Parto y postparto

Cosas que desconocía de mi propio nacimiento (I)

mi nacimiento

Ignoraba que cuando nací…

Antes de quedarme embarazada eran pocas las cosas que me había interesado averiguar acerca del embarazo de mi madre, de su parto, lactancia, post parto, vamos de mi propio nacimiento en general. Durante los meses de embarazo hablé muchas veces con ella acerca de estos detalles y descubrí muchos puntos que me sorprendieron y desconcertaron, porque jamás pensé que mi llegada al mundo y mis primeros meses de vida hubiesen transcurrido de esa forma. Lo suelo decir por aquí y por allá pero mi madre trabajó durante 13 años como auxiliar en un sanatorio de maternidad privado (de esos gestionados por monjas y donde robaban bebés, aunque ella dice que en el suyo esas cosas no pasaban) y cuando emigramos desde el sur trabajó 5 años más en una guardería. Tiene muchos conocimientos (algunos anticuados y otros que aún sirven) acerca de la crianza, pero hoy voy a centrarme en cómo nací yo.

1. Fecha probable de parto. Si bien de las embarazadas cercanas que he conocido últimamente las fechas probables de sus partos no han tenido nada que ver con la fecha real, el experto ginecólogo que controló el embarazo de mi madre le dijo que yo nacería entre el 3 y el 5 de octubre. Y nací el día 5. Vamos que con técnicas menos avanzadas que las actuales demostró tener un conocimiento del tema (o una puntería) que hoy se desconoce. Para el embarazo de mi hermano volvió a dar el mismo rango de días y él nació el 3 de junio. ¡Igualito que mi bichilla! Que nació 13 días después de lo estimado… ¡cuando durante todo el embarazo me habían estado diciendo que era tan grande que no llegaría a la semana 40!

2. Anestesia general. Mi madre es de desdramatizar los partos y los embarazos, y me decía que las contracciones no son tan dolorosas, que seguro que yo había tenido infecciones de orina peores (porque pasé una rachilla muy mala hará un par de años…) ¡Hasta que me enteré de que ella había parido a sus dos churumbeles con anestesia general! Un pequeño detalle que se olvidó de mencionar hasta mi octavo mes de embarazo. En su sanatorio era una práctica habitual, ya que por aquel entonces la anestesia epidural hacía poco tiempo que se conocía en España y tenía muchos riesgos porque aún no había profesionales especializados en su uso. Y como el sanatorio era privado y acudían mujeres de familias adineradas y no acostumbradas al sufrimiento, la anestesia general era lo más recurrente. Aún así, mi madre sostiene que aguantó en casa las contracciones durante todo el tiempo que pudo, y desde que llegó al sanatorio hasta que yo nací sólo pasaron 2 horas ¡y eso que era primeriza! Vamos, que la dilatación la hacían de forma natural y la anestesia sólo se ponía en el último tramo para el expulsivo. Con la dosis se pasaron un poquito y ella tuvo problemas para recuperarse (sus compañeras que la asistieron pensaron que se quedaría allí tiesa) y no despertó con facilidad. Como trabajaba allí ¡debieron ponerle más de la cuenta para que no sufriese nada de nada! Lo del plan de parto no existía. Allí nadie elegía nada y se nacía con anestesia general vaginalmente, o mediante cesárea, si era necesario. Yo me pregunto ¿y con anestesia general cómo se puede nacer de forma vaginal si tu madre no está consciente para dar empujones? Tengo que indagar más sobre este punto porque no me ha quedado del todo claro.

3. Presencia de mi padre en el parto. Él la llevó al sanatorio porque era de madrugada y ella no tenía carnet de conducir. Una vez allí la figura del padre pasaba a ser una visita más: ni estaba presente en el parto, ni dormía en la habitación… así es que mi madre cuenta que tras mi nacimiento él me vio un ratito y se fue a casa hasta el día siguiente. Y así durante toda nuestra estancia ingresadas allí. En este aspecto creo que las cosas han cambiado para mejor, ya que la figura del papá de la bichilla ha sido fundamental durante todo el proceso, y también eran de agradecer sus sufridas noches en el cutre-sillón-reclinable-de pago del hospital. Pero bueno, esto son cuestiones culturales y en mi época ningún padre se implicaba demasiado en esto del embarazo.

4. Lactancia. A mi madre le pilló de lleno la moda del biberón. Hace 30 años los beneficios de la leche materna, la crianza con apego y las demás zarandajas que nos traemos y llevamos hoy no eran imprescindibles. Ella trató de darme el pecho ¡durante una semana! Y no es que fuera mala madre, ni que me destetase porque no soportaba los dolores de las grietas, o no quisiera alimentarme a demanda. Sino porque a la semana de mi nacimiento mi padre metió en casa a unos amigos suyos llegados de su pueblo, a los que mi madre debía atender cual señores medievales, y claro, dice que se estresó tanto y se llevó tal disgusto en el cuerpo que se le retiró la leche. ¿Quizás pudo haberla hecho volver? Pues ni lo sabemos ni ella se lo planteó en aquel momento, pero el caso es que yo fui una niña de biberón. Con mi hermano tuvo más suerte y le dio el pecho durante 3 meses, hasta que se reincorporó al trabajo y se jorobó la lactancia.

Al final se me está alargando más de lo que pensaba la historia de mi nacimiento, así es que por esta semana lo dejaremos aquí y retomaré la última parte la semana que viene. ¿Y vosotros? ¿Os habéis preguntado alguna vez cómo vinisteis al mundo?

Esto te puede interesar

77 Comentarios

  • Responder
    El rincón de Mixka
    26 febrero, 2014 at 08:01

    Pues la verdad es que tan profundamente no. Sí que he hablado con mi madre del tema muchas veces, pero fíjate que ahora no sabría decirte si le pusieron anestesia o no.

    Lo que ella siempre cuenta es que sólo hacían una revisión. A los seis meses. Ella debió de ir cuando aún le faltaban unos días para cumplir esos sris meses y la mandaron irse y volver en el día exacto. Total… Para nada. Porque en su época ni ecos, ni ecas.

    Respecto a la lactancia, yo me desteté solita a los tres meses… Y es que debía de tener muy claro desde bien pequeña que no me gustaba la leche. ¡De hecho es que no puedo con ella! Dice que insistió pero que yo apartaba el morro y lo cerraba que no veas y que finalmente desistió.

    Muy interesante 🙂

    ¡Un abrazo!

