Trabajo y familia

Mis promesas como mamá 24 horas y ama de casa

Dejo la lista vacía por si no cumplo lo que digo...

Dejo la lista vacía por si no cumplo lo que digo…

Este es el post que va a repatear al papá de la bichilla, porque desde que perdí el trabajo me encanta regodearme en mi nueva situación de “mantenida” , presumir de mi nuevo papel como mamá a tiempo completo, mamá blogger a ratos y mamá ama de casa a menos ratos aún. Yo no sé si es que soy una inconsciente o es que tengo de verdad una fortaleza de espíritu que achantaría a cualquiera, pero es que ya llevo mes y medio sin trabajar y no noto yo que vaya a sumirme próximamente en una depresión profunda a causa de mi nueva situación. Que sí, que he estudiado una licenciatura y cursado un doctorado para finalmente quedarme encerrada entre las 4 paredes de este piso situado en el Pueblucho infernal y con hermosas vistas al edificio de Hacienda del pueblo. Y pese a este panorama ¡aquí sigo tan pichi! Tan contenta con mi bichilla preciosa, todo el día dando tumbos con esto del blog y lanzándome a querer ser blogger de viajes con niños, así, a lo loco (como todo lo que hago últimamente).

La cuestión es que a veces me ronda la cabeza la idea de que tal y como está el panorama laboral en España, puede que este parón en mi carrera sea muy, pero que muy largo. No tengo yo un perfil profesional como para dedicarme a cualquier cosa (pese a que lo mismo he trabajado en una juguetería, que en un supermercado y siempre he sido la mejor empleada y la más feliz en mi puesto). Así es que he decidido vivir a cuerpo de reina y disfrutar de los días que me queden como mamá 24 horas o “mantenida” para las malas lenguas. Aún así he ideado una lista de promesas que me gustaría cumplir de cara al bienestar de mi núcleo familiar, que hoy por hoy es mi único trabajo estable.

1. Prometo poner a mi bichilla por encima de todo. Por muy del club de las #malasmadres que sea, las necesidades de mi bebesita no pueden quedar relegadas. De ahí que si se me pasan las horas del día y no he hecho nada más que darle la teta, cambiarle el pañal, cocinar sus verduritas y su pollo al vapor, cambiarle el pañal, darle la teta (pañal), darle la comida (pañal), sacarla de paseo (pañal), darle la teta, la fruta (pañal), recoger lo regurgitado, poner y tender una lavadora tras otra (pañal), estimularla en la mantita de juegos boca arriba y boca abajo, dejarla saltar todo lo que quiera sobre mis piernas, darle conversación (pañal) ¡pues bienvenido sea! ¿Que he pasado de un trabajo esclavo remunerado a otro aún más esclavo y sin remunerar? Pues chica, haberlo pensado antes, pero vamos que con una sonrisita de mi bichilla todo este tiempo me parece bien invertido.

2. Prometo mejorar el mantenimiento del hogar. Ya sé que estamos en pleno siglo XXI y que en esta casa siempre ha existido el reparto de tareas, pero ahora me parecería un abuso que el papá de la bichilla llegase del trabajo y tuviese que ponerse a faenar aquí también. En la oficina pasa más horas que un reloj, y luego están las semanas en las que viaja por España, a veces por Europa, mientras nosotras estamos aquí, divinamente disfrutando la una de la otra. Pero yo no sé cómo lo hago para no lograr organizarme y tener medio en condiciones un piso de 90 metros cuadrados. A veces, mire donde mire me da la sensación de que me faltan muchas cosas por hacer, nunca lo veo todo limpio y recogido, y si logro finalizar una tarea con éxito al segundo siguiente ya debo embarcarme en otra. En fin, que cuando eres madre parece que los días se hacen más cortos y que no llegas a nada.

3. Prometo huir de las compras por internet. Lo siento de verdad por la cantidad de tiendas on line que he ayudado a levantar con mis gastos y compras compulsivas durante los últimos años. Pero ahora debo mirar por mi economía familiar, y el papá de la bichilla vivirá más tranquilo si los repartidores de todas las empresas de mensajería del pueblo dejan de saludarme cuando me ven por la calle. Sí, esto indica que he comprado demasiado.

4. Prometo desengancharme de las redes sociales. El papá de la bichilla fue el culpable de que comenzase a utilizar Twitter y ahora que ando enganchada al invento y de charla constante con las mamás 2.0 ¡el buen hombre se queja de que lo ignoro! Y tiene toda la razón, porque hemos llegado a pasar horas enteras sentados en el mismo sofá, con la bichilla ya acostada y sin dirigirnos ni una mirada, ni una palabra, porque ambos estábamos enfrascados con sendas maquinitas. No puede ser que la vida virtual acabe desbancando a la real (y carnal, que eso ya me dio para otro post completo).

