Opiniones

Cosas de padres primerizos

padres primerizos

Buenas intenciones y poca práctica

Durante estos cuatro meses como papás de la bichilla me he dado cuenta de que nuestro estreno como padres primerizos ha venido cargadito de situaciones rocambolescas en las que ni siquiera habíamos pensado antes de ponernos a ejercer la paternidad. La mayoría son tontadas que se solucionaron con un poco más de tiempo y dedicación, pero algunas pueden ser más graves y acabar en un disgusto, catástrofe de la que de momento nos hemos ido escaqueando pese a nuestros despistes. Sin embargo ¡algunas nos podrían haber costado el carnet de padres! Aunque por suerte este no va por puntos y socialmente nos dejan cometer algunos errores sin maldad mientras nos acostumbramos a nuestra nueva situación familiar.

1. Poner el pañal sucio. El especialista en este aspecto era el papa de la bichilla, porque a mí no me ha pasado nunca. Durante sus primeros días como primerizo, en un par de ocasiones iba tan decidido y con tantas prisas para que la gotita de pipí que hubiese soltado la bichilla estuviese el mínimo tiempo posible en contacto con la piel, que para no perder tiempo cogiendo y preparando un nuevo pañal ¡le volvía a poner el mismo por error! Después la niña comenzó con sus famosos meados de burra y ya el peso del paquete no da pie a este tipo de errores.

2. No usar toallitas. Esto sólo nos pasó durante la estancia en el hospital, porque en casa hacemos el cambio del pañal con una esponja y agua, lo cual es un trastorno pero hace que sea imposible que te olvides el material por la dedicación que debes poner en prepararlo. Como la bichilla nació en noviembre, queríamos mantenerla el menor tiempo posible con el culete al aire para evitar enfriamientos, y claro, cuando sólo había pipí quitábamos un pañal y poníamos el siguiente sin haber higienizado absolutamente nada la zona. No es que sea una negligencia grave, pero lo peor era que siempre nos dábamos cuenta cuando ya estaba completamente vestida y había que volver a retirar todo el ropaje. Cuando pasan unos meses, si te ves en esta coyuntura ya no te da tanto cargo de conciencia y la pereza a tener que desvestir al bichillo podrá contra tu instinto de buen padre.

3. No abrochar el body. Todos los que nosotros compramos son de corchetes y más de una vez he descubierto que me los he dejado sin abrochar al realizar un cambio de pañal. Esto no tiene más inconveniente, salvo que me da miedo que se le claven en las carnes a la bichilla, pero por otro lado el olvido tiene una gran ventaja y es ¡que así se salva de las manchas de caca en los bordes cuando esta se escapa del pañal!

4. Dar la teta derecha por el lado izquierdo.  Cuando llegamos a casa tras el alta del hospital y comenzaron mis problemas con la lactancia, la bichilla se despertó una noche y procedí como de costumbre, a acomodarlas conmigo en la cama, poniéndonos las dos de costado, una frente a la otra cuando me doy cuenta de que allí estaba pasando algo raro: la teta no estaba donde siempre, parecía quedar muy por encima de la cabeza de la niña y yo casi tenía que ponerme boca abajo para que la pobre pudiese llegar al pezón. Toda indignada empecé a removerme en la cama, tratando de encontrar la mejor postura para el despropósito que me había propuesto acometer, cuando el papá de la bichilla me pregunta “¿Luci, qué haces?”. Yo toda indignada respondo que qué voy a estar haciendo pues tratando de que la niña mame, pero estaba visto que esa postura no iba a sernos de utilidad nunca por mucho que hubiese leído sobre el tema y muy cómoda que dijese otra gente que era ¡a mí no me iba nada bien! Y fue entonces cuando el papá de la bichilla me abrió los ojos: estaba intentando darle a la niña la teta derecha recostada sobre mi lado izquierdo del cuerpo ¡el más difícil todavía!

