pata de la emoción: mi primera impresión fue pensar que había pagado 40 euros por 5 metros de tela de chándal. Vamos, que Armani seguro que confecciona trajes con paños más baratos. Pero bueno, el trapo ya estaba aquí y traía un completo manual de instrucciones para aprender a hacer los cruces, los nudos, total, que al principio 5 metros de fular elástico te parecen mucho, pero si estás una mijita gruesa como yo, al final no te sobra tanto.

Yo me entusiasmé con mi adquisición, me anudé todo tal y como ponía en las instrucciones y las cosas sucedieron de la siguiente manera.

1. El trapo está suelto. Yo veía a la bichilla de tamaño grande y pensé que había ajustado suficientemente la tela, pero al ponerla a ella dentro del fular aquello cedió (es tela de chándal, de ahí que los gordos vayamos tan a gusto con estas prendas nada glamurosas) y la bichilla me quedó con la cabeza casi a la altura del esternón. Vamos, que ya podía hablarle que a esa distancia casi ni me escuchaba. Esto sería cuestión de práctica, de no tener miedo a tensar bien el trapo y listo. Asunto solucionada en un par de intentos.

2. La bichilla llora. ¡Ahora para que resulte que a la niña no le gusta el tema del porteo! Que ya me había gastado los cuartos y ella lo había babeado y pringado de lágrimas. ¡El trapo ya no estaba en condiciones de ser devuelto! Pero no, lo que pasaba es que tenía hambre y no tenía ganas de paseo en el fular. Paciencia, sólo había que esperar al día siguiente y volver a empezar.

3. El trapo triunfa. Al día siguiente nos levantamos la bichilla y yo, le di la teta, la puse limpita, con sus cremitas, y en vez de cogerla en brazos ¡al trapo directamente! Al principio muy bien, incluso estando yo sentada, pero en cuanto empezó a entrarle sueño ¡ella quería movimiento! Sin problemas. Abandonamos la silla y di dos paseítos por la cocina y el comedor ¡y magia! Dormidita en el trapo durante 3 horas eternas. Menos mal que la tenía debajo de la barbilla y estaba segura de que permanecía sanita y respirando, porque la verdad es que parecía que la hubiésemos narcotizado para dormir. ¡Qué éxito de compra!

4. Apego y libertad. Desde ese día el trapo es de las cosas más útiles que he comprado para la bichilla. Puedo hacer la comida (fregar los platos no, porque no me llegan los brazos al fregadero), pasar la aspiradora (aunque pueda resultar extraño, el sonido de mi Macarena, que así se llama la aspiradora en esta casa, le resulta relajante), fregar el suelo, limpiar el polvo, peinarme, ponerme mis cremitas, hacer la cama (con cuidadito de no inclinarme mucho), trastear el blog, el  Facebook y Twitter cómodamente sentada ante el ordenador. A cambio de esta libertad, el porteo le permite a ella estar siempre conmigo, no se siente sola ni desatendida, por lo que no llora nunca. Normalmente se queda dormida con rapidez en el trapo, pero incluso si está despierta lo mira todo con interés y no se queja. En cuanto le entra hambre o está incómoda porque tiene pipí, es muy fácil detectarlo porque se pone rebelde y se quiere salir del trapo.

5. Conociendo el mundo exterior. La bichilla sólo tiene 2 meses, y de momento debo reconocer que el porteo lo práctico en casa, más que nada porque es invierno y no tengo un abrigo adecuado para salir a la calle con ella en el trapo. Aún así, como adelgacé mucho durante el embarazo, tengo un abrigo que se me ha quedado bastante grande y en dos ocasiones en las que llovía me he atrevido a salir a la calle con la bichilla en el trapo y las dos tapaditas con un paraguas. Un día fuimos a las reuniones del grupo de crianza (está muy cerca de casa) más o menos a unos 500 metros. Y en otra ocasión a extraerme sangre para los análisis del post parto, en el mismo centro de salud. Menos mal que la que me atendió era la enfermera de la bichilla y no le importó que la tuviese dormidita en el trapo mientras me pinchaba. El carrito en días de lluvia es muy engorroso ¡y me da pena que se moje tanto!

Y en definitiva ¡esta es mi experiencia con el porteo en estos escasos 3 meses desde que nació la bichilla! Eso sí, en cuanto el fular ya no me valga porque aumente de peso, tengo que ir pensando en el siguiente modelo de portabebé que compraré.

