Marcas

¿Dónde compraba tu madre el material escolar?

Ahorra en material escolar comprando por internet

Ahorra en material escolar comprando por internet

Mi sobrinita S. la única que tengo, empieza el colegio en septiembre y ya anda mi hermano (bueno, más bien mi cuñada) en faena con esto de las matrículas ahora que por fin le han asignado colegio definitivo. El siguiente paso será el tema de los libros y el material escolar. Cuando yo era pequeña, recuerdo que teníamos que llevar montones de lápices de colores, de madera, de cera, rotuladores, cuadernos de dibujo, blocs de cartulinas, de papel charol, de seda… todo un despliegue de creatividad que por lo visto a mí no debió hacerme nada de mella, porque ya sabéis lo negada que soy para esto de las manualidades. Pero incluso más que las clases, aún recuerdo como más significativo el momento de ir a comprar los libros y todo el material escolar antes de que empezase el colegio. Porque aquello sí que era una odisea y no las que se viven en esos programas de supervivencia de la tele.

1. Caminata cargados como mulas. Porque la idílica casa de urbanización residencial de mi infancia estaba a 40 minutos del centro del pueblo, el lugar en el que se apelotonaban todos los comercios. Mi madre trajinaba con mi hermano y conmigo hasta allí y luego teníamos que volver cargando con todas las compras otros 40 minutos ¡y cuesta arriba! ¡Aquello era inhumano! Para mi madre y para nosotros como niños, pero como ella no tenía carnet de conducir y mi padre estaba siempre en el trabajo y no colaboraba en estas cosas de la casa ¡cada año debíamos pasar por la misma aventura! La dependienta de la papelería nos ponía bolsas dobles para que aguantaran el peso del material durante todo el camino y santas pascuas.

2. La mochila. El material escolar solía quedarse en clase, cuando íbamos a los cursos de los más pequeños, pero los libros teníamos que cargarlos a cuestas cada día. Ahora existen mochilas con ruedas bolsitos fashion para niñas, bandoleras, bolsas para llevar las zapatillas y otro tipo para llevar la merienda. En mi época todo iba dentro de la misma mochila, mal colocado, sin ningún cuidado y con un exceso de peso que de verdad no entiendo como la gente de mi generación aún hemos conseguido seguir andando erguidos.

3. El descubrimiento. Pues andaba yo sopesando mis memorias infantiles en lo que a la época escolar se refiere, cuando descubrí que hoy en día el material escolar ya  e puede comprar por internet y te lo traen a casa sin costes. Es todo un ahorro de tiempo, de molestias y de disgustos. Pero también de dinero, porque yo no es por criticar pero la última vez que fui a una de las papelerías del Pueblucho Infernal a comprarme un bolígrafo casi me da un pasmo al ver el precio. Si mi madre hubiese tenido en su época empresas como esta de Material escolar, que en menos de 72 horas te llevan el pedido a casa, sin mayores complicaciones ¡hubiéramos tenido unos inicios de temporada escolar mucho más calmados! Total, si con la excursión que hacíamos desde casa hasta el pueblo ya tardábamos casi el mismo tiempo en disponer de todo lo que necesitábamos.

4. Otros servicios. La web de Material escolar no se dedica sólo a los bolígrafos y las libretas, que también, sino que ha diversificado el negocio ofreciendo productos de mayor tamaño como impresoras o incluso regalos originales. Lo mejor de todo es que el precio es muy competitivo, con un ahorro mínimo  del 57% de descuento, respecto al mismo producto comprado por otras vías. Yo he hecho la prueba con el famoso bolígrafo y he descubierto que me hubiese costado 3 veces menos si lo hubiera adquirido a través de esta tienda on line. El envío es gratuito a cualquier punto de la península.

5. Blog de manualidades. En su afán por facilitar el día a día de las familias con hijos, además de ahorrarles tiempo, desplazamientos y dinero, Material escolar va a lanzar un blog con consejos para padres y tutoriales para enseñar diversas manualidades a niños. A esto me tengo que apuntar yo sin falta, porque vale que ahora vaya haciendo gala en mi blog de mi inutilidad para las cuestiones artísticas, pero es que en cuanto la bichilla necesite ayuda en el colegio con el tema de las manualidades ¡a ver quién la va a ayudar a sacarse las castañas del fuego! Además, siempre es bonito que las marcas se preocupen no sólo por vender, sino por crear una comunidad virtual, un espacio en el que padres e hijos puedan inspirarse a la hora de utilizar los productos que la web vende.

