Lactancia

Mi lactancia (V): uso del sacaleches

uso del sacaleches

Aquí estoy yo huyendo de la bichilla para ir al trabajo…

Desde que fui consciente de todas las ventajas de la leche materna pensé que necesitaría un sacaleches para cuando tuviese que reincorporarme al trabajo. Después pude comprobar que realmente dar el pecho me mantenía el peso a raya, pese a mis continuos atracones de comida durante todo el post parto, por lo que cuanto más larga fuese mi lactancia ¡mejor para la salud de la bichilla y para este cuerpo serrano! Cuando aún estaba embarazada gané un concurso organizado por Diana, del blog Feliz en brazos y conseguí este sacaleches que regalaba la marca Tutete. En cuanto llegó a casa me gusto, porque tenía muchos accesorios, era pequeñito y manejable. Yo hubiera preferido uno eléctrico, que me ordeñase más rápidamente, pero ya que este había caído  gratuitamente en mis manos me apañé con él. Mi experiencia durante la lactancia con el uso del sacaleches va así de momento.

1. Primera vez. Con prisas y a la desesperada ¡como tantas primeras veces! Durante mis peores momentos en los inicios de la lactancia, yo creo que más o menos a las 2 semanas del parto, la bichilla dormía plácidamente cuando noté que la teta derecha estaba a punto de estallar. Como era la que más afectada tenía por los dolores, había decidido darle más tomas del pecho izquierdo, para ver si se me iba recuperado el derecho, pero claro, la leche comenzó a acumularse de mala manera, así es que un sábado a las 5 de la mañana me levanté de la cama y me fui a la habitación de la bichilla en busca de mi sacaleches regalado. Con la caja completa (no lo había desembalado aún porque no tenía planes de darle uso hasta meses después) me encerré en el cuarto de baño y me puse a leer las instrucciones. De las lenguas en la que aquello estaba escrito, el idioma mejor conocido por mí era el inglés, y a esas horas de la madrugada no estaba yo para leer con mucho detenimiento, por lo que monté el aparato de forma más o menos intuitiva y sin tener en cuenta ninguna medida de higiene me puse a bombear para sacar la leche.  Total, no pensaba usarla, ni congelarla ni nada, sólo sacarla de allí y deshacerme de ella por el daño que me hacía. Al principio pensé que la extracción resultaría dolorosa, porque como veía las estrellas cada vez que la bichilla se me enganchaba a ese pecho… ¡pero qué va! Aquello me dio hasta gustito y encima me dejó el pecho muy deshinchado. En 10 minutos extraje 60 ml. de leche y eso que paré cuando ya sentí alivio, si no yo creo que hubiese sacado mucho más. Para ser mi primer acercamiento al sacaleches me pareció una buena experiencia.

2. Mi banco de leche. Cuando la bichilla cumplió 3 meses decidí que me tenía que poner en serio a ordeñarme, para ir congelando tarritos que mi madre pudiese darle cuando yo tuviera que volver al trabajo. ¡A ver si así podemos llegar a los 6 meses de lactancia materna exclusiva! Como nos recomendaron en el grupo de crianza, por precio estoy utilizando botes para la recogida de muestra de orina. Tengo algunos de 50 ml. pero la mayoría son de 100 ml. y me he hecho con unos 40 envases. Sin embargo, he leído que en cada toma un bebé suele engullir unos 30 ml. de leche por cada kilo de peso (más o menos). Cuando yo vuelva al trabajo, la bichilla sobrepasará ampliamente los 7 kilos, por lo que necesitará unos 210 ml. de mi leche para sus biberones administrados por un extraño ¡y yo me estoy sacando 100 ml. diarios! O sea, que o me doy más brío en esto de la extracción o me va a pillar el toro y mis 40 tarritos van a desaparecer de una sentada. Porque tampoco sé cuántas tomas hará la niña mientras yo esté fuera. En un caso desesperado, antes que recurrir a la leche de fórmula creo que tendré que adelantar la introducción de la alimentación complementaria para esas veces en las que no esté yo con ella. Pero creo que entre unas cosas y otras al menos hasta los 5 meses y medio llegaremos con mi teta natural y con mis reservas.

