Lactancia

Mi lactancia (IV): las pezoneras salvaron mi lactancia

pezoneras de lactancia

Seguro que esta familia no tiene problemas de lactancia

Creo que la primera vez que descubrí este invento fue en el Blog de una embarazada porque como se hizo famosa y la vi en la tele teniendo que amamantar mediante este invento, ya me quedé yo con el cuento por si llegaba a necesitarlas durante mi lactancia. Y así fue. Yo no entiendo cómo he podido tener tantas complicaciones con algo que a simple vista parece tan sencillo, pero como en las semanas anteriores, continuaré relatando lo que ha supuesto para mí estos primeros meses como madre primeriza con una dolorosa lactancia materna exclusiva.

1. La compra. El cambio de postura del que os hablé la semana pasada estaba dando resultados pero muy lentamente. Alternando técnicas es verdad que ya no me seguí dañando el pecho, pero la recuperación del desollamiento inicial iba para largo. Un domingo, andábamos de paseo por la farmacia de guardia del pueblo (una cosa enorme, de dos plantas, tipo supermercado) para comprar las vitaminas que tomo durante la lactancia, cuando al ir a pagar vi situadas estratégicamente detrás de la dependienta este modelo de pezoneras de silicona de Medela. Miré el precio: 9,30 euros, y sin pensarlo las compré absolutamente desesperada por mi situación. Resulta que las hay en 3 tallas, dependiendo de cómo sea de grande tu pezón. Yo no tenía ni idea de qué talla coger, pero como todo en mí es grande me decidí por el tamaño mayor ¡Y por suerte parece que acerté!

2. Ventajas. Además del precio, ya que incluye 2 pezoneras, viene con una práctica cajita para llevarlas
a cualquier parte. Esto es lo de menos: lo mejor es que cuando me las ponía el dolor del pezón llegaba a desaparecer por completo. Y además estaba segura de que la bichilla comía, porque la leche salía a chorro, más deprisa de lo que ella podía tragar, y se acumulaba en la punta de la pezonera, por lo que era consciente de cuándo era hora de terminar la toma, si ya no había nada que chupar. La sensación de poder seguir alimentando a demanda a la bichilla, y no entrar en pánico al pensar en el dolor era una ventaja incuestionable. La piel volvió a regenerarse en la zona que tanto me dolía y las pezoneras me protegieron de otros daños (grietas, etc.). Aún así, la mejoría fue muy lenta y me pasé 2 meses usando las pezoneras. Hay quien tiene más suerte y las puede retirar antes. Yo estaba deseando volver al contacto piel con piel ¡pero no a cualquier precio! Hice varios intentos para quitarlas antes de tiempo y enseguida me volvían los dolores infernales, así es que seguí con mi pezonera, dejando que la bichilla me tocase la teta con la nariz y con las manitas. ya haríamos un contacto más intenso cuando la cosa mejorase.

3. Inconvenientes. Si ya de por sí las tomas de la niña eran largas, con las pezoneras se convirtieron en eternas. Ella tenía mucha fuerza a la hora de succionar, pero la barrera entra la pezonera y la teta hacían más difícil esta tarea, por lo que ambas nos volvimos muy pacientes. De los 40-60 minutos por toma no había forma de bajar. Vamos, que prácticamente cuando acababas de lavar la pezonera ya te la estabas colocando de nuevo para la siguiente toma. Otro inconveniente es que la pezonera hay que mojarla previamente con agua, para que se adhiera bien a la piel y no se mueva durante la toma, y al acabar hay que lavarla con agua y jabón y secarla bien antes de guardarla. En casa puede dar un poco de pereza, que se supera fácilmente, pero en la calle la cosa se complica (no mucho porque siempre podemos llevar una botellita con agua y lavarla cuando volvamos a casa) por lo que no es tan sencillo como sacar la teta y listos. Como a nosotros nos ha tocado usarla en invierno, casi siempre estábamos en casas de gente conocida a la hora de dar el pecho, por lo que la situación tampoco ha sido tan alarmante.

4. La retirada. Yo pedí consejo por todas partes, ya que desde que descubrí el invento de las pezoneras las utilizaba para todas las tomas. Y hubo quien me aconsejó ir alternando con tomas al natural, porque si no el pecho no se me acostumbraría nunca al roce y en cuanto las retirase volvería a tener los mismos problemas. Así es que opté por ponérmelas al principio de cada toma, cuando la bichilla se agarraba al pecho más desesperadamente y con más fuerza, y retirarlas hacia la mitad de la comida, para que mi piel se fuese acostumbrando pero sin grandes esfuerzos. En las tomas nocturnas también dejé de utilizarlas (porque soy una perra vaga y no tenía paciencia ni para pegármelas correctamente en medio de la noche ni para levantarme a lavarlas después).

Ahora creo que ya me ha salido por fin callo en los pezones y la zona se me ha insensibilizado bastante. Aún así, todavía llevo las pezoneras siempre en el bolso porque me da miedo tener una recaída en cualquier momento y tener que volver a dar el pecho con semejante sufrimiento. Definitivamente, yo sí creo que las pezoneras de silicona salvaron mi lactancia, porque el dolor que notaba a las 2 semanas del parto ya era insoportable y con su uso durante 2 meses he conseguido establecer la lactancia correctamente y sin dolor (casi siempre). Las recomiendo sin ninguna duda, estas que yo he usado o cualquier otro modelo de otra marca que sea así de útil (porque los de Medela aún no me han regalado nada con lo que me harto de promocionar sus productos…). Podéis ver más modelos aquí. ¿Vosotras usasteis pezoneras? ¿Os fueron útiles o creéis que no mejoraron vuestro proceso de lactancia?




