Marcas

¿Conoces los zapatos de biogateo de Garvalín?

Zapatos Garvalín ¡cómodísimos!

Zapatos Garvalín ¡cómodísimos!

Sí, sigo teniendo esta suerte de que en cuanto me surge una nueva necesidad por el rápido crecimiento de mi bichilla hay una marca que se ofrece a regalarme lo que necesito y ahorrarme unos buenos dineros, lo cual en mi situación actual es muy de agradecer. Hoy os contaré cómo he descubierto qué es el biogateo y como Garvalín, la marca de zapatos para niños, ha llegado a mi blog para instalarse definitivamente en nuestras vidas. El caso es que mi bichilla es una niña que no quiere estar sentada, así la maten. Tampoco sabe aún sentarse sola, y si la colocas y le dejas libertad acabará con la cabeza hincada en el suelo o rodando por el salón cual croqueta. Ella sólo quiere estar cogida y dando saltos sobre el regazo de alguien. De quien sea. Le da igual con tal de que tenga unos brazos fuertes y resistentes que soporten su trote durante horas. Mi madre, que se pasa el día mirando y remirando a la niña, al detectar esta potencia de piernas y este ánimo acrobático incansable, sentenció que no podíamos seguir llevándola descalza porque no apoyaba bien el pie. Sí señores, nosotros somos de esos malos padres que desde que nació la bichilla hasta ahora, que acaba de cumplir los 7 meses, han llevado a la niña sólo con calcetines. Total, si no apuntalaba los pies en el suelo ¿para qué íbamos a invertir los ahorros en estas monerías? Pero entonces habló la abuela, y nuestras vidas dieron un vuelco.

1. Tour de precios. Mi madre salió muy dispuesta una mañana a recorrerse todas las zapaterías del pueblo. A pesar de que le insistí en que no le comprase aún zapatos, que por muchos saltos que diese la niña no creía yo que se fuese a lanzar a la carrera de un día para otro, ella hizo lo que le dio la real gana. Como siempre. Pero salió, vio, y nada la convenció. Bueno, la verdad es que sí vio modelos de zapatitos para la bichilla que le encantaron, pero volvió escandalizada por el precio. Todos rondaban los 40-50 euros y ella sabía que esos eran los mejores para la niña, pero está en paro, no tenía ni idea del número que calzaba la churumbelita y puestos a hacer semejante desembolso decidió esperar a que el modelo lo eligiese yo.

2. Mi consulta en Twitter. Desde que tengo blog ¡mis problemas se solucionan en Twitter! Ya veis, la gente tiende a autodiagnosticarse enfermedades y ponerse tratamientos consultando en internet y yo busco en la red del pollito los consejos de otras madres cuando, como primeriza que soy, no sé qué decisiones tomar. Así apareció Garvalín en esta historia. Vieron mi consulta twittera y se ofrecieron amablemente a hacerme llegar un par de zapatos de su marca, para que la bichilla los probase sin ningún compromiso, esperando que me gustasen y me fuesen de utilidad.

3. El número de pie de la bichilla. Lo primero que necesitaban saber era qué talla regalarme. Parece fácil la pregunta pero como nunca hemos tenido zapatos ¡yo no tenía ni idea! En su web tienen un medidor  imprimible para poder elegir la talla a la perfección, pero con lo que esta niña se mueve ¡yo era incapaz de colocarle el pie correctamente! Así que imprimí la plantilla, me planté en casa de mi madre, y junto a ella y a mi tía entre las 3 concluimos que la bichilla va a calzar en su estreno un número 20. Y yo me pregunto ¿existen niños cuyos primeros zapatos sean de tallas más pequeñas? ¿Es la bichilla una big foot, como su padre, y en el futuro me calzará también un 46? ¡Lo que me quedará que invertir en zapatos!

4. El biogateo. Ya sabiendo la talla que íbamos a necesitar, eché un ojito a la web de Garvalín y descubrí que la bichilla se encontraba en situación de hacer uso de unos zapatos de biogateo ¿Y eso qué es? Pues es un tipo de calzado que permite a la vez gatear, sin constreñir los pies de los bichillos, estimulándoles hasta que sean capaces de caminar por sí mismos. Son muy transpirables (genial, porque la niña suda por todas partes y a veces hasta hace gestos de asco cuando se chupa un pie… ¡por algo será!) y tienen una especie de lengüeta trasera que nos ayuda a ponerlos sin hacernos polvos los deditos entre el pie y el zapato.