3. Inconvenientes. Sé que si tengo que desplazarme al trabajo no voy a tener la oportunidad de sacarme leche allí (si no podemos salir ni a hacer un pipí rápido en muchas ocasiones como para entretenerme con el sacaleches a escondidas). Incluso ahora, me da miedo sacarme leche para congelar durante el día, porque con esto de la lactancia a demanda la bichilla igual pide la teta cada hora que cada 4 horas, y aunque ya sé que las reservas nunca se agotan, con lo tragona que es es capaz de arrancarme un pecho si descubre que me he extraído el contenido con el sacaleches cuando ella estaba despistada. Así es que cada noche antes de acostarme me extraigo lo que puedo y lo complemento con algo más por la mañana. La extracción con sacaleches manual no es nada dolorosa ¡pero sí muy entretenida! Hay que tener bastante paciencia, observar bien la colocación del pecho, porque en unas posturas sale aquello a chorro y en cuanto te mueves un milímetro ya no sale ni una gota. Dedico unos 20 minutos para extraer 100 ml.

También me preocupa que tras la descongelación la leche no esté a la temperatura que desee la bichilla, o que tenga un olor o sabor extraños y que después de lo que me está costando almacenarla para prolongar la lactancia la niña la rechace. Yo planeaba hacer los cereales con mi propia leche, y dejar contenido suficiente para que le diesen biberones adicionales cuando yo no pueda darle las tomas, pero tras leer la cantidad de leche que puede ingerir ¡me he quedado a cuadros y sin palabras! Vamos, que no sé cuándo ni cómo voy yo a conseguir extraerme semejante cantidad de leche. ¿Cómo lo hacéis vosotras?

Como veis, el uso del sacaleches me fue útil primero para solucionar uno de los dolores causados por la lactancia y posteriormente para poder alargarla un poco más como alimento exclusivo de la bichilla. Así os he dejado descansar un poco de mis problemas en esto de dar el pecho ¡que volverán la próxima semana!

Esto te puede interesar

36 Comentarios

  • Responder
    Lydia Padres en pañales
    27 marzo, 2014 at 07:15

    30ml por kilo??? mi beba no bebe los 30x7kg =210ml. De hecho bebe el día que más más 120.
    Yo la he congelado en bolsas de medela, limpié un cajón del congelador y lo dejé solo para la leche materna. Empecé a sacarme 2 meses antes de entrar a trabajar, y la verdad que se me ha ido gastando, y durante los 3 primeros meses de trabajo, a diario me sacaba leche para el día siguiente, así la congelada era para días de emergencia. (genial que tengas ya 40 botes!) Pero la semana pasada dejé ya de sacarme porque estuve resfriada y con el cansancio noté menos cantidad. Así que la toma que me sacaba, ahora le llevo «almuerzo» a la guarde. Y la poca que me queda congelada pues para días que se la tenga q dejar a los abuelos o al papi en horario de noche (tipo #laparty jajaj).
    Por cierto, al principio la congelada no queria ni verla!!! el olor era horroroso, por internet leí que es normal que hay a gente que le cambia el olor, pero sigue teniendo las mismas propiedades..
    Vaya parrafón que te he soltado!! un beso!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 marzo, 2014 at 21:13

      Muchas gracias. Yo también espero que la bichilla no beba tal cantidad porque sino será imposible almacenar tanta. Las bolsas de Medela me gustan pero la ventaja que le veo a los botes es que los puedo reutilizar. Yo he empezado un mes y medio antes de la reincorporación, y como veo que te ha durado mucho lo que habías acumulado estoy más animada. Pensaba usar a diario leche fresca del día anterior y un frasquito de leche congelada. Dicen que aunque el olor y el sabor suelen cambiar, en general se acostumbran rápidamente. ¡Eso espero para que no me pase hambre la bichilla!

