Lactancia

Mi lactancia (VII): segunda crisis de lactancia

segunda crisis de lactancia

Símbolo del odio tetil

Después de mi primera crisis de lactancia materna ¡llegó la segunda! Y las que me quedarán qué pasar. La bichilla aún no había cumplido los 3 meses, fecha en la que se considera que suele aparecer este segundo episodio que trae de cabeza a todas las madres. Entre que aún yo no consideraba que mi lactancia estuviese bien establecida, los dolores de los pezones que seguían sin curarse y las largas tomas que apenas me dejaban tiempo para nada más, mi único consuelo era ver cómo la bichilla crecía a lo largo y a lo ancho mientras era feliz enganchada a la teta a todas horas. Y justo entonces ¡se produjo el cambio radical! Porque yo ya había pasado una primera crisis de lactancia, pero esta no tenía nada que ver con aquella. El que la diseñó se esmeró para que se definiese de forma completamente opuesta a la del primer mes.

1. Llantos. Como en la primera crisis, esta del tercer mes también se prolongó durante 2-3 días. El caso es que la bichilla se veía atacada por episodios repentinos de llantos inconsolables, siempre más o menos a la hora a la que le iba a tocar la teta a demanda. Empezaba a llorar de una forma alarmante y el papá de la bichilla comenzaba a descartar todo lo posible: pipí, caca, sueño, ganas de estar en brazos… por lo que sólo quedaba la teta. Y allí que estaba yo la mar de dispuesta a satisfacer los deseos de la niña cuando ¡Oh sorpresa! La presencia de la teta se había vuelto de repente amenazadora y la bichilla lloraba aún más cuando la tenía cerca.

2. Odio a la teta. Esa relación de amor eterno entre la teta y la bichilla parecía haberse roto por completo. Cuando la acercaba al pecho parecía engancharse con ganas pero en 2 o 3 chupetones se separaba aterrorizada, graznando y chillando como si de la teta saliese azufre hirviendo. Pero era reincidente la pobre, y en unos segundos volvía a amorrarse al pezón para volverse a separar con la misma desesperación. ¿Y qué piensa una madre primeriza? Pues que la bichilla se enfada porque no consigue sacar leche. Cosa incierta, porque yo tenía los pechos duros como piedras y además, cuando presionaba el pezón la leche salía sin dificultad ¿qué estaba pasando entonces? Mientras lo averiguábamos el papa se dedicaba a pasear a la niña arriba y abajo, cantándole por toda la casa para tenerla lo más tranquila posible en el momento de cada toma.

3. Mini tomas. Otro punto de preocupación era que las interminables tomas de 40-60 minutos de la bichilla se redujeron a unos pocos minutos. Y cuando digo pocos me refiero a que lo normal durante esos días era que mamase 8 minutos seguidos (20 máximo si yo hacía un esfuerzo de ofrecerle la teta constantemente durante un rato para que fuese chuperreteando a su ritmo y sin presiones). Claro, para nosotros estas tomas ni eran tomas ni nada, no considerábamos que eso fuese normal y creíamos que la niña estaría pasando hambre. Algo tenía que estar acaeciendo en el interior de la teta porque la bichilla parecía estar empezando a aborrecerla. Sin embargo, por muchos llantos y muchas miradas de odio tetil y muy breves que fuesen las tomas, la bichilla seguía haciendo sus súper cacas, sus ríos de pipí y durmiendo a pierna suelta durante horas, y según nuestra pediatra, si la niña hace todas estas cosas con normalidad es que se está alimentando bien. Por ese lado podíamos vivir tranquilos.