5. Dejar sin vigilancia. Este ya es el peor de los errores de los primerizos y no sé cómo nos puede pasar con la de veces que nos repiten lo grave de este despiste y la de casos que cada persona te narra de momentos inexplicables en los que un bebé de pocos meses ha terminado de cabeza en el suelo por un pestañear insensato de alguno de su progenitores. Pues 5 días desde el nacimiento de la bichilla tardamos nosotros exactamente en cometer semejante infracción ¡y además en la consulta del médico y ante los ojos de la enfermera! Estaba la mujer recomendándonos consejitos varios sobre lactancia, cacas y otros comportamientos de la bichilla, además de advirtiéndonos de lo peligroso de dejarlos solos cuando descubrimos que se había hecho caca y manchado el trajecito completo. Como era nuestra primera salida de casa ¡no llevábamos una muda limpia! Otro error de primerizos. Y tan avergonzados estábamos que los dos dejamos a la niña sobre la camilla de la consulta y nos fuimos al carrito a rebuscar la forma de arreglar el estropicio. Y todo esto mientras le íbamos asegurando a la enfermera que nosotros nunca dejábamos a la niña sin vigilancia. ¿Cómo iba a creernos si lo estábamos haciendo delante de ella mientras asegurábamos lo contrario? Por suerte, de ahí no pasó la cosa.

¿Y vosotros? ¿También habéis hecho gala de semejantes despistes durante vuestras primeras experiencias como padres?

Esto te puede interesar

54 Comentarios

  • Responder
    mamá puede
    9 abril, 2014 at 07:28

    Jaja bueno tengo que decir que me he visto reflejada en lo de los bodys, lo de no abrocharlos, pero nunca se me había ocurrido pensar, bueno, así no se mancha jaja

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 abril, 2014 at 15:45

      Si es que vena de vaga no conoce límites, ya ves, me los dejo sin abrochar y respiro aliviada porque así no se me manchan.

  • Responder
    sradiaz
    9 abril, 2014 at 08:20

    Tengo que comprar muchos bodys. Todo el mundo dice lo mucho que se manchan.

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 abril, 2014 at 15:46

      Pero mucho, mucho. La ventaja es que así al menos se suele evitar que el estropicio llegue al resto de la ropita, aunque a veces la catástrofe es imparable incluso interponiendo un body.

  • Responder
    Pru
    9 abril, 2014 at 08:39

    Lo cierto es que de lo que has puesto lo único que me ha pasado es lo del despiste de dejarla sola en las alturas… Y se cayó. Nos confiamos cuando era muy bebé y no se movía del sitio y la poníamos en la chaise longe del sofá con su gimnasio, hasta que un día de pronto aprendió a arrastrarse y se fue abajo. El peor susto de mi vida, pero la verdad que no tuvo ni un rasguño, menos mal!!! Desde ese día, la niña si se queda sóla un segundo es en el suelo , en la cuna o en su piscina de bolas donde no tiene escapatoria. Por cierto, cuando la llevé al pediatra y le dije lo que había pasado entre lágrimas, sólo me dijo (después de revisar que todo estaba bien, claro), que tenía que estar preparada porque ese susto sólo era el primero de muchos!!! Y que no podremos evitarlo, especialmente cuando empiecen a caminar :S

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 abril, 2014 at 15:48

      Es que a casi todo el mundo se le ha caído el bichillo alguna vez desde alguna altura considerable. y parece que ninguno ha quedado afectado, pero el susto ya no te lo quita nadie. Mi temor es que la bichilla ya va a cumplir casi 5 meses librándose de estas tragedias, y la estadística se nos está volviendo en contra, así es que pese a tener cuidado y no dejar de vigilarla ¡estoy viendo venir el primer porrazo!

