Lactancia

Mi lactancia (I): la inconsciencia de la primeriza

mi lactancia primeriza

Tampoco somos la bichilla ni yo

Durante todo el embarazo creo que fui una alumna muy aplicada para prepararme a conciencia en el tema de la lactancia.: leí algunos de los principales libros sobre el asunto (quedando encantada con Un regalo para toda la vida de Carlos González); acudí semanalmente a las clases de preparación al parto de mi centro de salud, en las que se dedicaron un par de sesiones completas al tema de la lactancia materna; leí decenas de posts en blogs de mamás más experimentadas que yo, para saber los problemas más habituales con la lactancia y conocer opiniones personales de primera mano; tras el parto comencé a acudir semanalmente a un grupo de crianza, en el que tenemos una matrona súper experta en temas de lactancia… Vamos, que contaba con toda la información disponible y con todas las ganas para tener una lactancia sin complicaciones y exitosa. Pero mi experiencia no fue ni de lejos como yo la había planeado.

1. Primera toma de contacto. Tras el parto, las siguientes dos horas la bichilla, su papá y yo volvimos a la sala de dilatación donde comenzamos a familiarizarnos con el asunto de dar la teta. Yo la colocaba tal y como había leído, con todo su cuerpecito girado hacia mí, con su ombligo contra el mío, el pezón a la altura de su nariz. A ella, zampona por naturaleza, le faltó tiempo para engancharse al pecho ¡y no se cansaba de chupar! Lo normal es que recién nacidos y durante los primeros días se queden dormidos mientras chupan y haya que espabilarlos: que si tocándole un pie, haciéndole cosquillitas en el cuello, molestándole los mofletes… Cualquier cosa para que se despierten y sigan mamando. Esta lo ponía todo de su parte y yo la tenía unos 40 minutos (y hasta una hora) pegada a un pecho y después la pasaba al otro, porque yo no tenía ni idea de qué cantidad de calostro tendría, de si sería alimento suficiente, ni siquiera de si pasaría hambre, ni si de verdad estaba logrando sacar algo de sustancia de allí dentro.

2. Recomendaciones contradictorias durante mi lactancia. Las enfermeras estaban de acuerdo en que debía ponerme a la bichilla al pecho todo lo posible. Pero unas me decían que alternado los pechos en cada toma (la niña se enganchaba más de 40 minutos del mismo pecho sin despeinarse) y otras me recomendaban ir variando cada 20 minutos, porque como era nueva en estos menesteres tanta succión durante tanto tiempo en un mismo pezón me causaría estragos ¡y esto fue lo que pasó! Durante aquellos primeros días a mí no me dolía nada el pecho, la niña parecía que andaba de los más entretenida pasando de una teta a otra y nada me hacía sospechar que la lactancia pudiese no estar funcionando.

3. Postura. Sólo me dieron 2 puntos externos tras el parto y otros 2 internos, pero yo estaba obsesionada con que se curasen bien, sin infecciones, sin riesgo de que se soltasen antes de tiempo. No me molestaban ni para sentarme, ni para orinar, no los sentía absolutamente para nada, pero aún así, durante mi estancia en el hospital siempre opté por darle el pecho a la bichilla recostada de lado en la cama en lugar de sosteniéndola en brazos. Así evitaba sentarme sobre la zona de los puntos y además yo me encontraba muy cómoda tumbada en la cama, podía tapar bien a la bichilla, etc. Vamos, que sólo veía ventajas en esta postura. Ahora, me doy cuenta de que hubiese sido una buena idea ir alternándola con otras, para que los pezones no siempre se rozasen por la misma zona.

4. Lactancia mixta. Ya fui contando en posts anteriores sobre mi estancia en el hospital que tuve 2 días de lactancia mixta hasta que me subió la leche, 4 días después del parto. La bichilla no tenía suficiente hidratación con el calostro que sacaba del pecho, y además se quedaba con hambre y no paraba de llorar sin consuelo. Así es que en el hospital nos ofrecieron unas jeringuillas de 20 ml. con leche de fórmula. Si no recuerdo mal, le dimos una durante la tarde de nuestro tercer día en el hospital y 2 más al día siguiente. Al llegar a casa compramos el bote de leche en polvo, porque aún no se había producido la subida de la leche y no queríamos vernos en casa con la niña muerta de hambre y sin poder consolarla. Pero ni siquiera llegamos a empezarlo. El día del alta ella se había tomado su jeringuilla antes de salir del hospital y el resto del día aguantó bien con la teta, como si nada. Al día siguiente se produjo la subida y desde entonces ya ha tenido leche para hartarse. O sea, que nuestra lactancia mixta duró 2 días, y siempre administrada con una jeringa y no con biberón, para que no se acostumbrase a lo fácil. Me parece una buena solución provisional si se producen episodios de crisis como este, pero por lo que he comprobado hay muchas mamás que hacen lactancia mixta y cada vez ofrecen más el biberón que el pecho, por lo que al final la teta se acaba perdiendo.