Esto te puede interesar

63 Comentarios

  • Responder
    Gestando una idea
    11 febrero, 2014 at 08:34

    Pues sí que son ventajas. Pero si encima es de tela de chándal, más difícil me resulta imaginarme cómo colocar al bebé sin que se escurra. Que sí, que queda bien sujeto y para muestra un botón y que veo a la gente (poca gente, de momento) por la calle con sus trapos y parece fiable, pero no me acabo de hacer a la idea…Tendré que verlo en primera persona, es que esto es muy moderno!!!! Jajajjaja

    ¡Besos!

    • Responder
      planeandoserpadres
      11 febrero, 2014 at 14:57

      Las hay de otro tipo de tela, pero como este es elástico,, a mí me da esa sensación de que parece un chándal. Yo también desconfiaba muchísimo y como no tuve a nadie cercano con fular me fié de las opiniones de otras mamis en internet y me arriesgué a comprarlo ¡menos mal que funcionó! Y no es moderno para nada: en todo caso antiguo, que las madre ya llevaban a sus bebés en trapos antes de que fuéramos rodando con los carritos.

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    11 febrero, 2014 at 09:09

    ¡A la bichilla le ha tocado la lotería con «el trapo» jaja!
    Que bien que te hayas aficionado al porteo.. Yo recuerdo la primera vez que vi en Las Ramblas de BCN a una chica negrita con un bebé colgando en un trapo, y me quedé flipando, y ahora yo hago igual jeje..
    Para cuando crezca la peque una mochila te vendría muy bien, mientras sea ergonómica. Yo estoy muy feliz con la Boba Air, es la más barata pero no tiene acolchados. Bueno eso tu verás, opciones tienes muchas..

    • Responder
      planeandoserpadres
      11 febrero, 2014 at 14:59

      Yo creo que sí que ha tenido suerte porque se le ve muy relajadita cuando la subo en él, ya que al poco rato siempre se queda dormida. El paso a la mochila ergonómica ya está más que pensado y hay un par de modelos que me gustan mucho pero debo parlamentar antes con el papá de la bichilla a ver si esta vez elijo un modelo que él sí se atreva a ponerse.

  • Responder
    portakanguritos
    11 febrero, 2014 at 09:11

    El trapo elástico si q parece chandal pero como en todo hay d mejores tejidos jeje. Yo lo he usado 6 meses y ahora uso mochila y meitai aunque prefiero el meitai q es d tela y se ajusta mejor. Cuando empieces a buscar otro portabebe preguntame y hacenos un buen trato 😉 saludos

    • Responder
      planeandoserpadres
      11 febrero, 2014 at 15:00

      Dependiendo de lo que esta engorde ¡no sé lo que el trapo dará de sí! Desde mi más absoluto desconocimiento, me gustan más las mochilas que los mei tais, pero vamos que esto será cuestión de gustos, porque mientras ambos sean ergonómicos irán bien seguro. Si tengo alguna duda al respecto ¡ya te tengo localizada!

  • Responder
    Roser
    11 febrero, 2014 at 09:31

    ^_^
    Nosotros habíamos pensado cargar al nene en una mochila ya desde antes de que naciera, pero mi suegra se empeñó en regalarnos un cochecito i el portabebés quedó en standby.

    Al final la compramos que el baby tenía cosa de un mes (una Manduca regalo de la bisa, que ella sí se dejó engañar, no como mi suegra) y hasta ahora la ha usado sobretodo papá, porque el chiquitín pesa tanto que a mi me ha costado acostumbrarme después del parto, pero es el sitio donde va más cómodo y contento. Tanto que ayer hasta mi madre se animó a usarlo para ir a buscar a la bisa al AVE (es que si no había que escoger entre cargar el cochecito en el coche, o las maletas)!

    Lo usamos sobretodo en la calle, y la gente siempre nos pregunta si no pesa demasiado, si no nos estropeará la espalda… Pero a dos mozos como nosotros, acostumbrados a ir de excursión con mochilas de 30 kg, un bebé de 10 kg lo llevamos sin pestañear.