5. Prometo no polemizar con quien me llame “mantenida”. Y donde digo polemizar, podría decir claramente “sacarle los ojos con los dedos”. Porque la gente es muy metijona (que se dice en mi pueblo). Vamos, que tienen que opinar sobre todo y aconsejar sobre lo de más allá. Y de momento ¡a mí no me mantiene nadie! Que sólo llevo un mes y medio y no me he comido ya todos mis ahorros. ¿Que si la situación se alarga acabaré siendo una “mantenida”? Pues tampoco: en ese caso negociaré con el papá de la bichilla un sueldo por cuidar de la casa, otro por cuidar de la niña, una tarifa de amigo para las junteras nocturnas… ¡vamos, que no tengo yo recursos para sacar dinero de debajo de las piedras!

Y es que pese a que yo estoy bien con mi actual situación, la opinión que sé que otras personas pueden tener de mí en estos momentos es lo que hace que le dé tantas vueltas a la cabeza y que piense que si no fuese porque no soy yo la que ingreso dinero en casa, podría optar por llevar este estilo de vida sin problemas. Si me tocase la lotería ¿a que no se esperaría que renunciase al cuidado de mi bichilla para seguir metiendo más dinero en casa? Pues no es que estemos económicamente tan boyantes, pero tampoco pasando necesidad, así es que me seguiré tomando este tipo de opiniones a la ligera. ¿Os ha pasado algo similar a vosotros? El que se queda en casa al cuidado del hogar y de los hijos ¿siempre debe estar peor considerado que el que trae el sueldo?

Esto te puede interesar

58 Comentarios

  • Responder
    Mamá puede
    30 mayo, 2014 at 07:14

    Agggg se ha borrado todo!!!
    Pues ahora resumo: de ningún modo eres una mantenida, con todo lo que hay que hacer en una casa, si es una jornada de 24 horas!
    Pero yo, voluntariamente no lo haría, necesito independencia economica

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 mayo, 2014 at 16:48

      ¡Jajaja! Hace tiempo que no me pasa a mí lo de que se me borre un mensaje ¡con el coraje que da! Lo de la independencia económica creo que es el punto más importante, porque con lo que yo soy para mis gastitos y compritas, sólo de pensar que alguien pueda querer limitarme en ese aspecto ¡me pongo mala sólo de pensarlo!

  • Responder
    Monstrua
    30 mayo, 2014 at 08:08

    Qué genial eres 😀 Olé tú! No sé si me he reído más con lo de los mensajeros o con la negociación del sueldo 🙂

    Ya en serio, genial que lo disfrutes! Yo al final de mi baja, estaba un poco agobiada del monotema bebé-casa, y reincorporarme me dio la vida. Eso sí, reconozco que ahora le estoy descubriendo el gusto a esto de cocinar!

    Y lo del tuiter… Si lo consigues, ya me dices cómo y eso 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 mayo, 2014 at 16:50

      Lo de los mensajeros es verdad (y los planes para ganarme un sueldo «digno» también). De momento no me agobio de bichilla-tareas de casa, pero todo puede ser. A lo mejor si empiezo a tomarme más en serio lo de la cocina y a disfrutarlo un poco. Con lo de Twitter ¡estoy en ello! De momento no tengo la solución pero a ver si ideo algo pronto antes de que el papá de la bichilla me pida el divorcio.

  • Responder
    Rural Baby Project
    30 mayo, 2014 at 08:25

    A mi me pasa que para todo el mundo «soy una mantenida» porque nadie en el pueblo entiende que trabajo desde casa… incluso el otro día la prima de J. nos saludó y le preguntó «sólo» a él : ¿qué tal el trabajo? Y lo que tú dices, aunque no trabajara no sería una mantenida, tendría mis dos años de paro y por ahora sólo pasó uno desde que trabajaba en la oficina & con un bebé y las cosas que hay que hacer en casa casi sale más rentable ser «papá» que «mamá», no sé si me explico… 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 mayo, 2014 at 16:53

      Eso de que por trabajar desde casa la gente ya considera que no trabajas me ha estado pasando a mí todos estos años anteriores, con lo cual yo creo que me vienen viendo como una mantenida desde toda la vida, a pesar de que yo trataba de explicar mi situación y de confirmar que me pagaban un sueldo por lo que hacía. ¡Ay el presencialismo! ¡Qué daño está haciendo en este país! Sí que te entiendo porque quieras que no el papá sale al trabajo, vuelve con su sueldo y lo peor es que tiene que estar separado de la bichilla, pero tiene el aprecio y el reconocimiento de todo el mundo. Yo ahora me paso las 24 horas pegada a la niña (bueno, los fines de semana me separo un poco y cuando el papá llega del trabajo me releva entre 30 minutos y una hora, ya ves tú qué cosa) y en casa, o paseándola y claro ¡esto no te lo aplaude nadie!

  • Responder
    mamaenbulgaria
    30 mayo, 2014 at 08:25

    Mujer, los ojos se sacan con una cuchara de toda la vida, ¡clavar y girar! Con los dedos sería un pringue! 🙂

    Pues mira yo estoy hace tiempo de «mantenida» y realmente la gente piensa que no hago nada, pero sabes? ya paso, porque trabajo más y más duro que si trabajara fuera de casa. 8 horas y un sueldo no se pueden comparar con 24/7 sin sueldo.

