Opiniones

Sabiduría popular 4: disparates, tragedias y males de ojo

males de ojo

Brujas de pueblo

Yo misma echaba de menos mis propios posts sobre los descubrimientos populares acerca de los más variopintos aspectos del embarazo. Que sí, que el pueblo es sabio, y las señoras de pueblo aún más, pero hay cada declaración, cada pensamiento hondo que la gente te espeta con total convencimiento y que no tiene por donde sostenerse que yo no sé cómo pueden ir dando pábulo a este tipo de consejos descabellados. ¡Más aún cuando algunos parecen ser espetados con muy poquito tacto y hasta con muy mala idea! Porque la sabiduría popular parece que se haya ideado para hacer daño a las embarazadas o martirizarlas psicológicamente. Hoy traigo un recopilatorio un poco heterogéneo, con frases de lo más diversas recibidas durante mis últimas semanas del embarazo.

1. Tu bichilla nacerá por cesárea. Creo que fue sobre la semana 27 del embarazo cuando realizamos la ecografía en 4D que yo le regalé al papá de la bichilla por su cumpleaños. Por aquel entonces la niña seguía prácticamente de pie dentro de la barriga. El ginecólogo que nos atendió ya nos informó de que si se mantenía tal cual sería conveniente optar por una cesárea ya que un parto de nalgas puede complicarse mucho. Pero su principal observación fue que no debíamos obsesionarnos con este asunto, porque aún quedaba mucho embarazo por delante y la bichilla podría darse la vuelta en cualquier momento, incluso justo antes del parto. Cuando comentamos esto entre los conocidos ya empezaron las señoras con las voces de alarma: “Uy, esa nacerá por cesárea. Porque si ha estado así desde el principio ya no se va a dar la vuelta. Estará encajada, no tendrá espacio para moverse y si no, ya me dirás cuando paras si tengo o no razón”. Pues no señora, no tenía usted razón, porque en algún momento entre la semana 27 y la 33 la bichilla se puso en posición de salida, como me informaron cuando realizamos la última ecografía en la Seguridad Social. Así que ánimo y a esperar que vuestros bichillos se reviren, porque hasta el último minuto previo al parto hay esperanza.

2. No querías una niña grande, pues toma. Yo siempre he dicho que me gustan los bebés regordetes, con sus roscas en las piernas, sus manitas redonditas, sus mofletones sonrosados. En la última ecografía nos dijeron que la bichilla sería grande, porque aún faltaban 7 semanas para salir de cuentas y ya medía 47 centímetros y tenía un peso de casi 2,600 kilos. Vamos, que ya tenía casi el tamaño de muchos recién nacidos normales. Y yo vivía encantada con la noticia de que tendría a una bichilla rolliza hecha a mi gusto. Pues ahí estaban las señoras para hacer sangre con el tema: “Ah sí, pues es grande. Eso es peor porque el parto será más difícil. Es mejor que nazcan pequeños y que se críen fuera”. Yo no sé dónde habrás estudiado ella ginecología y obstetricia, cuando todos los médicos viven alarmados por la salud de los bebés pequeños… Pero el problema no me lo suponía ese tipo de declaraciones, sino su lectura entre líneas, porque más bien parecían querer decir: “No la querías grande, pues toma y así se te atasque en el canal de parto y no haya forma de sacarla sin la cesárea que te hemos pronosticado previamente”. Después tampoco resultó ser tan grande la bichilla, para ser niña sí, pero tampoco era una cosa exagerada ¡a mí me hubiese gustado más hermosa aún!

3. Muerte del bebé por diabetes gestacional. En mi asintomático e idílico embarazo, siempre estuvo presente el fantasma de la diabetes gestacional. Por mi sobrepeso y antecedentes familiares, me realizaron 3 Tests de O’Sullivan que resultaron negativos y llegué al parto sin haber padecido esta enfermedad. Pues aún así, la semana anterior a obtener los resultados de la última prueba, hubo una señora a la que no se le ocurrió otra cosa que decirme: “Uy, pues eso es grave. Porque yo conocí a fulanita de tal, a la que se le murió el niño en el octavo mes del embarazo por la diabetes y ella estuvo muy grave y a punto de morir también”. A esta la recomendaría yo para que la contrataran en el Teléfono de la esperanza. Señor, es de suponer que si nos hacen tanto hincapié en este asunto a las embarazadas será porque algo bueno para el proceso de preñez no va a ser, pero vamos, que de ahí a que tengamos que ponernos en la peor de las situaciones posible va un trecho.