La bichilla luciendo modelito de verano de Garvalín

La bichilla luciendo modelito de verano de Garvalín

5. La calidad. El zapato de biogateo de Garvalín que nos han regalado es este modelo floreado tan bonito de la foto. Pero claro, no sólo con belleza se consigue la salud podal, así es que he llevado los zapatos a madre, que es la obsesa de este tema del calzado y sí ¡el producto ha pasado su control de calidad! ¡Y con nota! Porque con  otra cosa no, pero con los zapatos mi madre es súper crítica. El precio no es barato, 47 euros, pero ya me advirtió mi madre de que por debajo de estas cifras los materiales y diseños dejarían mucho que desear. Así es que usaremos estos hasta que se le queden pequeños y pasemos a modelos más grandes. De momento, la bichilla no podrá ser la Imelda Marcos  del Pueblucho Infernal. También había una pequeña libreta para que como mamá bloguera 24 horas vaya anotando todas mis grandes ideas para futuros posts ¡qué detalle!

Ahora que ya los ha estrenado sólo nos queda esperar a que comience el biogateo, aunque con ese culo tan gordo (y tan bonito) que luce mi bichilla, va a necesitar una piernas bien fuertes y ejercitadas para trasladar de un punto a otro semejante pandero. ¿Conocíais esto del biogateo? ¿Y los zapatos de la marca Garvalín? ¿A qué edad comenzaron vuestros bichillos a usar zapatos?

Esto te puede interesar

50 Comentarios

  • Responder
    Esther
    16 junio, 2014 at 08:05

    En una revisión la pediatra me dijo que nada de zapatos (llevaba ese día puestos unos de estos de suela blandita porque hacia frío) hasta que empiece a andar. A esas edades es mas estético o para que no pasen frío que otra cosa. El pie ha de tener libertad para que se desarrollen todo los huesos y sus partes bien, eso me dijo.
    Ahora con diez meses ya le compré unos, tipo chancla abiertos por delante (que si este verano le crece mas el pie no le moleste tanto) y cogido al tobillo. Si son caros, si! 42€ y eran de los mas baratos… menos mal que estos le iban bien, porque el niño tiene el pie de su padre…largo, finito y con poco tobillo …así que la elección de zapatos era reducida.
    Los llevo en el carrito y solo se los pongo si cuando estamos en la calle se agobia del carro y quiere estar de pie y dar algún pasito. El resto del día se lo pasa descalzo o con calcetines si es que el suelo está muy frío. Así de salvaje me saldrá!! Jajaja

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 junio, 2014 at 10:44

      Y creo que tu pediatra tiene razón. Yo llevo a la bichilla sin zapatos (calcetines sólo en invierno, ya nada de nada) porque es verdad que hasta ahora el zapatito era para hacer mono y nada más. Y así tiene ese pedazo de pie que se ha desarrollado hasta límites insospechados, con una largura como la de su padre ¡que mira por qué talla vamos a punto de cumplir los 7 meses! A parte de unas sandalias de esparto que tiene la bichilla, que son para hacer bonito y no para caminar, estos son sus primeros zapatos y la verdad es que de todo le quedan perfectos (tamaño, cierre, transpiran muy bien). Además, pro recomendación de mi madre, que es la experta en el tema de los pies, me dijo que para caminar nada de sandalias, que cuando son así de pequeños para aprender a apoyar más el pie deben ser cerrados (antiguamente eran como una botita, aunque ahora ya los hay más bajos) porque si tienen tiras como las sandalias y agujeros grandes no hace el mismo efecto.
      Con mi bichilla lo que pasa es que ya se lanza a intentar gatear, y claro, se pone como loca a dar patadas en el suelo y tememos que se haga daño. Y los saltos ¡desde que se levanta hasta que se acuesta se pasa el día saltando encima de unos y de otros, en el suelo, en la mesa y si está descalza no apoya el pie muy bien, parece que se le tuerza, que haga presión sobre las puntas de los dedos y a veces hasta sobre el empeine. Esto se ha solucionado con los zapatos. Con este modelo de Garvalín apoya a la perfección ¡espero que le duren todo el verano!

