Lactancia

Mi lactancia materna ya no es exclusiva

Las frutas se interpusieron en mi lactancia materna

Las frutas se interpusieron en mi lactancia materna

Aunque lo he ocultado un poco, mi lactancia materna dejó de ser exclusiva cuando la bichilla tenía 4 meses y medio. No he pasado por la lactancia mixta y he seguido dando la teta a demanda infinidad de veces al día, pero a las 4 meses y medio ¡la bichilla cató la fruta! Nuestras nuevas experiencias con la alimentación complementaria, el Baby Led Weaning, etc., ya darán lugar a su correspondiente serie de posts, pero lo que hoy os quiero contar es como mi madre y el papá de la bichilla, junto con la supuesta reincorporación laboral me impidieron llegar a los 6 meses sin que la niña hubiese hincado la encía (que no los dientes, porque 2 meses después aún no tiene) a otros alimentos. Total, que ni la Organización Mundial de Salud, ni los pediatras expertos, ni los libros defensores de la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses pudieron con el peso de mis circunstancias. Y así me veo hoy, confesando (una mijita avergonzada) que mi bichilla es una bestiecilla parda que come como si no hubiese un mañana y esto nos llevó a adelantar la introducción de los sólidos.

1. Interés de la bichilla. Dicen que uno de los signos para detectar si tu bebé está preparado para la introducción de los nuevos alimentos es que sienta interés por ellos. Este es el único punto que mi bichilla cumplía antes de los 5 meses, porque no se sabía sentar sola, el reflejo de extrusión le aparecía y desaparecía por momentos y con la teta ella iba creciendo y engordando divinamente. Pero yo solía comer con la bichilla sentada en mis rodillas (porque de lo contrario empezaba a gritarme y tenía que hacerlo de pie, en un rincón de la cocina, mientras ella me vigilaba desde su hamaquita). La niña intentaba coger el borde del plato, meter la mano dentro, sacarme lo que ya tenía dentro de la boca, chupar el vaso por el culo mientras yo bebía agua por el borde… En definitiva, que interés sí que mostraba ¡y mucho!

2. La tentación. Así pasamos unos cuantos días, y yo temía la llegada del fin de mi baja de maternidad. Pese a que estaba tranquila porque había acumulado bastantes reservas de leche, como ya os lo conté hace poquito, me quedaría más sosegada si veía con mis propios ojos que en caso de rechazo de la leche congelada, la bichilla podría pasar unas horas sin lactancia materna y comiendo otros alimentos. Y uno de esos días en los que tenía un plátano muy madurito de postre, caí en la tentación y dejé que la bichilla lo probara. Al principio sólo lo chupaba, ponía caras raras y el trocito se le salía de la boca. Pero en cuanto logró tragar el primer pedazo ¡se abalanzó con ambas manos abiertas para quitarme el plátano entero! ¡Ni que fuese uno de esos monos de Gibraltar que disfrutan robándole la comida a los turistas!

3. La enfermera. Cuando llevé a la bichilla a la revisión de los 4 meses (que por días festivos acabamos haciendo a los 4 y medio) le confesé mi pecado a la enfermera de pediatría de la niña. La buena mujer me dijo que no pasaba nada, y que si quería le podía ir dando a probar poca cantidad de algunas frutas (pera, manzana, plátano, naranja) con la medida de una cucharadita de café. Que no la obligase y que si lo rechazaba no debía insistir, puesto que su alimento seguiría siendo el pecho. Pero la niña no es que no lo rechazara, ¡es que me agotaba la teta entera y luego se comía una fruta entera (o una y media, dependiendo del ansia del día) como si ese fuese su postre!

4. El entorno. Que la bichilla comiese sólidos era todo un espectáculo familiar. A todos le hacía gracia verla comerse sus frutas aplastadas con el tenedor, con qué arte abría la boca de par en par, lo bien que se acababa todo el plato (casi siempre) y que aún así seguía comiendo del pecho con total normalidad. Ahora que habían conocido semejante entretenimiento ¡cualquiera les confesaba que yo no quería darle frutas tan pronto! Sólo había hecho aquella prueba a lo tonto, sin pensarlo, pero el papá de la bichilla, con el respaldo de la enfermera, ya se entusiasmó tanto con la idea de introducir prematuramente la alimentación complementaria que no quise frenar sus ilusiones. Creo que la lactancia materna nunca le ha gustado del todo porque él no podía intervenir en ese asunto, y como me ha tocado en suerte un hombre con más instinto maternal que el mío propio, estaba deseando controlar también este aspecto de la crianza de la bichilla.