Lo que me faltaba a mí. Yo que me estaba quitando de esto de las compras al menos me queda un gran consuelo y es que siempre puedo comparar el precio y si, como en muchas otras ocasiones, comprar el material escolar por internet acaba saliéndome más rentable que hacerlo al natural ¡bienvenida sea esta nueva tienda on line a mi vida! Tengo que decirle a mi cuñada que la pruebe en sus carnes y comience a aprovechar los descuentos.

¿Y vosotros, habéis comprado alguna vez material escolar o los libros de los bichillos por internet? ¿Os parecen caros los precios de las papelerías tradicionales? ¿Y los materiales que os piden en el cole?

Esto te puede interesar

44 Comentarios

  • Responder
    Marta
    24 junio, 2014 at 08:39

    Los libros de mis hijas los compro en librería tradicional. Salvo el primer añor de l’aînée que los compré en el colegio. Los precios son similares, lo que me ahorré serían unos 20 euros, y no tener que ir más que una sola vez. Prima la comodidad, y que tienen los lotes preparados, no tienes que esperar colas, ni volver otro día, porque falta un libro, etc…
    El material escolar lo mismo, lo compra el colegio, y a los padres sólo nos pasan el recibo junto con el listado del material comprado en las clases.

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 junio, 2014 at 12:33

      ¡Ay las colas y lo del volver otro día! Eso era lo peor, porque en la papelería de mi pueblo nunca te ibas con el lote completo de libros y de material a casa. Aunque fuera una simple libreta de rayas ¡siempre había algo que faltaba! y a la distancia a la que vivíamos nos hacía poca gracia semejantes caminatas. Es que las cosas han cambiado mucho, antes cada uno llevaba su material pero veo que ahora lo de pagarlo directamente al colegio está muy extendido ¡de todo se aprende!

  • Responder
    Marta
    24 junio, 2014 at 08:40

    Por cierto, mis padres me compraban los libros en el colegio. (porque era colegio francés, y venían encargados desde Francia) Y el material escolar… En librerías.

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 junio, 2014 at 12:34

      Es que en mi pueblo todo eran papelería-librerías, pero vamos, que vendían más material escolar que otra cosa, y los libros te los traían por encargo, y tardaban hasta una semana, o más, y como no te avisaban por teléfono tenías que darte el paseo cada X días para ver si ya habían llegado. Ahora lo pienso desde la perspectiva actual con las comodidades de internet, y no doy crédito a que perdiésemos tanto tiempo en algo tan simple como preparar el material escolar.

  • Responder
    mamablogger1
    24 junio, 2014 at 09:41

    Mi madre compraba el material escolar en el mismo colegio… Y yo pues tengo que hacer lo que me dice el cole de mi hija… Pagar el material antes de julio, bueno digo material pero todo son fotocópias, por que ellos no tienen libros, y a final de cada trimestre encuadernan las fotocopias y listos!
    Pero ya te digo, comprar material escolar no compro (solo fotocopias)… pero pagar…, jajjaja!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 junio, 2014 at 12:36

      Pues en mi colegio nunca nos vendieron nada (estoy empezando a pensar que soy de una generación antiquísima en la que estas cosas no se hacían). Oye qué curioso eso de que encuadernen las fotocopias y eso sea el libro final ¿así saldrá más barato, no?

      • Responder
        mamablogger1
        24 junio, 2014 at 14:22

        Bueno más barato no se… pago un buen pico… Y luego durante el curso que si ahora pagas por material, ahora por no se que, y al final te sale carillo!

        • Responder
          Planeando ser padres
          25 junio, 2014 at 14:40

          ¡Ay! Al final los colegios también van a abusar de la economía familiar con el cuento del material. Pues entonces creo que sería mejor volver al sistema antiguo de que cada familia compre lo que corresponda personalmente y así nos encargaríamos de obtener los mejores precios.