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    9 abril, 2014 at 09:15

    Yo nunca abrocho el botón central del body.. total, hay 3 y con 2 es suficiente. Con tantos cambios de pañal una acaba de corchetes hasta arriba!
    Y no te preocupes que lo que cuentas nos ha pasado a todas 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 abril, 2014 at 15:50

      Es que la bichilla tiene ropa con una cantidad de corchetes por centímetro cuadrado de tela que eso no tiene que ser ni cómodo. Y hay días que parece que me haya levantado con los dedos de trapo, porque es que no acierto a cerrar los corchetes a la primera y es desesperante ¿qué piensan los fabricantes que va a pasar si ponen menos corchetes? Que la niña no se va a colar entre esos agujeros para quedarse desnuda o huir de nosotros dejando la muda de ropa atrás.

  • Responder
    Gestando una idea
    9 abril, 2014 at 09:33

    Jaja, muy bueno lo de la consulta y dejarla sola en la camilla xD xD. ¡Y lo del pañal! Jajajajajaja, ese papá despistadillo… Lo de la teta, supongo que estaría sobada del todo, que ni te coscabas de que estabas en la teta equivocada, jajaja

    Me ha gustado esta entrada 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 abril, 2014 at 15:51

      Es que estábamos para vernos «¡Sí, señora sí, que somos muy responsables y nunca la dejamos en alto sin vigilancia…» Y lo de la teta es que cuando me di cuenta de lo que hacía no pude entender qué desconexión neuronal había tenido en ese momento para intentar semejante maniobra.

  • Responder
    Reloj de madre
    9 abril, 2014 at 10:03

    Seguro que ya le habéis demostrado con creces a la enfermera que sois unos padres estupendos. Y en lo de la teta estabas dormida, eso lo explica todo. Sois unos padres fantásticos, nadie puede estar al 100% todo el día.

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 abril, 2014 at 15:52

      Es que por más que nos esforcemos ¡algunos despistes parecen inevitables! Eso sí, hay que vigilar para no reincidir en los más peligrosos porque entonces vamos a perder el carnet de buenos padres.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    9 abril, 2014 at 10:50

    Ya te digo que he pasado por todas, todas…Yo sigo dando así la teta, a mi me viene genial la posturita.
    Las toallitas solo las usé los tres primeros días, desde entonces aguita fresca. Bueno y lo de la pereza de vestir y desvestir…ayyyyyyyyyy pues eso qué pereza!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 abril, 2014 at 15:53

      Yo estuve a punto de desechar esa postura por completo ¡y mira que es cómoda! Pero como me dio por innovar y hacerla toda del revés cual trapecismo mañanero y la bichilla no llegaba a la teta… A la bichilla le encanta poner el culete a remojo con la esponjita y el barreño ¡me ha salido más exhibicionista1

  • Responder
    marilia
    9 abril, 2014 at 11:56

    Nosotros, el tema pañal nos pasaba que se lo abrochabamos mal muchas veces y se le acababa escurriendo el pipi…y no te olvides del abrigo excesivo del bebé; los primeros días creo que pasaba frío por las noches, porque yo andaba obsesionada con las medidas preventivas de la muerte súbita que incluyen no superar los 22/23 grados en la habitación y cómo la llegada del nene coincidió con la del frío y la calefacción, para mí que le faltaban mantas(tenía carita y manos heladas) y me pasé al otro extremo;le ponía body+pijama de los gordos+manta de arruyo que le envolvía y dentro del saquito con una mantita encima….así acabó asado el pobre…con una sudamina por la carita(granitos que les salen por el calor)en fin…vamos aprendiendo..y es que no seremos perfectas (quien lo es??)pero cuando veo cómo me mira mi principito con mirada de adoración y me echa una de sus sonrisas..entiendo que debo de ser perfecta para el…

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 abril, 2014 at 15:57

      Bueno, lo de abrocharlo más creo que también lo habremos hecho alguna que otra vez porque con el pipí no lo he notado, pero ciertos escapes bestiales de caca no creo que fuesen ni medio normales si el pañal hubiese estado bien colocado. El tema del abrigo excesivo me va a dar para otro post, pero eso sí que no es culpa mía, que para eso soy muy fresca, sino del papá de la bichilla, que me la saca a la calle como si viviésemos en Siberia. Yo creo que mi bichilla de vez en cuando desconfía de mí, por alguna de las miradas que me lanza, pero en general creo que está bastante contenta, porque dentro de lo mala madre que soy todavía no la he puesto en riesgo grave con mis despistes.