En resumen, los primero 4 días de lactancia fueron así, con poco calostro (o no el suficiente para la bichilla), con una única postura para amamantar y con versiones encontradas acerca de si en cada toma debía ofrecer un pecho, los dos, unos cuantos minutos uno y después el otro. Pues bien, antes de que la bichilla cumpliese su primera semanita de vida ¡llegaron los dolores insoportables y la lactancia comenzó a ser un verdadero sufrimiento para mí! La próxima semana más.

Esto te puede interesar

41 Comentarios

  • Responder
    Amarantisima
    27 febrero, 2014 at 08:00

    Te cuento, aunque creo que ya te conté, con mi segunda hija, nacida en diciembre del año pasado, tuve muchísimos problemas para lactar, me rompió los pezones, me sangraban, era terrible! Para no darle fórmula, lo que hice fue exttaerme manualmente, y dársela en biberón hasta que se me curaron los pezones, ella aprendió y yo recordé como dar pecho, y ahora nos va de perlas con la lactancia exclusiva. Yo me frustre la primera semana, pues con mi hijo mayor había sido taaaaaan fácil la lactancia!! Lo único bueno de tan terrible experiencia al iniciar la lactancia con mi nena es que la leche me bajó al día siguiente de dar a luz, me supongo yo que porque mi cuerpo aún tenía los recuerdos de la lactancia hacia nueve meses. Creo que la lactancia es la prueba de fuego para saber si podrás copar con las tareas de ser mama! Y pues para recordarle a las mamás de muchos niños que cada hijo es distinto desde e embarazo jajajaja besos

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 febrero, 2014 at 09:39

      Sí ya recuerdo tu caso. A partir de la próxima semana comenzaré yo con mis dolores, que no han sido pocos, y mis soluciones improvisadas. La verdad es que si se pasa por una lactancia complicada y dolorosa ¡te das cuenta bien prontito de los sacrificios que van a ser necesarios para criar a tus hijos! Eso de que cada embarazo, parto e hijo son distintos me los repiten constantemente. Yo hasta este momento hubiese querido que mi posible próximo embarazo fuese exactamente igual que este ¡excepto por el tema de la lactancia!

  • Responder
    mamapuede
    27 febrero, 2014 at 09:06

    Esque una cosa es la teoría y otra la práctica, verte tú con tu bichilla.
    Los biberones que te dan de apoyo en el hospital no tienen porque perjudicar en la lactancia materna en exclusiva, son un apoyo temporal, una vez que te suba la leche se los retiras y ya esta..

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 febrero, 2014 at 09:41

      ¡Desde luego que no tiene nada que ver! Pero yo me las veía muy felices con mi bichilla en la teta y nunca pensé que la cosa pudiera ser tan dolorosa (siempre pienso que son el resto de mujeres las que se quejan por vicio y que como yo soy muy fuerte a mí esto no me va a pasar).

  • Responder
    Gestando una idea
    27 febrero, 2014 at 09:10

    Jó, con lo bien que iba todo y tuviste molestias con la lactancia. Espero que duraran poco tiempo porque tengo entendido que duele mucho. Y es que me lo imagino, que cualquier roce en la zona, ya es molesto, más si hay grietas y demás. ¡Qué dolor!

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 febrero, 2014 at 09:42

      ¡Ay, molestias es poco! ¡Poquísimo! Es lo que más me ha dolido nunca y tardé 2 meses en recuperarme. Ya seguiré contando, pero espero que nadie se desanime porque por los bichillos una hace lo que sea necesario.