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 febrero, 2014 at 16:48

      Bueno lo de las revisiones en la época era un despiporre, porque encima mi madre se hacía los controles en la clínica en la que trabajaba y claro cuando fue a solicitar la baja de maternidad su ginecólogo de la Seguridad Social que no la había visto en la vida embarazada ya le puso problemas. ¡Mírala qué precoz ella destetándose solita a los 3 meses! Luego no te quejes si a tu nuevo bichillo le da por hacer esas cosas ¡ya sabrás a quién ha salido!

  • Responder
    pequeboom
    26 febrero, 2014 at 08:29

    Qué buena idea!!! A mí me lo han contado, más o menos, pero no estaría mal, dejarlo escrito para la posteridad jejeje Y no estoy loca, pero hoy he soñado que conocía a la bichilla y tú la llamabas así y yo te decía: se llama Laura, ya no la llames más bichilla. Muy hardcore lo mío, lo sé 😉

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 febrero, 2014 at 16:49

      ¡Jajaja! Pues a saber qué aspecto me habrás puesto en el sueño. ¡Espero que saliese ideal del todo! Lo de que la llame más por su nombre es un ruego constante del papá de la bichilla y de mi madre, porque sólo la nombro mediante apodos cariñosos (o de risa) y es verdad que al final le voy a acabar trastornando la identidad.

  • Responder
    Esther
    26 febrero, 2014 at 08:39

    Anestesia general??!! Y como empujaban? Ya contarás…
    Antes lo de la fecha probable de parto era mas acertada que ahora, yo tenia que nacer el tres y nací el dos de diciembre…así que acertó casi 100%. Mi madre siempre me recuerda que estuvo catorce horas de parto y creo que sin anestesia. Pensándolo, yo estuve unas once, entre que te ponen la oxitocina y no, se te hace el ddía allí metida.
    En cuanto a lactancia creo que si me dió el pecho pero no mucho tiempo, quizá un mes, la verdad es que no lo se del cierto.

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 febrero, 2014 at 16:52

      ¿Y cómo sería posible que acertasen más que ahora con menos medios? Porque vamos, la bichilla me salió ya más pasada de fecha que un yogur y porque me lo provocaron, que si no lo mismo aún sigo esperando. Tú también vas a tener que investigar más sobre tu propio nacimiento porque tienes lagunillas que desconoces, A mí me ha hecho gracia enterarme de estas cosas, sobre todo para ver la gran diferencia de los partos de entonces con los de ahora.

  • Responder
    Gestando una idea
    26 febrero, 2014 at 08:55

    Yo también tengo la duda, de cómo una mujer anestesiada pro completo, puede parir. Pregúntale más, por favor, porque eso es que no me lo puedo imaginar. Que le hagan cesárea, vale, pero pujar estando dormida?? :O
    Ahora, que pusieran anestesia general para dormirte, sacarte el bebé y robártelo, eso si me pega, jajaja. Como has dicho que era de ese tipo de clínicas (aunque tu madre diga que no), pues me pega que usaran la general, así cuando despertara, “ah, tu bebé ha nacido muerto”. Y se lo llevaba la ricachona de turno.

    Lo de los amigos de tu padre en casa la primera semana…¡mal! Jajajaja. Mira que meter a más gente para dar trabajo en casa… Jajajaja. Estos hombres…..

    Y lo del padre en el parto, antes, ni de coña, ¿no? Pero ni ahí ni en ningún sitio. Mi padre sí estuvo presente en mi parto y el de mi hermana, pero porque es pediatra y trabajaba en el hospital donde parió mi madre y claro, era “de la casa”. Es más, entró en el parto de toooodos mis primos y primas, jajaja. Tiene la coña de que conoce todos los “papos” de la familia, jajaja. Y es verdad, porque es normal, que si no dejan entrar a tu marido, pues que entre tu cuñado que es médico y quieras que no, más tranquila te quedas. Además, gracias a él, una de mis primas fue tratada nada más nacer de no se qué cosa, que le vieron gracias a que estaba mi padre y él dijo (tras la exploración) que lo tenía. Así que estaba bien que asistiera a los partos.

    ¡Sigo pendiente de tu parto en siguientes capítulos!

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 febrero, 2014 at 16:56

      La dormían en el momento final del expulsivo y sacaban a los bebés con fórceps o ventosas. A mí me sacaron con ventosa y dice que tuve un bulto en la cabeza durante días, por la succión. Empujar no empujó nada. ¡Jajaja! Mucho cachondeo nos traemos nosotras con lo de los bebés robados, pero mira que debe ser un trauma grandísimo. Ella dice que de verdad no le consta que en su clínica se hiciesen esas cosas, o por lo menos a ella nunca le propusieron participar en algo similar. Mi padre es un poco despreocupado para estas cosas: claro, él iba a lo suyo, a celebrar el nacimiento de la niña, y desde luego no pensó en el trastorno que le ocasionaba a mi madre, recién parida. Así es que me quedé sin lactancia materna al poco de comenzar. Es una suerte que tu padre haya podido presenciar tantos partos de familiares, porque como dices, nunca está de más tener a alguien de confianza que pueda ayudarte un poco en caso de complicaciones. ¡Aunque ya le vale presumir de conocer el papo de todos los de la familia. ¡Jajaja! Prepárate para cuando te toque a ti 😛

  • Responder
    luisa
    26 febrero, 2014 at 09:12

    Es muy bonito indagar sobre estos detalles con nuestras madres; a mi me ha pasado lo mismo. Hasta que me he metido en el tema no he conocido los detalles de los 4 hijos que tiene mi mamá y las cosas no eran como ahora.
    A ella le parece un gran avance los metodos diagnosticos de ahora para saber que el bebé no tiene sindromes ni malformaciones, por supuesto antes era una incognita hasta que naciamos. Y con las pocas ecos que se hacian muchas veces ni siquiera te querian decir el sexo de tu bebé.

    Os aclaro un poquito lo de la anestesia general y la posibilidad de parto vaginal;
    Toda la dilatacion se hace con la mujer consciente y solo en el momento del explusivo y la extraccion fetal se aplicaba gas anestesico con una mascarilla (o alguna vez por la vena) para dormir a la mujer y hacer el ultimo tramo del parto con instrumentacion; esto es que cuando la mujer esta en dilatacion completa de usan ventosa o forceps para sacar al bebé de un tirón. La anestesia produce un poco del amnesia de todo el proceso así que las mujeres no se acuerdan del antes ni del despues hasta que estan muy despiertas. (Soy anestesista, esto ya se hace nunca o casi nunca pero antes era muy frecuente sobretodo en centros privados).