Esto te puede interesar

67 Comentarios

  • Responder
    Anónimo
    20 marzo, 2014 at 07:23

    Jo, pues menos mal de las pezoneras! Me alegro de que con eso mejorases! Me lo apunto en la lista por si me pasa 🙂
    PS: Sr. de Medela, regálenle algo a este inigualable patrocinador, por favor. Y de paso, un lote de productos para sortear para sus fieles seguidoras 😛

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 marzo, 2014 at 15:08

      ¡Jajaja! Vamos, que yo tengo los brazos abiertos a la prueba de productos, muestras incluso aparatos aún sin testar. ¡Ay! Ojalá te hagan caso y nos de la cosa como para un sorteo y para surtir a mi bichilla y a mis tetas con estos avances.

  • Responder
    MamaUniversitaria
    20 marzo, 2014 at 08:32

    Yo también use pezoneras! Compre cuatro pares!… No me salí el pezón. Así que en el hospital mande a mi marido a por pezoneras! Los médicos todos que no hacía falta que El Niño sacaría el pezón solo… Pero no fue el caso al principio. Y antes de que cumpliera el primer mes de vida las pezoneras dejaron de formar parte de nuestra rutina. Yo creo que en mi caso ayudaron a la lactancia!

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 marzo, 2014 at 15:10

      A mí otra cosa no, pero pezón me sobra (dice mi tía que parece que tenga un chupete más que un pezón de lo que me sobresalen). Sin embargo, parece que el dolor era directamente proporcional al tamaño del pezón y la verdad es que agradecí mucho tenerlos protegidos tras las pezoneras durante unas semanas. Ahora que ¿4 pares? Anda y que te ibas a quedar corta. A mí con uno me ha bastado y ahí sigue, como nuevo.

  • Responder
    Operacion Mama
    20 marzo, 2014 at 08:37

    Yo las conocía por mi hermana, también fueron un factor importante que salvo su periodo de lactancia materna… Me alegra que nos cuentes el “otro lado” de la lactancia materna, nos ayuda mucho a las que estamos en camino de ser primerizas, no todo es de color de rosa…
    Feliz jueves!

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 marzo, 2014 at 15:12

      A mí me encanta desdramatizar esto del embarazo y la crianza, pero en ocasiones no encuentro la forma idílica de expresar lo que se puede llegar a complicar algo que a primera vista parece tan natural y que debería salir de nosotras como algo innato. Si ya tienes a tu hermana cerca, ella mejor que nadie podrá ayudarte si se te presentan estas complicaciones con la lactancia, pero no te preocupes porque no todas debemos pasar por esto.

  • Responder
    Reloj de madre
    20 marzo, 2014 at 08:58

    Yo las descubrí hace poco en la maternidad. La chica que compartía habitación con mi amiga tenía muchos problemas para que el niño se enganchara en uno de los pechos, y con la pezonera lo solucionó. Lo malo es que su asesora de lactancia le riñó (por teléfono) por usarlas. Pero claro ella no estaba allí para ver como el niño llevaba una hora llorando sin conseguir mamar. Así que yo las usaré si lo considero necesario, no todo es bonito y fácil como para renunciar a las ayudas.

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 marzo, 2014 at 15:16

      Es que de la teoría a la vivencia en nuestras propias carnes va un trecho. Que yo al principio también era muy reacia a estos inventos pero como aquello dolía tantísimo ya estaba dispuesta a probar cualquier cosa antes de dar por imposible el asunto de la lactancia. A veces es muy fácil aconsejar desde fuera, sin ser conscientes de lo que le pasa a cada mujer, por eso lo que a mí me ha sido de utilidad puede que a otras no les funciones, pero bueno, yo cuento mi experiencia por si puedo ayudar a alguien.

  • Responder
    sradiaz
    20 marzo, 2014 at 09:07

    Apuntamos el consejo.
    🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 marzo, 2014 at 15:16

      Tú sí que vas a llegar informada al día del parto. Vamos, es que no tendrás ninguna complicación ante nada, ya verás.

  • Responder
    pequeboom
    20 marzo, 2014 at 09:31

    También fueron mi salvación, las compré sin dudar y las utilizamos durante un mes, acabé cansada de lavarlas y de olvidármelas justo donde no le iba a dar la toma en ese momento.
    Y las dejé gracias al piel con piel, la verdad es que dolía pero poco a poco lo conseguimos!!
    Besitos guapa

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 marzo, 2014 at 15:18

      ¡Ay los olvidos! Si te las dejas en la mesita de noche resulta que le das el pecho en el sofá, y si te las dejas allí al final te sacas la teta en el ordenador… total, que tienes razón, que como las pezoneras no se quedan pegadas indefinidamente nos las vamos olvidando por los rincones. eso sí, durante ese periodo, cuando salía de casa sí que miraba bien que las hubiese echado en el bolso porque con lo que me dolían las tomas sin ellas hubiera sido incapaz de dar el pecho por esos mundos.

      • Responder
        pequeboom
        20 marzo, 2014 at 15:19

        Jajajaja y tanto que te asegurabas!!!

      • Responder
        Roser
        22 marzo, 2014 at 08:22

        Yo tenía dos pares: uno para la bolsa de paseo y otro para la mesilla de noche (siempre que puedo le doy el pecho tumbados en la cama).

        Si no nos decidimos a tener el segundo, daré almenos uno a la maternidad, porque allí solo tenían un par y de la talla mediana. Así tendrán también uno para prestar a las mamás grandes!