4. Tu bebé nacerá con mucho pelo. Hacia el final del embarazo tuve 2 o 3 episodios de ardores, que más que por mi preñez creo que fueron ocasionados por algún hartón de cenar poco recomendable para mi estado. Otras embarazadas sufren ardores casi durante todo el embarazo, de ahí que esté muy extendida la creencia de que si tus digestiones son pesadas será porque el bebé tiene mucho pelo y te provoca esta reacción. Yo no sé dónde tendrán las demás embarazadas la boca del estómago, pero a aquellas alturas, cuando la bichilla ya estaba cabeza abajo en la posición de salida ideal para el parto, o tenía una melena larga y frondosa que saliese de la bolsa amniótica y llegase hasta mi esófago, o bien esta teoría no tenía ni pies ni cabeza. Por si fuera poco ¡encima la bichilla nació con un pelo abundante pero cortísimo! Con lo cual tampoco me habría podido provocar esos ardores.

Y hasta aquí el dechado de sabiduría popular de hoy. Creo que el próximo capítulo de esta saga lo dedicaré a la lactancia ¡porque para este tema sí que estoy recopilando lindezas de lo más selectas!

Esto te puede interesar

42 Comentarios

  • Responder
    Futura Mamá
    20 febrero, 2014 at 07:23

    Jajajajajajaajaja!!! Me meo… xDDDD Por Dios, de verdad, menos mal que son pocas las señoras que me acompañan en mi vida diaria, pero me encanta esta saga de lindezas.

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 febrero, 2014 at 18:55

      Yo ya estoy convencida de que durante cualquier embarazo ¡las señoras que ostentan la sabiduría popular cuanto más lejos mejor!

  • Responder
    salmantina. g.g
    20 febrero, 2014 at 07:32

    JAJAJAAJ me meo con tus post xDXD un besito

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 febrero, 2014 at 18:56

      Sí, sí mucha risa porque no te habrás encontrado tú ejemplares de estos por el camino, que si no…

  • Responder
    portakanguritos
    20 febrero, 2014 at 07:51

    jeje, es gracioso lo que cuentas pero a río pasao claro. Cuando estás embarazada y todo el mundo te cuenta casos de muertes en el parto, hemorragias postparto… pues te asustan y mucho, aunque esa no sea su intención. A veces la gente no mide sus palabras ni sabe empatizar. El próximo post sobre la lactancia promete!!! jeje

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 febrero, 2014 at 18:57

      Ya no es sólo que no sepan empatizar (que me parece mucho pedir en determinados casos) sino simplemente que no tengan las luces de dejar estos temas tan tristes y penosos para otro momento más apropiado, y no cuando tú te puedes ver implicada en una situación similar. menos mal que yo las veo venir a la legua y hago oídos sordos, pero vamos, que llegan a dar con una menos durilla que yo y la deprimen.

  • Responder
    Esther
    20 febrero, 2014 at 08:13

    Jajaja…que grande que es la sabiduria popular!

  • Responder
    MamaUniversitaria
    20 febrero, 2014 at 10:04

    Mi niño vino al mundo con una manta en la cabeza! Y yo ni un ardor! Y lo del peso del niño… Mi gordo nació con 3700 y he escuchado el comentario del parto más fácil si viene con 2500!!! Y la que me lo dijo está embarazada! Casi me muero cuando escuche semejante barbaridad! Me encantan estas entradas!

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 febrero, 2014 at 18:59

      Sí, sí es que cada una por tal de hacer notar que lo suyo es lo mejor son capaces de defenderte que mejor tener un niño prematuro para no destrozarte el canal del parto, vamos. Yo es que no sé dónde aprenden estas cosas, o si es que ya nacen sabiéndolas y sobre todo ¿por qué no se paran a comprobar las bases de lo que dicen?

  • Responder
    nosoyunadramamama
    20 febrero, 2014 at 10:17

    Anonadada me tienes!!! pero qué clase de señoras tienes alrededor???? fíjate que la gente comenta mucho y de forma poco científica pero precisamente, cuando mis bebés parecía que iban a ser grandes, me decían que mejor, que así ya estaban medio criados… Y vamos, que lo parí sin epidural y en media hora con casi 4 kilos!!!! y lo del cabello,jajaja… Yo no tuve ardores en ningún embarazo y uno salió calvete y otro peludín.. vaya teoría!!!! Es como lo de que tengas poca barriga y te digan que va a ser pequeño,jaja…a las pruebas me remito!!! bueno, en fin, a tomárselo con humor….