    Un besazo!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 febrero, 2014 at 17:01

      ¡Gracias por aclarar mejor que yo el tema de la anestesia! Sí, así fue el parto de mi madre: prácticamente llegó dilatada del todo al centro mñedico y la anestesiaron mediante mascarilla y a mí me sacaron con una ventosa. Resultad: ella más para allá que para acá y yo con un bulto considerable en la cabeza. Ahora, además de no querer usar anestesia general para los partos, también se trata de evitar el uso de estos instrumentos (fórceps, ventosas, espátulas, etc.) que pueden dañar a los niños. Yo no sé cómo puede ser que a día de hoy se respeten más los partos naturales que hace 30 años. Debía ser que pensaban: ya que se han descubierto todas estas cosas ¡vamos a usarlas todas de golpe!

  • Responder
    Layla
    26 febrero, 2014 at 09:48

    Yo también he empezado a hablar del embarazo de mi madre desde que estoy embarazada yo… Aunque tampoco he sacado mucha información: que me atrasé 4 días desde la FPP y que me dio el pecho hasta los 9 meses! (según ella fue una lactancia prologandísima, ningún bebé de su entorno estuvo tanto tiempo al pecho!)

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 febrero, 2014 at 17:03

      ¡Y tiene razón! Porque mi madre dice que a mi hermano sí le dio el pecho 3 meses y ya entonces eso era el tiempo normal. Así que 9 meses en esa época deberían parecerle a la gente una cosa exagerada (como hoy, cuando una comenta que le gustaría prolongar la lactancia hasta los 2 años…)

  • Responder
    La agenda de mamá
    26 febrero, 2014 at 09:54

    Lo de la anestesia general me ha dejado a cuadros.. indaga, y nos cuenta!! 🙂
    besotes

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 febrero, 2014 at 17:04

      Pues eso, que tú llegabas dilatada, cuando estabas ya de 10 centímetros te anestesiaban con una mascarilla y te sacaban al bebé mediante fórceps, ventosa, espátula, etc. lo que tuviesen más a mano, pero nada de empujar.

  • Responder
    sradiaz
    26 febrero, 2014 at 09:56

    Desde luego… Mira que tu padre llevarle trabajo a la pobre recién parida… Pero eran otros tiempos. Mi madre no dice nada de anestesia, pero sí de las almorranas que tubo después y de que como aguantó mucho nací morada. Tengo que indagar.

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 febrero, 2014 at 17:06

      Lo de que los bebés nazcan morados, azules y de todos los colores menos sonrosaditos, ya nos dijeron que era normal en los cursos de preparación al parto. La bichilla salió con un color de lo más natural, pero hay bebés que tardan muchas horas en perder el color azulado. Mira, almorranas mi madre creo que no tuvo, pero tengo una tía que sí lo pasó fatal con eso, y tras el parto se sentaba en un flotador infantil de playa para aliviar las molestias (ahora dicen que esto de usar flotador para esta casuística es poco recomendable porque la zona permanece más rato en tensión y no relajada).

      • Responder
        sradiaz
        26 febrero, 2014 at 17:42

        Me queda mucho que aprender :-). De todas formas yo pasé unas semanas en incubadora por el color, porque de peso estaba bien.

        • Responder
          planeandoserpadres
          26 febrero, 2014 at 19:33

          Entonces a lo mejor fue por la ictericia, porque estabas amarilla de la bilirrubina y no azul, y necesitabas estar bajo lámparas especiales. No te preocupes, que seguro que tu bichilla llega morenita y sanota.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    26 febrero, 2014 at 11:22

    Lo de la anestesia general me ha dejado sin palabras!!! Mi madre me tuvo por parto vaginal y sin anestesia de ningún tipo, a mis hermanos también, incluidos los mellizos de más de 3 kilos cada uno… Como yo, llegó al paritorio a punto de dar a luz, ella dice que los partos tampoco le parecieron tan horribles y es ella la primera que me dice que mejor sin epidural, aunque ahí no le doy la razón porque el parto para mí fue mejor con epidural, eso sí, más rápido sin ella… Y esa es la razón por la que yo he afrontado los partos más pancha que otra cosa, y que mi matrona se quedara alucinada cuando le contaba que veía vídeos de partos durante el embarazo como si tal cosa… Sé que me dio el pecho a mí y a mi hermano Miguel durante tres-cuatro meses, a los mellizos ya no, éramos seguidos y uno nació con labio leporino. Estamos todos igual de sanos y físicamente están mejor mis hermanos que yo… Más o menos, estoy informada y creo que el que mi madre siempre hablase tan bien de partos y embarazos, ha hecho que yo afrontase las dos cosas con demasiada tranquilidad… Te digo una cosa, con las cosas que leo y me cuentan últimamente sobre embarazos y partos, agradezco haber tenido a mi madre, abuela… con esa visión tan positiva… La mente es fundamental para estos procesos! Bueno, y la genética ayuda!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 febrero, 2014 at 17:11

      Mi madre era de las pocas que me desdramatizaba todo el proceso del embarazo y el parto antes de que naciese la bichilla, pero claro con lo del parto me engañaba un poquito porque ella me decía que sería capaz de afrontarlo son anestesia ¡cuando a ella la anestesiaron completita!. Eso sí, como lo que peor recuerdo de mi parto fue el dolor de las contracciones, y no los pujos del final, quizás sí que fuesen situaciones parecidas, ya que yo llegué a los 9 centímetros sin epidural y ella a los 10, con lo cual, más o menos ahí andaba la cosa. la gente a veces parece que quiera atemorizar a las embarazadas porque sí: una cosa es que alguien haya podido tener una mala experiencia y la cuente, pero que absolutamente todo el mundo tenga pésimos embarazos y partos no me lo puedo creer ¡nos habríamos extinguido hace tiempo! En cuanto a la parte genética, creo que de mi madre he sacado la fortaleza para aguantar casi cualquier dolor sin que se me note y sin quejarme (no como mi padre, que cada vez que coge un simple resfriado cree estar a las puertas de la muerte).

  • Responder
    Anónimo
    26 febrero, 2014 at 12:29

    Muerta me he quedado con lo de la anestesia general!!! y quién apretaba???
    Bueno y lo de la teta….ayyyyyy pobre, que tiempos!!!!

    Pues ahora que lo has hecho, un día lo voy a contar yo…

    Besosssssssssss

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 febrero, 2014 at 17:12

      nadie empujaba, sino que sacaban a los niños a tirones, con fórceps, ventosas y demás instrumental. Me parece muy bien que te animes a contar la historia de tu nacimiento (oye, pero no sé quien eres porque me has dejado el comentario anónimo).