        • Responder
          planeandoserpadres
          22 marzo, 2014 at 19:00

          La verdad es que como no eran mu caras debería haber comprado más para no vivir con ese temor a dejármelas olvidadas en cualquier sitio y ver las estrellas por mi despiste. Las mías eran también grandes, y eso que las elegí a ojo pero oye ¡no me equivoqué!

          • Roser
            24 marzo, 2014 at 06:59

            La gracia es esa: hace solo unos meses tampoco lo teníamos claro, pero es que la situación, alrededor del año, ha mejorado mucho.
            Pero que tampoco hay prisa, eh? Lo que ya no estamos de culo al tema.

          • planeandoserpadres
            24 marzo, 2014 at 22:54

            Qué bien encontrarse así de animados ¡eso sí que es tener un buen ambiente y buena predisposición para crear una familia!

  • Responder
    nosoyunadramamama
    20 marzo, 2014 at 09:45

    Definitivamente, el día q tenga el tercero las probaré xq igual resulta q puedo alargar un poco más la lactancia qlos tres meses q les di a los peques!!! Gracias por este post!

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 marzo, 2014 at 15:19

      La verdad es que a mí me ha resultado un invento barato y muy efectivo, pero esto es algo personal, aunque como la inversión es pequeña, si no te funciona no pierdes casi nada por probarlas.

  • Responder
    yademasmama
    20 marzo, 2014 at 09:59

    Yo no las usé, pero me parecen muy buen invento. Si las necesito en un futuro, las buscaré. No sabía cómo funcionaban, así que este post me ha venido genial. ¡Gracias!

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 marzo, 2014 at 15:20

      ¡Yo preferiría ser como tú! Ojalá no hubiese tenido que enterarme del funcionamiento de este aparatejo porque toda la lactancia hubiese estado bien establecida desde el principio, pero como metí la pata muchas veces ¡las pezoneras se convirtieron en imprescindibles!

  • Responder
    Gema
    20 marzo, 2014 at 10:53

    Yo también use las pezoneras de medela, mi peque al mes y medio de nacer se me puso en “huelga de lactancia” y no quiso el pecho durante 5 días. Así que si que fueron la salvación de mi lactancia!

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 marzo, 2014 at 15:23

      Vamos, se me queda a mí la bichilla 5 días sin arrimase a la teta y su padre me quita hasta la custodia de la niña.

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    20 marzo, 2014 at 12:12

    La mamá jefa me hizo ir un domingo corriendo a por las pezoneras. ¡Y luego nunca se las puso! Justo esas de Medela que mencionas. La peque y la mamá se acoplaron antes de que hiciese falta recurrir a ellas 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 marzo, 2014 at 15:26

      ¡Jajaja! ¿Y para qué te mandó con tanta urgencia si no le pasaba nada grave? Aunque después de mi mala experiencia creo que desde entonces, pese a que ya no las use, sigo viviendo más tranquila sabiendo que las tengo bien a mano.

  • Responder
    Mama Full
    20 marzo, 2014 at 13:46

    Me encanta este post por que es justo lo contrario que me pasó a mí!!!
    Las pezoneras casi arruinan mi lactancia!!! Yo también me las puse, desde mi punto de vista por un mal consejo de la matrona y…las odié mucho!!! Lo único que hicieron fue retrasar que se me acostumbraran los pezones, e incluso con ellas sangraba… un horror. Yo al final un día cansada del plástico me las quité y las tiré a la basura, ahí lo pasé mal, de nuevo, un par de semanas y luego todo ha sido felicidad, un año ya!!!
    Yo podría decir que lo que salvó mi lactancia de todas todas fue el sacaleches, pq cuando tenía grietas y sangrado en los pezones sacarme con eso fue lo único que me permitía alimentar a mi bebé, no tener dolor y que se curaran las heridas.
    Me alegro que a ti te sirvieran!!!! =)

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 marzo, 2014 at 16:10

      Lo de que se retrasa el hecho de que los pezones se acostumbren al roce es verdad, de hecho como yo al principio no había toma en la que no las usara porque me dolía mucho, así me pasé 2 meses y medio con ellas hasta que las fui retirando poco a poco. Pero es que si no las llego a utilizar yo creo que no hubiera pasado de la segunda semana. No sé si llegaremos nosotras a un año de lactancia pero al menos ya hemos superado los 4 meses. Yo al principio temía usar el sacaleches porque si tenía que dársela a la bichilla con el biberón podría confundirse, o lo que es peor, acostumbrarse a lo fácilmente que sale la leche de la tetina y rechazar el pecho. Pero veo que esto no te pasó a ti.

      • Responder
        Mama Full
        21 marzo, 2014 at 13:27

        Si…yo también tuve miedo a eso…pero ahora hay unos bibes súper similares al pezón incluso en lo que cuesta salir la leche (más o menos) Yo compré el que me pareció más similar y recé! Y funcionó! Felicidades por tus 4 meses de lactancia!!!! =)

        • Responder
          planeandoserpadres
          22 marzo, 2014 at 19:04

          Esa es otra, que tengo un montón de biberones regalados y sin estrenar y ninguno se parece a esos de los que me hablas, que es la idea que yo tenía, utilizar uno de flujo muy lento para que le cueste chupar y no se me haga vaga para el resto de tomas. A ver durante cuánto tiempo más podemos seguir con la teta.

  • Responder
    Marta
    20 marzo, 2014 at 14:26

    Vaya, yo tuve las pezoneras que me vinieron en una caja que me dio la matrona o en el hospital, y nunca las tuve que usar. Con lo que más o menos, leo chino.

