Crianza

Ruido blanco para dormir a los bebés

Esto no es ruido blanco pero al lado se una señora... ¡relax total!

Una pandereta no es ruido blanco pero al lado se una señora… ¡relax total!

Últimamente está de moda eso del ruido blanco para dormir a los bebés, un invento aún más trendy si lo llamamos por su nombre en inglés: white noise. Son sonidos que por lo visto recuerdan a lo que los bichillos escuchaban mientras estaban en el interior de sus madres. Pero el caso es que yo hoy no voy a analizar científicamente esta cuestión sino que quiero hablaros de los sonidos de andar por casa que me tienen encadiladita a mi bichilla. Aún no he tenido que plantearme nunca qué hacer cuando mi bebé no puede dormir, porque esta es zampona y dormilona todo en grandes dosis, por lo que los trastornos del sueño en bebés es un tema que de momento no me atañe y que tengo bastante poco por la mano. Sin embargo, como me subleva la sangre esos típicos comentarios de señoras que siempre están dispuestas a opinar (sin que nadie les haya dado vela en este entierro) “que los bebés deben acostumbrarse a dormir con todo tipo de ruidos”, he llegado a la conclusión de que mi bichilla es poco delicada para los sonidos ¡pero no soporta a las viejas marujas chillonas! Tras varios experimentos caseros puedo afirmar lo siguiente.

1. El amor hacia la aspiradora. Macarena (mi aspiradora roja y aflamencada de sólo 25 euros de marca blanca de supermercado) fue el primer trasto con el que la bichilla se durmió profundamente. Estaba prácticamente recién nacida, yo la llevaba en el trapo de porteo cuando para acelerar las tareas domésticas decidí arriesgarme a conectar el aparato de sonido infernal (de tan barata que es yo creo que si la policía local viniese a medir los decibelios me quitarías la custodia de la niña ¡y de la Macarena!) y cuál no sería mi sorpresa cuando el bebé de pocos días, en lugar de gritar de pánico, se fue concentrando de mala manera hasta quedarse dormidita por completo. Esta técnica de narcotizar a la bichilla la he puesto en práctica varias veces a la semana durante estos 6 meses de vida de la niña ¡y no falla! Sólo un día tuvimos un episodio de llanto, pero ya pasó a la historia. De estos deduzco ¡que mis interiores suenan como una aspiradora de marca barata! Vaya piropazo.

2. Microondas, lavadora. Esto sigue la estela del ruido blanco de mi Macarena pero en versión más light. La bichilla se deleita con el microondas, incluso con el timbre que anuncia el final del proceso, y también con el bombo de la lavadora girando sin parar. Con ambos inventos no ha llegado a dormirse, pero entra en una fase de relajación bastante profunda.

3. Lavavajillas. Este sí ha sido capaz de dormir a la bichilla. Un día la dejé solita frente al lavavajillas en funcionamiento mientras iba a tender la ropa y cuando volví ¡estaba traspuesta del todo! Dormida como un tronco durante hora y media. Así es que no me queda más que considerarlo como un ruido blando a tener muy en cuenta en momentos de estrés.

4. Atasco monumental. Un sábado de invierno, pero con un calor de primavera adelantada, nos dirigíamos a casa de la abuela paterna de la bichilla cuando en medio del pueblo se montó un enorme atasco en una calle de un solo sentido en el que una ambulancia había parado para atender a un peatón desmayado por no se sabe que motivo. Tratamos de buscar ruta alternativa para pasear, pero el caso es que el camino más corto era seguir en dirección al atasco. La gente yo no sé cuánto tiempo llevaría allí parada, pero los coches ya habían empezado a dar bocinados a lo loco. El papá de la bichilla como siempre, temiendo por el sueño de la niña, y esta tumbada en el capazo del carrito como quien oye llover ¡ni un ojo abrió en todo el camino!

5. Petardazo. Andábamos el papá y yo cenado un domingo y la bichilla llevaba ya más de una hora de sueñecito nocturno reparador cuando algún gracioso tiró semejante petardo en medio de la calle. El estruendo hizo retumbar las ventanas (vivimos en un primer piso) y los dos corrimos hacia la habitación de matrimonio suponiendo que la bichilla se despertaría sobresaltada y a grito “pelao” por haberle interrumpido el sueño con semejante poca delicadeza. Pues nada. Ni siquiera cambió la postura en la que la habíamos acostado. Y no, no está sorda, que lo que quiere bien que lo oye.