    Y si es cierto que aún se ven pocas mamis y papis que porteen… abuelas ni una! Supongo que la foto de mi madre con el niño ya debe correr por el Wassup! ^_^

    • Responder
      planeandoserpadres
      11 febrero, 2014 at 15:05

      A mí tampoco se me hubiera ocurrido nunca prescindir del carrito (vamos, entonces sí que pasaría a ser la loca del pueblo) pero ahora que ya llevo unos mesecitos de experiencia creo que podríamos haber sobrevivido sin él. Al menos yo, lo que piense el papá de la bichilla al respecto ya es otra historia. Yo después del parto era incapaz de sostenerla en brazos porque me dolía muchísimo la espalda, y sin embargo con el trapo iba encantada. Yo no creo que ninguna de las abuelas de la bichilla se animen con el trapo ¡si a duras penas se entienden con el carrito! Pero bueno, cosas más raras se han visto. Las cosas que te preguntan en la calle son las típicas dudas que yo he tenido que superar arriesgándome a comprarlo y probarlo en mis propias carnes. Bueno, y siguiendo el consejo y las opiniones de otras mamis blogueras, porque al natural no conocía a ninguna porteadora. Si ya estáis acostumbrados a ese tipo de peso en las excursiones ¡vuestro peque os parecerá una pluma!

  • Responder
    Duermefeliz
    11 febrero, 2014 at 09:42

    Nosotros tb nos hemos estrenado como poreadores. Jeje. Esta siendo todo un exito!! Tambien usamos un fular elastico al que tambien llamamos trapo. Jajaja! Pero yo solo lo uso para salir de casa. Cuando estamos en casa la duermo en su cunita.
    Un beso

    • Responder
      planeandoserpadres
      11 febrero, 2014 at 15:08

      Esta la verdad es que es poco delicada para dormir y está a costumbrada a que su papi la duerma en brazos y en la cuna y yo con el trapo mientras faeno de un lado para otro. A la calle reconozco que aún he salido poco (hoy mismo hemos ido al grupo de masajes y al supermercado y en cada tramo ha ido dormidita) pero creo que en nada me voy a lanzar.

  • Responder
    sradiaz
    11 febrero, 2014 at 09:56

    Bueno, bueno, si te ha ido tan bien seguramente me animaré yo con uno, aunque esperaré un tiempo todavía no se valla a animar alguien y me lo compre.

    • Responder
      planeandoserpadres
      11 febrero, 2014 at 15:10

      ¡Jajaja! A la gente creo que la tendrás que animar tú porque esto de regalar trapos o mochilas no se le ocurre a nadie. O lo peor, que te regalen un modelo no ergonómico y sin posibilidad de cambio. ¡Que hay cada gente despistada! Tú vete diciéndolo ya y a ver si convences a alguien.

  • Responder
    Eva
    11 febrero, 2014 at 11:24

    Nosotros tenemos una mochila ergonomica y la verdad es que es muy comoda, la usamos solo para salir, en casa la verdad es que Alba suele estar en mis brazos repanchingada, de momento nos va bien asi.
    A su padre le encanta usarla y que lo miren por la calle 😀

    • Responder
      planeandoserpadres
      11 febrero, 2014 at 15:17

      Anda, Alba le quería poner yo a mi bichilla pero no llegué a un acuerdo con el papá. A ver si el mío copia y deja de tenerle miedo al trapo. Aunque yo creo que cuando demos el salto a la mochila lo llevará mejor.

  • Responder
    matronaonline
    11 febrero, 2014 at 11:53

    Qué practico es, es que no le veo ni una sola pega al invento. Y la bichilla feliz, qué más se puede pedir?
    Inciso: muy mal las marcas por no hacerte un regalito… regalito ya!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      11 febrero, 2014 at 15:19

      ¡Sí, sí regalito ya! ¡Jajaja! Y puestos a pedir, de trapo ya no, que ya lo tengo, que se ofrezca alguna de mochilas ergonómicas, porque «colgona» ya tengo una en casa también. Si la petición prospera ¡te mantendré informada!

  • Responder
    Rural Baby Project
    11 febrero, 2014 at 12:42

    Qué bien me viene tu post… en casa tengo nada más y nada menos que dos plantas y una tercera donde suelo tender la ropa, guardar trastos, etc… así que no sé cómo me las voy a apañar para ir arriba y abajo con el bebé. Creo que voy a necesitar una de estas o similar, porque si no, ya puedo ir entrenando brazos para subir y bajar el capazo cada 10 minutos… eso sí, recuperación de la figura pos parto garantizada! Lo voy a mirar más adelante, cuando ya nazca.