  • Responder
    MamadeunSurvivor
    27 febrero, 2014 at 09:24

    Te entiendo con lo de opiniones varias. A mí me pasaba igual. Entraba una enfermera y me decía que tenía que hacerlo «así». Luego entraba otra para decirme que así no, asá…. Yo pude darle solo un mes. Espero que con el siguiente sea más y mejor….;-).

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 febrero, 2014 at 10:12

      A mí me pasaba eso, además unido a lo que había leído en libros, blogs, webs… ¡vamos un cacao que al final no sabía cómo hacerlo. Aunque durante las próximas semansas vaya contando mis peores momentos con la lactancia ya llevamos 3 meses y medio en exclusiva y de momento parece que va para largo.

  • Responder
    marilia
    27 febrero, 2014 at 10:09

    En la lactancia no valen libros,te dan mucha teoría pero hasta que no te haces con tu bebé… Sirven para saber que todas tenemos leche y que se producira en funcion de lo que succione el niño.Por lo visto toca pasarlo mal!!ya sabes mi funesta experiencia en el hospital, allí no me daban ningún consejo que me sirviera porque tb tardó en subirme la leche 4 días, por el chute de oxitocina+epidural y hubiera agradecido un suplemento para el peque pero me vinieron a decir que o teta o biberón.El tema posturas…es complicado,yo tb tengo el libro de c.gonzalez y me sabía de memoria las distintas formas pero no me salía ninguna en realidad(es que no podía estar ni sentada ni tumbada ni na de na) y casi peor me resultaba la duración, se estaba más de 40 min,se dormía ,a llorar y vuelta a empezar,nosotros estuvimos un mes así y lo de las grietas lo arreglé con pezoneras, que no me costó retirar poco a poco.Me Apoyé en mi prima,que es mami y me sirvió más que todas las enfermeras juntas!! Con las posturas,y apoyo moral,muy necesario,para no hacerme desistir de lm y diciendo que dar el pecho es lo más cómodo, que en esos días.. No podía con mi alma..mi marido lo pasaba fatal de verme padecer y todo era decirme que fulanito tomaba bibe y estaba bien hermoso o menganito se crió sin lm y nunca caía enfermo.pero me apoyó siempre!!y aquí estamos,casi 3 meses y medio, y tan feliceees,que me parece increíble que algo tan facil en la actualidad me resultara lo más dificil que he hecho nunca!!!.

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 febrero, 2014 at 10:15

      Mira, me dejas sin palabras porque no puedo añadir más a tu comentario. Esto que me cuentas es, en resumen, exactamente lo mismo que yo he vivido durante este tiempo ¡opiniones del marido incluidas! ¡Jajaja! Historias calcadas la una de la otra. ya lo irás descubriendo en los próximos posts pero creo que te vas a sentir completamente identificada porque al leer tu comentario me ha dado la sensación de que podría haberlo hecho yo.

  • Responder
    tuspatucosymistacones
    27 febrero, 2014 at 10:18

    Me apunto lo de la postura, no lo había ni pensado. Lo de la jeringuilla lo sabía, pero lo de alternar pechos… ¡ni idea! Pero que gusto que la bichilla coma bien, pero es la preocupación de muchas madres 😉

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 febrero, 2014 at 10:27

      Lo de la postura para mí ha sido fundamental porque al principio esa me evitaba forzar los puntos pero luego me fastidió el pecho… Lo de alternar pechos para mí sí es necesario, porque la bichilla se queda saciada con uno sólo, por lo que en la siguiente toma debo ofrecerle el otro ¡par evitar que se me salga la leche acumulada a chorro, más que nada!

  • Responder
    matronaonline
    27 febrero, 2014 at 10:49

    Si la lactancia mixta se prolonga, lo más probable es que la leche materna termine por retirarse. Lo de los 20 minutos iniciales es útil ya no sólo para los pezones, sino para estimular en ambos pechos por igual la subida, aunque tampoco es cuestión de estar pendiente del reloj, con saber que se coloca al bebé por igual en ambos pechos, es suficiente.

    Siempre digo una cosa, y es que la preparación al parto está muy bien, la ayuda con la lactancia también, le teoría que se da sobre el pecho, los libros… pero el no contar con un grupo de lactancia o con alguien en casa que te apoye y te guíe, es complicado a veces y es un tema que está muy olvidado. «Hala, a tu casa con tu bebé, feliz y contenta y darle el pecho». Surgen frustraciones, obstáculos, miedos y sufrimiento que una debe gestionar a veces casi sin apoyo de nadie.