  • Responder
    Lydia - Padres en Pañales
    16 junio, 2014 at 09:01

    ostras, son caricos eh… Yo estoy también en el mismo plan. La llevo en calcetines todo el día, no quiero ponerle zapatos y que sus pies aprendan mal a pisar,pero con los calcetines si se pone de pie a veces se resbala…
    Echaré de todos modos un ojo a la web porque son chulos los que te han regalado, y ya te digo que ando también perdida con el tema.
    besos!

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 junio, 2014 at 10:46

      La bichilla de los calcetines ya pasa, que aquí hace un bochorno cosa mala. Y si la llevo descalza me patina para todos lados y apoya mal el pie. Veo que me pasa al contrario que a ti, son los zapatos los que la están ayudando a pisar correctamente con el pie paralelo al suelo en lugar de ir haciendo virguerías sobre las puntas y hasta el empeine. Si no llega a ser por la insistencia de mi madre ¡seguiría descalza! Pero es que la diferencia en el apoyo del pie a la hora de saltar (que es lo único que hace la bichilla de momento) es asombrosa.

  • Responder
    mamablogger1
    16 junio, 2014 at 09:44

    Que bonitos los zapatos de tu bichilla!!!! La mía se quita los zapatos y los tira, así que estamos casi todo el día en calcetines. Y cuando vamos a dar un paseo ya me ves a mi cada dos por tres poniéndole los zapatos! Que le vamos a hacer…

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 junio, 2014 at 10:48

      Pues yo también temía que se los quitase y me los perdiera en la calle ¡con lo bonitos que son y lo bien que le quedan! Pero resulta que al ir ajustados perfectamente con la tira de velcro de momento no ha encontrado la forma de deshacerse de ellos. Yo también se los pongo para ir de paseo, pero si se los quitase ya no me esforzaría más! Para lo que de verdad los quiero es para esos ratos en que se me pone a saltar como una loca, porque hasta ahora lo hacía de cualquier manera y parecía que con esas posturas se iba a dañar el pie.

  • Responder
    Eva - actualizando a 2.1
    16 junio, 2014 at 09:50

    Yo estoy esperando sus primeros zapatos, llegan esta semana y ha sido una odisea encontrar de su talla y con suela, gasta una 17, al final hemos comprado una 18 porque no hay manera de encontrar más pequeños que tengan suela, todos los de esa talla son de suela de tela y como Alba ya se pone de pie sola y empieza a nadar quería unos zapatos de verdad.

    Así que si, hay bebes con tallas más pequeñas, y eso que Alba cumple los 10 meses en una semana!

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 junio, 2014 at 10:52

      Esa es otra, que mi madre me decía que los de suela blanda (como de tela acolchada) son para lucir monas pero no para aprender a colocar el pie correctamente. Claro, como la tuya tiene el pie más pequeñito te habrás costado encontrar con suela. Por cierto ¡miedo me da el número que calzará mi bichilla con 10 meses como el pie siga creciéndole a este ritmo! Por cierto, creo recordar que en Garvalín sí tienen estos zapatos de biogateo de la talla 18, porque hasta que conseguí medir y saber el número de mi bichilla estuve mirando en la web los más pequeños y juraría que sí los había.

  • Responder
    creciendoconmicachorro
    16 junio, 2014 at 10:22

    Son preciosos!! Yo no los conocía!! Vaya suerte que te los hayan regalado. Cachorro tiene 2 pares de zapatitos de preandante que se llaman sin suela ni nada y casi 40eu cada par. Pero claro en casa y en la tienda descalzo pero para la calle y el parque los necesita no vaya a ser que se clave algo el pobre…

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 junio, 2014 at 10:54

      ¡Sí que son bonitos! De momento este es el único par de zapatos de mi bichilla, porque el resto son de esos de tela de adorno, preciosos también pero que no me sirven para esto de mejorar el apoyo de su pie cuando salta. Desde luego que para el parque ¡lo de ir descalzo es impensable! Y sí, los bichillos nos han salido finos y si queremos darle lo mejor para sus piececitos no nos queda otra que hacer una pequeña inversión en zapatos de calidad. Porque como la bichilla salga con unos pies tan delicaditos como los míos ¡no quiero ni pensar lo que me va a costar calzarla!