    • Responder
      planeandoserpadres
      11 febrero, 2014 at 15:21

      ¡Di que sí! Optimismo ante la cantidad de plantas y escaleras que tienes y el tipín que te van a dejar en el post parto. Eso sí, cuidadito con las escaleras porque para gente torpe e inestable puede ser un riesgo esto del porteo (no lo digo por ti, que no sé qué agilidad tendrás, pero yo soy una chochona…) De hecho, cuando llevo a la bichilla en el trapo a la calle bajamos por el ascensor y no por las escaleras por miedo a tropezarme y romperla del todo.

  • Responder
    Esther
    11 febrero, 2014 at 13:56

    Nosotros hicimos nuestra primera excursión con la mochilita. Yo solita 6km, no está mal, acabé sudando y todo. M. se durmió la mitad del camino, que agustito que iba. La verdad es que es cómoda, yo dudaba entre boba air o moby go y al final me decanté por ésta última. No es de las muy caras, me vostó 68€ (está de oferta). Otro dia mas km, pero cambiando de espalda 😉

    • Responder
      planeandoserpadres
      11 febrero, 2014 at 15:24

      Eso de sudar es muy normal. Yo en casa hasta tengo que bajar la calefacción porque sino con el cuerpecito de la bichilla todo el día pegado al pecho es que me asfixio y sudamos las dos. Pues mira, la que has comprado no la conocía. Me la apuntaré para cuando nosotros pasemos a la mochila pero yo es que estoy tan enamoradita de 2 modelos que no sé si me animaré a cambiar. Oye, ¿y el papá de M. qué? ¿No se anima tampoco con lo del porteo? Porque yo lo de la resistencia del papá de la bichilla a liarse en el trapo lo puedo entender pero llevar una de estas mochilitas fashion seguro que le gusta.

      • Responder
        Esther
        11 febrero, 2014 at 16:04

        Con lo delicadito que es con la espalda no se yo… supongo que no tendrá mas remedio si estamos por ahí y yo me canso. Cuando sea mas grande la bichilla la probais y así veis que tal.

  • Responder
    Bego
    11 febrero, 2014 at 15:04

    yo soy fan del porteo a muerte, creo que ya te lo he puesto. hoy me he estrenado porteando a la espalda con la mochila y ha sido un exitazo. víctor es ya muy grande para llevarlo delante y va mejor atrás.
    es verdad que las mochilas son caras. pedid que os la regalen cuando alguien os pregunte qué queréis. yo a mis amigas embarazadas siempre les digo que pidan el fular o la mochila como regalo porque es verdad que, aunque enseguida se amortizan porque se usan mucho, cuestan su dinerito.
    un beso

    • Responder
      planeandoserpadres
      11 febrero, 2014 at 15:35

      ¡Ay cuando llegaré yo a llevar a la bichilla a la espalda! No veo el momento. Estoy completamente de acuerdo en que el dinero se amortiza, pero de entrada no estamos acostumbrados a estos inventos y hasta nos da reparo hacer un gasto de este tipo. En el carrito nos da igual gastarnos 1000 euros, pero ciento y pico en una mochila lo consideramos un despilfarro ¡ay, almas cándidas que somos! Yo ya tengo los modelos de mochila que me gustan para cuando deje en el trapo entre mi lista de regalos de cumpleaños, del día de la madre… etc, por si alguien se anima.

  • Responder
    anyguas
    11 febrero, 2014 at 15:08

    Que guay, yo me compre uno y acabe vendiendolo porque no fui a el,para el próximo intentare hacer un curso o algo porque me parece una idea genial!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      11 febrero, 2014 at 15:36

      No hace falta tanto como un curso. Con las instrucciones que hay y los vídeos que cuelgan otras mamás expertas en internet sabrás acoplártelo de sobras. ¡Ya verás que sí te parece un buen invento!

  • Responder
    Pru
    11 febrero, 2014 at 15:25

    Nosotros empezamos con el fular de anillas pero terminamos comprando una mochila ergonómica y no hay color!!! Ahora no la apeamos, pero es que es comodísima y a la cachorrina le encanta. Yo sí que la recomiendo aunque es cierto que es carilla, pero nosotros la compramos de oferta en El Corte Inglés por 70 euros o así… hay que buscar el chollo!! 😉 Un besín!