De todo este proceso de observación he obtenido 2 teorías fundamentales: la primera es que no hay que gastarse dinero en aparatos, muñecos y demás cachivaches que reproduzcan los sonidos del útero materno porque también podemos encontrar ese white noise en los cacharros de andar por casa. Y segundo, pero mucho más importante: señoras del mundo, no vengan a decirme que estamos criando a la bichilla en una burbuja sin presencia de ruidazos desagradables, porque a la vista está que tengo la casa que parece una feria con tantos aparatos conectados y a cada cual más ruidoso. Y la niña duerme y vive feliz en su entorno. Ahora ¿qué no le gusta que las señoras le griten a la cara, le echen el aliento encima y la zarandeen cual muñequita de trapo? Pues qué quieren que les diga, seguramente mi madre también debió de criarme bastante mal, porque con mis añitos a mí me sigue sin gustar que me traten de esa manera. Bueno, y al arisco del papá de la bichilla ya ni hablamos. O sea, que una cosa es que la niña sea incapaz de aguantar ruiditos y otra muy diferente que le pongan la cabeza como un bombo con sus voces marujiles. Si llora ¡a mí no me vengan con el cuento de que la estoy criando mal!

Esto te puede interesar

44 Comentarios

  • Responder
    Jose Antonio Torralba
    14 mayo, 2014 at 09:10

    Sobre el ruido blanco doy fe!! Es uno de mis pequeños secretos para dormir a los recién nacidos en las sesiones de fotografía 🙂
    Cuando me falle probaré a decirle a la madre que saque la aspiradora…jajaja 😉
    Saludos!

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 mayo, 2014 at 14:53

      con lo que se mueve mi bichilla me la imagino en una sesión de fotos y pienso que ahí no habría ruido blanco que valiese. Pero si tú como profesional así me lo dices, yo te creo, porque además habrás tratado con un montón de niños diferentes y yo sólo conozco los gustos de mi bichilla. ¿Qué tal va la estresante época de las comuniones? ¿Y el futuro bichillo?¡Hasta pronto!

      • Responder
        Jose Antonio Torralba
        15 mayo, 2014 at 07:53

        No siempre se consiguen los mismos resultados (y ahí está la gracia), pero normalmente se consigue dormir a los bebés. A unos antes y a otros después, unos duermen más tiempo y otros menos. El ruido blanco no es el único truco… lo mismo algún día me animo a contar alguno 😉

        Las comuniones muy estresantes, sobretodo porque también hemos empezado ya con las bodas. Pero por suerte me divierto mucho.

        Y el bichillo… creemos que tendrá un gran toque de balón. Messi, Iniesta o Cristiano no creo que diesen esas patadas tan pronto 😀

        Saludos!!

        • Responder
          Planeando ser padres
          15 mayo, 2014 at 11:42

          ¡Sí por favor! Aprovecha un día para desvelar alguno de tus secretos porque seguro que habrá montones de padres ansiosos por ponerlos en práctica.¡Comuniones con bodas! Esa mezcla no habrá cuerpo que la resista. Me alegro de que el embarazo vaya bien y al bichillo se le vea venir con fuerza. Besitos a los tres.

  • Responder
    Gestando una idea
    14 mayo, 2014 at 09:23

    De verdad, esta niña es un encanto. Se duerme con los ruidos, come bien, se porta mejor… ¿Qué más queréis? Me tiene ‘enamoraita’

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 mayo, 2014 at 14:54

      Cada día el papá de la bichilla y yo nos sorprendemos de lo fácil que nos está resultando la crianza ¡y nos da miedo! Porque el día que algo se nos tuerza, como nos tiene tan mal acostumbrados a ese comportamiento ejemplar, vamos a volvernos locos para darle solución.

  • Responder
    Patricia Vera
    14 mayo, 2014 at 10:10

    ¡Me encanta Macarena!
    Yo no he probado nunca a hacerlo a propósito, pero lo cierto es que mi niño, de muy bebé, se dormía con el sonido de la cafetera de los bares.

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 mayo, 2014 at 14:56

      ¡Jajaja! Pues mira que las cafeteras de los bares son el sumum del escándalo. Igual la aspiradora al tuyo se le queda pequeña, porque no creo que por muy barata que sea, como mi Macarena, alcance ese nivel de decibelios.

  • Responder
    María (La cajita de música)
    14 mayo, 2014 at 10:17

    jaja, a mí tampoco me gusta, lo reconozco.

    Justo el otro día estuvimos viendo el futuro papá y yo un vídeoi sobre el ruido blanco y nos sorprendió mucho… Espero que el nene salga dormilón como su padre y no haga falta, pero tengo claroi que si estoy desesperada enciendo el secador, la aspiradora, y lo que haga falta!