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    16 junio, 2014 at 10:54

    Maramoto lleva ya unas semanas gateando. Y nosotros babeando tras ella. Pero hasta ahora la llevamos descalza. O con calcetines a lo sumo. Si se queja, nos plantearemos lo de los zapatos 😛

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 junio, 2014 at 14:20

      La bichilla aún no gatea, hace el intento pero le pesa el culete bastante (y aún es pequeña). Pero nuestros desvelos están en esa afición desmedida por los saltos, que hace que los pies se le reviren para todos lados y nunca los apoye bien.

  • Responder
    sereducadora
    16 junio, 2014 at 11:20

    Supongo que sabes que no es en absoluto recomendable sentar a los bebés hasta que lo hagan ellos solos, que suele ser a la vez que consiguen en gateo (entorno a los 8 meses, pero es variable según la evolución motora de cada bebé). Los zapatos son bonitos, pero yo no se los voy a poner hasta que ande bien, más que nada por que necesitan ese contacto del pie con otras cosas para fomentar su estimulación tactil. En nuestro caso le pondremos un zapato cuando aprenda a dar unos cuantos pasos para proteger el tobillo y en cuanto tenga afianzada la marcha le dejaremos libre por casa y en zapatos por la calle.
    Y para que conste en acta, a mi lo del biogateo me parece un invento muy chulo para vender zapatos de otra forma, jajajaja!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 junio, 2014 at 14:27

      Si el problema es el contrario, que ella no quiere estar sentada, no cogida sobre nuestras piernas, ni en el carrito, ni en el suelo ayudada con cojines (cosa que sí nos ha recomendado la pediatra hasta que consiga hacerlo sola). ¡Sólo quiere estar de pie y saltando (una afición muy cansada, por otro lado). Esta se pasa el día descalza y pateando todo lo que encuentra a su alcance, porque gatear no gatea, pero girando sobre sí misma y rodando por el suelo se desplaza que da gusto verla y se recorre sus metros. Sin embargo, cuando la tenemos en brazos y comienza a saltar es cuando apoya los pies en esas posturas tan malas.
      Los zapatos ¡son preciocísimos! Como marca cualquier excusa es buena para vender pero también te digo que han sido sometidos a rigurosos controles por el Instituto de Biomecánica de valencia y los han elegido como los mejores para comenzar a gatear. Yo los conocía con anterioridad y la verdad es que la marca siempre me ha parecido de fiar. Los acabados son geniales y ahora que los tengo por casa y más que probados me he terminado de convencer del todo. Cuando te decidas a comprar zapatos para tu bichillo ¡yo te recomendaría tener en cuenta la serie Biomecanics con la que creada por Garvalín! Cuando los tengas en tus manos y los pruebes seguro que te convencen.

      • Responder
        sereducadora
        16 junio, 2014 at 22:00

        Tendré en cuenta la marca para cuando empiece a caminar, eso sí.
        Y en fin, yo no soy pediatra pero vamos…. yo no siento a mi niño ni con cojines por mucho que le pese a la ‘opinión familiar y ajena’ y es que a veces hasta los profesionales ceden ante la presión social.
        A mi niño le gusta estar semi incorporado pero después de un rato está incómodo. Yo no tengo prisa por sentarlo, ya lo hará cuando esté preparado (como todo lo relacionado con el desarrollo motor).
        En las aulas en las que yo trabajé a los bebés no los sentaba nunca hasta que pudieran hacerlos solos, y en mi escuela nos asesoraba un gabinete compuesto por diversos profesionales, entre otros una fisio.
        Un abrazo!

        • Responder
          Planeando ser padres
          17 junio, 2014 at 16:57

          ¡Uy prisas! Yo ninguna. Si por mí podría seguir tumbada bocarriba de por vida pero la bichilla es muy sabihonda y no quiere estar tumbadita como un bebé sino por encima de todo lo que la rodea, por lo que hasta estar sentada le parece poco. Yo creo que con 6 meses, que es cuando hemos empezado a sentarla, ya van estando preparados para esta postura (de forma general, siempre habrá casos particulares) y hoy que cumple los 7 ya se queda sentada mucho rato sola sin ayuda de cojines ni apoyos. Eso sí, cuando se cansa se tira de cabeza al suelo y se olvida del equilibrio. Hay niños que incluso antes ya se tienen solos. Cada uno va valorando la situación de su peque, sus habilidades, y en función de eso os vamos poniendo a hacer unas cosas u otras. Por ejemplo, por muchos saltos que le guste dar a mi bichilla ¡ni loca se me ocurriría soltarla por si e queda de pie sola porque sé que se la va a pegar!