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 febrero, 2014 at 19:01

      ¡Jajaja! ¡Señoras malas! ¡Todas! Pues a ti te han tocado las señoras defensoras de bebés grandes y a mí las abanderadas de los prematuros y los partos antes de tiempo. Sí, es que no queda otra, o te ríes de las burradas que suelta la gente o mejor no salgas de casa para no tener que soportar ciertos comentarios durante la preñez.

  • Responder
    Gestando una idea
    20 febrero, 2014 at 10:28

    Lo de los ardores y tener mucho pelo, también lo he oído (sin creérmelo) yo. La gente tiene salidas para todo. Pero me ha matado lo de la mujer que perdió a su bebé de ocho meses por diabetes gestacional. Mira, me dicen eso a mi estando preñada de esa fecha y le corto el cuello a quien sea!!! Joder con la gente!!!
    Y donde te quedas el día (no sé si lo he contado) que me encontré con una vecina que tiene los ojos celestes y cuando vi por primera vez a su bebé recién nacida, le vi los ojos grisecitos y le digo “anda, a lo mejor saca tus ojos claros”. Yo sabiendo que en las primeras semanas de vida, la cosa no está del todo “terminada” y el color claro de los primeros días, se va definiendo y al final pueden convertirse en marrones. Vamos, eso lo sabe todo el mundo… pues va y me contesta “sí, es que le estoy dando el pecho y los bebés de pecho tienen los ojos claros”. ¿Perdona? Jajajajajajajajaja. Mi madre me dio el pecho y los tengo marrón-verdoso. Mi hermana idem. Y mi madre misma, los tiene marrones enteros y tomó teta. Vamos, un despropósito de frase…. Jajajajaja. Se lo conté a mi padre, pediatra de profesión y me dijo que no sabía de dónde había salido eso, pero que ya muchas mamás se lo habían dicho en su consulta….

    Hay gente pa tó!!!

    ¡Besos!

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 febrero, 2014 at 20:06

      ¡Jajaja! ¡Qué se te sublevan las hormonas antes de la preñez! Conviene no ponerse violenta con ellas, porque generalmente son del entorno cercano (familia, vecinas, etc.) que te tendrás que seguir encontrando de por vida, y claro, aunque ellas no midan lo que dicen encima se espera que una sea modosita y no se altere por este tipo de comentarios. Mira eso de que se tienen hijos con los ojos azules por dar el pecho sí que no lo había escuchado nunca, pero vamos al menos en mi caso no se va a cumplir porque la bichilla nació con los ojos oscuros y por más teta que le arrimo ¡más oscuros se le ponen! Anda que tu padre tiene que estar bien entretenido en el trabajo cuando le consulten este tipo de cosas. ¿Cómo hará el hombre para aguantarse la risa?

      • Responder
        Flordeliss
        20 febrero, 2014 at 20:24

        Buff cosas peores he oído yo… no te puedes imaginar!!! Y hay momentos que es muy difícil yo una vez me tuve que salir de la consulta y dejar al pediatra solo porque no aguantaba y un día nos salimos los dos porque era brutal!!! No sabes las cosas que dicen o hacen (que es peor)

        • Responder
          planeandoserpadres
          20 febrero, 2014 at 20:35

          Menos mal que aquí aún sólo me he encontrado casos de decir y no de actuar ¡sólo faltaría que encima me quisiera hacer cosas malas!

  • Responder
    entrerosasyazules
    20 febrero, 2014 at 15:48

    Jajaja a mi me pasaba cuando íbamos al pueblo para ver a mis padres, las vecinas opinaban del tamaño de mi tripa(eso es que iba a tener un bebé pequeño), por la forma de la tripa que era un niño..(pues no…era niña…),por la forma de la cara sabían cuándo me iba a poner de parto….pues las pobres no acertaron en nada… 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 febrero, 2014 at 20:08

      ¡Jajaja! Pues eso ya es el colmo, porque claro, por muchas tontadas de estas que se crean el caso es que de vez en cuando aciertan ¡y se sienten superiores! Las del pueblo de tu padre deben andar todo el día rumiando por ahí si fracasaron en todas sus predicciones.