  • Responder
    Sra Díaz
    27 marzo, 2014 at 07:51

    Menos mal que lo tuviste en ése momento. A nosotras en preparto casi no nos han hablado de como dar el pecho… Imagina del sacaleches :'(

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 marzo, 2014 at 21:15

      Del sacaleches nos hablaron mucho en las clases de post parto, en el grupo de crianza, pero en las de antes del parto prácticamente nada. No te preocupes que todo te llegará.

  • Responder
    Matronaonline
    27 marzo, 2014 at 08:33

    Seguramente no necesite tanta cantidad eh? los valores que se dan son siempre muy por encima de la media de lo que suelen tomar, aunque no está de más tener reservas, por aquelo de mejor que sobre a que falte…
    No te preocupes por el sabor, puede cambiar, pero se acostumbrará rápido. Una de las ventajas de la lactancia materna es que, como al principio de la toma y al final, la composición de la leche varía, su sabor también lo hace. En función de lo que comas tú también cambia ligeramente el sabor. Por eso los bebés alimentados al pecho toleran después mejor los sabores nuevos 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 marzo, 2014 at 21:18

      Ojalá necesite tanto porque ya hasta he roto el sacaleches de tanto trote que le he dado. Hasta que no empiece a dársela, aún no he hecho ninguna prueba, no sabré si le va a gustar o no ¡pero más le vale tomársela si quiere seguir creciendo igual de bien que hasta ahora!

  • Responder
    La agenda de mamá
    27 marzo, 2014 at 09:45

    anda! veo que has monetizado el blog (o ya lo habías hecho y no me había enterado) de pobres no salimos, pero a ver si cubrimos algunos gastos que generan los blogs, que anda que no les dedicamos tiempo!! vamos a tener que hacer ruta y pinchar anuncios 😛 jajajaja
    a lo que iba, qué mal me suena eso de «ordeñar» . Yo me plantée cuánto sacar y cómo congelarlo, pero entre que no haía manera que Miss L quisiera el biberón, que tampoco tenía claro que fuese a encontrar trabajo a corto plazo, y que me daba miedo que no le gustase el sabor de la congelada… al final lo dejé por imposible, pero me parece muy interesante lo que cuentas. Tenía pensado hacer una entrada sobre el tema pero lo fui dejando y ya no creo que la vaya a hacer.
    Los 240ml que dices son por toma? tampoco te estreses que si no hay suficiente, en cuanto te vea aparecer te engancha hasta eldía siguiente que además te habrá echado de menos 🙂
    Pregunta, congelas la leche tal cuál? se de gente que la escalda primero para que no cambie el sabor. Imagino que muchos de los bichillos de la leche mueren, pero otros también habrían muerto al congelarla y evitas que la lipasa actúe. Bueno, igual si escribo la entrada y os cuento lo de la lipasa 🙂
    besotes

    • Responder
      Padres en pañales
      27 marzo, 2014 at 10:58

      Hola! que me meto en la conversación!! yo la congelo tal cual, o primero la dejo un rato en la nevera para que se vaya haciendo a la temperatura… para el tema de que no le cambie el sabor he leído lo de escaldar.. pero si ya cuesta sacarsela, como para además tratarla después!!

      • Responder
        Planeando ser padres
        27 marzo, 2014 at 21:29

        Yo de momento lo hago como tú. Si cuando empiece a dársela veo que la rechaza ya probaré otros métodos.

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 marzo, 2014 at 21:27

      Empecé ayer tras la migración y a ver cómo resulta el experimento. ¡Si me hago rica compartiré el secreto! Yo llevo sufriendo por la reincorporación y la puesta en riesgo de mi lactancia desde antes del parto, de ahí que el tema me preocupase mucho. A la bichilla nunca le he dado nada con biberón pero espero que no lo rechace porque al menos la leche le saldrá más fácil que de la teta y sólo por eso ¡ya debería aficionarse al bibe! Si, sí los 240 son por toma. A mí me parece muchísimo pero si no lo logro ya se enganchará en cuanto me pille a mano.
      Para congelarla, primero la dejo al menos 20 minutos en la nevera para que el cambio de temperatura no sea tan brusco y después la paso al congelador. Ya nos contarás lo de la lipasa, anda anímate y haz el post.