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 marzo, 2014 at 16:12

      ¡Pezoneras gratis, qué lujo! Pues la verdad, lo mejor sería no tener que utilizarlas nunca pero cuando la teta se complica, cualquier ayuda es bien recibida!

  • Responder
    mamapuede
    20 marzo, 2014 at 15:22

    Que bien que te salvasen las pezoneras, yo nunca las utilice pero lo tendré presente por si acaso

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 marzo, 2014 at 16:16

      Nada de por si acasos, seguro que si lo hiciste bien la primera vez la segunda irá aún mejor, así es que no las necesitarás.

  • Responder
    patricia
    20 marzo, 2014 at 16:09

    Llegará un día en que te olvides de que existen y serán historia. D las retiró él solo al mes y medio o así y en menos de una semana conseguí darle sin ellas, y eso que las habíamos utilizado desde el tercer día. Al principio fui cuidados con la limpieza, luego solo las enjuagaba y finalmente me las ponía hasta sin lavar, secándolas solo con una gasa.
    Por cierto, a mí me costaron 16 euracos.

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 marzo, 2014 at 16:19

      ¡Jajaja! ¡Uy qué repuerca! Sinceramente, yo también intenté ponérmelas alguna vez sin higienizarlas pero con los restos de leche, de grasilla de la piel, etc. aquello no se pegaba ni de broma, de ahí que tuviese que seguir las instrucciones al pie de la letra para conseguir un buen agarre. De lo contrario ¡seguro que hubiese hecho como tú! Pues yo no las he visto tan caras en ningún sitio. Será que tu pueblo es de ricos… ¡jajaja!

  • Responder
    matronaonline
    20 marzo, 2014 at 16:13

    Ya sabes que soy anti pezoneras… pero me alegro mucho de que gracias a ellas salvaras tu lactancia. Lo del tema del dolor es complejo, un pezón no tiene que acostumbrarse al roce porque si no, duele, la lengua del bebé no fricciona el pezón en la lactancia, sino la areola.
    Cuando duele tanto el pezón suele ser por un problema de postura (que no fue tu caso, porque te asesoraron bien en el grupo de crianza), por un problema de frenillo sublingual del bebé, que es muy frecuente (no sé si alguien se lo habrá valorado) o, más difícil de diagnosticar, por una infección. En este caso, en las tomas se nota como si clavaran alfileres en el pezón.
    No me gustan las pezoneras precisamente por eso, porque pueden enmascarar un problema que requiera solución, están bien como apoyo momentáneo, pero no como parche a otro problema. El que una sepa sola en su casa cuál es el origen del dolor, es muy complicado, a veces en la consulta también cuesta dar con la causa, pero es importante atacar el origen del dolor, sobre todo cuando la necesidad de pezoneras se alarga en el tiempo.

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 marzo, 2014 at 16:25

      Yo creo que las usé demasiado tiempo, pero es que en cuanto las retiraba comenzaba a dolerme otra vez. La postura ya me la corrigieron, pero el daño me lo había hecho antes de eso y la piel tardó muchísimo en regenerarse de aquel desgaste y fue en eso en lo que me ayudaron las pezoneras. También valoraron el frenillo de la bichilla a los 5 días de nacer y dijeron que era normal. Si durante ese tiempo tuve una infección que me ocasionase ese dolor, eso ya no te lo puedo decir, pero yo enseñaba semanalmente mi problema de tetas en el grupo de crianza y nadie me diagnosticó eso. Además, como no he tomado antibióticos ni nada, supongo que si ese hubiera sido el motivo la cosa se hubiese agravado, y finalmente se solucionó. Tardé mucho ¡pero lo conseguí! Entiendo que no valdrán como solución para todos los casos, pero yo estoy contenta de haberla usado.

      • Responder
        matronaonline
        20 marzo, 2014 at 18:10

        A veces las infecciones pasan solas, pero tardan mucho más tiempo que con antibiótico, claro. Este tema está infradiagnosticado. En muy pocos sitios realizan cultivos de leche materna.
        Está claro que herida tenías, por eso dolía. Lo que me lleva a pensar que pudiera haber sido una infección es la cantidad de tiempo que estuviste sin dolor, tal vez entrara algún bichillo por esas heridas y de ahí la duración de las molestias.
        De todas formas, ya está superado, que es lo que cuenta 😉

        • Responder
          planeandoserpadres
          22 marzo, 2014 at 10:34

          Aquí seguro que no cultivan nada, aunque la verdad es que tampoco lo pregunté, pero digo yo que si lo hicieran, viendo el problema que tenía me hubiesen informado. Ya no sé lo que sería pero sí, menos mal que ya pasó todo y esperemos que no vuelva.

  • Responder
    Una mama muy feliz
    20 marzo, 2014 at 16:35

    Mi madre también paració en el hospital con unas al ver los lagrimones que se me caian cada vez que este se enganchaba a la teta…pero yo no supe usarlas, el bebé no quería mamar con ellas…al final se quedó en la prueba y no las usé.

    Mis pezones son blancos del roce jajajajaja, han perdido el color como los vaqueros.

    • Responder
      planeandoserpadres
      22 marzo, 2014 at 10:27

      Bueno lo del color es otra cosa a tener en cuenta. Lo mío parece un aro iris: blancos por el centro del desgaste, enrojecidos por los bordes de vez en cuando que me hace alguna que otra grieta… Menos mal que esta sí que comía bien con ellas, lentamente pero bien.

