Crianza

Revisión pediátrica de los cuatro meses

Revisión pediátrica de los cuatro meses

Revisión pediátrica de los cuatro meses

Llevo bastante retraso en esto de contar las visitas médicas de la bichilla así es que hoy trataré el tema de la revisión pediátrica de los 4 meses. Por ahora sólo hemos acudido al médico con la niña para estas consultas establecidas oficialmente, ya que está muy sanita y nos mantiene viviendo en la tranquilidad sin darnos ningún susto. En la revisión pediátrica de los cuatro meses la visita es conjunta con la enfermera y la pediatra de la niña y sí ¡otra vez tocan las temidas vacunas! En esta ocasión la bichilla lloró mucho más que en la revisión de los dos meses. Yo no sé si es que le pincharon peor, si le dolió mucho o si ya se va dando cuenta de lo que le espera cada vez que entramo en esa habitación, pero lo cierto es que la llantina fue de escándalo. Y encima esta vez no estaba el papá de la niña, que es el experto en calmar esos llantos desesperados. Lo principal de esta revisión fue lo siguiente.

1. Las vacunas. Tanto las obligatorias del calendario como la segunda dosis de Prevenar y Rotateq. Fueron sólo dos pinchazos (La Rotateq es bebible), pero alguna le produjo reacción y al día siguiente tuvo décimas de fiebre. Lo máximo que alcanzó fue 38,2 grados, así es que le tuvimos que dar 1 ml. de paracetamol un par de veces con un intervalo de 6 horas. También estuvo más dormida de lo habitual, pero nada molesta, ni llorosa, ni se le inflamó la zona del pinchazo.

2. Medidas. Con 4 meses pesaba 7,05 kilos, medía 65 centímetros y tenía un perímetro craneal de 42 centímetros. Sigue siendo más alta que gorda y bastante grandota para su edad. Eso no me hace falta que me lo digan en el médico, porque con ver que no hay fabricante que haga ropa para sus meses de su tamaño ya tengo bastante para saber que algo por encima de la media debe estar. La pediatra y la enfermera viven felices de ver lo bien criadita que está sólo con el pecho.

3. Pelo. Mi bichilla es pelona. Pelona del todo. Tiene el pelo oscurísimo desde que nació pero apenas le habrá crecido un par de milímetros en estos meses. No tengo diagnóstico oficial pero empiezo a pensar que la costra láctea de la cabeza le está retardando el crecimiento. De hecho, la pediatra me preguntó si ya la había pelado alguna vez, y cuando le dije que no, que ese era todo el pelo que ha tenido desde que nació, me dijo “¡Será que todo el esfuerzo lo concentra en crecer y engordar!”. Pues será eso.

4. Leche por la nariz. Una de las cosas que me tenía mosqueada es que por la mañana, cuando le doy el pecho a la bichilla estando ambas tumbadas en la cama, parte de la leche le suele salir por la nariz. Mientras mama, tiene un lento goteo de leche por el orificio sobre el que está tumbada. Pensaba que quizás pudiera tener algún hueco o malformación en esa zona, pero la pediatra dice que eso es normal y que si solo le pasa por la mañana debe ser porque los pechos están muy llenos de leche, ella chupa más de la que puede tragar y alguna le sale por ese conducto, pero no hay que preocuparse.

5. ¿Seguimos con la teta? Como se suponía que pronto debería incorporarme al trabajo, me preguntaron si quería seguir con la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses o quería adelantar la alimentación complementaria. Yo había estado congelando leche para poder llegar al menos al quinto mes, así es que les pareció estupenda la idea. No obstante, les comenté que la bichilla suele estar sentada sobre mí cuando yo como a medio día y tiende a tratar de meter la mano en mi plato, a quitarme lo que me llevo a la boca e incluso se me abalanza como un caníbal cuando me ve masticar. Se me viene con la boca abierta intentando quitarme lo que voy a comerme. Al mostrar la niña este interés desmesurado por la comida, y estar su papá más tranquilo si comenzamos a arrimarle algo sólido (le preocupaba que tras mi reincorporación la niña no aceptase la leche congelada y pasase hambre durante el día) nos propusieron ir dándole alguna que otra fruta a modo de juego. Primero debía hartarse con el pecho, como siempre, y después, si aún le quedaban ganas, podíamos tratar de darle 1 o 2 cucharaditas de café con pera, manzana, zumo de naranja o plátano. Nada de obligarla, sólo ver si ya es capaz de tragar, cómo acepta los sabores y texturas y si no quiere ni media cucharadita pues a otra cosa, que su alimentación va a seguir siendo la leche materna.