  • Responder
    tuspatucosymistacones
    26 febrero, 2014 at 13:32

    A mi también me ha dejado patidifusa lo de la anestesia general :O
    Yo siempre le he preguntado por su embarazo y mi nacimiento, le dijeron que nacería antes de Navidad y no, antes de fin de año y no, antes de Reyes y no, así que si no nacía entre el 10 o 12 de enero se lo provocarían, yo que fui lista no quise arriesgar mucho más y 12 nací 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 febrero, 2014 at 17:15

      ¿A ver si ahora resulta que en la única clínica donde anestesiaban del todo a las embarazadas era en la de mi madre? ¿Nadie más nació con anestesia general hace 30 años (o más)? Pues tú más o menos como mi bichilla, que debería haber nacido entre el 4-6 de noviembre, pero como supuestamente era grandecita no llegaría a cumplir las 40 semanas y al final me tuvieron que inducir el parto a 1 día de cumplir las 42 semanas de gestación.

  • Responder
    Adormir
    26 febrero, 2014 at 13:51

    A mi tia tambien le pusieros anestesia general para parir a mi prima y yo me pregunté lo mismo: como empujaba? Curioso. Suerte que esto ya no se hace…

    Yo sí sé cmo vine al mundo. Fué para mi madre un parto muy traumatico que aun recuerda muy agramiente y que la mantuvo casi inmovil mas de un mes.
    Y como a ti tambien me crió con biberones desde el minuto zero por lo mismo: modas. Jeje.

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 febrero, 2014 at 17:19

      Yo la verdad es que no entiendo lo de la moda del biberón. Que conste que me parece un invento genial para suplir problemas con la lactancia (no vamos a defender la teta hasta que el bichillo se muera de hambre) pero eso de que se pusiese tan de moda hace años no lo logro entender. ¡Qué pena lo del parto de tu madre! Vamos, no me imagino yo un mes completo recuperándome después de parir ni en mis peores pesadillas. Y aún así ¿se animó a tener más hijos o ya contigo se plantó?

  • Responder
    marifififi
    26 febrero, 2014 at 14:19

    Lo mío fue algo parecido, época de biberón, pero con contracciones. Lo curioso es que una compi de curro también parió con anestesia general y yo también me pregunto como leche lo hacían! Besitos fifiles

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 febrero, 2014 at 17:20

      Pues te los sacaban sin esfuerzo, con ventosas, fórceps y todo lo que ahora se trata de evitar en los partos de hoy en día.

  • Responder
    Futura Mamá
    26 febrero, 2014 at 15:22

    Siempre he querido saberlo y siempre me lo han contado… Lo que yo veo que ahora no hacen es que en PaísGermánico te dejan 2 semanas ingresadas antes de darte el alta.

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 febrero, 2014 at 17:21

      Yo estuve bien feliz en el hospital ¡pero 2 semanas me parece una pasada! Eso sí que van a ser vacaciones en toda regla cuando te toque.

      • Responder
        Futura Mamá
        26 febrero, 2014 at 17:25

        Uy, eso es en PaísGermánico… Yo no tendré esa suerte. Nací allí, pero actualmente estoy en PueblitoMadrid.

        • Responder
          planeandoserpadres
          26 febrero, 2014 at 17:33

          ¡Pues vuélvete a PaísGermánico para el parto! Porque aquí, con los recortes, no te querrán ingresada tanto tiempo. Aunque a lo mejor tú tampoco tienes interés en pasar en el hospital una estancia tan larga.

  • Responder
    mamapuede
    26 febrero, 2014 at 16:09

    Yo si me había interesado por el embarazo de mi madre y su parto antes, eso o mi madre nos lo ha contado porque sí, pero vamos que yo si conocía el mío y los de mis tres hermanos.
    Un dato, que nunca había mencionado y me resulta gracioso fue que cuándo yo estaba embarazada de Leo y me dieron cita para una revisión por la S.Social, le dije el nombre a mi madre y me dijo, “pero será el hijo, porque ese hombre fue el que me atendió cuándo tu naciste”, yo la dije, no mamá es un señor mayor asique puede ser él perfectamente. Bueno, pues me acompaño a la revisión sin decirme nada. Estabamos en la sala de espera y pasó por allí y le dije, “mamá, mira ese es”, y dice mi madre “ay no, no puede ser, si ese hombre era guapísimo!!!” jaja mamá que esperabas 30 años después que estuviese igual?? jaja, me había acompañado sólo por verle??

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 febrero, 2014 at 17:24

      ¡Jajaja! Justo hoy hablaba con mi madre del tema de que ella no se ve en la edad que tiene. Cuando habla de gente de 60 años dice “es que no se quien, que ya es vieja…” Y yo le digo “Mamá, que tú este año cumples 59. Es una mujer de tu edad”. Vamos, como que le pilla por sorpresa lo de sus años. ¡Qué grande tu madre con eso de acudir al médico sólo para curiosear! Normal que el recuerdo que guardaba del ginecólogo no cuadrase con el hombre al que se encontró ¡Sólo faltaría que se hubiese mantenido exactamente igual!

  • Responder
    marilia
    26 febrero, 2014 at 16:10

    Lo de anestesia general fue muy común en los setenta; lo extraían con fórceps y se llamaba “parto sin dolor” pero no contaban con el superdolor de después por la pedazo de episiotomia que les hacian!!!.mi madre ya se libró de esa moda conmigo que nací tb con oxitocina(como he tenido yo en mi parto). Y la fecha probable conmigo si atinaron y antes se hacia “la cuenta la vieja” que tb vale para hoy en día: fecha última regla y te retrotaes 3 meses y le sumas 7 días. (Mi última regla fue 9 de febrero y 3 meses menos es 9 de nov. + 7 días = 16 noviembre (fpp que nacio mi baby).lo que no se respetaba antes era el contacto madre-hij@ pues no había “piel con piel” además a mi me dieron un buen baño antes de darme a mi madre siendo parto vaginal!! Increible de pensar hoy y la lactancia no se fomentaba nada porque te ponían en la cunita del nido y claro…asi casi ninguna mujer tenía leche porque el bebé no se enganchaba;mi madre nos dio a mí y mis hermanos por los 3 meses que empezó con bibes porque le decían que estaríamos mejor alimentados ya que su producción de leche bajó pero porque era darle cada 3 horas y 10 minutos de cada pecho,yo así no habría durado ni 1 mes con mi peque porque es bien glotón. De pensar que no sólo no dejaran entrar al marido porque no podía entrar nadie a acompañar en el paritorio…uffff…yo sin ese apoyo lo habría pasado muchísimo peor y tb eran reticentes a que hubiese visitas al hospital…vamos…en soledad total.creo que vamos camino devun parto más respetado y en favor del bebé tb.