    Para mi, el reparto de tareas 50-50 no es necesariamente que cada uno haga la mitad de todo. En mi caso, es que mi marido trabaja fuera de casa y yo dentro, y no por eso soy como mi abuela.

    Disfruta que puedes cuidar a tu bichilla, porque sería duro dejarla en una guardería tan chiquitina. A ella le ha tocado la lotería! 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 mayo, 2014 at 17:00

      ¡Jajaja! Me parto con los buenos consejos para sacar ojos. Si es que mucho hablar pero al final ya ves que no tengo nada de práctica en estas malas artes. ¡Miedo me da el dominio que tienes tú de esta técnica. En lo de las tareas sí hago yo más cosas, pero vamos que cuando trabajaba también hacía más porque trabajaba desde casa, así es que en esto no he notado diferencias. Menos mal que se supone que al menos la bichilla será la gran beneficiada de esta situación porque si encima le causara un trauma verme todo el día a su lado ¡apaga y vámonos!

  • Responder
    Futura Mamá
    30 mayo, 2014 at 08:36

    Lo hablamos en su día Futuro Papá y yo, si la situación económica fuera otra, el que menos ganara se quedaría en casa (él o yo). A mí me encantaría quedarme en casa, disfrutar de mi Futuro Bebé y cuidar de la casa. Pero tal y como están las cosas no me puedo permitir ni una reducción de jornada 🙁

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 mayo, 2014 at 17:02

      No niego que yo también quería quedarme en casa con la bichilla, pero no hubiera sido capaz de renunciar al sueldo por mí misma si no me lo llegan a complicar todo tanto. Espero que cuando Futuro Bebé llegue, puedas tener más opciones para decidir sobre este asunto.

  • Responder
    Solomimundo
    30 mayo, 2014 at 08:36

    Haces estupendamente, y te lo digo con experiencia. Además por mucho que buscasemos algún empleo a estas alturas, el sueldo base de este país no te da pa na, para pagar una guarde y poco más, y que quieres que te diga? Yo prefiero pasar el día haciendo faena y con el nene, que irme a trabajar, para gastarme el sueldo en alguien que lo cuide esas horas. Ahora bien, si se presenta aquí algún arqueologo, y me dice que si me voy a una expedicion me pagan 2000 € el mes, pues yo me voy, pero como no va a pasar….porque hemos llegado a una situación, que si quieres ir a ellas, eres tu el que tienes que pagar!!, pues oye, que me quedo en mi casa tan ricamente.

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 mayo, 2014 at 17:08

      Algo así es lo que me ha pasado con mi «mierdabeca» que entre lo que me complicaban el horario, lo que esperaban de mí durante la jornada laboral y fuera de ella iba a ver a la niña un ratito los fines de semana ay a primerísima hora de la mañana. Y ni económicamente ni psicológicamente me iba a compensar esa situación. ¡Ay tantos estudios para nada! Me tenía que haber formado en esto de ser mamá 24 horas desde mucho antes.

  • Responder
    Anónimo
    30 mayo, 2014 at 10:23

    Hoy en día esta mal visto que la mujer no trabaje fuera de casa aunque los hijos nos lo tengan que cuidar otros. Yo me quede embarazada al poco de quedarme en paro y ahora estoy cuidando de mi niña y no creo que por eso sea una mantenida, porque para nosotros desde siempre el dinero que entra en casa es de todos. Pero esto depende de la pareja y mi marido valora mucho que yo este aquí con la peque.
    A mi me gustaría tener un trabajo pero no voy a trabajar con un horario que no me permita estar con la niña en todo el día para ganar cuatro duros (por suerte me lo puedo permitir), así que hasta que pase la crisis y mejore la situación laboral aquí me quedo con mi niña y que digan lo que quieran

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 mayo, 2014 at 17:10

      El papá de la bichilla suscribiría tus palabras: esto es una unidad familiar y todo es para todos. Pero yo era muy mía para mi trabajo, para mi dinero… poco de compartir en e te aspecto, con lo cual ahora me da la sensación de que él anda haciéndome un favor por pagar la compra y las facturas (bueno no ahora que aún seguimos pagándolo todo entre los dos, pero ese día llegará porque a mí se me agotarán los ahorros). Me veo con unas expectativas como las tuyas: esperando a que pase la crisis para encontrar algo digno que poder compaginar con la crianza de la bichilla.

  • Responder
    Ensancha los pulmones
    30 mayo, 2014 at 11:03

    Jajajaj. Yo hago lo mismo, también soy una mantenida y a mucha honra. Que mientras papá trabaja yo cuido de Peque y también trato de ocuparme de la casa y de los perros. Y aunque llevo más de un año de desempleada, no echo de menos trabajar, no por pereza sino por tener mi propio dinerito para gastar en mis cosas. Si al fin y al cabo, es trabajar y acabar pagando la guardería y quizás a alguien para que te limpie la casa y entre unas cosas y otras, no te queda nada de dinero para ti. ¡A disfrutar de la bichilla que crecen enseguida!