  • Responder
    Gafamamá
    20 febrero, 2014 at 16:19

    Estoy de la sabiduría popular hasta el mismísimo. Y eso que aún me queda todo un tercer trimestre! En fin, que como hablar es gratis, pues la gente anda que no se anima. Y si encima te pueden decir cosas malas, parece que mejor, oye. Que si dónde vas a dar a luz, que si por lo privado o lo público (con mueca asegurada optes por lo que optes), que si le vas a dar teta, que uy a ver qué tal se te da porque con la de problemas que hay con la lactancia… Que si mira qué forma tiene tu tripa, hoy parece que está baja, uy la tienes como de lado, anda pero si estás de más semanas que Pepita y tu barriga es más pequeña…
    Lo mejor es que haya gente como nosotras que sepamos sacarle el humor a este tipo de comentarios. Espero no hacerlos nunca nunca nunca.
    ¡Un beso!

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 febrero, 2014 at 20:24

      Yo también espero no hacer este tipo de comentarios nunca (puedo asegurar que me he topado con gente con más sesera y que durante el embarazo sólo me han dicho cosas buenas, pero claro ¡lo bueno no me da para “vender”posts!). Lo de la barriga baja también es un clásico (yo es que la tuve a la altura de los pulmones hasta el final y creo que por eso no me lo dijeron, porque un poco más arriba y me hubiera impedido respirar por la nariz. Lo de comparar barrigas para averiguar tamaños de bebés también es otro despropósito, porque sin ir más lejos, yo con 6 meses de embarazo aún no me notaba cambios, y al final tenía una panza enorme, y la bichilla fue grandecita pero dentro de la normalidad. Lo mejor es reírse y sobre todo ¡no confiar en las mujeres que hacen gala de esta sabiduría!

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    20 febrero, 2014 at 16:28

    Madre mía!!!! con la “sabiduría popular” hay para hacer una enciclopedia!!!! lo de tienes cara de tener niño, o como se te ha inchado la nariz y los labios será niña…eso me lo dijeron muchísimas veces a mí.

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 febrero, 2014 at 20:26

      Lo de la nariz y los labios no lo conocía. ¡Será porque la sabiduría popular va por pueblo (y por barrios)!

  • Responder
    mamapuede
    20 febrero, 2014 at 16:30

    Estoy pensando…. pero tu de que gente te rodeas??? jaja

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 febrero, 2014 at 20:26

      ¡Jajaja! De gente rara nada más. Muchas tienen pintillas de brujas adivinas pero lo cierto es que no dan una.

  • Responder
    matronaonline
    20 febrero, 2014 at 20:14

    Madre mía… parece que algunas disfrutan metiendo miedo a la gente! y el ginecólogo aquél cómo te dice lo de la cesárea???? si a esas alturas del embarazo es imposible saberlo, el bebé da mil vueltas!

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 febrero, 2014 at 20:32

      ¡Disfrutan, disfrutan! Porque si no yo no entiendo este tipo de comentarios. El ginecólogo realmente no me asustó, porque simplemente dijo que si no cambiaba de postura debería ser un parto por cesárea pero me advirtió de que aún quedaba mucho tiempo y de que no deberíamos preocuparnos por adelantado porque casi todos se colocan bien para salir.

  • Responder
    Flordeliss
    20 febrero, 2014 at 20:30

    Hay gente para todo, menos mal que una es sabia y solo hace caso a lo que tiene que hacer caso, sinos locas por ahí desquiciadas acabaríamos todas!!!! El próximo post promete!!! Lo espero con impaciencia 😛

  • Responder
    Bego
    20 febrero, 2014 at 23:54

    ajajajaja que me troncho con lo del pelo y los ardores. yo tuve ardores toooooodo el embarazo y víctor nació calvorote perdido y así ha estado un año y medio que al pobre se le reflajaba la bombilla del salón en la cabezota hasta hace nada XD

    • Responder
      planeandoserpadres
      21 febrero, 2014 at 14:48

      ¡Jajaja! Mi bichilla tiene pelo pero parece que le crezca a cámara lenta y aún así, nada de ardores (será porque no era una melena lo suficientemente larga…) La imaginación de la gente es para echarse a temblar.