    Feliz día♥
    María {La cajita de música}

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 mayo, 2014 at 14:59

      El papá de la bichilla y yo somos muy dormilones (y yo con un sueño especialmente profundo) y quizás la niña haya salido a nosotros en ese aspecto. pero su padre sería incapaz de dormirse con cualquiera de estos ruidos (yo no te digo que no porque cuando tengo sueño me duermo hasta de pie). No suelo utilizar los electrodomésticos en casos de desesperación sino en la rutina diaria: por ejemplo, que la niña come, que se hace pipí y que se le nota sueñecito. Pues enciendo la aspiradora y ya tengo doble tarea hecha.

  • Responder
    alures
    14 mayo, 2014 at 10:20

    Buenas es la primera vez que escribo aunque te leo desde siempre. Mi cachorro cumple esta semana 6 meses y desde el dia que llegamos a casa se duerme con la aspiradora jaja duerme sin problemas dia y noche, en la calle o en casa pero es sacar la aspiradora y pega los ojitos… Aunque este recien levantado. Estamos empezando un blog pasaros si os animais, creciendoconnuestrocachorro.wordpress.com. Un abrazo

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 mayo, 2014 at 15:02

      ¡Si es que las aspiradoras deberían venderse en tiendas de puericultura! Bienvenidos al blog.

  • Responder
    Ensancha los pulmones
    14 mayo, 2014 at 10:41

    A Peque lo que más le relaja son los ladridos de nuestros dos goldens para que veas como son las cosas jajaja

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 mayo, 2014 at 15:03

      ¡Jajaja! Aquí cada bichillo tiene sus propias técnicas. aunque no creo que en tu interior escuchase esos ladridos como para considerarlos ruidos blancos.

  • Responder
    portakanguritos
    14 mayo, 2014 at 10:53

    Has probado con la campana de la cocina? Cuando se despierta llorando por la noche no falla, se vuelve a dormir con el ruido!

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 mayo, 2014 at 15:05

      Como soy poco cocinera, ¡lo de la campana ni se me había ocurrido! Aunque mi bichilla si se despierta en medio de la noche lo que quiere son 10 minutitos de teta y ya se duerme sola, pero por si le cambian los gustos de aquí en adelante tendré lo de la campana en cuenta.

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    14 mayo, 2014 at 11:50

    Madre mía, lo tuyo es suerte y lo demás son tonterías, compañera. Maramoto se despierta si se te cae una aguja al suelo. No te digo más. Y así vamos los padres, arrastraicos perdidos… Tendremos que probar con el famoso white noise…

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 mayo, 2014 at 15:08

      Pon una Macarena en tu vida (o electrodoméstico escandaloso similar) y verás como tu churumbelita cae redonda. Cuando estaba recién nacida me daba algo de reparo armar ese escándalo, pero cuando las pelusas comenzaron a amontonarse por casa, allí que la puse en mi trapo de porteo y desde entonces ¡es un remedio milagroso para las siestecitas diurnas!

  • Responder
    Adormir
    14 mayo, 2014 at 12:07

    El ruido blanco va de coña en muchas ocasiones! Jeje!! Doy fe

  • Responder
    Pasuco a Pasuco
    14 mayo, 2014 at 12:54

    Lo de la aspiradora era mi truco para que se echara siestas mañaneras, hasta que empezó a gatear…ahora ya no quiere ni verlo, según lo oye llora, no puedo usarlo ni con él en brazos! Lo bueno es que tengo excusa para cuando el suelo está un poco indecente 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 mayo, 2014 at 15:09

      ¡Jajaja! Me apunto esa excusa por si mi bichilla aborrece a mi Macarena y la casa se me llena de pelusas más grandes que nosotras.

  • Responder
    mamaenbulgaria
    14 mayo, 2014 at 13:02

    ¡Jajaja una aspiradora roja llamada Macarena! Eres la leche!

    Lo de los ruidos blancos caseros va bien, aunque lo del lavavajillas no puedo comprobarlo porque no tengo. Mi teoría es que como son ruidos monótonos, los niños se duermen de puro aburrimiento 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 mayo, 2014 at 15:11

      Ahora me doy cuenta de que no había hablado de mi macarena con anterioridad ¡es más flamenca ella! Ruidosa como ella sola, pero me parece a mí que anda al borde del abismo, porque va a cumplir 6 años y por el precio que costó seguro que un día de estos se me va a plantar y me va a decir que hasta aquí hemos llegado. ¡Jajaja! Pues quizás el aburrimiento sí que tenga que ver con esto del white noise, pero claro, los estudios no te lo dicen de esta manera.

  • Responder
    matronaonline
    14 mayo, 2014 at 13:57

    Que se quite Estivill, que llega el secador!!!! XD la verdad es que casi todos los papás cuentan que les da muy buen resultado el ruido blanco

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 mayo, 2014 at 15:13

      ¡Jajaja! Es que mucho mejor que abandonar al bichillo llorando a su suerte es ir en familia al foco del ruido más estruendoso de toda la casa ¡mano de santo para dormir bebés!