          • sereducadora
            18 junio, 2014 at 16:52

            te agradezco la re-contestación, que cansina me hago jajja. Pero a que se sepan sentar solos no me refería a que la gente los siente y se tengan sin cojines, sino a que sean ellos los que con sus movimientos logren sentarse, al igual que ellos solos logran darse la vuelta de boca arriba a boca abajo o de lado. Que antes de tiempo se tengan solos ‘no vale’, tiene que ser que ellos mismos por su propia coordinación motora se sienten, es en ese momento cuando estarán preparados.
            Ya no lo lío más, esta es una gran entrada para mi!

          • Planeando ser padres
            19 junio, 2014 at 15:25

            ¡Jajaja! Al final nuestros bichillo estarán decidiendo el calzado por sí mismos y nosotras seguiremos aquí hablando de las pautas que estamos siguiendo cada una. Pues justo eso que tú dices que no debo hacer, porque mi bichilla acaba de cumplir los 7 meses y desde luego no le da por sentarse sola (ya ves, no soy de esas madres que van presumiendo de que sus niños desde antes de salir del útero ya estaban resolviendo sudokus) pero la pediatra nos dijo que sí debíamos ir ayudándola en este sentido, porque tiene mucha tendencia a querer estar de pie (sujeta por nosotros, obviamente) y el proceso de maduración de la columna y las piernas debe llevar un orden, con lo cual podíamos ir empezando por enseñarle a sentarse antes de que se lance a andar sin haber gateado ni nada.

  • Responder
    Marta
    16 junio, 2014 at 11:29

    Yo tengo que comprarles sandalias. Hace un mes les compré bailarinas, pensando en que todavía no había llegado el tiempo de sandalias, y ahora… No sé qué sandalia comprar. Pero vamos, que entre Garvalin y Pablosky andará el juego.
    Mis hijas empezaron pronto a usar zapatos, porque empezaron sobre los 9 meses a caminar.

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 junio, 2014 at 14:28

      Pues veo que cuando se trata de zapatos de calidad piensas en los mismos nombres que yo. Estos de Biomecanics son los primeros que pruebo con la bichilla y de momento me tienen encantada. Para mí que con buen entrenamiento esta se me lanza ya mismo a recorrer mundo solita! Para niñas más grandes como las tuyas también tienen diseños preciosos y con pinta de muy cómodos.

  • Responder
    Ensanchando Pulmones
    16 junio, 2014 at 11:52

    El mío ya empezó hace un mes a utilizar zapatos porque se pone de pie y le encanta dar pasitos, grita y gruñe para ponerlo de pie y después se va riendo mientras da pasos. No conocía los zapatos, pero si los de gateo aunque me temo que este no es de gatear. Se queda a cuatro patas y se mueve de adelante a atrás.

    ^^

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 junio, 2014 at 14:36

      ¡Jajaja! Algo diferente a lo que le pasa a mi bichilla pero con algunos puntos en común. Ella no da pasitos aún, sólo saltos a lo bruto, con una potencia de piernas que ríete tú de los deportistas profesionales. Y no se cansa en todo el día, podría estar saltando eternamente de una persona a otra. La gente también me dice que la bichilla gateará poco y enseguida comenzará a caminar. No sé si esto también será obra y milagro de sus nuevos zapatos, pero vamos, que aquí somos pacientes y que cada etapa llegue cuando tenga que hacerlo.

  • Responder
    ¡Y yo con estas barbas!
    16 junio, 2014 at 12:23

    No conocía esa marca… y pintan muy bien. Nuestra lechona empezó a llevar calzado al llevarla a la escuela infantil… de suela blandita. Y con suela algo más rígida, poco después, porque según las chicas de allí, les favorece el impulsarse para desarrollar el gateo, y esas cosas. Además, en casa, con los calcetines, se resbala. Pero vamos, que también se tira sus buenos ratos descalza, y básicamente el calzado es para salir a la calle.