6. Agua. Por aquellos días vino una mini ola de calor primaveral que parecía casi veraniega. Al papá de la bichilla le entró la obsesión de que a la niña pudiera faltarle hidratación. Yo, que estoy muy leída en el tema, le aseguraba por activa y por pasiva que enganchándola a la teta cada vez que lo pidiese no podría correr riesgo ninguno (risa me daba a mí al pensar cómo se pondrá este hombre cuando este verano nos pille uno de esos días de terral en Málaga con 40 grados a la sombra). La pediatra me dio la razón, ni agua ni ningún otro líquido mientras su alimentación principal siga siendo el pecho. De aquí al verano ¡ya hablaremos de estas cosas!

Pues en resumen, esto es lo que tratamos en la revisión pediátrica de los 6 meses. Respecto a movimientos y demás la vieron normal, así es que no me hicieron indicaciones especiales. Antes de la siguientes vacunas (6 meses) hacen una revisión voluntaria a los 5 meses, sólo para medir y pesar y comprobar que todo sigue dentro de la normalidad. Ya os contaré.

Esto te puede interesar

44 Comentarios

  • Responder
    Naragm
    7 mayo, 2014 at 06:59

    L. tuvo esta revisión el lunes y como la pediatra q tenía ha cambiado de centro nos debió de tocar la de las sustituciones y no nos dijo ni preguntó nada!! Menos mal que la enfermera es un solete y resolvió todas mis dudas. Tienes suerte, mi peque con 4 meses pesa 5.480 y mide 60.5cm,y eso que come lo que le da la gana, pero como no para lo quema todo asi q m tienen frita con las revisiones de peso. Mientras yo vea a la niña bien no pienso darle un biberón q yo sé q ella hambre no pasa!

    • Responder
      Planeando ser padres
      7 mayo, 2014 at 17:26

      Es que lo de los percentiles es un rollo. Reconozco que a mí me encantan porque mi bichilla es un tonelete y la pediatra me hace unas fiestas cada vez que voy a la consulta… Pero si me estuvieran martirizando con ese asunto no sé cómo me lo tomaría. Si le diera el pecho en exclusiva, como hago ahora, seguro que la preocupación me haría caer en el biberón. Y si la alimentase con biberón y tampoco subiese de peso, ya iría directamente a que me quitaran el carnet de madre, porque se supone que con el bibe los niños se ponen hechos una bola. Y lo de la altura ¿qué vamos a hacerle? No todos somos iguales y en el futuro tendremos bichillos altos, bajos, gordos y flacos así es que tampoco creo yo que haya que agobiarse mucho con el tema siempre y cuando estén saludables.

  • Responder
    Mamá Con-Ciencia
    7 mayo, 2014 at 07:39

    Cómo pasa el tiempo!!! Y qué mayor y grande está la bichilla. Lo de la leche por la nariz nunca lo había escuchado, pero si te dicen que es normal, ni te agobies. Un besazo.

    • Responder
      Planeando ser padres
      7 mayo, 2014 at 17:27

      Y eso que voy con retraso en las crónicas pediátricas pero ya estamos al borde de los 6 meses. Nada, yo no me preocupo ni por la leche de la nariz ni por nada en general.

  • Responder
    mamaenbulgaria
    7 mayo, 2014 at 08:24

    Yo tampoco había oído lo de la leche por la nariz, pero si el médico te ha dicho que es normal, no te preocupes. A mi se me salió la leche por ahí el otro día cuando solté una carcajada viendo una peli 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      7 mayo, 2014 at 17:28

      ¡Jajaja! Pues tú ya estás grandecita y debes tener los agujeros bien formados. Más o menos es eso lo que le pasa a la bichilla: coge mucha leche a la vez (también se atraganta mucho porque no puede tragarla toda de golpe) y por eso le va goteando por la nariz, pero como a ella no le molesta y la pediatra dice que no es nada, pues a seguir como hasta ahora.

  • Responder
    sradiaz
    7 mayo, 2014 at 09:06

    Lo de ña nariz se lo he oído a muchas mamás, será que les pasa a todos los peques.