  • Responder
    Una sonrisa para mamá
    14 mayo, 2014 at 15:42

    Esta bichilla es una santa!!, lo de la aspiradora para dormir bebés lo había visto en un capítulo de Peppa Pig, pero pensé que no podía ser cierto, ya veo que estaba equivocada

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 mayo, 2014 at 19:56

      ¡Si es que no hay que desconfiar de Peppa Pig! Hay que ver lo que se puede aprender de los dibujos.

  • Responder
    Mama Full
    14 mayo, 2014 at 16:04

    Ale!! No había oído eso del ruido blanco!!! Si lo llego a saber antes…con lo que nos costaba dormir al peque…menos mal que ahora, en general, tenemos controlado el sueño. Tu bichilla es una crack! Bebé Full si oye algún ruido de estos hace pucheros seguidos de un disgusto de campeonato… Un besito!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 mayo, 2014 at 11:30

      Pues por lo visto debe funcionar bastante porque hasta venden cd’s y muñecos que reproducen sonidos parecidos a estos. Supongo que como en tantas otras cosas, cada bichillo es muy diferente y la verdad es que entiendo perfectamente a los que no soportan estos escándalos.

  • Responder
    Paula
    14 mayo, 2014 at 18:25

    Nosotros estamos quitándonos de la campana extractora, aunque el desenganche es durillo. Pero hacía falta, porque en los primeros meses de vida de Mopito pasé tanto tiempo “enchufada” a la campana que ya me parecía oír voces procedentes de su interior

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 mayo, 2014 at 11:35

      ¡Jajaja! Y ame han comentado que la campana extractora también hace maravillas en la relajación de bebés. a ver si me voy soltando como cocinera y le doy más uso para comprobar sus efectos terapéuticos.

  • Responder
    Sandra_Uky
    14 mayo, 2014 at 18:58

    jeje….que suerte y que siga así por mucho! 😉
    Y quién no tiene una macarena en casa? yo desde luego si. Mini no se duerme pero tan poco le perturba los ruidos “blancos” pero hay veces que como sea un ruido fuerte u de repente si abre el ojo, supongo que para ver que pasa… 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 mayo, 2014 at 11:36

      Es curioso porque la bichilla puede dormirse con el escándalo que arma la Macarena y sin embargo a veces respiras un poquito más fuerte de la cuenta a su lado y se desvela por completo. ¡No hay quien entienda cómo funciona en sueño de los bichillos!

  • Responder
    Bego
    15 mayo, 2014 at 00:38

    me troncho con lo de que suenas por dentro como macarena jajajaja

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 mayo, 2014 at 11:40

      ¡Jajaja! Muerta me quedé yo cuando el papá de la bichilla me descubrió esto de los ruidos blancos ¿de verdad? ¿Quién puede aguantar ese ruido dentro de un útero del que no va a poder escapar en 9 meses?

  • Responder
    mamablogger1
    15 mayo, 2014 at 10:06

    Que bien se porta vuestra bichila!! Mi hija pequeña no se duerme con nada. Que le vamos a hacer 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 mayo, 2014 at 11:52

      Pues vete probando con artilugio y malas mañas como estas a ver si consigues resultados. A lo mejor aún no lo tienes todo perdido.

  • Responder
    tuspatucosymistacones
    16 mayo, 2014 at 20:56

    Con 16 años, cuando mi padre me venía a buscar a la discoteca, poníamos los 40 principales, y a las 12 de la noche sólo ponían música máquina, pues ese era mi white noise. Y ahora es escucharlo si lo pone mi marido, o en alguna fiesta, y me entra un sueño…

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 mayo, 2014 at 12:05

      ¡Jajaja! En el grupo de crianza la enfermera nos decía que hay niños que se tranquilizan con música clásica y otros que han nacido más cañeros. eta´visto que tú eres una de esas. Ahora, que si tienes que hacer uso de ese tipo de white noise de madrugada para calmar a tu bichillo ¡pobres vecinos!

  • Responder
    Mis blogs favoritos de maternidad 12-18 mayo
    21 mayo, 2014 at 12:56

    […] Planeando Ser Padres: con el post donde nos explican la utilidad del ruido blanco para dormir a los […]

  • Responder
    Marta
    21 mayo, 2014 at 15:03

    Yo pensaba que ibas a hablar de cds de música relajante, de pajarillos y ruidos de olas chocando en la playa, y me saltas con los trastos!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      21 mayo, 2014 at 17:06

      ¡Que sí! Tú porque ya las tienes criaditas pero estos ruidos infernales son mano de santo para dormir bebés.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.