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 febrero, 2014 at 17:31

      A mí me sacaron con una ventosa que me dejó la cabeza abombada durante los primeros días, y supongo que mi madre no pensó en parir de otra manera, porque trabajaba en eso y en su centro era lo más habitual. ¡Jajaja! La fecha de mi bichilla no cuadra ni con esta fórmula tuya. Esta nació atrasadita del todo cuente como cuente (y ya sabes que casi casi cuando tu bichillo porque la mía es del 17 de noviembre). Lo del contacto piel con piel nada de nada: se llevaban al bebé, los bañaban completamente (nada de respetar la vérnix ni estas cosas que recomiendan ahora), dormíamos en un nido y sólo nos llevaban con mamá durante el día, y tras la última toma de la noche todos de vuelta al nido. Mi madre también dice que lo normal en la época era darle de comer al bebé cada 3 horas y como máximo 3 meses (el resto ya se consideraba lactancia prolongada o vicio, y no estaba bien visto). Ahora las cosas han cambiado mucho,. Si el papá de la bichilla ya pasó muchos nervios estando presente en todo ¡no me quiero ni imaginar lo que hubiese sido de él ni lo llegan a dejar esperando con el resto de visitas! (sin contar con que las visitas me lo habrían vuelto tarumba con sus comentarios).

  • Responder
    mamadediaydenoche
    26 febrero, 2014 at 17:15

    Qué buena idea! Voy a indagar sobre el mío y te cuento! Puede ser Chulisimo tener muchos relatos de lo que hacían en los hospitales hace ya unos años y ver como han cambiado las cosas!

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 febrero, 2014 at 17:32

      ¡Seguro que descubres algo que te impresiona! Porque yo con el tema de la anestesia general aún no salgo de mi asombro.

      • Responder
        mamadediaydenoche
        26 febrero, 2014 at 17:45

        Y como empujaba? Me pica la curiosidad…

        • Responder
          planeandoserpadres
          26 febrero, 2014 at 19:34

          No empujaba. Ella dormía drogada por la anestesia mientras a mí me sacaban con una ventosa. Vamos ¡igualito que desatascar un retrete!

  • Responder
    Rural Baby Project
    26 febrero, 2014 at 17:30

    Pues yo tengo la “suerte” de haberlo escuchado 200.000 veces! Y desde que tengo uso de razón, no te vayas a creer que es ahora con el embarazo jejeje
    Lo de los hombres igual. Mi padre cuando yo nací, estaba trabajando… no vaya a ser! Y peor el padre de una amiga, que cuando supo que había nacido, en vez de ir para el hospital, se fue a celebrarlo con los compañeros de trabajo… :O Yo me hace eso J. y creo que con el subidón de adrenalina/mala leche me levanto de la cama recién parida y voy a buscarlo… jejeje

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 febrero, 2014 at 17:35

      ¡Jajaja! Me parto con lo de salir a celebrar el nacimiento antes incluso de ir a conocer a tu propio hijo. ya sé que decimos que las cosas han cambiado mucho pero es que si lo pensamos fríamente ¡tampoco hace tanto tiempo de estas cosas! Yo en el tema de la implicación de los padres actuales en el embarazo, el parto y la crianza de los bichillo sí que detecto un cambio radical. Y como tú dices ¡más les vale implicarse que para eso han decidido lanzarse a tener churumbeles!

  • Responder
    matronaonline
    26 febrero, 2014 at 21:27

    Dicen que los partos de las madres se parecen a los de las hijas (en cuanto a dolor y rapidez). No está claro si es así o no, y en caso de serlo, no está claro tampoco que sea por cuestiones biológicas o culturales respecto a la tolerancia al dolor. El caso es que a mi madre le faltaban aún 15 días para salir de cuentas, fue a hacer pipí y al limpiarse, el papel salió rosado. Se asustó (era su primer parto), se fue al hospital y… casi con 5 centímetros que estaba!

    Yo vine al mundo tras un:
    – ay doctor… ay doctor que no puedo…
    – empuja
    – ay doctor, es que no puedo…
    – que empujes c@ñ#!!!!!!!

    Y nací feliz 🙂 y después me volví Simpson y tuve que quedarme 1 mes con la dichosa lamparita ultravioleta…
    El pecho, también me lo dio sólo 3 meses.

    Lo del parto vaginal con anestesia general es de traca!!! y lo de los papás de tratarlos como un cero a la izquierda muy triste, pero así ha sido hasta hace nada!

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 febrero, 2014 at 09:32

      En mi caso no se ha cumplido porque mi adre siempre se puso de parto por sí misma y a mí me lo tuvieron que inducir. En lo de la tolerancia al dolor creo que sí me parezco a ella ¡pero mi madre tiene aún más aguante! ¡Cuánto tiempo ingresada por la bilirrubina ¿no? No tenía ni idea de que se pudiese prolongar tanto. Lo de la anestesia general veo que ha calado hondo ¡estoy empezando a pensar que su clínica era la única rara en la que se hacían estas cosas!

      • Responder
        matronaonline
        28 febrero, 2014 at 09:39

        Estuve tanto tiempo porque lo mío fue por incompatibilidad con la sangre de mi madre… tuve enfermedad hemolítica del recién nacido y a mi padre le dijeron que seguramente no saldría. Y mírame! vivita y coleando!!

        • Responder
          planeandoserpadres
          28 febrero, 2014 at 09:43

          ¡Ay a veces los médicos se ponen siempre en lo peor y nos dan unos disgustos! Pues visto así, entre pasar un mes bajo las lámparas y morirte ¡lo del mes ahora me parece poca cosa!

          • matronaonline
            28 febrero, 2014 at 09:44

            Sí, desde luego me quedé con la opción buena! jajaja

  • Responder
    Solomimundo
    26 febrero, 2014 at 23:32

    Antes era todo un caos…en mi caso no se dieron cuenta de que mi madre tenía dos bolsas hasta el momento de la cesárea, la otra bolsa salió solo con restos…y únicamente le hicieron una eco a los 3 meses…yo no hubiese aguantando tan desinformada.