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 junio, 2014 at 14:31

      La idea es que los usen cuando los necesiten, pero aquí nos pasa igual, que con el pie desnudo parece que se lo va a hacer polvo de los golpes que pega contra el suelo. Con los calcetines se resbala y no avanza nada (que no es que gatee ya la bichilla, pero hace sus intentos y sus desplazamientos a lo loco y hacia ninguna parte) y cuando le da por saltar encima de todo humano viviente ¡ahí es donde más se resienten nuestros ojos al ver lo mal que coloca el pie la puñetera! Y claro, si la abuela dice que la niña necesita zapatos ya ¡es que los necesita y punto! Cualquiera le cuenta a ella milongas de estudios y de marcas.

  • Responder
    María (La cajita de música)
    16 junio, 2014 at 14:56

    No había escuchado nunca lo del biogateo! Muchas gracias por la información 🙂

  • Responder
    mamaenbulgaria
    16 junio, 2014 at 15:02

    Qué monada los zapatitos!
    No sabía que hay zapatos para esta etapa, yo también he llevado a mis hijos en calcetines mientras no sabían andar. Y al pequeño incluso ahora le dejo en calcetines dentro de casa, sólo le pongo zapatos para salir a la calle.

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 junio, 2014 at 16:30

      La mía con los calcetines resbala para todos lados y se me frustra porque no puede desplazarse exactamente a donde le gustaría (delicadita que es la bichilla, ya ves tú qué más le dará ir para un lado o para donde el calcetín la lleve).

      • Responder
        mamaenbulgaria
        16 junio, 2014 at 21:30

        Yo me refiero a calcetines antideslizantes, ya sabes, de los que tienen bolitas de silicona en la planta. Si no resbalan, claro 🙂

        • Responder
          Planeando ser padres
          17 junio, 2014 at 16:52

          ¡Calla! Con razón tanta gente dice lo de los calcetines y yo venga a insistir con el tema de que resbalan ¡ni se me había ocurrido que os estabais refiriendo a esos de bolitas! Un día de estos me caigo de la parra y me mato.

  • Responder
    Marta
    16 junio, 2014 at 15:37

    Yo empece a ponerle algun zapatito entre los 7 u 8 meses que por otro lado coincidio con la llegada del frio para la.calle y para estar en casa. Aunque no es recomendable sentarlos yo le dejaba mogollon de cojines en la alfombra y aunque no empezo a gatear hasta los.10 meses si que reptaba y se lo pasaba chachi.asi k.veo recomendable los.zapatitos a partir de cierta edad porque los.calcetines resbalan que dan gusto.

    Esta marca nunca la.habia oido, me metere a echarle un vistazo. Siempre he comprado pabloski y es que aunque sean caros he preferido un zapato bueno que 3 malos y estos me dan confianza!

    Un saludo!

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 junio, 2014 at 16:34

      A nosotros, en la revisión de los 6 meses, la pediatra nos dijo que sí deberíamos ir sentándola, primero con ayuda de cojines o sujeta por nosotros y después ya se lanzaría sola. Y en pocos días ha hecho muchos avances, porque antes iba de cabeza a todos lados y ahora se aguanta bastante derecha, pero claro ¡mañana cumplirá ya los 7 meses! Esta lo que hace no sé si es reptar o qué pero entre que rueda de una lado a otros constantemente y que va girando sobre sí misma al apoyar manos y pies, desplazarse sí que se desplaza.
      Respecto a lo de la calidad de Garvalin mi madre me insiste siempre con eso respecto a los zapatos, porque somo tan delicadas para los zapatos que preferimos invertir en uno cómodo, anatómico, transpirable y que no deforme los pies antes que en unos cuantos vistosos y de mala calidad. Pero la bichilla tiene suerte, y encima de bien hecho el modelo que le han regalado es bien bonito.

  • Responder
    marichollos
    16 junio, 2014 at 15:45

    Oye son muy bonitos (no aptos para mi bolsillo jajaj), por aquí tampoco hemos usado zapatos hasta que empezó a andar. Tenía unos de chicco que me regalaron pero para vestir y llevarlo guapo de paseo por que el resto del tiempo en casa iba (y va) descalzo.