  • Responder
    marilia
    20 marzo, 2014 at 17:08

    Yo fue llegar del hospital y mandar a mi marido por las pezoneras y un chupete!!(aunque luego le ponía poco el chupe por mala conciencia de si era eso la causa del dolor)y así hicimos la primera toma sin dolor!!!estuvimos así cómo 2 o 3 semanas,quitandolas y poniéndolas, pero era bastante rollo por lo de lavarlas y en la farmacia me dijeron que además había que esterilizarlas tras cada toma.Conocía de su existencia por una matrona de los cursos de preparación al parto porque la que seguía mi embarazo estaba súper en contra;yo creo que son cómo unas muletas para seguir con la lactancia y proguesivamente hay que ir retirando ya que la gracia de dar el pecho es el piel con piel y la comodidad de que no se necesite nada más.Mi conclusión es que además de las malas posturas, la lactancia duele en mayor o menor medida hasta que los pezones se curten y ya está! A mi,de todas maneras,las grietas se me curaban mejor poniéndome un poco de mi leche antes que con purelan.

    • Responder
      planeandoserpadres
      22 marzo, 2014 at 10:31

      Yo no empecé a ofrecerle el chupete hasta los 2 meses, por eso de que podía interferir en la lactancia, ya que con tantos problemas sólo me faltaba complicarme la cosa un poco más. Al final, cuando quise ponérselo he tardado 4 meses en que le coja gusto al chupete. Yo es que no soy muy de esterilizar, y la matrona y enfermeras del grupo de crianza nos dice que no hay que obsesionarse con tanta esterilización y que lavándolas con agua caliente y jabón es suficiente. Para mí ha sido como tú lo cuentas: un paso transitorio hasta poder prescindir de ellas por completa ¡aunque lo que iba a ser un remedio momentáneo se quedó con nosotros 2 meses! Desde luego que como lo de dar la teta directamente no hay nada, pero como aquello dolía tantísimo tuve que poner una barrera en medio. Igual que tú ¡creo que hasta que no te sale un callo en el pezón la lactancia duele y mucho!

  • Responder
    MamadeunSurvivor
    20 marzo, 2014 at 21:43

    Qué suerte!! Cuánto me alegro! Yo me las compré antes de dar a luz para estar preparada a todo pero al final no las usé. Le di sólo un mes LM por problemas varios y en ese tiempo no me hizo falta pero las guardo para el próximo ;-). Me encanta leer experiencias buenas sobre productos!! Muchos besos!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      22 marzo, 2014 at 10:35

      Pues yo que iba de lista, de fuerte, y de muy leída en el tema siempre pensé que no iba a necesitar ningún tipo de ayuda con la lactancia, de ahí que no las comprase previamente, pero anda que si lo llego a saber…

  • Responder
    Diana
    20 marzo, 2014 at 21:49

    En el curso de lactancia hablamos precisamente ayer de las pezoneras. Comentaron que están indicadas en caso de pezones invertidos, para ayudar a que el bebé se enganche y que el pezón vaya saliendo. Pero también dijeron que en muchos casos se usan para el dolor, precisamente y aunque no es lo mejor y habría que retirarlas poco a poco, hay madres que han dado meses y meses con la pezoneras. El problema es que la succión que se hace no es la misma, puesto que el bebé no estimula la areola, con lo que la subida de leche y la posterioro producción pueden verse un poco alteradas.
    Y ahora mi experiencia personal, es que yo también las he usado en las dos lactancia, sobre todo los primeros días, en los que me molestaba bastante, y por la noche nada de nada, hasta que las dejé.

    • Responder
      planeandoserpadres
      22 marzo, 2014 at 10:38

      Yo el pezón no lo tengo nada de invertido, vamos hay chupetes con menos superficie que lo que yo tengo pegado a la teta. Desde el principio yo las usé de esa forma: tratando de retirarlas poco a poco, haciendo parte de una toma con ellas y el final directamente, pero reconozco que había días que me dolía tanto que sin ellas no sé si hubiese sido capar de dar el pecho. Creo que si no haces el esfuerzo de ir alternado el pecho solo con las pezoneras, no podrás abandonarlas nunca. Es verdad que a la bichilla le costaba más tiempo terminar cada toma e incluso conseguir que saliese algo de leche de vez en cuando, pero por lo general fueron muy útiles y me permitieron sanar los pezones.

  • Responder
    Sandra_Uky
    21 marzo, 2014 at 17:34

    Pues todo lo que ayude a tener una lactancia placentera bienvenido sea. ¿Qué hay de malo? Yo no veo nada malo. La lactancia tiene que ser placentera tanto para el bebé como para la mami y sí tenemos que ayudarnos de herramientas, como las pezoneras, porqué no? Adelante. Utilizar pezoneras no es ni más ni menos que no utilizarlas. Así qué sí te ayudaron a curar los pezones y a tener una lactancia placentera, pues enhorabuena! Además me ha encantado tu detalle de que ponías a tu bichilla para que te tocará con la nariz, con la mano. Muy bonito.
    Yo tenía las pezoneras en la lista de posibles compras, ya que no quería comprar cosas que no fuese a utilizar. Y no tuve qué utilizarlas, pero tuve mucha suerte, ya que no es lo normal y yo ya tenía en mente las pezoneras por sí acaso. Prefiero una lactancia con pezoneras y placentera a una lactancia sin pezoneras y dolorosa.
    No obstante mi enhorabuena ya que ahora puedes disfrutar del piel con piel con tu bichilla.