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 mayo, 2014 at 17:13

      Desde luego mi dinero no iba a dar para mucho, y lo peor no iba a ser el tener que limitarme las compras sino el hecho de estar todo el santo día pensando en que mi bichilla estaba siendo criada por otra persona que no sería yo. Porque no sé si esto de ser madre se me estará dando mejor o peor pero yo siento que tengo que ser yo la que esté al lado de la niña todo el día, y no otra persona a la que le pague o una abuela o cualquiera ajeno a esta casa. ¡Si hasta pensar en dejarla mucho rato sola con su papá ya se me hace durillo!

  • Responder
    La agenda de mamá
    30 mayo, 2014 at 11:13

    Otra que se apunta!! y de mantenidas nada, que después de echar cuentas gastas menos si te quedas en casa cuidando a la bichilla que si encuentras un trabajo con cutresueldo (que de lo «nuestro» está chungo) y pagas guardería, alguien que la recoja (porque con estos horarios de conciliación no llegas seguro) y que limpie un poco. Así que digamos que estamos ahorrando 🙂 Un besote

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 mayo, 2014 at 17:14

      ¡Jajaja! Esas cuentas me las tienes que echar para terminar de convencerme y convencer al puñetero entorno. Es que parece que si te explotan en casa por un salario miserable estás aportando algo más digno a la sociedad que si te quedas en casa criando a tus churumbeles. Yo esto no lo entiendo.

  • Responder
    mariaddlor
    30 mayo, 2014 at 11:42

    Yo estoy hasta los mismísimos cojones del «qué suerte», porque yo curro desde casa, hago la casa, la comida, llevo y traigo cuatro veces a la mayor del cole, estoy con la enana, escribo, renuevo currículum, hago papeleos, preparo menús y estoy hasta el higo de que parezca que me paso el día tocándome el jopo. Marido hay veces que termina el finde diciendo…mañana curro, qué descanso. Y tenemos un pacto, si yo encuentro curro…él deja el suyo y se hace amo de casa ;P

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 mayo, 2014 at 17:16

      ¡Jajaja! Me encanta la cantidad de sinónimos que encuentras para el arco del triunfo. Yo a veces trato de convencer al papá de la bichilla diciéndole que voy a idear algo para hacernos ricos y que él pueda dejar de trabajar. Y los días en que llega muy cansado del trabajo a casa bien que me dice: «Cielito ¿cómo van tus planes para mantenerme?». A ver si un día le puedo dar la sorpresa y lo retiro de verdad.

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    30 mayo, 2014 at 11:42

    Pues que digan lo que quieran, pero tú disfruta al máximo de este tiempo que tienes junto a tu pequeña. A todas horas. Muchas lo quisieran, te lo digo yo 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 mayo, 2014 at 17:25

      Yo creo que a otras muchas madres les gustaría estar en mi situación. No sería del todo mala si la gente no opinase tanto, pero como no podemos vivir sin criticar a los demás…

  • Responder
    Alejandra BrazosyAbrazos
    30 mayo, 2014 at 12:00

    Tú no tienes que dar explicaciones de nada, ni de tu vida ni de las decisiones que tomas en ella. Vive y se feliz y lo que digan los demás ¡tapones en los oídos!

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 mayo, 2014 at 17:26

      Esto me pasa porque siempre me he enorgullecido de no tener vida privada, porque todo lo cuento y todo lo explico, y claro ahora la gente se ha acostumbrado a esta forma de ser y tengo que andar justificando mi nueva situación.

  • Responder
    Esther
    30 mayo, 2014 at 12:11

    Piensa que estamos en España, deporte nacional del critiqueo!! Te van a criticar igual:
    Si trabajas jornada completa y dejas a tus hijos en una guarde o con la abuela, te dirán que porque los has tenido si no los ves.
    Si no trabajas y te dedicas 100% al bebé y a tu casa, dirán que eres mantenida y una vaga. Y esas personas no saben o no recuerdan que es cuidar de un bebé y de la casa, que cansa mucho! Y cuando correteen por la casa sin control ya ni te digo…
    Si trabajas pero con reducción de jornada (mi caso) también te critican porque parece que no hagas ni una cosa ni otra. Que cuando vas a ampliar horario? Que si no me agobio en casa?? (En serio? Con un niño? Imposible!!) A ver, que si me lo puedo permitir económicamente, porque tengo que trabajar mas y dejarlo con otra persona o en la guarde?, si lo que yo quiero es disfrutarlo todo lo que pueda!! Que luego el tiempo perdido no se recupera!!

    En resumen, disfruta de la peque y que cada cual opine lo que quiera.