  • Responder
    Layla
    27 marzo, 2014 at 11:18

    La foto y la leyenda son una cucada! jaja
    Yo aún estoy mirando miles de sacaleches, pues sé que necesitaré uno (no solo para aliviar los pechos), pues también tendré que volver al trabajo queriendo mantener la lactancia de la nena… Hay tantos y tan caros…!

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 marzo, 2014 at 21:32

      A mí el manual me fue bien ¡pero se me ha roto! Ahora tengo uno nuevo, el Mini Electric de Medela y no hay comparación posible. El nuevo me ha costado 77 euros pero creo que muy bien invertidos porque también puede funcionar a pilas y extrae mucha cantidad y muy deprisa.

  • Responder
    madrexilio
    27 marzo, 2014 at 13:35

    Yo creo que tal vez no necesite tanta cantidad, ¿o sí? En mi caso, hacemos lactancia mixta (esa historia es larga y aburrida) el caso es que los cereales los toma con leche de fórmula, por eso no se me ocurre nada que pueda ayudarte. Seguro que entre las lectoras hay alguna asesora de LM que te da un buen dato 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 marzo, 2014 at 21:36

      Me han dicho que si el resto de tomas son de pecho, los cereales se los puedo hacer con agua y evitar la leche de fórmula. Claro que también me dijeron ayer en el pediatra que si le doy algo de gluten y no es alérgica ya podremos dejar los cereales y pasar a la comida de verdad (arroz, pan, pasta. ..).

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    27 marzo, 2014 at 15:03

    Yo también usé mucho el sacaleches, para estimulación y para aliviar los atascos que he tenido a lo largo de todo este tiempo. El mio es electrico y supercómodo. Por la mañana sale más leche, yo me la sacaba para darle los cereales por la mañana…pero la mayoría de los días no quería, no cogío bien el biberón y dejé de sacarme.

    Un consejo, si le das los cereales con tu leche, cuídate de comprar unos que no hagan grumos, te en cuenta que la leche de teta no se calienta en el microondas, yo la calentaba sumergiendo el bibe en agua caliente, pero fuera del fuego…como no se calienta igual, los cereales pueden no deshacerse igual…

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 marzo, 2014 at 21:40

      Me han dicho que puedo hacer los cereales solo con agua y así darle la leche sola en biberón o con cuchara. Yo por la mañana también tengo mucha más leche pero se la toma toda la bichilla, porque después de dormir tantas horas se levanta con un hambre. .. Espero que la bichilla sí quiera la leche descongelada.

  • Responder
    Rural Baby Project
    27 marzo, 2014 at 18:59

    Yo ya conté mi experiencia con el sacaleches manual sin leche… muy mal! Me alegra saber que luego no duele y hasta es agradable!!! A mi me quedó valiente dolor y casi un chupón en la teta jejeje
    En mi anterior trabajo, se llevaban el sacaleches al baño. Yo creo que algún ratito sacarás si te ves apurada con las reservas… Pero por ahora 40 botes está muy bien, no te preocupes.
    Besos!

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 marzo, 2014 at 21:44

      Yo creo que tendré un banco de reservas bastante apañado pero con lo zampona que es mi bichilla no sé lo que me durará la leche congelada. En el trabajo me mirarían fatal seguro pero en cuanto entre por la puerta de casa primero me engancharé a la bichilla y después el sacaleches para que no me baje la producción.