    • Responder
      planeandoserpadres
      11 febrero, 2014 at 15:43

      A mí el trapo me gusta pero al papá no: dice que es difícil de poner, que se siente aprisionado, que cree que aprieta a la niña… para él todo son pegas, así es que lo uso cuando no está en casa, porque como esté de cuerpo presente ya se lanza a cogerla directamente en brazos. La mochila será la próxima inversión y espero encontrar un chollo y que le relaje tanto como el trapo.

  • Responder
    Futura Mamá
    11 febrero, 2014 at 19:27

    Yo ya estaba totalmente convencida, pero dudaba entre fular y los aparatejos… Y ya me has convencido totalmente para el fular. ¡¡¡A ver si llega pronto el día!!! Muy buen post ^^

    • Responder
      planeandoserpadres
      12 febrero, 2014 at 10:47

      Eso sí, hay que tener en cuenta que el fular dura hasta determinados kilos (el mío creo que es hasta 9 kilos) y la mochila se puede usar desde el principio y hasta los 20 kilos más o menos, o sea que yo necesitaré otro artilugio en breve pero para los inicios el trapo es tan suave y manejable…

  • Responder
    saradapia
    11 febrero, 2014 at 21:09

    Yo estoy encantada con el porteo. Con Gael no lo hice por desconocimiento y me arrepiento un montón. Con Lena me informé mucho y me dejé asesorar. Hasta los 6 meses usé el pañuelo semielástico. Lo usaba todos los días. Ahora uso una mochila ergonómica. Reconozco que hay días que mi espalda me pide a gritos llevar el carrito, pero por ejemplo, no sería capaz de llevar a Gael al cole un día de lluvia con Lena en la silla. Desde mi experiencia te digo, que si a la bichilla le gusta, lo practiques todo lo que puedas. Un abrazo!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      12 febrero, 2014 at 10:53

      Aquí también nos pasamos el día subidas en el trapo. Como primeriza, mi desconocimiento era mucho pero por suerte, y por la incapacidad para estar tantas horas quietas sólo con la bichilla en brazos, me aficioné a esto del porteo y desde luego que se lo recomendaría a cualquiera. De momento me siento fuerte y no me suele molestar la espalda, excepto un poco en los días en los que porteo muchísimas horas seguidas, pero más se me cansarían los brazos si me pasase todo ese tiempo sosteniéndola sin la ayuda del trapo.

  • Responder
    mamapuede
    11 febrero, 2014 at 21:32

    Creo que con lo pava que soy pagaré los 120 € de una mochila ergonómica, a mi el tema del trapo… sigue sin convencerme, seguro que lo pongo mal y se me cae el niño o algo… quita quita.

    • Responder
      planeandoserpadres
      12 febrero, 2014 at 10:56

      ¡Jajaja! Mira que yo soy una negada para cualquier tipo de manualidades y esto no me resultó tan difícil. haber, que se caiga es difícil, por mal que lo pongas, Eso sí, si no lo haces bien podría ir mucho rato en una mala postura. Si tienes tantas dudas desde luego será mejor una mochila que ya viene tal cual a la medida.

  • Responder
    Mamá de V
    11 febrero, 2014 at 21:55

    Yo sigo usando el fular con 16 meses 🙂 lo malo no es el peso. Es el calorazo que da!!! 😀 buena compra! Y por color, precio y paquete te digo que marca es jajajajajajajajajaja

    • Responder
      planeandoserpadres
      12 febrero, 2014 at 11:00

      ¡Jajaja! ¡Qué puesta te veo! Eso del calor ni lo había pensado porque a mi me está tocando portear en otoño-invierno, pero claro, es verdad que no me veo en la playa en agosto con 3 vueltas de fular alrededor del cuerpo.

  • Responder
    mamadediaydenoche
    11 febrero, 2014 at 22:37

    Nosotros tenemos una manduca y estamos muy contentos. Nos prestaron una no ergonomica y a mi me hacia mucho daño de recién nacido, con la ergonomica voy genial y él también! Lo pongo delante si necesitamos darnos mimos y a la espalda para hacer cosas en casa, pasear o hacer la compra. Ahora pensamos que el carro es totalmente prescincible, al menos para nuestra forma de vida! Ahora me haré con una bandolera de anillas para llevarlo mejor con el embarazo…

    • Responder
      planeandoserpadres
      12 febrero, 2014 at 11:04

      Siempre que pienso en las mochilas no ergonómicas sólo veo la incomodidad y mala postura para el bichillo, pero es verdad que el porteador también sufre, bueno o al menos yo no logré encontrarle la medida a aquellos para que se me ajustase correctamente y tenía que sujetar el cuerpo de la mochila con una mano para que la bichilla no fuese dando bandazos según me movía. Con el embarazo, no te vayas a sobrecargar, que por muy cómodo que sea esto del porteo mejor no arriesgarse, aunque claro, tu peque aún es muy peque y en cualquier caso seguro que te pasaría horas con el bichillo en brazos con o sin bandolera. Pues ya me contarás que tal te va el modelo que elijas.