5. Mi método. A traición, como yo quería seguir dándole sólo el pecho, cuando la bichilla y yo estábamos solitas nunca le preparaba una fruta. Sólo la tendría de merienda si estaba su papá de cuerpo presente o mi madre (otra muy aficionada a atiborrar a los niños de fruta para que se vayan acostumbrando a los diferentes sabores). O sea, que este inicio de alimentación complementaria iba un poco a saltos. Un día podía merendarse la teta y una pera y luego pasar otros dos días sólo con leche porque la hora de la merienda nos había pillado en la calle y cuando llegásemos a casa ya sería tarde. El caso era ir poniendo excusas para poder llegar a los 6 meses teniendo la lactancia materna como la reina de la alimentación de la bichilla.

¿También habéis tenido este sentimiento de culpa al empezar a introducir la alimentación complementaria antes de lo indicado?

Esto te puede interesar

37 Comentarios

  • Responder
    Gestando una idea
    29 mayo, 2014 at 09:14

    ¡Sacarte lo que ya tenías dentro de la boca! Jajajajajaja. La pobre, estaba pidiendo a gritos un plato de comida, jajajaja.
    No me termino yo de creer que seas tan mala cocinera, porque si la tenías sentada encima tuya y comiendo y ella te quería coger de tu comida, es que debe dar buen olorcito a comida rica o algo. Te digo yo, que si oliera a coliflor (que huele a peste cuando se cocina xD), no lo hubiera querido probar. O sí….quien sabe….que según cuentas, a esta niña le gusta todo, jeje.

    Besos!

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 mayo, 2014 at 11:37

      Es que es muy ansiosa, y como te enganche la encía por detrás de los dientes se te pone a rebuscar a ver si saca algo para ella. Lo de la cocina es verdad. Soy mala donde las haya. Lo mismo a ella le llamaba la atención porque comía macarrones con tomate (y el color es bien vistoso) o vete tú a saber por qué. Ahora que he empezado a cocinarle sus verduritas y pollo al vapor ¡hasta eso creo que me queda seco! De momento no le hace ascos a nada, así es que me lo está poniendo todo bastante fácil.

  • Responder
    Ensancha los pulmones
    29 mayo, 2014 at 09:20

    La verdad es que no, como yo nunca tuve mucha leche, me sentía aliviada por poder darle de comer otros alimentos que no fuera sólo mi leche. Y tú piensa que si la especie humana ha sobrevivido hasta hoy y se ha alimentado exclusivamente de teta durante años, es que algo iba bien.

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 mayo, 2014 at 11:41

      Si es que aquí el caso es sufrir por algo: tú porque tenías menos leche y no veías el momento de darle de comer sólidos y yo porque ando tan contentita con mi teta que no quería introducir la comida normal. La lactancia materna tiene que funcionar sí o sí, porque los biberones se conocen desde hace 4 días y aquí no nos hemos extinguido.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    29 mayo, 2014 at 09:52

    No, puesto que UBMF empezó a comer con 6 meses y medio y porque no me quedó más remedio…eso si, una vez empezó ya no paró, el come estupendamente y le sigue encantando la fruta…pero el miedo me ha podido en este tema y siempre he pensado que con 4 o 5 meses son demasiado pequeños para comer, que su organismo no está preparado, no se…y como no tuve la necesidad de adelantarlo pues lo demoré todo lo que pude.

    Pero desde luego tú con semejante tragonceta….jajajajajaj me la imagino y me rio porque la verdad es que es curioso verles comer tan pequeños.

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 mayo, 2014 at 11:44

      ¡Graciosa es un rato! Porque ella se harta de teta, y cuando la siento en la trona mientras le preparo las verduras ya empieza a moverse nerviosa. Cuando ve aparecer el plato ¡parece que vaya a volcar la trona del entusiasmo! Unos aspavientos y una apertura de boda. Oye, y que como me retrase un poco entre una cucharada y la siguiente hasta se me enfada. Es que come con unas ganas que yo no lo veo ni medio normal. Que una cosa es que acepte bien la AC y otra lo que hace ella, que es devorar todo lo que le arrimes.