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 mayo, 2014 at 17:31

      Si es que si no fuera por los critiqueos ¿qué sería de este país? O sea que en tu caso, en vez de valorar que haces las 2 cosas (trabajas y cuidad de tu peque) te critican por reducir la jornada. Mira este caso no me lo había encontrado nunca, porque estás haciendo lo que puedes y como dices si económicamente no necesitas el sueldo completo ¿para qué vas a sacrificar más horas de la infancia de tu bichillo por unos euros que no te merecen la pena? En eso pienso como tu: yo quiero estar pegadita a la bichilla todo lo que pueda (aunque solo sea para quejarme después de que no hago otra cosa en todo el día que corretear para satisfacer las necesidades de la niña) y no quiero tener que dejarla con nadie ¡ni siquiera con mi madre!

  • Responder
    matronaonline
    30 mayo, 2014 at 12:46

    Ay ay ay… la de investigadores buenos que tenemos en este país… y a ninguno se le ha ocurrido analizar el gen del critiquismo! sí sí, ese que te hace comentar cada paso de las vidas ajenas a riesgo de explotar en mil pedazos si no lo haces…

    Eres feliz así? pues ya estaaaa! no se hable más!! 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 mayo, 2014 at 17:35

      Si yo creo que de felicidad también se vive. Tengo hasta menos hambre ¡mira tú que ahorro! Nos encanta meternos en las vidas ajenas (a mí también, no voy a negarlo) pero casi que prefiero que me critiquen por la espalda y me dejen vivir a mi aire. Como suelo decir, mientras no le pida dinero a nadie ¡que me dejen hacer lo que yo quiera!

  • Responder
    MamaUniversitaria
    30 mayo, 2014 at 12:58

    Yo me uno a las «mantenidas»! Lamentablemente yo tengo que escuchar seguido esos comentarios o peor son los que en realidad te preguntan que traes a la mesa! Esa fue mi fantástica suegra con su tono de listilla «entonces tu no ingresas dinero en la casa»… Mi suegra que ha sido ama de casa y jamás ha trabajado! Le falto decirme que estaba con su hijo por el dinero! Al igual que he tenido que escuchar los comentarios de mi cuñada con un «cocinas porque tienes mucho tiempo libre al no trabajar»… Pero la gente es que es mala! La vida es justa y el karma existe! Al poco de hacer ese comentario se quedo sin trabajo! Me dio pena pero no pude dejar de pensar si ahora ella cocinaría tanto como yo! La gente es mala… Malísima!

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 mayo, 2014 at 17:37

      ¡Jajaja! Olé por la jeta de tu suegra. O sea, ella es una de esas supuestas «mantenidas» que no quieren que las demás lo sean. Respecto a la cocina, que conste que yo sigo sin esmerarme en ese terreno ni cuando trabajaba ni ahora que no lo hago, pero hay gente que trabaja y que le apasiona la cocina, y una cosa no quita la otra. ¡Jajaja! Lo de la gente es mala… ¡pues sí! Yo creo que hay gente o que es mala de verdad, o como dice mi madre, que es muy tonta y no se da cuenta del daño que puede hacer con ciertos comentarios. Pues hala, ya que nos van a criticar igual ¡sigamos viviendo del cuento de ser mamás 24 horas!

  • Responder
    Esther
    30 mayo, 2014 at 13:50

    La gente critica igual hagas lo que haga, así que tú a disfrutar de esta situación. Yo con los agobios del fin de curso y el cansancio acumulado de todo el curso me cambiaba por ti sin dudarlo. (Es verdad que solo temporalmente). Disfruta de la compañía de tu bichilla, que hay un tiempo para todo. Lo de mantener la casa estupenda, a mí me pasa como a ti, aun sin bichilla, pero ha dejado de preocuparme, hago lo que puedo. Un beso y feliz finde.

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 mayo, 2014 at 17:41

      Yo es que vengo de familia de gente relimpia en lo que al mantenimiento de la casa se refiere y claro, con ese listón tan alto yo debo parecer la repuerca y dejada de la familia. Pero he estado en casas ajenas donde nadie ha muerto por no limpiar el polvo de los muebles o tener los cristales de las ventanas por los que apenas entra la claridad, y como aún estoy muy lejos de semejante suciedad ¡me voy a relajar aún más con este tema!

  • Responder
    ser educadora
    30 mayo, 2014 at 15:04

    Mantenida para mi es la q tiene a los niños con la.nany, la casa se la hace la.asistenta y el marido trae la pasta y ella solo la gasta. Eso es para mi una mantenida con todas sus letras. Nosotros estamos en.paro los dos y solo cobro yo, las tareas las hace él y yo estoy en gran parte con el pichón. Asiq de ser alguien aquí mamtenido es l papá jajajaja

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 mayo, 2014 at 17:47

      ¡Jajaja! Como te lea el papá de tu pichón te retira la palabra. Porque silo de ser una mantenida a nosotras ya nos suena ofensivo no me quiero ni imaginar lo que debe suponer para un hombre. porque sobre ellos dice la sociedad que debe recaer la responsabilidad de traer un sueldo a casa (aunque actualmente con un sueldo poco hacemos pero bueno, la tradición es la tradición). Por cierto ¡yo aspiro entonces a ser una mantenida de manual como la que tú describes! A ver si vamos ingresando más dinero y puedo contratar a toda esa gente para que se ocupe de todo el cuidado de la casa (de la bichilla ya me encargaría yo, eso no es problema).