  • Responder
    margus09
    11 febrero, 2014 at 23:42

    Oleeeeeeeeeeeee yo no use nunca el fular siempre directa a la mochila… llevo unas semanas que por el frio que hace no me la pongo pero vamos que es una compra más que amortizable. En l Guia de Papas Novatos también hemos hablado esta semana de porteo, te animo a que pases a leerlo, te va a gustar 🙂 Besicos

    • Responder
      planeandoserpadres
      12 febrero, 2014 at 11:05

      ¡Ya me pasé! Entre esta entrevista y la de Tutete me habéis descubierto muchas cosas que no conocía (como primeriza inexperta en porteo que soy).

      • Responder
        margus09
        12 febrero, 2014 at 11:51

        bueno como yo… pero he tenido que investigar y preguntar, asesorarme… porque realmente es un mundo increible 🙂

        • Responder
          planeandoserpadres
          12 febrero, 2014 at 17:33

          La verdad es que hay muchas cosas que aprender para portear bien y no cometer errores.

  • Responder
    Susana
    11 febrero, 2014 at 23:57

    Nosotros optamos por la mochilita mas por necesidad que por gusto, ya que vivimos en un cuarto sin ascensor. Para mi día a dia es de gran ayuda y viendo toooodas las cosas positivas que creo que tiene, destacaría que el llevar al bebe tan cerquita tuya, pegado a tu cuerpo todo el rato…no tiene precio.

    • Responder
      planeandoserpadres
      12 febrero, 2014 at 11:08

      Desde luego que en un cuarto sin ascensor el tema del carrito se complica mucho. Y es verdad que la cercanía que da el porteo no tiene precio. Cuando paseamos a la bichilla en el carrito, casi paramos a cada paso para mirarla, colocarle la mantita, el gorrito, tocarle las manitas a ver si está fría… con el porteo la tienes tan pegada que todas estas tareas son más fáciles y no hay que pararse tanto en el paseo.

  • Responder
    Diana
    12 febrero, 2014 at 00:05

    Yo también sé la marca….aunque no me lo compraste a mi, 🙁
    Tela de chandal? Yo siempre le digo a las clientas que es tela de camiseta jajaja.
    Pues nada, ahora a pedirse la mochila para dentro de unos meses

    • Responder
      planeandoserpadres
      12 febrero, 2014 at 11:10

      Es que como es tela gruesa, por eso digo de chándal de esos antiguos de antes, que ahora es verdad que hay uno chándals sintéticos que no se parecen a esto. El trapo no te lo compré por una alineación extraña de astros, pero creo que para la mochila sí habrá posibilidades (sólo tengo que convencer al papá de la bichilla para agenciarnosla cuanto antes).

      • Responder
        Diana
        12 febrero, 2014 at 11:13

        Jajaja, que era broma lo de la compra 🙂
        Uf, no había pensado en el chandal sintético de choni, te imaginas el fular rosa chillón??? Jajajaja

        • Responder
          planeandoserpadres
          12 febrero, 2014 at 11:35

          ¡Sería monísimo! Y muy práctico para circular por la calle de noche sin sufrir percances, porque nos verían llegar a distancia pero ¡entonces sí que podría ir olvidándome de que el papá de la bichilla lo usase!

          • Diana
            12 febrero, 2014 at 21:48

            Jijijijiji, a ver quien usa eso!!!!
            Ahora en serio, cuando mires la mochila avísame para hacerte un descuento,

          • planeandoserpadres
            13 febrero, 2014 at 11:27

            De verdad, que esta vez me pasaré sin falta por tu tienda y además te pediré consejo en vez de que me lo elijan a lo loco.