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 febrero, 2014 at 09:35

      ¡Jajaja! Es que ahora tenemos tantos medios, y aún así queremos saber más de lo que nos cuentan, vamos de un médico a otro para contrastar información, hacemos mil ecografías y mira antes, con la naturalidad que lo llevaban.

  • Responder
    Bego
    27 febrero, 2014 at 00:35

    sí, yo también he descubierto que fui niña de biberón hace bien poquito 🙂

  • Responder
    Marta
    27 febrero, 2014 at 14:07

    Pues sabes más tú de tu nacimiento que yo del mío, jajaja, tampoco es que haya indagado mucho, pero qué cantidad de cosas sabes! Eran otros tiempos antes, ni mejores ni peores, aunque me he quedad muerta con lo de la anestesia general, yo pensaba que dirías que sin anestesia, como yo con la petite, pero ofú!

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 febrero, 2014 at 10:18

      Me ha gustado lo de indagar en el parto de mi madre,porque ¡qué calladito se tenía lo de la anestesia general! ella llegó al máximo de dilatación de forma natural y luego la durmieron y me extrajeron con ventosas. Y no porque hubiese ninguna complicación con la postura ni nada, sino simplemente porque este era el procedimiento habitual.

  • Responder
    madrexilio
    28 febrero, 2014 at 13:17

    ¡Yo quiero que escribas un libro, yo seguro que te lo compro. Fíjate que a mí es muy difícil engancharme con lecturas (y no porque no me guste leer, sino porque soy muy selectiva, jajaja), pero a mí me haces que te lea hasta desde el móvil, e incluso mientras hago mercado!

    Espero el capítulo aclaratorio a eso de parir semiinconsciente…. leí algo similar acerca de la Reina de Inglaterra, ya sabes que fue productiva en eso de dejar descendencia, pero tampoco dan muchos detalles, imagínate quién se atrevería a hablar de la vagina de una reina!

    ¡Muy atenta a tus próximos posts!

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 febrero, 2014 at 14:56

      ¡Yujuuuu! Mi primera fan que pide un libro a gritos. ¡Ojalá esto del blog y mis narraciones de maternidad me sacaran del abismo de miseria existencial en la que me sumiré cuando deba reincorporarme a mi trabajo habitual. Lo del parto de mi madre ¡nada de semiinconsciente! Inconsciente del todo porque casi no se despierta de la anestesia (¡qué susto por favor!). No sé cómo sería en el caso de la Reina de Inglaterra, para que nos vamos a engañar, pero en el caso de mi madre se les administraba anestesia general cuando ya habían llegado por sí solas al máximo de dilatación y se extraía al bebé con fórceps, espátula so ventosa (este fue mi caso). Lo cual visto desde nuestra óptica actual es una gran tontada, porque si ya has hecho toda la dilatación de forma natural y sin anestesia ¿para qué te la ponen en el momento final cuando ya has pasado la peor parte a pelo?

      • Responder
        madrexilio
        4 marzo, 2014 at 16:09

        Mira que buena explicación, y la verdad es que tampoco entiendo lo de poner la anestesia al final… bueno, ya ves que el dicho es cierto: no todo tiempo pasado fue mejor. Gracias por contestar tan detalladamente.

        • Responder
          planeandoserpadres
          5 marzo, 2014 at 15:43

          ¡De nada! Parece que en el tema del parto algo se ha ido consiguiendo para no cometer estas barbaridades.

  • Responder
    patricia
    1 marzo, 2014 at 15:50

    He flipado con la explicación de la anestesia. No le veo ventaja. Con la epidural te quitan el dolor de las contracciones y se agradece, pero quien ha parido sin ella dice que el expulsivo es lo que menos duele. Así que supongo que se debe a modas.

    • Responder
      planeandoserpadres
      2 marzo, 2014 at 11:22

      ¡Exacto! La moda era poner anestesia general en el último momento, una tontada porque sufrías todo el dolor de las contracciones y cuando el expulsivo iba a llegar te dormían por completo. Menos mal que esto ya no se hace, porque la verdad es que yo tampoco le veo utilidad.

  • Responder
    Padre Friki
    4 marzo, 2014 at 07:38

    Sobre el tema de la moda del biberón, nuestra pediatra, que es muy maja, nos lo explicó hace poco de una manera que se me quedó grabada. Dijo que hace 30-40 años, era “muy pop” dar el biberón, que quedaba muy “moderno”.

    Y así me lo imagino, nuestras madres, con su estilazo de melenas largas hippies, gafas de sol enormes, dando el biberón en un banco del parque. En esa época debía quedar muy cool esa imagen, así que (casi) todas lo hacían.

    Además, no existía la corriente que hay ahora, de vuelta a lo natural, colecho, lactancia materna, etc.

    En fin, no las juzgaría demasiado, si tanto tu entorno, amigas… como el propio pediatra, te decía que dar biberón era lo mejor, sería casi inevitable no hacer caso a todo el mundo.

    En los pueblos debía ser distinto (digamos pueblos pequeños sin ese ambiente moderno de las ciudades), ya que ahí creo que se mantenían más las tradiciones, y se daba lactancia materna, siguiendo el ejemplo de las mayores.

    • Responder
      planeandoserpadres
      4 marzo, 2014 at 13:00

      No si yo no la culpo de nada, pero vamos que con el tostón que le he estado dando durante mi embarazo con la dichosa lactancia materna, ya me podía haber contado antes cómo nos crió ella. ¡Ni que fuese secreto de estado! Supongo que en parte tienes razón en lo de que como ella era de pueblo y se había independizado a la ciudad, lo más moderno sería el biberón. Pero el caso es que ella intentó dar el pecho primero, pero por un disgusto mal dado ya no lo volvió a intentar más.

  • Responder
    Flordeliss
    4 marzo, 2014 at 11:40

    A mi mi madre me ha contado algo por encima pero así muy profundo no!
    Yo también fui niña de biberón pero porque no toleraba ninguna leche ni la de mi madre ni las preparadas, tuve que tomar de almendras y cosas así porque no conseguían darme ninguna leche sin ponerme malita…

    • Responder
      planeandoserpadres
      4 marzo, 2014 at 13:08

      Bueno, lo tuyo sí que fue un caso especial. Lo mío fue una mezcla de desinformación, porque por muy grande que fuese el disgusto por el tema de las visitas la leche podría volver, y de modas, porque entonces pocas daban el pecho durante mucho tiempo.