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    9 abril, 2014 at 13:17

    Puedo dar fe de que un despiste es casi sinónimo de caída de cabeza. Ya sabes lo que nos pasó con la pequeña terremoto… 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 abril, 2014 at 15:58

      Sí, claro que recuerdo la expedición de Mara moto desde la cama al vacío (un vacío acolchadito pero a distancia, al fin al cabo). Nos van a faltar ojos los próximos meses para tener la situación bajo control.

  • Responder
    Padres en pañales (@Padresenpanales)
    9 abril, 2014 at 13:17

    jajajja meados de burra! jajja eso me suena, lo que pesa un pañal!!!
    Al principio odiaba los corchetes, soy muy torpe y alguna uña me he roto,pero ahora cuando veo botones pienso «ojalá fueran corchetes!!»

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 abril, 2014 at 15:59

      Oye menos mal que tú sabes de lo que te hablo, porque a veces da la sensación de que todos los niños hacen mini pipís y la mía parece que tenga una manguera abierta en la entrepierna. Calla es verdad, ahora tenemos alguna cosita con botones y son la desesperación del papá de la bichilla, que con esas manazas no hay forma de que se maneje con esos mini ojales.

  • Responder
    Esther
    9 abril, 2014 at 13:52

    Lo de los bodies si que me ha pasado alguna vez. Yo de tanto preparar biberones un día me iba a calentar mi vaso con colacao en el calientabiberones jajaja…era mi época zombie XD

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 abril, 2014 at 16:00

      ¡Para que luego digan que el calientabiberones es un invento que se usa poco! ¡Jajaja! A mí de momento no me ha dado por chuparme una teta para desayunar, pero tiempo al tiempo.

  • Responder
    Marta
    9 abril, 2014 at 15:01

    Muero con lo de la teta del otro lado, jajajaj, debías estar muy cansada para ponerte en esa postura!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 abril, 2014 at 16:02

      O muy cansada, o muy torpe, o baja de azúcar o consumida del todo por las dudas de primeriza, el caso es que me planté tal cual, toda del revés y no era capaz de darme cuenta de dónde estaba el fallo. ¡Qué bochorno!

  • Responder
    nosoyunadramamama
    9 abril, 2014 at 15:28

    Bueno,si te sirve de algo yo soy de las que si el bebé se hace caca mientras toma el pecho o el bibe y se queda dormido, ahí que se queda con las caquitas..mi madre se indignaba pero yo les veía tan felices dormidos que me negaba a hacerles pasar por el cambio de pañal…es más, en el programa de Bebé a bordo, una doula le decía a una mamá que no pasaba nada si el bebé que quedaba con las caquitas en el culete, y me quedé mucho más tranquila…
    Y lo de las caídas, uffff.. Alfonso, con año y medio se resbaló en el borde de la piscina y no llevaba manguitos, imagínate lo mal que lo tuvo q pasar. Y bueno, Rafa, con dos meses cayó de bruces al suelo porque le dejé en la hamaquita, no estaba bien abrochado y cuando levanté la hamaca del suelo con el niño….ya sabes, cayó… qué disgusto!!!! eso sí, comprobado, son de goma!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 abril, 2014 at 16:07

      Curiosamente, a la bichilla le molestan más los pañales mojados de pipí (creo que es porque expulsa mucha cantidad, le pesas y le incomodan) que los que están inundados de caca. Pocas veces se ha hecho caca a punto de quedarse dormidita, y en el fondo yo soy como tú, que pienso que si no le molesta para dormirse no seré yo quien la despierte para hacer el cambio de pañal, pero en las clases de preparación al parto la matrona explicó que con pipí en el pañal pueden aguantar hasta 12 horas, mientas que las cacas hay que eliminarlas en cuanto las detectemos. Y claro, el papá de la bichilla estuvo de cuerpo presente en todas las sesiones, interiorizó la teoría y ahora cualquiera se niega a cambiar el pañal de la niña al mínimo tufillo.
      En cuanto a las caídas ¡definitivamente los bichillos tienen que ser de goma porque sino ya los hubiésemos roto en más de una ocasión!