  • Responder
    madrexilio
    12 febrero, 2014 at 18:31

    Más de acuerdo contigo no puedo estar 🙂 A la Muñe también la «narcotizaba» el fular elástico. Lo usé hasta que la criatura tuvo 8 meses, después de allí ya me resultaba muy incómodo porque el peso lo estiraba demasiado.

    Un gran abrazo 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      13 febrero, 2014 at 11:24

      Eso es lo que pienso yo, que al ritmo que me engorda esta no sé si llegaré a los 9 meses de porteo con el fular pero hay quien ha comentado por aquí que lo sigue utilizando con 15 meses. Eso sí, en cuando el trapo no me haga el apaño, compraremos una mochila y ¡otra vez a portear!

      • Responder
        madrexilio
        13 febrero, 2014 at 14:06

        ¡Es así, muy buena tu actitud positiva! A portear que es una experiencia genial 🙂

  • Responder
    newlymami
    12 febrero, 2014 at 22:37

    Seguro ya sabes pero hay unos abrigos especiales para portear, yo lo que hacía en invierno es abrigar al piratilla y juntos nos dábamos calorcito la verdad que nunca pasó frío cuando mamá lo porteaba en la calle. Nosotros no hemos usado el fular elástico porque a mi nunca me gustó pero el fular rígido me encanta. Todo es práctica. Un besazo!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      13 febrero, 2014 at 11:31

      Conozco los abrigos pero como de momento soy más de portear por casa y aprovecho el que se me quedó grande tras el embarazo no he invertido en esta compra. A mí me pasa igual que a ti: le pongo su abriguito con capucha, la coloco en el trapo y al final llegamos hasta sudando. Las piernas es lo que le abrigo menos, pero como le caben dentro del abrigo, que me lo puedo abrochar justo debajo de su culete ¡todo arreglado!

  • Responder
    Irene psicóloga de Fluff
    13 febrero, 2014 at 12:57

    Sí, el porteo es una práctica tradicional que se está volviendo a recuperar, pero parece que hace unos años a todos nos parecía extraño eso de beber una mamá canguro! Es muy buena, tanto para el bebé como para la madre, porque tal y como cuentas permite mayor autonomía y los peques se sienten seguros. ¡¡Todo son ventajas!! ¡Enhorabuena por haberte lanzado a la aventura haber descubierto sus benficios!

    • Responder
      planeandoserpadres
      13 febrero, 2014 at 18:55

      En el grupo de crianza al que voy cada vez somos más las mamás porteadoras. Para mí ha sido uno de los grandes descubrimientos de la maternidad y espero que nos siga funcionando igual de bien durante mucho tiempo.

  • Responder
    Giuli
    13 febrero, 2014 at 13:20

    portear, portear y portear!!! Me encara llevar a Adrià pegadito a mi!
    Una cosita más, tienes un premio en mi blog, pásate a recogerlo!

    • Responder
      planeandoserpadres
      13 febrero, 2014 at 18:58

      A mí lo que más me gusta del porteo es cuando se queda dormidita ¡que es básicamente todo el tiempo! Ahora me paso por tu blog. ¡Muchas gracias por adelantado!

  • Responder
    Sandra_Uky
    17 febrero, 2014 at 10:52

    Que bien te apañas! Yo con el trapo de tela de chandal no me apeño. Por mucho que lo aprieto me queda suelto. Pero al final utilizo la mochila que se compró el papá porque no le gustaba el trapo….. Ya ves!
    La mochila te la pones en medio segundo y a la peque le encanta…..
    Y me olvido de líos y nudos con el trapo. Una maravilla. 😉

    • Responder
      planeandoserpadres
      17 febrero, 2014 at 16:55

      Yo el trapo como lo tense mucho ¡no me cabe ni la bichilla dentro! Cuesta un poco cogerle la medida, y dependiendo del día aún se me resiste pero pronto le coges el truco según va creciendo el bebé. La mochila en ese sentido es más práctica, pero yo para bebés tan pequeñitos veo tan suave el trapo que me gusta más. Aunque el futuro de la mochila en esta casa está ya más que asegurado.

  • Responder
    Los Angeles de la Sierra
    18 febrero, 2014 at 10:20

    QUé bien, la verdad que es una gozada y da mucha libertad, a la vez que estáis juntitas todo el rato!!!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      18 febrero, 2014 at 13:59

      ¿Ves? A la próxima seguro que ni se te pasa por la cabeza lo de no utilizarlo.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.