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 junio, 2014 at 16:36

      No son tan caros (bueno si los comparamos con los del mercadillo sí, pero a la larga el tener que llevar plantillas ortopédicas sale peor de precio). Yo he decidido que para el tema de los zapatos prefiero calidad a cantidad, y si la bichilla sólo puede tener unos a este precio ya me encargaré de que cuidarlos hasta que haya que cambiarlos por el crecimiento natural del pie.

      • Responder
        marichollos
        16 junio, 2014 at 16:52

        Hombre pero tampoco hay que pasarse de blanco a negro (de mercadillo a 40-50€). Hay muy buenas marcas de zapatos para bebes por 25-30 lo que pasa es que quizás como no suelen mandar muestras a las blogguers,no los conoces tanto,está claro que la publicidad en este mundo hace mucho. A mi por lo menos me sirven igual que los de 40-50 y no me duelen tanto en el bolsillo.
        No quiero parecer un desastre de madre que descuida los pies de su hijo,pero tampoco me voy a los mas caros del mercado. No te he puesto marcas por que es tu blog y no me parece correcto hacerlo sin permiso.

        • Responder
          Planeando ser padres
          16 junio, 2014 at 19:51

          ¡Jajaja! Es que soy así de bruta expresándome. Pero oye, que me viene muy bien saber que hay más opciones intermedias, que ya digo que ando del todo perdida en este tema. Mi conocimiento sobre las marcas de calzado infantil anda bastante limitado (exceptuando los zapatos de presumir de las tiendas de ropa de bebé que no están bien diseñados para esto de empezar a caminar, sólo conozco Garvalín y otra marca más, ya me iré formando en este asunto). Y de mala madre nada, que yo hasta hace 2 días la llevaba descalza ¡como para acusar a nadie de no gastarse los dineros en sus bichillos!

  • Responder
    yademasmama
    16 junio, 2014 at 16:24

    Vaya, no conocía el biogateo. Mi hijo empezó a usar zapatos a los 11 meses (antes usaba sin suela buena) y yo también me escandalicé con el precio. Empezamos con el número 19, pero he visto calzado desde el 18. Creo que lo normal es empezar del 19 o 20, pero ten en cuenta que los prematuros también tienen los pies más pequeños. Esos tienen buena pinta, aunque les veo la pega de que para gatear, van mejor con calcetines, y al final no se usa el calzado hasta que andan. Al menos desde mi punto de vista.

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 junio, 2014 at 16:38

      Los prematuros siempre van a otro ritmo, en cuanto a tallas de ropa, calzado, desarrollo de habilidades, y eso no tiene que preocuparnos. La bichilla los está usando ya a diario para sus entrenamientos de salto a troche y moche porque es que no para quieta. Nos la vamos turnando de unos a otros para dejarla saltar sobre nuestras piernas porque no se cansa nunca, y desde que le ponemos los zapatos se nota que apoya mucho mejor el pie y los saltos los da con más seguridad. Antes le quedaba el pie mal apoyado y temblón, así es que se torcía para todos los lados. Pero bueno, cada uno tiene sus ideas respecto al calzado, a la mejor época de estrenarlo, etc.

  • Responder
    yllegom
    16 junio, 2014 at 22:11

    Que monada de zapatitos. M tiene unos parecidos de esa misma marca y me han encantado. Por suerte hay una tienda de stocks aquí en el pueblo y los pagué a mitad de precio.
    Te cuento que no le compré su primer calzado hasta casi el año, cuando empezó a estar de pie y querer andar. Antes de eso con los pies libres. Si hace frío siempre puedes recurrir a los zapatitos blanditos, pero realmente hasta que no empiezan a caminar no tiene mucho sentido los zapatos… Y menos gastarse 40 euros para que duren dos meses, jeje

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 junio, 2014 at 17:03

      No sé a qué velocidad le crecerá el pie a la bichilla,pero estos le quedan un pelín grandes así es que a ver si con el verano, hiberna una mijita y no me crece tanto y los puede aprovechar hasta que llegue el otoño. Es que son tan bonitos y tan cómodos que me dará muchísima pena el día que tenga que decirles adiós. Porque tienes razón y esto de la ropa y el calzado para bebés es un trastorno en este sentido: te encariñas con objetos que en seguida se quedan pequeños. Por cierto ¡muy buen consejo lo de buscarlos también en outlets!