  • Responder
    madremaya
    11 marzo, 2014 at 01:01

    Entonces yo debo ser rara, porque mi Príncipe estaba “predestinado” para el 7 de marzo y nació el 6…así que conmigo dieron casi en el clavo, porque primero me habían dicho que el 5 y en la siguiente revisión que no, que el 7. Y mira, ni pa ti ni pa mi jajaja.

    Según me ha contado mi madre yo nací a las 42 semanas…muy relajá la niña…y me dice que se pasó el día limpiando la casa, pantallas incluídas (he aquí un síndrome del nido a lo bestia…), y que por la noche fue al baño y manchó un poco. Pero muy tranquila y relajada la señora se sentó a ver “El precio justo” y ya cuando terminó, se fueron al hospital (anda que…). Al llegar le dijeron a mi padre que “esto todavía no está”, así que ella quedó ingresada y él se fue a casa, a dormir tan ricamente, y el día siguiente, a trabajar. A ella la bajaron a paritorio a las 9 de la mañana, y la rubita relajada salió a las 15.15h. Tan puntual…

    A mi padre lo avisaron al trabajo, se marchó volando a bañarse, recoger a mi abuela (su madre) y correr a verme. Peeeero, mi señora abuela le anunció que no-se-quien había muerto y tenían que ir al duelo. Así que yo en la clínica deseando conocer a papá y él en el duelo de un señor que ni conocía. ¿Qué te parece la idea? He de recalcar que este es el inicio de la indudable mala relación entre mi abuela y yo…

    Mi madre perdió mucha sangre en el parto, según me cuenta tuvieron que subirse cinco encima de la barriga porque la niña estaba muy tranquila. No se yo, subirse, subirse…, no lo tengo claro, pero bueno, esas son sus palabras, Le tuvieron que poner casi 3 litros de sangre y mi padre cuenta que cuando llegó a la habitación se la encontró llena de agujas, amarilla y con vías por todos sitios. De hecho, aún arrastra la tremenda anemia que le causé 🙁 Por eso no pudo darme el pecho, aunque nunca me ha dicho si lo pensaba hacer, y la menda se crió con biberón de Blemil que costaba 3.300 pesetas y duraba 3 días (mi padre me lo ha repetido tanto que ya no se me olvida jajaja).

    Me ha encantado tu post y la idea de reflejar tus inicios. Beso!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      11 marzo, 2014 at 11:54

      ¡Jajaja! Vaya con tu abuela, que era más importante ir al duelo de un señor que a conocer a su propia nieta. Bueno, ya se sabe que esto del orden de prioridades cada uno lo establece según lo siente, pero no me extraña que empezases a cogerle tirria desde tu nacimiento. Oye ese precio para la leche de biberón es una ruina ¡vaya agujero para la economía familiar! Normal que te lo recuerden tanto, si a mí ya me comentan lo de los pañales, que seguro que no se acercaba ni de lejos a ese precio… Es que eso debe queda para la posteridad. Incluso ahora sería carísimo, porque la verdad es que yo no estoy nada puesta en leche de fórmula pero al cambio sería como si un bote ahora costara 18 euros, te durase 3 días, pero es que encima para el nivel económico de la época eso significaba mucho más.
      Qué pena que tu madre tuviese un parto tan complicado. Mi bichilla nació aun día de la semana 42 pero nada que ver con lo que cuentas. Excepto por el gotero de oxitocina para provocarme las contracciones prácticamente salió sola, y ni grandes pérdidas de sangre, ni anemia ni maniobras extrañas. Pobre mujer, con tanta complicación ¿se animó a tener más hijos?

      • Responder
        madremaya
        11 marzo, 2014 at 12:30

        Quedo tan delicada que el medico se lo dijo a los dos en la habitacion, si decidian tener otro hijo cabria la posibilidad de tener que elegir entre la vida de mi madre o la del bebe. Habia tenido un aborto antes de mi y yo fui embarazo de riesgo, asi que un tercero seria malo para ella. Asi que decidieron no tener mas.

        En lo del precio mi padre siempre dice que cobraba 25mil pesetas en aquella epoca (hace casi 25 años) y pagaban 14mil por la casa, asi que imaginate.. Tambien me suelen decir que en casa mi madre me hacia pañales con trapos igual que ella las compresas, para dejar “lo bueno” para la calle, por si tenian que cambiarme un pañal que la gente no viera la necesidad que teniamos.

        Yo doy formula, y cuando Principe nacio hace un año, le empezamos a dar la misma del hospital, 20€ que duraban una semana. Asi que se la cambiamos por HeroBaby que es la mas barata y no llega a 10 el bote. Y aqui esta, fuerte como un roble, sin saber lo que es una fiebre o un resfriado y enorme. Tuvimos la suerte de que le fuera bien.

        Y bueno, mi abuela….para hablar de mi abuela necesito un par de post, porque tiene tela…

        • Responder
          planeandoserpadres
          11 marzo, 2014 at 15:59

          Con unos embarazos así y con ese riesgo normal que decidieses no tener más. ¡Al menos te tuvieron a ti! ¡Qué pasada lo del precio de la leche antiguamente! Ahora lo que comentas me parece más razonable, aunque también algo caras, sobre todo la que te daban en el hospital. ¡Espero que a mí la teta me dure mucho para ahorrarme este dinero! Oye pues si tu abuela la mala no te lee, ni otras personas que pudieran sentirse ofendidas ¡yo te animo a lo de hacer una saga de posts empezando por este de ir a un velatorio en lugar de conocer a su nieta!

          • madremaya
            11 marzo, 2014 at 16:37

            Oye, pues en plan desahogo-crítica no está nada mal. No se si quisiera meterla en este mundillo, más que nada porque quedará registro y no quiero saber nada de ella, pero bueno, una sección en la que poner verde a quien te toca las narices no es mala idea jajaja. Leerme, no me lee seguro, y tampoco nadie sabe que tengo este blog, así que lo podría hacer. Me lo pienso! jajaja

            La leche de Príncipe al principio nos salía unos 80€ al mes, y la compra mensual para marido y yo nos suele salir unos 150, así que no era rentable ni de lejos. Pero bueno, la solución fue buena, y ahora que bebe leche de vaca como nosotros, no hay problemas, aunque cierto es que la caja dura un suspiro…

            Ojalá y puedas seguir con la teta todo lo posible, la verdad es que, aunque la nuestra no era tan cara, (8 con algo…) se va un pico grande si sacas cuentas.

            Beso!!