  • Responder
    mamaenbulgaria
    29 mayo, 2014 at 10:15

    ¿Culpa por qué? No has hecho nada malo, al contrario. Has conseguido cebar bien a tu niña con leche materna, cosa que yo no conseguí hacer bien con mi hija mayor. Tu lactancia es un éxito! Y si la niña come bien y quiere probar alguna cosilla, no veo por qué no darselo.

    Muchos padres tienen el problema opuesto, que sus hijos no quieren comer. Ojalá tu lactancia siga yendo tan bien mientras las dos queráis, y que la niña siga disfrutando tanto la comida. Ya irás contando! 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 mayo, 2014 at 11:46

      Como un día se levante y decida no abrir la boca ¡me matará de un disgusto! Porque a día de hoy es que va con la boca abierta a todos lados, como esperando a que le caiga algo dentro. En casa de mi madre, cuando le damos el yogur de la merienda a mi abuela, ella anda como loca moviendo la cabeza de un lado a otro y reclamando cucharadas para sí misma (y eso que el yogur ni sabe lo que es ni lo ha probado todavía). De momento muestra interés tanto por la teta como por la comida, así es que no le limitaré nada.

  • Responder
    creciendoconmicachorro
    29 mayo, 2014 at 10:39

    Culpa no porque el mio tambien empezo a pedir, yo creo que el que no esta preparado no pide comida. Yo creo que nos debe alegrar que coman tan bien, conozco ninos que nunca han comido casi nada, y no veas que preocupacion tenian los padres… El caso es que se alimenten y crezcan sanos. Ya sea lactancia materna, exclusiva o no, artificial… Cada maestrillo su librillo. Un beso a tu bichilla

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 mayo, 2014 at 11:48

      De hecho uno de los signos para empezar con la alimentación complementaria es esa muestra de interés, pero seguro que a más de uno el pediatra a los 4 o 6 meses le ha dicho que debe empezar con los sólidos cuando quizás el bebé incluso estaba bajo de peso y era mal comedor hasta de pecho o de biberón. Creo que los pediatras deberían personalizar más el tema de la introducción de la AC porque no todos los niños están preparados al mismo tiempo. Si encima no son de comer mucho y empezamos a martirizarlos con el rollo de los alimentos nuevos ¡al final odiarán la comida de por vida!

  • Responder
    matronaonline
    29 mayo, 2014 at 11:02

    🙁 siento leer que sientes culpabilidad, las pautas de los pediatras y la OMS son pautas, recomendaciones, no obligaciones! cada cual sabe qué es lo que mejor se adapta a su propia vida…

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 mayo, 2014 at 11:55

      Pues la verdad es que no parece que lo planteen como recomendaciones y muchas mamás acaban sintiéndose culpables de optar por otro camino (más aún si en casa no todos tenemos la misma idea respecto a la crianza de los bichillos). Como la bichilla está sanota y sobradita de peso, yo creo que voy a ir innovando en este tema (sin hacer locuras) a ver qué tal me sale el experimento.

  • Responder
    Mamá por bulerías
    29 mayo, 2014 at 11:53

    Yo a los 5 meses le metí una papilla de cerales y porque el bibe no lo quiso que si no… menos mal.
    No te sientas culpable, que tampoco pasa nada por introducirlo antes poco a poco 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 mayo, 2014 at 11:56

      Ya se me va pasando el disgusto porque estamos en los 6 meses y medio, introduciendo la AC y veo que tiene hueco es esa barrigota para todo lo que le echen. Lo que me da rabia es no haber llegado a los 6 meses con lactancia en exclusiva sólo por tener a todo el mundo contento. Esto me pasa por ser primeriza, pero ya voy escarmentando.