4. Posibles causas de la segunda crisis de lactancia. Así es como nos dimos cuenta de que con 2 meses y medio la bichilla estaba pasando por la crisis de lactancia de los 3 meses. El motivo de su rechazo a la teta venía determinado por varios factores. A estas alturas de la lactancia, la composición de la leche cambia, y también su sabor y el ritmo de producción. El cuerpo de la madre ya conoce las demandas del bebé, por lo que ya no suele salir la leche fácilmente y a chorro, sino que cuesta un poquito sacarla y claro ¡la bichilla se había acostumbrado a la vida fácil y no estaba dispuesta a invertir ni un segundo de su tiempo en succionar una teta de la que no sacaba nada! De ahí su llanto incontrolable. En torno a los 3 meses, el sabor también puede variar, y por eso durante unos días el bebé lo nota raro y se rebela (una cosa parecida a lo que suele ocurrir cuando tratamos de darle leche materna que ha sido congelada y descongelada, cuando también es frecuente que los bichillos la rechacen durante unos días porque huele y sabe de forma diferente a lo que estaban acostumbrados). Como contrapartida, los bebés de 3 meses ya son unos expertos chupadores, y no necesitan tomas tan largas para dejarte la teta más seca que una pasa. En nuestro caso, esto pasó de la noche a la mañana, con lo cual me parecía increíble que si el día anterior había necesitado 40 minutos por toma para saciarse, en aquellos momentos sólo necesitase 8 para quedarse rellena cual pavo de navidad. Yo había imaginado que el cambio se produciría  de forma progresiva, pero no fue así, a lo bruto.

Y durante estos cuatro meses y medio que llevamos de lactancia, esta ha sido la última de las crisis que hemos vivido la bichilla y yo. Sé que durante toda su crianza me quedan algunas más que pasar, pero de momento espero que nos aguarde un tiempo estable y feliz en lo que a la teta se refiere. La semana que viene ¡seguiré con mis problemillas en este campo!

Esto te puede interesar

39 Comentarios

  • Responder
    sradiaz
    10 abril, 2014 at 07:21

    ¡Ay qué difícil es!

  • Responder
    Ana
    10 abril, 2014 at 09:00

    Me encantan estos apartados de lactancia, porque aunque ya sabía algo sobre que “la la he no se acaba de repente y es muy muy raro que una mujer no tenga leche” esto juntó a “un regalo para toda la vida” me están ayudando mucho a mi y sobre todo al futuro papi a darnos cuenta de que es cuestión de paciencia y perseverancia y que estamos hechas para ello, el cuerpo es sabio!! Y ver estas crisis nos ayudará a aguantar sin biberones en tiempos de desesperación…

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 abril, 2014 at 10:16

      Yo creo que sí es útil compartir estas experiencias, porque cuando te encuentras en medio de ellas sin que nadie te haya avisado, te sientes la mujer menos capacitada y la peor madre del mundo ¡que hasta una mona sabe dar la teta y tú no eres capaz! Yo pensaba que me estaba volviendo una quejica además de una negada para la maternidad, pero resulta que no, que son fases muy comunes en todas las lactancias, solo que la gente parece olvidarlas, o nos lo esconden, porque poco a poco vas averiguando que otras muchas mamás también pasaron por todo esto.

      • Responder
        Ana
        11 abril, 2014 at 10:33

        No se porque o que he hecho que ha salido mi mail en vez de mi nombre!

        • Responder
          Planeando ser padres
          11 abril, 2014 at 10:36

          ¡Jajaja! No te preocupes que te he editado el comentario y ya lo he dejado sólo con el nombre.

  • Responder
    marilia
    10 abril, 2014 at 10:49

    Ay las crisis!!en el taller de lactancia al que voy les gusta más el término” brote” de crecimiento que es menos peyorativo. El mío ha hecho todas las crisis… A las 3 semanas,a las 6,a los 2 meses y medio ,a los 3 y medio y me parece que estamos inaugurando la de los 5!!!se pelea con la teta y chilla y llora y se separa!!! Yo ya estoy bien aleccionada pero el entorno familiar le encanta decirte que tendrás poca leche…que se queda con hambre…y ya dudas hasta tú!! Por eso es importante poner en común nuestras experiencias para ver que no somos las únicas; mi nene pesa 8,350 kg!!cómo lo ves??? Cómo para no tener crisis…lo peor es que mama en 3 minutos pero todo nervioso y siempre me parece que no ha comido bien.