  • Responder
    creciendoconmicachorro
    30 mayo, 2014 at 15:35

    De mantenida nada, que por esa regla tu también le mantienes a el y a la niña que la casa las comidas… no se hacen solas. Está claro que en cada casa funcionamos diferente, mientras seamos nosotros felices… a palabras necias oídos sordos no? un abrazo

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 mayo, 2014 at 17:49

      Lo de hacer oídos sordos no se me da bien, pero en lo que sí estoy hecha una experta es en escuchar las críticas y pasar de ellas olímpicamente, así es que de momento no creo que me causen un trauma.

  • Responder
    María (La cajita de música)
    30 mayo, 2014 at 15:41

    A la gente le gusta mucho hablar… Mira, que hablen lo que quieran!!! Las cosas vienen como vienen y quedarte llorando en casa no te va a ayudar en nada. Yo creo que son unos propósitos muy buenos 😉

    Feliz día♥
    María {La cajita de música}

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 mayo, 2014 at 17:51

      ¿A que sí? Yo es que vivo muy animada y con la moral por todo lo alto. Una empieza proponiéndose algo y con un poquito de empeño igual lo consigo. A ver si dentro de un tiempo puedo hacer balance de este post y os digo cómo ha ido avanzando el tema.

  • Responder
    "El Papá" de la bichilla
    30 mayo, 2014 at 16:07

    El trabajo y la Bichilla a partes casi iguales me ocupan mucho tiempo y esa es la razón por la que no participo demasiado, menos de lo que me gustaría por lo menos, en el blog de mi mujer. Pero en esta ocasión me ha parecido oportuno expresarme por el contenido y el fondo del post, así como también por alusiones directas…
    En primer lugar mi opinión: si formas una familia generalmente se convierte en el núcleo importante de tu vida y el trabajo, pese a que es primordial para el sustento, queda relegado a un segundo plano. Mi visión es la de un equipo que colabora trabajando, ayudando en casa, criando a los hijos y aportando todo con el fin de ser felices y progresar conjuntamente. Y las circunstancias dirán quién aporta más o menos dinero en cada momento, pudiendo esta situación ser diferente en un futuro, y sin menoscabo de la valía de cada uno de los miembros que componen la familia, que yo juzgo equivalente.
    En segundo lugar, la confesión: por lo antedicho, sí, confieso que mi mujer me pone de los nervios con su visión catastrofista de desempleada mantenida, porque no estoy en nada de acuerdo con ella. Yo pienso que entre todos nos mantenemos y ayudamos, y no tiene nada que ver si durante un periodo la aportación de ella es económica o de otra índole.
    En tercer lugar, el matiz: tenéis que entender, y quienes sigan asiduamente este blog convendrán conmigo, que mi mujer tiene un humor negro bastante extraño en una Malagueña, consistente en coger la visión más pesimista de un caso para luego caricaturizarla y desdramatizarla completamente.
    Y por último, la estabilidad: personalmente estoy cada vez más contento por mi mujer y menos preocupado por la estabilidad económica y moral de nuestra pequeña familia, y creo que así mismo ella lo está. En el fondo pienso que es positivo que se haya producido este cambio, me refiero a su salida de la «mierdabeca» como ella la llama, pues en ocasiones hace falta algún cambio un poco brusco para abrir nuevas oportunidades y olvidar los callejones sin salida, algo en lo que me temo se ha convertido la investigación pública en nuestro querido País (sin tratar de desmoralizar a nadie, claro). Y si de paso nuestra Bichilla tiene la ocasión de crecer pasando más tiempo con su madre, al menos de momento, pues tanto mejor.
    ¡Un abrazo!

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 mayo, 2014 at 17:58

      Papá de mi bichilla ¡qué serio y trascendente te pones! Que el blog es sólo mío y que el logo y el nombre ya no hay quien se lo crea ya lo sabe esta gente. Con lo pesadita que he sido repitiendo que no me ayudas en nada con los posts… A ver si en el blog nuevo de los viajes te me esmeras un poquito más. Por lo menos para sacarme de casa, llevarme d fin de semana a sitios bonitos sobre los que luego podamos escribir… Bueno, pero para no descentrarnos del tema de que soy una mantenida, te diré que sí, que me ha quedado muy claro que para ti en esta familia somos 3 y que todo el dinero que tú metes por la puerta es para todos (pero lo que yo sigo teniendo ahorrado es mío solo, no nos vayamos a confundir :P). Además, sabes que tengo el firme propósito de dar con una idea genial que me permita mantenerte y retirarte joven (aunque tengo que darle un par de vueltas a la idea, porque mientras estás en el trabajo te tengo controlado pero si te mantengo y andas por ahí todos los días con mucho tiempo libre para zanganear al final me terminarás dejando por una rubia, canija y de ciencias (todo lo opuesto a mí) con lo cual a lo mejor me repienso este punto.
      Oye ¡y sin faltar a mi «mierdabeca»! Que tal y como anda la crisis por el país va a resultar que tampoco estaba tan mal mi sueldecito ¡aunque yo prefiero mil veces seguir trabajando gratis para mi bichilla! Lo del abrazo ¿es para mí o para el resto de lectores? Porque si es para mí ¡está claro que el post parto ha acabado por completo con el romanticismo en este matrimonio!