  • Responder
    Futura Mamá
    9 abril, 2014 at 18:05

    Ya te contaré en tal caso 😉

  • Responder
    Amarantisima
    9 abril, 2014 at 18:55

    Ajajajajajajajaja «la pereza a tener que desvestir al bichillo podrá contra tu instinto de buen padre.» Con mi hijo mayor que ya va a cumplir 2 años, a veces me da tanta pereza volver a ponerle la ropa después de un cambio de pañal, que lo dejo sólo con el pañal… Y pues te diré que, ahora con mi niña pequeña de tres meses, uno nunca deja de ser primerizo. Siempre hay cosas que uno no sabe hasta que te llega el segundo. Por ejemplo, yo sabía que no hay que dejar a un niño de 2 años sólo con un bebé. Pero mi hija estaba en su carreola, en la cocina junto a mi, mientras yo le servía el almuerzo a su hermano. Y mi hijo, se apoyó en el manillar de la carreola, tiró hacia abajo, y se volteó el coche con todo y bebé adentro. Mi niña estaba de cabeza en el piso, llorando a mares. La pobre gracias a dios sólo sufrió el susto, pero imagínate yo, me sentí la peor madre de la historia, la niña ahí mismo conmigo, y me pasa eso!! Todo lo que cuentas es tan típico de primerizos, pero es cierto que a mí me pasaron con mi niña, y eso que ya tengo al otro, y supuestamente mucha experiencia! Así que no te sientas mal jajajaja besos

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 abril, 2014 at 22:27

      Bueno es que en cuanto llegue el buen tiempo me parece que la bichilla se va a pasear muchísimo sólo luciendo pañal. Ya ves la caída de tu nena estando tú presente ¡es que parece que nunca estén a salvo! Si al final va a resultar que no dejamos de ser primerizos por más tiempo que pase ni por más bichillos que tengamos ¡siempre nos sorprenden!

  • Responder
    Sra. Gafapasta
    9 abril, 2014 at 19:29

    Jajaja, me imagino a la enferma de brazos cruzados y levantando la ceja.

    Tomo nota de todo!

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 abril, 2014 at 22:32

      Ya verás que por más que te prepares y que seas consciente de los peligros a los que han sido expuestos los bichillos de los demás, algún despiste será inevitable.

  • Responder
    MamadeunSurvivor
    9 abril, 2014 at 23:44

    Jajaja. Lo del body me ha pasado a mí más de una vez. Lo peor es que luego le ponía los leotardos y ni me inmutaba hasta el siguiente cambio de pañal ;-). Lo de dejarla sola en la consulta a los 5 días ha sido buenísimo! Muchos besos.

  • Responder
    sereducadora
    9 abril, 2014 at 23:55

    Lo de las toallitas…. La mitad de las veces ni se la paso y no te creas que me da mucho cargo de conciencia…. Solo se la paso cuando le noto la piel húmeda y como con las deposiciones uso esponja pues… De todas formas me da pereza usar las toallitas porque mojan más que el propio pañal y luego hay que secarlo y mi niño es muy falso y se te chorrea encima jajajaja!!! Ahora ya controla, pero el primer mes dejó marcado el territorio en las manos de todo el mundo.
    Y por lo demás solo el tema de la vigilancia justo como ti, solo que no se nos hizo caca, no sé que nos pidió la enfermera y nos separamos medio metro de la camilla (medio metro eh!!!) y nos soltó; no podéis dejar al niño así solo sin vigilar…. Vamos, nunca lo habíamos hecho y zasca…. Criatura, él que ni se movió medio milímetro….