    • Responder
      planeandoserpadres
      22 marzo, 2014 at 20:55

      Yo no estoy en contra de su uso, porque con lo útiles que me han sido no puedo más que decir buenas palabras acerca de este invento, pero nunca pensé que las necesitaría ni que me pudiesen facilitar tanto la lactancia. El principal engorro era la cuestión de la higiene y que la bichilla no estimulaba tanto el pezón, por lo que las tomas eran más largas y ella parecía estar siempre con hambre (aunque a lo mejor esto era porque aún era muy pequeña y hubiese sido así de cualquier manera). Pero si no hubiesen existido ¡mi lactancia hubiese durado un par de semanas! Si existen los inventos y nos resultan prácticos y no dañinos para el bebé ¡pues adelante con ellos! La bichilla no parecía estar molesta chupando de la pezonera y comía tan contenta, pero a veces era desesperante el rato que tardaba.

  • Responder
    newlymami
    25 marzo, 2014 at 19:19

    A mi también me salvaron!! durante el primer mes utilizamos las pezoneras, desde que las descubrí las amé porque el piratilla no se enganchaba para nada y con esto fue lo único con lo que logré que tomara leche de mamá. Poco a poco se lo fui quitando, y sin duda ahora es un maestro en la lactancia.

    • Responder
      Planeando ser padres
      26 marzo, 2014 at 13:50

      Pues lograste retirarlas antes que yo. Al menos me quedé tranquila cuando vi que la bichilla seguía comiendo y engordando mucho, aunque las tomas fuesen tan largas. Como dar el pecho sin mecanismos de estos no hay nada, pero cuando duele tanto ¡todos los inventos son bien recibidos!

  • Responder
    bea
    29 abril, 2014 at 14:28

    yo también usé las pezoneras con mi hija mayor, porque ya en el hospital empecé a tener molestias e incluso alguna grieta, vino una enfermera y me dijo que era problema de la postura, pero yo creo que el daño ya estaba hecho y cada vez que se enganchaba yo veía las estrellas. Le comenté a la enfermera lo de usarlas y me dijo que ni hablar, aunque yo sabía de ellas por una amiga con pezón invertido que las había usado, así que me dieron el alta un sábado a medio día y esa noche mandé a mi marido a una farmacia de guardia a comprarme unas, porque veía que si no iba a ser incapaz de soportarlo(y eso que soy sufridita, y no suelo quejarme, y menos de vicio). No recuerdo cuanto tiempo estuve, tal vez uno o dos meses, hasta que hizo callo, y no creo que influyese en la lactancia, porque estuvimos más de 3 años!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 abril, 2014 at 16:08

      Pues me veo reflejada en lo que cuentas. A mí me dijeron que lo de las pezoneras debería ser algo provisional, que el pecho debe acostumbrarse a ese roce, pero cuando te duele tanto no piensas más que en que tu bichillo consiga sacar leche, alimentarse bien y lo del apego y el piel con piel ya lo dejaremos para otro momento que sea menos doloroso. Yo también las usé casi 2 meses completos, y ahora ya hemos cumplido los 5 meses de lactancia materna exclusiva en bastante buenas condiciones (después de todos los dolores que hemos ido superando). ¡3 años de lactancia! Yo no sé si lograré llegar a tanto, pero sin las pezoneras sí sé que no habría logrado alcanzar ni la tercera semana.

  • Responder
    Mi lactancia (VI): primera crisis de lactancia - Planeando ser padres
    13 diciembre, 2014 at 20:47

    […] por fin las pezoneras habían logrado que diese de mamar sin dolor, la bichilla y yo pasamos por otra fase de lo más […]

  • Responder
    MumW
    12 marzo, 2015 at 09:02

    Yo ha día de hoy la sigo utilizando, mi peque tiene dos meses y es muy burrico a la hora de comer, se mueve y tira del pezón si no fuera por ellas creo que la
    lactancia no habría funcionado. Lo combino con el sacaleches y utilizo el birero. con lamnoquilla “calma”de Medela que hace que sea el bebe quien tenga que hacer el
    esfuerzo. Lo malo es que no se cuando podré quitarmelas del daño que me hace el peque. Bien alimentado esta ya ha ganado 2kg así que por peso no me preocupa pero no se como empezar a quitarlas sin volver a sufrir…

    • Responder
      Planeando ser padres
      12 marzo, 2015 at 13:33

      Yo las usé casi 3 meses y luego pude prescindir de ellas. Iba alternando cuando no me dolía para poder ir dejándolas poco a poco. Al principio de la toma las usaba, porque mi bichilla era muy ansiosa y succionaba muy fuerte. Y cuando ya se había calmado, la quitaba para que siguiera de forma natural. Así me pasé semanas, pero un día ya pude abandonarlas, y aunque siempre salgo de casa con ellas por si recaigo, ya llevamos 12 meses de lactancia sin ellas.

  • Responder
    Las listas | vidaseescribeconuve
    7 junio, 2015 at 23:46

    […] (ayudan mucho si tienes grietas, pezón plano o si tu bebé tiene frenillo, por […]

  • Responder
    Isa
    16 diciembre, 2015 at 20:01

    En mi caso las pezoneras son las que permiten que le siga dando el pecho a mi hijo. La primera semana me salieron unas grietas tremendas, pese a que la postura y el agarre del crío eran correctas, ya que me asesoraron especialistas en lactancia del hospital. Ninguna de ellas quiso ofrecerme alternativas a darle el pecho, pese a que lloraba de dolor en cada toma e iba a peor. Hasta que llegó una ginecóloga y me dijo que no hiciera caso de las matronas, y que me comprara unas pezoneras. Eso hice, aunque la segunda semana ni siquiera con ellas pude de lo mal que tenía los pezones. Tiré con sacaleches y biberón hasta que se me curaron, intenté volver a darle teta sin pezoneras y volvieron a salirme grietas en dos tomas… así que volví a las pezoneras y así sigo en mis 20 días de lactancia, aunque para mí darle el pecho es algo desagradable, porque me sigue doliendo.