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    29 mayo, 2014 at 12:23

    En nuestro caso esperamos a los seis meses. La peque mostraba interés si estaba en brazos. Pero luego la verdad es que no ha mostrado demasiado. Se mete cosas en la boca, las chupa, pone casi siempre cara de asco…pero tragar, lo que es tragar, no traga nada la bandida. Bueno, algo se le escapará para dentro (que lo vemos en los pañales), pero casi siempre pega bocado y expulsa el trozo hacia afuera. Ya estábamos algo preocupados con el tema (porque con casi ocho meses…), pero al parecer hay niños que tardan más en saber que eso es comida y se traga y mientras tanto sólo la utilizan como juguete. Seguiremos informando 😉

  • Responder
    marilia
    29 mayo, 2014 at 12:29

    Ay!la culpa…siempre nos persigue…yo también le adelanté un mes la fruta porque estudio y me tengo que ausentar 3 horillas por las tardes si quiero aprobar mis exámenes de junio…total que tampoco me he ido más que dos días porque no me quedaba tranquila de si no comía..y seguía enganchadito a la teta cada 2 horas. Pero ahora si se come todos los pures y pide menos la teti y también me da por pensar si le faltará sustento,jeje,con las tomas que hace de madrugada…y lo gordi que está!! Pero cómo mami primeriza no paramos de darle al tarro!!yo se lo consulté a mi pediatra,pero voy a seguir más mi instinto porque al charlar de cómo y cuanto comía… Se escandalizó de que siga haciendo tantas tomas de pecho nocturnas y que pasará hambre y que le vaya dando bibes,que es un poco mi idea,porque necesito dormir una noche del tirón y aunque el peque sea un desvelado se lo podría quedar el papi con más tranquilidad, pero yo quiero ir reduciendo tomas proguesivamente hasta que llegue el destete pero no estoy preparada para que sea de golpe;el caso es que mi principito rechaza de plano el bibe por la tetina (y llevo 3 de prueba) ya sea de mi leche o de farmacia,así que mi salvación son los purés.En resumen,que los pediatras en temas de crianza…tampoco hay que tener que hacerles caso en todo..porque esta mujer será muy buena médico pero tira por tierra toda mi lactancia,con todos los tópicos de “éste nene es muy grande y el pecho le deja con hambre” ,”te usa de chupete” y lo que me mató” si tiene que caer malo,caerá igual..

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 mayo, 2014 at 16:23

      Sí que parece que nos da igual que nuestros bichillos estén hechos 2 bolas regordetas, porque aún así nos persigue siempre la sombra de si lo estaremos haciendo bien o no con la alimentación. ¡Y vaya con tu pediatra! A ver, ya sabemos que la teta no es la cura para todas las enfermedades, pero sí que es un buen método para prevenir algunas de las más habituales entre los bebés. Lo del tema de utilizarnos como chupete y que como están grandes se quedan con hambre… ¡si están así de grandes ha sido a base de teta! ¿Por qué no va a seguir sirviendo para que crezcan como nos ha servido hasta ahora? Entiendo que quieras ir acabando con algunas tomas nocturnas (en eso no te puedo ayudar porque mi bichilla es de atiborrarse de día y no inmutarse de noche) y cualquiera que sea la decisión que tomes en este sentido, mientras te facilite la crianza, entiendo que será la correcta.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    29 mayo, 2014 at 13:32

    Ninguna culpa, entre otras cosas porque ya daba bibes también, pero vamos, si sólo hubiera dado pecho, hasta hubiera estado feliz de ir quitándome tomas para darle otra cosa…. De todas formas, mira qué ponerte a comer delante de ella si pretendías seguir con LM, jajaja…no conozco un sólo bebé que no sienta curiosidad por la comida si se la pones delante,jajaja… Es más, yo a Rafa le metí a los dos meses un plátano en la boca (me confundí, era para metérselo a Alfonso y estaban al lado,jaja) y vamos, no hizo amago de rechazo,jeje… Es normal que los niños sientan curiosidad por otras cosas, lo que no veo claro es el método que mencionas, porque al principio, cuando no tienen dientes (y pueden estar sin ellos hasta el año o más) creo que la alimentación puede ser un poco incompleta o escasa, sólo para que se tomen medio filete de carne sin dientes… xq si al final lo deshaces es como dar purés, con lo cual el método es un poco subjetivo…

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 mayo, 2014 at 16:29

      Sí, sí que hay bebés a los que no les interesa la comida, pero ya ves ¡la bichilla no ha resultado ser de esos! Y el caso es que no me he quitado tomas ¡sigo con las mismas y además la alimentación complementaria! hay niños (como ancianos, mi abuela sin ir más lejos) que sin dientes son capaces de devorar un venado completo. Pero mi bichilla tampoco es de esas. A ella le gusta juguetear con la comida y guarrearla toda, pero para empezar no se lleva los trocitos a la boca porque casi todos se le escapan, y además como encuentre un tropezón lo chuperretea y lo deja resbalar por la barbilla. Así es que de momento juega con los trozos y la sustancia se la come en purés. Pero estoy a la espera de completar estos conocimientos con la lectura de un libro que me recomiendan mucho y a ver si avanzo con el BLW.