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 febrero, 2014 at 10:31

      Sí porque al final nos acomodamos al biberón y no se estimula el pecho lo suficiente. Yo no me fijaba mucho en el reloj, pero sí que me la iba cambiando de uno a otro, pero ya me había hecho daños no sé si por el exceso de tiempo, si por la postura o por qué. La enfermera del grupo de crianza nos dice lo mismo que tú: que se nos prepara mucho para saber hacer las respiraciones y tranquilizarnos en el parto pero después nos mandan a casa, que es donde empieza lo difícil, y nos quedamos solas para criar al bichillo. En ocasiones sin tener a nadie que nos ayude en estos temas, de ahí que yo me haya sentido tan arropada en este grupo de crianza.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    27 febrero, 2014 at 11:13

    Yo es que soy «anti-libros» en ese sentido… Es obvio que la intención de las madres es intentar dar lo mejor a sus hijos pero para mí no hay nada más instintivo que la maternidad. Es más, a veces hay tanta información pueden llegar a confundirnos, como le sucedió a mi cuñada que, de tanto empecinarse con la lactancia y tanto leer que un bibe o un chupete podían interferir en el proceso, que tuvo ingresada a la cría por desnutrición a la semana de nacer.. Son casos extremos pero al final, amamantar se hace desde que el ser humano existe…
    Yo tenía intención de darle sólo el pecho al mayor y, como pasé una semana verdaderamente mala con el postparto, pues también incluí bibes… Y como me resultó muy bien, con el segundo directamente elegí la mixta…
    Por cierto, alguien dice que la lactancia es la prueba de fuego para saber si podrás llevar a cabo las tareas de madre y no puedo estar más en desacuerdo. La lactancia es sólo una cosa de las doscientas que le darás a tu hijo. Y desde luego, no es la más determinante. Para bien o mal, las pruebas más determinantes nos llegarán cuando sean adolescentes…sólo de pensarlo me entra un estrés 😉

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 febrero, 2014 at 10:38

      ¡Jajaja! Me río porque es verdad que si no fuese por el tema de dar la teta hasta la aparición del biberón la raza se hubiese extinguido y sin embargo a mí es lo que más me ha costado desde que tengo uso de razón. Debe ser que he llegado a la maternidad con alguna tara genética en este sentido porque la lactancia se me complicó muchísimo. Por suerte no he llegado a los extremos de tu cuñada: yo estaba obsesionada con dar el pecho y me ha dolido horrores, pero pesaba semanalmente a las bichilla y en ocasiones ha llegado a engordar el triple de lo normal para su edad, con lo que por ese lado estaba tranquila. La niña comía de sobra y era yo la que tenía que espabilarme para acabar con mis dolores.
      Sobre lo de que la lactancia nos pone a prueba como madres, no es que sea lo principal, pero sí es cierto que si se complica puede convertirse en el primer obstáculo duro y doloroso que una madre deba superar por el bien de su bichillo. Eso sí ¡la adolescencia a mí también me asusta mucho más que el dolor de la lactancia!

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    27 febrero, 2014 at 11:52

    A mí cuando era primeriza, en el hospital me dijeron que me enchufara a la niña cada 4 horas, 10 minutos en cada pecho. ¡4 horas! No me extraña que perdiera peso la pobrecita. Pero yo qué sabía, me lo dijeron en un hospital y no se me ocurrió que los médicos podían equivocarse. Por entonces yo no tenía siquiera Internet, pero con el segundo ya aprendí la lección.

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 febrero, 2014 at 10:25

      Es que claro si te lo dicen en el hospital ¡cualquiera se atreve a contradecir las normas! Y menos siendo primeriza. Mi bichilla, incluso ahora con 3 meses y medio, durante la noche no se levanta para comer pero durante el día es raro que llegue a las 4 horas sin pedir la teta. Lo normal es que la pida cada 2 y como mucho cada 3. Así es que recién nacida, no me daba tiempo de terminar una toma para empezar con la siguiente.