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 abril, 2014 at 10:04

      Una vez en la consulta de la pediatra, la bichilla se había hecho pipí al ir a pesarla y claro, para cambiarle el pañal yo saqué las toallitas y la enfermera me dijo que si tenía la piel completamente seca porque el pañal había absorbido todo el pipí, no era necesario usar toallitas en cada cambio de pañal. Es verdad que yo he probado varias marcas de toallitas que me han ido regalando y siempre queda la piel muy húmeda. De hecho nos recomendaron en el curso de crianza que después de usarlas sequemos toda la zona con una toalla normal o gasa para quitar tanto el exceso de productos químicos que llevan como esa humedad. ¡Jajaja! Supongo que las enfermeras están acostumbradas a que lleguen tantos niños con caídas de ese estilo por despistes de medio metro que andan todas alarmadas ante esas situaciones de riesgo.

  • Responder
    madresolohayunablog
    10 abril, 2014 at 04:58

    Hola! Mira que siempre leo tus comentarios en otros blogs y me estaba preguntando por qué no te leía!!!
    Y me has hecho reír!!!!!! Bueno a mí las hormonas tras dar a luz me pusieron en tal estado Drama Queen que si me pasaba algo parecido a lo que me cuentas con los pañales, recién estaría superándolo 🙂 Yo un día me puse a llorar porque no le cambié el pañal a tiempo y mi bebé se hizo pi y le cayó en la oreja jajaja
    Pero ahora sé que es mejor reírnos de nuestros despistes, porque además estamos durmiendo menos no???
    Y aquí, entre nos, me pasó algo similar a lo que cuentas en el consultorio del pediatra, lo dejé en la camilla y me fui a sacar la historia clínica… solo!!! por suerte fue un par de segundos porque si no, como te dije, recién lo estaría superando jajaja
    Un abrazo! y qué bueno que ya te estoy leyendo 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 abril, 2014 at 10:06

      Yo es que me río de todo generalmente (a veces de modo inoportuno, pero es lo que tengo). Anda que me iba a traumatizar yo por un poco de pipí en una oreja. Yo, que he tratado de dar la teta al revés y me he quedado tan pancha. Es que esto de la maternidad, entre el poco descanso que tenemos y con la vigilancia activada las 24 horas del día, pocos despistes y errores me parece que cometemos para la situación de estrés en la que vivimos. Me alegro de que te hayas dejado caer por aquí y de que te animes a seguir el blog. ¡Hasta pronto!

  • Responder
    Padresenpracticas
    10 abril, 2014 at 09:29

    Muy buenos consejos, los tendré en cuenta fuando llegue futurible! Creo que con los nervios de ser primerizos es normal estos despistes. Gracias por compartir!

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 abril, 2014 at 10:17

      Seguro que aún así, en tu relación con el futurible acabas pasando por situaciones que jamás hubieses imaginado y que otros padres tampoco han vivido. ¡La sorpresa es constante en esto de la maternidad!

  • Responder
    ValeMoreno
    10 abril, 2014 at 19:07

    Hola, es la primera vez que me paso por este blog, y te aseguro que desde hoy lo seguiré… ya veo que tengo bastante material para leer pero lo haces tan digerible que es súper sencillo leerte, como si te estuviese escuchando. Mi esposo estamos en tareas de hacer el bebé… espero pronto estar compartiendo mis experiencias de embarazo. Saludos

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 abril, 2014 at 10:34

      ¡Bienvenida! Ya te hartarás de leer todos los posts sobre la búsqueda del embarazo, cómo fueron transcurriendo las semanas y ahora nuestros grandes despropósitos como padres. Espero que te gusten los contenidos y que te quedes entre nosotros mucho tiempo. ¡Hasta pronto!

  • Responder
    Gafamamá
    10 abril, 2014 at 19:13

    ¡Jajajajajaja! Ay, qué gracia me ha hecho todo. Sobre todo lo de dale la teta derecha por el lado izquierdo, ¡jejejeje!
    A ver cuántas «novatadas» cometemos nosotros, las comentaremos seguro. Por lo pronto, las vuestras nos sirven de referente 🙂

    ¡Un abrazo!