  • Responder
    Bego
    30 mayo, 2014 at 17:04

    pero ¿de verdad te van a llamar mantenida? a ver, eres un mamá full time con estudios y desempleada, vale, pero es que lo de mantenida tiene unas connotaciones muy distintas. al que te lo diga le das un puñetazo en el ojo de mi parte.
    un beso

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 mayo, 2014 at 18:01

      ¡Jajaja! Entre tu técnica del puñetazo en el ojo y la de Mamá en Bulgaria de sacar ojos con una cucharilla ¡se me va a quedar todo el entorno ciego! Y será peor, porque entonces no verán pero se pasarán el día afilando la lengua.

      • Responder
        mamaenbulgaria
        31 mayo, 2014 at 17:20

        Lo de sacar ojos lo has dicho tu, yo sólo te ayudo con la técnica! 😉

        • Responder
          Planeando ser padres
          2 junio, 2014 at 12:15

          ¡Jajaja! Sí es verdad, pero me ha venido muy bien el consejo para ser más efectiva en caso de necesidad.

  • Responder
    Pasuco a Pasuco
    31 mayo, 2014 at 16:16

    Te entiendo más que a la perfección! Cuando se me terminó la bajá maternal decidimos que me cogería una excedencia para cuidar al Miniser, el sueldo que me iba a reportar el trabajo a turnos infernales que tenía no compensaba el tener que dejar al enano en una guarde y andar de cabeza en casa. Desde entonces la de veces que he tenido que oír que vaya vida de vividora que tengo, que vaya cara dura, a lo que a muchos les respondo «así que tu madre que nunca trabajó fuera de casa es una jeta?» Entonces ahí, cambian la cara, de conversación y ya no vuelve a salir el tema, por el momento.

    • Responder
      Planeando ser padres
      2 junio, 2014 at 12:13

      Yo no pude pedir una excedencia porque no me correspondía por el tipo de contrato de «mierdabeca» que tenía. La gente, incluso los que tiene hijos, parece que no se den cuenta de que si te quedas en casa no es para estar el día tumbada a la bartola y deleitarte con las telarañas del techo, sino para tratar de criar a tu churumbel de una forma responsable y con apego, renunciando a otros «lujos» que el dinero podría pagarte por tal de pasar más tiempo «gratis» con tu bichillo. Y esa es otra: que mujeres que en toda su vida no han sido más que amas de casa y criadoras de niños ahora echen en cara a las «modernas» que hagan lo mismo que ellas hicieron en su tiempo… ¡cómo están las cabezas!

  • Responder
    Madre Exilio (@Madrexilio)
    1 junio, 2014 at 15:35

    A la gente no hay como tenerla contenta, digo ésto por los metiches (así se dice en Venezuela) que te critican o cuestionan tu condición de «mantenida». En pocas palabras: a pasar de ellos. Honestamente, si te sientes bien por el momento sin trabajar en horario fijo/remunerado pues a disfrutarlo. Yo he disfrutado mucho de mi baja materna, ya sabes que aquí en Hungría es muy larga, y ahora me da mucha pena tener que regresar, así que ya ves… lo dicho: a la gente no hay como tenerla contenta, incluida yo misma 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      2 junio, 2014 at 12:21

      Creo que si en España la baja de maternidad fuese más larga (pero mucho más larga), quizás las mamás volveríamos al trabajo con otras motivaciones y ganas. Pero claro, entre que mi puesto no era nada estable ni bien remunerado y que tenía que «abandonar» a la bichilla prácticamente durante todo el día y siendo aún tan pequeña, cuando pones todo esto en una balanza no hay forma de que lo de reincorporarte laboralmente te compense. De momento ¡aquí sigo disfrutando de mi niña! Que por cierto, cada día me sorprende con más cosas que me hubiese perdido si no estuviese constantemente a su lado.

  • Responder
    Piruli
    2 junio, 2014 at 11:04

    Buuu la gente habla mucho mucho. Si trabajases te criticarían porque dejas a la bichilla sola al cuidado de otros. Así que fíjate. Las cosas salieron así y punto. No hagas caso e intenta ser ama de casa y madre 100%, ver a tu hija crecer es el mejor trabajo del mundo.

    P.D. No pude leerlo entero jajajaj

    • Responder
      Planeando ser padres
      2 junio, 2014 at 12:50

      ¡Jajaja! Buen comentario pese a no llegar al final del post. Sí, ya tengo asumido que críticas voy a tener opte por la opción que opte. Así es que aquí sigo, transformada en mamá 24 horas, ama de casa a ratos y feliz viendo crecer a mi bichilla preciosa.