  • Responder
    madrexilio
    29 mayo, 2014 at 14:04

    Pues yo también deje a La Muñe comer a su gusto y con las manos. Ahora a sus 18 meses come sola con cucharilla o con tenedor. Es buen método, lo garantizo 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 mayo, 2014 at 16:32

      De momento la bichilla juega más que come, pero todo se andará. Tengo que leer más sobre el método porque me parece que lo he puesto en funcionamiento de una forma muy radical y la niña no lo ve con buenos ojos.

  • Responder
    sereducadora
    29 mayo, 2014 at 15:34

    Muchisimo, mucho mucho. A nosotros nos lo recomendó la enfermera en la revisión de los 4 pq pichón está con lactancia mixta, pero me estoy pasando por el forro sus recomendaciones, para que mentir. Le he dado dos veces o tres cereales en la leche (recomendacion una vez al día) y de fruta menos naranja le he dado pera, platano y manzana siendo el platano lo que más le gusta y el resto pone unas caras de asco que… El baby led weanning no va con él, eso de la fruta esmagada le da unas arcadas que dan miedo (miedo de q vomite todo lo bebido antes) y de tipo potito …. en fin que no le va ni una cosa ni la otra, eso sí, podría estar lamiendo (que no chupando) un plátano toda la tarde….. Criatura… Y yo q quería hacer 6m de LME…..

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 mayo, 2014 at 16:36

      Ya veo que cada cual tiene sus complicaciones. La bichilla es que no cierra la boca nunca, de hecho temo que coma demasiado y que no sepa medir si tiene ganas de seguir tragando o no. Ella engulle y engulle sin cesar, después de la toma de pecho. No le hace ascos a nada, hasta el punto que nos abría decirte qué fruta es su favorita porque todo se lo come con las mismas ansias. Lo único que le sentó mal (porque la estriñó durante días) fue un potito envasado que le dimos durante nuestro primer fin de semana de viaje en familia, así es que de momento los potitos industriales los dejaremos de lado, pero vamos que ella también se lo comió la mar de a gusto, porque no sospechaba los resultados que tendría.

  • Responder
    Una sonrisa para mamá
    29 mayo, 2014 at 16:42

    Que gusto!, sí que come bien la bichilla!, A Iris la introdución de nuevos alimentos siempre le cuesta un montón y lo de probar trocitos, vamos ni soñando… bss!

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 mayo, 2014 at 16:37

      Esta alimentos no rechaza ninguno, pero lo de los trocitos ¡sólo los quiere para jugar! Los que se deshacen (plátano, patata, zanahoria) sí los traga, pero el resto los chupa y los deja resbalar por la barbilla.

  • Responder
    Bego
    29 mayo, 2014 at 19:42

    sí, nosotros hicimos algo parecido. siempre comió fenomenal hasta que cumplió el año y desde entonces lo de la comida es un quebradero, ay…

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 mayo, 2014 at 16:39

      Dicen que a partir de los 9 meses pueden producirse cambios grandes y los niños que han sido bueno comedores se pueden volver unos tiquismiquis mientras que los delicaditos pueden empezar a devorar como limas. Otros seguirán con su tónica habitual ¡a ver qué sorpresa nos deparará a nosotros la bichilla!