  • Responder
    mamá puede
    7 mayo, 2014 at 09:32

    Pues a seguir igual de sanota.
    Este marido tuyo, lo que va a sufrir cuándo bajéis a Malaga jaja

    • Responder
      Planeando ser padres
      7 mayo, 2014 at 17:29

      El otro día me dijo que hasta que no tuviese por lo menos un año no la íbamos a llevar a la playa (¡jajaja! Me río yo por lo bajini si este se cree que el verano me lo voy a pasar metidita en casa).

  • Responder
    Reloj de madre
    7 mayo, 2014 at 09:33

    Si que está grande la bichilla. Ya nos irás contando si le gusta la fruta.

    • Responder
      Planeando ser padres
      7 mayo, 2014 at 17:30

      Pues sí, le gusta mucho la fruta. Toda. Tanto que en vez de 2-3 cucharadas como nos recomendaron se come las piezas enteras.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    7 mayo, 2014 at 11:15

    Olé por la bichilla!!!! está genial…

    En cuanto a las vacunas, suelen llorar cada vez más…en la de los 15 meses con UBMF fue la ecatombe, menos mal que la teti está fuera en nanosegundos para calmarle.

    Cuando le des al probar algo de solido aseguraté que esté incorporada…ayyyyyy qué susto tan pequeños!!!

    En cuanto a la costra lactea, no es por desanimarte pero UBMF tiene ahora más que antes…ya hablaré de esto.

    El agua, tú sabes el calor que hace en el sur, pues imagínate en Jaén paraiso interior en julio…pa morirte…UBMF no tomó nada de agua durante ese verano con ola de calor de más de 40º a la sombra…ropa fresquita, en casa hasta que refresca y teti frecuentemente.

    me alegro que todo esté fenomenal.

    Besetes

    • Responder
      Planeando ser padres
      7 mayo, 2014 at 17:45

      Es que con mi bichilla tengo un problema: como le dé un berrinche esta no quiere teta ni nada. Si la enfermera me decía «¿quieres ponértela al pecho un poco?», pero ya sé yo que no me funciona, porque lo que hace es seguir llorando pero con la boca taponada por la teta. Esta se me calma con paseítos. La fruta ya llevamos semanas probándola. A principio yo intenté dársela en trocitos (BLW) pero la pobre sólo había probado teta y claro, ponía mucho interés en abrir la boca pero no era capaz de tragar nada, todos los trocitos los expulsaba con la lengua. Así es que ahora se la doy más triturada y en vez de 2-3 cucharaditas ¡se come las frutas enteras! De momento no hemos vivido ningún atragantamiento, a ver si mantenemos la racha.
      La costra láctea le ha ido a mejor. A base de aceite, agüita y peinados suaves le ha desaparecido casi toda y el pelo le va creciendo un pelín más. No sé si existe la posibilidad de que vuelva a recaer o si desaparece ya lo hace para siempre…
      Y en cuanto al agua ¡por tal de que este hombre me deje tranquila que intente darle la que quiera! Eso sí, sólo si se me ha agotado la teta (que no creo, porque ya tengo demostrado que aquí hay sustancia de sobra).

  • Responder
    Marta
    7 mayo, 2014 at 11:15

    Lo del agua me trajo por la calle de la amargura. Había pediatras que decían que con la teta bastaba, y otros que no, que le enchufara biberon de agua. Fue en una ola de calor, cuando una de las pediatras de cabecera (y familia), me dijo que aunque el agua no era necesaria, sí cuando hacía más calor, para evitar las deshidrataciones, por mucha teta que tomara.

    • Responder
      Planeando ser padres
      7 mayo, 2014 at 17:47

      Yo entiendo que en pleno verano y con las calores que se nos instalan aquí no esté de más darle un buchito de agua de vez en cuando, pero en un día de invierno con unos 19 grados, ya me parece mucho decir que la niña se iba a deshidratar. Si es que el papá de la bichilla es tan exagerado que a veces el andaluz parece él.

  • Responder
    Sandra_Uky
    7 mayo, 2014 at 13:20

    Tu nena tiene que estar preciosa!
    Ya habrá tiempo de darle agua y más cuando llegue el veranito. Ahora con teta basta.
    A mi la enfermera de pediatría, que es la que hace la revisión de los 4 meses, nos dijo que si ya quería darle cereales para dormir. Y como la dije que no, que quería lactancia exclusiva hasta los 6 meses me dijo, aahh tu eres de esas!!! jejeje y me dije para mi, si soy de esas madres que pienso que con la lactancia basta! 😉 en fin que hay de todo.