  • Responder
    Marta
    2 junio, 2014 at 11:16

    Jajajaja, mantenida?? Pero aún siguen usando esa palabra? Y cuando son ellos los que no pueden o no quieren trabajar??
    Deseando estoy de que llegue el verano para ver como evoluciona mi panorama y deciroslo…

    • Responder
      Planeando ser padres
      2 junio, 2014 at 12:54

      ¡Uy, lo de mantenida sigue muy de moda! Eso sí, mucha gente que piensa que tú eres una mantenida no trabajan porque cobrando el paro están mejor y tampoco tienen niños que mantener para no salir a buscarse las habichuelas. Pero ya se sabe, que vemos una motita de paja en el ojo ajeno cuando tenemos una estaca enorme e invisible clavada en el nuestro. A ver si tú te unes o no al «club de las mantenidas». Espero que todo se te solucione de la manera que más te convenga.

  • Responder
    Marta
    2 junio, 2014 at 21:57

    Hace poquito que te sigo pero me gusta mucho lo que he leido. Te cuento mi historia: una licenciatura, un master, trabajos absurdos y cuando tengo a mi niña me replanteo todos los esquemas de mi vida y el papa y yo decidimos que no merece la pena reincorporarme, ni economicamente y psicologicamente. Henar ahora tiene 27 meses y yo estoy a punto de dar a luz a su hermanito y hasta ahora han sido los dos años y medio mas felices de mi vida. No te digi que no haya habido momentos de saturacion y de querer trabajar fuera, pero muy pocos. Crwo que tengo tiempo de reengancharme a la vida laboral remunerada mas adelante( tengo 32años) y sin embargo estos años nunca mas volveran. Yo lo veo como un regalo que les hago a mis hijos ya mi misma. Lo que si te recomiendo en cuanto tu hija sea un poquito mas mayor es que hagais.actividades juntas. Nosotras hemos ido a natacion todo este tiempo y al año que viene iremos los 3 a la pequeteca.

    No me enrrollo.mas solo que disfrutes de este momento y que no te afecten loa.comentarios porque para la sociedad entera seras una mama marciana.

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 junio, 2014 at 14:15

      Muchas gracias por seguir el blog y por animarte a comentar. ¿Sabes? En el fondo creo que mi futuro será muy similar al que tú me estás describiendo. Porque seamos realistas, ahora me he quedado sin trabajo y con la bichilla en casa. Como primeriza, la seguiré viendo demasiado pequeña para dejarla sola eternamente, pero aún así las guarderías y el resto de gente no me ofrecen confianza. Además, viendo el panorama laboral también veo muy probable que busquemos un hermanito para la bichilla aprovechando este parón en mi carrera. Claro que es un regalo para la niña y para mí poder estar juntas todo el día (lo de la piscina es mi asignatura pendiente, pero porque su papá no me da permiso), pero lo que piense la gente y mi propia obsesión por no querer convertirme en una carga económica para esta familia me hacen tener a veces estas ideas. ¡Bienvenida al blog! Y para la próxima vez ¡puedes enrollarte lo que quieras!

  • Responder
    unamamaenlacocina
    6 junio, 2014 at 00:23

    Pues yo estaría encantada de pasar más tiempo con #MisPiratas, ojalá pudiera estar en casa como tú jeje…pero bueno, cada circunstancia es diferente y lo malo, es que la sinciliación nos lo hace más difícil cada vez…
    Así que aprovecha que estás viviendo los mejores momentos de tu bichilla y que piensen lo que quieran los que dicen que eres una mantenida….voy a ver el nuevo blog de viajes ^_^

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 junio, 2014 at 16:21

      Menos mal que soy poco influenciable en este aspecto, y a veces incluso pienso que quienes me critican realmente envidian mi situación. Porque muchas veces descubres que puedes seguir viviendo igual de bien con menos dinero, pero las horas pasadas con la bichilla, esas no las puede pagar nadie. ¡Espero que te guste Planeando viajar con niños! Aunque aún es muy reciente y tiene poquito contenido.

  • Responder
    Mariita
    19 octubre, 2015 at 06:14

    Hola, es una bendición lo que te ha pasado, a mi igualmente me mortificaba lo que decían los demás hasta que no le hice más caso, ahora que mi niña tiene 5 años, veo que ha sido una fortuna no perderme su crecimiento. Ahora que está en la escuela media jornada, aprovecho para trabajar por mi cuenta y por internet en casa. Pero de verdad que para mi es lo ideal dedicarte a tu hogar, claro con un buen esposo! La sociedad quiere mujeres estresadas e hijos abandonados emocionalmente para que sean sujetos influenciables y consumistas!

    • Responder
      Planeando ser padres
      19 octubre, 2015 at 16:08

      Cada mujer vive la maternidad de forma diferentes y lo ideal sería que pudiésemos elegir cómo la queremos vivir. Que no nos impongan la imposibilidad para conciliar pero tampoco que nos releguen a casa como antiguamente. Entre un extremo y otro creo que hay múltiples opciones, que no todas son adecuadas para todas las familias y que conllevan renuncias en otros terrenos, pero yo sí estoy contenta con la decisión tomada.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.