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 abril, 2014 at 10:21

      ¡Me gusta lo de brote! Pero me parece que suaviza mucho la cuestión, porque la desesperación puede llegar a tal punto que ríete tú de la crisis económica, de la prima de riesgo y de todas esas crisis. ¡Veo que la bichilla se me ha saltado unas cuantas crisis! Porque a una semana de los 5 meses sólo hemos pasado por estas 2. El entorno es que siempre tiene opiniones para todo (y nunca buenas ni de apoyo). ¡Está súper grandote! la semana que viene pesaremos a la bichilla después de un mes sin hacerlo. En la revisión de los 4 meses estaba en 7 kilos, pero como cada vez engordan más despacio no creo que haya llegado a los 8 con 5 meses. ya os contaré. ¿Qué quieres que te diga? Con ese peso, por muy rápido que coma está claro que se alimenta bien, así es que tú a seguir con tu método que está visto que es muy efectivo.

  • Responder
    La agenda de mamá
    10 abril, 2014 at 11:05

    Anda, pues se saltó una!! está la de los 15 días, el mes y medio y los tres meses!! y luego hay otra a los 6 y a los 9 (aunque nadie te lo diga porque casi nadie llega…) Qué razón tenían en el grupo de lactancia diciéndome con que “se repiten cada tres meses”…
    Besotes

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 abril, 2014 at 10:23

      Yo ya estoy preparada para todas las crisis que vengan, cuantas menos mejor, pero ya creo que no me dará esa desesperación de las primeras semanas, cuando no sabías qué estaba pasando para que rechazase la teta de esa forma.

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    10 abril, 2014 at 12:42

    Todo un clásico la crisis de los tres meses. Hay bebés que no pasan por ella, pero creo por lo que leo que la mayoría sí que lo hace. Y no queda otra que armarse de amor. Y paciencia 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 abril, 2014 at 10:25

      Si al final esto de la maternidad está lleno de clásicos y tópicos, pero oye, que cuando te encuentras en medio de una de estas crisis te atacan los nervios de primerizos y te olvidas de la cantidad de gente que ha pasado por esto antes que tú.

  • Responder
    Anónimo
    10 abril, 2014 at 13:34

    No sé si dejar de leer este apartado de crisis…porque si ya tenemos problemas cuándo vengan estas crisis que vamos a hacer?? bufff

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 abril, 2014 at 10:27

      ¡Nooo! Tú léelos porque así si te legan estos periodos (que no es obligatorio que te pase a ti pero verás por los comentarios que es bastante frecuente) estarás informado de que es algo habitual, no perderás la paciencia ni querréis abandonar la lactancia al primer llanto. Si no te informas te obsesionarás con tus dudas y todo tu plan de crianza puede irse al traste. No es tan traumático, simplemente hay que saber que puede pasar y cómo afrontarlo de la mejor manera posible.

  • Responder
    Futura Mamá
    10 abril, 2014 at 14:12

    Uhmmmm, me encanta que nos cuentes tu propia experiencia… No tenía ni idea de estas cosas. Claro que me queda mucho para vivirlo, pero que la experiencia se comparta me parece de lo mejor.

    ya contaré la mía si se da el caso 😀

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 abril, 2014 at 10:28

      Ojalá que a tu bichillo no les den estas neuras por el crecimiento y vayan pasando los meses sin que os enteréis de qué es una crisis de estas, pero por si acaso ¡avisada quedas!