  • Responder
    patricia
    27 marzo, 2014 at 20:37

    Veo que estás muy animada. ¡Sigue así! Verás como luego no hay ningún problema. Un par de puntualizaciones por mi parte.
    1) Nunca se debe almacenar la leche en recipientes para el análisis de orina porque tienen sustancias nocivas que pueden pasar a la leche. La mejor opción son botes de cristal, como los de las conservas, pero si prefieres plástico debe ser de uso alimentario (con el símbolo de la cuchara y el tenedor) y libre de bisphenol a.
    2) No sé quién ni cómo ha hecho ese cálculo, pero creo que no se adapta bien a los niños de pecho. En una semana sabrás cuánto necesitas cada día. Por ejemplo, en nuestro caso mi hijo solo tomaba 100 en cada toma, nunca ni un ml más, y pesaba casi siete kilos y era un Tragón. Así que sacate sin tensiones y no acumules mucha en un solo envase, para mí lo más práctico eran botes de 50 y de 100, aunque si estaba muy congestionada me sacaba más de golpe. Pero recuerda que es mejor calentar dos veces 50 que tirar 50 de uno de 150. No sé si me explico.
    Mucho ánimo, verás cómo todo sale fenomenal y en nada has pasado esta racha.

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 marzo, 2014 at 21:55

      Pues de momento con las cantidades voy genial porque todo lo tengo en botes de 50 y sobre todo de 100. Que no quiero que haya que tirar ni una gota. Y también creo que no puede ingerir esa cantidad en cada toma. Lo de los botes es lo que me trae de cabeza, porque al ser más baratos nos dijeron en el grupo de crianza que lavándolos bien antes de usarlos para quitarles esa esterilidad que traen era suficiente ¡espero que sea verdad porque toda la leche la tengo ahí!

  • Responder
    Bego
    27 marzo, 2014 at 20:03

    por lo de la temperatura y el sabor no te preocupes, con que esté a temperatura ambiente llega. y se descongela en un pispás debajo del grifo de agua caliente o si llenas un bol con agua caliente y metes dentro el tarrito de la leche.
    yo la guardaba en las bolsas de medela porque así ocupaba menos en el congelador, pura cuestión de espacio. también me parece que merece la pena invertir en un sacaleches eléctrico, es más rápido y menos cansado.
    victor más o menos mamaba a las mismas horas así que opté por aprovechar las tomas que iba dejando de hacer para ponerme el sacaleches y también hubo una temporada que creé yo una toma artificial. también me lo ponía cuando él había terminado de mamar, para aprovechar «los restos». estos restos son muy valiosos, no te creas, puedes juntar los de todo un día y te sale como una toma más aproximadamente. los vas guardando en la nevera y, al final del día, cuando todos los botes estén a la misma temperatura (para mezclar la leche de distintas extracciones antes de congelarla tiene que estar a la misma temperatura) los juntas y listo, otro bote al congelador.
    un beso

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 marzo, 2014 at 21:49

      Yo de momento es que sólo saco un bote, generalmente todo de golpe cuando la acuesto de noche y sé que ya no se va a despertar en horas. Si no logro llenarlo, con un poquito más por la mañana ya lo dejo listo. Como la encargada de descongelarla será mi madre¡seguro que lo hace genial! Al final se me ha roto el sacaleches manual y ya tengo uno eléctrico super rápido y efectivo, aunque algo ruidoso.

  • Responder
    Marta
    28 marzo, 2014 at 12:21

    Yo lo utilicé mayormente con l’aînée. 9 meses. Y comprado a toda prisa el día que llegamos a casa. Con la petite comencé a usarlo, pero con ella fue diferente. Ella sólo quería teta, ni biberón con leche materna ni nada.

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 marzo, 2014 at 22:04

      Hoy acabamos de hacer la primera prueba para darle a la bichilla un biberón con mi leche, recién extraída, no congelada, y en un par de minutos se había bebido 75 mililitros pero aún así se ha enganchado a ambas tegas y me ha dejado seca.