  • Responder
    Rural Baby Project
    21 febrero, 2014 at 00:50

    Ay madre… esto es un ejercicio de paciencia total… a mi por ahora sólo me han dicho que me he engordado (sí, 1 kilo en total) pero “por TOOODO” (poniendo los ojos grandes), dejando claro que no es la barriga sólo, no… debo ser ya la novia del Mr.Potato por lo menos… mira que cunde el kilo que he ganado!
    Lo de que se te puede morir el bebé es para faltarle por lo menos… anda que… no se puede tener menos cabeza…

    • Responder
      planeandoserpadres
      21 febrero, 2014 at 14:50

      Vamos un kilo arriba o abajo no creo que te lo note nadie. ¡Jajaja! Qué gracia lo del por Tooodo, pues es un kilo muy bien repartidito porque para hacer estragos en un cuerpo entero… Yo es que desde el principio del embarazo he estado rodeada de gente que ya me pronosticaba la muerte de la bichilla (¡más simpáticas ellas…!) Así es que tuve que optar por hacer oídos sordos o caer en una depresión pre-parto ¡y opté por lo primero y por tomarme las amenazas de muerte a broma!

  • Responder
    losangelesdelasierra
    21 febrero, 2014 at 12:45

    jejejeje lo que hay que aguantar!!!!!!!

  • Responder
    Cuestión de madres
    22 febrero, 2014 at 14:23

    qué bueno es recordar todas estas cosas…jejejeje.. a mi me las soltaron también muy buenas… jejejeje… la de los ardores también la recibí y el mayor salió sin pelo y la peque con una mata de pelo increíble… y con los dos muuuuuuuuuuchos ardores…. jejejeje

    • Responder
      planeandoserpadres
      23 febrero, 2014 at 20:45

      Si base científica no tiene ninguna pero claro de vez en cuando aciertan por casualidad y se les sube el éxito a la cabeza. Después de eso cualquiera les convence de lo contrario.

  • Responder
    monstruuosa
    22 febrero, 2014 at 22:30

    jajajajajaaa la verdad es que, durante el embarazo, llegué a la conclusión de que pasaba de escuchar a nadie xD

    • Responder
      planeandoserpadres
      23 febrero, 2014 at 20:54

      Yo las escucho, ignoro los comentarios pero¡los anoto para despotricar en el blog!

  • Responder
    Esther
    30 marzo, 2014 at 11:40

    Ja ja ja, me he reído mucho, porque he oído esas lindezas y otras peores. No te digo nada cuando tienes una pérdida temprana como la que tuve la de burradas que te puede decir la gente (la poca que lo sabía) y algunos que lo descubrieron por algunos bocazas. En fin…sabiduría popular que cuanto más lejos mejor en algunos casos. Me encanta la nueva pinta de tu blog. Gracias, ahora es más fácil navegar por él.

    • Responder
      Planeando ser padres
      31 marzo, 2014 at 11:28

      La tontura de alguna gente no tiene fondo, así es que lo mejor es hacer oídos sordos, o al menos poner buena cara y pasar de este tipo de comentarios. Sobre todo en ese tipo de situaciones difíciles que comentas, porque a veces la gente no tiene nada de tacto.

  • Responder
    Sabiduría popular V: la lactancia, esa gran desconocida - Planeando ser padres
    25 junio, 2014 at 07:01

    […] memoria y recordando más me caliento, pero vamos, que me queda cuerda para rato en relación a la sabiduría popular y la lactancia. Decidme que vosotros también habéis pasado por este tipo de situaciones ¿verdad? […]

  • Responder
    María F. P.
    1 julio, 2015 at 16:29

    Vaya tela hija, desde luego hay mujeres que se podían meter las lenguas en el… de verdad, que cosas.
    Lo de los ardores si que lo he oído, yo ahora tengo más ardores, pero por lo que tu dices, entre el poco hueco que me deja ya la niña y el hambre que me da, pues es normal!
    También me gustan los bebes regordetes, eso si, en la semana 34 me dijeron que la nena pesaba alrededor de los 2’800 y lo primero que pensé fue “dios, como crezca mas a ver como sale de ahí!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      2 julio, 2015 at 20:06

      Ay quien ve la desgracia en cada esquina, y lo peor es que no se cortan al exponerla delante de ti como si nada. Yo porque soy poco aprensiva pero a otra se la cargan de una taquicardia. Hay algunos que ralentizan su crecimiento. En la semana 34 mi bichilla creo que pesaba 2,600 y nació casi en la 42 con 3,600, así es que en la recta final no engordó tantísimo.

    ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!