  • Responder
    yademasmama
    24 junio, 2014 at 09:43

    Me encanta el material escolar. Yo era la típica niña empollona que el último día de clase se iba corriendo a comprar el cuaderno de vacaciones, jajaj. Y la vuelta al cole me chiflaba. Me habría comprado de todo, así que ahora con un hijo voy a ser un peligro. Yo también pienso que no sé cómo vamos ergidos los de nuestra generación con ese peso en la mochila 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 junio, 2014 at 12:42

      Yo también usaba esos cuadernos de actividades para el verano (muy curioso porque mi hermano ni siquiera abría el suyo) y los empezaba con mucho ánimo pero me cansaba pronto la verdad. La vuelta al cole siempre me ha parecido de lo más emocionante ¡por las compras! La ropa, el nuevo material, mochilas, los libros de mayores… ¡ay, cuánto se echa de menos la infancia! A ver si en nada me pongo a revivirla como tú a través de mi bichilla.

  • Responder
    Ana Maria
    24 junio, 2014 at 10:15

    Aquí te reconozco que no me gusta este post… No por el asunto en sí, sino por la publicidad que haces de algo que no va para nada con la temática del mismo… Ya sé que tienes que ganarte la vida, por supuesto, no me malinterpretes… Pero creo que muchas blogueras, entre las que te incluyo, aceptáis publicidad de cosas que (comienzan) a apartarse de la idea originaria del blog, precisamente lo que nos enganchó a muchas lectoras… Es mi opinión. Un beso

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 junio, 2014 at 12:46

      Y como opinión sincera te la respeto, aunque no la comparto al 100%, porque más allá de que la publicidad nos viene genial a todos (quien más, quien menos necesita unos ingresos extras que tal y como están los tiempos no siempre son fáciles de obtener) no considero que hablar de la vuelta al cole y la compra de material escolar sea un tema descabellado para un blog de padres. Muchos de los lectores tienen hijos mayores que mi bichilla (y bastante mayores) por lo que me pareció bien dar a conocer una opción de compra que yo hasta el momento desconocía. Además, el tema me ha dado pie para hablar de lo que han cambiado las vueltas al cole desde que nosotros éramos niños, que antes o después iba a quedar reflejado en algún posts. Entiendo tu postura y espero que tú también la mía, por lo que ojalá sigas leyéndonos otros días en los que el tema te interese más.

  • Responder
    creciendoconmicachorro
    24 junio, 2014 at 10:18

    Me encantaba ir a comprar los libros que nos los vendían en el cole y luego forrarlos… Me encantaba el colegio e ir a comprar el material era muy divertido!! Aunque claro las facilidades de comprar por Internet que no nos las Quiten!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 junio, 2014 at 12:49

      Si en nuestra época mi madre hubiese tenido carnet de conducir o mi padre hubiera colaborado una mijita más en estas tareas ¡no tendría yo estos recuerdos tan cansados acerca de la compra del material escolar! Aunque veo que lo más frecuente ahora es comprarlo todo en el colegio ¡no tenía ni idea! Usaré las opciones más baratas de internet para las manualidades y actividades caseras.

  • Responder
    mamaenbulgaria
    24 junio, 2014 at 10:24

    Yo cada septiembre forraba los libros de los 6 hermanos! Me encantaba, era forroadicta jaja!
    Aquí en Bulgaria no hay apenas compra online, ya me gustaría…

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 junio, 2014 at 12:53

      ¡Me había olvidado por completo del momento de forrarlos! Porque además, recuerdo que durante años mis padres no nos compraron plástico para forrar, sino que mi padre traía de la fábrica un rollo de plástico grueso transparente, de ese que recubre los packs de leche, refrescos, etc. y yo tenía que cortarlo a medida de cada libro y fijarlo todo con fixo, mientras mis compañeros tenía forros decorados, auto adhesivos que era lo más. Eso sí, nuestro forro era tan rígido que duraba todo el curso y seguía como nuevo! ¡Qué gordo era!

  • Responder
    madremaya
    24 junio, 2014 at 13:44

    Cómo ha cambiado la historia desde mi época a la de mi hijo… En mi caso lo comprábamos todo en una de las librerías tradicionales de la ciudad. El dueño era cliente de mi padre y con sólo llamarle y decirle quiero esto, esto y esto nos pedía los libros a la editorial y nos avisaba cuando ya lo tenía todo. El material se lo pedíamos al momento cuando los íbamos a recoger.