  • Responder
    pequeboom
    28 marzo, 2014 at 14:03

    Lo que somos las primerizas!!!!
    A mí me ha pasado tal cual! Ordeñándome para tener suficiente leche para volver al trabajo, creo que escribí hace poco… pero no calcules mucho porque la bichilla hará un poco lo que le dé la gana, bueno, es probable, ya sabes que cada bebé es un mundo.
    Daniela ha tenido días de comer unos 350 y claro, ese ritmo no hay teta que lo aguante, al menos las mías no!!! jajajaja Bueno, más bien, que me cansa sacarme tanto pero ahí vamos.
    Mucho ánimo porque vas por muy buen camino, campeona!!!!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 marzo, 2014 at 22:06

      Es que si ingiere esas cantidades no tendré ni tiempo ni espacio para almacenar tantísimas reservas. Espero que se modere un poco con las tomas de biberón y que coma bastantes alimentos complementarios para no quedafme seca como una pasa con tanto ordeño.

  • Responder
    Irene Lopera
    31 marzo, 2014 at 12:28

    Yo uso sacaleches manual, (en que hora no me lo compré eléctrico) y el papi le da unos 100 ml en la toma de la mañana mientras yo estoy en el trabajo. La enfermera nos dijo que a partir de los 5 meses (que los ha cumplido hace poco) le echaramos una cucharada de cereales en la toma, pero yo no se si 100 será poco o incluso menos porque a veces el papa se lo divide en dos tomas, para echarle esa cucharada. Mañana se lo preguntare al pediatra, que tengo cita

    • Responder
      Planeando ser padres
      31 marzo, 2014 at 20:59

      Pues de momento nosotros hicimos una prueba la semana pasada y la bichilla se tomó un biberón de 75 ml. Y después se me enganchó a las 2 tetas y también me las dejó secas. Yo creo que en total se zampó más de 200 ml. Eso sí, suerte del nuevo sacaleches eléctrico que me ordeña a gran velocidad.

  • Responder
    Sra. Gafapasta
    1 abril, 2014 at 10:34

    Precisamente ayer leía que las mujeres que deciden seguir con la lactancia materna tienen derecho a 2 descansos de 30 minutos para salir del trabajo, alimentar a tu retoño y volver, la condición que no pone en ningún sitio es tienes que saber teletransportarte porque no sé como se hace todo eso en 30 minutos. O reducir la jornada en 30 minutos, para salir antes del trabajo.

    Si no te ponen problemas, que en la mayoría de trabajos te los van a poner, puedes usar esos descansos de 30 minutos para usar el sacaleches.

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 abril, 2014 at 16:05

      Lo sé, lo que pasa es que yo decidí largar la baja de maternidad un mes más compactando esos permisos de media hora, de forma que cuando vuelva al trabajo la bichilla ya llevará 5 meses de lactancia materna exclusiva. Eso de la media horita sabía que no me solucionaría nada en mi puesto, pero hay gente a la que sí le viene genial.

  • Responder
    Ser Educadora
    3 abril, 2014 at 22:04

    y yo pensaba que producía poca leche… me saco entre 120 y 150ml y hay días que tengo que parar por que me he llegado a sacar 200ml!!!!
    Y te aseguro que no tengo ubres, tengo un pecho talla 90-100 asi que con eso te lo digo todo.
    La matrona nos recomendó sacar leche cada dos horas si queríamos producir más, y aunque a veces mi peque mide cada dos o cada tres me la saco igual. Normalmente el peque con un pecho se llena y lo que hago es que me saco del otro. Lo malo es que al final a la hora de las tomas sueles tener los dos llenos o uno más que otro pero a mi me ha valido para hacerme con stock. De hecho hay días que tengo tanto stock que ya no sé que hacer con la leche!
    Si preveo que se la voy a dar durante el día la dejo en la nevera y sino va al congelador. En cualquier caso supongo que ya sabrás que puedes quitarte leche varias veces al día aunque sean pequeñas dosis y al final del día juntarla en un mismo bote.