    La idea prescindir de ellas me aterra, y si tuviera que hacerlo dejaría de darle el pecho al crío por mucho que me fastidie, ya que ese dolor cada 2 horas no lo puedo soportar, y tampoco me parece sano ni natural, que el dolor y el miedo a que el niño tenga hambre ocupe un momento que debería ser de disfrute.

    Ojalá pudiera darle el pecho sin dolor, y si no es así… que esto se termine pronto y que le salgan ya dientes para poder comer filetes.

    Quería destacar la poca comprensión y el espíritu sectario que abunda entre algunas expertas de lactancia. Ojalá me encuentre algún día con alguna que se ponga en mi situación y me asesore, en vez de juzgarme. No me parece normal que darle el pecho sea obligatorio pese a que ello implique el sufrimiento de la madre, habiendo como hay alternativas que permiten que el bebé siga alimentándose de la leche materna o de fórmula llegado el caso. Por cierto, que el tema del sacaleches también era algo “prohibido” entre esos círculos, yo misma me informé de su uso al igual que con las pezoneras, porque no era una opción… Menudas miradas de reprobación me llevé con todo este tema, y qué injustas todas ellas, cuando lo único que necesitaba era asesoramiento y comprensión.

    • Responder
      Planeando ser padres
      18 diciembre, 2015 at 16:25

      Pues tu historia es clavadita a la mía. Casi 3 meses me duró ese dolor hasta que pude prescindir por completo de las pezoneras. Yo era reacia a probarlas porque pensaba que la niña se alimentaría peor, que se acostumbraría a la silicona y no querría la teta, pero el dolor era tan insoportable y ella zampaba igual (engordó 1,8 kilos en un mes desde que empece a usarlas) que ya me dio igual todo lo que leía sobre ellas. Ahora hemos superado los 2 años de lactancia, y aún así voy a todas partes con las pezoneras en el bolso por el mal recuerdo que tengo de esta primera fase y de lo mucho que me dolió todo. Sin embargo, desde que dejé de usarlas cuando ella tenía casi 3 meses, no las he vuelto a necesitar.
      Eso sí, cuando le salieron los dientes vinieron otros dolores, pero nada tenían que ver con estos iniciales. He ido detallando toda mi lactancia en el blog, porque si bien volvería a repetirlo todo como en esta primera crianza, a veces me daba la impresión de que yo era la única madre quejica a la que le dolía tantísimo dar el pecho. Para ir acostumbrando tanto el pecho como a la niña, lo que hacía era usar las pezoneras en la primera parte de cada toma, cuando chupaba con más fuerza, y retirarla al final, cuando todo era más suave. A mí este método me fue eficaz, aunque tardé muchas semanas en poder dar el pecho al natural.
      Intento no ser muy extrema en mis opiniones, y oye por tal de que una lactancia pueda alargarse lo máximo posible, con todos los beneficios que tiene para el bebé y para la recuperación de la madre, cualquier invento que nos la facilite lo tengo por muy bien recibido en esta casa. Ojalá superes pronto ese dolor. Sin embargo, yo era muy reacia a dar leche de fórmula, por eso aguanté tanto el dolor. Si la hubiera visto con mejores ojos, hubiera abandonado la teta a las primeras de cambio.

  • Responder
    SilviaD
    20 enero, 2016 at 13:28

    Este articulo sí que ha salvado mi lactancia!!! Hace 10 días que tuve a mi croquetita y me había hecho a la idea de que todo sería natural y sin interferencias… Pero la maternidad es como surge, no como se planea. Después de un parto de libro: natural, sin epidural, sin ni siquiera ir a paritorio resulta que el peque decide que engancharse al pezón mas de 5 min seguidos no va con él. Lo enganchaba al principio, pero lo perdía y se emberrenchinaba de lo lindo. El dolor tampoco era plato de buen gusto, creo que me dolió menos el parto. A los 4 dias empezaba a mostrar deshidratación y pensé que ahí acabaría la lactancia. Mi pareja insistía en que probara las pezoneras pero la esora de lactancia ( por teléfono) insistía en que no, que arruinaban la lactancia. Desesperada me metí en internet y lo primero que me aparece es tu blog.como te sigo sé que sigues con la lactancia materna y eso me dio esperanza. A las 12 de la noche mandé al padre de la criatura a la farmacia a por pezoneras y desde entonces mi croquetita come perfectamente. Creo que muchas asesoras de lactancia cuentan la feria como les ha ido a ellas, es como si yo pusiera mi parto de ejemplo y les dijera a las demás que no saben parir. Intentaré quiarle las pezoneras poco a poco, pero de momento, si no estoy usando biberón es gracias a ellas y gracias a ti.

    • Responder
      Planeando ser padres
      21 enero, 2016 at 11:51

      ¡Qué ilusión Silvia! Empecé el blog para compartir inquietudes y servir un poco de ayuda en los temas en los que fuera aprendiendo como madre primeriza. Este de la lactancia es un episodio en el que me sentí completamente engañada después de haberme preparado con cantidad de lecturas e información durante el embarazo. Todo lo presentaban como idílico y maravilloso desde el primer minuto, y tras casi 3 meses de lactancia muy dolorosa, que no hubiera durado ni una semana si no llega a ser por las pezoneras, me di cuenta de que hay maternidades muy diferentes. Yo iba a un grupo de crianza y la matrona que me asesoraba decía que la postura era perfecta, la niña no tenia frenillo y no había motivo para que aquello me doliese tanto. Después de pasar por todo esto, usando pezoneras tantos meses, poniéndolas a principio de la toma, cuando succionan mas fuerte, y quitándola después para que el pecho se fuera a costumbrando, un día el dolor se fue. Me llegaron a decir que quizás tuve algún tipo de infección que al no ser tratada acabó solucionándose por sí sola después de muchísimo tiempo, pero nadie le dio importancia a mis dolores. Aún hoy, 26 meses después, seguimos con la teta a demanda ¡y con mis pezoneras en el bolso para salir de casa! No las he vuelto a usar, pero no puedo salir tranquila sin ellas.