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 abril, 2014 at 10:37

      La verdad es que lo de dar la teta de forma invertida no lo recomiendo en absoluto. Complica mucho la lactancia. Por mucho que leáis ¡seguro que haréis tonterías de este tipo de la forma más original! Ya nos iréis contando.

  • Responder
    madrexilio
    11 abril, 2014 at 15:29

    Yo lo de dar la teta por el lado equivocado lo hice muchas veces jajajaja. Es que eso de andar en plan #mamazombie todo el día tiene sus consecuencias 🙂

    Divertido el post… me he acordado de cosas que nos pasaron aunque no sean las mismas que a ustedes. Un abrazo

    • Responder
      Planeando ser padres
      12 abril, 2014 at 23:23

      Si me llega a pasar muchas veces lo de dar la teta al revés¡me retiro como madre! Porque mira que era complicado. Debemos descansar más para que nos rija mejor la mente.

      • Responder
        madrexilio
        14 abril, 2014 at 15:01

        El descanso… ¡ay como lo extraño!

        • Responder
          Planeando ser padres
          14 abril, 2014 at 19:44

          Eso ¿no se sabe cuándo se vuelve a la normalidad, no? Quizás nunca…

          • madrexilio
            15 abril, 2014 at 14:57

            Mamá dice que sí vuelve… a ver si es cierto 😉

  • Responder
    newlymami
    14 abril, 2014 at 16:32

    Muy buen post!! muchos recuerdos primerizos jajaja Un besazo!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 abril, 2014 at 19:47

      ¡Y los que me queda por contar y por descubrir! Esto de ser primerizos es un pozo de meteduras de pata.

  • Responder
    sandra_uky
    19 abril, 2014 at 11:05

    Los ¨despistes¨de padres primerizos, eso todos y el que diga que no miente.
    Lo de no abrochar el body, uufff más veces de las que me gustaría reconocer, jeje le he puesto los leotardos sin abrochar el body! Jeje
    Los pañales son un mundo a parte. Y los anuncios una falsedad, eso de que se salga la caquilla de la nena es superior a mi…. Se mancha todo! Pero con paciencia, le vamos cogiendo el truco, y cambiamos el pañal amenudo ya que mini moni también hace unos pipis de escándolo, a veces pesa el pañal que no veas!
    Pero esto es solo el principio, aún nos quedan mucho que aprender y también por equivocarnos! 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      20 abril, 2014 at 20:44

      Ahora que dices lo de los leotardos, recuerdo que un día me planté con la bichilla en el grupo de crianza y se los había puesto al revés. ¡Ya ves que nos quedará mucho por descubrir y por equivocarnos! De la publicidad ya sabe una que no hay que fiarse, pero claro, te venden esa idea de que van a dormir doce horas sequitos y del tirón con un artilugio súper absorbente y después resulta que acabamos todos bañados en caca en media hora escasa.

  • Responder
    Cosas de padres primerizos (II) Planeando ser padres
    5 mayo, 2014 at 07:20

    […] de nuestras prácticas habituales. Pues si hoy vuelvo a estar aquí tras aquel primer post sobre cosas de primerizos, se debe desde luego a que hemos seguido metiendo la pata en nuevos aspectos desde que nació la […]

  • Responder
    Lo tengo todo controlado. O eso pensaba… - Tubebebox
    25 junio, 2014 at 10:57

    […] Leer el artículo completo Tweet Share […]

  • Responder
    Cosas de padres primerizos (III) - Planeando ser padres
    27 febrero, 2015 at 15:56

    […] con otros; cuando tenga 6… y así hasta el infinito y más allá. Desde la última entrega de Cosas de padres primerizos, hemos ido recopilando otro puñadito de situaciones de las que hemos hecho memoria durante este […]

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.