      • Responder
        yllegom
        17 junio, 2014 at 21:17

        Mi experiencia con M es que sobre el año tenía un 21 y ahora con un año y medio tiene un 22… No sé si te ayudo mucho porque es posible que cada bebé tenga un ritmo.

        • Responder
          Planeando ser padres
          18 junio, 2014 at 11:05

          Como me han dicho alguna vez, lo mejor es que la lleve de tiendas y se los pruebe en el momento, pero claro, con lo que me gusta comprar por internet, eso no puedo hacerlo hasta que me llega el producto. El medidor imprimible que tiene Garvalín en su web me ha resultado muy práctico para elegir la talla sin equivocarme.r

          • yllegom
            18 junio, 2014 at 17:40

            La unica pega es que al menos el zapatito que tengo de Garvalin calza muy justito… es decir, que hay mucha diferencia entre un fabricante y otro y podrás encontrarte con la sorpresa que una misma talla calza mucho más que otra.

          • Planeando ser padres
            19 junio, 2014 at 15:43

            Bueno, esa es la aventura de las marcas. Yo empecé a alucinar con las de ropa y ahora empezaré a meterme a fondo con la disparidad de tamaños para la misma talla según la marca. ¡Nos van a volver locos!

  • Responder
    Pasuco a Pasuco
    16 junio, 2014 at 22:12

    No tenía ni idea de lo del biogateo, pero la verdad que Garbalin sabe de calzado y si ellos lo dicen por algo será. El Miniser tuvo que usar unos zapatos especiales por tener el pie abducto por dedo explorador ( una cosa muy simple con un nombre muy raro, tengo un post preparado) y la ortopeda cuando nos dijo que ya podía usar zapatos normales nos recalcó que mejor comprarle sólo unos zapatos pero buenos, que es una parte muy importante del cuerpo que con el tiempo repercute en todos los órganos, forma de caminar, arqueo de piernas, columna… Así qué es lo que hacemos, como antiguamente, los zapatos de diario y los de los domingos, que no está la cosa para comprar decenas de zapatos!

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 junio, 2014 at 17:06

      A mí es una marca que me transmite mucha confianza (con la que está cayendo con la crisis si llevan 45 años como fabricantes y siguen en activo, algo bueno deben estar haciendo para seguir convenciendo a la gente que compra durante generaciones). ¡Jajaja! Perdona que me ría de lo del pie abducto por dedo explorador pero es que el nombrecito se las trae. Veo que la de la ortopedia es de la opinión de mi madre: sólo puedes comprar unos zapatos, que sean buenos. Y para mí, debería ir aplicándome el mismo cuento, porque ya estoy cansada de comprar zapatos baratos que me hacen los pies polvo y me llenan de heridas y rozaduras.

  • Responder
    Sonia
    11 noviembre, 2014 at 13:50

    Los primeros zapatos de mi niña fueron de la marca Primigi, yo no lo dudo en cuestión de zapatos prefiero pagar porque me van a salir buenos, y empezamos con una talla 19. No conocía la tienda que hablas. Un saludo.

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 noviembre, 2014 at 17:55

      Ahora se acerca el cumpleaños de mi bichilla, y precisamente no he puesto zapatos en la lista (aunque le hagan falta porque ayer perdió uno) porque la gente compra cualquier cosa barata y con lo delicada que yo soy para los pies, sólo me falta que la niña se me quede contrahecha por no usar calzado de calidad.

  • Responder
    Anónimo
    25 julio, 2016 at 22:31

    Los zapatos de garvalin demasiado caros para la calidad que ofrecen, mi experiencia con ellos es pésima dos pares de verano en dos años distintos al mes y medio de uso se rompen, los llevo a la tienda y me dicen que el control de calidad les ha dicho que se han roto del desgaste » en un mes y medio se desgastan unos zapatos»

  • Responder
    Sonia
    13 julio, 2017 at 22:36

    Aunque ya es de hace bastante tiempo, quería dejar por aquí mi opinión.
    Nosotros usamos zapatos biomecanics como tú, desde que dio sus primeros pasos hasta casi los dos años. Son muy flexibles y a mí me encantan. Lástima que las tallas no sean muy amplias. A partir de entonces ya sólo usamos pablosky que también nos gustan mucho.

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.