  • Responder
    Nine
    27 febrero, 2014 at 13:37

    Lo que agradezco que nos cuentes tu experiencia con la lactancia!! Yo, al igual que tú, ya he leído mucho sobre el tema, opiniones de mamis primerizas, estudios y recomendaciones de expertos, experiencias de amigas/familiares/compañeras, y un larguísimo etc. Sin embargo, no me creo nada preparada y la práctica superará la teoría… pero anima leer casos como el tuyo.
    Aprovecho para invitaros a mi recién estrenado blog, de una futura mamá primeriza:
    http://operacion-mama.blogspot.com.es/

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 febrero, 2014 at 10:20

      Toda esa información te vendrá genial si te encuentras con momentos durillos como los míos, porque tendrás claro que todas podemos dar el pecho, que hay ciertos dolores y complicaciones que pueden ser frecuentes pero que todo se logra superar. Ahora me paso para conocer tu blog. ¡Bienvenida a la blogosfera maternal!

  • Responder
    Marta
    27 febrero, 2014 at 14:25

    Con la petite fue tan diferente al de l’aînée!! Con la petite, no hubo lloros de su parte, se dormía tras comer, yo no la cogía sino que igual que tú comentas, me ponía de medio lado y tumbada mamaba. Y así hasta los dos años y pico!
    Me olvidé de horarios y de cambios de teta con la petite. A demanda. Cuatro horas u ocho. Y nos ha ido estupendamente.

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 febrero, 2014 at 10:10

      Ahora yo tampoco miro horarios,todo es completamente a demanda pero lo de dar una teta en cada toma sí que lo hago ¡porque si no una de ellas reventaría! En cuanto a posturas, me he especializado en 2 que me van bien. Con un segundo bichillo ¡espero recordar todas estas cosas par ano tener que pasar por las mismas complicaciones!

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    27 febrero, 2014 at 14:56

    Yo estaba todo el día con él en la teta…oye y no se cansaba!!!!! Lo que cuentas de la postura es muy importante, ir cambiando para evitar roces…

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 febrero, 2014 at 10:08

      Esta también es una tragona y parecía que no terminaba una toma y ya estábamos con la siguiente (al cabo del día no sabía si había hecho una toma larga o 12 cortas…). Pero no varié nada de postura ¡y esto me jorobó el asunto!

  • Responder
    Mer
    27 febrero, 2014 at 17:36

    Me da un poco de miedo saber que una cosa es la teoría y otra la práctica, y que por mucho que esté leyendo ahora nada me garantiza que cuando me toque vaya a ser fácil. Ya me he enterado de un grupo de apoyo a la lactancia por la zona, creo que iré en el tercer trimestre a ver si conozco a personas que puedan echarme un cable cuando me toque.

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 febrero, 2014 at 10:07

      Mira que yo soy muy de desdramatizar, y de contar que para mí todo ha sido fácil, pero este tema es lo que más me ha costado sacar adelante de todo este proceso. Aún así hay muchas personas que no tienen ningún tipo de dolor ni complicación así es que ¡te deseo que te toque a ti una de estas loterías! Lo de tener un grupo con el que compartir experiencias y que te ayuden desde el primer momento es lo mejor que has podido hacer. Yo llegué al grupo de crianza 10 días después del nacimiento de la bichilla ¡y ya me había hecho mucho daño!

  • Responder
    Futura Mamá
    27 febrero, 2014 at 19:41

    Le tengo un poco de respeto a la lactancia, pero ninguna duda de que la practicaré, por mucho que me cueste 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 febrero, 2014 at 10:05

      ¡Jajaja! Yo era una inconsciente y nunca pensé que pudiese tener «problemas» a la hora de dar el pecho, con lo cual me parece genial tu postura. Lo mejor es saber que se pueden tener molestias y complicaciones pero estar decidida a sacarla adelante como sea.

      • Responder
        Futura Mamá
        28 febrero, 2014 at 13:16

        Yo no me imaginaba que no saliera todo a la primera hasta que mi hermana lo intentó recién parida. Y luego no sabía que dolía hasta que una amiga me lo contó.

        Espero relatar mi experiencia 🙂

        • Responder
          planeandoserpadres
          28 febrero, 2014 at 14:52

          Es bueno que otras mujeres te vayan contando sus experiencias, así conoces un poco de todo y estás preparada para cualquier cosa que se te pueda presentar.