    • Responder
      Planeando ser padres
      7 mayo, 2014 at 17:50

      A mí es que me dejan elegirlo todo, pero sé que tanto la pediatra como la enfermera prefieren la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses. Que en mi caso ya no es tan exclusiva, porque pensando en que me reincorporaría al trabajo empezamos a darle fruta para probar sobre los 4 meses y medio. yo pensé que así se saltaría alguna toma de leche ¡pero me equivoqué! Ella se toma el pecho completo antes de la merienda y justo después se come una fruta entera. Y a las 2 horas vuelta a comer como si nada. ¡No tiene fondo!

  • Responder
    nosoyunadramamama
    7 mayo, 2014 at 15:29

    jaja, yo es que ni me acordaba que hay revisión de los cuatro meses, bueno, es que en la Seg Social juraría de los 3 meses das el salto a la revisión de los 6… Por cierto, si te sirve de algo, a Alfonso no le cortamos el pelo por primera vez hasta el verano pasado, es decir, dos meses antes de cumplir 3 años!!!! si, si, como lo oyes… Lo digo para que no te atormente nadie con el tema, yo era igual y, otra cosa no, pero tengo un pelo bien divino, jajaja… Y Rafa nació con mucho, enseguida se quedó calvete y ahora tiene pelazo!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      7 mayo, 2014 at 17:52

      Aquí las revisiones oficiales de la Seguridad Social han sido al mes a los 2-4-6-8-12. Me consuela lo del pelo porque mi criaturita anda peloncita del todo. En nuestro primer viajecito juntos durante el puente, el papá de la bichilla le compró un sombrerito de playa y oye, que con la tela arrugadita y cayéndole por los lados me daba la impresión de que tenía melenita ¡De ilusiones también se vive!

  • Responder
    Ensancha los pulmones
    7 mayo, 2014 at 16:33

    Nosotros tuvimos las revisiones cada mes más hasta los 7, a los 8 meses no tuvimos revisión, y pasamos a la de 9 meses que ya tenemos cita con enfermera y pediatra y también vamos por SS.

    Mira ya encontraste otra cosa más positiva de haber dejado el trabajo: Seguir con la lactancia exclusiva. ¡Sigue así!

    Y pobre Papá que se preocupa por la nena jajaja. Pero todos hacen lo mismo. ¡Qué vivan también esos papás preocupados!

    • Responder
      Planeando ser padres
      7 mayo, 2014 at 17:54

      Bueno es que en esta casa yo soy la #malamadre, porque aquí el papá de la bichilla ejerce de santo varón sobreprotector y por mucho que me esfuerce nunca, jamás, voy a estar a su altura. oye, y es duro esto de ser peor madre que él padre, porque generalmente son los hombres los que tienen esa fama de despreocupados, pero el que me ha tocado a mí viene cargadito de virtudes para la crianza ya de serie.

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    7 mayo, 2014 at 17:00

    ¡Menuda tiaca tienes! ¡La nuestra pesó 7,200 a los 6 meses!
    Desde luego lo que peor llevo de estas revisiones son los pinchazos. Las pobres lo pasan fatal. Aunque luego al minuto se les ha pasado el disgusto… No como a nosotros, que aún nos dura la angustia un rato más 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      7 mayo, 2014 at 17:56

      Sí, es grandecita mi bichilla (a veces creo que debería llamarla directamente bicharraca, pero me da impresión). No sé lo que pesará a los 6 meses, como se supone que cada vez engordan y crecen más lentamente, pero yo creo que a los 8 kilos sí llegaremos. ¡Se admiten apuestas! No quiero ni pensar en que en un par de semanas tengamos que volver a pasar por semejante disgusto con las vacunas. ¡Pobre criaturita! Ya podían haber inventado más vacunas bebibles y menos inyectables.

  • Responder
    Una sonrisa para mamá
    7 mayo, 2014 at 17:15

    Que grandota está la bichilla!!. Iris siempre vomitaba con la vacuna de Rotateq, los dos siguientes días. No estoy segura de que fuese por eso, pero siempre dio la casualidad que le pasó así que lo achaqué a la vacuna.