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 abril, 2014 at 15:01

      ¿Te sacas esa cantidad cada vez que te conectas el sacaleches? Yo lo consigo tras la última toma del día de la bichilla, porque me da pereza ir juntando restitos de todo el día. Pero ahora me arrepiento un poco, porque hicimos un primer intento de darle leche materna con el biberón a la bichilla por si la rechazaba ¡y nos quedamos muy cortos en nuestras perspectivas! Con decirte que se tomó un biberón de 75 ml. y después de enganchó a los 2 pechos hasta que me los dejó secos…Desde que tengo el sacaleches eléctrico ¡la cosa me cunde mucho más! Ahora de 110 ml. no baja, y ya paro porque no me cabe más cantidad en los frasquitos de almacenamiento. Esta también se llena con un pecho, y si voy atrasada con las reservas de leche aprovecho para sacarme del otro justo cuando termina, pero lo he hecho pocas veces, porque es muy ansiosa y sólo me faltaría haberlo vaciado para que diese la casualidad de que quisiese volver a chupar y lo encontrase difícil ¡se pone como loca cuando le cuesta un poco sacar la leche!

      • Responder
        Ser Educadora
        5 abril, 2014 at 22:37

        Menos mal que me dices que se pone como loca, por que es lo mismo que le pasa al peque, que como no le salga »a chorro» (a chorro nunca me sale, pero me refiero a bien fluida) se pone como una moto, se revuelve y se retuerce y empieza a sollozar rozando la histeria… Jesús, pa’verlo.
        Y sí me saco esas cantidades cada vez que me enchufo a la ordeñadora jajaja pero claro, yo también tuve que sucumbir al eléctrico por que el manual ya me estaba aburriendo demasiado. Y ya me dirás si a ti también te pasa, pero el mio si toma biberón se queda con más hambre que si toma pecho, me pasa siempre, aunque al final se acaba durmiendo igual yo creo que le falta esa parte de piel con piel.

        • Responder
          Planeando ser padres
          6 abril, 2014 at 10:55

          De momento es que sólo tenemos una pequeña experiencia de un día con un biberón escaso, pero a partir de la semana que viene acumularemos muchas más. Aquel día sí nos pasó como dices: se tomó el biberón, luego los 2 pecho y aún así tardó una eternidad en dormirse. Yo le digo al papá de la bichilla y a mi madre que van a tener que desnudarse para que la niña haga piel con piel con ellos y se tranquilice más, pero claro ¡me tratan de loca!

  • Responder
    monstrua
    5 abril, 2014 at 18:29

    Yo la leche la voy guardando en unas bolsitas de Medela, que ocupan menos (aunque te sale a 1€ la bolsa :-S)

    Lo cierto es que casi no tengo bolsitas guardadas. Normalmente, me saco en el trabajo unos 100 ml (antes 150 ml) en media hora (más o menos), que divido en dos biberones y dejo para que Monstruita los engulla al día siguiente. Y la verdad es que así llevo funcionando 6 meses y bastante bien.

    Algún día, no se tomó un 2º biberón, y entonces cogía una bolsita y congelaba la mitad de los 100 ml (o de los 150 ml). Y algún otro día, no me había sacado suficiente, y entonces descongelaba bolsita. Y asví vamos tirando 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 abril, 2014 at 10:52

      Es que la bichilla es una zampona de cuidado y me da miedo que mientras no estoy se me tome medio litro de leche porque así no voy a dar a basto. Desde que uso el sacaleches eléctrico ¡ayer en 10 minutos por la noche me saqué 200 ml. sólo del pecho derecho! Tuve que parar porque ya no cabía más en el recipiente, pero aquello no dejaba de salir. Este ha sido mi récord hasta el momento. Claro, me da miedo que cada vez que se engancha al pecho tome esas cantidades porque mínimo 2 tomas yo estaré fuera de casa… Ya veremos a ver si al final me sobra, me falta o voy bien con las reservas de leche.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.