    Ay qué me encantaba empezar curso por eso…olor a nuevo, estrenar cosas, descubrir nuevos libros… qué recuerdos.

    La mochila la comprábamos en una tienda de deportes, yo elegía la que más me gustaba pero que no fuera muy cara. Eso sí, no la cambiaba todos los años. Siempre procuré ciudarla y me duraba bastante. Creo que cambié de mochila dos o tres veces nada más.

    Ya cuando entré en la ESO y salía con mi amiga de tiendas, yo misma me compraba el material en Carrefour (los libros en la librería de siempre hasta que terminé Bachillerato). Mi padre me daba el dinero, yo me ajustaba a lo más barato posible para que me sobrara algo y quedármelo. Ya en la universidad, cogía bolígrafos que habían por casa y en algunas asignaturas que tuvimos que hacer manualidades, todos los utensilios los compraba en el chino. ¡Cómo cambia la historia! Jajaja

    Cuando llegue el momento de empezar curso con mi hijo me informaré de todas las opciones, aunque creo que para mucho iré a caer al chino. Cómo está la economía….no me extraña. Es una ayuda eso de que te lo traigan a casa, pero creo que se pierde la magia. Quiero que mi hijo viva en persona esos momentos, que escoja lo que el gusta dentro de un presupuesto tal y como hice yo.

    Besos!

    • Responder
      Planeando ser padres
      25 junio, 2014 at 14:27

      Pues para las mochilas has sido como yo,porque también recuerdo un par o 3 de modelos en toda mi vida estudiantil y andando ¡qué cuidadosas hemos sido! Yo también he comprado cosas en carrefour, además de en la papelería del pueblo, sin embargo lo de comprar en los chinos ¡jamás me ha dado buen resultado! Y mira que lo he intentado veces, pero he vuelto a casa con bolígrafos que no escriben, sobres auto adhesivos que no cierran, fixo que no pega, pegamento en barra que está seco, rotuladores que no aguantan un asalto… ¡en fin, que por calidad y precio me ha gustado el invento este de comprarlo por internet.
      Es verdad que nos perdemos la magia del momento de la compra al poder tocarlo todo, verlo en primera persona, pero creo que el ahorro que conlleva me va a compensar de esa pérdida de ilusión ¡que está la vida muy mala!

  • Responder
    monstruuosa
    24 junio, 2014 at 13:47

    Uy, mi madre lo encargaba y compraba todo en la librería-papelería del barrio. Pero recuerdo las tardes en que ayudábamos a forrar y poner nombre a toooodos los libros.

    Y lo de las mochilas… Bueno, vale, ahora tienen ruedas y mucho mejor, ¡pero es que los libros son mucho más tochos con tanta imagen y tanta cosa!

    • Responder
      Planeando ser padres
      25 junio, 2014 at 14:30

      ¡Todo el mundo tenía una librería a mano menos yo! Cosas de vivir en una urbanización sin nada cerca. ¿Son más gordos los libros de ahora? La verdad es que debe hacer más de una década que yo no veo un libro de colegio, pero como los hayan hecho aún más pesados ¡es para matarlos!

  • Responder
    María (La cajita de música)
    24 junio, 2014 at 14:44

    Qué tiempos aquellos! A mí me encanta la hora de comprar todo el material, los libros… Me lo pasaba genial estrenando tantas cosas 🙂

    Feliz día♥
    María {La cajita de música}

    • Responder
      Planeando ser padres
      25 junio, 2014 at 14:41

      Veo que desde bien pequeños todos hemos sido bastante compradores y hemos disfrutado de la experiencia ¡qué nos gusta estrenar cositas!

  • Responder
    Pasuco a Pasuco
    24 junio, 2014 at 15:17

    Aún no me ha llegado el momento, pero a mis sobria postizas llevan dos años comprñandolas los libros y material escolar por la red y además de ahorrarse colas en las librerías y cargar con todo hasta casa, ¡se ahorran dinero! y es que en internet puedes comprar todo más barato..

    • Responder
      Planeando ser padres
      25 junio, 2014 at 14:43

      Yo también estoy convencida de que en internet podemos encontrarlo todos más barato, pero en esto del material escolar, como mi bichilla aún no está en edad y para mi sobrinita todavía no han hecho las primeras compras, me quedaba alguna duda, pero ya veo que en tu casa lo habéis probado y al comparar precios internet sale ganando.