      Yo no quería caer en el biberón, porque así se deja de estimular el pecho, el bebé se acostumbra a la succión fácil de la tetina y al final las lactancias se acortan. 2 meses después de abandonar las pezoneras, me hice hasta donante de leche materna para prematuros durante 6 meses, así es que ya ves como al menos en mi caso no supuso el fin de la lactancia, sino una ayuda enorme para lograr establecerla con éxito. ¡Un beso!

  • Responder
    María
    25 marzo, 2016 at 22:47

    Holaaaa!!
    Tengo una niña ya mayor y no tuve problemas con la lactacia, un poco de sensibilidad al principio y ya. Pero con el segundo, que acabó de tenerlo, estoy viendo las estrellas, succiona tanto que tengo heridas que sangran. Pensaba que tenía que abandonar la lactancia y eso me causaba muchísima tristeza. Después de leerte veo un antes y un después en mi lactancia y un rayo de esperanza para poder salvarla!!!
    Muchas gracias!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 marzo, 2016 at 13:44

      ¡Hola María! Ojalá te funcionen las pezoneras. Yo también creí que se me acabaría lo de dar el pecho, y ya llevo 28 meses con la teta al aire. Usé las pezoneras durante mucho tiempo, cerca de 3 meses, y luego pude dejarlas para siempre. Mucho ánimo para superar estos momentos tan dolorosos.

  • Responder
    María
    19 julio, 2016 at 00:37

    Hola una pregunta mi bebe lleva dos dias alimentándose con pezoneras,trato de alternar las tomas con y sin pero mi bebe no quiere tomar del pezon directo. Solo quiere la pezonera. Como fueron retirándolas, no se negaban los bebes a mamar sin pezonera ??? Muchas gracias por su ayuda.
    Slds

  • Responder
    Catherine Facenda Perez
    18 agosto, 2016 at 15:01

    Unos 3 meses después de leer este post y verme desesperada cuento mi opinión:
    Al mes y medio empiezo a tener muchisimo dolor de pezones como quemadas y mi bebé mamaba cada 30 min y si se despertaba antes por algún ruido o algo tenía que volverle a dar para dormir. Pasé 4 días ese dolor y ya me ponía a llorar, dolía muchísimo y sin grietas. Leí este post y me animé por las pezoneras. Me salvó la lactancia… sentía que si pasaba dos días mas así abandonaria… todos esos mini dolores me iban a doler mas que mi parto, cortito pero sin anestesia. Sentí alivio inmediato y me vi con la matrona a los 5-6días. Me dijo que las sacara de inmediato ya que baja la produciión con ellas. Y aunque no tenía mas síntomas… me dijo que tenía mastitis subaguda. Me ma da probióticos y casualmente desde el día siguiente comienzo a tener los famosos pinchazos al final de la mamada que son típicas de la mastitis subaguda asi que decidí tomar antibióticos. TODO PASÓ… ahora la odisea de sacar las pezoneras. Las cogía de chupete, lloraba si no las tenía, podía mamar sin ellas pero las quería de consuelo por las tardes noches… por un momento me empecé a desesperar (decía porque no aguanté mas o visité a la matrona antes) era super fastidioso amamantar fuera de casa con ellas, se perdían por la cama en las noches, le amanecía sucia y llena de leche en la oreja de mi bebé, hay que tenerla limpia y a la mano siempre. Hasta que a sus dos meses y medio, osea casi un mes usándola dije BASTA empecé a amantarlo sin ellas y punto. Lloró al medio día desconsolado. Le metí gotas de leche en la boca para enamorarlo y comió… en la noche para dormir bastante rato llorando (mucho para mi,probablemente 5 min) gotas en la boca y nada… al rato, desistió y comió… fin… adiós pezoneras. Hoy tenemos 3 meses y medio con 8 kilos y apuntándome para donar leche a mi hospital en Lleida, España. Mi moraleja SI DUELE CONSULTA mi problema tenía remedio y no eran pezoneras precisamente. Las pezoneras no causan bajada de la producción pero son muuuuy fastidiosas, pensadlo bien antes de usarla. Ánimos y a informarse enseguida algo no vaya bien.

  • Responder
    Angela
    29 noviembre, 2016 at 20:50

    Hola,
    A mi las pezoneras de Medela me han salvado la lactància. Usé dos marcas distintas y nada, unas se pegaban al niño en vez de al pezón, otras demasiado grandes.estas perfectas. El niño no se agarraba bien y era una continua pelea cada vez q me lo ponía al pecho, arañazos, lloros,… Sin hablar de los pezones chorreando sangre.con las pezoneras genial. Hoy el niño cumple 8 meses y seguimos con pezoneras. He intentado quitárselas y no hay manera.total el niño se alimenta genial, mamá super rápido y no necesito ni mojarlas. Experiencia totalmente recomendable.

  • Responder
    Paola Florez Gutierrez
    17 enero, 2017 at 03:00

    Son lo mejor! Yo también use las medela y definitivamente salvaron mi lactancia, me identifico mucho con lo que dices! Jejejeje

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!