    • Responder
      Planeando ser padres
      7 mayo, 2014 at 17:58

      Esta la Rotateq se la bebe como si fuera un refresquito, no le hace ascos ni nada, lo que pasa es que se pone a intentar charlar y se le sale por el lateral de la boca. Mi bichilla tuvo un poquito de fiebre en estas vacunas de los 4 meses, pero la verdad es que no sé cual de ellas se la provocaría.

  • Responder
    Mamá 2.0
    7 mayo, 2014 at 18:21

    Yo iré a fin de mes a la revisión de los 4 meses de mi peque.

    Lo de la nariz es muy común.

    Lo del pelo me pasó con la mayor, no lograba quitarle la costra y estaba calvorota hasta que hice el remedio de la abuela de echarle aceite de oliva, dejarlo un rato y luego pasarle el cepillo suave. Se le fue toda toda y ya no volvió. Y empezó a tener más pelo.

    En la revisión también miran si sostiene bien la cabeza… Yo tengo al peque haciendo ejercicio para que no me pase como con la vaga de su hermana que no quiso levantar la cabeza y me hicieron volver al par de semanas…

    Ánimo con la revisión de los 6 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      8 mayo, 2014 at 10:30

      Pues ese remedio de la abuela es el que recomienda la pediatra de mi bichilla. ya le ha desaparecido casi toda, pero no sabía si existía la posibilidad de que volviese a surgir o si ya habríamos superado el asunto para los restos. La verdad es que tiene muy poquita, apenas se le nota a simple vista, pero ya me queda la duda de si anda así de pelona por ese motivo. Esta a los 4 meses sostenía la cabeza ¡pero a lo loco! Iba dando cabezazos de un lado a otro mientras trataba de coger los aparatejos que veía alrededor. Lo que pasa es que es muy vaga y enseguida hinca la cabeza sobre el suelo y se niega a hacer más deporte.

  • Responder
    Pasuco a Pasuco
    7 mayo, 2014 at 19:31

    Que gusto ver lo bien que se te cría la bichilla!!! A seguir tan hermosa!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      8 mayo, 2014 at 10:31

      Ahora empezará a ganar menos peso, lo propio de la edad, y verás que acabo preocupándome y diciendo la típica frase de «Mi niña no me come».

  • Responder
    matronaonline
    7 mayo, 2014 at 20:56

    Jajaja cómo no va a estar enorme, si le sale la leche hasta por la nariz!!
    El agua no es necesaria mientras la teta sea su único alimento. Nosotros tenemos que beber 2 litros al día, da igual que sean agua, coca cola, infusiones o sopas, de ninguna manera vamos a deshidratarnos. Pues ellos igual, les hidratan los líquidos, no el agua en sí. El «peligro» de darles agua cuando son tan pequeños es que llenan su estómago y les sacia sin alimentarles (de sobra conocidos esos 2 vasos de agua bien llenos antes de las comidas que recomiendan en algunas dietas, para saciarnos). Cuando empiece con la alimentación complementaria sí, porque pasas de darle puro líquido a alimentos más sólidos y, por tanto, con menor cantidad de agua 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      8 mayo, 2014 at 10:32

      Eso le digo yo al papá de la bichilla, que estando todo el día enganchada a la teta no se me va a deshidratar y menos con un leve calorcito primaveral. Eso de empacharlos de agua ya lo había leído, y claro, con agua no se me va a alimentar, y yo lo que quiero es que engorde y esté bien lustrosa, y si con la teta consigue hidratación y kilos ¡mucho mejor!

  • Responder
    María (La cajita de música)
    7 mayo, 2014 at 22:15

    Ay, según lo leí pensé que le ibáis a dar café! Y yo «café?? Cómo le van a dar café por favoooorrr?» y ya entendí que era la medida de la cucharilla, jaja.

    Mejor que esté grandecita que no pequeña!!! 😉

    Feliz día♥
    María {La cajita de música}

    • Responder
      Planeando ser padres
      8 mayo, 2014 at 10:34

      ¡Jajaja! No mujer, que la bichilla me duerme bien sólo con la teta pero si le mezclara la leche materna con café ya no puedo asegurar que pudiésemos descansar a pierna suelta toda la noche. la medida es la de la cucharilla de café, para que quedase claro que es aún más pequeña que las típicas cucharillas de postre (que muchos también utilizamos indistintamente para el café, pero bueno).