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    24 junio, 2014 at 17:35

    Oye, y mira que a mí me gustaban esos días en los que empezaba el curso y comprabas todo el material escolar… Ese olor a nuevo. Ummmm… Luego ya en clase la verdad es que las cosas me gustaban menos 😛

    • Responder
      Planeando ser padres
      25 junio, 2014 at 14:45

      ¡Jajaja! ¡Qué sincero! Porque hasta ahora, todos los que han comentado dan la impresión de ser estudiantes de primera, entusiasmados con la vuelta al cole, la compra de material escolar y de libros, pero nadie se había atrevido a contar qué tipo de estudiantes eran realmente.

      • Responder
        Un Papá en Prácticas
        25 junio, 2014 at 16:54

        La verdad es que fui un buen estudiante. Pero eso no quitaba que me diese mucha pereza el cole. Creo que si hubiera tenido que esforzarme nunca habría sido un buen estudiante. Soy así de vaguncio 😛

  • Responder
    @Alesandrilla
    24 junio, 2014 at 18:26

    En el cole de mi hijo hay una cosa fantástica y maravillosa que se llama «cooperativa de materiales» que consiste en: se eligen representantes de la cooperativa, se calcula una cantidad de dinero por niño, se pone en común, la seño dice lo que hay que comprar, los representantes van a las papelerías, las papelerías al ser compra al por mayor lo lleva directamente al cole… En resumen, cómodo, práctico y además sale barato. Si sobra dinero al final de curso se suma para el año siguiente y punto pelota.
    En caso de no haber cooperativa, como yo soy autónoma me voy a un mayorista de papelería y aquí paz y después gloria :).

    • Responder
      Sandra_Uky (Sandra Sempere Cobo)
      25 junio, 2014 at 09:11

      Que bueno lo de la cooperativa de materiales. Muy muy interesante la verdad!

    • Responder
      Planeando ser padres
      25 junio, 2014 at 14:47

      ¡Genial ese sistema de la cooperativa! ¿A ningún colegio más se el habrá ocurrido? y Claro, luego tú tienes la ventaja de ser autónoma (que algo bueno debería tener esta figura) para acudir a mayoristas, pero es que en las tiendas al por menor, al menos en el Pueblucho Infernal, los precios son desproporcionados para lo que se vende. De ahí que veamos una gran salida en esto de internet.

      • Responder
        bea
        27 junio, 2014 at 13:30

        sí, en el cole de mi hija hay cooperativa los 3 años de educación infantil, pero al llegar a primaria la quitan (no se por qué, la verdad). Si no recuerdo mal pusimos 30 euros el primer año, y 40 el segundo y el tercero, pero con ese dinero daba para las fotocopias, carpetas, lapiceros, pinturas, … y sobraba hasta para hacer 2 ó 3 fiestas al año con los peques (unas chuches). A mí me parecía una idea fantástica, porque te ahorras tener que ir un día a comprar una cartulina roja y otro día a comprar una carpetilla transparente.

        • Responder
          Planeando ser padres
          27 junio, 2014 at 15:14

          Pues no lo veo caro y encima sobra dinero para más actividades. Sí que es raro que sólo lo mantengan para el periodo de educación infantil con lo bien que parece que funciona. Y más importante que el dinero es incluso el tema de la comodidad, que no tienes que andar de prisa y corriendo ala búsqueda del material que la niña va a necesitar al día siguiente porque te puedes despreocupar para todo el curso. Deberían copiarlo en más sitios.

  • Responder
    Diario de una madre ingeniera
    24 junio, 2014 at 21:49

    Yo recuerdo que en mi cole los libros se compraban allí mismo, en el cole. Y dejaron de obligarnos a llevar todos los libros cada día porque yo tenía problemas de espalda y mi madre se quejó. Gracias a ella empezaron a implantar lo de los casilleros y que cada niño tuviera sus cosas allí.
    Qué tiempos!