  • Responder
    Susana
    30 mayo, 2014 at 14:02

    Hola. A mi me paso lo mismo, me reincorpore al trabajo a las 17 semanas, y por ello me recomendaron empezar la AC. Al pequeño le gusta todo, salvo la patata, pero por lo demás me quita la cuchara de la mano para meterla más rápido a su boquita.
    No te sientas culpable, todas vamos haciendo lo que podemos…
    Y en cuanto a los trocitos, yo voy haciendo algo mixto, en la guarderia le dan pures… a ultimas fechas (6 meses hoy) en cantidades industriales, que diriamos en mi tierra, y en casa le voy dando trocitos: pollo, jamón dulce, carne a la barbacoa, verduras a la brasa (calabacín), cous-cous con verduras, zanahorias chafadas, platano, manzana rallada… En pocas palabras que le gusta de verdad de todo… y tampoco parece tener lleno…

    Suerte y dejate guiar por tu instinto…

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 mayo, 2014 at 17:45

      ¡Jajaja! Eso de intentar agarrar la cuchara para engullir más deprisa también lo hace mi bichilla. ¿Cómo te diste cuenta de que no le gustaba la patata? Es que de momento yo todo lo que le doy lo acepta por igual, así es que no sé si sabré detectar que algún alimento no le hace gracia. A ver si el instinto me acompaña en esto de la alimentación complementaria. De momento parece que me ha dicho que esta niña a trocitos no va a comer de momento, así es que el BLW no va a ser exclusivo sino mixto, mezclando trozos y purés. De aquí a nas semanas ya contaré si avanza este sistema o cómo nos lo hemos replanteado.

  • Responder
    Pasuco a Pasuco
    31 mayo, 2014 at 16:41

    No te sientas culpable que es normal que quiera experimentar con la comida. El Miniser también andaba como loco por probar lo que nos veía comer, un día le dí a probar las frutas del niño de una amiga y madre mía! Yo no hubo manera de pararle! Lo importante es que sigas con la lactancia hasta el día que las dos queráis, y si además va aprendiendo a comer otras cosas mejor que mejor, camino que llevas adelantado.

    • Responder
      Planeando ser padres
      2 junio, 2014 at 12:14

      De momento parece que la alimentación complementaria no está interfiriendo en la lactancia, porque esta chupa igual que siempre (a veces creo que incluso más) y además se zampa lo que le ponemos por delante (verduritas, pollo, fruta, galletas). Si seguimos así ¡puede que consiga que la lactancia sea eterna!

  • Responder
    Marta
    2 junio, 2014 at 11:13

    Sí!!! Ese sentimiento de culpa con la petite desde que entró en la guardería. No quería tomar otra cosa que la leche de la teta, y por más que lo intentamos con biberones, distintas tetinas, e incluso con cuchara, no quería. Así que empecé con la fruta, y no veas que pena me dio. Pero por la preocupación de pensar que no iba a comer nada hasta las 15 y pico que la recogiera.

    • Responder
      Planeando ser padres
      2 junio, 2014 at 12:52

      Entre el sentimiento de culpa y los temores como primerizas ¡nos pasamos la vida sufriendo a lo tonto! Y mira que yo soy muy de desdramatizar todo esto del embarazo y la crianza, pero aún así hay cosas en las que a veces no me siento del todo segura, me da miedo meter la pata, hacer algo que no sea lo mejor para la bichilla y sobre todo ¡que su papá me acuse de no criar bien a la niña!

  • Responder
    Padres en pañales (@Padresenpanales)
    3 junio, 2014 at 08:06

    Con 11 meses de la beba aún hago eso que dices, de que si estáis solas, solo pecho. Eso sí, solo lo hago para el almuerzo, el resto del día la tia pide condimento. Empezó antes de los 6 meses porque mostraba interés por las cosas, la mandarina le volvía loca!
    Y sobre todo ves viendo el ritmo que te marca la peque, olvidate de la abuela y el papi. Que las abuelas cuanto más les meten por la boca más tranquilas duermen de que ha comido… con lo rica que es la tetica!

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 junio, 2014 at 14:22

      Al menos en contra de la teta no se me han puesto (sólo faltaría, ahora que tengo la técnica dominada y con lo que he tenido que sufrir hasta llegar a donde estamos). Como soy muy aplicadita y no quiero disgustar a nadie, desde la revisión de los 6 meses ya sí me estoy tomando en serio lo de la alimentación complementaria, y el resto del día ¡teta a demanda! Con lo cual, esta niña sigue haciendo las mismas tomas de teta y además los sólidos.

  • Responder
    Omega 3 DHA en el embarazo y los primeros meses del bebé
    4 febrero, 2015 at 10:30

    […] me canso de repetirlo (aunque además de contarlo a los 4 vientos debería ponerle solución). Como mi bichilla vivió con lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses, el Omega 3 lo recibía exclusivamente de mi leche, que es una fuente […]

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!