  • Responder
    mamadediaydenoche
    27 febrero, 2014 at 21:18

    Yo fui «mala alumna» respecto a la lactancia… Me pase el embarazo sin leer nada y fue cuando nació cuando leí a Carlos González para entenderlo y entenderme… Nunca tuve grietas ni dolor… He tenido suerte, a ver qué tal con el siguiente…

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 febrero, 2014 at 10:01

      ¡Qué suerte! Porque ya ves para lo que me sirvió a mí tanto acumular conocimiento. Bueno, sí que me fue útil para 2 cosas: para saber que lo de dar el pecho no depende de la suerte y que todas podemos y para no desanimarme en estos momentos de dolor, porque ya sabía que todo se consigue superar. En mi caso con mucho esfuerzo, sufrimiento y paciencia ¡pero superado al fin y al cabo!

      • Responder
        mamadediaydenoche
        28 febrero, 2014 at 10:25

        Campeona!!!!

  • Responder
    Diana
    27 febrero, 2014 at 21:32

    Pero bueno, que siempre nos dejas a medias!!!!!
    Jajajaja

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 febrero, 2014 at 09:59

      ¡Es que soy mala gente! La semana que viene comienzo con mis problemas, después con mis soluciones… y así hasta hoy.

  • Responder
    portakanguritos
    3 marzo, 2014 at 08:34

    Mi hija también se pegada una hora pegada al pecho!!!! me decían que la moviera para que no se durmiera y siguiera mamando…pero total si no salía más leche que mas daba no? Que pena que me leyera el libro de Carlos González después… Porque nos habría aclarado muchas dudas que teníamos y que tampoco nos sabían explicar en el hospital. Estuvimos con mixta 15 días y menos mal porque sino se acaba yendo la leche materna (esto tampoco nos lo explicaron). buen lunes!

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 marzo, 2014 at 17:48

      A mí la mixta me duró 2 días , pero sólo le daba 20 ml. 2 veces al día con una jeringuilla, así es que no creo que por esas cantidades pusiese la lactancia en riesgo. El libro me encantó, pero después resultó que yo no estaba tan preparada para esto de la lactancia como había pensado en un principio.

  • Responder
    Mi lactancia (X): los primeros dientes - Planeando ser padres
    3 septiembre, 2014 at 07:00

    […] que llegar este día y llegó. El primer diente de la bichilla comenzó a salir y nuestra lactancia se encontró de frente con un nuevo obstáculo que superar. Yo ya creía que mis tetas eran […]

  • Responder
    Mi bichilla enferma. Gastroenteritis de bebés - Planeando ser padres
    21 enero, 2015 at 07:01

    […] Yo no sé si fue por la lactancia materna, o por las vacunas, o porque tiene buena genética de serie y es una bestiecilla parda sin […]

  • Responder
    María F. P.
    25 julio, 2015 at 21:13

    El otro día tuve que ir con la peque al medico porque no sabíamos que le pasaba (según la pediatra es que tiene 15 días y padres primerizos jajaja). Total que me hicieron darle el pecho para ver que tal… Según la enfermera tenía que dejarla 10 minutos y cambiarla de pecho. Dudé un poco de ello, pero lo hice así. Cuando vino la pediatra me dijo que no, que como la leche cambia según va mamando la nena pues que la deje que vacié el pecho totalmente y que luego le ofrezca la otra teta, si la quiere bien, y sino no pasa nada.
    Para que veas la diferencia de instrucciones que me dieron a mi!! Y justo empecé con la primera crisis de lactancia :0 Eso si, he hecho caso a la pediatra y parece que vamos mejorando 😀

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 agosto, 2015 at 13:14

      ¡Jajaja! El diagnóstico de tu pediatra me gusta. Lo de las crisis de lactancia es uno parar. Creo que la última la tuvimos cuando mi bichilla cumplió un año y creí que se me iba a destetar, pero fue una falsa alarma. Tienes razón en que muchas veces recibimos información confusa de los profesionales. Yo siempre le doy un solo pecho hasta que se agota, se duerme o lo deja. Y si quiere el otro pues también, pero esto ha ocurrido pocas veces. Eso sí, ahora que se sirve cuando y como quiere, pasa de uno a otro ella solita según su gusto. Piensa que la primera leche es más líquida, con más agua y calma la sed,mientras que la del final de la toma es la que lleva las grasas y la mayor parte de la sustancia que alimenta ¡y engorda!

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.