    • Responder
      Planeando ser padres
      25 junio, 2014 at 14:55

      En mi colegio jamás hubo casilleros, ni taquillas ni nada parecido. Como mucho, podíamos deja libros bajo el pupitre, en una bandeja que tenían, pero no era muy recomendable porque te los podían quitar. Así es que diariamente había que cargar con ellos a cuesta. Es verdad que con un casillero para cada alumno se solucionarían muchos problemas.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    24 junio, 2014 at 23:29

    Ummmmmmm ese olor a libros nuevos!!! los ponía todo encima de la mesa con todo lo necesario para forrarlos…y por supuesto en familia, era un ritual…

    A mi siempre me los compraron en una librería, íbamos días antes con la lista a encargarlos.

    Y esa libreta nueva…lo bien que escribíamos en la primera hoja…qué recuerdos!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      25 junio, 2014 at 14:57

      En mi casa la encargada de forrar los libros era mi madre hasta que yo fui lo suficientemente mayor para aprender la técnica y delegó toda la tarea en mí. Y encima tenía que luchar contra mi hermano, que siempre decía que ya era grande y que no necesitaba forrar los libros porque los cuidaría bien igualmente (mentiroso…). El momento de estrenar el material escolar era de lo mejor ¡me dan ganas de apuntarme a un curso de algo para volver a experimentar esa sensación!

  • Responder
    Patricia
    25 junio, 2014 at 01:23

    Conocí el otro día esta web y sin duda es la mejor, si no la única, para comprar este tipo de cosas. No tenían uno de los artículos que necesitaba, así que finalmente opté por comprar todo de golpe de forma presencial.

  • Responder
    Sandra_Uky (Sandra Sempere Cobo)
    25 junio, 2014 at 09:10

    Bueno de momento tengo a mini moni muy pequeñita para estas cosas.
    Pero no me importaría comprar las cosas por Internet papi y yo somos casi adictos a compras online. Aunque también me gusta comparar precios. Así que primero compararía y después compraría en el mejor postor. Pero tiene que ser un mundo el del material escolar, un mundo que squash casi hasta miedo.
    Mi madre lo compraba por el barrio. Antes era todo más distinto. No había Internet! Jeje
    Ains temo ese día jefe 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      25 junio, 2014 at 15:11

      Yo creo que internet va a crear una generación de adictos a las compras que a ver cómo nos vamos a recuperar en un futuro. Entre lo fácil que es comparar precios y los descuentos que se pueden encontrar, no me extraña que se queden con parte de las ventas del comercio tradicional. Yo de pequeña no es que no tuviese internet, es que ni siquiera había papelería en la urbanización, y aunque el centro del pueblo nos quedaba lejísimos, era la única opción viable para comprarlo todo.

  • Responder
    mamá en tiempos revueltos
    25 junio, 2014 at 11:06

    ains que recuerdos! colas era algo! en mi pueblo no había papelería y había que ir a un pueblo cercano al que todos los pueblos de la comarca iban, perfectamente te tirabas hora y media en la cola y tenías que ir otro día porque no lo tenían todo. Pero merecía la pena la espera todo nuevecito 😀 y por comprar allí podías participar en un super sorteo que nunca me tocó pero oye un añadido, iba más feliz que una perdiz con mi papeleta xD Me parece genial la venta online pero la pega que le veo a esta web es que no tienen libros de texto, entonces la ventaja de ahorrar tiempo no la cumple porque hay que ir de todas formas a la papelería y si miramos el precio del material escolar como que tampoco, hay webs con mejores precios y que también te ofrecen gastos de envío gratuitos.

    • Responder
      Planeando ser padres
      25 junio, 2014 at 15:29

      Pues las colas en mi pueblo tal cual las has descrito. Echabas la mañana y la tarde para comprarlo todo y al final siempre te faltaba algo. Es verdad que libros no tiene, aunque sí un servicio de intercambio gratuito de libros. Yo no conocía otras webs similares hasta ahora, porque ni mi sobrinita ni mi bichilla estaban en edad de necesitar material escolar, pero supongo que en internet debe haber abundancia de ofertas ¡como en todos los ámbitos de compra! Gracias por dejar tu opinión.

  • Responder
    sradiaz
    26 junio, 2014 at 23:44

    Una compañera del curso que hice compró los libros por Amazon, y se ahorró el importe proporcional a un par de libros.

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 junio, 2014 at 14:56

      Si es que las compras por internet se van a convertir en la salvación de los pobres. Por cierto, veo que te estás poniendo al día con el blog! Eso es que la Srta. Díaz será manejable ¿no?

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.