          • planeandoserpadres
            12 marzo, 2014 at 16:46

            Si es que esto del blog es muy terapéutico. Y mira que yo a veces me arriesgo mucho criticando a gente que se puede ver reconocida en lo que cuento, pero me la trae al pairo, que para eso es mío y bastante esfuerzo hago con controlarme delante de ellos. De momento seguiré con la lactancia materna y en nada habrá que empezar con la alimentación complementaria, con lo cual entre teta y alimentos nuevos creo que me voy a poder saltar el paso de la leche de fórmula. Además, ya me he puesto las pilas para extraerme leche a diario y tener una gran reserva en el congelador para que cuando yo no esté cualquier otra persona pueda alimentarme a mi bichilla sin tener que usar biberones. ¡Sólo espero que no la rechace con el esfuerzo que estoy haciendo para almacenarla!

          • madremaya
            13 marzo, 2014 at 10:04

            Claro que si!! Lo importante es tener las cosas claras y luchar por lo que tu quieres. Si miras a tu alrededor en este mundillo veras que hay muchisimas mamas que consiguieron alimentar a sus peques sin tener que tocar la formula. Y tu no vas a ser menos! Por cierto acabo de leer tu ultimo post sobre lactancia y ole tu por el aguante! Ya ves quien hay que te aplaude por aguantar tanto y que ellas no podrian. Espero que ya todo vaya mejor.

            Por lo de la critica, yo decidi dar formula desde el embarazo para evitar sufrir mas problemas de espalda de los que ya tengo, y no falto quien me tacho de malamadre por negarle la teta a mi hijo. Que si iba a ser enfermizo, que no se criaria igual…y ven pa que lo veas. Un roble en toda regla, con un año no sabe de fiebres ni gripes.

            Con todo esto te digo que mientras tengas las cosas claras y sepas el camino que quieres seguir, que nadie te cambie el rumbo! Aunque cueste, llegaras a la meta. Y la bichilla, ya veras que se adapta a todo con un poco de paciencia y comprension.

            Un beso grande!!

          • planeandoserpadres
            13 marzo, 2014 at 19:22

            A mí me ha pasado como a ti pero con el tema de la lactancia materna, porque la gente no entendía que me empecinase tanto, que ese dolor no podía ser normal y que al final acabaría influyendo en que la bichilla se alimentase peor. Pero como en el centro de salud veían que engordaba hasta el triple de lo normal me animaron a intentar aguantar más tiempo y a no dejarla definitivamente bajo ningún concepto. Por suerte, hoy en día podemos elegir entre la teta y el biberón y como dices, que cada cual escoja lo que se adapte mejor a sus gustos personales o a sus circunstancias. Yo creo que podremos pasar sin leche de fórmula definitivamente ¡me dan pena la cantidad de biberones que me habían regalado y que no podré utilizar! Bueno, quizás sí cuando me reincorpore al trabajo y deje leche extraída para que mi madre se la de a la bichilla. ¡Al menos uno podrá ser estrenado!

          • madremaya
            15 marzo, 2014 at 13:28

            Claro que sí!! Y si no los usa para comer, los usará para jugar jajaja. A mi hijo le llaman la atención los que se le han ido quedando pequeños por cantidad y que ya no usa. Y morder la tetina le ayuda un montón con los dientes 😉

            Tú confía en tu instinto y tu corazón, que lo demás va viniendo solo. Por ahora, a la vista está que lo están haciendo de maravilla. Y eso es lo que cuenta!

          • planeandoserpadres
            16 marzo, 2014 at 12:45

            ¡Ay el instinto! El maternal aún no sé si lo he desarrollado, pero menos mal que el de supervivencia me viene de serie y ese sí que lo puedo aplicar para seguir criando en condiciones a la bichilla.

  • Responder
    Las bicicletas ¿son para el verano? Planeando ser padres
    21 mayo, 2014 at 07:00

    […] sobre las 2 (y las 4 ruedas) de la infancia. Ya sabéis que de vez en cuando me gusta contar cositas de mi propio nacimiento y mis aventuras desde que llegué al mundo. La primera bicicleta cuya imagen conservo en mi memoria […]

  • Responder
    Silvia
    7 diciembre, 2015 at 20:30

    Yo conozco pocos detalles de mi propio parto, porque mi madre falleció cuando yo tenía 14 años y sólo sé lo que me contó y recuerdo. Toda la dilatacion y el parto duró 12 horas, siendo primeriza, la fpp acertó de pleno, le dijeron el 15 de abril y nací el 16 a las 5 de la mañana. Creo que fue sin epidural, sé seguro que el parto de mi hermano lo fue, porque el proceso completo duró solo 4 horas y no hubo tiempo. La lactancia duró 5 meses, tanto en mi caso como el de mi hermano, porque después se incorporó al trabajo y nosotros fuimos de cabeza a la guardería (aclaro que mi madre era profesora y a la baja sumaba las vacaciones escolares) Un dato que he conocido por mis tías y mi padre al quedarme embarazada es que la fertilidad de mi madre era legendaria, se quedó embarazada las dos veces a la primera y en la fecha que quiso para aprovechar las vacaciones. Yo por lo visto he debido heredarlo… jajaja, pero al no saberlo me he quedado embarazada quizá un poco antes de lo que tenia pensado y no había planeado nada!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 diciembre, 2015 at 14:58

      ¡Qué buena historia!Y qué envidia de fertilidad, con la de casos con dificultades que se conocen hoy en día. Lo de esos pocos meses de lactancia dice mi madre que era lo habitual en la época. Somos esa generación a la que a las madres se les metía el biberón por los ojos, y unido a la desinformación, hicieron lo que pudieron. Mi madre también fue de embarazo rapidísimo, porque se casó en diciembre y yo nací en octubre del año siguiente, así es que debí ser hija de ese primer ciclo de intentos. Si no es para echaren cara cómo se hacían antes las cosas en la crianza y cómo se hacen ahora, me gusta conocer este tipo de datos del pasado.

  • Responder
    Lemon (@cm_watermelon)
    4 agosto, 2016 at 23:59

    Ay, qué increíble las diferencias entre los partos de antes y de ahora! Mi madre tuvo un parto buenísimo que yo firmaba ahora mismo. Rompió agua de madrugada y aguantó toda la noche en casa porque la matrona le había dicho que al ser primeriza el parto seria largo. A las ocho de la mañana entró por su propio pie en el hospital directa a paritorio, yo nací a las nueve menos cuarto y ni siquiera necesitó puntos! Un par de horas después para pasmo de las enfermeras y de su compañera de habitacion se levantó y se duchó. El mío no fue un embarazo deseado, mi madre era muy joven y sufrió mucho en él, yo creo que el parto fue la manera de la vida de compensarla.

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!