  • Responder
    nosoyunadramamama
    10 abril, 2014 at 15:27

    Yo es que justo a los tres meses, abandoné la lactancia. Pero es curioso, yo nunca noté crisis en ninguna de las dos lactancias, igual porque fueron mixta las dos.. La verdad es que abandoné la lactancia porque desde el primer hasta el último día me resultaba dolorosa. En cualquier caso, esto de la lactancia exclusiva con el primero, genial pero como tengas otro churumbel al que atender, menudo trajín 😉 A veri si le pasa rápido la segunda crisis y ya no hay más…

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 abril, 2014 at 10:30

      Quizás al ser mixtas (esto es una opinión personal y nada científica) esos deseos de más leche se vean calmados porque siempre tienes el apoyo del biberón. A lo mejor notabas que de pronto bebían más leche de fórmula pero claro se quedaban saciados, mientras que si solo tienes pecho y les cuesta sacar todo lo que necesitan durante unos días ¡se te ponen completamente endemoniados! Es algo muy sacrificado, sí. Si tenemos un segundo churumbel yo creo que lo probaría, pero claro, se me quedaría la bichilla desatendida durante los primeros meses, que son los más durillos de compaginar con cualquier otra tarea.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    10 abril, 2014 at 15:56

    Pues habéis pasado por una crisis de libro!!! muy bien explicado…¡qué mal se pasa, verdad???

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 abril, 2014 at 10:31

      ¡Lo malo es que no nos habíamos leído bien ese “libro”! Vamos, que al final a mí me aconsejaron lo que hacer otras madres por Twitter y así salimos adelante. Yo creo que ya voy a dejar de sufrir por estos asuntos de la lactancia porque antes o después todo acaba volviendo a la normalidad.

  • Responder
    El rincón de Mixka
    10 abril, 2014 at 17:57

    ¡Si es que todo tiene su explicación! Lo que pasa que muchas cosas las sabes a toro pasado. Este tipo de cosas deberían de advertirse…. “Oye, esto puede pasar” y así al menos no nos pillaría tan de sopetón.

    Me alegro que las crisis tetiles hayan finalizado 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 abril, 2014 at 10:33

      Han finalizado ¡de momento! Que se cuenta por ahí que puede haber más, pero para entonces yo ya seré toda una experta y me reiré de los llantos de la bichilla, tratando de razonar con ella a grito “pelao” y diciéndole: “tranquilita, que esto es sólo una crisis y en 3 días volverás a hartarte de teta como siempre”. Y me sentaré a esperar que este método racional funcione 😛

  • Responder
    matronaonline
    10 abril, 2014 at 20:49

    Son pocos días, pero se hace muy cansado y muy desconcertante… me alegro de que lo superarais con éxito 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 abril, 2014 at 10:38

      Porque tengo lo de triunfar con la lactancia metido entre ceja y ceja que si no ¡yo no hubiese aguantado 3 meses ni de broma! Cuando pasas por tantos baches, o te haces una coraza y te convences de que realmente todo lo malo va a pasar y de que lo estás haciendo bien, o a la primera de cambio te hundes y caes en los biberones.

  • Responder
    Nara
    10 abril, 2014 at 21:29

    Ayy!! Q acompañada me siento!! L. está pasando ahora su crisis de lactancia de los 3 meses pero lo peor es que ya llevamos unos cuantos días aunque parece que está llegando a su fin! Habrá que hacerse fuerte y superarlo 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 abril, 2014 at 10:39

      Ánimo, porque siempre que en todas las revisiones coja peso adecuadamente querrá decir que lo estás haciendo bien y que estos periodos difíciles serán transitorios y tu peque no va a pasar hambre.

  • Responder
    Rural Baby Project
    11 abril, 2014 at 05:53

    Uf, debe ser muy complicado… más bien desconcertante, como dice matronaonline. Pero ya está superada… y vais ganando puntos para próximas experiencias 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 abril, 2014 at 10:40

      Bueno, es que cuando se presente la tercera crisis yo creo que ya me lo tomaré a broma. Digo que si se coge experiencia…

  • Responder
    Marta
    11 abril, 2014 at 08:53

    Vaya, yo no recuerdo haber tenido este tipo de crisis con ninguna de las dos. Menuda lástima y desconcierto, no?