  • Responder
    yademasmama
    7 mayo, 2014 at 22:55

    Vaya con lo de la leche por la nariz, pobre. Pero si no le dan importancia, nada. A mi me pasaba que cuando hizo mucho calor el año pasado mamaba más a menudo. A veces se nos olvida que la leche, además de alimento, es también un refresco. Si está así de gordota y grandota, genial. ¡A por la revisión de los 6 meses!

    • Responder
      Planeando ser padres
      8 mayo, 2014 at 10:36

      Ella no le molesta que le vaya goteando la leche por la nariz, pero yo lo veía cuanto menos algo impresionante, y resulta que no, que es de lo más común. Yo veo normal que cuanto más calor haga más se enganchen al pecho, como nosotros, que también nos enganchamos a los refresquitos para combatir el calor. Ya sólo nos quedan un par de semanas para la revisión de los 6 meses ¡a ver si la pongo al menos en 8 kilos para entonces!

  • Responder
    Mamá por bulerías
    8 mayo, 2014 at 00:46

    Mi niña también es pelona…. como yo que tengo poco pelo.

    Yo te prometo que jamás la he cortado el pelo (salvo el flequillo) y tiene 3 años ya jeje

    Me alegro que esté tan sanota 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      8 mayo, 2014 at 10:38

      Yo no es que tenga mucha cantidad de pelo, pero a la bichilla sí se le ve pelo en abundancia pero muy recortejo. Oye, pues eso que te has ahorrado en peluquerías. Yo también quiero dejarle crecer la melena a lo loco a ver hasta dónde es capaz de llegar.

  • Responder
    Rural Baby Project
    8 mayo, 2014 at 08:31

    Es una campeona!! Está fenomenal 🙂 Qué susto lo de la nariz, yo no tenía ni idea… otra cosa más para apuntar por si le pasa a Celia 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      8 mayo, 2014 at 10:41

      Si le pasa ya verás que ella no se queja, ni le molesta ni nada. Siguen mamando con total normalidad pero claro, tú notas que hay una fuga y no entiendes por dónde se escapa la leche hasta que la ves salir por la nariz. ¡Impresiona oye!

  • Responder
    madremaya
    8 mayo, 2014 at 14:26

    ¡Ay, las vacunas! Mi peque lo pasa realmente mal, y es que no es para menos. Respecto a lo que dices, desgraciadamente poco a poco se van dando cuenta de lo que va a pasar. El mío ya no deja que la pediatra lo toque ni para examinarlo, y llora a gritos y tirándose a mis brazos. Me da una pena tremenda… El mes que viene nos toca la última prevenar y sintiendo estoy que llegue el día.

    Para la costra láctea no se qué usarás, ni si quieres quitarla, pero a nosotros nos funcionó muy bien pasarnos al champú de Mustela. Mano de santo.

    Parece que la bichilla está creciendo de maravilla, si es que en nada se echan fuera, como dice mi madre. ¡Un beso grande!

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 mayo, 2014 at 12:54

      La enfermera de mi bichilla dice que estos niños modernos (ella tiene 63 años) cada vez se enteran antes de qué va eso de ir al pediatra. Antes hasta los 18 meses ni se inmutaban y ahora desde los 6 ya la están liando en la consulta. Para la costra láctea nos recomendaron poner aceite de oliva un ratito antes del baño y después cepillar con esos cepillos tan finos de bebé. Hemos cambiado el aceite de oliva por una crema de Lutsine que nos dio mi madre, porque es menos engorroso, y también usamos el champú de Mustela para lavarle el pelito y sí que ya le queda poquísima que eliminar.

  • Responder
    Revisión pediátrica de los seis meses Planeando ser padres
    28 mayo, 2014 at 07:00

    […] la mochila ergonómica), lo peor vino al día siguiente. Y es que como ya le ocurrió tras las vacunas de los 4 meses, le subió la fiebre y se despertó vomitando y lacia del todo ¡con lo que esta niña salta y se […]

  • Responder
    Cosas de padres primerizos (III) - Planeando ser padres
    3 octubre, 2014 at 07:00

    […] no había leído nada sobre alimentación complementaria ni BLW, así es que cuando acudimos a la revisión de los 4 meses y me indicaron que de las 4 frutas habituales (pera, manzana, naranja y plátano) el plátano […]

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.