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 abril, 2014 at 10:45

      ¡Qué suerte! Ya sabía yo que tiene que haber de todo: gente que pasa por todas las crisis, otras que sufrimos unas cuantas de vez en cuando y afortunadas como tú, que se les pasa la lactancia sin haber experimentado semejantes traumas. Así las futuras mamás sabrán que hay situaciones de todo tipo.

  • Responder
    Ariadna Fortes
    13 abril, 2014 at 21:55

    Júlia pasó un par de crisis de lactancia, ahora no recuerdo bien, pero creo que una fue la de los 3 meses. No rechazaba la teta, aunque podía estar casi una semana sin hacer caca y cuando por fin la hacía era normal, o sea que no iba estreñida. Supongo que era por el “cambio” de leche. Cada niño es un mundo.

  • Responder
    madresolohayunablog
    15 abril, 2014 at 04:47

    Pues en relación con el tema, me acabo de enterar de que a una amiga el pediatra, al ver que su bebé de 3 meses no sube de peso lo suficiente, le ha dicho que probablemente se queda con hambre y le ha indicado que “complemente” con leche de fórmula, y tooooda su familia concuerda y señala que sí, que seguramente su leche no es suficiente, no lo llena y por eso, el bebé está bajo de peso …
    Y yo la verdad ya no sé qué hacer para gritar a los cuatro vientos que eso es un mito …
    Me alegro mucho que esta crisis haya sido superada.
    Un abrazo!

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 abril, 2014 at 13:21

      Pues a mí lo que me decían, y lo que he experimentado en primera persona, es que si se queda con hambre es porque hay que ponerlo más al pecho, mayor número de tomas o tomas de mayor duración… Los primeros meses son muy sacrificados, y parece que no tienes tiempo para otra cosa que no sea dar el pecho, pero luego mejora y las tomas son rapidísimas. Cuando no suben de peso, es normal preocuparse y si encima los consejos que recibes son de ese tipo ¡poco durará la lactancia!

  • Responder
    tuspatucosymistacones
    15 abril, 2014 at 21:23

    La verdad es que viene genial saber que existen estas crisis, para no asustarme en un futuro, ¡cada vez más próximo! Ay… Me emociono de pensar que en menos de un mes nos pondremos “manos a la obra” jeje 😛

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 abril, 2014 at 13:29

      ¡Qué poco queda para dejar sólo de planear y comenzar a actuar! ¡Jajaja! A veces es difícil, pero si pasas por uno de estos momentos, recuerda que son situaciones normales y no desesperes.

  • Responder
    sandra_uky
    19 abril, 2014 at 22:58

    Estas crisis son malísimas, nosotras lo pasamos mal y los peques también. La verdad es que es una suerte saber que exixten, porque sino pensaríamos que no tenemos leche, o que no alimenta y le daríamos leche de fórmula.
    Y además ese llanto, ese llanto tan inconsolable. Eso es lo peor o por lo menos para mi eso es lo peor.

    • Responder
      Planeando ser padres
      20 abril, 2014 at 20:48

      Es el peor llanto de los que tiene la bichilla, al menos en estos 5 meses. No hay forma de que se calme cuando tiene hambre,s y claro en las crisis la cosa empeora, porque se llega a poner tan nerviosa que no quiere la teta y encima tienes que invertir aún más tiempo, primero en tranquilizarla y después en que logre empacharse comiendo. ¡Qué de filigranas tenemos que hacer!

  • Responder
    Helena Manrubia
    18 diciembre, 2014 at 11:51

    Es a los 3 meses cuando por fin se acortan las tomas? El mío cumple hoy 2 y estoy desesperada ya con las tomas de casi 1 hora, pero si dices que sólo me queda un mesecito de nada, tendremos paciencia.

    • Responder
      Planeando ser padres
      18 diciembre, 2014 at 17:58

      Cada lactancia es diferente, pero de forma general esto de los 3 meses suele coincidir. Resulta muy chocante que un día hagan tomas de una hora y al siguiente de 10 minutos ¡o incluso de menos! Pero así es.

    ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!